Coro­na­vi­rus. El capi­ta­lis­mo con­tra el mun­do

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 mar­zo 2020.-

La ter­ce­ra gue­rra mun­dial ha comen­za­do. Es la que el capi­ta­lis­mo le ha decla­ra­do al mun­do. Este con­flic­to que se expre­sa como la lucha con­tra el coro­na­vi­rus está ponien­do en el table­ro las reser­vas mora­les, éti­cas, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les y cien­tí­fi­cas que la huma­ni­dad ten­drá que uti­li­zar para enfren­tar y ven­cer a un enemi­go impla­ca­ble que usa armas como el lucro, la ganan­cia, la expo­lia­ción, la des­truc­ción del pla­ne­ta y la des­apa­ri­ción del Esta­do en su gue­rra a muer­te con­tra la huma­ni­dad.

Tal vez esta ase­ve­ra­ción parez­ca tre­men­dis­ta, pero las evi­den­cias están ahí para quien las quie­ra ver. La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha infor­ma­do que el gas­to de salud per cápi­ta en 2018 fue de 60 dóla­res en los paí­ses de ingre­so medio y bajo y de 270 en los de ingre­so alto. Al mis­mo tiem­po el Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Estu­dios para la Paz de Esto­col­mo (SIPRI) dio a cono­cer que en el mis­mo año el gas­to per cápi­ta en arma­men­to en el mun­do fue de 240 dóla­res, lo cual ade­más, como todos sabe­mos encie­rra la tram­pa del uso de pro­me­dios toda vez que en Esta­dos Uni­dos fue de 1845, el de Fran­cia 882, el de Rei­no Uni­do 715. . Chi­na gas­ta 169 y Rusia 414, muy por deba­jo de los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que tam­bién lo son de la OTAN. En cual­quier caso, todos muy por enci­ma del pro­me­dio mun­dial. Vis­to de otra mane­ra, los paí­ses encar­ga­dos de garan­ti­zar la paz y la vida en el pla­ne­ta, des­pil­fa­rran miles de millo­nes de dóla­res en orga­ni­zar la muer­te.

En otras pala­bras, la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta hace que se des­ti­ne más dine­ro para la muer­te que para la vida. Un mun­do que ”fun­cio­ne” de esa mane­ra no podrá sub­sis­tir. Los que hablan del éxi­to del capi­ta­lis­mo debe­rían expli­car esta lógi­ca. Como dato, habría que agre­gar que des­de el año 2009 el gas­to mun­dial en salud se ha veni­do des­plo­man­do pro­gre­si­va­men­te. En par­ti­cu­lar en Esta­dos Uni­dos, el pre­su­pues­to de 2018 refle­jó una caí­da de 4,42% del pre­su­pues­to de salud. Otro tan­to ocu­rre en Euro­pa, espe­cial­men­te en Ita­lia y Espa­ña don­de el des­man­te­la­mien­to de la salud públi­ca ha hecho inefi­caz la apli­ca­ción de las pri­me­ras medi­das con­tra la nue­va pes­te como lo ates­ti­guan innu­me­ra­bles espe­cia­lis­tas cien­tí­fi­cos y médi­cos de esos paí­ses.

El capi­ta­lis­mo fue exi­to­so en su con­fron­ta­ción con el sis­te­ma feu­dal retró­gra­do al que enfren­tó y des­pla­zó, pero su poten­cial pro­duc­ti­vo que posi­bi­li­tó gran­des avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos, algu­nos a favor de la huma­ni­dad han que­da­do atrás. Hoy la espe­cu­la­ción como méto­do de repro­duc­ción del capi­tal, el fin de la com­pe­ten­cia a favor de los mono­po­lios (entre los cua­les, los far­ma­céu­ti­cos son uno de los más impor­tan­tes) lo han hecho entrar en fran­co retro­ce­so. La pan­de­mia del coro­na­vi­rus es expre­sión de ello. No han podi­do evi­tar­la y aho­ra luchan por con­tro­lar­la.

En este con­tex­to es que se debe ana­li­zar el enfren­ta­mien­to a la cri­sis glo­bal crea­da por el sur­gi­mien­to del coro­na­vi­rus. En la situa­ción crea­da, las cifras expues­tas expli­can las razo­nes de la explo­sión glo­bal que el COVID-19 ha cau­sa­do. No lo pue­do des­cri­bir mejor que el extra­or­di­na­rio escri­tor colom­biano William Ospi­na en su recien­te artícu­lo “Coro­na­vi­rus: del mie­do a la espe­ran­za”. Solo qui­sie­ra decir que esta­mos ante una trans­for­ma­ción para­dig­má­ti­ca que expo­ne dos mode­los: el del capi­ta­lis­mo que des­ató la gue­rra y el de los que enar­bo­lan la ban­de­ra del huma­nis­mo y del socia­lis­mo para hacer­le fren­te.

El mode­lo capi­ta­lis­ta se expo­ne a tra­vés de la defen­sa prio­ri­ta­ria de los intere­ses de las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les y la uti­li­za­ción de la pan­de­mia como ins­tru­men­to polí­ti­co para enfren­tar a aque­llos paí­ses que se resis­ten a la domi­na­ción impe­rial.

En fecha tan tem­pra­na como el 31 de enero lo dejó cla­ra­men­te esta­ble­ci­do el secre­ta­rio de Comer­cio de Esta­dos Uni­dos, Wil­bur Ross cuan­do dijo que creía que el bro­te de coro­na­vi­rus ‑que en ese momen­to ya había deja­do miles de víc­ti­mas en Chi­na y obli­ga­do al gobierno de ese país a implan­tar la cua­ren­te­na en varias ciu­da­des- “ayu­da­rá a crear empleos en Esta­dos Uni­dos”.

Se ha mani­fes­ta­do tam­bién en el albo­ro­zo del secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo y el pro­pio pre­si­den­te Trump por la expan­sión de la epi­de­mia en Irán. Se ha hecho paten­te en la man­ten­ción de san­cio­nes a Vene­zue­la, Irán, Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea, Zim­ba­bue, Bie­lo­rru­sia y muchos otros paí­ses impo­si­bi­li­tan­do la com­pra de los insu­mos médi­cos nece­sa­rios para enfren­tar el virus.

En el súm­mum de la sober­bia, Trump habría ofre­ci­do mil millo­nes de dóla­res por com­prar en exclu­si­va una vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus a una empre­sa ale­ma­na lo que moti­vo la extra­ña e inusi­ta­da res­pues­ta de recha­zo del gobierno de ese país en voz de su minis­tro del Inte­rior, Peter Alt­maier quien decla­ró que «Ale­ma­nia no se ven­de».

Trump ha mani­fes­ta­do su con­fian­za en que pron­to ten­drán la vacu­na nece­sa­ria para evi­tar la enfer­me­dad, si es así, vene­zo­la­nos, cuba­nos, ira­níes, corea­nos y otras nacio­nes del mun­do nos ale­gra­re­mos por aque­llos que ten­drán acce­so a la mis­ma. Pero, sabe­mos que el blo­queo que ope­ra como una sen­ten­cia de muer­te para todos aque­llos que Esta­dos Uni­dos en su demen­cial con­duc­ta con­si­de­ra enemi­gos nos nega­rá la posi­bi­li­dad de su adqui­si­ción. Así, el coro­na­vi­rus ope­ra­rá como arma bac­te­rio­ló­gi­ca del capi­ta­lis­mo y de Esta­dos Uni­dos con­tra la huma­ni­dad. Por eso tene­mos espe­ran­za en que Chi­na logre hacer­se de la vacu­na, cuan­do (al momen­to de escri­bir esta nota) ya se ha auto­ri­za­do que se le reali­cen los ensa­yos clí­ni­cos.

Para­dó­ji­ca­men­te, esta vacu­na fue desa­rro­lla­da en la Aca­de­mia Mili­tar de Cien­cias Médi­cas del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción de Chi­na. Es decir, mien­tras las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos rea­li­za­ba ‑en medio de la expan­sión del virus por el pla­ne­ta- ejer­ci­cios mili­ta­res en la fron­te­ra con Colom­bia y se pre­pa­ra­ba para la mayor manio­bra mili­tar a efec­tuar en Euro­pa des­de fines de la segun­da gue­rra mun­dial, las fuer­zas arma­das chi­nas se vol­ca­ban a la inves­ti­ga­ción para pro­veer de salud a la huma­ni­dad. Otra gran dife­ren­cia entre las fuer­zas arma­das impe­ria­les que sir­ven al capi­tal y las del socia­lis­mo que sir­ven al pue­blo.

En nues­tra región, pode­mos ima­gi­nar que Bol­so­na­ro, la dic­ta­du­ra boli­via­na y el inca­paz que gobier­na Ecua­dor ‑entre otros- esta­rán refle­xio­nan­do res­pec­to de su deci­sión de haber expul­sa­do de sus paí­ses a los médi­cos cuba­nos por razo­nes de esta mis­ma gue­rra que con­de­na a impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción humil­de, al negar­le la nece­sa­ria aten­ción de salud, sobre todo en estos momen­tos tan difí­ci­les.

Son los mis­mos argu­men­tos que han lle­va­do al pre­si­den­te de Colom­bia a tra­tar de coor­di­nar accio­nes con un ima­gi­na­rio gobierno que solo exis­te en su per­tur­ba­da men­te cri­mi­nal evi­tan­do tomar medi­das con­jun­tas con un país con el que tie­ne 2.300 km. de fron­te­ras abier­tas. El capi­ta­lis­mo pre­fie­re sen­ten­ciar a impor­tan­tes sec­to­res de su pobla­ción antes que enfren­tar con cri­te­rios huma­nis­tas la expan­sión de la enfer­me­dad.

Por su par­te, la pri­me­ra medi­da anun­cia­da en Chi­le para com­ba­tir la pan­de­mia por par­te del gobierno repre­si­vo de ultra dere­cha de Sebas­tián Piñe­ra fue infor­mar que el examen de detec­ción del virus ten­dría un cos­to de 20 mil pesos, alre­de­dor de 25 dóla­res. Así mis­mo per­mi­tió que las empre­sas far­ma­céu­ti­cas impu­sie­ran pre­cios abu­si­vos sin con­trol a las medi­ci­nas e insu­mos médi­cos. Es el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral a ultran­za que se sos­tie­ne median­te la repre­sión y el terro­ris­mo de Esta­do.

Nos encon­tra­mos ante esta­dis­tas que no lo son, limi­ta­dos, igno­ran­tes, faná­ti­cos fun­da­men­ta­lis­tas de la polí­ti­ca, ado­ra­do­res del odio, inca­pa­ces de hacer fren­te a las adver­si­da­des por­que sólo están pen­san­do en las pér­di­das eco­nó­mi­cas que gene­ra­rá la pan­de­mia, no en los seres huma­nos que solo espe­ran que se con­si­de­re en serio el dere­cho a la vida tal como está con­sa­gra­do en el artícu­lo 3 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos.

Duran­te la segun­da gue­rra mun­dial, ver­da­de­ros líde­res, enemi­gos ideo­ló­gi­cos acé­rri­mos como José Sta­lin de la Unión Sovié­ti­ca, Wins­ton Chur­chill de Gran Bre­ta­ña y Fran­klin D. Roo­se­velt de Esta­dos Uni­dos fue­ron capa­ces de supe­rar dife­ren­cias para coor­di­nar de con­jun­to el enfren­ta­mien­to a la bes­tia nazi-fas­cis­ta que ame­na­za­ba como aho­ra a toda la huma­ni­dad. Se reu­nie­ron dos veces cara a cara, en diciem­bre de 1943 en Tehe­rán y en enero de 1945 en Yal­ta y en medio de las anta­gó­ni­cas con­tra­dic­cio­nes pro­pias de las ideo­lo­gías que pro­fe­sa­ban logra­ron su come­ti­do, algo que pare­cie­ra impo­si­ble hoy cuan­do las reunio­nes que se rea­li­zan, son ses­ga­das polí­ti­ca­men­te. Expre­sión pro­pia de men­tes medio­cres y peque­ñas que gobier­nan en estos tiem­pos.

Hoy, cuan­do Chi­na ha logra­do con­te­ner la pan­de­mia se apres­ta a ayu­dar a otros a enfren­tar­la y supe­rar­la con la mis­ma efi­ca­cia. No están pre­gun­tan­do cuál es la orien­ta­ción polí­ti­ca de sus gobier­nos, el supre­mo inte­rés de la huma­ni­dad está pri­me­ro. Es algo inhe­ren­te al pue­blo chino. De mi recien­te libro “Chi­na en el siglo XXI. El des­per­tar de un gigan­te” extrai­go lo siguien­te: “Algu­nas de las ideas fun­da­men­ta­les sem­bra­das por Con­fu­cio en Ana­lec­tas tie­nen rela­ción con el pla­cer de poner en prác­ti­ca lo que se ha apren­di­do, así como el delei­te que sig­ni­fi­ca reci­bir a un ami­go, la con­se­cu­ción de una supe­rio­ri­dad moral cuan­do el hom­bre no se sien­te ofen­di­do si otros no lo apre­cian, el recha­zo a la zala­me­ría y las acti­tu­des fin­gi­das, la feli­ci­dad que se pue­de tener sien­do pobre o la del hom­bre rico que es edu­ca­do”.

En otro plano, para enten­der como Chi­na ha enfren­ta­do esta pan­de­mia hay que saber que la noción de Xiao (pie­dad filial) en Con­fu­cio está vin­cu­la­da con otra que se rela­cio­na con el Ren, es decir el “amor a la huma­ni­dad”, o dicho de otra mane­ra el amor uni­ver­sal, que a su vez comien­za a ser efec­ti­vo con la acep­ta­ción y pues­ta en prác­ti­ca del Xiao. Esto es lo que hace que Chi­na entien­da como un deber ayu­dar a los otros, sin los cálcu­los eco­nó­mi­cos o de lucro que hacen las empre­sas y los gobier­nos capi­ta­lis­tas.

El con­cep­to con­fu­ciano de pie­dad filial (xiao) es inter­pre­ta­do como la rela­ción más impor­tan­te entre los hom­bres, es decir el víncu­lo con los padres y con el lugar don­de se nace, toda vez que ellos son ina­mo­vi­bles, en la medi­da de lo cual solo que­da com­pren­der y cul­ti­var estas rela­cio­nes como valor supre­mo.

Con­fu­cio con­si­de­ra­ba que el que gobier­na debe tra­tar a los gober­na­dos como hijos y el gober­na­do como padre a la auto­ri­dad. Ese sen­ti­do de res­pe­to a la auto­ri­dad es el que per­mi­tió al gobierno de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na impo­ner drás­ti­cas medi­das de con­trol sin que se hayan pro­du­ci­do des­ma­nes, des­obe­dien­cia o alte­ra­cio­nes socia­les, todo lo cual faci­li­tó la lucha con­tra la pan­de­mia.

Esta for­ma de com­por­tar­se es tam­bién expre­sión de un para­dig­ma supe­rior de com­por­ta­mien­to humano, el pen­sa­mien­to con­fu­ciano en su con­jun­ción con la ideo­lo­gía cien­tí­fi­ca mar­xis­ta pre­sen­te en el gobierno y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na han crea­do un mode­lo de socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des pro­pias que está ven­cien­do al virus y se apres­ta a ayu­dar al res­to de la huma­ni­dad a derro­tar­lo en otras lati­tu­des y lon­gi­tu­des.

No hay cálcu­lo eco­nó­mi­co, no hay mira­das de sos­la­yo al cre­ci­mien­to del PIB, no hay res­guar­do de las ganan­cias de las empre­sas como ele­men­tos prio­ri­ta­rios. Chi­na dijo “lo pri­me­ro es la salud de nues­tro pue­blo” des­pués nos preo­cu­pa­re­mos de la eco­no­mía. Los ayu­da su capa­ci­dad de pen­sar a lar­go pla­zo pri­vi­le­gian­do el fac­tor humano como cen­tro del queha­cer del gobierno y del par­ti­do.

Se podría resu­mir en las pala­bras de Alek­san­dar Vucic pre­si­den­te de Ser­bia quien con gran pesa­dum­bre expre­só que: “Los úni­cos que pue­den ayu­dar­nos en esta difí­cil situa­ción son los chi­nos. Aho­ra ya todos se die­ron cuen­ta de que la gran soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal no exis­te, la soli­da­ri­dad euro­pea no exis­te, era un cuen­to de hadas sobre el papel. Hoy envié una car­ta espe­cial, por­que tene­mos gran­des expec­ta­ti­vas y altas espe­ran­zas en los úni­cos que pue­den ayu­dar­nos en esta difí­cil situa­ción y ellos son los diri­gen­tes de Chi­na. Pedi­mos a Chi­na de todo inclu­so que nos envíen per­so­nal médi­co…”

La soli­da­ri­dad no exis­te ni podrá exis­tir en una socie­dad basa­da en los valo­res del indi­vi­dua­lis­mo, el con­su­mis­mo, el egoís­mo y la ganan­cia como for­mas de rea­li­za­ción huma­na, no exis­ti­rá mien­tas lo mate­rial pri­me sobre lo espi­ri­tual, el oscu­ran­tis­mo intere­sa­do en man­te­ner a la gen­te igno­ran­te por enci­ma de la cien­cia y la medio­cri­dad sobre el cono­ci­mien­to y la cul­tu­ra. El capi­ta­lis­mo nun­ca ha sido y nun­ca será supe­rior al socia­lis­mo. La lucha con­tra el coro­na­vi­rus lo está demos­tran­do.

De mane­ra mucho más modes­ta, pero no menos impor­tan­te, en nues­tra región, Cuba sigue dan­do ejem­plos de supe­rio­ri­dad moral y de su desa­rro­llo cien­tí­fi­co a pesar de seis déca­das de inhu­mano blo­queo. La visión estra­té­gi­ca del Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro quien en medio de todas las adver­si­da­des enten­dió mucho antes que cual­quie­ra que la caren­cia de recur­sos natu­ra­les, debía lle­var a Cuba a desa­rro­llar pre­fe­ren­te­men­te su recur­so humano, le per­mi­tió trans­for­mar­se en una poten­cia cien­tí­fi­ca y médi­ca que no sólo per­mi­te man­te­ner están­da­res de salud pro­pias de los paí­ses del pri­mer mun­do sino que tam­bién es capaz de “expor­tar” salud como nue­va­men­te se está vien­do en el enfren­ta­mien­to de esta pan­de­mia.

El fár­ma­co cuba­na Inter­fe­ron alfa-2b ha mos­tra­do su efi­ca­cia en Chi­na, pero una vez más la gue­rra del capi­ta­lis­mo con­tra la huma­ni­dad impi­de que este medi­ca­men­to, pro­duc­to de los labo­ra­to­rios cuba­nos, pue­da ampliar su espec­tro y ser­vir a toda la huma­ni­dad. Para Esta­dos Uni­dos es pre­fe­ri­ble que mue­ran ciu­da­da­nos a acep­tar que Cuba tie­ne capa­ci­dad de enfren­tar esta pan­de­mia exi­to­sa­men­te en su terri­to­rio y fue­ra de él.

La supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo ha hecho posi­ble que esta peque­ña isla –por tama­ño- gigan­te por su dimen­sión huma­na asu­ma res­pon­sa­bi­li­da­des en apo­yo a otros como se ha veri­fi­ca­do en la acep­ta­ción del des­em­bar­co de los pasa­je­ros del cru­ce­ro bri­tá­ni­co Brae­mar, aun sabien­do que tie­ne 5 pasa­je­ros con­ta­mi­na­dos con coro­na­vi­rus y otros 40 con sos­pe­cha de tener­lo.

No se sabe como ter­mi­na­rá esta gue­rra, pero el mun­do está vivien­do trans­for­ma­cio­nes para­dig­má­ti­cas que pon­drán a prue­ba la con­di­ción huma­na, el mun­do ya no será igual, los hom­bres y muje­res de bue­na volun­tad ten­drán que sacar sus pro­pias con­clu­sio­nes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *