Esta­do espa­ñol. Cien­tos de miles de cace­ro­las aho­ga­ron en rui­do en toda la penín­su­la las pala­bras del monar­ca Feli­pe de Bor­bón

Por Ramón SOLA|18 mar­zo 2020

Inmer­so en el mayor escán­da­lo cono­ci­do en la Monar­quía bor­bó­ni­ca, Feli­pe VI ha inten­ta­do lavar su ima­gen esta noche con un dis­cur­so tele­vi­si­vo que ape­la a «evi­tar dife­ren­cias» en la bata­lla con­tra el coro­na­vi­rus y se des­ha­ce en elo­gios a los sani­ta­rios. En los bal­co­nes de todo el Esta­do, cace­ro­la­das de pro­tes­ta.

Felipeborbon

Feli­pe de Bor­bón, en su polé­mi­co dis­cur­so de esta noche. (AFP)

«Debe­mos dejar de lado nues­tras dife­ren­cias y unir­nos», ha sido el pre­vi­si­ble men­sa­je de Feli­pe de Bor­bón en un men­sa­je al Esta­do espa­ñol lan­za­do esta noche des­de tele­vi­sión. «Este virus no nos ven­ce­rá, al con­tra­rio, nos va a hacer más fuer­tes, en pie con­tra cual­quier adver­si­dad», ha dicho en una inter­ven­ción en la que no han fal­ta­do algu­nas men­cio­nes semi­bé­li­cas, inclu­so cuan­do ha elo­gia­do a los sani­ta­rios: «Nues­tra mayor admi­ra­ción y res­pe­to, total apo­yo. Sois la van­guar­dia de Espa­ña, nues­tra pri­me­ra línea de defen­sa».

En ple­na cri­sis sani­ta­ria del coro­na­vi­rus, el rey espa­ñol ha tra­ta­do
así de dejar en segun­do plano el enési­mo y has­ta aho­ra mayor escán­da­lo
de la Monar­quía bor­bó­ni­ca. Lo que has­ta podía pasar como un mero
«corin­na­vi­rus», pas­to para el ama­ri­llis­mo, ha ter­mi­na­do dela­tan­do algo
tre­men­da­men­te gra­ve por su tufo corrup­to: un «rega­lo» sau­dí de cien
millo­nes de dóla­res que tie­ne como titu­lar a Juan Car­los de Bor­bón pero
como segun­do des­ti­na­ta­rio a su hijo Feli­pe. Sobra decir que no ha habi­do
men­ción algu­na a ello en la alo­cu­ción tele­vi­sa­da.

A las 21.00, coin­ci­dien­do con el ini­cio del men­sa­je, han sona­do cace­ro­la­das de pro­tes­ta por todo el Esta­do, aun­que espe­cial­men­te en pue­blos y ciu­da­des de Eus­kal Herria y Cata­lun­ya, en algu­nos casos duran­te más de diez minu­tos, superan­do sobra­da­men­te en dura­ción el escue­to men­sa­je monár­qui­co. Los par­ti­dos fir­man­tes de la Decla­ra­ción de la Llot­ja secun­da­ban el lla­ma­mien­to popu­lar que había corri­do por las redes socia­les y que ya había teni­do un pri­mer ensa­yo poten­te a medio­día.

El dis­cur­so en sí ha sido intras­cen­den­te. Como cabía anti­ci­par, ha
agra­de­ci­do los esfuer­zos ciu­da­da­nos para fre­nar la expan­sión del virus
con una estra­te­gia que «alte­ra nues­tra vida y cos­tum­bres de una for­ma
muy trau­má­ti­ca» y ase­gu­ra­do que darán resul­ta­do: «Todos los espa­ño­les
pue­den sen­tir­se pro­te­gi­dos». Las ape­la­cio­nes la «res­pon­sa­bi­li­dad» o el
«esfuer­zo» solo han con­se­gui­do aumen­tar el eco de cazue­las en los
bal­co­nes.

Duran­te la jor­na­da, la pro­tes­ta ha sido calen­ta­da con ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas de todo tipo, des­de la cam­pa­ña para exi­gir a la Coro­na espa­ño­la que des­ti­ne a la sani­dad públi­ca los 100 millo­nes «dona­dos» des­de Ara­bia Sau­dí a la crea­ción de apli­ca­cio­nes de móvil para hacer más sono­ra la cace­ro­la­da.

Las cace­ro­la­das resue­nan con­tra la coro­na: «El pue­blo sale a sus bal­co­nes a decir­le que devuel­van lo roba­do»

Ade­más del ya tra­di­cio­nal aplau­so en agra­de­ci­mien­to a los sani­ta­rios y tra­ba­ja­do­res que estos días pres­tan sus ser­vi­cios, muchos ciu­da­da­nos han vuel­to a aso­mar­se este miér­co­les a las 21 horas a sus bal­co­nes y no pre­ci­sa­men­te para aplau­dir. Coin­ci­dien­do con el dis­cur­so por la cri­sis sani­ta­ria del rey, en el que Feli­pe VI ha obvia­do la polé­mi­ca sobre su padre, muchos veci­nos han sali­do a las terra­zas para dedi­car­le una sono­ra cace­ro­la­da a la coro­na, como ya ha suce­di­do a medio­día.

La pro­tes­ta lle­ga des­pués de cono­cer­se que Feli­pe VI es bene­fi­cia­rio de una socie­dad offsho­re crea­da por el rey Juan Car­los vin­cu­la­da a una dona­ción de 65 millo­nes de euros de Ara­bia Sau­dí, según publi­có el dia­rio The Tele­graph. El pasa­do domin­go la Casa Real anun­ció la renun­cia de Feli­pe VI a la heren­cia que per­so­nal­men­te le pudie­ra corres­pon­der de su padre, una decla­ra­ción que real­men­te no tie­ne nin­gún efec­to.

Así han sona­do las cace­ro­la­das en Bil­bao y Vito­ria (Eus­kal Herria)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *