Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­res

Des­kar­gak /​Des­car­gas (9 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[PDF] [A5] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[EPUB] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 
[mobi] Sil­via Fede­ri­ci y la resis­ten­cia femi­nis­ta del sur: Quié­nes son los nue­vos con­quis­ta­do­resDes­car­gar 

Las mani­fes­ta­cio­nes de las vio­len­cias en Lati­noa­mé­ri­ca se cons­ti­tu­yen una nue­va caza de brujxs y prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va de la región, cobrán­do­se vidas y dis­ci­pli­nan­do a fuer­za de inva­sio­nes, colo­ni­za­ción, des­po­jos, cri­mi­na­li­za­ción de cuer­pos y de terri­to­rios. En su gira por Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil, la teó­ri­ca y mili­tan­te Sil­via Fede­ri­ci habló sobre la ofen­si­va del labo­ra­to­rio con­ser­va­dor neo­li­be­ral en el con­ti­nen­te y de las luchas femi­nis­tas, comu­ni­ta­rias y popu­la­res que resis­ten, mien­tras se rein­ven­tan en una tra­ma plu­ri­na­cio­nal e inter­na­cio­na­lis­ta de rebe­lión y dig­ni­dad.

Esta­mos ante el des­plie­gue cada vez más bru­tal y vio­len­to de una geo­po­lí­ti­ca patriar­cal, racis­ta y colo­nial. Los hechos de estos días en Ecua­dor sin­te­ti­zan la esce­na del des­po­jo a manos del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, a tra­vés del pack neo­li­be­ral de medi­das de ajus­te que pusie­ron en esta­do de levan­ta­mien­to a todo el terri­to­rio. Mien­tras tan­to, Gua­te­ma­la sigue con esta­do de sitio en diver­sas par­tes del país. Perú en cri­sis sis­té­mi­ca de su arqui­tec­tu­ra demo­crá­ti­ca. Hon­du­ras y El Sal­va­dor con una repre­sión sin pau­sa. Colom­bia en récord de ase­si­na­tos a lucha­dorxs terri­to­ria­les. Méxi­co con una esca­la­da de femi­ci­dios. Argen­ti­na en el ojo de la tor­men­ta de una cri­sis finan­cie­ra que se tra­du­ce en empo­bre­ci­mien­to masi­vo y aumen­to de las vio­len­cias machis­tas. Y, en Bra­sil, el labo­ra­to­rio extre­mo del con­ser­va­du­ris­mo neo­li­be­ral del con­ti­nen­te, se mili­ta­ri­zan las ciu­da­des, se incen­dia el Ama­zo­nas a favor del agro­ne­go­cio y se prohí­be por decre­to hablar de vio­len­cia obs­té­tri­ca. El efec­to de con­jun­to no deja dudas: la vio­len­cia es, en este momen­to, la prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va, la que abre nue­vos espa­cios de valo­ri­za­ción para el capi­tal a cos­ta de inva­sio­nes, con­quis­tas y cri­mi­na­li­za­ción de cuer­pos y terri­to­rios con­cre­tos. Por eso, las esce­nas de la caza de bru­jas, de las pri­va­ti­za­cio­nes de recur­sos comu­nes y de la per­se­cu­ción de las sub­je­ti­vi­da­des rebel­des y heré­ti­cas de las que habla la teó­ri­ca y mili­tan­te Sil­via Fede­ri­ci están reple­tas de actua­li­dad. De estas cues­tio­nes con­ver­só en su gira por Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil en las últi­mas sema­nas. Sin embar­go, a pesar de la con­tra­ofen­si­va (y de la reno­va­ción de for­mas de con­tra­in­sur­gen­cia), esta región no logra ser paci­fi­ca­da. Y esto se debe a que las luchas femi­nis­tas, comu­ni­ta­rias y popu­la­res logran sos­te­ner, rein­ven­tar y radi­ca­li­zar una tra­ma plu­ri­na­cio­nal, trans­na­cio­nal e inter­na­cio­na­lis­ta de resis­ten­cia y dig­ni­dad. Aquí una cró­ni­ca de algu­nas de esas con­ver­sa­cio­nes de la femi­nis­ta ita­lia­na más popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na.

«¿Quié­nes son hoy los nue­vos con­quis­ta­do­res y misio­ne­ros, los que nos per­mi­ten decir que esta­mos en un nue­vo momen­to colo­nial?», pre­gun­ta Fede­ri­ci, pañue­lo ver­de al cue­llo, ante un audi­to­rio reple­to en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Bahía. Y res­pon­de sin dudar­lo: «El FMI y sus gobier­nos obe­dien­tes, los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos que vuel­ven a acu­sar a las muje­res para des­truir los entra­ma­dos comu­ni­ta­rios his­tó­ri­cos y los que se están crean­do aho­ra y las empre­sas extrac­ti­vis­tas». Los per­so­na­jes no son medie­va­les, sino a la altu­ra del neo­li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor que ha relan­za­do su ata­que en nom­bre de la «ideo­lo­gía de géne­ro» per­si­guien­do vidas y deseos que no se some­ten a la nor­ma hete­ro­pa­triar­cal y a la aus­te­ri­dad como man­da­to de los pla­nes de ajus­te. «La escla­vi­tud, la miso­gi­nia, la acu­sa­ción a muje­res y pue­blos indí­ge­nas de estar aliadxs con el demo­nio y la expro­pia­ción de tie­rras son el ini­cio colo­nial del capi­ta­lis­mo a manos de la Inqui­si­ción y el impe­ria­lis­mo que ayer y hoy se vuel­ven a dis­fra­zar de accio­nes huma­ni­ta­rias y pro­ce­so civi­li­za­to­rio», agre­gó Fede­ri­ci.

La siguen en la con­ver­sa­ción Vil­ma Reis, can­di­da­ta a inten­den­ta de la ciu­dad que suma dos esce­nas cla­ve (lue­go de fes­te­jar el triun­fo de tres par­la­men­ta­rias negras en Por­tu­gal): el súper encar­ce­la­mien­to de la pobla­ción negra y pobre, y la lla­ma­da gue­rra con­tra las dro­gas como plan con­tra­in­sur­gen­te que, des­de Esta­dos Uni­dos, sigue sien­do la narra­ti­va adop­ta­da por los gobier­nos para cri­mi­na­li­zar los barrios y fave­las y jus­ti­fi­car los acri­bi­lla­mien­tos, a puro gati­llo fácil. «Noso­tras sobre­vi­vi­mos a la tra­ve­sía del Atlán­ti­co, como dijo Toni Morri­son, y acá esta­mos ali­men­tan­do una peda­go­gía de la desobe­dien­cia, ante los nue­vos colo­nia­lis­mos: des­de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca a todas las for­mas de pac­to patriar­cal con­tra nues­tro sabe­res», dice fren­te al audi­to­rio cada vez más reple­to.

Lue­go, Caro­li­na Rocha, inves­ti­ga­do­ra de la caza de bru­jas en Bra­sil y auto­ra del libro O Sabá do Ser­tão. Feti­cei­ras, demó­nios e jesui­tas no Piauí colo­nial (1750−1758) (El aque­la­rre del Ser­tón. Hechi­ce­ras, demo­nios y jesui­tas en el Piauí colo­nial (1750−1758), habló de la esté­ti­ca polí­ti­ca que impul­san las orga­ni­za­cio­nes neo­fun­da­men­ta­lis­tas pen­te­cos­ta­les a favor de la into­le­ran­cia reli­gio­sa y agre­gó: «hoy todas tene­mos en cla­ro que el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral no sub­sis­te sin el con­trol de nues­tros cuer­pos, de las ague­rri­das del pue­blo garí­fu­na en Colom­bia a las muje­res kur­das, y a todas las que cul­ti­van for­mas de femi­nis­mo popu­lar. Hay que agre­gar que hoy tam­bién se cri­mi­na­li­za nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, que nos sir­ve para sen­tir que las que murie­ron que­ma­das están acá vivas entre noso­tras».

El deba­te siguió en el semi­na­rio inter­na­cio­nal titu­la­do «Pers­pec­ti­vas femi­nis­tas con­tra la geo­po­lí­ti­ca glo­bal, patriar­cal y racis­ta», orga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to EQUIT de Bra­sil, a car­go de Gra­cie­la Rodrí­guez. Hele­na Sil­ves­tre, mili­tan­te femi­nis­ta afro­in­dí­ge­na y escri­to­ra seña­ló: «En Bra­sil esta­mos en una línea esta­bi­li­za­da de escán­da­los dia­rios del gobierno, tan­to en los dichos del pre­si­den­te como en los ata­ques que se con­cen­tran en des­truir dere­chos y ser­vi­cios públi­cos. Al mis­mo tiem­po, se está for­ta­le­cien­do una red de muje­res hacien­do resis­ten­cia y lla­man­do la aten­ción sobre vio­len­cias estruc­tu­ra­les que quie­ren pasar des­aper­ci­bi­das. Por ejem­plo: hoy se está pro­po­nien­do la pri­va­ti­za­ción de la ense­ñan­za de niños de 0 a 6 años, es decir, guar­de­rías y jar­di­nes de infan­tes. Siguien­do el camino de otros ser­vi­cios ya pri­va­ti­za­dos, sos­pe­cha­mos que esto que­da­rá a car­go de orga­ni­za­cio­nes pri­va­das y muchas con fines reli­gio­sos. En simul­tá­neo, el gober­na­dor de San Pablo aca­ba de acor­dar con Bol­so­na­ro mili­ta­ri­zar la ges­tión de la escue­la pri­ma­ria. Enton­ces, ima­gí­nen­se: niñes de 0 a 6 años a car­go de orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas y de 6 a 14 con ges­tión mili­ta­ri­za­da. Des­pués de los 14 años ya podés ir direc­to a la cár­cel. Ese es el mode­lo que está en la cabe­za del gobierno bra­si­le­ño».

Las escue­las fue­ron un ele­men­to de la resis­ten­cia de los últi­mos años en Bra­sil. La ocu­pa­ción masi­va en 2015 fue con­tun­den­te y por eso hoy son un blan­co de dis­ci­pli­na­mien­to en nom­bre de la «ideo­lo­gía de géne­ro». Es en los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos que van des­de la escue­la pri­ma­ria has­ta las uni­ver­si­da­des don­de se cri­mi­na­li­za la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va femi­nis­ta por­que abre un tipo de ela­bo­ra­ción sobre el deseo que pone en sus­pen­so el man­da­to de la fami­lia hete­ro­pa­triar­cal como úni­co des­tino posi­ble para las vidas de ado­les­cen­te y niñxs, gene­ran­do un tipo de poli­ti­za­ción de lxs jóve­nes que es per­se­gui­do en todo el con­ti­nen­te. Esto es nota­ble tam­bién en Chi­le, don­de la ocu­pa­ción de las escue­las por par­te de fuer­zas poli­cia­les («los pacos» lite­ral­men­te en los techos de algu­nos edi­fi­cios emble­má­ti­cos de modo per­ma­nen­te) es otro caso extre­mo de esta caza de brujxs regio­nal, cri­mi­na­li­zan­do tam­bién la insur­gen­cia de las nue­vas gene­ra­cio­nes que pro­ta­go­ni­za­ron el mayo femi­nis­ta en 2018, pero que vie­ne de una con­ti­nuo de fuer­zas del movi­mien­to estu­dian­til des­de hace años. Hoy, jun­to al recla­mo por edu­ca­ción públi­ca para no tener que endeu­dar­se para acce­der a la uni­ver­si­dad, se pide edu­ca­ción no sexis­ta. Es cada vez más evi­den­te cómo la reco­lo­ni­za­ción finan­cie­ra de nues­tro con­ti­nen­te que pro­po­ne el neo­li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor exi­ge en simul­tá­neo la pro­duc­ción de juven­tu­des endeu­da­das y dis­ci­pli­na­das bajo el man­da­to de la fami­lia hete­ro­pa­triar­cal. Refuer­za esta idea Lana de Holan­da, joven acti­vis­ta trans­fe­mi­nis­ta, que tra­ba­jó como ase­so­ra de Marie­lle Fran­co y sigue mili­tan­do en el PSOL. Ella expli­ca que la caza de brujxs ata­ca hoy sobre todo a la pobla­ción trans: «Lamen­ta­ble­men­te el pre­si­den­te auto­ri­ta­rio fas­cis­ta que tene­mos es ejem­plo del ciu­da­dano medio bra­si­le­ño, no es un mons­truo ais­la­do. Aquí vemos cómo el neo­li­be­ra­lis­mo está casa­do con el con­ser­va­du­ris­mo, espe­cial­men­te encar­na­do por las igle­sias evan­gé­li­cas, y su resul­ta­do es más vio­len­cia y per­se­cu­ción con­tra la pobla­ción LGBTIQ, espe­cial­men­te a las per­so­nas trans, que en Bra­sil son las más ase­si­na­das».

Con­tra la glo­ba­li­dad de las finan­zas, plu­ri­na­cio­na­li­dad de luchas

Es un diag­nós­ti­co común en muchos paí­ses de la región que el sos­te­ni­do incre­men­to de los femi­ci­dios va en para­le­lo al avan­ce de la finan­cia­ri­za­ción de nues­tras vidas. La pre­gun­ta que apa­re­ce es cómo enfren­tar la geo­gra­fía glo­bal del capi­tal finan­cie­ro si res­trin­gi­mos nues­tras prác­ti­cas polí­ti­cas a un ima­gi­na­rio nacio­nal, que atra­sa, incen­ti­va el racis­mo y es impo­ten­te fren­te a la avan­za­da neo­li­be­ral. «La deu­da es el ins­tru­men­to pri­vi­le­gia­do para la rees­truc­tu­ra­ción del capi­ta­lis­mo en sus momen­tos de cri­sis. Y tene­mos que enten­der que el dine­ro solo fun­cio­na como dine­ro en el capi­ta­lis­mo des­pués del des­po­jo», expli­ca Sil­via Fede­ri­ci tras escu­char muchas inter­ven­cio­nes en el semi­na­rio y perio­di­za: dice que esta­mos en la cuar­ta déca­da ‑des­pués de la cri­sis de los años 70- que el capi­ta­lis­mo se recom­po­ne endeu­dan­do al ter­cer mun­do y, en par­ti­cu­lar, a las muje­res y lxs tra­ba­ja­dorxs.

La reto­ma Francy Junior, mili­tan­te les­bia­na del Foro Per­ma­nen­te de Muje­res de Per­nam­bu­co: «Para noso­tras, las muje­res del Ama­zo­nas, la deu­da es cul­pa fren­te a los ban­cos cuan­do tene­mos que pagar el pre­cio altí­si­mo del gas en un terri­to­rio que pro­du­ce petró­leo». Ella habla de mode­los pre­da­to­rios que se anu­dan: endeu­da­mien­to y extrac­ti­vis­mo. Esos mode­los, dice, expli­can los incen­dios del Ama­zo­nas, que tie­nen en la zona fran­ca de Manaos un pun­to de con­den­sa­ción de los mega­pro­yec­tos extrac­ti­vos, que van jun­to a la cesión for­zo­sa de terre­nos para entre­na­mien­to del ejér­ci­to, la cons­truc­ción de un polo naval-por­tua­rio y de un polo turís­ti­co. Jes­si­ca Gon­za­ga Napo­leáo Valois, joven mili­tan­te del Colec­ti­vo Pun­ta de Lan­za, deta­lla que la cons­truc­ción de la ter­mi­nal por­tua­ria Por­to das Lajes, que será cons­trui­da en el encuen­tro de las aguas del Ama­zo­nas, impli­ca el des­alo­jo de comu­ni­da­des ribe­re­ñas que hoy están bajo el pro­ce­so de cesión obli­ga­to­ria de sus tie­rras.

Vio­len­cia con­tra las muje­res, vio­len­cia con­tra las per­so­nas trans, con­tra las les­bia­nas y mari­cas, abor­to, agroe­co­lo­gía, cár­cel, eco­no­mía soli­da­ria y popu­lar y jubi­la­cio­nes: de estos temas hablan las femi­nis­tas de la ciu­dad del nor­des­te bra­si­le­ño de Cea­rá, que apro­ve­chan las filas que hacen las muje­res que van a cobrar el sub­si­dio Bol­sa Fami­lia, en su mayo­ría del sec­tor rural, a par­tir del 15 de cada mes, duran­te quin­ce días, cuen­ta Lilia­na De Car­val­ho Sil­va, mili­tan­te del Movi­mien­to Ibia­pa­bano de Mul­he­res. «Para noso­tras con­ver­sar, hacer peda­go­gía popu­lar femi­nis­ta sobre estas cues­tio­nes, en los luga­res don­de las muje­res tie­nen que pasar obli­ga­to­ria­men­te tan­tas horas espe­ran­do, es fun­da­men­tal. Ahí por ejem­plo hici­mos un tra­ba­jo de encues­ta y de pro­ble­ma­ti­za­ción sobre la refor­ma pre­vi­sio­nal que fue muy impor­tan­te para visua­li­zar cómo va a impac­tar sobre noso­tras. Tam­bién tra­ba­ja­mos orga­ni­zan­do feria con las pro­duc­to­ras agroe­co­ló­gi­cas, para que cir­cu­len sus pro­duc­tos y apro­ve­chan­do la feria como espa­cios de for­ma­ción femi­nis­ta». Escu­chan y con­ver­san aho­ra las muje­res del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­ras Domés­ti­cas de Bahía dicien­do que la lucha de cla­ses en Bra­sil es lucha de razas. «Hemos paga­do la uni­ver­si­dad de nuestrxs hijxs con nues­tro tra­ba­jo pero aún así, como pobla­ción negra, aun sien­do pro­fe­sio­nal no con­si­guen tra­ba­jo».

Hay un pun­to que se reite­ra y vuel­ve al deba­te. Es la diná­mi­ca trans­na­cio­nal de luchas la que ha visi­bi­li­za­do los impac­tos del neo-extrac­ti­vis­mo como fór­mu­la de reco­lo­ni­za­ción del con­ti­nen­te y la que ha pues­to en dis­cu­sión las nue­vas for­mas de explo­ta­ción de los tra­ba­jos his­tó­ri­ca­men­te des­pre­cia­dos y mal pagos. Y por eso no es casual que la plu­ri­na­cio­na­li­dad se pre­sen­te hoy como una ban­de­ra de encuen­tros, asam­bleas y pro­tes­tas. Se tra­ta de la expre­sión de una com­po­si­ción con­cre­ta de las luchas más vita­les en con­tra de la alian­za neo­li­be­ral y con­ser­va­do­ra. Y es empu­ja­da por las muje­res indí­ge­nas que en Argen­ti­na agi­tan que #Nos­Que­re­mos­Plu­ri­na­cio­nal, de la cam­pa­ña de muchas orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vas que gri­tan #Somos­Plu­ri­na­cio­nal, de las com­pa­ñe­ras de la cam­pa­ña #Migrar­NoEs­De­li­to, de #NiU­na­Mi­gran­te­Me­nos y de la com­po­si­ción plu­ri­na­cio­nal his­tó­ri­ca de las movi­mien­tos socia­les y las asam­bleas femi­nis­tas. Esa plu­ri­na­cio­na­li­dad es tam­bién la del pro­ta­go­nis­mo indí­ge­na que empu­ja #ElPa­ro­No­Pa­ra y la resis­ten­cia de #Muje­res­Con­tra­El­Pa­que­ta­zo en Ecua­dor.

Se tra­ta de un acu­mu­la­do de luchas que tie­ne la tarea con­cre­ta de des­co­lo­ni­zar nues­tra len­gua y nues­tras prác­ti­cas, nues­tros ima­gi­na­rios y nues­tros cuer­pos. Y, sobre todo, ampliar esa diná­mi­ca plu­ri­na­cio­nal a otros deba­tes: por ejem­plo, al deba­te sin­di­cal. Com­pa­ñe­ras del Comi­té de Tra­ba­ja­do­ras y Sin­di­ca­lis­tas de la Coor­di­na­do­ra 8M de Chi­le están pen­san­do «un sis­te­ma plu­ri­na­cio­nal de cui­da­dos» tal como lo ha argu­men­ta­do recien­te­men­te la diri­gen­te gre­mial Diva Milla­pan. Tam­bién Delia Col­que, de #NiU­na­Mi­gran­te­Me­nos, expli­có en un encuen­tro inter­sin­di­cal con Sil­via Fede­ri­ci que la sema­na pasa­da se reali­zó en Bue­nos Aires que «hoy las tra­ba­ja­do­ras cos­tu­re­ras, todas migran­tes, esta­mos en mayor pre­ca­rie­dad fren­te a las vio­len­cias machis­tas por­que si denun­cia­mos a las pare­jas vio­len­tas, enfren­ta­mos el ries­go que se use esa denun­cia para su depor­ta­ción. Que­da­mos como tra­ba­ja­do­ras migran­tes rehe­nes de ese chan­ta­je». Por eso, Col­que sub­ra­yó que es impen­sa­ble un sin­di­ca­lis­mo que no se haga car­go de la reali­dad migran­te del tra­ba­jo, en gene­ral en los seg­men­tos más pre­ca­ri­za­dos de la eco­no­mía. En el mis­mo encuen­tro, des­pués de su nutri­da agen­da en Neu­quén jun­to al Colec­ti­vo La Revuel­ta y la Inter­sin­di­cal NiU­na­Me­nos, Fede­ri­ci sub­ra­yó que en Esta­dos Uni­dos la diná­mi­ca sin­di­cal está sien­do rein­ven­ta­da e impul­sa­da por lxs tra­ba­ja­dorxs migran­tes que en sec­to­res como la docen­cia, la enfer­me­ría y varios ser­vi­cios dan cuen­ta de unas nue­vas moda­li­da­des de lucha: «Hoy en Esta­dos Uni­dos don­de hay un tasa bají­si­ma de sin­di­ca­li­za­ción de ape­nas el 8 por cien­to, los sec­to­res que están orga­ni­zán­do­se y revi­ta­li­zan­do la lucha sin­di­cal son aque­llos en don­de hay una pre­sen­cia mayo­ri­ta­ria de migran­tes».

Lo plu­ri­na­cio­nal, como fuer­za trans­na­cio­nal con­cre­ta, es tam­bién una pers­pec­ti­va y un méto­do que per­mi­te tra­mar agen­da común, que ensan­cha los cuer­pos-terri­to­rios que nutren los femi­nis­mos movi­li­za­dos. Fede­ri­ci se des­pi­de dicien­do que esta­mos en «el pun­to cero de la revo­lu­ción, que es cuan­do se pier­de la ilu­sión en lo vie­jo y se com­pren­de que todo se pue­de cam­biar y que no hay cam­bio sin cam­biar­lo todo».

Luci Cava­lle­roVeró­ni­ca Gago

11 de octu­bre de 2019

Fuen­te: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​2​4​3​8​5​-​q​u​i​e​n​e​s​-​s​o​n​-​l​o​s​-​n​u​e​v​o​s​-​c​o​n​q​u​i​s​t​a​d​o​res

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: