Méxi­co. Pemex, entre la deu­da y la corrup­ción here­da­das

Tania Damián /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mar­zo de 2020

El 18 de mar­zo Pemex lle­gó a su 82 ani­ver­sa­rio arras­tran­do una pesa­da heren­cia: la quie­bra téc­ni­ca por la deu­da de apro­xi­ma­da­men­te 2 billo­nes de pesos y los pro­ble­mas cau­sa­dos por la corrup­ción, como las com­pras inne­ce­sa­rias de plan­tas cha­ta­rra que dis­traen recur­sos. Con el cam­bio de rum­bo, ape­nas empie­za a remon­tar el des­plo­me de la pro­duc­ción que se regis­tró con Peña

En el mar­co del 82 ani­ver­sa­rio de la Expro­pia­ción Petro­le­ra, la esta­tal Petró­leos Mexi­ca­nos (Pemex) aún enfren­ta una seve­ra cri­sis pro­duc­to de la deu­da que arras­tra del sexe­nio de Enri­que Peña Nie­to, pero tam­bién de tres déca­das de saqueo y corrup­ción, advier­ten aca­dé­mi­cos. A ello se suma la caí­da de los pre­cios inter­na­cio­na­les del cru­do y la vola­ti­li­dad de los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les ener­gé­ti­cos.

El inves­ti­ga­dor Emi­lio Zorri­lla Váz­quez –doc­tor en inge­nie­ría indus­trial por la Paci­fic Wes­tern Uni­ver­sity y por Geor­gia Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy– resu­me las peo­res heren­cias que aún afec­tan a la petro­le­ra: la quie­bra téc­ni­ca, por­que sus pasi­vos (apro­xi­ma­da­men­te por 2 billo­nes de pesos) supe­ran su capi­tal; el des­plo­me de la pro­duc­ción –con Enri­que Peña se pasó de 2.5 millo­nes de barri­les a 1.6 millo­nes – , el aban­dono de las refi­ne­rías que ope­ra­ron al 35 por cien­to de su capa­ci­dad ins­ta­la­da; “haber crea­do un mons­truo de filia­les pri­va­das por medio de PMI Comer­cio Inter­na­cio­nal”; y el saqueo por dos vías: el régi­men fis­cal que impli­ca­ba una gra­ba­ción de entre 80 y 110 por cien­to de las uti­li­da­des y la corrup­ción.

Por más de 30 años, la prin­ci­pal empre­sa pro­duc­ti­va del Esta­do ha sido gol­pea­da por una polí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to y pri­va­ti­za­ción, que ha con­ver­ti­do a Méxi­co de pro­duc­tor de cru­do a impor­ta­dor de pro­duc­tos refi­na­dos. Al res­pec­to, el eco­no­mis­ta Eduar­do Rome­ro Brin­gas expli­ca a Con­tra­lí­nea que el esque­ma de expor­ta­ción e impor­ta­ción de hidro­car­bu­ros de Pemex, así como la cri­sis que enfren­ta en sus dife­ren­tes sec­to­res, se deben a que ha sido con­ce­bi­da erró­nea­men­te como empre­sa con fines de lucro cuan­do en reali­dad debe­ría ser con fines de desa­rro­llo nacio­nal.

El aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co (UNAM) deta­lla que “una empre­sa de desa­rro­llo nacio­nal, al menor cos­to posi­ble, pro­por­cio­na bene­fi­cios para la indus­tria­li­za­ción del país; sin embar­go, una empre­sa con fines de lucro saca la máxi­ma uti­li­dad a cual­quier pre­cio: si se daña el país o el mun­do es lo de menos, ellos tie­nen que sacar lucro”.

De esa visión, advier­te, se deri­va el hecho de que el país ha comer­cia­li­za­do el petró­leo cru­do sin nin­gún valor agre­ga­do. “Es la máxi­ma estu­pi­dez: es una obten­ción rápi­da de uti­li­da­des por una sola vez, por­que el petró­leo no se va a reno­var”.

El eco­no­mis­ta Eduar­do Rome­ro con­si­de­ra que es nece­sa­rio que Pemex aban­don­de su esque­ma expor­ta­dor y apues­te por la indus­tria de los refi­na­dos “con muy alto valor agre­ga­do y tener mucho más ingre­sos, mucho mayo­res de lo que obten­dría­mos con el cru­do. […] Ade­más esta­ría­mos redu­cien­do el ago­ta­mien­to de nues­tras reser­vas”.

Por su par­te, el inves­ti­ga­dor Fabio Bar­bo­sa expli­ca que en este momen­to el pro­ble­ma núme­ro uno que enfren­ta Petró­leos Mexi­ca­nos y toda la indus­tria petro­le­ra inter­na­cio­nal es la gue­rra de pre­cios que aca­ba de esta­llar, com­pli­ca­da por el fenó­meno del coro­na­vi­rus.

Por el pro­ble­ma de salud públi­ca que se vie­ne exten­dien­do en el mun­do, la tras­na­cio­nal Gold­man Sachs –“un gru­po de inver­sión fun­da­do en 1869 y que tie­ne rami­fi­ca­cio­nes en todo el mun­do petro­le­ro”– advier­te “que debe­mos irnos pre­pa­ran­do para un esce­na­rio de 20 dóla­res [en los pre­cios del barril] en Esta­dos Uni­dos en el futu­ro. Éste sería el prin­ci­pal pro­ble­ma, por­que los acei­tes mexi­ca­nos son, en su mayor par­te, pesa­dos y amar­gos, es decir con un con­te­ni­do muy ele­va­do de azu­fre lo cual indi­ca cos­tos de extrac­ción y de pro­ce­sa­mien­to mucho más ele­va­dos que los cru­dos dul­ces y lige­ros, y esto nos expul­sa del mer­ca­do. Es un pro­ble­ma para la mayor par­te de nues­tros cam­pos petro­le­ros, pero es tam­bién un pro­ble­ma muy gra­ve, inmi­nen­te para los petró­leos de Esta­dos Uni­dos, que es nues­tro gran pro­vee­dor, por­que estos acei­tes tam­bién lle­gan expul­sa­dos del mer­ca­do”.

La rique­za petro­le­ra

Fabio Bar­bo­sa –inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y aca­dé­mi­co de la Facul­tad de Inge­nie­ría de la UNAM– obser­va que, en Pemex, “el gobierno del pre­si­den­te López Obra­dor sig­ni­fi­ca una nue­va eta­pa total­men­te dis­tin­ta, dia­me­tral­men­te dife­ren­te a la de los gobier­nos neo­li­be­ra­les de los últi­mos sexe­nios”. La prin­ci­pal dife­ren­cia, indi­ca, es que los gobier­nos pasa­dos recu­rri­rían a des­pi­dos masi­vos ante una cri­sis como la que enfren­ta Méxi­co aho­ra con el coro­na­vi­rus y la caí­da de los pre­cios.

“El últi­mo gobierno neo­li­be­ral que pade­ci­mos lo úni­co que supo hacer fue correr de mane­ra inmi­se­ri­cor­de a miles de tra­ba­ja­do­res petro­le­ros de cam­pos, como los Poza Rica [Vera­cruz], Tabas­co y Cam­pe­che; lo úni­co que hizo fue des­pe­dir­los, cerrar ins­ta­la­cio­nes petro­quí­mi­cas, cerrar todo tipo de infra­es­truc­tu­ras petro­le­ras, pozos, sus­pen­der pro­duc­ción y abrir las puer­tas para incre­men­tar las impor­ta­cio­nes mexi­ca­nas de gaso­li­na e inclu­so de petró­leo grin­go. Pue­do ase­gu­rar que el actual gobierno del licen­cia­do López Obra­dor no va a des­pe­dir tra­ba­ja­do­res, que no va a cerrar ins­ta­la­cio­nes; por el con­tra­rio, ten­go la espe­ran­za de que, con algu­nas suge­ren­cias res­pe­tuo­sas que vamos hacer pro­fe­so­res y tra­ba­ja­do­res petro­le­ros al gobierno, podría man­te­ner­se la plan­ti­lla labo­ral e inclu­so dar empleo a algu­nos de nues­tros estu­dian­tes”.

Para el eco­no­mis­ta Rome­ro Brin­gas, fue la polí­ti­ca corrup­ta que ha ope­ra­do en Pemex por años la que deri­vó en que muchos tra­ba­ja­do­res alta­men­te cali­fi­ca­dos y con gran expe­rien­cia fue­ran sus­ti­tui­dos por per­so­nal que “lo que sabía era hacer nego­cios, no desa­rro­llo”.

Sobre el tema, el doc­tor Zorri­lla men­cio­na que es fun­da­men­tal la reasig­na­ción de los tra­ba­ja­do­res que fue­ron des­pe­di­dos entre 2012 y 2018, y que están afi­lia­dos al sin­di­ca­to de la Unión Nacio­nal de Téc­ni­cos y Pro­fe­sio­nis­tas Petro­le­ros.

Por su par­te, el eco­no­mis­ta Elie­zer Mora­les expre­sa que en la his­to­ria del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Petro­le­ros de la Repú­bli­ca Mexi­ca­na, los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res pocas veces han sido repre­sen­ta­dos. “Yo nun­ca he creí­do que el sin­di­ca­to los repre­sen­te”.

Prio­ri­ta­rio, el tema petro­le­ro

En este 2020 y a pesar del con­tex­to adver­so y todo el saqueo al que ha sido some­ti­da por años, Pemex sigue sien­do la prin­ci­pal empre­sa del Esta­do mexi­cano. Al res­pec­to, el doc­tor Zorri­lla Váz­quez seña­la que “no se aca­bó la galli­na de los hue­vos de oro”, en refe­ren­cia a la decla­ra­ción que hizo Peña Nie­to duran­te su sexe­nio sobre el decli­ve de la pro­duc­ción de petró­leo.

El exper­to indi­ca que las reser­vas petro­le­ras de Méxi­co ascien­den a unos 8 mil millo­nes de barri­les, que alcan­zan para los pró­xi­mos 11 años. Es un hecho que los gobier­nos ante­rio­res “nos han que­ri­do con­ven­cer de ya no tene­mos [petró­leo] para así dejar Pemex. Enton­ces esta­mos ali­men­ta­dos de men­ti­ras”.

Pro­duc­to de esa cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción, advier­te, sur­gió una ini­cia­ti­va que pre­ten­de que Pemex aban­do­ne la explo­ra­ción en yaci­mien­tos de aguas some­ras y terre­na­les, con el argu­men­to de que ya no hay reser­vas, y así se ini­cie la explo­ra­ción en aguas pro­fun­das que es suma­men­te cos­to­sa. “Hay una des­orien­ta­ción para que­rer­nos lle­var a aguas pro­fun­das, pero no es el momen­to. Si alguien quie­re irse pues que sean los extran­je­ros y que gas­ten su dine­ro, ahí sí pode­mos irnos en aso­cia­ción con ellos ¿por qué no?”

El doc­tor Zorri­lla con­si­de­ra que “es evi­den­te la estra­te­gia de debi­li­tar a Pemex has­ta apa­gar­lo”. Ello se refle­ja en el aumen­to del cos­to de la deu­da que, entre 2001 y 2018, subió de 300 mil millo­nes de pesos a 2 billo­nes de pesos, es decir que hubo un aumen­to de la deu­da de casi 600 por cien­to. Esto “puso en una situa­ción ver­da­de­ra­men­te pro­ble­má­ti­ca a Pemex, es decir la que­bró téc­ni­ca­men­te por­que los pasi­vos eran supe­rio­res a los acti­vos”.

Res­pec­to de la corrup­ción, el inves­ti­ga­dor se refie­re a dos casos emble­má­ti­cos, de las dece­nas que exis­ten en la petro­le­ra: la com­pra de las plan­tas cha­ta­rra de Agro­ni­tro­ge­na­dos (ProAgro) y Gru­po Fer­ti­nal en el sexe­nio de Peña Nie­to. Por ello, indi­ca, el actual gobierno reci­bió una empre­sa lle­na de nego­cios sucios, corrup­ción, des­truc­ción y abu­so sis­te­má­ti­co.

En Pemex abun­dan las for­mas de corrup­ción. El eco­no­mis­ta Elie­zer Mora­les Ara­gón –aca­dé­mi­co de la Facul­tad de Eco­no­mía de la UNAM– expli­ca a Con­tra­lí­nea el fenó­meno del “con­tra­tis­mo”: la asig­na­ción a con­tra­tis­tas de tareas que Pemex tenía la obli­ga­ción de cum­plir. Por ello, afir­ma, Méxi­co debe recu­pe­rar la indus­tria petro­le­ra e ini­ciar un pro­ce­so de recons­truc­ción prác­ti­ca­men­te total de empre­sa. “El país nece­si­ta tener bajo su coman­do las fuen­tes ener­gé­ti­cas para poder avan­zar”.

Para el aca­dé­mi­co, recu­pe­rar la capa­ci­dad ope­ra­ti­va del sis­te­ma de refi­na­ción es per­ti­nen­te; sin embar­go, la cons­truc­ción de la refi­ne­ría en Dos Bocas es cues­tio­na­ble. “Tene­mos seis refi­ne­rías que tie­nen capa­ci­dad ins­ta­la­da y que indu­da­ble­men­te pudie­ron haber sido suje­tas de una recu­pe­ra­ción de otro tipo”.

Res­pec­to de la corrup­ción en Pemex, el eco­no­mis­ta Eduar­do Rome­ro men­cio­na que, aun­que se está com­ba­tien­do, no se ha logra­do aca­bar por­que la empre­sa con fines de lucro per­mi­te hacer nego­cios y por ello la pro­ba­bi­li­dad de corrup­ción es muy alta, debi­do a los gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos que están en ries­go. Inclui­dos, dice, los de las empre­sas extran­je­ras que ope­ra­ban en colu­sión con los ser­vi­do­res públi­cos mexi­ca­nos.

Aña­de que en el caso del robo de com­bus­ti­bles de los duc­tos sí se ha com­ba­ti­do y ha dis­mi­nui­do. Sin embar­go, advier­te, que aún hay hua­chi­col gran­de, “que real­men­te ha pro­vo­ca­do gran­des pér­di­das en la rique­za del país y es la entre­ga de con­tra­tos inde­bi­dos a empre­sas extran­je­ras, aun­que sean lega­les son inde­bi­das y son ile­gí­ti­mas”.

El aca­dé­mi­co Elie­zer Mora­les afir­ma que Pemex y, en gene­ral, la indus­tria ener­gé­ti­ca sufrió una polí­ti­ca de ani­qui­la­ción, ya que pre­ten­día ser sus­ti­tui­da por un “apa­ren­te sis­te­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad o de libre com­pe­ten­cia que son abso­lu­ta­men­te fal­sos […]. La des­truc­ción del mono­po­lio esta­tal se con­vir­tió en un fin en sí mis­mo”. Por ello, seña­la, es indis­pen­sa­ble la depu­ra­ción de la estruc­tu­ra al inte­rior de Pemex.

Al res­pec­to, el doc­tor Emi­lio Zorri­lla afir­ma que, ade­más de una selec­ción cui­da­do­sa de la gen­te que está en pues­tos cla­ve y así evi­tar el trá­fi­co de influen­cias –“de lo que yo lla­mo usos y cos­tum­bres de los regí­me­nes ante­rio­res” – , Pemex nece­si­ta finan­cia­mien­to. “Es impor­tan­te saber cómo se va a finan­ciar para sacar­la de este lío”.

Ello, por­que el défi­cit fis­cal de la petro­le­ra ha esta­do acom­pa­ña­do por un aumen­to en la deu­da públi­ca. “Es indis­pen­sa­ble irse a un défi­cit fis­cal por el valor con­cre­to de la baja del pre­cio del petró­leo”.

El doc­tor Zorri­lla agre­ga que la petro­le­ra otor­gó a los ban­cos y empre­sas extran­je­ras 70 con­tra­tos para extrac­ción de hidro­car­bu­ros, de los cua­les sólo han saca­do del sub­sue­lo 15 millo­nes de dóla­res: “15 mise­ra­bles millo­nes de dóla­res de petró­leo, eso quie­re decir que no han inver­ti­do, son una bola de devo­ra­do­res”. Seña­la que la Con­fe­de­ra­ción Patro­nal de la Repú­bli­ca Mexi­ca­na, “y otros enemi­gos del país –como las cali­fi­ca­do­ras y los ban­cos extran­je­ros – ” piden que se res­pe­ten esos con­tra­tos, pero tie­nen que ser eva­lua­dos y ver si son legí­ti­mos; los que no sean o no ten­gan inver­sión se deben can­ce­lar.

En rela­ción a estos temas, el eco­no­mis­ta Rome­ro Brin­gas afir­ma que la deu­da que con­tra­jo Pemex es impa­ga­ble en el sen­ti­do de que las ganan­cias de la empre­sa no serán sufi­cien­tes. Por ello debe impul­sar el desa­rro­llo, “para que con los ingre­sos del país se pue­da pagar esa deu­da que es tre­men­da”. Si se pre­ten­de “seguir pagan­do a Pemex con Pemex, lo úni­co que vamos a hacer es entre­gar la empre­sa al sec­tor pri­va­do […]. Ése es el plan, endeu­dar­la tan­to para des­pués embar­gar­la”.

Sin embar­go, el doc­tor Emi­lio Zorri­lla ase­gu­ra que la nece­si­dad de sol­ven­tar la deu­da de Pemex es urgen­te. Ade­más, seña­la, hay que aca­bar con pro­ble­mas muy rele­van­tes, como el hecho de que el sec­tor pri­va­do no quie­re inver­tir, “y ¿por qué?, por­que quie­ren que les regre­se­mos el dine­ro y más aún la ener­gía eléc­tri­ca. Tene­mos un enemi­go en casa, el sec­tor pri­va­do, un enemi­go muy serio”.

Por su par­te, el aca­dé­mi­co Mora­les Ara­gón recal­ca la impor­tan­cia de los esfuer­zos actua­les para recu­pe­rar las acti­vi­da­des de Pemex y reen­fo­car el papel de los hidro­car­bu­ros. Y obser­va, es nece­sa­rio ins­tru­men­tar tareas urgen­tes de recu­pe­ra­ción en cuan­to a sus capa­ci­da­des extrac­ti­vas, de refi­na­ción y pro­duc­ción, para que se con­vier­ta en un ins­tru­men­to efi­caz que ayu­de al cre­ci­mien­to y des­pués al desa­rro­llo del país. “Espe­re­mos que a par­tir del cuar­to, quin­to o sex­to año de este gobierno se pue­da ver una situa­ción modi­fi­ca­da”.

A esto se aña­de la opi­nión de Eduar­do Brin­gas, quien indi­ca que los mexi­ca­nos tie­nen una tarea impor­tan­te con las empre­sas nacio­na­les. En el caso Pemex, “debe­mos ser cien­to por cien­to soli­da­rios con ella, des­de empe­zar con cosas tan insig­ni­fi­can­tes como com­prar gaso­li­na con Pemex y no con­su­mir a Che­vron, Shell ni a nin­gu­na otra”, has­ta hacer un uso racio­nal en el con­su­mo ener­gé­ti­co.

Derro­char el gas, la gaso­li­na y demás deri­va­dos de los hidro­car­bu­ros es estar “afec­tan­do la polí­ti­cas que se están hacien­do actual­men­te para sacar ade­lan­te a la empre­sa y, más impor­tan­te, al país”. Por lo tan­to, la socie­dad tie­ne un com­pro­mi­so en el tema ener­gé­ti­co con el país.

El futu­ro de Pemex

El cam­bio de rum­bo en Pemex podría sig­ni­fi­car ampliar su ran­go de vida, sin embar­go no es un camino fácil. Eduar­do Rome­ro expli­ca que ni siquie­ra con el des­cu­bri­mien­to de nue­vos yaci­mien­tos se faci­li­ta la situa­ción de la petro­le­ra. Aún no han impac­ta­do al inte­rior de Pemex: el impac­to se refle­ja­rá cuan­do sean explo­ta­dos y aún no están en esa. Sin embar­go, advier­te que no hay nin­gu­na nece­si­dad de aca­bar rápi­da­men­te con las reser­vas petro­le­ras. “Lo que sé es nece­sa­rio para el desa­rro­llo del país es pro­ce­sar el cien­to por cien­to del cru­do extraí­do del sub­sue­lo, no sola­men­te por la uti­li­da­des que se van a obte­ner, sino por­que el efec­to mul­ti­pli­ca­dor es muy gran­de: si se pro­ce­sa den­tro del país ese efec­to mul­ti­pli­ca­dor se que­da den­tro del país”.

Aña­de que lle­ga­rá un momen­to en el que se ago­ten las reser­vas, enton­ces Méxi­co impor­ta­rá cru­do para pro­ce­sar­lo, por­que el nego­cio no está sola­men­te en tener el petró­leo en el sub­sue­lo, está en la capa­ci­dad de pro­ce­sar­lo.

El doc­tor Zorri­lla Vás­quez indi­ca que, para ese momen­to de decli­ve total del poten­cial petro­le­ro, deben ope­rar ade­cua­da­men­te las plan­tas petro­quí­mi­cas. Actual­men­te, dice, lo que se requie­re es satis­fa­cer la deman­da de gaso­li­na y aumen­tar la pro­duc­ción de cru­do. Una vez cubier­tas esas nece­si­da­des, el res­to de la pro­duc­ción podrá ser uti­li­za­da para petro­quí­mi­ca. Actual­men­te se están pro­du­cien­do 1.7 millo­nes de barri­les dia­rios, y para que el país sea auto­su­fi­cien­te en gaso­li­na es nece­sa­rio pro­du­cir 1.3 millo­nes de barri­les extra. Es impor­tan­te la inver­sión en la pro­duc­ción de petro­lí­fe­ros; sin embar­go, hay que esta­ble­cer jerar­quías en las nece­si­da­des”.

No obs­tan­te, para Eduar­do Rome­ro, mien­tras el país no cuen­te con la capa­ci­dad de pro­ce­sar y ten­ga la nece­si­dad de sol­ven­tar la deu­da eco­nó­mi­ca como la tie­ne Pemex, no hay otra alter­na­ti­va que expor­tar cru­do. Es un mito, indi­ca, que los ingre­sos por expor­ta­cio­nes de cru­do se estén uti­li­zan­do para pagar deu­da públi­ca: se están uti­li­zan­do para com­prar gaso­li­na “y no nos alcan­za ni siquie­ra para eso”.

Untypp denun­cia des­pi­dos de la cuar­ta trans­for­ma­ción

Seve­riano Oso­rio Vás­quez, repre­sen­tan­te de tra­ba­ja­do­res acti­vos y jubi­la­dos y miem­bro del comi­té eje­cu­ti­vo nacio­nal de la Unión Nacio­nal de Téc­ni­cos y Pro­fe­sio­nis­tas Petro­le­ros denun­cia que Pemex ha veni­do apli­can­do una nue­va estruc­tu­ra o micro­es­truc­tu­ra don­de redu­ce algu­nos pues­tos y apro­ve­cha “para meter gen­te muy cer­ca­na a ellos y enton­ces hacen des­pi­do de tra­ba­ja­do­res, sin que les impor­te su anti­güe­dad. Enton­ces cual­quier tra­ba­ja­dor es vul­ne­ra­ble aun­que ten­ga mucha anti­güe­dad, no debe­ría ser así por­que la ley esta­ble­ce pre­fe­ren­cias de anti­güe­dad y capa­ci­dad”. Advier­te que es en Coatza­coal­cos don­de más des­pi­dos se han regis­tra­do.

Res­pec­to de la situa­ción actual de la empre­sa, indi­ca que ante la aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na, en Pemex sí hay per­so­nal en exce­so pero en la áreas admi­nis­tra­ti­vas de la Ciu­dad de Méxi­co, “por­que en las plan­tas, al con­tra­rio: con las reha­bi­li­ta­cio­nes se requie­re mucho más per­so­nal, que ten­ga expe­rien­cia y esté capa­ci­ta­do para desa­rro­llar el tra­ba­jo. Enton­ces, en este 82 ani­ver­sa­rio creo que es impor­tan­te des­ta­car el refor­za­mien­to a las reha­bi­li­ta­cio­nes de las plan­tas para tener una sobe­ra­nía en los pro­duc­tos petro­lí­fe­ros, que no depen­da­mos de nin­gún país, que no ten­ga­mos que impor­tar pro­duc­tos petro­lí­fe­ros o hidro­car­bu­ros que ten­ga­mos noso­tros la auto­su­fi­cien­cia, apar­te de que es más eco­nó­mi­co pues gene­ra­mos empleo en Méxi­co”.

Por su par­te, Ale­jan­dro Coro­na Vare –secre­ta­rio de rela­cio­nes y difu­sio­nes de la Unión– expli­ca que, más allá de los des­pi­dos (más de 600), la Untypp ha logra­do la mem­bre­cía de 2 mil 400 per­so­nas en 12 sec­cio­nes de todo el país. “Con muchas difi­cul­ta­des hemos logra­do ampliar nues­tros dere­chos de repre­sen­ta­ción que la empre­sa ha que­ri­do aco­tar mucho tiem­po, esto es de los pocos bene­fi­cios que hemos sen­ti­do, no en lo labo­ral don­de hemos sufri­do terro­ris­mo”.

Agre­ga que la Unión ha con­se­gui­do que al pro­fe­sio­nis­ta se le die­ra el aumen­to del 3.9 por cien­to del año pasa­do, que sólo le iban dar a los manua­les, así como que se les res­ti­tu­ye­ra a varios afec­ta­dos el que les hubie­ran reti­ra­do la pres­ta­ción de gaso­li­nas y gas. “Lo pedi­mos para nues­tros afi­lia­dos y se lo die­ron a todos los tra­ba­ja­do­res”.

Con­si­de­ra que Pemex ha bus­ca­do invi­si­bi­li­zar­los: “por ejem­plo no deja hue­lla docu­men­tal de los logros admi­nis­tra­ti­vos que hemos con­se­gui­do. Actual­men­te tene­mos aten­ción a nivel local, cosa que antes no: había una sola ven­ta­ni­lla aquí en la Ciu­dad de Méxi­co, actual­men­te se nos están des­con­tan­do cuo­tas vía nómi­na, pero esas cuo­tas no apa­re­cen en el reci­bo; por ejem­plo, noso­tros tene­mos acce­sos a fun­cio­na­rios de recur­sos huma­nos pero no hacen públi­ca esa cues­tión. Tene­mos que ir caso por caso. Lo que la empre­sa quie­re es que la Untypp no lla­me la aten­ción, no se vuel­va popu­lar y no cau­se un impac­to posi­ti­vo entre la pobla­ción para que no aumen­te su afi­lia­ción. Le temen a la Untypp, pero hemos ido cre­cien­do y ha sido por la per­sis­ten­cia y la tena­ci­dad de lide­raz­gos que vie­nen de hace a de 30 años o más de lucha con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y que aho­ra se han teni­do que enfren­tar a que tam­bién tie­nen que luchar con­tra el abu­so labo­ral pro­pio de la nue­va admi­nis­tra­ción”.

Fuen­te: Con­tra­lí­nea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *