Chi­le. Uni­dad Social exi­ge cua­ren­te­na pre­ven­ti­va nacio­nal y el cese inme­dia­to de acti­vi­da­des labo­ra­les

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 mar­zo 2020

Comu­ni­ca­do de la Uni­dad Social

Ante el impac­to de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus
en nues­tra patria, des­de Uni­dad Social lla­ma­mos al pue­blo a enfren­tar
esta emer­gen­cia sani­ta­ria con soli­da­ri­dad, orga­ni­za­ción y
res­pon­sa­bi­li­dad, adop­tan­do medi­das de auto­cui­da­do colec­ti­vas e
indi­vi­dua­les para dete­ner y con­tro­lar el con­ta­gio, pri­vi­le­gian­do el
cui­da­do de nues­tros adul­tos mayo­res y enfer­mos, de nues­tras niñas y
niños y del con­jun­to de la pobla­ción. 

La pro­fun­da cri­sis social e ins­ti­tu­cio­nal suma­da a la actual
emer­gen­cia sani­ta­ria por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus gol­pea­ran a nues­tro
pue­blo de mane­ra muy seve­ra debi­do a la cri­sis estruc­tu­ral de nues­tro
sis­te­ma públi­co de salud gene­ra­do por el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral,
que ha trans­fe­ri­do millo­na­rios recur­sos del sec­tor públi­co hacia el
sec­tor pri­va­do pro­vo­can­do en la salud públi­ca, entre muchos efec­tos, un
alto défi­cit en la infra­es­truc­tu­ra y capa­ci­dad hos­pi­ta­la­ria, en el
acce­so a la aten­ción, recur­sos huma­nos y dis­po­ni­bi­li­dad de medi­ca­men­tos e
insu­mos. 

Las medi­das anun­cia­das por el gobierno del Pre­si­den­te Piñe­ra han sido
tar­días, titu­bean­tes y par­cia­les, pues han pri­vi­le­gia­do el inte­rés de
sec­tor pri­va­do, del gran empre­sa­ria­do y la acti­vi­dad mer­can­til por
enci­ma del inte­rés colec­ti­vo y de la salud del pue­blo chi­leno. 

En momen­tos en que la movi­li­za­ción social inin­te­rrum­pi­da cum­ple ya 5
meses y cre­ce la deman­da social y la exi­gen­cia del cam­bio del mode­lo
eco­nó­mi­co e ins­ti­tu­cio­nal neo­li­be­ral, Piñe­ra y su gobierno cada vez más
mino­ri­ta­rio y ais­la­do no cuen­ta con el res­pal­do y la cre­di­bi­li­dad
ciu­da­da­na para imple­men­tar medi­das efi­ca­ces ante la emer­gen­cia sani­ta­ria
actual. 

Ante esta situa­ción Uni­dad Social con­vo­ca al pue­blo de Chi­le: 

A exi­gir del gobierno la apli­ca­ción inme­dia­ta de una cua­ren­te­na
pre­ven­ti­va nacio­nal y al cese inme­dia­to de acti­vi­da­des labo­ra­les,
pro­duc­ti­vas y eco­nó­mi­cas en todos los ser­vi­cios y sec­to­res que no sean
impres­cin­di­bles para el abas­te­ci­mien­to y ase­gu­ra­mien­to de con­di­cio­nes
bási­cas para la vida y salud de la pobla­ción. 

Cie­rre inme­dia­to de luga­res que no sean esen­cia­les como Malls, cines,
res­tau­ran­tes, museos y otros, man­te­nien­do abier­tos far­ma­cias,
super­mer­ca­dos y esta­ble­ci­mien­tos en los barrios pro­vee­do­ras de pro­duc­tos
de pri­me­ra nece­si­dad para la pobla­ción. 

De no cum­plir­se esta exi­gen­cia no que­da­rá otro camino que la huel­ga
gene­ral inme­dia­ta para garan­ti­zar la salud de los tra­ba­ja­do­res sus
fami­lias y la pobla­ción en gene­ral. 

Toda la Red de aten­ción en salud públi­ca y pri­va­da debe estar el bajo
con­trol del Esta­do. El Minis­te­rio de Salud debe garan­ti­zar y
cen­tra­li­zar la red sani­ta­ria públi­ca y pri­va­da (clí­ni­cas) y de las FFAA.
Se deben gene­rar hos­pi­ta­les de cam­pa­ña y luga­res de hos­pi­ta­li­za­ción,
para aten­der la deman­da con prio­ri­dad en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles y
des­fa­vo­re­ci­dos, (par­ti­cu­lar­men­te hacia adul­tos mayo­res), que siem­pre son
pos­ter­ga­dos en rela­ción a aque­llos de mayo­res ingre­sos. 

El poder polí­ti­co debe adop­tar las medi­das legis­la­ti­vas,
cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les para dotar al esta­do de los recur­sos e
ins­tru­men­tos admi­nis­tra­ti­vos y de ges­tión que se requie­ran para
enfren­tar la cri­sis, entre otras tras­pa­sar al esta­do enti­da­des pri­va­das
nece­sa­rias para garan­ti­zar aten­ción sani­ta­ria, fijar, regu­lar y
con­tro­lar de inme­dia­to los pre­cios para pro­duc­tos esen­cia­les para el
abas­te­ci­mien­to de la pobla­ción, en espe­cial medi­ca­men­tos e imple­men­tos
de higie­ne y pre­ven­ción, tales como, alcohol, gel, guan­tes, mas­ca­ri­llas y
otros insu­mos de pri­me­ra nece­si­dad. 

Cen­tra­li­zar la pro­duc­ción y ase­gu­rar la dis­tri­bu­ción públi­ca de
mas­ca­ri­llas y san­cio­nar en for­ma drás­ti­ca el abu­so comer­cial que se hace
de ellas. 

Rea­li­za­ción en for­ma gra­tui­ta de los test diag­nós­ti­cos y en el caso
de los adul­tos mayo­res más des­va­li­dos efec­tuar­los en sus hoga­res. 

Licen­cias médi­cas adul­tos mayo­res de 65 años que tra­ba­jan para evi­tar
que sean víc­ti­mas de con­ta­gios. La para­li­za­ción de todas las
acti­vi­da­des y ser­vi­cios ase­gu­ran­do tur­nos éti­cos para los ser­vi­cios
esen­cia­les y estra­té­gi­cos para la pobla­ción. Esto debe incluir que se
man­ten­gan acti­vos los pro­ce­sos de extran­je­ría para los trá­mi­tes de
regu­la­ri­za­ción de la pobla­ción migran­te. 

En lo eco­nó­mi­co-social: 

Adop­tar las medi­das eco­nó­mi­cas y dis­po­ner y des­ti­nar por par­te del
esta­do todos los recur­sos eco­nó­mi­cos nece­sa­rios para enfren­tar la cri­sis
sani­ta­ria, entre ellas el uso del 2 % cons­ti­tu­cio­nal, y para ase­gu­rar
las con­di­cio­nes que per­mi­tan a los tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias man­te­ner
las con­di­cio­nes de vida ade­cua­das en este perio­do de excep­ción que
empe­za­mos a vivir. 

Ase­gu­rar el pago de la sub­ven­ción y la ali­men­ta­ción esco­lar. Los
esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les deben seguir abier­tos para pro­por­cio­nar
ali­men­ta­ción a los niñas y niños de Chi­le. 

Debe apla­zar­se en lo inme­dia­to el pago de obli­ga­cio­nes hipo­te­ca­rias,
divi­den­dos, deu­das ban­ca­rias y cre­di­ti­cias con tien­das y ser­vi­cios, sin
cobro de intere­ses para [email protected] tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias. 

Sus­pen­der las accio­nes eje­cu­ti­vas de des­alo­jos, incau­ta­ción de
ense­res y rema­tes por par­te de la Teso­re­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca y
del Poder Judi­cial. 

Las empre­sas pri­va­das y sec­tor públi­co deben otor­gar obli­ga­to­ria­men­te
las faci­li­da­des para que [email protected] tra­ba­ja­do­res pue­dan cum­plir sus
obli­ga­cio­nes des­de su hogar, evi­tan­do el ries­go del des­pla­za­mien­to y las
aglo­me­ra­cio­nes en el trans­por­te públi­co. 

Duran­te la emer­gen­cia el Esta­do tie­ne la obli­ga­ción garan­ti­zar y
sub­si­diar los pro­duc­tos bási­cos de la canas­ta bási­ca fami­liar para [email protected]
jubi­la­dos que reci­ben pen­sio­nes mise­ra­bles y para todos [email protected] que
per­ci­ben suel­do míni­mo y menos y aque­llas jefas o jefes de fami­lia que
no tie­nen tra­ba­jo remu­ne­ra­do. 

Garan­ti­zar un sub­si­dio para las y los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y
ase­gu­rar redes de denun­cia fren­te casos de la vio­len­cia domés­ti­ca y
abu­so sexual en perio­dos de cua­ren­te­na. 

Cam­bio de medi­das cau­te­la­res para [email protected] [email protected] [email protected] polí[email protected] des­de el 18 de octu­bre: de Pri­sión Pre­ven­ti­va a Arres­to Domi­ci­liar 

Libre acce­so al agua en todas las comu­nas del país para ase­gu­rar medi­das míni­mas de salu­bri­dad. 

Final­men­te, y con mayor razón reite­ra­mos nues­tro lla­ma­do al Con­gre­so a
con­ge­lar la tra­mi­ta­ción legis­la­ti­va que se insis­te en lle­var de
espal­das a las y los tra­ba­ja­do­res y al pue­blo. 

Chi­le exi­ge el ter­mino de los abu­sos, el fin de las AFPS y un nue­vo
sis­te­ma de Segu­ri­dad Social y la dero­ga­ción inme­dia­ta de las Leyes
(recien­te­men­te apro­ba­das o en trá­mi­te) que bus­can cri­mi­na­li­zar la
movi­li­za­ción social. 

Cre­ce la exi­gen­cia de la renun­cia de Piñe­ra y aho­ra debe dar un paso
al cos­ta­do y per­mi­tir que un equi­po con legi­ti­mi­dad y con la capa­ci­dad
polí­ti­ca y téc­ni­ca se haga car­go de con­du­cir a la solu­ción de la
cri­sis. 

Fren­te a esta emer­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca nacio­nal lla­ma­mos a impul­sar
accio­nes soli­da­rias, serias y res­pon­sa­bles par­tien­do des­de el nivel
pobla­cio­nal y comu­ni­ta­rio para ase­gu­rar el auto­cui­da­do del pue­blo fren­te
a la enfer­me­dad del coro­na­vi­rus. 

En estas nue­vas cir­cuns­tan­cias mien­tras dure la emer­gen­cia sani­ta­ria,
nos man­ten­dre­mos acti­vos y coor­di­na­dos y reade­cua­re­mos las
movi­li­za­cio­nes de mane­ra crea­ti­va par­tien­do por los cace­ro­la­zos masi­vos
des­de nues­tros terri­to­rios y vivien­das a par­tir de maña­na miér­co­les 18
de mar­zo en que se cum­plen 5 meses des­de el ini­cio del levan­ta­mien­to
social del 18 de octu­bre. 

Por últi­mo, en rela­ción a la posi­bi­li­dad de pos­ter­ga­ción del
ple­bis­ci­to, nues­tra opi­nión es que cual­quier modi­fi­ca­ción al cro­no­gra­ma
esta­ble­ci­do debe ser fru­to de un amplio con­sen­so social y polí­ti­co y un
com­pro­mi­so serio por par­te de todas las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de
garan­ti­zar un pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal que cul­mi­ne con el logro de la
deman­da social de una nue­va cons­ti­tu­ción sobe­ra­na que reem­pla­ce la
actual cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta. 

¡Nos can­sa­mos, Nos uni­mos! 

UNIDAD SOCIAL

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *