Boli­via. Patri­cia Her­mo­sa: “Sólo los indios esta­mos en la cár­cel”

Por Cami­la Paro­di y Lau­ra Salo­mé Can­te­ros des­de La Paz, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano 18 de mar­zo de 2020 

Abo­ga­da y ex fun­cio­na­ria de Esta­do, Patri­cia Her­mo­sa Gutié­rrez pade­ce el encie­rro sin con­de­na y las vio­len­cias que cau­sa hace casi dos meses. Está pri­va­da de su liber­tad y del acce­so a la defen­sa y la salud. Apo­de­ra­da de Evo Mora­les, al igual que otras, pade­ce la per­se­cu­ción polí­ti­ca y la dis­cri­mi­na­ción étni­ca e ideo­ló­gi­ca. La visi­ta­mos en la cár­cel. Su his­to­ria for­ma­rá par­te del infor­me sin fron­te­ras de la Dele­ga­ción Femi­nis­ta Plu­ri­na­cio­nal.

En Boli­via hay pre­sas polí­ti­cas como con­se­cuen­cia del racis­mo que se ins­tau­ró des­de las ins­ti­tu­cio­nes a par­tir del Gol­pe de Esta­do. Con tan sólo 35 años, la abo­ga­da Patri­cia Her­mo­sa, ex jefa de Gabi­ne­te y apo­de­ra­da del ex pre­si­den­te Evo Mora­les, tra­ba­jó día y noche en la estruc­tu­ra esta­tal duran­te más de 10 años. Hoy se encuen­tra pri­va­da de su liber­tad y del dere­cho a la defen­sa en el Cen­tro de Orien­ta­ción Feme­ni­na de Obra­jes, al sur de La Paz, acu­sa­da de for­ma ile­gal de “terro­ris­mo, sedi­ción y finan­cia­mien­to al terro­ris­mo”.

Como par­te de la Dele­ga­ción Femi­nis­ta Plu­ri­na­cio­nal que via­jó a Boli­via alre­de­dor del 8M para rele­var las vio­len­cias con­tra las muje­res y las disi­den­cias a par­tir del Gol­pe de Esta­do, Mar­cha ingre­só al cen­tro penal don­de se encuen­tra Patri­cia hace más de 45 días. Nos espe­ró jun­to a su abo­ga­do alre­de­dor de una mesa con som­bri­lla que soli­ci­tó para noso­tras. Si bien agra­de­ció la posi­bi­li­dad de tener un ami­go abo­ga­do que haya deci­di­do acom­pa­ñar­la, sabe que nin­gún abogado/​a quie­re asu­mir ese tipo de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca. Patri­cia se encuen­tra en una situa­ción muy frá­gil; le cues­ta expre­sar­se y la injus­ti­cia cayó sobre su cuer­po- terri­to­rio. No acce­dió a su dere­cho a la salud a pesar de haber pade­ci­do un even­to obs­té­tri­co. Se encuen­tra vul­ne­ra­ble pero con­tó su his­to­ria. Lo hizo por­que no está sola.

“Me tuvie­ron ence­rra­da una hora”

Era una tar­de de sol en un barrio tran­qui­lo al sur de La Paz. Patri­cia (nos) agra­de­ció la visi­ta y con­sin­tió con­tar su ver­dad. Has­ta ese momen­to, nin­gu­na orga­ni­za­ción ni medio de comu­ni­ca­ción había lle­ga­do a la ins­ti­tu­ción car­ce­la­ria para escu­char­la o cons­ta­tar los rumo­res acer­ca de su esta­do de salud inte­gral. La ex fun­cio­na­ria nos con­tó que se encuen­tra pri­va­da de su liber­tad, bási­ca­men­te, por man­te­ner con­ver­sa­cio­nes tele­fó­ni­cas con su ex jefe, Evo Mora­les. Es más, que le ten­die­ron una tram­pa: en los pri­me­ros días del Gol­pe de Esta­do, ase­so­res de la auto­pro­cla­ma­da pre­si­den­ta, Jea­ni­ne Añez, la lla­ma­ron para que ingre­se a la resi­den­cia ofi­cial para reti­rar las per­te­nen­cias de Mora­les. Esas con­ver­sa­cio­nes y el cum­pli­mien­to de su tarea de apo­de­ra­da, fue­ron usa­das en su con­tra.

“Me detu­vie­ron para que amplíe una decla­ra­ción pero nun­ca he teni­do una audien­cia”, denun­ció des­de el encie­rro la abo­ga­da, apun­tan­do a la labor del Minis­te­rio Públi­co. El pasa­do 31 de enero comen­zó su peri­plo. De for­ma arbi­tra­ria, sin orden judi­cial, fue dete­ni­da por poli­cías de civil que la ence­rra­ron ile­gal­men­te en una camio­ne­ta poli­cial. “Me tuvie­ron ence­rra­da una hora”, con­tó. “Me pre­gun­ta­ban acer­ca de la docu­men­ta­ción que tenía y al día siguien­te habían roba­do los docu­men­tos”. Había lle­ga­do a La Paz para ges­tio­nar la can­di­da­tu­ra de Evo Mora­les como sena­dor del MAS en las pró­xi­mas elec­cio­nes del del 3 de mayo. 

En ese momen­to, el juez Arman­do Zeba­llos orde­nó la deten­ción pre­ven­ti­va de la abo­ga­da Patri­cia Her­mo­sa mien­tras se rea­li­za­ra el jui­cio en su con­tra. Pero Patri­cia sabe que su deten­ción es una sim­ple excu­sa para rete­ner el poder nota­rial y el ori­gi­nal de la libre­ta del ser­vi­cio mili­tar que corres­pon­den al ex pre­si­den­te y que eran requi­si­tos indis­pen­sa­bles para la ins­crip­ción de su can­di­da­tu­ra en el Tri­bu­nal Elec­to­ral. “Me qui­tan los docu­men­tos para que no pue­da ser can­di­da­to”, ase­gu­ró. La pros­crip­ción de la mayo­ría polí­ti­ca del país lle­gó muy lejos: las que pagan las con­se­cuen­cias son las muje­res jóve­nes y de raí­ces indí­ge­nas.

Por su tra­ba­jo en la estruc­tu­ra esta­tal de más de 10 años, Her­mo­sa reco­no­ce haber vis­to duran­te los días pre­vios a su deten­ción, a dis­tin­tos poli­cías siguién­do­la; pero como sabía que ella había cum­pli­do con sus debe­res, eli­gió igno­rar­lo. Her­mo­sa advir­tió que no des­co­no­cía que duran­te esos meses, ejecutores/​as del Gol­pe de Esta­do imple­men­ta­ron un sis­te­ma de per­se­cu­ción y con­trol sis­te­má­ti­co con­tra quie­nes habían sido par­te del gobierno que repre­sen­ta­ba el Pro­ce­so de Cam­bio. En par­ti­cu­lar con quie­nes son indí­ge­nas.

Des­de el momen­to de su deten­ción, a Patri­cia Her­mo­sa, jamás le otor­ga­ron el pedi­do de amplia­ción de la decla­ra­ción tes­ti­mo­nial y en dos oca­sio­nes le fue nega­da la pri­sión domi­ci­lia­ria, a pesar de haber pre­sen­ta­do el pedi­do en la fis­ca­lía; una for­ma de mos­trar­se dis­pues­ta a cola­bo­rar con el pro­ce­so judi­cial. Para la fis­ca­lía, Patri­cia pre­sen­ta “ries­go de fuga”. Es que, entre su infor­ma­ción migra­to­ria, figu­ran (ape­nas) dos via­jes rea­li­za­dos en años en que fue fun­cio­na­ria del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal. Datos per­so­na­les que no debe­rían ser usa­dos en su con­tra. Her­mo­sa ade­más nos con­tó que devol­vió el pasa­por­te diplo­má­ti­co.

“Me visi­tan mis ami­gas”

“Solo los indios esta­mos en la cár­cel”, refle­xio­nó Patri­cia Her­mo­sa en una fra­se que carac­te­ri­za cla­ra­men­te el Gol­pe de Esta­do que asal­tó en noviem­bre pasa­do el poder guber­na­men­tal en el país vecino. Ase­gu­ró que, al igual que la ex pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral (TSE), María Euge­nia Cho­que (60 años), dete­ni­da en la mis­ma uni­dad, sus encie­rros sin con­de­na no se resuel­ven por­que son indias. “Con Euge­nia lo habla­mos a dia­rio”, con­tó, “hay dis­cri­mi­na­ción por géne­ro, etnia, cla­se. Ade­más, por razón ideo­ló­gi­ca”, agre­gó. A Patri­cia la acu­san de “terro­ris­mo” por hablar por telé­fono. A Euge­nia la cas­ti­gan por repre­sen­tar el empo­de­ra­mien­to de quie­nes hace cin­co siglos sopor­tan el racis­mo. 

Sin embar­go, a pesar de la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal que impli­ca el encie­rro, Her­mo­sa no pier­de sus espe­ran­zas. “Me visi­tan mis ami­gas”, res­pon­dió emo­cio­na­da a una pre­gun­ta preo­cu­pa­da, y agre­gó, “acá no me fal­ta nada, las pre­sas se orga­ni­zan”. El Cen­tro de Orien­ta­ción Feme­ni­na de Obra­jes es un penal semi­ce­rra­do que cuen­ta con espa­cios al aire libre y ver­des. Allí, Patri­cia con­vi­ve con las muje­res que son madres o que están emba­ra­za­das. A pesar de eso, tam­bién rela­tó que fue tes­ti­ga de tor­tu­ras a otras muje­res; fami­lia­res de Sen­ka­ta, entre las que recuer­da a “Dora”, una lucha­do­ra de ape­nas 20 años. 

“Te vamos a traer café todas las sema­nas”, le dije­ron al pasar unas muje­res soli­da­rias que visi­ta­ban a otras dete­ni­das. “Y cho­co­la­tes”, res­pon­dió Patri­cia. La pro­me­sa sonó como el empa­re­ja­mien­to per­fec­to para el libro que lle­va en su mochi­la: “La revo­lu­ción india”, de Faus­to Rei­na­ga. Un clá­si­co del movi­mien­to india­nis­ta que rela­ta la his­to­ria de resen­ti­mien­to por par­te del colo­ni­za­dor duran­te la con­quis­ta; la bús­que­da del reco­no­ci­mien­to des­de Euro­pa que, al ver­se sub­es­ti­ma­do, eli­ge des­pre­ciar al ori­gi­na­rio del Abya Yala ya que no le bas­ta con haber­lo con­quis­ta­do. Patri­cia son­rió al exhi­bir el libro que que­dó sobre la mesa. Cóm­pli­ce, reac­cio­na­rio. Al igual que ella, que se mos­tró con­fia­da por estar libre pron­to. 

Patri­cia Her­mo­sa y Evo Mora­les

El 3 de mayo habrá elec­cio­nes en el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, comi­cios que se encuen­tran ame­na­za­dos por dife­ren­tes fac­to­res: el terror social que impu­so el levan­ta­mien­to poli­cial y mili­tar des­de el Gol­pe de Esta­do que ase­si­nó y repri­mió a niñes y muje­res de polle­ra; la pros­crip­ción polí­ti­ca del MAS; la mani­pu­la­ción arbi­tra­ria del TSE del padrón elec­to­ral, sobre todo en áreas rura­les; el cer­co mediá­ti­co que impu­sie­ron los medios hege­mó­ni­cos para denun­ciar las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos des­de noviem­bre de 2019 ‑cen­su­ra sos­te­ni­da con tor­tu­ra, per­se­cu­ción y exi­lio de tra­ba­ja­dorxs de pren­sa-; la pan­de­mia y cri­sis mun­dial a par­tir del COVID 19; y las ansias de la dere­cha racis­ta ‑finan­cia­da por intere­ses impe­ria­les- de con­ti­nuar eje­cu­tan­do el poder de deci­sión des­de el Esta­do. 

“Este es un mal sue­ño”, fina­li­zó Patri­cia Her­mo­sa. Nos con­tó que la fis­ca­lía le ofre­ció un jui­cio abre­via­do a cam­bio de que se decla­re cul­pa­ble y acep­te uno de los mayo­res deli­tos para acce­der a la pri­sión domi­ci­lia­ria. “Ellos tie­nen otro fin”, ase­gu­ró, “quie­ren que diga que mi jefe hizo terro­ris­mo”. Ni la deten­ción arbi­tra­ria, la pri­va­ción ile­gal de la liber­tad ni la con­de­na social pare­cen ame­dren­tar­la. El pedi­do de liber­tad de Patri­cia Her­mo­sa Gutié­rrez es un gri­to sin fron­te­ras y su his­to­ria for­ma­rá par­te del infor­me que la Dele­ga­ción Femi­nis­ta Plu­ri­na­cio­nal envia­rá a Orga­nis­mos y Cor­tes Inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos. El Pro­ce­so de Cam­bio con­ti­nua­rá por­que vive en quie­nes levan­tan sus ban­de­ras y tie­nen raí­ces indí­ge­nas, caras aniña­das y voces sua­ves. Son quie­nes están des­ti­na­das a ven­cer.

Por Mar­cha noti­cias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: