Chi­le. La lide­re­sa social Ber­na Cas­tro ha muer­to: tem­prano hace la Min­ga del des­per­tar de los pue­blos

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​19 de mar­zo de 2020

Ber­ta Cas­tro Rojas es el nom­bre que se alzó esta tar­de, en el barrio Lo Ova­lle, Zona Sur de San­tia­go.

Mariano, Don Raúl, Her­mi­nia, ñaña Nico­la­sa, Arca­dia y Don Mario la pasa­ron a bus­car muy tem­prano.

Te infor­mo, la madru­ga­da del 18 de mar­zo falle­ció de un infar­to Ber­na Cas­tro Rojas, la Ber­na, sí, falle­ció, recién jubi­la­da, sien­do tra­ba­ja­do­ra hos­pi­ta­la­ria, doc­to­ra , psi­quia­tra, la mujer más gran­de en espí­ri­tu y volun­tad con que hemos com­par­ti­do la vida.

Ber­na ha falle­ci­do. Corre la voz.

Su sepe­lio se reali­zó en el Cemen­te­rio Gene­ral a las 13.00. Rue­go com­pren­sión en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Siem­pre esta­rá con noso­tros con su pala­bra, su voz, su ter­nu­ra y su irre­duc­ti­ble ejem­plo y acti­tud ante la vida, resis­ten­cia y lucha. Nos acom­pa­ñan en el paso de las tinie­blas neo­li­be­ra­les a la luz de la libe­ra­ción. Lle­ga­ron más de un cen­te­nar de veci­nos a la parro­quia San­ta Cla­ra, de diver­sa comu­nas de la zona sur, diri­gen­tes sin­di­ca­les y com­pa­ñe­ros de las Fenats base del Hos­pi­tal Flo­ri­da, de la cual ella era su pre­si­den­ta, del la Fenats del Sóte­ro del Río, y de la Aprus del Sóte­ro, e inclu­si­ve repre­sen­tan­tes de la resis­ten­cia mapu­che lle­ga­ron a ver a La Ber­na, quien para los terrí­co­las se dur­mió, aun­que había movi­li­za­do todas sus fuer­zas para el des­per­tar de los Pue­blos.

Ella se que­dó dor­mi­da por la madru­ga­da, en la casa que com­par­tía con toda su fami­lia en la comu­na de San Miguel, más de 12 per­so­nas, una fami­lia exten­di­da del 2020. Recién jubi­la­da, con sus 30 años de ser­vi­cio en el sec­tor públi­co, y $400 mil pesos decre­cien­tes para el res­to de su vida, fue­ron tres meses exac­tos. Lue­go de ser­vir como médi­ca psi­quia­tra, epi­de­mió­lo­ga, salu­bris­ta, médi­ca de aten­ción pri­ma­ria y direc­ti­vo supe­rior del MINSAL, Ber­na, una mujer bají­si­ma, de bra­zos y pier­nas bre­ves, con unos her­mo­sos ojos ver­do­sos y un voza­rrón fir­me.

Mujer de vas­ta y rica cul­tu­ra, siem­pre, siem­pre un libro en su car­te­ra o en sus manos, sal­vo cuan­do le toca­ba con­du­cir mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res y sin­di­ca­les, o cuan­do niña y joven par­ti­ci­pa­ba de la accio­nes pas­to­ra­les y estu­dian­ti­les. Lejos del ale­ga­to sim­plón, o de la cha­pu­ce­ría con­cep­tual post­mo­der­na su queha­cer fue siem­pre la obser­va­ción par­ti­ci­pan­te, “pal­pi­tan­te, sen­ti­pen­san­te”, el regis­tro minu­cio­so de con­duc­tas y dis­cur­sos de los inter­lo­cu­to­res, el estu­dio de leyes, el cono­ci­mien­to cer­cano del qué hacer del movi­mien­to social y el ata­que furi­bun­do al lucro, a la impu­ni­dad y al abu­so de los sir­vien­tes de la oli­gar­quía y en par­ti­cu­lar al actuar de los par­ti­dos polí­ti­cos lla­ma­dos demo­crá­ti­cos.

Ber­na es hija del esfuer­zo y el rigor, toda su fami­lia tra­ba­ja para vivir. Hija de Hugo Cas­tro ‑un emplea­do fis­cal, auto­di­dac­ta, bri­llan­te, comu­nis­ta de ver­dad, ami­go de sus ami­gos has­ta dar la vida si fue­se nece­sa­rio, hoy jubi­la­do que reci­be poco más de 200 mil pesos‑, y de Ber­na ‑una pro­fe­so­ra tam­bién jubi­la­da con escuá­li­dos 70 mil pesos de pensión‑, cató­li­ca, for­ma­da en la anti­gua pon­ti­ca­to en los años 50, lue­go de la revuel­ta del 2 de abril de 1957, Ber­na , la seño­ri­ta de las mon­jas ingle­sas se empa­re­jó con ese joven comu­nis­ta y con­for­ma­ron la fami­lia Cas­tro Rojas.

Ber­na fue la mayor de tres her­ma­nos. Vivió su niñez en el siem­pre com­ba­ti­vo sec­tor de Ave­ni­da La Feria, en el sec­tor 1 de la pobla­ción Dávi­la. Ahí, a la fami­lia solía unir­se una paren­te­la tan exten­sa como varia­da. Había mili­ta­res, cató­li­cos con­ser­va­do­res, izquier­dis­tas duros, falan­gis­tas, dere­chis­tas y lai­cos sin mili­tan­cia. Ade­más de Don Pepo­ne y Don Cami­lo, el rom­pón y la chan­fai­na.

Con­ver­ti­da en una sede de encuen­tros, la resi­den­cia era lugar pro­pi­cio para deba­tes, aná­li­sis y duros enfren­ta­mien­tos entre la paren­te­la que solía deba­tir siem­pre cer­ca de algu­nas car­nes y lico­res, como fue pro­pio de los tiem­pos de la revo­lu­ción con vino tin­to y empa­na­das. Y por ahí cer­ca siem­pre esta­ba La Ber­na. Miran­do, obser­van­do, escu­chan­do acti­va­men­te. En reali­dad, la niña dis­fru­ta­ba con ese espec­tácu­lo del ver­bo y las emo­cio­nes que se gene­ra­ban cuan­do la casa se lle­na­ba. Por eso, en vez de estar en la pie­za, jugan­do con muñe­cas o hacien­do imi­ta­cio­nes de una sesión de teci­to infan­til, ella esta­ba dan­do vuel­tas por ahí. Obser­van­do, regis­tran­do, y tími­da­men­te apren­dien­do a pre­gun­tar. Y si se dor­mía, no era con músi­ca infan­til en su pie­za, sino en medio de los parien­tes con la melo­día de las áspe­ras dis­cu­sio­nes entre Allen­dis­tas y Demó­cra­ta Cris­tia­nos.

Tenía 12 años cuan­do la fami­lia se mudó a las cer­ca­nías del para­de­ro 18 de Gran Ave­ni­da. A la míti­ca Pobla­ción Lo Ova­lle. La peque­ña era alum­na del Cole­gio Cora­zón de María. La «chi­ca «, como le decían, era una alum­na ener­van­te­men­te matea. Su mun­do de silen­cio y obser­va­ción esta­ba siem­pre coro­na­do con las mejo­res notas del cur­so. Si no tenía un 7, enton­ces la idea de fra­ca­so apa­re­cía de inme­dia­to. Con­ver­ti­do en una obse­sión, su mun­do rara vez se expan­día más allá de la exce­len­cia aca­dé­mi­ca. Cero depor­tis­ta, sus movi­mien­tos más brus­cos esta­ban ape­nas en algu­nas dispu­tas de ping-pong, que has­ta hace pocos meses prac­ti­ca­ba. Enton­ces, la esco­lar era una chi­qui­lla for­mal, ami­ga de la bue­na ves­ti­men­ta. Guan­tes y som­bre­ros solían acom­pa­ñar su ropa­je. La Ber­na era una diva y una esce­na, lle­na de buen gus­to y dul­zu­ra.

Eso sí, su amo­río por los libros fue siem­pre supe­rior. Así, por ejem­plo la dis­yun­ti­va entre ele­gir un ves­ti­do o un tex­to siem­pre se resol­vía a favor del libro. Nerd sería la eti­que­ta que le col­ga­rían hoy, solo que las invi­ta­cio­nes seduc­to­ras le llo­vían, los ratos libres de la ado­les­cen­te se repar­tían entre Weber, Dos­toievs­ki y poe­mas de Pablo de Roc­ka, la Biblia y Marx, Car­los Marx, y toda la lite­ra­tu­ra de la Qui­man­tú, edi­to­rial Hori­zon­te y Aus­tral, que su padre o los tíos del par­ti­do com­par­tían. Par­ti­ci­pa­ba en la pas­to­ral de cole­gio “Cora­zón de María” y en el Deca­na­to Sur. A fines de 1978, se le enco­mien­da jun­to a otros jóve­nes tras­la­dar­se fue­ra de San­tia­go, al cam­po, a Lon­quén, a Los Hor­nos de Lon­quén, para pro­te­ger­los en esos días de diciem­bre del posi­ble saqueo y des­truc­ción de los orga­nis­mos de la segu­ri­dad del Esta­do de Chi­le, sitio don­de fue­ron des­cu­bier­tos alre­de­dor de 15 cuer­pos cal­ci­na­dos corres­pon­dien­tes a los cam­pe­si­nos de Isla de Mai­po. Y ahí esta­ba la Ber­na. ¿Dón­de esta­bas tú, fari­seo?, fue su inter­pe­la­ción a los demó­cra­ta cris­tia­nos.

Ber­na que­ría ser médi­ca, la bue­na prue­ba que dio para ingre­sar a la uni­ver­si­dad la dejó ape­nas a 9 pues­tos de poder ingre­sar a medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Enton­ces, deci­dió entrar a obs­te­tri­cia. Eran años de Dic­ta­du­ra en la U de Chi­le. 1979. El movi­mien­to estu­dian­til ape­nas esta­ba comen­zan­do a alzar la voz que exhi­bi­ría años des­pués. Por enton­ces, las cosas eran muy dife­ren­tes y la uni­ver­si­dad se pare­cía más a un liceo bajo con­trol que a un espa­cio de aper­tu­ra y dis­cu­sión polí­ti­ca. La pri­me­ra com­pli­ca­ción la tuvo cuan­do se le ocu­rrió ingre­sar a la escue­la unos ins­tru­men­tos musi­ca­les «arte­sas», cla­ra evi­den­cia de la mili­tan­cia de izquier­da de los que los toca­ran o escu­cha­ran.

Des­de el cole­gio Ber­na venía cul­ti­van­do un cre­cien­te poten­cial de lide­raz­go que, al lle­gar a la uni­ver­si­dad, se acre­cen­tó aún más. El año 79 dio otra vez la prue­ba de apti­tud aca­dé­mi­ca y ahí sí que ingre­só sin pro­ble­ma a medi­ci­na, sien­do nue­va­men­te pun­ta­je nacio­nal. Por enton­ces, la estu­dian­te era una cer­ca­na más a la pas­to­ral que a la JDC. Varios ele­men­tos ayu­da­ron a esa cer­ca­nía: su fami­lia cono­cía y par­ti­ci­pa­ba des­de hacía tiem­po en las acti­vi­da­des lide­ra­das por Don Raúl Sil­va Hen­rí­quez, ella mis­ma par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de la pas­to­ral uni­ver­si­ta­ria y bue­na par­te de su tra­ba­jo social fue­ra de la «U» esta­ba liga­do a las comu­ni­da­des de cris­tia­nos de base de la Zona Sur, en las que el mul­ti­ver­so de lai­cos y cris­tia­nos tenían como prác­ti­ca vital la lucha por una vida dig­na.

Más que DC, lo de la Ber­na era una cer­ca­nía a la ver­sión más cul­ta del mun­do cató­li­co de base. Por eso es que se revi­ta­li­za­ba con las lec­tu­ras de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, de Gutié­rrez a Vigó, de Jon Sobrino a Elsa Tamez, y con los tex­tos de Marx. Y el ejem­plo de mon­jas, curas y lai­cos com­pro­me­ti­dos con la vida.

Ber­na fue pre­si­den­ta del 1er cen­tro de alum­nos elec­to demo­crá­ti­ca­men­te en dic­ta­du­ra en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, y par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de la nue­va FECh, sien­do elec­ta como secre­ta­ria gene­ral y ter­ce­ra mayo­ría, en opo­si­ción a la DC (Lub­je­tic), PC (Rovi­ra), PS (Andra­de), cons­ti­tu­yen­do la Fech en el orga­nis­mo que ocu­pa­ría un lugar pri­vi­le­gia­do en los años de opo­si­ción al gobierno oli­gár­qui­co cívi­co mili­tar del Pino­chet-Guz­mán y secua­ces. Es rele­van­te este hecho, pues nin­gún femi­nis­ta lo ha rele­va­do, nin­gu­na fren­te amplis­ta o fren­te angos­ta, pues ella salió elec­ta con los votos de la pas­to­ral uni­ver­si­ta­ria y la izquier­da del MDP.

La Ber­na estu­dian­te tenía cla­ras dos cosas: que­ría ser psi­quia­tra y salu­bris­ta. Siem­pre vin­cu­la­da a lo social, le intri­ga­ba cono­cer los pro­ce­sos liga­dos al fenó­meno de la salud colec­ti­va y que­ría ocu­par­se de los enfer­mos men­ta­les, los que para ella son los más olvi­da­dos, los exclui­dos en el sis­te­ma de salud.

Esta­ba en penúl­ti­mo año cuan­do se enamo­ró de Sil­vio. Tuvo una bellí­si­ma cere­mo­nia de matri­mo­nio. Lue­go tuvo su hija, Cons­tan­za. Enton­ces todo se hizo más difí­cil. Así que la espe­cia­li­za­ción en psi­quia­tría debió espe­rar más de 20 años. Comen­zó a tra­ba­jar en con­sul­to­rios de sec­to­res popu­la­res y en ellos hizo pre­sen­te su voca­ción de cons­truc­to­ra a tra­vés de la for­ma­ción de la actual Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal de Fun­cio­na­rios de la Salud Muni­ci­pa­li­za­da (Con­fu­sam). Son de anto­lo­gía sus enfren­ta­mien­tos ver­ba­les con los cene­tas e Ivan Morei­ra y otros delin­cuen­tes deve­ni­dos hoy en auto­ri­da­des.

Ber­na esta­ba en la DC, fue can­di­da­ta a vice­pre­si­den­ta del par­ti­do por la fac­ción ‘schií­ta’ de la DC jun­to al Chas­cón Orma­zá­bal para pre­si­den­te, a quie­nes los gua­to­nes del ‘gute y la sho­le’ les bir­la­ron la elec­ción. Fue con­ce­ja­la por la DC en La Pin­ta­na, par­ti­ci­pa­ba en el Cole­gio Médi­co y había esta­do dedi­ca­da a ela­bo­rar el plan de modi­fi­ca­ción de salud que se apli­ca­ría en un supues­to gobierno de Ricar­do Lagos. Por eso, cuan­do lle­gó a La Mone­da, Ber­na fue nom­bra­da jefa de gabi­ne­te del enton­ces sub­se­cre­ta­rio de Salud, Ernes­to Benk­he (DC), cla­ro que nun­ca fue jefa de gabi­ne­te. En la prác­ti­ca fue la ter­ce­ra auto­ri­dad del minis­te­rio. Y los tra­ba­ja­do­res del Min­sal y los ser­vi­cios se lo hacían sen­tir a Bache­let minis­tra y a Benk­he sub­se­cre­ta­rio, pues ella repre­sen­tó el con­sen­so de los gre­mios del sec­tor salud para apo­yar al gobierno de Lagos, sim­ple­men­te ella era la jefa.

Pese a haber par­ti­ci­pa­do en una acción de denun­cia públi­ca en el tedeum de 1999 en que se abor­tó la ley de pun­to final de Frei y se denun­ció en pleno tem­plo cate­dral el ase­si­na­to de la joven Clau­dia López. El cagazo fue mayúscu­lo. Miche­lle Bache­let era la minis­tra de Salud de Lagos y ahí fue cuan­do Ber­na cono­ció más de cer­ca a la aho­ra titi­ri­te­ra de la ONU. Ber­na siem­pre la con­si­de­ró a la “Dra. Bache­let” una mujer tra­ba­ja­do­ra, ale­gre, leal con sus equi­pos y ami­ga de los datos téc­ni­cos. Tam­bién fue ahí cuan­do se decep­cio­nó de una refor­ma al sis­te­ma de salud que, para ella, resul­tó menos que insu­fi­cien­te. Y a la par denun­ció, entre otras manio­bras, la famo­sa pre­ben­da de los sobre­suel­dos, crean­do a la Con­cer­ta­ción un pro­ble­ma mayúscu­lo, amén de haber aten­di­do a Gladys Marín en la comi­sa­ría cuan­do esta fue des­alo­ja­da de la sede de San Pablo, gasea­da y gol­pea­da por las fuer­zas del mal, y el cam­pa­men­to de Peña­lo­lén cer­ca­do por el Gope. No sólo dejó el minis­te­rio, sino que aban­do­nó la DC, un 29 de mar­zo dejan­do su renun­cia en el Ser­vel y se acer­có a tran­co segu­ro a posi­cio­nes de izquier­da.

En esos años Ber­na arren­dó casa en San Miguel y nun­ca fue una deu­do­ra habi­ta­cio­nal. Más bien era una tra­ba­ja­do­ra sin casa. ¿Enton­ces cómo lle­gó a la diri­gen­cia del gru­po que se cono­ció más tar­de como And­ha Chi­le? Efec­ti­va­men­te, And­ha Chi­le fue el pri­mer des­te­llo del des­per­tar de masas por allá en el año 2003, lue­go de con­tri­buir a la orga­ni­za­ción del paro pro­tes­ta de agos­to de ese año, don­de ella coor­di­nó y diri­gió con excel­sa fine­sa una reunión sin­di­cal con más de 100 diri­gen­tes que aún se odian entre sí. Fue el pri­mer paso de Uni­dad. Fue una jor­na­da memo­ra­ble. Fue por su tra­ba­jo polí­ti­co como con­ce­ja­la en La Pin­ta­na. Ahí se invo­lu­cró con el tema de las difi­cul­ta­des habi­ta­cio­na­les que vivían los sec­to­res popu­la­res, la fami­lia tra­ba­ja­do­ra vul­ne­ra­da en sus dere­chos. Poco a poco, se fue con­vir­tien­do en el cere­bro orga­ni­za­dor de la ague­rri­da agru­pa­ción. Es cier­to que en aque­llos días los deu­do­res no tuvie­ron una estruc­tu­ra for­mal. Fue Ber­na la que solía enca­be­zar las reunio­nes y acuer­dos, que se con­sen­sua­ron entre dele­ga­dos diri­gen­tes de muchos sec­to­res del gran San­tia­go. Cura­ca­ví, Peña­flor, Puen­te Alto, La Pin­ta­na, Peña­lo­lén, La Flo­ri­da, Buin, San Ber­nar­do. Tam­bién via­jó por el país para encon­trar­se con los deu­do­res inci­pien­te­men­te orga­ni­za­dos en pro­vin­cias. Ber­na actuó como una edu­ca­do­ra. Más que el cho­que fron­tal y la his­te­ria ‑aun­que crea en el valor de la resis­ten­cia y desobe­dien­cia civil‑, a ella le intere­só la ense­ñan­za y con­cien­cia de las fami­lias tra­ba­ja­do­ras, el pro­ce­so del des­per­tar del pro­ta­go­nis­mo popu­lar, blo­quea­do a fines de los 80. Por eso su preo­cu­pa­ción en ins­truir­los a tra­vés de cua­der­nos expli­ca­ti­vos de la reali­dad his­tó­ri­ca de la vivien­da en Chi­le, que asis­tie­ran a char­las de, por ejem­plo, el movi­mien­to sin­di­cal y la edi­ción de un dia­rio de los deu­do­res de sor­pren­den­tes 7 mil ejem­pla­res de tira­je. En eso ocu­pa sus días des­de las 18 horas has­ta pasa­da la media­no­che. Tam­bién los fines de sema­na, cuan­do par­tía con su pare­ja e hijo a reunio­nes que con­su­mie­ron sus días de des­can­so.

Mien­tras tan­to, Ber­na, que no tenía ni auto por esos años, sigue con su sue­ño de cono­cer algún día Vene­cia o París. Solo que lle­ga­ron otras invi­ta­cio­nes, reco­rrer el wall­ma­pu, comu­ni­da­des de cor­di­lle­ra a mar. Reco­rrer los hos­pi­ta­les, y con­sul­to­rios de gran par­te del terri­to­rio del país. Reco­rrer las cár­ce­les, des­de la CAS has­ta la de Osorno. Allí, don­de se puso en cau­ti­ve­rio a los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de la demo­cra­cia y de la resis­ten­cia mapu­che. Todos los esfuer­zos logran la evo­lu­ción de la situa­ción polí­ti­ca. Se empie­za a recon­fi­gu­rar el suje­to polí­ti­co des­de una prác­ti­ca social, no elec­to­ral, al menos esa fue la apues­ta. Pri­me­ro fue Fuer­za Social, lue­go Pode­mos, Poder Demo­crá­ti­co y Social, Fren­te Úni­co del cual Ber­na Cas­tro fue su secre­ta­ria, has­ta que Tellier des­cu­brió que era fac­ti­ble ele­gir un dipu­tado sin mayor con­flic­to con la Con­cer­ta­ción, y el Pode­mos se pasó a deno­mi­nar Jun­tos Pode­mos, y lue­go Jun­tos Pode­mos Más……..la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca se pos­ter­ga­ba una vez más por casi 10 años.

Ber­na habla­ría en el pro­gra­ma de Luis Mesi­na en radio UChi­le este fin de sema­na. Fue entre­vis­ta­da por un pro­gra­ma de Tele­sur en rela­ción a temas de memo­ria y jus­ti­cia Par­ti­ci­pó de las asam­bleas terri­to­ria­les de su comu­na. En la CNT No más Afp; en la Coor­di­na­do­ra de Fenats base, y deja­ría en pocos meses su Fenats base Dra Eloí­sa Díaz del Hos­pi­tal La Flo­ri­da, pues ya había jubi­la­do.

Sus preo­cu­pa­cio­nes inme­dia­tas fue­ron los jóve­nes pre­sos, su salud men­tal y físi­ca, la repre­sión, las manio­bras dis­trac­to­ras y repre­si­vas del blo­que oli­gár­qui­co. Insis­tía en el vira­je total de víc­ti­mas a repre­sa­lia­dos por el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía, de los dere­chos, de la demo­cra­cia, fren­te a la vic­ti­mo­lo­gía, la ganan­cia­li­dad, y la impu­ni­dad que abre paso al abu­so y al lucro.

Ber­na, hija, her­ma­na , madre, mujer eman­ci­pa­da…. sobre todo com­pa­ñe­ra, com­pu lam­nieng…. Ber­na no muere….La Ber­na resis­te y lucha con noso­tros hacien­do, comu­ni­can­do, edu­can­do, cons­tru­yen­do la nue­va demo­cra­cia, el poder popu­lar que pre­fi­gu­ró con su práctica…La Ber­na no nos deja­rá clau­di­car… Ber­na es y será vida y luz por siem­pre.

Ano­che Mariano, Don Raúl, Her­mi­nia, ñaña Nico­la­sa, Arca­dia y Don Mario la pasa­ron a bus­car muy tem­prano para hacer la Min­ga del des­per­tar del espí­ri­tu entre los pue­blos.

GM

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: