Chi­le. ¿Aguan­ta usted una cua­ren­te­na? Radio­gra­fía eco­nó­mi­ca del hogar que se enfren­ta al Covid-19

Mar­ce­la Ramos /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​20 de mar­zo de 2020

La gra­ve expan­sión del coro­na­vi­rus pare­ce lle­var­nos a una cua­ren­te­na. ¿Cómo afec­ta­rá eso a las fami­lias chi­le­nas? En esta entre­vis­ta, el eco­no­mis­ta de la Fun­da­ción Sol, Mar­co Kre­mer­man, advier­te que 3 millo­nes 600 mil tra­ba­ja­do­res se verán en serias difi­cul­ta­des para que­dar­se en la casa por­que care­cen de un con­tra­to que les dé pro­tec­ción. Si el Esta­do no ase­gu­ra un ingre­so míni­mo por hogar, advier­te, colap­sa­rán o sim­ple­men­te no podrán cum­plir la cua­ren­te­na.

Los datos pare­cen indi­car que Chi­le debe­rá recu­rrir a una cua­ren­te­na para enfren­tar la expan­sión del coro­na­vi­rus. Esta medi­da no se debe a que toda la pobla­ción esté en ries­go (80% de los infec­ta­dos desa­rro­lla sín­to­mas simi­la­res a los de un res­frío común), sino a que hay un 4% que enfer­ma­rá gra­ve­men­te y va a nece­si­tar aten­ción hos­pi­ta­la­ria. El pro­ble­ma es que si muchos chi­le­nos se enfer­man al mis­mo tiem­po, el sis­te­ma de salud colap­sa­rá y no podrá aten­der a todos los enfer­mos gra­ves. Como han adver­ti­do los exper­tos, “lo que que­de fue­ra de la capa­ci­dad del sis­te­ma pue­de trans­for­mar­se en falle­ci­mien­tos” (ver colum­na).

En ese esce­na­rio, las reco­men­da­cio­nes de dis­tan­cia social y de no salir de la casa son razo­na­bles. Pero, ¿qué fami­lias chi­le­nas pue­den per­mi­tír­se­lo? El eco­no­mis­ta Mar­co Kre­mer­man, que ha dedi­ca­do gran par­te de su carre­ra pro­fe­sio­nal a enten­der el mer­ca­do labo­ral chi­leno, esti­ma que para la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res será difí­cil o impo­si­ble aca­tar el lla­ma­do a que­dar­se en la casa si no cuen­tan con algún sopor­te eco­nó­mi­co del Esta­do.

“Muchas per­so­nas, des­de el día uno, van a tener pro­ble­mas impor­tan­tes, pues nece­si­tan gene­rar recur­sos dia­rios para poder cos­tear las nece­si­da­des bási­cas y lle­gar a fin de mes”, expli­ca.

Un pri­mer gru­po vul­ne­ra­ble, dice, lo cons­ti­tu­ye un 38,9% de la fuer­za de tra­ba­jo ocu­pa­da, casi 3 millo­nes 600 mil per­so­nas, “que no tie­nen la pro­tec­ción míni­ma ade­cua­da, es decir, un con­tra­to de tra­ba­jo”. Se tra­ta de un gru­po hete­ro­gé­neo, don­de hay una mayo­ría de inde­pen­dien­tes que tra­ba­ja en con­di­cio­nes pre­ca­rias y con ingre­sos muy bajos y tam­bién tra­ba­ja­do­res depen­dien­tes (pero sin con­tra­to), situa­ción que se ve en la cons­truc­ción o el ser­vi­cio domés­ti­co (ver recua­dro).

-¿Ese 38,9% es el gru­po más vul­ne­ra­ble en esta cri­sis?

-Ese es un pun­to de par­ti­da, por­que nos esta­mos refi­rien­do a quie­nes no tie­nen un víncu­lo labo­ral que de algu­na mane­ra les dé algún gra­do de pro­tec­ción o for­ma­li­dad que los cubra ante una fal­ta al tra­ba­jo; o ante un decre­to don­de se les ins­te a no salir de sus casas. Si bien hay hete­ro­ge­nei­da­des den­tro de este gru­po, solo un por­cen­ta­je peque­ño pue­de hacer tra­ba­jos des­de la casa, por­que tie­nen un alto nivel de edu­ca­ción. La mayo­ría, sin embar­go, se enfren­ta­rá a la pre­gun­ta urgen­te: ¿cómo lo hace para comer? ¿cómo lo hace para lle­gar a fin de mes? Es pro­ba­ble que ten­gan que salir a la calle igual.

-Den­tro de este gru­po, ¿cuán­tos son los que están bien eco­nó­mi­ca­men­te?

-Es difí­cil cuan­ti­fi­car eso, pero cuan­do uno revi­sa los empleos que se han crea­do en los últi­mos diez años, y mira los inde­pen­dien­tes, ve que la mayo­ría son inde­pen­dien­tes de baja cua­li­fi­ca­ción. No son pro­fe­sio­na­les con post­gra­do que pue­den resol­ver esta situa­ción a tra­vés del tele­tra­ba­jo, ni son los con­sul­to­res que pue­den escri­bir sus docu­men­tos des­de la casa. Son inde­pen­dien­tes que no tie­nen edu­ca­ción media com­ple­ta y están sub­em­plea­dos. Es decir, son per­so­nas que tra­ba­jan pocas horas o menos horas de las que nece­si­ta­rían tra­ba­jar. O sea esta idea de que el inde­pen­dien­te es un empren­de­dor prós­pe­ro es una situa­ción mar­gi­nal en Chi­le.

-¿Qué otro gru­po de tra­ba­ja­do­res está en ries­go?

-El otro gran gru­po vul­ne­ra­ble, que es gigan­te, es el que reci­be bajos sala­rios, don­de una mayo­ría pue­de tener con­tra­to. Los últi­mos datos dis­po­ni­bles indi­can que la mitad de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras gana menos de $400 mil líqui­dos; y el 70% gana menos de $550 mil líqui­dos. Es impor­tan­te esa cifra por­que $550 mil hoy en Chi­le es un valor muy exiguo en tér­mi­nos del cos­to de vida. Que el 70% de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras esté reci­bien­do esa can­ti­dad, da cuen­ta de una alta vul­ne­ra­bi­li­dad. Ello, a pesar de que gran par­te de ellos está tra­ba­jan­do jor­na­da com­ple­ta.

Hoy hay entre un 26 y un 30% de los adul­tos mayo­res tra­ba­jan­do. Eso es más del doble de lo que uno obser­va­ba hace 30 años.

-Hable­mos del nivel sala­rial de quie­nes tie­nen con­tra­to. ¿Es mejor que el de los sin con­tra­to?

Según un estu­dio que rea­li­za­mos, la mitad de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos de las empre­sas pri­va­das gana menos de $400 mil, que es la mis­ma cifra que a nivel nacio­nal. En tan­to, el 70% gana menos de $568 mil. Tam­bién hici­mos un zoom den­tro de los asa­la­ria­dos de empre­sas pri­va­das, sobre aque­llos que tra­ba­jan en empre­sas con más de 200 tra­ba­ja­do­res, es decir gran­des empre­sas. Si bien los sala­rios son un poco más altos, tam­po­co se están aba­ni­can­do: la mitad gana menos de $480 mil líqui­do, y el 70% gana menos de $700 mil líqui­do.

-Si den­tro de los pró­xi­mos días se dis­po­ne que esas per­so­nas per­ma­nez­can en sus casas, ¿ellos van a seguir reci­bien­do esa remu­ne­ra­ción?

-Eso depen­de del tipo de medi­das que se imple­men­ten y la capa­ci­dad de pago de las empre­sas. Pero supon­ga­mos que por dis­tin­tos fac­to­res esas per­so­nas logran man­te­ner su remu­ne­ra­ción por uno o dos meses. El pro­ble­ma es que, de esas per­so­nas, la mayo­ría están pre­ca­ri­za­das, están endeu­da­das. Enton­ces, actual­men­te, muchas de ellas obli­ga­to­ria­men­te hacen horas extras. Y en un mis­mo hogar se da una com­bi­na­ción de situa­cio­nes: per­so­nas que tra­ba­jan con con­tra­to y otras que no lo tie­nen. Esto es bien impor­tan­te. Aquí la uni­dad cla­ve de aná­li­sis es el hogar, y a veces no se ve así des­de las polí­ti­cas públi­cas o de gobierno. Enton­ces qui­zás yo pue­do resol­ver la situa­ción de una per­so­na y lle­gar a $400 mil, pero lo que pasa es que en ese mis­mo hogar, para lle­gar a fin de mes y poder pagar las deu­das, al menos tra­ba­jan 2 ó 3 per­so­nas, y esos otros son cuen­ta pro­pia o inde­pen­dien­tes, quie­nes pue­den que­dar­se aho­ra sin tra­ba­jo. Enton­ces en ese hogar va haber igual un des­me­dro impor­tan­te, por­que una per­so­na va a per­der su fuen­te labo­ral, total o par­cial­men­te. Enton­ces hay una serie de com­bi­na­cio­nes que los hoga­res en Chi­le rea­li­zan para lle­gar a fin de mes. Y el otro tema es la deu­da. La obli­ga­to­rie­dad que esta gene­ra para la mayo­ría de los hoga­res, don­de se tra­ba­ja for­mal o infor­mal­men­te. Esa mayo­ría tie­ne que seguir pro­du­cien­do como resul­ta­do de la deu­da con­traí­da.

-Según los estu­dios que la fun­da­ción ha publi­ca­do, se regis­tran en Chi­le 11,5 millo­nes de per­so­nas endeu­da­das. ¿Qué sabe­mos del endeu­da­mien­to de los hoga­res? ¿Hay mucha moro­si­dad?

– Las deu­das las pode­mos dife­ren­ciar entre deu­das patri­mo­nia­les, que son aque­llas que en teo­ría te per­mi­ten un mejor pasar en el futu­ro, y ahí se ubi­ca la deu­da hipo­te­ca­ria y la deu­da auto­mo­triz, entre comi­llas. Y en algu­nos casos la deu­da por edu­car­te, cuan­do efec­ti­va­men­te logras estar mucho mejor lue­go de haber sali­do de la edu­ca­ción supe­rior y ello te per­mi­te pagar con cre­ces la deu­da con­traí­da. La otra deu­da es aque­lla que con­traes para lle­gar a fin de mes: la deu­da para ves­tir­se, para comer, para pagar cuen­tas bási­cas, para pagar salud y tam­bién para pagar edu­ca­ción cuan­do se trans­for­ma en una téc­ni­ca de sobre­vi­ven­cia. Este tipo de deu­da ha gana­do har­to espa­cio en el últi­mo tiem­po y lo más preo­cu­pan­te, ade­más del núme­ro de endeu­da­dos, es el núme­ro de deu­do­res moro­sos, que son los deu­do­res que no pue­den pagar las deu­das que han con­traí­do, y esto pue­de ser más de una deu­da en con­di­ción de impa­ga. Los moro­sos son 4 millo­nes 700 mil per­so­nas según el últi­mo infor­me de Dicom Equi­fax.

No más de un 20% de la fuer­za labo­ral ocu­pa­da podría pasar esta situa­ción con cier­ta tran­qui­li­dad.

-Enton­ces la infor­ma­li­dad, los bajos sala­rios y el endeu­da­mien­to son los prin­ci­pa­les fac­to­res que afec­ta­rán la situa­ción de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res en Chi­le y su posi­bi­li­dad de que­dar­se en sus casas a cau­sa de la pan­de­mia… 

-Sí, y al gru­po de los bajos sala­rios agre­ga­ría los sub­em­plea­dos, que son las per­so­nas que rea­li­zan jor­na­da par­cial invo­lun­ta­ria. Vale decir, aque­llos que nece­si­tan y están dis­po­ni­bles para tra­ba­jar más horas. Esas per­so­nas en Chi­le lle­gan a los 850 mil, es decir, son más que los des­em­plea­dos. Esta­mos hablan­do de per­so­nas que pro­ba­ble­men­te nece­si­tan tra­ba­jar la jor­na­da com­ple­ta, pero la eco­no­mía no les brin­da ese tipo de tra­ba­jo. En Chi­le, casi la mitad de las per­so­nas que tra­ba­jan jor­na­da par­cial lo hacen de mane­ra invo­lun­ta­ria, no por­que quie­ren tra­ba­jar menos horas y quie­ran com­bi­nar con vida fami­liar o por nece­si­da­des pro­pias, sino por­que no les que­da otra, por­que la eco­no­mía no les brin­da un tra­ba­jo más sóli­do.

-¿Ese sub­em­plea­do tie­ne algu­na edad? ¿Tie­ne un géne­ro?

-Mira, se da un poco más de sub­em­pleo en los hom­bres que en las muje­res de acuer­do a los datos. Y eso pue­de expli­car­se por­que las muje­res no pue­den tra­ba­jar más horas por­que no tie­nen quién cui­de a los hijos. Se da muy fuer­te el sub­em­pleo en la cons­truc­ción y en la indus­tria, y en algu­nas acti­vi­da­des de ser­vi­cio. Las regio­nes con mayo­res nivel de sub­em­pleo son la VI, Liber­ta­dor Ber­nar­do O’Higgins; la región de Los Ríos; las regio­nes de La Arau­ca­nía y Ata­ca­ma. Esas son las cua­tro regio­nes con más sub­em­pleo.

-Si ana­li­za­mos la dimen­sión sala­rial por sec­tor, ¿qué tra­ba­ja­do­res son más vul­ne­ra­bles?

-Los tra­ba­ja­do­res de la agri­cul­tu­ra, comer­cio, algu­nas áreas de ser­vi­cio e indus­tria y cons­truc­ción. Esos son los sec­to­res más vul­ne­ra­bles en Chi­le en tér­mi­nos sala­ria­les, pues per­ci­ben menos de $400 mil. Y en tér­mi­nos de con­tra­to, o asa­la­ria­dos que no tie­nen con­tra­to, los sec­to­res con más pro­ble­mas son la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción y el ser­vi­cio domés­ti­co.

-Una pobla­ción de ries­go en par­ti­cu­lar son los adul­tos mayo­res. ¿Cómo pue­de afec­tar esta cri­sis a los adul­tos mayo­res? ¿Tene­mos datos de su ocu­pa­ción o nivel de endeu­da­mien­to?

-Sí, ahí hay un dato intere­san­te. Según la encues­ta del gran San­tia­go de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, hoy entre un 26 y un 30% de los adul­tos mayo­res (muje­res mayo­res de 60 y hom­bres mayo­res de 65 años) está tra­ba­jan­do. Esto es, más del doble de lo que uno obser­va­ba hace 30 años (ver grá­fi­co a con­ti­nua­ción). La mis­ma encues­ta mues­tra que cer­ca del 11% de los adul­tos mayo­res se encon­tra­ba tra­ba­jan­do en el año 80; y para el año 92, hay un 12%. Pero en 2019 esta­mos hablan­do de 28% apro­xi­ma­da­men­te.

-Has­ta aho­ra hemos habla­do de vul­ne­ra­bi­li­dad y des­pro­tec­ción. Pero qué pasa si hace­mos la pre­gun­ta al revés. ¿Cuán­tas per­so­nas en Chi­le, de los ocu­pa­dos, pue­den enfren­tar un mes de tra­ba­jo des­de el hogar con res­tric­ción de movi­mien­to?

-Si uno jun­ta la dimen­sión sala­rial, las deu­das, los tra­ba­ja­do­res cuya remu­ne­ra­ción tie­ne un com­po­nen­te varia­ble, yo creo que no más de un 20% de la fuer­za labo­ral ocu­pa­da podría pasar esta situa­ción con cier­ta tran­qui­li­dad. Pero tam­bién hay que tomar en cuen­ta que hay per­so­nas que pue­den tener sala­rios más altos, por ejem­plo las muje­res, pero ellas nece­si­tan que otra mujer en gene­ral cui­de de sus hijos, a tra­vés de un con­tra­to de tra­ba­jo o una rela­ción labo­ral. Pero si esas muje­res no pue­den asis­tir a rea­li­zar esas labo­res, se gene­ra una com­pli­ca­ción. Enton­ces ahí hay otro efec­to muy impor­tan­te: ¿quién hace las labo­res de casa en el caso de aque­llas fami­lias con ingre­sos medios que no les que­da otra que con­tra­tar otra per­so­na para que reali­ce todo o par­te de las labo­res de casa? Ahí tene­mos otro pro­ble­ma: el de los cui­da­dos. Cuan­do esas per­so­nas no pue­den lle­gar a los hoga­res, ¿quién lo hace? Pro­duc­to de temas como este en Espa­ña, que es uno de los cin­co paí­ses más afec­ta­dos por el coro­na­vi­rus, se está dis­cu­tien­do la posi­bi­li­dad de un plan de cho­que social. Este con­tem­pla­ría sus­pen­der el alqui­ler, que no hayan des­pi­dos, y que se gene­re una dis­cu­sión sobre la ren­ta bási­ca para quien se que­de sin ingre­sos. Es decir, que exis­ta un piso sala­rial para todas las per­so­nas.

-Toman­do en cuen­ta las dis­tin­tas dimen­sio­nes y pro­ble­mas que hemos iden­ti­fi­ca­do, ¿qué polí­ti­cas debie­se lle­var ade­lan­te el gobierno y los pri­va­dos para per­mi­tir­les a la diver­si­dad de los tra­ba­ja­do­res enfren­tar esta cri­sis?

Mar­co Kre­mer­man.

-Hay como tres líneas. Una línea tie­ne que ver con la segu­ri­dad o el reem­pla­zo de los ingre­sos, me refie­ro a aque­llas per­so­nas que no tie­nen una rela­ción labo­ral típi­ca, o a los inde­pen­dien­tes que no pue­den tra­ba­jar. Ahí sin duda se va a tener que dis­cu­tir una espe­cie de ren­ta bási­ca tem­po­ral, para no ade­lan­tar­nos a la dis­cu­sión estruc­tu­ral y de fon­do. Esa es una dis­cu­sión cla­ve que debie­se dar­se jun­to con otra, igual de cen­tral, que son las cau­sa­les de des­pi­do. Por­que en Chi­le tene­mos un mun­do del tra­ba­jo enor­me­men­te fle­xi­ble y las cau­sa­les de des­pi­do por nece­si­da­des de la empre­sa o por fuer­za mayor debie­sen sus­pen­der­se o imple­men­tar­se cier­tas medi­das para que no se apli­quen de la mis­ma mane­ra que antes de esta cri­sis. Por últi­mo están las empre­sas peque­ñas. Sin duda que estas requie­ren un acom­pa­ña­mien­to espe­cial. En algu­nos casos tie­nen que ser tra­ta­das como tra­ba­ja­do­res, en tér­mi­nos de acce­so a cré­di­to, de con­di­cio­nes de pago. Ahí se requie­re un plan de ver­dad, para que ellas pue­dan tra­tar a sus tra­ba­ja­do­res de la mejor mane­ra posi­ble.

Las cau­sa­les de des­pi­do por nece­si­da­des de la empre­sa o por fuer­za mayor debie­sen sus­pen­der­se.

-¿De qué empre­sas estás hablan­do?

-Hay de todo, empre­sas de ser­vi­cios, comer­cio, alma­ce­nes. De acuer­do a nues­tro datos, más del 45% de los asa­la­ria­dos en Chi­le está en empre­sas gran­des. Si le sumas las media­nas, lle­gas a más de un 60% de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos. Pero yo creo que el tema de cui­da­do cen­tral son las mypes, las micro y peque­ñas; esas son las uni­da­des pro­duc­ti­vas don­de el gobierno tie­ne que apli­car un plan de pro­tec­ción espe­cial en este perío­do, por­que son las más vul­ne­ra­bles en tér­mi­nos efec­ti­vos, son las con­tra­tis­tas de las gran­des y media­nas, reci­ben pagos de ellas, les cues­ta una enor­mi­dad acce­der a cré­di­tos, están endeu­da­das con la ban­ca.

-Así como estas mypes, otra uni­dad de aná­li­sis debie­se ser el hogar, más que cada tra­ba­ja­dor en par­ti­cu­lar

-Sí. Sin duda hay que ver un tra­ta­mien­to del hogar por­que con­vi­ven dife­ren­tes uni­da­des de aná­li­sis: sub­em­plea­dos, infor­ma­les, con­tra­ta­dos. Y otro gru­po den­tro de la uni­dad del hogar son los pen­sio­na­dos. Por­que acá se está jun­tan­do el coro­na­vi­rus con una impor­tan­te cri­sis eco­nó­mi­ca que se está incu­ban­do. Enton­ces las per­so­nas que están a pun­to de jubi­lar­se este año, no les con­vie­ne pen­sio­nar­se aho­ra, por­que sus fon­dos admi­nis­tra­dos por las AFP están sien­do afec­ta­dos. O los que en estos momen­tos están reci­bien­do su pla­ta de la AFP a tra­vés de la moda­li­dad de reti­ro pro­gra­ma­do, la cri­sis pue­de afec­tar tam­bién las tasas de inte­rés del reti­ro pro­gra­ma­do. Y tam­bién están los pen­sio­na­dos que reci­ben muy bajas pen­sio­nes. A lo mejor se va a tener que ade­lan­tar la pen­sión bási­ca soli­da­ria, de 165 mil pesos, para el res­to de los pen­sio­na­dos, que son casi el 80% de los que fal­tan para lle­gar a los 165 mil pesos. A lo mejor se va a tener que ade­lan­tar ese reajus­te, lo cual es un gas­to fis­cal que les pue­da per­mi­tir a los pen­sio­na­dos enfren­tar mejor lo que se está vivien­do.

LOS TRABAJADORES MÁS VULNERABLES: 3,6 MILLONES DE PERSONAS

Mar­co Kre­mer­man seña­la que los tra­ba­ja­do­res que pue­den tener más difi­cul­ta­des para enfren­tar una cua­ren­te­na son los tra­ba­ja­do­res sin con­tra­to. Estos cons­ti­tu­yen el 38,9% de la fuer­za de tra­ba­jo ocu­pa­da (3,6 millo­nes) los que se divi­den en “inde­pen­dien­tes”, “depen­dien­tes” y “tra­ba­ja­do­res a hono­ra­rios”.

El 26% de la fuer­za de tra­ba­jo son “inde­pen­dien­tes”, los que a su vez se divi­den en tres cate­go­rías: tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, emplea­do­res y fami­liar no remu­ne­ra­do.

El gru­po de los “cuen­ta pro­pia”, expli­ca Kre­mer­man, cons­ti­tu­ye un mun­do hete­ro­gé­neo com­pues­to prin­ci­pal­men­te por tra­ba­ja­do­res vin­cu­la­dos al “tra­ba­jo ambu­lan­te o con muy pocas horas de tra­ba­jo”. Otro tipo de inde­pen­dien­tes es el “fami­liar no remu­ne­ra­do” y el empren­de­dor, “que se aso­cia con una per­so­na que tra­ba­ja des­de su casa y le va bas­tan­te bien, pero que es un gru­po mino­ri­ta­rio”.

Un 11% de los tra­ba­ja­do­res son “depen­dien­tes” (más de 1 millón de per­so­nas). Estas per­so­nas tie­nen que cum­plir hora­rios, reci­ben órde­nes, pero no tie­nen un con­tra­to de tra­ba­jo escri­to. Este tipo de tra­ba­jos se da en el área de la cons­truc­ción, el sec­tor comer­cio, los ser­vi­cios y el ser­vi­cio domés­ti­co. Los datos indi­can que más del 10% de la fuer­za de tra­ba­jo ocu­pa­da en Chi­le tie­ne estas carac­te­rís­ti­cas: un tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra depen­dien­te pero que no tie­ne con­tra­to de tra­ba­jo escri­to.

Final­men­te están los tra­ba­ja­do­res a hono­ra­rios (prin­ci­pal­men­te los del Esta­do) que tie­nen un víncu­lo labo­ral a tra­vés del códi­go civil, “pero tie­nen meno­res pres­ta­cio­nes que los que tie­nen con­tra­to”.

Este artícu­lo es par­te del pro­yec­to CIPER/​Académico, una ini­cia­ti­va de CIPER que bus­ca ser un puen­te entre la aca­de­mia y el deba­te públi­co, cum­plien­do con uno de los obje­ti­vos fun­da­cio­na­les que ins­pi­ran a nues­tro medio.

CIPER/​Académico es un espa­cio abier­to a toda aque­lla inves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal que bus­ca enri­que­cer la dis­cu­sión sobre la reali­dad social y eco­nó­mi­ca.

Has­ta el momen­to, CIPER/​Académico reci­be apor­tes de cua­tro cen­tros de estu­dios: el Cen­tro de Estu­dios de Con­flic­to y Cohe­sión Social (COES), el Cen­tro de Estu­dios Inter­cul­tu­ra­les e Indí­ge­nas (CIIR), el Ins­ti­tu­to Mile­nio Fun­da­men­tos de los Datos (IMFD) y el Obser­va­to­rio del Gas­to Fis­cal. Estos apor­tes no con­di­cio­nan la liber­tad edi­to­rial de CIPER.

Ciper*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *