Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­res

Des­kar­gak /​Des­car­gas (219 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[PDF] [A5] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[EPUB] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[mobi] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 

Las mani­fes­ta­cio­nes de las vio­len­cias en Lati­noa­mé­ri­ca se cons­ti­tu­yen una nue­va caza de brujxs y prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va de la región, cobrán­do­se vidas y dis­ci­pli­nan­do a fuer­za de inva­sio­nes, colo­ni­za­ción, des­po­jos, cri­mi­na­li­za­ción de cuer­pos y de terri­to­rios. En su gira por Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil, la teó­ri­ca y mili­tan­te Sil­via Fede­ri­ci habló sobre la ofen­si­va del labo­ra­to­rio con­ser­va­dor neo­li­be­ral en el con­ti­nen­te y de las luchas femi­nis­tas, comu­ni­ta­rias y popu­la­res que resis­ten, mien­tras se rein­ven­tan en una tra­ma plu­ri­na­cio­nal e inter­na­cio­na­lis­ta de rebe­lión y dig­ni­dad.

Esta­mos ante el des­plie­gue cada vez más bru­tal y vio­len­to de una geo­po­lí­ti­ca patriar­cal, racis­ta y colo­nial. Los hechos de estos días en Ecua­dor sin­te­ti­zan la esce­na del des­po­jo a manos del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, a tra­vés del pack neo­li­be­ral de medi­das de ajus­te que pusie­ron en esta­do de levan­ta­mien­to a todo el terri­to­rio. Mien­tras tan­to, Gua­te­ma­la sigue con esta­do de sitio en diver­sas par­tes del país. Perú en cri­sis sis­té­mi­ca de su arqui­tec­tu­ra demo­crá­ti­ca. Hon­du­ras y El Sal­va­dor con una repre­sión sin pau­sa. Colom­bia en récord de ase­si­na­tos a lucha­dorxs terri­to­ria­les. Méxi­co con una esca­la­da de femi­ci­dios. Argen­ti­na en el ojo de la tor­men­ta de una cri­sis finan­cie­ra que se tra­du­ce en empo­bre­ci­mien­to masi­vo y aumen­to de las vio­len­cias machis­tas. Y, en Bra­sil, el labo­ra­to­rio extre­mo del con­ser­va­du­ris­mo neo­li­be­ral del con­ti­nen­te, se mili­ta­ri­zan las ciu­da­des, se incen­dia el Ama­zo­nas a favor del agro­ne­go­cio y se prohí­be por decre­to hablar de vio­len­cia obs­té­tri­ca. El efec­to de con­jun­to no deja dudas: la vio­len­cia es, en este momen­to, la prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va, la que abre nue­vos espa­cios de valo­ri­za­ción para el capi­tal a cos­ta de inva­sio­nes, con­quis­tas y cri­mi­na­li­za­ción de cuer­pos y terri­to­rios con­cre­tos. Por eso, las esce­nas de la caza de bru­jas, de las pri­va­ti­za­cio­nes de recur­sos comu­nes y de la per­se­cu­ción de las sub­je­ti­vi­da­des rebel­des y heré­ti­cas de las que habla la teó­ri­ca y mili­tan­te Sil­via Fede­ri­ci están reple­tas de actua­li­dad. De estas cues­tio­nes con­ver­só en su gira por Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil en las últi­mas sema­nas. Sin embar­go, a pesar de la con­tra­ofen­si­va (y de la reno­va­ción de for­mas de con­tra­in­sur­gen­cia), esta región no logra ser paci­fi­ca­da. Y esto se debe a que las luchas femi­nis­tas, comu­ni­ta­rias y popu­la­res logran sos­te­ner, rein­ven­tar y radi­ca­li­zar una tra­ma plu­ri­na­cio­nal, trans­na­cio­nal e inter­na­cio­na­lis­ta de resis­ten­cia y dig­ni­dad. Aquí una cró­ni­ca de algu­nas de esas con­ver­sa­cio­nes de la femi­nis­ta ita­lia­na más popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na.

«¿Quié­nes son hoy los nue­vos con­quis­ta­do­res y misio­ne­ros, los que nos per­mi­ten decir que esta­mos en un nue­vo momen­to colo­nial?», pre­gun­ta Fede­ri­ci, pañue­lo ver­de al cue­llo, ante un audi­to­rio reple­to en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Bahía. Y res­pon­de sin dudar­lo: «El FMI y sus gobier­nos obe­dien­tes, los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos que vuel­ven a acu­sar a las muje­res para des­truir los entra­ma­dos comu­ni­ta­rios his­tó­ri­cos y los que se están crean­do aho­ra y las empre­sas extrac­ti­vis­tas». Los per­so­na­jes no son medie­va­les, sino a la altu­ra del neo­li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor que ha relan­za­do su ata­que en nom­bre de la «ideo­lo­gía de géne­ro» per­si­guien­do vidas y deseos que no se some­ten a la nor­ma hete­ro­pa­triar­cal y a la aus­te­ri­dad como man­da­to de los pla­nes de ajus­te. «La escla­vi­tud, la miso­gi­nia, la acu­sa­ción a muje­res y pue­blos indí­ge­nas de estar aliadxs con el demo­nio y la expro­pia­ción de tie­rras son el ini­cio colo­nial del capi­ta­lis­mo a manos de la Inqui­si­ción y el impe­ria­lis­mo que ayer y hoy se vuel­ven a dis­fra­zar de accio­nes huma­ni­ta­rias y pro­ce­so civi­li­za­to­rio», agre­gó Fede­ri­ci.

La siguen en la con­ver­sa­ción Vil­ma Reis, can­di­da­ta a inten­den­ta de la ciu­dad que suma dos esce­nas cla­ve (lue­go de fes­te­jar el triun­fo de tres par­la­men­ta­rias negras en Por­tu­gal): el súper encar­ce­la­mien­to de la pobla­ción negra y pobre, y la lla­ma­da gue­rra con­tra las dro­gas como plan con­tra­in­sur­gen­te que, des­de Esta­dos Uni­dos, sigue sien­do la narra­ti­va adop­ta­da por los gobier­nos para cri­mi­na­li­zar los barrios y fave­las y jus­ti­fi­car los acri­bi­lla­mien­tos, a puro gati­llo fácil. «Noso­tras sobre­vi­vi­mos a la tra­ve­sía del Atlán­ti­co, como dijo Toni Morri­son, y acá esta­mos ali­men­tan­do una peda­go­gía de la des­obe­dien­cia, ante los nue­vos colo­nia­lis­mos: des­de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca a todas las for­mas de pac­to patriar­cal con­tra nues­tro sabe­res», dice fren­te al audi­to­rio cada vez más reple­to.

Lue­go, Caro­li­na Rocha, inves­ti­ga­do­ra de la caza de bru­jas en Bra­sil y auto­ra del libro O Sabá do Ser­tão. Feti­cei­ras, demó­nios e jesui­tas no Piauí colo­nial (1750−1758) (El aque­la­rre del Ser­tón. Hechi­ce­ras, demo­nios y jesui­tas en el Piauí colo­nial (1750−1758), habló de la esté­ti­ca polí­ti­ca que impul­san las orga­ni­za­cio­nes neo­fun­da­men­ta­lis­tas pen­te­cos­ta­les a favor de la into­le­ran­cia reli­gio­sa y agre­gó: «hoy todas tene­mos en cla­ro que el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral no sub­sis­te sin el con­trol de nues­tros cuer­pos, de las ague­rri­das del pue­blo garí­fu­na en Colom­bia a las muje­res kur­das, y a todas las que cul­ti­van for­mas de femi­nis­mo popu­lar. Hay que agre­gar que hoy tam­bién se cri­mi­na­li­za nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, que nos sir­ve para sen­tir que las que murie­ron que­ma­das están acá vivas entre noso­tras».

El deba­te siguió en el semi­na­rio inter­na­cio­nal titu­la­do «Pers­pec­ti­vas femi­nis­tas con­tra la geo­po­lí­ti­ca glo­bal, patriar­cal y racis­ta», orga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to EQUIT de Bra­sil, a car­go de Gra­cie­la Rodrí­guez. Hele­na Sil­ves­tre, mili­tan­te femi­nis­ta afro­in­dí­ge­na y escri­to­ra seña­ló: «En Bra­sil esta­mos en una línea esta­bi­li­za­da de escán­da­los dia­rios del gobierno, tan­to en los dichos del pre­si­den­te como en los ata­ques que se con­cen­tran en des­truir dere­chos y ser­vi­cios públi­cos. Al mis­mo tiem­po, se está for­ta­le­cien­do una red de muje­res hacien­do resis­ten­cia y lla­man­do la aten­ción sobre vio­len­cias estruc­tu­ra­les que quie­ren pasar des­aper­ci­bi­das. Por ejem­plo: hoy se está pro­po­nien­do la pri­va­ti­za­ción de la ense­ñan­za de niños de 0 a 6 años, es decir, guar­de­rías y jar­di­nes de infan­tes. Siguien­do el camino de otros ser­vi­cios ya pri­va­ti­za­dos, sos­pe­cha­mos que esto que­da­rá a car­go de orga­ni­za­cio­nes pri­va­das y muchas con fines reli­gio­sos. En simul­tá­neo, el gober­na­dor de San Pablo aca­ba de acor­dar con Bol­so­na­ro mili­ta­ri­zar la ges­tión de la escue­la pri­ma­ria. Enton­ces, ima­gí­nen­se: niñes de 0 a 6 años a car­go de orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas y de 6 a 14 con ges­tión mili­ta­ri­za­da. Des­pués de los 14 años ya podés ir direc­to a la cár­cel. Ese es el mode­lo que está en la cabe­za del gobierno bra­si­le­ño».

Las escue­las fue­ron un ele­men­to de la resis­ten­cia de los últi­mos años en Bra­sil. La ocu­pa­ción masi­va en 2015 fue con­tun­den­te y por eso hoy son un blan­co de dis­ci­pli­na­mien­to en nom­bre de la «ideo­lo­gía de géne­ro». Es en los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos que van des­de la escue­la pri­ma­ria has­ta las uni­ver­si­da­des don­de se cri­mi­na­li­za la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va femi­nis­ta por­que abre un tipo de ela­bo­ra­ción sobre el deseo que pone en sus­pen­so el man­da­to de la fami­lia hete­ro­pa­triar­cal como úni­co des­tino posi­ble para las vidas de ado­les­cen­te y niñxs, gene­ran­do un tipo de poli­ti­za­ción de lxs jóve­nes que es per­se­gui­do en todo el con­ti­nen­te. Esto es nota­ble tam­bién en Chi­le, don­de la ocu­pa­ción de las escue­las por par­te de fuer­zas poli­cia­les («los pacos» lite­ral­men­te en los techos de algu­nos edi­fi­cios emble­má­ti­cos de modo per­ma­nen­te) es otro caso extre­mo de esta caza de brujxs regio­nal, cri­mi­na­li­zan­do tam­bién la insur­gen­cia de las nue­vas gene­ra­cio­nes que pro­ta­go­ni­za­ron el mayo femi­nis­ta en 2018, pero que vie­ne de una con­ti­nuo de fuer­zas del movi­mien­to estu­dian­til des­de hace años. Hoy, jun­to al recla­mo por edu­ca­ción públi­ca para no tener que endeu­dar­se para acce­der a la uni­ver­si­dad, se pide edu­ca­ción no sexis­ta. Es cada vez más evi­den­te cómo la reco­lo­ni­za­ción finan­cie­ra de nues­tro con­ti­nen­te que pro­po­ne el neo­li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor exi­ge en simul­tá­neo la pro­duc­ción de juven­tu­des endeu­da­das y dis­ci­pli­na­das bajo el man­da­to de la fami­lia hete­ro­pa­triar­cal. Refuer­za esta idea Lana de Holan­da, joven acti­vis­ta trans­fe­mi­nis­ta, que tra­ba­jó como ase­so­ra de Marie­lle Fran­co y sigue mili­tan­do en el PSOL. Ella expli­ca que la caza de brujxs ata­ca hoy sobre todo a la pobla­ción trans: «Lamen­ta­ble­men­te el pre­si­den­te auto­ri­ta­rio fas­cis­ta que tene­mos es ejem­plo del ciu­da­dano medio bra­si­le­ño, no es un mons­truo ais­la­do. Aquí vemos cómo el neo­li­be­ra­lis­mo está casa­do con el con­ser­va­du­ris­mo, espe­cial­men­te encar­na­do por las igle­sias evan­gé­li­cas, y su resul­ta­do es más vio­len­cia y per­se­cu­ción con­tra la pobla­ción LGBTIQ, espe­cial­men­te a las per­so­nas trans, que en Bra­sil son las más ase­si­na­das».

Con­tra la glo­ba­li­dad de las finan­zas, plu­ri­na­cio­na­li­dad de luchas

Es un diag­nós­ti­co común en muchos paí­ses de la región que el sos­te­ni­do incre­men­to de los femi­ci­dios va en para­le­lo al avan­ce de la finan­cia­ri­za­ción de nues­tras vidas. La pre­gun­ta que apa­re­ce es cómo enfren­tar la geo­gra­fía glo­bal del capi­tal finan­cie­ro si res­trin­gi­mos nues­tras prác­ti­cas polí­ti­cas a un ima­gi­na­rio nacio­nal, que atra­sa, incen­ti­va el racis­mo y es impo­ten­te fren­te a la avan­za­da neo­li­be­ral. «La deu­da es el ins­tru­men­to pri­vi­le­gia­do para la rees­truc­tu­ra­ción del capi­ta­lis­mo en sus momen­tos de cri­sis. Y tene­mos que enten­der que el dine­ro solo fun­cio­na como dine­ro en el capi­ta­lis­mo des­pués del des­po­jo», expli­ca Sil­via Fede­ri­ci tras escu­char muchas inter­ven­cio­nes en el semi­na­rio y perio­di­za: dice que esta­mos en la cuar­ta déca­da ‑des­pués de la cri­sis de los años 70- que el capi­ta­lis­mo se recom­po­ne endeu­dan­do al ter­cer mun­do y, en par­ti­cu­lar, a las muje­res y lxs tra­ba­ja­dorxs.

La reto­ma Francy Junior, mili­tan­te les­bia­na del Foro Per­ma­nen­te de Muje­res de Per­nam­bu­co: «Para noso­tras, las muje­res del Ama­zo­nas, la deu­da es cul­pa fren­te a los ban­cos cuan­do tene­mos que pagar el pre­cio altí­si­mo del gas en un terri­to­rio que pro­du­ce petró­leo». Ella habla de mode­los pre­da­to­rios que se anu­dan: endeu­da­mien­to y extrac­ti­vis­mo. Esos mode­los, dice, expli­can los incen­dios del Ama­zo­nas, que tie­nen en la zona fran­ca de Manaos un pun­to de con­den­sa­ción de los mega­pro­yec­tos extrac­ti­vos, que van jun­to a la cesión for­zo­sa de terre­nos para entre­na­mien­to del ejér­ci­to, la cons­truc­ción de un polo naval-por­tua­rio y de un polo turís­ti­co. Jes­si­ca Gon­za­ga Napo­leáo Valois, joven mili­tan­te del Colec­ti­vo Pun­ta de Lan­za, deta­lla que la cons­truc­ción de la ter­mi­nal por­tua­ria Por­to das Lajes, que será cons­trui­da en el encuen­tro de las aguas del Ama­zo­nas, impli­ca el des­alo­jo de comu­ni­da­des ribe­re­ñas que hoy están bajo el pro­ce­so de cesión obli­ga­to­ria de sus tie­rras.

Vio­len­cia con­tra las muje­res, vio­len­cia con­tra las per­so­nas trans, con­tra las les­bia­nas y mari­cas, abor­to, agro­eco­lo­gía, cár­cel, eco­no­mía soli­da­ria y popu­lar y jubi­la­cio­nes: de estos temas hablan las femi­nis­tas de la ciu­dad del nor­des­te bra­si­le­ño de Cea­rá, que apro­ve­chan las filas que hacen las muje­res que van a cobrar el sub­si­dio Bol­sa Fami­lia, en su mayo­ría del sec­tor rural, a par­tir del 15 de cada mes, duran­te quin­ce días, cuen­ta Lilia­na De Car­valho Sil­va, mili­tan­te del Movi­mien­to Ibia­pa­bano de Mulhe­res. «Para noso­tras con­ver­sar, hacer peda­go­gía popu­lar femi­nis­ta sobre estas cues­tio­nes, en los luga­res don­de las muje­res tie­nen que pasar obli­ga­to­ria­men­te tan­tas horas espe­ran­do, es fun­da­men­tal. Ahí por ejem­plo hici­mos un tra­ba­jo de encues­ta y de pro­ble­ma­ti­za­ción sobre la refor­ma pre­vi­sio­nal que fue muy impor­tan­te para visua­li­zar cómo va a impac­tar sobre noso­tras. Tam­bién tra­ba­ja­mos orga­ni­zan­do feria con las pro­duc­to­ras agro­eco­ló­gi­cas, para que cir­cu­len sus pro­duc­tos y apro­ve­chan­do la feria como espa­cios de for­ma­ción femi­nis­ta». Escu­chan y con­ver­san aho­ra las muje­res del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­ras Domés­ti­cas de Bahía dicien­do que la lucha de cla­ses en Bra­sil es lucha de razas. «Hemos paga­do la uni­ver­si­dad de nuestrxs hijxs con nues­tro tra­ba­jo pero aún así, como pobla­ción negra, aun sien­do pro­fe­sio­nal no con­si­guen tra­ba­jo».

Hay un pun­to que se reite­ra y vuel­ve al deba­te. Es la diná­mi­ca trans­na­cio­nal de luchas la que ha visi­bi­li­za­do los impac­tos del neo-extrac­ti­vis­mo como fór­mu­la de reco­lo­ni­za­ción del con­ti­nen­te y la que ha pues­to en dis­cu­sión las nue­vas for­mas de explo­ta­ción de los tra­ba­jos his­tó­ri­ca­men­te des­pre­cia­dos y mal pagos. Y por eso no es casual que la plu­ri­na­cio­na­li­dad se pre­sen­te hoy como una ban­de­ra de encuen­tros, asam­bleas y pro­tes­tas. Se tra­ta de la expre­sión de una com­po­si­ción con­cre­ta de las luchas más vita­les en con­tra de la alian­za neo­li­be­ral y con­ser­va­do­ra. Y es empu­ja­da por las muje­res indí­ge­nas que en Argen­ti­na agi­tan que #Nos­Que­re­mos­Plu­ri­na­cio­nal, de la cam­pa­ña de muchas orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vas que gri­tan #Somos­Plu­ri­na­cio­nal, de las com­pa­ñe­ras de la cam­pa­ña #Migrar­NoEs­De­li­to, de #NiU­na­Mi­gran­te­Me­nos y de la com­po­si­ción plu­ri­na­cio­nal his­tó­ri­ca de las movi­mien­tos socia­les y las asam­bleas femi­nis­tas. Esa plu­ri­na­cio­na­li­dad es tam­bién la del pro­ta­go­nis­mo indí­ge­na que empu­ja #ElPa­ro­No­Pa­ra y la resis­ten­cia de #Muje­res­Con­tra­El­Pa­que­ta­zo en Ecua­dor.

Se tra­ta de un acu­mu­la­do de luchas que tie­ne la tarea con­cre­ta de des­co­lo­ni­zar nues­tra len­gua y nues­tras prác­ti­cas, nues­tros ima­gi­na­rios y nues­tros cuer­pos. Y, sobre todo, ampliar esa diná­mi­ca plu­ri­na­cio­nal a otros deba­tes: por ejem­plo, al deba­te sin­di­cal. Com­pa­ñe­ras del Comi­té de Tra­ba­ja­do­ras y Sin­di­ca­lis­tas de la Coor­di­na­do­ra 8M de Chi­le están pen­san­do «un sis­te­ma plu­ri­na­cio­nal de cui­da­dos» tal como lo ha argu­men­ta­do recien­te­men­te la diri­gen­te gre­mial Diva Milla­pan. Tam­bién Delia Col­que, de #NiU­na­Mi­gran­te­Me­nos, expli­có en un encuen­tro inter­sin­di­cal con Sil­via Fede­ri­ci que la sema­na pasa­da se reali­zó en Bue­nos Aires que «hoy las tra­ba­ja­do­ras cos­tu­re­ras, todas migran­tes, esta­mos en mayor pre­ca­rie­dad fren­te a las vio­len­cias machis­tas por­que si denun­cia­mos a las pare­jas vio­len­tas, enfren­ta­mos el ries­go que se use esa denun­cia para su depor­ta­ción. Que­da­mos como tra­ba­ja­do­ras migran­tes rehe­nes de ese chan­ta­je». Por eso, Col­que sub­ra­yó que es impen­sa­ble un sin­di­ca­lis­mo que no se haga car­go de la reali­dad migran­te del tra­ba­jo, en gene­ral en los seg­men­tos más pre­ca­ri­za­dos de la eco­no­mía. En el mis­mo encuen­tro, des­pués de su nutri­da agen­da en Neu­quén jun­to al Colec­ti­vo La Revuel­ta y la Inter­sin­di­cal NiU­na­Me­nos, Fede­ri­ci sub­ra­yó que en Esta­dos Uni­dos la diná­mi­ca sin­di­cal está sien­do rein­ven­ta­da e impul­sa­da por lxs tra­ba­ja­dorxs migran­tes que en sec­to­res como la docen­cia, la enfer­me­ría y varios ser­vi­cios dan cuen­ta de unas nue­vas moda­li­da­des de lucha: «Hoy en Esta­dos Uni­dos don­de hay un tasa bají­si­ma de sin­di­ca­li­za­ción de ape­nas el 8 por cien­to, los sec­to­res que están orga­ni­zán­do­se y revi­ta­li­zan­do la lucha sin­di­cal son aque­llos en don­de hay una pre­sen­cia mayo­ri­ta­ria de migran­tes».

Lo plu­ri­na­cio­nal, como fuer­za trans­na­cio­nal con­cre­ta, es tam­bién una pers­pec­ti­va y un méto­do que per­mi­te tra­mar agen­da común, que ensan­cha los cuer­pos-terri­to­rios que nutren los femi­nis­mos movi­li­za­dos. Fede­ri­ci se des­pi­de dicien­do que esta­mos en «el pun­to cero de la revo­lu­ción, que es cuan­do se pier­de la ilu­sión en lo vie­jo y se com­pren­de que todo se pue­de cam­biar y que no hay cam­bio sin cam­biar­lo todo».

Luci Cava­lle­roVeró­ni­ca Gago

11 de octu­bre de 2019

Fuen­te: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​2​4​3​8​5​-​q​u​i​e​n​e​s​-​s​o​n​-​l​o​s​-​n​u​e​v​o​s​-​c​o​n​q​u​i​s​t​a​d​o​res

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *