Pales­ti­na. ‘Recuer­do la rodi­lla en el pun­to de mira, abrién­do­se de gol­pe’: los fran­co­ti­ra­do­res israe­líes se jac­tan de dis­pa­rar como a ‘patos’ en Gaza

Por María Lan­di, Resu­men Medio Orien­te, 16 mar­zo 2020

Hace dos días (vier­nes) salió un artícu­lo
de Hilo Gla­zer en Haa­retz, con his­to­rias de seis fran­co­ti­ra­do­res
anó­ni­mos que cuen­tan cómo aba­tie­ron a mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos en la
Gran Mar­cha del Retorno, cer­ca de la valla peri­me­tral de Gaza.

Foto: Juga­do­res de fút­bol en Gaza en diciem­bre de 2018 mues­tran los resul­ta­dos de los dis­pa­ros de los fran­co­ti­ra­do­res israe­líes. (Foto: Moham­med Asad)

Hace dos días (vier­nes) salió un artícu­lo
de Hilo Gla­zer en Haa­retz, con his­to­rias de seis fran­co­ti­ra­do­res
anó­ni­mos que cuen­tan cómo aba­tie­ron a mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos en la
Gran Mar­cha del Retorno, cer­ca de la valla peri­me­tral de Gaza.

Estos rela­tos son una gota en el océano, y cons­ti­tu­yen una de las
lec­tu­ras más indig­nan­tes y depri­men­tes que pue­do recor­dar. El len­gua­je
uti­li­za­do por los auto­res de estas masa­cres mues­tra la depra­va­ción moral
de estos jóve­nes sol­da­dos, que aún pare­cen creer que cum­plen con el
deber sagra­do de defen­der a su país, así como del Esta­do y la socie­dad
que apo­yan sus crí­me­nes.

No son con­fe­sio­nes aver­gon­za­das: los fran­co­ti­ra­do­res pare­cen estar
jac­tán­do­se de sus “gol­pes cer­te­ros”, com­pi­tien­do por el núme­ro de
rodi­llas que pue­den pro­bar que hicie­ron peda­zos. Y los ofi­cia­les
israe­líes a menu­do dicen que el suyo es “el ejér­ci­to más moral del
mun­do”…

Empe­ce­mos por las rodi­llas.

Pales­ti­nos ampu­tados com­pi­ten en una carre­ra local en la Fran­ja de Gaza, el 5/​12/​19 (Ibrahim Abu Mus­ta­fa, REUTERS).

Las rodi­llas son un tro­feo difí­cil de acu­mu­lar

“Guar­dé el cas­qui­llo de cada bala que dis­pa­ré”, dice uno de ellos. “Los
ten­go en mi habi­ta­ción. Así que no ten­go que hacer una esti­ma­ción. Lo
sé: 52 dis­pa­ros defi­ni­ti­vos”.

¿Son muchos 52?, pre­gun­ta Hilo Gla­zer.

“No he pen­sa­do real­men­te en ello. No son cien­tos de muer­tos como en la
pelí­cu­la ‘Ame­ri­can Sni­per’: Esta­mos hablan­do de rodi­llas. No me lo tomo a
la lige­ra: dis­pa­ré a un ser humano, pero aun así…”

¿Cuál es su ubi­ca­ción en com­pa­ra­ción con otros que sir­vie­ron en su bata­llón?

“Des­de el pun­to de vis­ta de los tiros acer­ta­dos, soy el que más tie­ne.
En mi bata­llón decían: “Mira, aquí vie­ne el ase­sino”. Cuan­do vol­vía del
terreno, me pre­gun­ta­ban: “Bueno, ¿cuán­tas hoy?” Tie­nes que enten­der que
antes de que apa­re­cié­ra­mos noso­tros, las rodi­llas eran lo más difí­cil de
acer­tar. Había una his­to­ria sobre un fran­co­ti­ra­dor que tenía 11
rodi­llas, y la gen­te pen­sa­ba que nadie podía supe­rar­lo. Y enton­ces tra­je
sie­te u ocho rodi­llas en un día. En pocas horas, casi rom­pí su record”.

Fran­co­ti­ra­do­res israe­líes en la valla limí­tro­fe de Gaza, el 3/​4/​18. (Eli­yahu Hersh­ko­vitz).

Nada de “dis­pa­rar y llo­rar”

Gla­zer seña­la que esto no es lo que se cono­ce como “dis­pa­ra y llo­ra”,
una refe­ren­cia al libro que salió a luz tras la gue­rra de 1967, titu­la­do
“El Sép­ti­mo Día” (Amos Oz fue uno de los prin­ci­pa­les entre­vis­ta­do­res
allí), don­de los kib­butz­niks [sol­da­dos pro­ve­nien­tes de los kib­butzim] se
des­aho­ga­ban con his­to­rias de la gue­rra. Este tipo de examen de
con­cien­cia solía con­si­de­rar­se un signo de for­ta­le­za moral en Israel,
por­que nues­tros sol­da­dos no sólo dis­pa­ran, sino que tam­bién llo­ran, y
por lo tan­to somos los más mora­les del mun­do. No, aquí no. Escri­be
Gla­zer:

“Más de medio siglo des­pués, se sigue escu­chan­do el lamen­to de los
sol­da­dos que regre­san del cam­po de bata­lla, pero al menos según las
voces cita­das aquí, sus fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos y mora­les se han dado
vuel­ta. El examen de con­cien­cia sobre el cos­to en san­gre ha sido
reem­pla­za­do por la crí­ti­ca a la debi­li­dad del ejér­ci­to y el sen­ti­mien­to
de que está atan­do las manos a sus com­ba­tien­tes.”

Tam­po­co es Brea­king the Silen­ce, seña­la Gla­zer, refi­rién­do­se a la
orga­ni­za­ción que reúne his­to­rias de ex sol­da­dos israe­líes para crear una
opo­si­ción moral a la ocu­pa­ción de 1967: “No hablan para ‘rom­per el
silen­cio’ o expiar sus actos, sólo para rela­tar lo que pasó des­de su
pun­to de vis­ta.”

Mani­fes­tan­tes pales­ti­nos huyen del fue­go israe­lí y el gas
lacri­mó­geno duran­te una pro­tes­ta en la valla al sur de Gaza, el 15/​2/​19.
(Ibrahim Abu Mus­ta­fa, Reuters).

El Ejér­ci­to trans­for­ma a mucha­chos en maca­cos

De hecho, no hay casi nin­gún sen­ti­do de con­tri­ción en estos rela­tos, que cele­bran sus éxi­tos.

Gla­zer hace notar que “un video­clip que cir­cu­ló en 2018 mos­tra­ba a un
pales­tino acer­cán­do­se a la valla y sien­do eje­cu­ta­do por un
fran­co­ti­ra­dor, mien­tras los sol­da­dos cele­bra­ban el gol­pe direc­to con
gri­tos de ‘¡Eso es!’ y ‘¡Qué clip fabu­lo­so!’”.

Cap­tu­ra de pan­ta­lla del video gra­ba­do a tra­vés del visor del
fran­co­ti­ra­dor israe­lí que dis­pa­ra­ba a un pales­tino des­ar­ma­do en la valla
de Gaza y lue­go cele­bra­ba. 2018.

Resul­tó que el clip había
sido fil­ma­do en diciem­bre de 2017, antes de que comen­za­ra la Gran
Mar­cha del Retorno. El video fil­ma­do a tra­vés del visor del
fran­co­ti­ra­dor mos­tra­ba que el obje­ti­vo era un mani­fes­tan­te com­ple­ta­men­te
inmó­vil. El hecho de apun­tar con muni­ción real a mani­fes­tan­tes
des­ar­ma­dos que no repre­sen­tan un peli­gro inme­dia­to es, por supues­to, un
cri­men de gue­rra. Pero según los fran­co­ti­ra­do­res, había una lógi­ca en
apun­tar­les cuan­do esta­ban inmó­vi­les:

“En ese perío­do [al prin­ci­pio de las pro­tes­tas], sólo se per­mi­tía
dis­pa­rar a un inci­ta­dor impor­tan­te si esta­ba quie­to”, dice un
fran­co­ti­ra­dor. “Eso sig­ni­fi­ca que, aun­que estu­vie­ra cami­nan­do
tran­qui­la­men­te, esta­ba prohi­bi­do dis­pa­rar, para no fallar y des­per­di­ciar
muni­cio­nes.”

Ima­gi­nen. Según las leyes y la éti­ca nor­ma­les, una per­so­na tie­ne que
estar ame­na­zán­do­te mor­tal­men­te para que le apun­tes con muni­ción letal.
Pero aquí todo es al revés: tie­nen que estar para­dos, ni siquie­ra
“cami­nan­do con cal­ma”, por­que lo impor­tan­te es no des­per­di­ciar esas
balas al dis­pa­rar a lo que ellos lla­man “patos”. No impor­tan esas
pier­nas, esas vidas, esos “patos”: sim­ple­men­te impor­ta no des­per­di­ciar
las balas.

Des­pués de cono­cer­se ese video, el Minis­tro de Defen­sa Avig­dor
Lie­ber­man opi­nó que los sol­da­dos debe­rían reci­bir una meda­lla por
cum­plir con su deber mili­tar –admi­tien­do al mis­mo tiem­po que no se
debe­ría haber fil­ma­do las cele­bra­cio­nes−. Esa mis­ma lógi­ca es inhe­ren­te a
los fran­co­ti­ra­do­res cita­dos por Gla­zer. Un fran­co­ti­ra­dor dice que la
cele­bra­ción de los sol­da­dos en el video sim­ple­men­te “demues­tra una fal­ta
de pro­fe­sio­na­lis­mo y dema­sia­do entu­sias­mo.”

“Por otro lado, creo que es humano”, dice. “Cuan­do tie­nes un obje­ti­vo
deter­mi­na­do, inclu­so si estás dis­pa­ran­do fle­chas a un obje­ti­vo,
obvia­men­te hay ale­gría al dar en el blan­co. El error de los sol­da­dos fue
su com­por­ta­mien­to. Déja­los reír­se en algún lugar por atrás, pero no
hagas un clip de eso. Tam­bién exis­ten las apa­rien­cias.”

Gla­zer se mara­vi­lla: “¿Tie­nes que cele­brar­lo? ¿No hay otra mane­ra?”

Fran­co­ti­ra­dor: “No. Toma al tipo más maca­co que cono­ces (…) y eso es lo
que hace el Ejér­ci­to: trans­for­ma a chi­cos en maca­cos… Y tra­ta de evi­tar
que te cuen­te sobre su pri­me­ra vez. Es un caos allí, todo el mun­do está
dis­pa­ran­do, dan­do gol­pes… ¿Espe­ras que no abra una bote­lla de cham­pán?
En ese momen­to se sien­te rea­li­za­do, es un momen­to úni­co. En reali­dad,
cuan­tas más veces lo haga, más indi­fe­ren­te se vol­ve­rá. Ya no esta­rá
espe­cial­men­te feliz o tris­te. Sim­ple­men­te esta­rá.”

Fran­co­ti­ra­do­res israe­líes en la valla de Gaza. (UPI Alamy).

Por­no­gra­fía de la vio­len­cia

Así que para estos fran­co­ti­ra­do­res israe­líes, apun­tar a un mani­fes­tan­te
pales­tino des­ar­ma­do e inmó­vil que no supo­ne un peli­gro inme­dia­to es
como el sexo, y no se pue­de evi­tar que un fran­co­ti­ra­dor lo cele­bre la
pri­me­ra vez. Des­truir la vida de la gen­te des­tro­zán­do­le las rodi­llas es
apa­ren­te­men­te exci­tan­te y mues­tra la hom­bría; y ahí está otra vez el
con­teo:

“Ese día [14 de mayo de 2018, cuan­do se inau­gu­ró la emba­ja­da de EE.UU.
en Jeru­sa­lén] nues­tro dúo tuvo el mayor núme­ro de obje­ti­vos alcan­za­dos:
42 en total. Mi localizador[1] no debía dis­pa­rar, pero yo le di una
chan­ce, por­que nos está­ba­mos acer­can­do al final de nues­tro perio­do, y no
tenía rodi­llas en su haber. Y al final tú quie­res irte con la sen­sa­ción
de que hicis­te algo, de que no fuis­te fran­co­ti­ra­dor sólo duran­te los
ejer­ci­cios. Así que, des­pués de acer­tar unos cuan­tos blan­cos, le suge­rí
que cam­biá­ra­mos. Yo diría que con­si­guió alre­de­dor de 28 rodi­llas allí”.

Mani­fes­tan­tes pales­ti­nos tre­pan sobre la valla de Gaza duran­te una pro­tes­ta, el 15/​10/​18. (Kha­lil Ham­ra, AP).

Tam­bién hay gran­des expec­ta­ti­vas que lle­nar:

“De pie sobre mí está el coman­dan­te del bata­llón, a mi izquier­da su
ayu­dan­te, a la dere­cha el coman­dan­te de la com­pa­ñía, su espo­sa; los
sol­da­dos a mi alre­de­dor y el mun­do ente­ro me obser­van en mi pri­me­ra
sali­da. Es muy estre­san­te. Recuer­do cla­ra­men­te la visión de la rodi­lla
en el pun­to de mira, abrién­do­se de gol­pe”.

Estos fran­co­ti­ra­do­res saben que sus dis­pa­ros pue­den “arran­car una
pier­na”. Gla­zer cita a un fran­co­ti­ra­dor que dice haber usa­do rifles M24 y
Barak (HTR-2000): “Con el Barak, si le dis­pa­ras a alguien en la
rodi­lla, no lo inca­pa­ci­tas: le arran­cas la pier­na. Podría morir por la
pér­di­da de san­gre.”

Tam­bién hay his­to­rias de tales muer­tes. Gla­zer cita a Tuly Flint, un
ofi­cial de salud de las reser­vas, quien des­cri­be cómo un fran­co­ti­ra­dor
de una uni­dad de éli­te apun­tó a la rodi­lla de un mani­fes­tan­te, pero le
dio dema­sia­do alto, y el mani­fes­tan­te murió por pér­di­da de san­gre:

“Ese sol­da­do, un fran­co­ti­ra­dor muy dedi­ca­do a su misión, des­cri­be cómo
vio al mani­fes­tan­te desan­grar­se has­ta morir. No pue­de olvi­dar los gri­tos
del hom­bre pidien­do que no lo deja­ran solo”.
Y pare­ce que no se can­san de eso: “¿Pue­do aña­dir otra rodi­lla para esta tar­de?”, le pre­gun­tan a veces al coman­dan­te.

Fran­co­ti­ra­do­res vis­tos des­de el lado israe­lí de la valla. (Eli­yahu Hersh­ko­vitz).

Un fran­co­ti­ra­dor pide per­mi­so para “abrir” la cabe­za de un niño de 14 años delan­te de su fami­lia.

Uno de los sol­da­dos cuen­ta que pre­gun­tó si podía volar­le la cabe­za al chi­co:

“Des­pués de un tiem­po (…) en una reu­nión, dije: ‘Déjen­me por una vez
aba­tir a un chi­co de 16, inclu­so 14 años, pero no con una bala en la
pier­na: déjen­me volar­le la cabe­za delan­te de toda su fami­lia y de todo
su pue­blo. Dejar que cho­rree san­gre. Y enton­ces tal vez por un mes no
ten­dré que rom­per otras 20 rodi­llas.’ Es una mate­má­ti­ca impac­tan­te, al
bor­de de lo inima­gi­na­ble; pero cuan­do no usas tus capa­ci­da­des, no está
cla­ro qué es lo que estás inten­tan­do hacer allí. ¿Me pre­gun­tas cuál era
mi misión? De ver­dad, es difí­cil para mí res­pon­der­te. ¿Qué era lo que
con­si­de­ra­ba un éxi­to des­de mi pun­to de vis­ta? Inclu­so el núme­ro de
rodi­llas que rom­pí no depen­día de mí: deri­va­ba del núme­ro de ‘patos’ que
deci­dían cru­zar la línea.”

¿Pero matar a un niño al azar? ¿Real­men­te crees que esa es la solu­ción?

“Obvia­men­te, no debe­ría­mos liqui­dar a los niños. Lo decía para hacer
una obser­va­ción: que si matas a uno podrías estar sal­van­do a otros 20.”

Así que estos fran­co­ti­ra­do­res creen que se están auto­con­tro­lan­do, y que
son con­tro­la­dos por el ejér­ci­to. Con esta lógi­ca podrían haber sal­va­do
vidas matan­do a un “pato”, y sería humano.

Cap­tu­ra de pan­ta­lla del vídeo del fut­bo­lis­ta pales­tino Moham­med
Kha­lil fil­mán­do­se a sí mis­mo en el momen­to en que las fuer­zas israe­líes
le dis­pa­ran a la rodi­lla, ponien­do fin a su carre­ra. Abril de 2018.

Apun­tan­do a los “prin­ci­pa­les inci­ta­do­res”

“Inci­ta­dor impor­tan­te” es un tér­mino uti­li­za­do para jus­ti­fi­car el hecho
de apun­tar con muni­ción letal a un mani­fes­tan­te des­ar­ma­do, por­que
supues­ta­men­te está lide­ran­do la pro­tes­ta y por lo tan­to es cla­ve para
dete­ner­la. Un fran­co­ti­ra­dor expli­ca:

“Los inci­ta­do­res mayo­res son, por ejem­plo, per­so­nas que se paran en la
reta­guar­dia, coor­di­nan­do las cosas. No son nece­sa­ria­men­te un obje­ti­vo
pero, para hacer­les saber que vemos lo que están hacien­do, yo dis­pa­ra­ría
al aire alre­de­dor de ellos. El que orga­ni­za a otros no es una ame­na­za
con­cre­ta para mí, al menos no direc­ta­men­te, pero hace que las cosas
suce­dan. Así que apun­tar­le es un pro­ble­ma, pero tam­bién no apun­tar­le es
un pro­ble­ma. Por eso, en el momen­to en que se can­se de acti­var a los
demás y empie­ce a tomar par­te acti­va en el caos, será el pri­me­ro al que
le demos, por­que es el más impor­tan­te en tér­mi­nos del gru­po que le
rodea. Él es la cla­ve para dete­ner el bro­te.”

Y por supues­to, el “aire alre­de­dor” de un “inci­ta­dor impor­tan­te” pue­de
estar lleno de otros civi­les pales­ti­nos des­ar­ma­dos, y si el
fran­co­ti­ra­dor le da a uno de ellos… bueno, eso es sólo cola­te­ral.

La para­mé­di­ca pales­ti­na Razan al-Naj­jar antes de ser ase­si­na­da por
un fran­co­ti­ra­dor cer­ca de la valla de Gaza, el 1/​4/​18. (Ibrahim Abu
Mus­ta­fa, REUTERS).

Israel sos­tie­ne que los dis­pa­ros son bási­ca­men­te hacia las pier­nas, y
que las direc­ti­vas tam­bién han sido cam­bia­das a tiem­po, para dis­pa­rar
más aba­jo de la rodi­lla. El rela­to dice que si dis­pa­ras más alto es un
error. Pero uno de los fran­co­ti­ra­do­res dice que “hay fran­co­ti­ra­do­res, no
muchos, que ‘eli­gen’ come­ter erro­res”. Como si no fue­ra sufi­cien­te con
volar­le la pier­na a una per­so­na, siem­pre pue­des come­ter ese ‘error’, y…
qué lás­ti­ma. Y cuan­do se dis­pa­ra este tipo de muni­ción letal a
mul­ti­tu­des de civi­les, tam­bién pue­den ocu­rrir erro­res de ver­dad, y
mue­ren niños. El ofi­cial de salud es cita­do hablan­do de un caso así:

“Hay his­to­rias horri­bles, espan­to­sas, sobre sol­da­dos que apun­ta­ron a un
mani­fes­tan­te y le die­ron a alguien más. Conoz­co a uno que apun­tó a uno
de los líde­res de una mani­fes­ta­ción, que esta­ba de pie sobre una caja y
que ins­ta­ba a la gen­te a seguir mar­chan­do. El sol­da­do le apun­tó a la
pier­na, pero en ese momen­to el hom­bre se movió y la bala no le alcan­zó;
en cam­bio le dio a una niña peque­ña, que murió en el acto.”

El fran­co­ti­ra­dor que apun­ta­ba a “inci­ta­do­res prin­ci­pa­les” nos dice sin que­rer la ver­dad sobre la natu­ra­le­za de estas pro­tes­tas:

“No se le dis­pa­ra a los que azu­zan a la mul­ti­tud por lo que están
hacien­do. No vie­ne de una cau­sa emo­cio­nal, por­que ‘Él es el que está
cau­san­do el levan­ta­mien­to, así que vamos a derri­bar­lo’. Esto no es una
gue­rra, es una AO [alte­ra­ción del orden] del vier­nes por la tar­de.”

Exac­ta­men­te. No es una gue­rra. Es una pro­tes­ta civil no vio­len­ta. Pero
Israel la está pre­sen­tan­do como una gue­rra con­tra los terro­ris­tas para
jus­ti­fi­car sus crí­me­nes de gue­rra (aun­que no haya una gue­rra).

Fran­co­ti­ra­do­res y mani­fes­tan­tes en una pro­tes­ta de la GMR. (Ilan Assa­yag)

Dis­pa­rar a las ove­jas

Esta lec­tu­ra revuel­ve el estó­ma­go, real­men­te. Y sigue y sigue. Y
bási­ca­men­te inclu­ye todas las moda­li­da­des de la polí­ti­ca ase­si­na de
Israel, que la mayo­ría de los israe­líes acep­tan. ¿Pero saben qué cosa no
está bien para el ejér­ci­to israe­lí? Dis­pa­rar­le a una ove­ja. Gla­zer cita
una his­to­ria en la que un fran­co­ti­ra­dor fue lla­ma­do a patru­llar en la
valla debi­do a la pre­sen­cia de unos pas­to­res de ove­jas, que según él
“tra­ba­jan para Hamas y la Jihad Islá­mi­ca”:

“Inclu­so cuan­do no hay nin­gu­na mani­fes­ta­ción y todo pare­ce tran­qui­lo,
te man­dan rápi­da­men­te a la valla con la patru­lla cuan­do los pas­to­res se
acer­can. Tie­nes que enten­der que no son pas­to­res ino­cen­tes, tra­ba­jan
para Hamas y la Jihad Islá­mi­ca para vol­ver­te loco.”

“Un día, uno de los nova­tos me dijo: ‘Bas­ta, no pode­mos seguir así,
derri­be­mos una de sus ove­jas, vale unos cuan­tos miles’. Pien­sa en lo que
lle­va a un sol­da­do, un músi­co de un buen cole­gio secun­da­rio, el últi­mo
tipo de chi­co que dirías que está bus­can­do san­gre, a hablar por radio
con el vigía y decir­le: “¿Ves una ove­ja, hacia el nor­te? Vas a ver­la
caer.” Des­pués de eso, el pas­tor no vol­vió. ¿Cuál es la con­clu­sión? La
disua­sión fun­cio­nó.”

El ejér­ci­to israe­lí res­pon­dió al artícu­lo de Haa­retz dicien­do que “en
el caso en que se dis­pa­ró inde­bi­da­men­te a una ove­ja (…) el sub­co­man­dan­te
de la com­pa­ñía fue juz­ga­do por vio­lar la dis­ci­pli­na mili­tar y
sen­ten­cia­do a sie­te días de deten­ción.”

Si los pales­ti­nos tuvie­ran tan solo los mis­mos dere­chos que las ove­jas…

[1] Los fran­co­ti­ra­do­res sue­len tra­ba­jar en pare­jas jun­to con un
loca­li­za­dor, que tam­bién es fran­co­ti­ra­dor de for­ma­ción, cuya tarea es
dar a su com­pa­ñe­ro datos pre­ci­sos (dis­tan­cia del obje­ti­vo, direc­ción del
vien­to, etc.). (N. de la T.).

Un ampu­tado pales­tino que per­dió su pier­na a manos de un
fran­co­ti­ra­dor israe­lí duran­te una pro­tes­ta en la valla de Gaza, el
2/​10/​19. (Adel Hana, AP).

*Jonathan Ofir es israe­lí anti­sio­nis­ta, resi­den­te en Dina­mar­ca, músi­co y ana­lis­ta. Escri­be habi­tual­men­te en Mon­do­weiss.
Publi­ca­do el 8/​3/​20 en Mon­do­weiss. Tra­duc­ción: María Lan­di. Foto­gra­fías
toma­das de Mon­do­weiss y del artícu­lo de Haa­retz cita­do por el autor.

Un ampu­tado pales­tino cami­na con mule­tas camino a la mani­fes­ta­ción en la valla de Gaza, el 30/​3/​19 (Anas Baba, AFP).

Acer­ca del autor: María Lan­di es una acti­vis­ta de
dere­chos huma­nos lati­no­ame­ri­ca­na, com­pro­me­ti­da con la cau­sa pales­ti­na.
Des­de 2011 ha sido volun­ta­ria en dis­tin­tos pro­gra­mas de obser­va­ción y
acom­pa­ña­mien­to inter­na­cio­nal en Cis­jor­da­nia. Es colum­nis­ta del por­tal
Des­in­for­mé­mo­nos y escri­be en varios medios inde­pen­dien­tes y
alter­na­ti­vos.

Fuen­te: , Blog Pales­ti­na en el Cora­zón

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *