Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La pobre­za, la enfer­me­dad de los pobres

Por Fer­nan­do Luen­go*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 mar­zo 2020

Esta­mos en vilo por el avan­ce, has­ta el momen­to impa­ra­ble, del
coro­na­vi­rus y por las enor­mes con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les que ya
son evi­den­tes. La enfer­me­dad ha irrum­pi­do con fero­ci­dad en nues­tra
coti­dia­ni­dad, alte­rán­do­la de mane­ra sus­tan­cial.

Esta situa­ción crí­ti­ca, de ver­da­de­ra emer­gen­cia, qui­zá sea el momen­to
de hacer­nos algu­nas pre­gun­tas que, nor­mal­men­te, no nos for­mu­la­mos, pero
que tam­bién tie­nen que ver con la enfer­me­dad ¿Antes de la irrup­ción del
coro­na­vi­rus, que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud ya cali­fi­ca de
pan­de­mia, aca­so no exis­tían enfer­me­da­des de esta enver­ga­du­ra o inclu­so
más gra­ves?

Sí, las había y las hay, pero nos que­dan lejos, o al menos eso
cree­mos, habi­tan el uni­ver­so de los pobres. Enfer­me­da­des como la
mala­ria, el palu­dis­mo, el cóle­ra, el saram­pión, la dif­te­ria, el SIDA…
pro­vo­can millo­nes de muer­tes cada año y un extra­or­di­na­rio sufri­mien­to a
la pobla­ción que las pade­ce. Pero rara­men­te los medios de comu­ni­ca­ción
se ocu­pan, siquie­ra mar­gi­nal­men­te, de está tra­ge­dia per­ma­nen­te; mucho
menos gene­ran algu­na res­pues­ta de los gobier­nos y las ins­ti­tu­cio­nes
inter­na­cio­na­les, más allá de los hipó­cri­tas e inú­ti­les lamen­tos a los
que nos tie­nen acos­tum­bra­dos.

Las cau­sas inme­dia­tas de la mayor par­te de estas enfer­me­da­des son
bien cono­ci­das. Están rela­cio­na­das con el ham­bre y la malnu­tri­ción
infan­til, con la con­ta­mi­na­ción de las aguas y la ausen­cia de redes de
sanea­mien­to, con la fal­ta de médi­cos, medi­ci­nas e ins­ta­la­cio­nes
sani­ta­rias, con las defi­cien­tes con­di­cio­nes en que se rea­li­zan los
par­tos, con la ausen­cia de inves­ti­ga­ción en las pato­lo­gías que afec­tan a
los pobres, con el des­ver­gon­za­do y muy lucra­ti­vo nego­cio de las
paten­tes con­tro­la­das por las gran­des empre­sas far­ma­céu­ti­cas, con la
des­truc­ción de los eco­sis­te­mas que sos­tie­nen la vida de los pue­blos y
con las gue­rras pro­vo­ca­dos por la muy ren­ta­ble indus­tria mili­tar, que,
en bus­ca de mer­ca­dos, alien­ta todo tipo de con­flic­tos.

Estas y otras enfer­me­da­des simi­la­res tie­nen su ori­gen en la pobre­za,
en la que una par­te muy impor­tan­te de la pobla­ción mun­dial está
atra­pa­da. Reco­no­cien­do todas las caren­cias y lími­tes de la infor­ma­ción
pro­por­cio­na­da por el Ban­co Mun­dial (BM), las esta­dís­ti­cas sobre pobre­za
seve­ra o extre­ma nos pre­sen­tan un pano­ra­ma que sólo cabe cali­fi­car de
terri­ble. Uti­li­zan­do la mis­ma cla­si­fi­ca­ción que mane­ja esta ins­ti­tu­ción,
en los paí­ses de bajo ingre­so (31), el 45% de la pobla­ción total, 294
millo­nes de per­so­nas, mal­vi­vían en 2015, últi­mo año para el que el BM
ofre­ce infor­ma­ción, con menos de 1,9 dóla­res dia­rios (expre­sa­dos en
pari­dad de poder adqui­si­ti­vo). En los cla­si­fi­ca­dos como de ingre­so
medio-bajo (47) cer­ca de 1300 millo­nes de per­so­nas, el 44% de la
pobla­ción, sobre­vi­ven con un ingre­so infe­rior a los 3,2 dóla­res.
Final­men­te, en los paí­ses de ren­ta media-alta (60), alre­de­dor de una
quin­ta par­te de la pobla­ción, 631 millo­nes de per­so­nas, tenían, en el
año que esta­mos toman­do de refe­ren­cia, un ingre­so infe­rior a los 5,2
dóla­res. En total, la cifra de pobres ascen­día en 2015 a 2.200 millo­nes
de per­so­nas, lo que repre­sen­ta­ba un 30% de la pobla­ción mun­dial.

Recor­de­mos que estas esta­dís­ti­cas hacen refe­ren­cia a nive­les extre­mos
de exis­ten­cia ‑la pobre­za, medi­da con cri­te­rios menos estric­tos, es
mucho mayor‑, que impi­den cubrir las nece­si­da­des más ele­men­ta­les de las
per­so­nas, lo que las colo­ca en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad gra­ve y
per­sis­ten­te ante la enfer­me­dad.

En esa mira­da lar­ga que aho­ra es más nece­sa­ria que nun­ca, tene­mos que
ser cons­cien­tes de que la pro­ble­má­ti­ca de los pobres y de las
enfer­me­da­des que pade­cen nos habla de una glo­ba­li­za­ción que sus
defen­so­res pro­me­tían que sería un jue­go de suma posi­ti­va, don­de todos
gana­rían, espe­cial­men­te las eco­no­mías más reza­ga­das y los sec­to­res más
des­fa­vo­re­ci­dos. Pero lo cier­to es que en aspec­tos fun­da­men­ta­les ha
fra­ca­sa­do. La glo­ba­li­za­ción real­men­te exis­ten­te es pro­fun­da­men­te
asi­mé­tri­ca y ha man­te­ni­do o amplia­do las dife­ren­cias entre paí­ses,
regio­nes y cla­se socia­les.

El capi­ta­lis­mo de los «paí­ses desa­rro­lla­dos», que tan­tas veces ha
sido pre­sen­ta­do como un mode­lo a imi­tar, por haber alcan­za­do altos
nive­les de pros­pe­ri­dad, efi­cien­cia y encar­nar las bue­nas prác­ti­cas
eco­nó­mi­cas… este capi­ta­lis­mo se ha sos­te­ni­do y toda­vía se sos­tie­ne en
una rela­ción pro­fun­da­men­te des­igual con la peri­fe­ria. En este sen­ti­do,
los paí­ses pobres han vis­to cómo sus mate­rias pri­mas y recur­sos han sido
sis­te­má­ti­ca­men­te esquil­ma­dos; se han con­ver­ti­do en un ver­te­de­ro don­de
se depo­si­ta la basu­ra gene­ra­da por nues­tros sis­te­mas pro­duc­ti­vos y
patro­nes de con­su­mo; su fuer­za de tra­ba­jo ha sido uti­li­za­da por las
empre­sas trans­na­cio­na­les en con­di­cio­nes de semi­es­cla­vi­tud; han pade­ci­do
una rela­ción de pre­cios entre sus expor­ta­cio­nes e impor­ta­cio­nes
cla­ra­men­te des­fa­vo­ra­ble; y en sus terri­to­rios los ban­cos han rea­li­za­do
for­mi­da­bles nego­cios a cuen­ta de la deu­da exter­na, que han paga­do varias
veces. Todo ello ha supues­to una sis­te­má­ti­ca e ingen­te trans­fe­ren­cia de
ren­ta y rique­za que, ade­más de bene­fi­ciar a las eli­tes, ha finan­cia­do
nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Luchar con deci­sión con­tra la enfer­me­dad lla­ma­da pobre­za sig­ni­fi­ca cues­tio­nar un mode­lo eco­nó­mi­co ago­ta­do e insos­te­ni­ble, unas estruc­tu­ras oli­gár­qui­cas, unas ins­ti­tu­cio­nes inefi­cien­tes y cap­tu­ra­das por los pode­ro­sos, y unas polí­ti­cas que sólo a ellos bene­fi­cian.

*Eco­no­mis­ta crí­ti­co , acti­vis­ta social y miem­bro del círcu­lo de Cham­be­rí de Pode­mos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *