Perú. Fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral y demo­cra­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mar­zo de 2020

La sobre­ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res por los bají­si­mos sala­rios que per­ci­ben y la reduc­ción nota­ble de sus dere­chos, es con­sus­tan­cial al mode­lo neo­li­be­ral vigen­te en el mun­do des­de los años 1980. 

En nues­tro país se impu­so una mane­ra de cre­cer, que no crea empleos ni ingre­sos decen­tes, con una con­cep­ción de com­pe­ten­cia des­truc­ti­va que con­du­ce a la corrup­ción y la con­ce­sión de bene­fi­cios tri­bu­ta­rios jun­to con el des­man­te­la­mien­to de los están­da­res labo­ra­les para atraer inver­sio­nes. 

Los que argu­men­tan con­tra la supues­ta rigi­dez del mer­ca­do de tra­ba­jo son los pro­mo­to­res de esta com­pe­ten­cia des­truc­ti­va que aten­ta con­tra la sin­di­ca­li­za­ción, el sala­rio míni­mo, la nego­cia­ción colec­ti­va, la pro­tec­ción del tra­ba­jo y otros dere­chos. El obje­ti­vo, se dice, es fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do de tra­ba­jo para resol­ver los pro­ble­mas de la infor­ma­li­dad, el sub­em­pleo y el alto des­em­pleo juve­nil.

Fle­xi­bi­li­zar es dejar­le al mer­ca­do que se regu­le a sí mis­mo. Pero, como decía Polan­yi (1944), “per­mi­tir que el meca­nis­mo del mer­ca­do diri­ja por su pro­pia cuen­ta y deci­da la suer­te de los seres huma­nos y de su medio natu­ral, e inclu­so que de hecho deci­da acer­ca del nivel y de la uti­li­za­ción del poder adqui­si­ti­vo, con­du­ce nece­sa­ria­men­te a la des­truc­ción de la socie­dad”. No se pue­de ase­gu­rar que las empre­sas que ope­ran en mer­ca­dos des­re­gu­la­dos van a gene­rar bue­nos empleos en el sen­ti­do de empleos esta­bles, con pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res y con sala­rios dig­nos. El resul­ta­do es pre­ci­sa­men­te el con­tra­rio: la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral ha pre­ca­ri­za­do el empleo e incre­men­ta­do la des­igual­dad en los nive­les de vida y en los ingre­sos de la pobla­ción de nues­tros paí­ses, sean estos desa­rro­lla­dos o en desa­rro­llo.

En eco­no­mías con mer­ca­dos des­re­gu­la­dos se impo­nen los gru­pos de poder eco­nó­mi­co y se subor­di­na el inte­rés públi­co al inte­rés pri­va­do. La des­re­gu­la­ción es, enton­ces, la puer­ta abier­ta al extrac­ti­vis­mo polí­ti­co y eco­nó­mi­co, es decir, a la ganan­cia fácil, a la ausen­cia de inno­va­ción y al debi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas que, por defi­ni­ción, deben ser inclu­si­vas. 

Como dice Ace­mo­glu (2019) “no hay garan­tía de que los mer­ca­dos natu­ral­men­te pro­du­ci­rán sufi­cien­tes bue­nos empleos. Deja­dos a su suer­te, los emplea­do­res podrían tener incen­ti­vos para crear empleos con sala­rios más bajos, auto­ma­ti­zar o expri­mir a sus tra­ba­ja­do­res (en tér­mi­nos de sala­rios o segu­ri­dad), para aumen­tar sus ganan­cias”. En con­se­cuen­cia, la des­re­gu­la­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas extrac­ti­vis­tas, y es el meca­nis­mo que per­pe­túa la baja pro­duc­ti­vi­dad y la baja cali­fi­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res.

La des­pro­tec­ción social de los tra­ba­ja­do­res y la pre­ca­ri­za­ción de sus nive­les de vida, ade­más, es un aten­ta­do con­tra la demo­cra­cia. Sin sin­di­ca­tos fuer­tes y sin sala­rios dig­nos, los tra­ba­ja­do­res pier­den la capa­ci­dad ciu­da­da­na de con­tri­buir (como meca­nis­mo de con­tra­pe­so) al equi­li­brio de pode­res que, jus­ta­men­te, es una de las carac­te­rís­ti­cas de los regí­me­nes demo­crá­ti­cos. 

*Eco­no­mis­ta Ph. D. Pro­fe­sor Prin­ci­pal de la PUCP

Fuen­te: Otra Mira­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *