Chi­le. Uni­dad Social exi­ge cua­ren­te­na pre­ven­ti­va nacio­nal y el cese inme­dia­to de acti­vi­da­des labo­ra­les

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 mar­zo 2020

Comu­ni­ca­do de la Uni­dad Social

Ante el impac­to de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus
en nues­tra patria, des­de Uni­dad Social lla­ma­mos al pue­blo a enfren­tar
esta emer­gen­cia sani­ta­ria con soli­da­ri­dad, orga­ni­za­ción y
res­pon­sa­bi­li­dad, adop­tan­do medi­das de auto­cui­da­do colec­ti­vas e
indi­vi­dua­les para dete­ner y con­tro­lar el con­ta­gio, pri­vi­le­gian­do el
cui­da­do de nues­tros adul­tos mayo­res y enfer­mos, de nues­tras niñas y
niños y del con­jun­to de la pobla­ción. 

La pro­fun­da cri­sis social e ins­ti­tu­cio­nal suma­da a la actual
emer­gen­cia sani­ta­ria por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus gol­pea­ran a nues­tro
pue­blo de mane­ra muy seve­ra debi­do a la cri­sis estruc­tu­ral de nues­tro
sis­te­ma públi­co de salud gene­ra­do por el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral,
que ha trans­fe­ri­do millo­na­rios recur­sos del sec­tor públi­co hacia el
sec­tor pri­va­do pro­vo­can­do en la salud públi­ca, entre muchos efec­tos, un
alto défi­cit en la infra­es­truc­tu­ra y capa­ci­dad hos­pi­ta­la­ria, en el
acce­so a la aten­ción, recur­sos huma­nos y dis­po­ni­bi­li­dad de medi­ca­men­tos e
insu­mos. 

Las medi­das anun­cia­das por el gobierno del Pre­si­den­te Piñe­ra han sido
tar­días, titu­bean­tes y par­cia­les, pues han pri­vi­le­gia­do el inte­rés de
sec­tor pri­va­do, del gran empre­sa­ria­do y la acti­vi­dad mer­can­til por
enci­ma del inte­rés colec­ti­vo y de la salud del pue­blo chi­leno. 

En momen­tos en que la movi­li­za­ción social inin­te­rrum­pi­da cum­ple ya 5
meses y cre­ce la deman­da social y la exi­gen­cia del cam­bio del mode­lo
eco­nó­mi­co e ins­ti­tu­cio­nal neo­li­be­ral, Piñe­ra y su gobierno cada vez más
mino­ri­ta­rio y ais­la­do no cuen­ta con el res­pal­do y la cre­di­bi­li­dad
ciu­da­da­na para imple­men­tar medi­das efi­ca­ces ante la emer­gen­cia sani­ta­ria
actual. 

Ante esta situa­ción Uni­dad Social con­vo­ca al pue­blo de Chi­le: 

A exi­gir del gobierno la apli­ca­ción inme­dia­ta de una cua­ren­te­na
pre­ven­ti­va nacio­nal y al cese inme­dia­to de acti­vi­da­des labo­ra­les,
pro­duc­ti­vas y eco­nó­mi­cas en todos los ser­vi­cios y sec­to­res que no sean
impres­cin­di­bles para el abas­te­ci­mien­to y ase­gu­ra­mien­to de con­di­cio­nes
bási­cas para la vida y salud de la pobla­ción. 

Cie­rre inme­dia­to de luga­res que no sean esen­cia­les como Malls, cines,
res­tau­ran­tes, museos y otros, man­te­nien­do abier­tos far­ma­cias,
super­mer­ca­dos y esta­ble­ci­mien­tos en los barrios pro­vee­do­ras de pro­duc­tos
de pri­me­ra nece­si­dad para la pobla­ción. 

De no cum­plir­se esta exi­gen­cia no que­da­rá otro camino que la huel­ga
gene­ral inme­dia­ta para garan­ti­zar la salud de los tra­ba­ja­do­res sus
fami­lias y la pobla­ción en gene­ral. 

Toda la Red de aten­ción en salud públi­ca y pri­va­da debe estar el bajo
con­trol del Esta­do. El Minis­te­rio de Salud debe garan­ti­zar y
cen­tra­li­zar la red sani­ta­ria públi­ca y pri­va­da (clí­ni­cas) y de las FFAA.
Se deben gene­rar hos­pi­ta­les de cam­pa­ña y luga­res de hos­pi­ta­li­za­ción,
para aten­der la deman­da con prio­ri­dad en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles y
des­fa­vo­re­ci­dos, (par­ti­cu­lar­men­te hacia adul­tos mayo­res), que siem­pre son
pos­ter­ga­dos en rela­ción a aque­llos de mayo­res ingre­sos. 

El poder polí­ti­co debe adop­tar las medi­das legis­la­ti­vas,
cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les para dotar al esta­do de los recur­sos e
ins­tru­men­tos admi­nis­tra­ti­vos y de ges­tión que se requie­ran para
enfren­tar la cri­sis, entre otras tras­pa­sar al esta­do enti­da­des pri­va­das
nece­sa­rias para garan­ti­zar aten­ción sani­ta­ria, fijar, regu­lar y
con­tro­lar de inme­dia­to los pre­cios para pro­duc­tos esen­cia­les para el
abas­te­ci­mien­to de la pobla­ción, en espe­cial medi­ca­men­tos e imple­men­tos
de higie­ne y pre­ven­ción, tales como, alcohol, gel, guan­tes, mas­ca­ri­llas y
otros insu­mos de pri­me­ra nece­si­dad. 

Cen­tra­li­zar la pro­duc­ción y ase­gu­rar la dis­tri­bu­ción públi­ca de
mas­ca­ri­llas y san­cio­nar en for­ma drás­ti­ca el abu­so comer­cial que se hace
de ellas. 

Rea­li­za­ción en for­ma gra­tui­ta de los test diag­nós­ti­cos y en el caso
de los adul­tos mayo­res más des­va­li­dos efec­tuar­los en sus hoga­res. 

Licen­cias médi­cas adul­tos mayo­res de 65 años que tra­ba­jan para evi­tar
que sean víc­ti­mas de con­ta­gios. La para­li­za­ción de todas las
acti­vi­da­des y ser­vi­cios ase­gu­ran­do tur­nos éti­cos para los ser­vi­cios
esen­cia­les y estra­té­gi­cos para la pobla­ción. Esto debe incluir que se
man­ten­gan acti­vos los pro­ce­sos de extran­je­ría para los trá­mi­tes de
regu­la­ri­za­ción de la pobla­ción migran­te. 

En lo eco­nó­mi­co-social: 

Adop­tar las medi­das eco­nó­mi­cas y dis­po­ner y des­ti­nar por par­te del
esta­do todos los recur­sos eco­nó­mi­cos nece­sa­rios para enfren­tar la cri­sis
sani­ta­ria, entre ellas el uso del 2 % cons­ti­tu­cio­nal, y para ase­gu­rar
las con­di­cio­nes que per­mi­tan a los tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias man­te­ner
las con­di­cio­nes de vida ade­cua­das en este perio­do de excep­ción que
empe­za­mos a vivir. 

Ase­gu­rar el pago de la sub­ven­ción y la ali­men­ta­ción esco­lar. Los
esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les deben seguir abier­tos para pro­por­cio­nar
ali­men­ta­ción a los niñas y niños de Chi­le. 

Debe apla­zar­se en lo inme­dia­to el pago de obli­ga­cio­nes hipo­te­ca­rias,
divi­den­dos, deu­das ban­ca­rias y cre­di­ti­cias con tien­das y ser­vi­cios, sin
cobro de intere­ses para [email protected] tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias. 

Sus­pen­der las accio­nes eje­cu­ti­vas de des­alo­jos, incau­ta­ción de
ense­res y rema­tes por par­te de la Teso­re­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca y
del Poder Judi­cial. 

Las empre­sas pri­va­das y sec­tor públi­co deben otor­gar obli­ga­to­ria­men­te
las faci­li­da­des para que [email protected] tra­ba­ja­do­res pue­dan cum­plir sus
obli­ga­cio­nes des­de su hogar, evi­tan­do el ries­go del des­pla­za­mien­to y las
aglo­me­ra­cio­nes en el trans­por­te públi­co. 

Duran­te la emer­gen­cia el Esta­do tie­ne la obli­ga­ción garan­ti­zar y
sub­si­diar los pro­duc­tos bási­cos de la canas­ta bási­ca fami­liar para [email protected]
jubi­la­dos que reci­ben pen­sio­nes mise­ra­bles y para todos [email protected] que
per­ci­ben suel­do míni­mo y menos y aque­llas jefas o jefes de fami­lia que
no tie­nen tra­ba­jo remu­ne­ra­do. 

Garan­ti­zar un sub­si­dio para las y los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y
ase­gu­rar redes de denun­cia fren­te casos de la vio­len­cia domés­ti­ca y
abu­so sexual en perio­dos de cua­ren­te­na. 

Cam­bio de medi­das cau­te­la­res para [email protected] [email protected] [email protected] polí[email protected] des­de el 18 de octu­bre: de Pri­sión Pre­ven­ti­va a Arres­to Domi­ci­liar 

Libre acce­so al agua en todas las comu­nas del país para ase­gu­rar medi­das míni­mas de salu­bri­dad. 

Final­men­te, y con mayor razón reite­ra­mos nues­tro lla­ma­do al Con­gre­so a
con­ge­lar la tra­mi­ta­ción legis­la­ti­va que se insis­te en lle­var de
espal­das a las y los tra­ba­ja­do­res y al pue­blo. 

Chi­le exi­ge el ter­mino de los abu­sos, el fin de las AFPS y un nue­vo
sis­te­ma de Segu­ri­dad Social y la dero­ga­ción inme­dia­ta de las Leyes
(recien­te­men­te apro­ba­das o en trá­mi­te) que bus­can cri­mi­na­li­zar la
movi­li­za­ción social. 

Cre­ce la exi­gen­cia de la renun­cia de Piñe­ra y aho­ra debe dar un paso
al cos­ta­do y per­mi­tir que un equi­po con legi­ti­mi­dad y con la capa­ci­dad
polí­ti­ca y téc­ni­ca se haga car­go de con­du­cir a la solu­ción de la
cri­sis. 

Fren­te a esta emer­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca nacio­nal lla­ma­mos a impul­sar
accio­nes soli­da­rias, serias y res­pon­sa­bles par­tien­do des­de el nivel
pobla­cio­nal y comu­ni­ta­rio para ase­gu­rar el auto­cui­da­do del pue­blo fren­te
a la enfer­me­dad del coro­na­vi­rus. 

En estas nue­vas cir­cuns­tan­cias mien­tras dure la emer­gen­cia sani­ta­ria,
nos man­ten­dre­mos acti­vos y coor­di­na­dos y reade­cua­re­mos las
movi­li­za­cio­nes de mane­ra crea­ti­va par­tien­do por los cace­ro­la­zos masi­vos
des­de nues­tros terri­to­rios y vivien­das a par­tir de maña­na miér­co­les 18
de mar­zo en que se cum­plen 5 meses des­de el ini­cio del levan­ta­mien­to
social del 18 de octu­bre. 

Por últi­mo, en rela­ción a la posi­bi­li­dad de pos­ter­ga­ción del
ple­bis­ci­to, nues­tra opi­nión es que cual­quier modi­fi­ca­ción al cro­no­gra­ma
esta­ble­ci­do debe ser fru­to de un amplio con­sen­so social y polí­ti­co y un
com­pro­mi­so serio por par­te de todas las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de
garan­ti­zar un pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal que cul­mi­ne con el logro de la
deman­da social de una nue­va cons­ti­tu­ción sobe­ra­na que reem­pla­ce la
actual cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta. 

¡Nos can­sa­mos, Nos uni­mos! 

UNIDAD SOCIAL

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: