Pales­ti­na. Debi­do al coro­na­vi­rus los pre­sos pales­ti­nos temen por sus vidas en las mugrien­tas y aba­rro­ta­das cár­ce­les israe­líes

Resu­men Medio Orien­te, 18 mar­zo 2020

La fal­ta de pro­duc­tos higié­ni­cos y las masi­fi­ca­das cel­das hacen temer a los pre­sos una polí­ti­ca de “negli­gen­cia médi­ca deli­be­ra­da”

Foto: pre­sos pales­ti­nos en una cel­da de la cár­cel de Aske­lon (Reuters)

En los últi­mos diez días el mie­do y el páni­co han carac­te­ri­za­do la vida
en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia debi­do al aumen­to con­ti­nuo de los casos de
coro­na­vi­rus. El vier­nes [13 de mar­zo de 2020] el minis­tro de Sani­dad
pales­tino con­fir­mó que la cifra ofi­cial de casos había aumen­ta­do a 35,
de los que 34 se habían dado en la ciu­dad de Belén situa­da al sur de
Cis­jor­da­nia.

Pero jus­to cuan­do las medi­das toma­das por el gobierno para dete­ner la
pro­pa­ga­ción del virus empe­za­ban a devol­ver cier­ta sen­sa­ción cal­ma, los
pales­ti­nos des­per­ta­ron con una noti­cia más terri­ble: el coro­na­vi­rus
había lle­ga­do a las cár­ce­les israe­líes en las que están encar­ce­la­dos
miles de pre­sos y pre­sas pales­ti­nas. El Comi­té de Asun­tos de los Pre­sos
Pales­ti­nos infor­mó de que un pre­so de la cár­cel de Ash­ke­lon había esta­do
en con­tac­to con un médi­co israe­lí que había dado posi­ti­vo en el virus.
El pre­si­den­te del Comi­té, Qadri Abu Bakr, anun­ció que a con­se­cuen­cia de
ello se había pues­to en cua­ren­te­na a este pre­so, que no está
iden­ti­fi­ca­do, y otros 19.

Al mis­mo tiem­po medios israe­líes y pales­ti­nos infor­ma­ron de que se
sos­pe­cha­ba que había casos de virus en otras dos cár­ce­les, en la Ram­leh
en el cen­tro de Israel y en el cen­tro de deten­ción de Mos­co­bi­ya en
Jeru­sa­lén. Tan­to en Ram­leh como en Mos­co­bi­ya se puso en cua­ren­te­na a los
pre­sos tras haber entra­do en con­tac­to con los fun­cio­na­rios de pri­sio­nes
israe­líes sos­pe­cho­sos de haber esta­do expues­tos al virus.

El Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Israe­lí (IPS, por sus siglas en inglés)
anun­ció sus pla­nes de eva­cuar una cár­cel cer­ca de la fron­te­ra con Egip­to
para uti­li­zar­la para los pre­sos en cua­ren­te­na expues­tos al virus y de
can­ce­lar las visi­tas de las fami­lias pales­ti­nas a los pre­sos. No
obs­tan­te, a los pales­ti­nos les preo­cu­pa que el gobierno y las
auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes no estén toman­do las medi­das
ade­cua­das para impe­dir que se difun­da el virus y tra­tar a quie­nes
enfer­men.

Cár­ce­les sucias y masi­fi­ca­das

“Las cár­ce­les israe­líes son tris­te­men­te céle­bres por lo vie­jas, sucias y
masi­fi­ca­das que están, y por care­cer de los artícu­los bási­cos de
higie­ne”, decla­ró a Midd­le East Eye el expre­so pales­tino y acti­vis­ta
Moham­med Abed Rabo, de 48 años. “En la mejor cár­cel hay entre seis y
diez pre­sos en una cel­da y en muchos casos hay más”, afir­mó y aña­dió que
duran­te las comi­das y acti­vi­da­des al aire libre se jun­tan has­ta 120
pre­sos. Abed Rabo teme que la fuer­te masi­fi­ca­ción de las cár­ce­les
israe­líes sea uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les para que aumen­te el bro­te
de coro­na­vi­rus entre los pre­sos pales­ti­nos y aña­dió que ade­más de eso,
la fal­ta de pro­duc­tos higié­ni­cos, como desin­fec­tan­te para manos y jabón,
no hará más que empeo­rar las cosas. “Actual­men­te las cár­ce­les
pro­por­cio­nan a los pre­sos muy pocos pro­duc­tos bási­cos de higie­ne”,
afir­mó y aña­dió que los abo­ga­dos de los pre­sos afec­ta­dos le habían
infor­ma­do de que el IPS no había hecho cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos den­tro de
las cár­ce­les para hacer fren­te al pro­ble­ma. “Debe­rían pro­por­cio­nar a los
pre­sos mas­ca­ri­llas, guan­tes, desin­fec­tan­tes de manos, jabón extra y la
posi­bi­li­dad de lavar la ropa y las sába­nas más a menu­do, pero lo úni­co
que hace es poner­los en cua­ren­te­na”. Según este expre­so pales­tino, la
cua­ren­te­na de los pre­sos con­sis­te sim­ple­men­te en meter a los pre­sos en
las cel­das de ais­la­mien­to de las cár­ce­les. “¿Cómo van a reci­bir los
cui­da­dos ade­cua­dos que nece­si­tan cuan­do sim­ple­men­te se le arro­ja a estas
mugrien­tas cel­das de ais­la­mien­to? ¿Es así como se tra­ta a seres huma­nos
enfer­mos?”.

Negli­gen­cia médi­ca deli­be­ra­da”

Los gru­pos de defen­sa de los dere­chos pales­ti­nos han docu­men­ta­do
duran­te años lo que deno­mi­nan una polí­ti­ca de “negli­gen­cia médi­ca
deli­be­ra­da” en las cár­ce­les israe­líes de todo el país. Se cal­cu­la que
des­de la Segun­da Inti­fa­da (de 2000 a 2005) han muer­to 17 pre­sos
pales­ti­nos a con­se­cuen­cia direc­ta de negli­gen­cias médi­cas.

En 2016 la aso­cia­ción de defen­sa de los dere­chos de los pre­sos
pales­ti­nos Adda­meer seña­ló que había al menos 200 pre­sos pales­ti­nos con
enfer­me­da­des cró­ni­cas, entre los que se incluían dos doce­nas de
pacien­tes de cán­cer, dece­nas de pre­sos con enfer­me­da­des físi­cas y
psi­co­ló­gi­cas, y 25 que vivían de for­ma per­ma­nen­te en la clí­ni­ca de la
cár­cel de Ram­leh.

“Varios de estos pacien­tes con enfer­me­da­des cró­ni­cas tie­ne pro­ble­mas
res­pi­ra­to­rios y del cora­zón, y enfer­me­da­des auto­in­mu­nes”, seña­ló Abed
Rabo a MEE. Des­ta­có tam­bién el hecho que una pro­por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de
los pre­sos pales­ti­nos son hom­bres de media­na edad o ancia­nos. “Las
carac­te­rís­ti­cas demo­grá­fi­cas de los pre­sos coin­ci­den con las de las
per­so­nas más sus­cep­ti­bles de pade­cer los efec­tos mor­ta­les del
coro­na­vi­rus y es ate­rra­dor”, afir­mó.

Abed Rabo indi­có que los pre­sos enfer­mos no están reci­bien­do un
tra­ta­mien­to médi­co ade­cua­do. “Los médi­cos acu­den rara­men­te [a las
cár­ce­les], a los pacien­tes que tie­ne enfer­me­da­des gra­ves les sue­len
pres­cri­bir anal­gé­si­cos gené­ri­cos y no se ofre­ce un pro­gra­ma de
tra­ta­mien­to ade­cua­do a quie­nes nece­si­tan diá­li­sis o qui­mio­te­ra­pia. De
modo que ima­gí­ne­se si estos pre­sos sufren un bro­te de coro­na­vi­rus, ¿cree
que les van a dar un tra­ta­mien­to ade­cua­do?”.

A pesar de la serie­dad con la que Israel está tra­tan­do el bro­te de
coro­na­vi­rus en el país, Abed Rabo afir­ma que él duda de que tra­te a los
pre­sos pales­ti­nos con la mis­ma urgen­cia. “Ha demos­tra­do una y otra vez
que no le impor­tan las vidas de los pales­ti­nos, espe­cial­men­te las de los
y las pre­sas, así que ¿por qué iban a cam­biar aho­ra?”.

Sobre el autor: Akram al-Waa­ra es un vídeo-perio­dis­ta pales­tino free­lan­ce resi­den­te en Belén, en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da.

Fuen­te ori­gi­nal: Coro­na­vi­rus: Pales­ti­nian inma­tes fear for their lives in filthy and crow­ded Israe­li jails

Fuen­te: Akram Al-Waa­ra, Midd­le East Eye /​ Rebe­lión (Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *