Chi­le. La lide­re­sa social Ber­na Cas­tro ha muer­to: tem­prano hace la Min­ga del des­per­tar de los pue­blos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​19 de mar­zo de 2020

Ber­ta Cas­tro Rojas es el nom­bre que se alzó esta tar­de, en el barrio Lo Ova­lle, Zona Sur de San­tia­go.

Mariano, Don Raúl, Her­mi­nia, ñaña Nico­la­sa, Arca­dia y Don Mario la pasa­ron a bus­car muy tem­prano.

Te infor­mo, la madru­ga­da del 18 de mar­zo falle­ció de un infar­to Ber­na Cas­tro Rojas, la Ber­na, sí, falle­ció, recién jubi­la­da, sien­do tra­ba­ja­do­ra hos­pi­ta­la­ria, doc­to­ra , psi­quia­tra, la mujer más gran­de en espí­ri­tu y volun­tad con que hemos com­par­ti­do la vida.

Ber­na ha falle­ci­do. Corre la voz.

Su sepe­lio se reali­zó en el Cemen­te­rio Gene­ral a las 13.00. Rue­go com­pren­sión en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Siem­pre esta­rá con noso­tros con su pala­bra, su voz, su ter­nu­ra y su irre­duc­ti­ble ejem­plo y acti­tud ante la vida, resis­ten­cia y lucha. Nos acom­pa­ñan en el paso de las tinie­blas neo­li­be­ra­les a la luz de la libe­ra­ción. Lle­ga­ron más de un cen­te­nar de veci­nos a la parro­quia San­ta Cla­ra, de diver­sa comu­nas de la zona sur, diri­gen­tes sin­di­ca­les y com­pa­ñe­ros de las Fenats base del Hos­pi­tal Flo­ri­da, de la cual ella era su pre­si­den­ta, del la Fenats del Sóte­ro del Río, y de la Aprus del Sóte­ro, e inclu­si­ve repre­sen­tan­tes de la resis­ten­cia mapu­che lle­ga­ron a ver a La Ber­na, quien para los terrí­co­las se dur­mió, aun­que había movi­li­za­do todas sus fuer­zas para el des­per­tar de los Pue­blos.

Ella se que­dó dor­mi­da por la madru­ga­da, en la casa que com­par­tía con toda su fami­lia en la comu­na de San Miguel, más de 12 per­so­nas, una fami­lia exten­di­da del 2020. Recién jubi­la­da, con sus 30 años de ser­vi­cio en el sec­tor públi­co, y $400 mil pesos decre­cien­tes para el res­to de su vida, fue­ron tres meses exac­tos. Lue­go de ser­vir como médi­ca psi­quia­tra, epi­de­mió­lo­ga, salu­bris­ta, médi­ca de aten­ción pri­ma­ria y direc­ti­vo supe­rior del MINSAL, Ber­na, una mujer bají­si­ma, de bra­zos y pier­nas bre­ves, con unos her­mo­sos ojos ver­do­sos y un voza­rrón fir­me.

Mujer de vas­ta y rica cul­tu­ra, siem­pre, siem­pre un libro en su car­te­ra o en sus manos, sal­vo cuan­do le toca­ba con­du­cir mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res y sin­di­ca­les, o cuan­do niña y joven par­ti­ci­pa­ba de la accio­nes pas­to­ra­les y estu­dian­ti­les. Lejos del ale­ga­to sim­plón, o de la cha­pu­ce­ría con­cep­tual post­mo­der­na su queha­cer fue siem­pre la obser­va­ción par­ti­ci­pan­te, “pal­pi­tan­te, sen­ti­pen­san­te”, el regis­tro minu­cio­so de con­duc­tas y dis­cur­sos de los inter­lo­cu­to­res, el estu­dio de leyes, el cono­ci­mien­to cer­cano del qué hacer del movi­mien­to social y el ata­que furi­bun­do al lucro, a la impu­ni­dad y al abu­so de los sir­vien­tes de la oli­gar­quía y en par­ti­cu­lar al actuar de los par­ti­dos polí­ti­cos lla­ma­dos demo­crá­ti­cos.

Ber­na es hija del esfuer­zo y el rigor, toda su fami­lia tra­ba­ja para vivir. Hija de Hugo Cas­tro ‑un emplea­do fis­cal, auto­di­dac­ta, bri­llan­te, comu­nis­ta de ver­dad, ami­go de sus ami­gos has­ta dar la vida si fue­se nece­sa­rio, hoy jubi­la­do que reci­be poco más de 200 mil pesos‑, y de Ber­na ‑una pro­fe­so­ra tam­bién jubi­la­da con escuá­li­dos 70 mil pesos de pensión‑, cató­li­ca, for­ma­da en la anti­gua pon­ti­ca­to en los años 50, lue­go de la revuel­ta del 2 de abril de 1957, Ber­na , la seño­ri­ta de las mon­jas ingle­sas se empa­re­jó con ese joven comu­nis­ta y con­for­ma­ron la fami­lia Cas­tro Rojas.

Ber­na fue la mayor de tres her­ma­nos. Vivió su niñez en el siem­pre com­ba­ti­vo sec­tor de Ave­ni­da La Feria, en el sec­tor 1 de la pobla­ción Dávi­la. Ahí, a la fami­lia solía unir­se una paren­te­la tan exten­sa como varia­da. Había mili­ta­res, cató­li­cos con­ser­va­do­res, izquier­dis­tas duros, falan­gis­tas, dere­chis­tas y lai­cos sin mili­tan­cia. Ade­más de Don Pepo­ne y Don Cami­lo, el rom­pón y la chan­fai­na.

Con­ver­ti­da en una sede de encuen­tros, la resi­den­cia era lugar pro­pi­cio para deba­tes, aná­li­sis y duros enfren­ta­mien­tos entre la paren­te­la que solía deba­tir siem­pre cer­ca de algu­nas car­nes y lico­res, como fue pro­pio de los tiem­pos de la revo­lu­ción con vino tin­to y empa­na­das. Y por ahí cer­ca siem­pre esta­ba La Ber­na. Miran­do, obser­van­do, escu­chan­do acti­va­men­te. En reali­dad, la niña dis­fru­ta­ba con ese espec­tácu­lo del ver­bo y las emo­cio­nes que se gene­ra­ban cuan­do la casa se lle­na­ba. Por eso, en vez de estar en la pie­za, jugan­do con muñe­cas o hacien­do imi­ta­cio­nes de una sesión de teci­to infan­til, ella esta­ba dan­do vuel­tas por ahí. Obser­van­do, regis­tran­do, y tími­da­men­te apren­dien­do a pre­gun­tar. Y si se dor­mía, no era con músi­ca infan­til en su pie­za, sino en medio de los parien­tes con la melo­día de las áspe­ras dis­cu­sio­nes entre Allen­dis­tas y Demó­cra­ta Cris­tia­nos.

Tenía 12 años cuan­do la fami­lia se mudó a las cer­ca­nías del para­de­ro 18 de Gran Ave­ni­da. A la míti­ca Pobla­ción Lo Ova­lle. La peque­ña era alum­na del Cole­gio Cora­zón de María. La «chi­ca «, como le decían, era una alum­na ener­van­te­men­te matea. Su mun­do de silen­cio y obser­va­ción esta­ba siem­pre coro­na­do con las mejo­res notas del cur­so. Si no tenía un 7, enton­ces la idea de fra­ca­so apa­re­cía de inme­dia­to. Con­ver­ti­do en una obse­sión, su mun­do rara vez se expan­día más allá de la exce­len­cia aca­dé­mi­ca. Cero depor­tis­ta, sus movi­mien­tos más brus­cos esta­ban ape­nas en algu­nas dispu­tas de ping-pong, que has­ta hace pocos meses prac­ti­ca­ba. Enton­ces, la esco­lar era una chi­qui­lla for­mal, ami­ga de la bue­na ves­ti­men­ta. Guan­tes y som­bre­ros solían acom­pa­ñar su ropa­je. La Ber­na era una diva y una esce­na, lle­na de buen gus­to y dul­zu­ra.

Eso sí, su amo­río por los libros fue siem­pre supe­rior. Así, por ejem­plo la dis­yun­ti­va entre ele­gir un ves­ti­do o un tex­to siem­pre se resol­vía a favor del libro. Nerd sería la eti­que­ta que le col­ga­rían hoy, solo que las invi­ta­cio­nes seduc­to­ras le llo­vían, los ratos libres de la ado­les­cen­te se repar­tían entre Weber, Dos­toievs­ki y poe­mas de Pablo de Roc­ka, la Biblia y Marx, Car­los Marx, y toda la lite­ra­tu­ra de la Qui­man­tú, edi­to­rial Hori­zon­te y Aus­tral, que su padre o los tíos del par­ti­do com­par­tían. Par­ti­ci­pa­ba en la pas­to­ral de cole­gio “Cora­zón de María” y en el Deca­na­to Sur. A fines de 1978, se le enco­mien­da jun­to a otros jóve­nes tras­la­dar­se fue­ra de San­tia­go, al cam­po, a Lon­quén, a Los Hor­nos de Lon­quén, para pro­te­ger­los en esos días de diciem­bre del posi­ble saqueo y des­truc­ción de los orga­nis­mos de la segu­ri­dad del Esta­do de Chi­le, sitio don­de fue­ron des­cu­bier­tos alre­de­dor de 15 cuer­pos cal­ci­na­dos corres­pon­dien­tes a los cam­pe­si­nos de Isla de Mai­po. Y ahí esta­ba la Ber­na. ¿Dón­de esta­bas tú, fari­seo?, fue su inter­pe­la­ción a los demó­cra­ta cris­tia­nos.

Ber­na que­ría ser médi­ca, la bue­na prue­ba que dio para ingre­sar a la uni­ver­si­dad la dejó ape­nas a 9 pues­tos de poder ingre­sar a medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Enton­ces, deci­dió entrar a obs­te­tri­cia. Eran años de Dic­ta­du­ra en la U de Chi­le. 1979. El movi­mien­to estu­dian­til ape­nas esta­ba comen­zan­do a alzar la voz que exhi­bi­ría años des­pués. Por enton­ces, las cosas eran muy dife­ren­tes y la uni­ver­si­dad se pare­cía más a un liceo bajo con­trol que a un espa­cio de aper­tu­ra y dis­cu­sión polí­ti­ca. La pri­me­ra com­pli­ca­ción la tuvo cuan­do se le ocu­rrió ingre­sar a la escue­la unos ins­tru­men­tos musi­ca­les «arte­sas», cla­ra evi­den­cia de la mili­tan­cia de izquier­da de los que los toca­ran o escu­cha­ran.

Des­de el cole­gio Ber­na venía cul­ti­van­do un cre­cien­te poten­cial de lide­raz­go que, al lle­gar a la uni­ver­si­dad, se acre­cen­tó aún más. El año 79 dio otra vez la prue­ba de apti­tud aca­dé­mi­ca y ahí sí que ingre­só sin pro­ble­ma a medi­ci­na, sien­do nue­va­men­te pun­ta­je nacio­nal. Por enton­ces, la estu­dian­te era una cer­ca­na más a la pas­to­ral que a la JDC. Varios ele­men­tos ayu­da­ron a esa cer­ca­nía: su fami­lia cono­cía y par­ti­ci­pa­ba des­de hacía tiem­po en las acti­vi­da­des lide­ra­das por Don Raúl Sil­va Hen­rí­quez, ella mis­ma par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de la pas­to­ral uni­ver­si­ta­ria y bue­na par­te de su tra­ba­jo social fue­ra de la «U» esta­ba liga­do a las comu­ni­da­des de cris­tia­nos de base de la Zona Sur, en las que el mul­ti­ver­so de lai­cos y cris­tia­nos tenían como prác­ti­ca vital la lucha por una vida dig­na.

Más que DC, lo de la Ber­na era una cer­ca­nía a la ver­sión más cul­ta del mun­do cató­li­co de base. Por eso es que se revi­ta­li­za­ba con las lec­tu­ras de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, de Gutié­rrez a Vigó, de Jon Sobrino a Elsa Tamez, y con los tex­tos de Marx. Y el ejem­plo de mon­jas, curas y lai­cos com­pro­me­ti­dos con la vida.

Ber­na fue pre­si­den­ta del 1er cen­tro de alum­nos elec­to demo­crá­ti­ca­men­te en dic­ta­du­ra en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, y par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de la nue­va FECh, sien­do elec­ta como secre­ta­ria gene­ral y ter­ce­ra mayo­ría, en opo­si­ción a la DC (Lub­je­tic), PC (Rovi­ra), PS (Andra­de), cons­ti­tu­yen­do la Fech en el orga­nis­mo que ocu­pa­ría un lugar pri­vi­le­gia­do en los años de opo­si­ción al gobierno oli­gár­qui­co cívi­co mili­tar del Pino­chet-Guz­mán y secua­ces. Es rele­van­te este hecho, pues nin­gún femi­nis­ta lo ha rele­va­do, nin­gu­na fren­te amplis­ta o fren­te angos­ta, pues ella salió elec­ta con los votos de la pas­to­ral uni­ver­si­ta­ria y la izquier­da del MDP.

La Ber­na estu­dian­te tenía cla­ras dos cosas: que­ría ser psi­quia­tra y salu­bris­ta. Siem­pre vin­cu­la­da a lo social, le intri­ga­ba cono­cer los pro­ce­sos liga­dos al fenó­meno de la salud colec­ti­va y que­ría ocu­par­se de los enfer­mos men­ta­les, los que para ella son los más olvi­da­dos, los exclui­dos en el sis­te­ma de salud.

Esta­ba en penúl­ti­mo año cuan­do se ena­mo­ró de Sil­vio. Tuvo una bellí­si­ma cere­mo­nia de matri­mo­nio. Lue­go tuvo su hija, Cons­tan­za. Enton­ces todo se hizo más difí­cil. Así que la espe­cia­li­za­ción en psi­quia­tría debió espe­rar más de 20 años. Comen­zó a tra­ba­jar en con­sul­to­rios de sec­to­res popu­la­res y en ellos hizo pre­sen­te su voca­ción de cons­truc­to­ra a tra­vés de la for­ma­ción de la actual Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal de Fun­cio­na­rios de la Salud Muni­ci­pa­li­za­da (Con­fu­sam). Son de anto­lo­gía sus enfren­ta­mien­tos ver­ba­les con los cene­tas e Ivan Morei­ra y otros delin­cuen­tes deve­ni­dos hoy en auto­ri­da­des.

Ber­na esta­ba en la DC, fue can­di­da­ta a vice­pre­si­den­ta del par­ti­do por la fac­ción ‘schií­ta’ de la DC jun­to al Chas­cón Orma­zá­bal para pre­si­den­te, a quie­nes los gua­to­nes del ‘gute y la sho­le’ les bir­la­ron la elec­ción. Fue con­ce­ja­la por la DC en La Pin­ta­na, par­ti­ci­pa­ba en el Cole­gio Médi­co y había esta­do dedi­ca­da a ela­bo­rar el plan de modi­fi­ca­ción de salud que se apli­ca­ría en un supues­to gobierno de Ricar­do Lagos. Por eso, cuan­do lle­gó a La Mone­da, Ber­na fue nom­bra­da jefa de gabi­ne­te del enton­ces sub­se­cre­ta­rio de Salud, Ernes­to Benkhe (DC), cla­ro que nun­ca fue jefa de gabi­ne­te. En la prác­ti­ca fue la ter­ce­ra auto­ri­dad del minis­te­rio. Y los tra­ba­ja­do­res del Min­sal y los ser­vi­cios se lo hacían sen­tir a Bache­let minis­tra y a Benkhe sub­se­cre­ta­rio, pues ella repre­sen­tó el con­sen­so de los gre­mios del sec­tor salud para apo­yar al gobierno de Lagos, sim­ple­men­te ella era la jefa.

Pese a haber par­ti­ci­pa­do en una acción de denun­cia públi­ca en el tedeum de 1999 en que se abor­tó la ley de pun­to final de Frei y se denun­ció en pleno tem­plo cate­dral el ase­si­na­to de la joven Clau­dia López. El cagazo fue mayúscu­lo. Miche­lle Bache­let era la minis­tra de Salud de Lagos y ahí fue cuan­do Ber­na cono­ció más de cer­ca a la aho­ra titi­ri­te­ra de la ONU. Ber­na siem­pre la con­si­de­ró a la “Dra. Bache­let” una mujer tra­ba­ja­do­ra, ale­gre, leal con sus equi­pos y ami­ga de los datos téc­ni­cos. Tam­bién fue ahí cuan­do se decep­cio­nó de una refor­ma al sis­te­ma de salud que, para ella, resul­tó menos que insu­fi­cien­te. Y a la par denun­ció, entre otras manio­bras, la famo­sa pre­ben­da de los sobre­suel­dos, crean­do a la Con­cer­ta­ción un pro­ble­ma mayúscu­lo, amén de haber aten­di­do a Gladys Marín en la comi­sa­ría cuan­do esta fue des­alo­ja­da de la sede de San Pablo, gasea­da y gol­pea­da por las fuer­zas del mal, y el cam­pa­men­to de Peña­lo­lén cer­ca­do por el Gope. No sólo dejó el minis­te­rio, sino que aban­do­nó la DC, un 29 de mar­zo dejan­do su renun­cia en el Ser­vel y se acer­có a tran­co segu­ro a posi­cio­nes de izquier­da.

En esos años Ber­na arren­dó casa en San Miguel y nun­ca fue una deu­do­ra habi­ta­cio­nal. Más bien era una tra­ba­ja­do­ra sin casa. ¿Enton­ces cómo lle­gó a la diri­gen­cia del gru­po que se cono­ció más tar­de como Andha Chi­le? Efec­ti­va­men­te, Andha Chi­le fue el pri­mer des­te­llo del des­per­tar de masas por allá en el año 2003, lue­go de con­tri­buir a la orga­ni­za­ción del paro pro­tes­ta de agos­to de ese año, don­de ella coor­di­nó y diri­gió con excel­sa fine­sa una reu­nión sin­di­cal con más de 100 diri­gen­tes que aún se odian entre sí. Fue el pri­mer paso de Uni­dad. Fue una jor­na­da memo­ra­ble. Fue por su tra­ba­jo polí­ti­co como con­ce­ja­la en La Pin­ta­na. Ahí se invo­lu­cró con el tema de las difi­cul­ta­des habi­ta­cio­na­les que vivían los sec­to­res popu­la­res, la fami­lia tra­ba­ja­do­ra vul­ne­ra­da en sus dere­chos. Poco a poco, se fue con­vir­tien­do en el cere­bro orga­ni­za­dor de la ague­rri­da agru­pa­ción. Es cier­to que en aque­llos días los deu­do­res no tuvie­ron una estruc­tu­ra for­mal. Fue Ber­na la que solía enca­be­zar las reunio­nes y acuer­dos, que se con­sen­sua­ron entre dele­ga­dos diri­gen­tes de muchos sec­to­res del gran San­tia­go. Cura­ca­ví, Peña­flor, Puen­te Alto, La Pin­ta­na, Peña­lo­lén, La Flo­ri­da, Buin, San Ber­nar­do. Tam­bién via­jó por el país para encon­trar­se con los deu­do­res inci­pien­te­men­te orga­ni­za­dos en pro­vin­cias. Ber­na actuó como una edu­ca­do­ra. Más que el cho­que fron­tal y la his­te­ria ‑aun­que crea en el valor de la resis­ten­cia y des­obe­dien­cia civil‑, a ella le intere­só la ense­ñan­za y con­cien­cia de las fami­lias tra­ba­ja­do­ras, el pro­ce­so del des­per­tar del pro­ta­go­nis­mo popu­lar, blo­quea­do a fines de los 80. Por eso su preo­cu­pa­ción en ins­truir­los a tra­vés de cua­der­nos expli­ca­ti­vos de la reali­dad his­tó­ri­ca de la vivien­da en Chi­le, que asis­tie­ran a char­las de, por ejem­plo, el movi­mien­to sin­di­cal y la edi­ción de un dia­rio de los deu­do­res de sor­pren­den­tes 7 mil ejem­pla­res de tira­je. En eso ocu­pa sus días des­de las 18 horas has­ta pasa­da la media­no­che. Tam­bién los fines de sema­na, cuan­do par­tía con su pare­ja e hijo a reunio­nes que con­su­mie­ron sus días de des­can­so.

Mien­tras tan­to, Ber­na, que no tenía ni auto por esos años, sigue con su sue­ño de cono­cer algún día Vene­cia o París. Solo que lle­ga­ron otras invi­ta­cio­nes, reco­rrer el wall­ma­pu, comu­ni­da­des de cor­di­lle­ra a mar. Reco­rrer los hos­pi­ta­les, y con­sul­to­rios de gran par­te del terri­to­rio del país. Reco­rrer las cár­ce­les, des­de la CAS has­ta la de Osorno. Allí, don­de se puso en cau­ti­ve­rio a los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de la demo­cra­cia y de la resis­ten­cia mapu­che. Todos los esfuer­zos logran la evo­lu­ción de la situa­ción polí­ti­ca. Se empie­za a recon­fi­gu­rar el suje­to polí­ti­co des­de una prác­ti­ca social, no elec­to­ral, al menos esa fue la apues­ta. Pri­me­ro fue Fuer­za Social, lue­go Pode­mos, Poder Demo­crá­ti­co y Social, Fren­te Úni­co del cual Ber­na Cas­tro fue su secre­ta­ria, has­ta que Tellier des­cu­brió que era fac­ti­ble ele­gir un dipu­tado sin mayor con­flic­to con la Con­cer­ta­ción, y el Pode­mos se pasó a deno­mi­nar Jun­tos Pode­mos, y lue­go Jun­tos Pode­mos Más……..la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca se pos­ter­ga­ba una vez más por casi 10 años.

Ber­na habla­ría en el pro­gra­ma de Luis Mesi­na en radio UChi­le este fin de sema­na. Fue entre­vis­ta­da por un pro­gra­ma de Tele­sur en rela­ción a temas de memo­ria y jus­ti­cia Par­ti­ci­pó de las asam­bleas terri­to­ria­les de su comu­na. En la CNT No más Afp; en la Coor­di­na­do­ra de Fenats base, y deja­ría en pocos meses su Fenats base Dra Eloí­sa Díaz del Hos­pi­tal La Flo­ri­da, pues ya había jubi­la­do.

Sus preo­cu­pa­cio­nes inme­dia­tas fue­ron los jóve­nes pre­sos, su salud men­tal y físi­ca, la repre­sión, las manio­bras dis­trac­to­ras y repre­si­vas del blo­que oli­gár­qui­co. Insis­tía en el vira­je total de víc­ti­mas a repre­sa­lia­dos por el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía, de los dere­chos, de la demo­cra­cia, fren­te a la vic­ti­mo­lo­gía, la ganan­cia­li­dad, y la impu­ni­dad que abre paso al abu­so y al lucro.

Ber­na, hija, her­ma­na , madre, mujer eman­ci­pa­da…. sobre todo com­pa­ñe­ra, com­pu lam­nieng…. Ber­na no muere….La Ber­na resis­te y lucha con noso­tros hacien­do, comu­ni­can­do, edu­can­do, cons­tru­yen­do la nue­va demo­cra­cia, el poder popu­lar que pre­fi­gu­ró con su práctica…La Ber­na no nos deja­rá clau­di­car… Ber­na es y será vida y luz por siem­pre.

Ano­che Mariano, Don Raúl, Her­mi­nia, ñaña Nico­la­sa, Arca­dia y Don Mario la pasa­ron a bus­car muy tem­prano para hacer la Min­ga del des­per­tar del espí­ri­tu entre los pue­blos.

GM

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *