La dimen­sión polí­ti­ca del coro­na­vi­rus

Por Angel Ferre­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 mar­zo 2020

foto por­ta­da: Poco trá­fi­co en el Paseo de las Deli­cias de Madrid. foto David F. Saba­dell

Tras unas sema­nas en las que abun­da­ron las crí­ti­cas a Chi­na por su ges­tión de la cri­sis, varios paí­ses del mun­do occi­den­tal han entra­do en páni­co por la ges­tión de la cri­sis pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus.

En un momen­to en el que los
esfuer­zos de los esta­dos están con­cen­tra­dos en la con­ten­ción de la
pan­de­mia mun­dial de coro­na­vi­rus (covid19), pue­de pare­cer una fri­vo­li­dad
pre­gun­tar­se por sus reper­cu­sio­nes polí­ti­cas. Sin embar­go, a nadie se
le esca­pa que antes o des­pués lle­ga­rán. Por lo pron­to, el impac­to
eco­nó­mi­co ya se está dejan­do notar: los prin­ci­pa­les índi­ces bur­sá­ti­les
han regis­tra­do caí­das —el jue­ves Wall Street cerró des­pués de que el
Dow Jones se deja­se 1.700 pun­tos en la aper­tu­ra— y sec­to­res ente­ros de
la eco­no­mía y las cade­nas de sumi­nis­tro se han vis­to gol­pea­dos.

El direc­tor de Foreign Policy In Focus, John Fef­fer, reco­gía en un artícu­lo recien­te algu­nos datos que no está de más repro­du­cir aquí: se ha cal­cu­la­do que el trá­fi­co mun­dial de con­te­ne­do­res de trans­por­te se redu­ci­rá un 9,5% este mes de mar­zo, y del sec­tor

indus­trial al turís­ti­co —reser­vas
hote­le­ras, res­tau­ra­ción, aero­lí­neas y cru­ce­ros— e inclu­so el
entre­te­ni­mien­to —can­ce­la­ción de con­cier­tos, expo­si­cio­nes en museos,
fun­cio­nes de tea­tro y estre­nos cine­ma­to­grá­fi­cos— las con­se­cuen­cias ya
se dejan notar.

Chi­na ha ajus­ta­do su pre­vi­sión de cre­ci­mien­to, que ha reba­ja­do a un 5% del PIB del 6% pre­vis­to, y se espe­ra una caí­da simi­lar para Ita­lia,
cuyo gobierno ha anun­cia­do ya una inver­sión adi­cio­nal de 25.000
millo­nes de euros. Según fuen­tes del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal
(FMI), Ita­lia podría nece­si­tar un res­ca­te de 500 a 700 mil millo­nes de dóla­res.
El pasa­do mar­tes la Unión Euro­pea ade­lan­tó que acti­va­rá un fon­do de
25.000 millo­nes de euros para hacer fren­te a la cri­sis, un día antes de
que el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) aler­ta­se de la posi­bi­li­dad de una
cri­sis como la de 2008 si no se toman medi­das cuan­to antes.

Bloom­berg pre­sen­ta­ba has­ta cua­tro esce­na­rios,
en el peor de los cua­les la eco­no­mía glo­bal per­de­ría 2,7 billo­nes de
dóla­res y algu­nas de las prin­ci­pa­les eco­no­mías indus­tria­les verían caer
su PIB has­ta un 3%. Según sus auto­res, “las his­tó­ri­cos bajos nive­les
de las tasas de inte­rés y los ele­va­dos nive­les de deu­da” limi­tan el
mar­gen de manio­bra de los esta­dos euro­peos, hacien­do que la “caja de
herra­mien­tas sea poco ade­cua­da para la tarea” de enfren­tar­se al daño
eco­nó­mi­co que cau­sa­rá la pan­de­mia.

“Si algo con una tasa de mor­tan­dad rela­ti­va­men­te baja como el coro­na­vi­rus, de entre un 1 y un 4%, en com­pa­ra­ción con el 50% del ébo­la, pue­de oca­sio­nar seme­jan­te daño a la eco­no­mía glo­bal, qui­zá es que el pacien­te esta­ba sufrien­do ya de algún tipo de dolen­cia pre­via”, obser­va Fef­fer. “Pue­de pare­cer ridícu­lo espe­rar que un pató­geno, inclu­so uno que se pro­pa­ga al rit­mo de una pan­de­mia, pue­da rever­tir una

tra­yec­to­ria que lle­va desa­rro­llán­do­se un siglo, pero el esta­lli­do de
coro­na­vi­rus coin­ci­de con los ata­ques a la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca
des­de dife­ren­tes sec­to­res”, aña­de el direc­tor de Foi­reng Policy in
Focus, quien cita el ejem­plo de los eco­lo­gis­tas que cues­tio­nan des­de
hace déca­das la polí­ti­ca de cre­ci­mien­to y la mun­dia­li­za­ción.

En
este sen­ti­do, el covid19, “como la pan­de­mia de gri­pe de 1918, pue­de
con­tri­buir a una mayor frag­men­ta­ción” o pue­de “ser­vir como recor­da­to­rio
de cómo la salud de la huma­ni­dad ha depen­di­do de allen­de de las
fron­te­ras duran­te mile­nios” —las pan­de­mias, recuer­da el autor, siem­pre
han esta­do rela­cio­na­das con los des­pla­za­mien­tos comer­cia­les y
mili­ta­res— con­du­cien­do a replan­tar­se “cómo fun­cio­na el mun­do”.

Qui­zá no se equi­vo­ca­ba del todo el edi­tor del Glo­bal Times, Hu Xijin, al afir­mar que “nos encon­tra­mos ante la pri­me­ra fase de un enor­me cam­bio”, ni tam­po­co exa­ge­ra­ba el soció­lo­go Jós­czef Böröcz
al decir que “la huma­ni­dad se encuen­tra a prue­ba […] ¿Cómo reac­cio­nan
las cul­tu­ras, cla­ses e indi­vi­duos a un desa­fío colec­ti­vo de esta
impor­tan­cia? ¿Qué cul­tu­ras, cla­ses e indi­vi­duos son capa­ces de
ajus­tar­se a las res­pues­tas colec­ti­vas ade­cua­das? ¿Qué pro­du­ce
reac­cio­nes socia­les abso­lu­ta­men­te anti­so­cia­les? ¿Quién se dedi­ca a
pseu­do­ac­ti­vi­da­des irre­le­van­tes? Y la mayor pre­gun­ta de todas: ¿Qué
cul­tu­ras, cla­ses e indi­vi­duos serán capa­ces de sobre­vi­vir o cuá­les se
irán por el des­agüe?”

Pri­me­ro Scha­den­freu­de, lue­go páni­co

Como se ha seña­la­do ya en varios luga­res, y el pro­pio Fef­fer reco­ge, la pri­me­ra reac­ción de muchos comen­ta­ris­tas occi­den­ta­les al bro­te de covid-19 en

Wuhan
fue de Scha­den­freu­de, un tér­mino ale­mán de uso fre­cuen­te en los medios
con el que se des­cri­be el sen­ti­mien­to de ale­gría por la des­gra­cia
aje­na. ¿Cuán­tos medios no habla­ron de un ‘Cher­nó­bil chino’? Se lo pre­gun­tó The Guar­dian, lo afir­mó la revis­ta News­week y, como por des­gra­cia acos­tum­bra a suce­der, en Espa­ña se repi­tió acrí­ti­ca­men­te en dia­rios como el ABC y en todos los tele­dia­rios de impor­tan­cia. Foreign Policy lle­gó a acu­sar a Chi­na de haber “pues­to en ries­go al mun­do” con su “incom­pe­ten­cia”.

Muy
dife­ren­te era el jui­cio de las auto­ri­da­des sani­ta­rias com­pe­ten­tes:
des­pués de visi­tar el país, el direc­tor eje­cu­ti­vo de la Orga­ni­za­ción
Mun­dial de la Salud (OMS) para bro­tes epi­dé­mi­cos y emer­gen­cias
sani­ta­rias, Bru­ce Ayl­ward, elo­gió en una rue­da de pren­sa a fina­les de
febre­ro la res­pues­ta chi­na y seña­ló que el res­to de paí­ses no están
pre­pa­ra­dos, “pero pue­den estar lis­tos rápi­da­men­te si hay un cam­bio de
men­ta­li­dad sobre cómo vamos a mane­jar la enfer­me­dad”.

En una entre­vis­ta con el medio esta­dou­ni­den­se Vox
publi­ca­da a comien­zos de este mes, Ayl­ward desa­rro­lla­ba sus
con­clu­sio­nes. “La cues­tión es la velo­ci­dad, todo se redu­ce a la
velo­ci­dad: cuan­to más rápi­do se pue­dan encon­trar los casos, ais­lar­los y
ras­trear sus con­tac­tos, más éxi­to se ten­drá”, expo­nía. Lo que
demues­tra la res­pues­ta de Chi­na en 30 pro­vin­cias, con­ti­nua­ba, “es que
si uno se lo pro­po­ne, se arre­man­ga y comien­za el tra­ba­jo sis­te­má­ti­co de
encon­trar los casos y ras­trear los con­tac­tos, se pue­de modi­fi­car la
for­ma del esta­lli­do, redu­cir la pre­sión y pre­ve­nir que mucha gen­te
enfer­me y que los más vul­ne­ra­bles mue­ran”.

En Nue­va
York el cie­rre de escue­las se ha con­si­de­ra­do como “la últi­ma opción”, ya
que sig­ni­fi­ca­ría dejar a 114.000 estu­dian­tes sin hogar sin la
posi­bi­li­dad de reci­bir aten­ción médi­ca o comi­da

No se tra­ta sola­men­te de medi­das comu­nes como el
ais­la­mien­to de casos y la sus­pen­sión de reunio­nes públi­cas, sino de
cons­truir ins­ta­la­cio­nes hos­pi­ta­la­rias espe­cia­li­za­das, ace­le­rar las
prue­bas —los resul­ta­dos se cono­cen en un espa­cio de cua­tro a sie­te
horas— y garan­ti­zar su gra­tui­dad, agi­li­zar las rece­tas de medi­ca­men­tos y
crear una red para su dis­tri­bu­ción a las pobla­cio­nes afec­ta­das, así
como adqui­rir apa­ra­tos de res­pi­ra­ción asis­ti­da, oxí­geno, mate­rial de
labo­ra­to­rio. E inclu­so a pesar de ese esfuer­zo her­cú­leo “hubo pro­ble­mas
con los sumi­nis­tros en algún pun­to”. ¿Y qué hay del ais­la­mien­to de
ciu­da­des ente­ras o del segui­mien­to de ciu­da­da­nos a tra­vés de sus telé­fo­nos móvi­les?
“Los ais­la­mien­tos a los que se refie­re, las preo­cu­pa­cio­nes por los
dere­chos huma­nos, refle­jan la situa­ción en luga­res como Wuhan, [los
ais­la­mien­tos] se con­cen­tra­ron en Wuhan y otras dos o tres ciu­da­des que
explo­ta­ron [con casos de COVID-19], estos luga­res se des­con­tro­la­ron al
comien­zo [de la epi­de­mia] y Chi­na tomó la deci­sión de pro­te­ger a Chi­na y
al res­to del mun­do.”

Aho­ra que el covid19 se extien­de por Euro­pa
y Esta­dos Uni­dos, la com­pa­ra­ción en la ges­tión de la pan­de­mia ha
deja­do en evi­den­cia la “dolen­cia pre­via” de la que habla­ba Fef­fer. En
EEUU, hogar de 28 millo­nes de per­so­nas sin segu­ro médi­co, las
enfer­me­ras se han que­ja­do por la fal­ta de equi­pos y tam­bién lo ha hecho el Cen­tro para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­me­da­des (CDC) por la esca­sez de mate­rial de labo­ra­to­rio para las prue­bas de detec­ción des­pués de haber sufri­do retra­sos y erro­res.

En Nue­va York el cie­rre de escue­las se ha con­si­de­ra­do como “la últi­ma opción”,
ya que sig­ni­fi­ca­ría dejar a 114.000 estu­dian­tes sin hogar sin la
posi­bi­li­dad de reci­bir aten­ción médi­ca o comi­da. En Coun­ter­punch resu­mía bien la situa­ción
JP Sot­ti­le al escri­bir que estos últi­mos cua­tro años la Casa Blan­ca
“ha esta­do pri­van­do de oxí­geno a las agen­cias fede­ra­les, redu­cien­do sus
recur­sos y su per­so­nal”, avan­zan­do en el pro­gra­ma neo­li­be­ral de tres
déca­das que con­vier­te así a Donald Trump en “el ome­ga al alfa de Ronald
Reagan”. “Cual­quier ‘incom­pe­ten­cia’ rela­cio­na­da con el coro­na­vi­rus que
veáis en las noti­cias es una carac­te­rís­ti­ca intrín­se­ca de todo ello,
no un error”, denun­cia­ba Sot­ti­le.

Cabe recor­dar que todo esto suce­de mien­tras Chi­na clau­su­ra­ba recien­te­men­te 16 hos­pi­ta­les de emer­gen­cia en Wuhan, envia­ba 250.000 mas­ca­ri­llas y cua­tro exper­tos en el con­trol de la epi­de­mia
a Irán —don­de las san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses agra­van la cri­sis— y un
millar de ven­ti­la­do­res pul­mo­na­res, dos millo­nes de mas­ca­ri­llas
ordi­na­rias y 100.000 mas­ca­ri­llas de alta tec­no­lo­gía a Ita­lia.

En un artícu­lo en Poli­ti­co,
el repre­sen­tan­te per­ma­nen­te de Ita­lia ante la UE, Mau­ri­zio Mas­sa­ri,
vol­vía a recla­mar a Bru­se­las que rela­ja­se el acce­so al cré­di­to y
difí­cil­men­te podía ocul­tar su indig­na­ción ante la res­pues­ta de sus
socios euro­peos: “Ita­lia ya ha pedi­do que se acti­ve el Meca­nis­mo de
Pro­tec­ción de la Unión Euro­pea para el sumi­nis­tro de equi­pos médi­cos
para pro­tec­ción indi­vi­dual, pero por des­gra­cia ni un solo país euro­peo
ha res­pon­di­do a la lla­ma­da de la Comi­sión, úni­ca­men­te Chi­na ha
res­pon­di­do bila­te­ral­men­te”. “Cier­ta­men­te, esto no es un buen signo de
soli­da­ri­dad euro­pea”, apos­ti­lla­ba Mas­sa­ri.

El jue­ves la emba­ja­da chi­na en Madrid infor­ma­ba de la lle­ga­da de un car­ga­men­to de 1,8 millo­nes de mas­ca­ri­llas y 100.000 reac­ti­vos. Ale­ma­nia ya ha prohi­bi­do la expor­ta­ción de mate­rial médi­co, pro­vo­can­do la indig­na­ción de Sui­za y Aus­tria.
Ber­na ha lla­ma­do al emba­ja­dor ale­mán a con­sul­tas en pro­tes­ta por el
blo­queo de un car­ga­men­to de 240.000 mas­ca­ri­llas médi­cas en la fron­te­ra,
mien­tras que la minis­tra de Eco­no­mía aus­tría­ca, Mar­ga­re­te Schram­böck,
ha exi­gi­do a Ber­lín que deje de rete­ner los sumi­nis­tros.

“No
pue­de ser que Ale­ma­nia esté rete­nien­do pro­duc­tos des­ti­na­dos a Aus­tria
por el sim­ple hecho de encon­trar­se alma­ce­na­dos en un Ale­ma­nia”, decla­ró
Schram­böck, “estos pro­duc­tos son para el mer­ca­do aus­tría­co, y los
movi­mien­tos uni­la­te­ra­les de Ale­ma­nia lo úni­co que hacen es cau­sar
pro­ble­mas a otros paí­ses”. Tan poco para tan­tos valo­res euro­peos.

Chi­na ha dona­do
más de un millón de más­ca­ras y otro mate­rial médi­co a Corea del Sur,
5.000 tra­jes pro­tec­to­res y 100.000 más­ca­ras a Japón y 12.000 kits de
detec­ción a Pakis­tán, pero a pesar de todo ello algu­nos medios
occi­den­ta­les pare­cen con­cen­trar­se en ata­car al país que más ayu­da.

En Espa­ña es dig­na de men­ción la rápi­da pro­gre­sión del eco­no­mis­ta Juan
Ramón Rallo quien, des­de su colum­na en El Con­fi­den­cial
—pro­gra­má­ti­ca­men­te titu­la­da Lais­sez fai­re— ha pasa­do de cali­fi­car de “extra­li­mi­ta­ción liber­ti­ci­da” la deci­sión de Fran­cia de requi­sar los stocks de mas­ca­ri­llas para evi­tar el aca­pa­ra­mien­to y la espe­cu­la­ción a expli­car a sus lec­to­res por qué las medi­das adop­ta­das por Chi­na para con­te­ner el Covid-19 son un ejem­plo a seguir.

Aun­que este cam­bio ha dado pienume­ro­sas bro­mas,
pocos lec­to­res pare­cen haber repa­ra­do en el últi­mo pará­gra­fo de su
artícu­lo: “Pero, a la vez, los casos de Hong Kong y Sin­ga­pur tam­bién
nos recuer­dan que, con res­tric­cio­nes muchí­si­mo meno­res a las de Chi­na
pero con un segui­mien­to exhaus­ti­vo de los con­ta­gia­dos y de sus
con­tac­tos y una extre­ma res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual hacia los demás
(tomar­se en serio la higie­ne y mini­mi­zar las sali­das inne­ce­sa­rias de
casa), tam­bién es posi­ble fre­nar el rit­mo de con­ta­gio. No hace fal­ta
hacer como Chi­na para obte­ner resul­ta­dos chi­nos: pero sí es
impres­cin­di­ble actuar con pro­fe­sio­na­li­dad y dili­gen­cia. Si no lo
hace­mos, con­fun­di­re­mos la inope­ran­cia, pasi­vi­dad y negli­gen­cia de un
par­ti­do polí­ti­co espe­cí­fi­co con la inope­ran­cia de un régi­men amplio de
liber­ta­des. Y la epi­de­mia víri­ca será segui­da por una epi­de­mia
auto­ri­ta­ria.”

Bei­jing vs. Sin­ga­pur

Des­pués
del crack del 29 millo­nes de per­so­nas en el mun­do que­da­ron fas­ci­na­das
por la capa­ci­dad de resis­ten­cia a la cri­sis —supues­ta o rela­ti­va,
depen­dien­do del obser­va­dor— de dos paí­ses de polí­ti­cas dia­me­tral­men­te
opues­tas: Ita­lia, don­de se ace­le­ró el cor­po­ra­ti­vis­mo con la
nacio­na­li­za­ción de ban­cos y la crea­ción de empre­sas mix­tas y esta­ta­les,
y la URSS, don­de el sis­te­ma de eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da pro­te­gía
rela­ti­va­men­te al país de los shocks de la Gran Depre­sión.

Con
la cri­sis del Covid-19 podría ocu­rrir algo pare­ci­do, sal­van­do por
des­con­ta­do todas las dis­tan­cias. La dere­cha ya pare­ce haber toma­do como
ejem­plo Sin­ga­pur, como ates­ti­guan algu­nos artícu­los publi­ca­dos has­ta la fecha.
Pocas sor­pre­sas: la com­bi­na­ción de una eco­no­mía de libre mer­ca­do, por
una par­te, y de un lon­ge­vo gobierno auto­ri­ta­rio del Par­ti­do de Acción
Popu­lar (PAP) que se encar­ga de vigi­lar su cum­pli­mien­to, por la otra,
con­vier­te a la ciu­dad-esta­do en un mode­lo atrac­ti­vo para la dere­cha.

Sin­ga­pur, con todo, no lle­ga a los seis millo­nes de habi­tan­tes. Chi­na,
en cam­bio, tie­ne más de 1.400 millo­nes, lo que la con­vier­te en el país
con más pobla­ción del mun­do. A dife­ren­cia de Sin­ga­pur, su sis­te­ma
polí­ti­co es una evo­lu­ción del que exis­tía en los esta­dos del
“socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te” antes de su desin­te­gra­ción, y
man­tie­ne, a pesar de la libe­ra­li­za­ción de bue­na par­te de su eco­no­mía,
ele­men­tos socia­lis­tas. Los muchos comen­ta­rios que ha pro­vo­ca­do la
res­pues­ta chi­na a la cri­sis del coro­na­vi­rus estos días traen a la
memo­ria ¿Comu­nis­mo sin cre­ci­mien­to? (1975) de Wolf­gang Harich.

Este libro —una lar­ga con­ver­sa­ción entre el filó­so­fo ale­mán y Frei­mut
Duve, un social­de­mó­cra­ta ger­mano-occi­den­tal— abor­da­ba el
replan­tea­mien­to del mar­xis­mo a la luz de la cri­sis eco­ló­gi­ca des­de una
ópti­ca pesi­mis­ta, par­tien­do de la tesis que aqué­lla esta­ble­cía lími­tes a
la abun­dan­cia mate­rial con la que el mar­xis­mo tra­di­cio­nal­men­te había
vin­cu­la­do la liber­tad comu­nis­ta y la con­si­guien­te extin­ción (o
abo­li­ción) del Esta­do. En pala­bras de Harich, “mi creen­cia en la
supe­rio­ri­dad de mode­lo sovié­ti­co de socia­lis­mo se ha hecho
inque­bran­ta­ble des­de que he apren­di­do a no con­si­de­rar­lo ya des­de el
pun­to de vis­ta de la —por otra par­te abso­lu­ta— com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca
entre el Este y el Oes­te, sino a juz­gar­lo, ante todo, según las
posi­bi­li­da­des que ofre­ce su estruc­tu­ra para sobre­po­ner­se a la cri­sis
eco­ló­gi­ca, para el man­te­ni­mien­to de la vida en nues­tro pla­ne­ta, para la
sal­va­ción de la huma­ni­dad”. Según Harich, úni­ca­men­te un sis­te­ma
comu­nis­ta, con su cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va y eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da,
per­mi­ti­ría com­bi­nar medi­das de emer­gen­cia como la limi­ta­ción del
con­su­mo y de la pobla­ción o el racio­na­mien­to de pro­duc­tos de acuer­do a
un prin­ci­pio de igual­dad.

El libro de Harich fue amplia­men­te
deba­ti­do en su momen­to en Espa­ña, don­de Manuel Sacris­tán le acha­có tres
defec­tos: “En pri­mer lugar, es inve­ro­sí­mil si se tie­ne en cuen­ta la
expe­rien­cia his­tó­ri­ca, inclui­da la más recien­te, que es la ofre­ci­da por
la aris­to­cra­cia de los paí­ses del lla­ma­do ‘socia­lis­mo real’; en
segun­do lugar, el des­po­tis­mo per­te­ne­ce a la mis­ma cul­tu­ra del exce­so
que se tra­ta de supe­rar; en ter­cer lugar, es poco pro­ba­ble que un
movi­mien­to comu­nis­ta luche por seme­jan­te obje­ti­vo. La con­cien­cia
comu­nis­ta pen­sa­rá más que bien que para ese via­je no se nece­si­ta­ban las
alfor­jas de la lucha revo­lu­cio­na­ria. A la obje­ción (repe­ti­da­men­te
insi­nua­da por Harich) de que el ins­tin­to de con­ser­va­ción se tie­ne que
impo­ner a la repug­nan­cia al auto­ri­ta­ris­mo, se pue­de opo­ner al menos la
duda acer­ca de lo que pue­de hacer una huma­ni­dad ya sin entu­sias­mos,
defrau­da­da en su aspi­ra­ción mile­na­ria de jus­ti­cia, liber­tad y
comu­ni­dad.”

A la luz de la cri­sis del Covid-19, los argu­men­tos
de Wolf­gang Harich mere­cen refle­xión. En una entre­vis­ta con­ce­di­da en
1979 al sema­na­rio Der Spie­gel, Harich defen­día “que hay
pará­me­tros de alcan­ce glo­bal que sólo pue­den resol­ver­se con un poder
cen­tra­li­za­do”, y aña­día que “éste, en mi opi­nión, debe con­tar con
ple­nos pode­res dic­ta­to­ria­les” (aquí con­vie­ne mati­zar que Harich habla­ba
de una dic­ta­du­ra fidei­co­mi­sa­ria y no de un des­po­tis­mo sobe­rano).
“No soy un sádi­co, no me gus­tan las dic­ta­du­ras duras, no me
des­pier­tan nin­gu­na sim­pa­tía”, ase­gu­ra­ba, “sólo anti­ci­po que si todo
sigue como has­ta aho­ra, enton­ces rever­tir las con­se­cuen­cias sólo será
posi­ble con una tira­nía terri­ble, temi­ble”.

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus ha vuel­to a poner sobre la mesa la cues­tión de la efi­ca­cia de un sis­te­ma cen­tra­li­za­do como el chino para fren­te hacer los gra­ves pro­ble­mas a los que se enfren­ta el mun­do en el siglo XXI. Las lla­ma­das que han hecho algu­nos des­de las redes socia­les y des­de la nue­va izquier­da a la polí­ti­ca de curas duran­te la pan­de­mia son loa­bles, pero que­dan empe­que­ñe­ci­das ante la mag­ni­tud del pro­ble­ma. La auto­or­ga­ni­za­ción o los movi­mien­tos socia­les, por enco­mia­bles que sean, pue­den ser­vir para crear una red barrial de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos o tareas —que no es poco, en los tiem­pos que corren — , pero no para la orga­ni­za­ción y tras­la­do de per­so­nal médi­co, y menos aún para fabri­car apa­ra­tos de res­pi­ra­ción, mate­rial de labo­ra­to­rio o mas­ca­ri­llas en una cri­sis como ésta: de eso se encar­ga el Esta­do. El tiem­po corre, y a medi­da que avan­za la úni­ca alter­na­ti­va, adver­tía Harich en la entre­vis­ta, “será enton­ces la auto­des­truc­ción en liber­tad, demo­cra­cia y eco­no­mía de mer­ca­do o un gol­pe de timón con medi­das muy duras”. Enton­ces “qui­zá ven­dría, como teme el social­de­mó­cra­ta Richard Löwenthal, un nue­vo cesa­ris­mo con una nue­va guar­dia pre­to­ria­na, que des­tru­ye todo lo que se cru­za a su paso”. “El ries­go”, ter­mi­na­ba un som­brío Harich, “está ahí”. Si el dile­ma eco­nó­mi­co en los vein­te se plan­teó, por tomar una cono­ci­da expre­sión de Tho­mas Mann, como una elec­ción entre “Roma o Mos­cú”, el de este siglo XXI podría aca­bar sien­do —si no se encuen­tra una solu­ción socia­lis­ta demo­crá­ti­ca a tiem­po— entre Bei­jing o Sin­ga­pur. El tiem­po corre.

fuen­te: El Sal­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *