Perú. Gru­pos vul­ne­ra­bles al COVID-19: en pobre­za, sin agua y en la infor­ma­li­dad

Por Álva­ro Mene­ses/​Resu­men Latinoamericano/​19 de mar­zo de 2020

A tres días de la Emer­gen­cia Nacio­nal decla­ra­da por el gobierno que obli­ga a todo el país al ais­la­mien­to social por 15 días, Way­ka ana­li­za las pobla­cio­nes más gol­pea­das a las dos sema­nas en don­de no podrán salir de casa. Tra­ba­ja­do­res infor­ma­les sin segu­ros médi­cos y per­so­nas en pobre­za extre­ma sin acce­so a agua pota­ble son las más expues­tas al azo­te del coro­na­vi­rus COVID-19 en Perú.

El pasa­do domin­go 15 de mar­zo, en un men­sa­je a la Nación que anun­cia­ba el Esta­do de Emer­gen­cia en todo el país para con­tra­rres­tar la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus COVID-19, el pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra tam­bién men­cio­nó la asig­na­ción de un bono de 380 soles para 3 millo­nes de fami­lias vul­ne­ra­bles, para que estas pue­dan sol­ven­tar­se duran­te los 15 días de ais­la­mien­to social.

Fren­te al 21.7% de perua­nos que vive en situa­ción de pobre­za, y el 3.8% en extre­ma pobre­za, según regis­tros del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas e Infor­má­ti­ca (INEI) de 2007 al 2018, el gobierno pre­ci­só que la dis­tri­bu­ción del bono se rea­li­za­rá en base a los datos de la Ofi­ci­na Nacio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les (ONPE) y en coor­di­na­ción con los minis­te­rios de Desa­rro­llo e Inclu­sión Social, Eco­no­mía y Finan­zas y la aso­cia­ción de ban­cos.

Foto: Andi­na.

Gen­te sin agua

Por no tener acce­so a agua pota­ble, casi a 750 mil per­so­nas, según indi­ca­ron fuen­tes de SEDAPAL, se les com­pli­ca cum­plir con una de las reco­men­da­cio­nes más bási­cas del Minis­te­rio de Salud para pre­ve­nir el coro­na­vi­rus COVID-19: lavar­se las manos por lo menos duran­te 20 segun­dos.

Según regis­tró el INEI has­ta octu­bre de 2019, el 9,3% de perua­nos no tie­ne acce­so a agua por red públi­ca, y solo se abas­te­cen por camio­nes cis­ter­nas (1,2%), pozos (1,7%), ríos, ace­quias, manan­tia­les (3,6%) y otras for­mas menos segu­ras y sanas (2,8). Y del 90,7% de gen­te con agua pota­ble, el 4,2% tie­ne que salir de casa para con­se­guir­la, mien­tras que el 1,1% cuen­ta con un pilón de agua de uso públi­co.

En las zonas rura­les del país, el 24,7% de per­so­nas no tie­ne agua. Y las regio­nes con menor acce­so a este ser­vi­cio bási­co son Tum­bes (78,7%), Uca­ya­li (76,1%), Huá­nu­co (76,1%), Puno (69,9%) y Lore­to (56,6%). En el caso de esta últi­ma región, el pro­ble­ma se agra­va por la pre­sen­cia de plo­mo, arsé­ni­co y otros meta­les deja­dos por la acti­vi­dad petro­le­ra por lo menos en 4 ríos (Pas­ta­za, Mara­ñón, Tigre y Corrien­tes) que abas­te­cen a cien­tos de comu­ni­da­des indí­ge­nas de la sel­va perua­na.

Gol­pe a la infor­ma­li­dad

Otro sec­tor de la pobla­ción que ha sido gol­pea­do eco­nó­mi­ca­men­te por el ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio es el 72.5% (has­ta 2017 según INEI) de perua­nos eco­nó­mi­ca­men­te acti­vos que son par­te del empleo infor­mal, es decir, un pro­me­dio de 11 millo­nes 978 mil ciu­da­da­nos; 320 mil per­so­nas más que en 2016. Todas ellas no podrán tra­ba­jar por lo menos has­ta el 30 de este mes.

Has­ta hace 3 años, por lo menos 3 millo­nes 254 mil perua­nos (43.4%) labo­ra­ban sin un con­tra­to de tra­ba­jo, es decir, sin garan­tía de gra­ti­fi­ca­cio­nes, horas extra remu­ne­ra­das y segu­ro médi­co. De todos ellos, por lo menos has­ta 2018, la mayo­ría son tra­ba­ja­do­ras del hogar (91,7%) e inde­pen­dien­tes (89,3%), entre los que se encuen­tra el comer­cio ambu­la­to­rio, la ven­ta de ali­men­tos, trans­por­te, con­fec­cio­nes, cons­truc­ción civil, y otros.

Infor­ma­ción del INEI indi­ca que las muje­res son las más pro­pen­sas a caer en el empleo infor­mal: su tasa de infor­ma­li­dad es del 75,3%, mien­tras que en hom­bres no supera el 70,1%. Foto: Andi­na

Para el soció­lo­go espe­cia­lis­ta en temas labo­ra­les, Car­los Mejía, «se tra­ta de per­so­nas que se desa­rro­llan entre el auto­em­pleo y los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos sin con­tra­to o en frau­de labo­ral, es decir, con­tra­tos des­na­tu­ra­li­za­dos en don­de la mayo­ría de ellos cae­rá pri­me­ro al des­em­pleo abier­to y lue­go a la pobre­za en unas sema­nas de no con­tar con un sub­si­dio eco­nó­mi­co» y que «los asa­la­ria­dos con sin­di­ca­to tie­nen mayo­res posi­bi­li­da­des de resis­tir al impac­to eco­nó­mi­co de esta cri­sis».

Según datos del INEI, el ais­la­mien­to social tem­po­ral afec­ta­ría más a la pobla­ción feme­ni­na y pro­ve­nien­te de las regio­nes del país. Y es que si bien los hom­bres tie­nen mayor pre­sen­cia en el tra­ba­jo infor­mal (6,6 millo­nes fren­te a las 5,6 millo­nes de muje­res), son ellas las más pro­pen­sas a caer en el empleo infor­mal: su tasa de infor­ma­li­dad es del 75,3%, mien­tras que en hom­bres no supera el 70,1%. Por otro lado, en algu­nas pro­vin­cias del país el empleo infor­mal es casi gene­ral: 90% en Huan­ca­ve­li­ca y Apu­rí­mac, y 88% en Caja­mar­ca.

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *