No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sas

Des­kar­gak /​Des­car­gas (426 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sasDes­car­gar 
[PDF] [A5] No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sasDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sasDes­car­gar 
[EPUB] No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sasDes­car­gar 
[mobi] No, el coro­na­vi­rus no es res­pon­sa­ble de las caí­das en las bol­sasDes­car­gar 

Se asis­te a una gran cri­sis de las bol­sas de Wall Street, Euro­pa, Japón y Shanghái y algu­nos lo atri­bu­yen al coro­na­vi­rus. Duran­te la últi­ma sema­na de febre­ro de 2020, la peor sema­na para la bol­sa des­de octu­bre de 2008, el índi­ce Dow Jones bajó un 12,4%, el S&P 500 un 11,5% y el Nas­daq Com­po­si­te un 10,5%. Y pasó tam­bién en Euro­pa y en Asia, en los mis­mos días. En la bol­sa de Lon­dres, el FTSE-100 bajó un 11,32%, en París, el CAC 40 un 12%, en Fránc­fort, el DAX un 12,44%, en la bol­sa de Tokio, el Nik­kei bajó un 9,6%, las bol­sas chi­nas (Shanghái, Shenzhen y Hong Kong) tam­bién baja­ron. El lunes 2 de mar­zo, debi­do a (pro­me­sas de) inter­ven­cio­nes masi­vas de los ban­cos cen­tra­les para sos­te­ner las bol­sas, los índi­ces comen­za­ron a subir. Sal­vo en Lon­dres. El mar­tes 3, la FED, el Ban­co Cen­tral de Esta­dos Uni­dos, entró en páni­co y redu­jo su tipo direc­tor en 0,50%, o sea un des­cen­so con­si­de­ra­ble. El nue­vo tipo direc­tor de la FED se sitúa aho­ra en una hor­qui­lla del 1 a 1,25%. Y como la tasa de infla­ción en Esta­dos Uni­dos entre febre­ro de 2019 y enero de 2020 alcan­zó el 2,2%, en reali­dad el tipo de inte­rés real de la FED es nega­ti­vo. Los medios de pren­sa más impor­tan­tes dije­ron que esta medi­da tie­ne como obje­ti­vo sos­te­ner la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se ame­na­za­da por la epi­de­mia del COVID-19. El dia­rio fran­cés Le Figa­ro titu­la: «El coro­na­vi­rus pre­ci­pi­ta un fuer­te des­cen­so del tipo direc­tor de la FED» y en inglés, un artícu­lo de un perio­dis­ta de la CNN­Bu­si­ness comen­ta esa deci­sión).

Sin embar­go, la mala salud de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se data de mucho antes de los pri­me­ros casos de coro­na­vi­rus en Chi­na y sus efec­tos sobre la eco­no­mía mun­dial. (Véa­se Páni­co en la Reser­va Fede­ral y retorno del Cre­dit Crunch sobre un mar de deu­das). En resu­men, la FED, y la gran pren­sa, en con­se­cuen­cia, no dicen la ver­dad cuan­do expli­can la medi­da des­ti­na­da a hacer fren­te al coro­na­vi­rus. A pesar de la deci­sión de la FED, el mar­tes 3 de mar­zo, el S&P de nue­vo bajó un 2,81% y el Dow Jones un 2,9%. El 3 y 4 de mar­zo, varias bol­sas asiá­ti­cas tam­bién sufrie­ron un fuer­te des­cen­so. Sin embar­go, el 4 de mar­zo hubo un aumen­to de la bol­sa en Nue­va York para cele­brar el retorno de Joe Biden a la carre­ra pre­si­den­cial, en Esta­dos Uni­dos duran­te las pri­ma­rias demó­cra­tas del 3 de mar­zo, ya que repre­sen­ta para ellos un ali­vio fren­te a Ber­nie San­ders. Joe Biden es cla­ra­men­te el can­di­da­to del esta­blish­ment demó­cra­ta y de los mil­mi­llo­na­rios que sos­tie­nen al par­ti­do. Tam­bién hay que seña­lar que Donald Trump puso un tweet la sema­na pasa­da ligan­do su suer­te a la de Wall Street. El 26 febre­ro, lla­mó a sus cole­gas del 1% más rico para que no ven­die­ran sus accio­nes y para que sos­ten­gan la bol­sa. Ade­más afir­mó que si era reele­gi­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en octu­bre de 2020 la bol­sa esca­la­rá enor­me­men­te mien­tras que si pier­de habrá un crash bur­sá­til de una ampli­tud jamás vis­ta (según el Finan­cial Times, Trump anun­ció que «The mar­ket will “jump thou­sands and thou­sands of points if I win,” … “and if I don’t, you’re going to see a crash like you’ve never seen befo­re… I really mean it.») Lo que pasa­rá real­men­te en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les en los pró­xi­mos días y sema­nas es impre­vi­si­ble, pero es muy impor­tan­te ana­li­zar las ver­da­de­ras cau­sas de la cri­sis finan­cie­ra actual.

Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción afir­man de mane­ra super­sim­pli­fi­ca­da que esta caí­da gene­ra­li­za­da de las bol­sas es pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus y esta expli­ca­ción se expan­dió por las redes socia­les. Pero no es el coro­na­vi­rus y su expan­sión lo que cons­ti­tu­ye la cau­sa de la cri­sis, la epi­de­mia es solo el deto­na­dor. Todos los fac­to­res para una nue­va cri­sis finan­cie­ra esta­ban y están pre­sen­tes y jun­tos des­de hace varios años, al menos des­de 2017 – 2018 (Véa­se Eco­no­mía inter­na­cio­nal: Todo va muy bien, seño­ra mar­que­sa, 4 de diciem­bre de 2017). Cuan­do la atmós­fe­ra está satu­ra­da de mate­rias infla­ma­bles, en cual­quier momen­to, una chis­pa pue­de pro­vo­car una explo­sión finan­cie­ra. Es difí­cil pre­ver don­de pue­de pro­du­cir­se la chis­pa. La chis­pa es como si fue­ra un deto­na­dor pero no es la cau­sa pro­fun­da de la cri­sis. Toda­vía no sabe­mos si la fuer­te caí­da bur­sá­til de fines de febre­ro de 2020 «dege­ne­ra­rá» en una enor­me cri­sis finan­cie­ra. Pero es una posi­bi­li­dad real. El hecho de que la caí­da bur­sá­til coin­ci­die­ra con los efec­tos de la epi­de­mia del coro­na­vi­rus sobre la eco­no­mía pro­duc­ti­va no es for­tui­to, pero decir que el coro­na­vi­rus es la cau­sa de la cri­sis es una fal­se­dad. Es impor­tan­te ver de dón­de pro­vie­ne real­men­te la cri­sis y no dejar­se enga­ñar por las expli­ca­cio­nes que cons­ti­tu­yen una cor­ti­na de humo ante las cau­sas reales.

El gran capi­tal, los gobier­nos y los medios a su ser­vi­cio tie­nen el mayor inte­rés de adju­di­car­le a un virus el desa­rro­llo de una gran cri­sis finan­cie­ra y lue­go eco­nó­mi­ca, y eso les per­mi­ti­ría lavar­se las manos (dis­cúl­pen­me la expre­sión).

La caí­da de las coti­za­cio­nes en las bol­sas esta­ba pre­vis­ta antes de que el coro­na­vi­rus hicie­ra su apa­ri­ción.

La coti­za­ción de las accio­nes y el pre­cio de los títu­los de deu­da (tam­bién lla­ma­dos obli­ga­cio­nes) aumen­ta­ron de una mane­ra total­men­te exa­ge­ra­da con res­pec­to a la evo­lu­ción de la pro­duc­ción duran­te los últi­mos diez años, ace­le­rán­do­se en los últi­mos dos o tres años. La rique­za del 1% más rico tam­bién aumen­tó mucho pues­to que está amplia­men­te enrai­za­da en el cre­ci­mien­to de los acti­vos finan­cie­ros.

Es nece­sa­rio seña­lar que el momen­to en el que se pro­du­ce la caí­da de las bol­sas es el resul­ta­do de una elec­ción (no hablo de com­plot): una par­te de los muy ricos (el 1%, gran capi­tal) deci­dió comen­zar a ven­der sus accio­nes ya que con­si­de­ra que toda fies­ta finan­cie­ra tie­ne su fin, y más que sufrir pér­di­das pre­fie­re ade­lan­tar­se ven­dien­do las accio­nes. Estos gran­des accio­nis­tas inten­tan ser los pri­me­ros en ven­der con el fin de obte­ner el mejor pre­cio posi­ble antes de que la coti­za­ción de esas accio­nes baje fuer­te­men­te. Gran­des fon­dos de inver­sio­nes, gran­des ban­cos, gran­des empre­sas indus­tria­les y mil­mi­llo­na­rios orde­nan a sus corre­do­res de bol­sa ven­der una par­te de las accio­nes o títu­los de deu­das pri­va­das (es decir, obli­ga­cio­nes) que poseen con el fin de embol­sar­se el 15 o el 20% de la suba de los últi­mos años. Se dicen que es el momen­to de hacer­lo: lo lla­man reco­ger «bene­fi­cios». A esa gen­te no le impor­ta si sus accio­nes con­lle­van un efec­to de con­ta­gio en las ven­tas. Lo impor­tan­te, para ellos, es ven­der antes que los otros. Sin embar­go, eso pue­de pro­vo­car un efec­to domi­nó y dege­ne­rar en una cri­sis gene­ra­li­za­da. Lo saben y se con­sue­lan dicien­do que sal­drán bas­tan­te bien para­dos como pasó con una gran can­ti­dad de per­so­nas de su cla­se en 2007 – 2009.

Y ese es el caso, espe­cial­men­te en Esta­dos Uni­dos, de los dos prin­ci­pa­les fon­dos de inver­sión y de ges­tión de acti­vos como Blac­kRock y Van­guard que salie­ron muy bien para­dos, así como Gold­man Sachs, Bank of Amé­ri­ca, Citi­group o los Goo­gle, Apple, Ama­zon, Face­book, etc.

Hay otro ele­men­to impor­tan­te a seña­lar: el 1% ven­de accio­nes de empre­sas pri­va­das, lo que pro­vo­ca una caí­da de sus coti­za­cio­nes y arras­tra la caí­da de las bol­sas. Pero, al mis­mo tiem­po, están com­pran­do títu­los de la deu­da públi­ca con­si­de­ra­dos como valo­res segu­ros. Este es el caso, prin­ci­pal­men­te en Esta­dos Uni­dos don­de el pre­cio de los títu­los del Teso­ro esta­dou­ni­den­se aumen­tó debi­do a la fuer­te deman­da. Hay que seña­lar, que un aumen­to del pre­cio de los títu­los que se ven­den en el mer­ca­do secun­da­rio hace que baje el ren­di­mien­to de los mis­mos. Los ricos que com­pran esos títu­los del Teso­ro están dis­pues­tos a tener un ren­di­mien­to bajo, pues­to que lo que bus­can es la segu­ri­dad, en un momen­to en que las coti­za­cio­nes de las accio­nes de las empre­sas están en des­cen­so. Como con­se­cuen­cia, hay que sub­ra­yar que una vez más, los títu­los de los Esta­dos son los que los más ricos con­si­de­ran más segu­ros. No nos olvi­de­mos de eso, y este­mos pre­pa­ra­dos para decir­lo públi­ca­men­te ya que hay que espe­rar que retor­ne rápi­da­men­te la muy cono­ci­da can­ti­ne­la sobre la cri­sis de las deu­das públi­cas y los temo­res de los mer­ca­dos con res­pec­to a los títu­los públi­cos.

Pero vol­va­mos a lo que está pasan­do repe­ti­das veces des­de hace un poco más de 30 años, es decir, des­pués de la pro­fun­di­za­ción de la ofen­si­va neo­li­be­ral y de la gran des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros1: el Gran Capi­tal (el 1%) redu­jo la par­te que invier­te en pro­duc­ción y aumen­tó la par­te que pone en cir­cu­la­ción en la esfe­ra finan­cie­ra (inclu­so es el caso de una fir­ma «indus­trial» emble­má­ti­ca como Apple). Hizo esto duran­te los años 1980 y pro­du­jo la cri­sis del mer­ca­do obli­ga­to­rio de 1987. Vol­vió a hacer­lo en 1990 y eso pro­du­jo la cri­sis de .com y de Enron en 2001. Dicha situa­ción se repi­tió entre 2003 y 2006 y pro­du­jo la cri­sis de las sub­pri­mes, de los pro­duc­tos estruc­tu­ra­dos y una serie de quie­bras reso­nan­tes como la de Leh­man Brothers en 2008. Esta vez, el Gran Capi­tal espe­cu­ló prin­ci­pal­men­te al alza sobre el pre­cio de las accio­nes en la bol­sa y sobre el pre­cio de los títu­los de la deu­da en el mer­ca­do obli­ga­to­rio (es decir, el mer­ca­do don­de se ven­den las accio­nes de las empre­sas pri­va­das y los títu­los de las deu­das emi­ti­dos por los Esta­dos y otros pode­res públi­cos). Entre los fac­to­res que lle­va­ron a la extra­va­gan­te subi­da de los pre­cios de los acti­vos finan­cie­ros (accio­nes en bol­sa y títu­los de deu­das pri­va­das y públi­cas), hay que tener en cuen­ta la nefas­ta actua­ción de los gran­des ban­cos cen­tra­les des­de la cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca de 2007 – 2008. Ana­li­cé espe­cial­men­te ese tema en La cri­sis eco­nó­mi­ca y los ban­cos cen­tra­les.

Sin embar­go, este fenó­meno no data de los días siguien­tes a la cri­sis de 2008 – 2009, ya que es recu­rren­te en el mar­co de la finan­cia­ri­za­ción capi­ta­lis­ta. Y antes de eso, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta había cono­ci­do fases impor­tan­tes de finan­cia­ri­za­ción tan­to en el siglo XIX como en los años 1920, lo que lle­vó en la gran cri­sis bur­sá­til de 1929 y el lar­go perío­do de rece­sión de los años 1930. Lue­go, el fenó­meno de finan­cia­ri­za­ción y de des­re­gu­la­ción fue en par­te silen­cia­do duran­te 40 años como con­se­cuen­cia de la gran depre­sión de los años 1930, de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y de la radi­ca­li­za­ción que se pro­du­jo de las luchas de cla­ses. Los gobier­nos impu­sie­ron una dis­ci­pli­na finan­cie­ra fuer­te al Gran Capi­tal por ejem­plo con la sepa­ra­ción entre ban­cos de aho­rro y ban­cos de inver­sio­nes. Has­ta fines de los años 1970 ya no hubo gran­des cri­sis ban­ca­rias ni bur­sá­ti­les. Aun­que hicie­ron su reapa­ri­ción cuan­do los gobier­nos con­ce­die­ron abso­lu­ta liber­tad al Gran Capi­tal para hacer lo que qui­sie­ra en el sec­tor finan­cie­ro.

Pero vol­va­mos a la situa­ción de los últi­mos años. El Gran Capi­tal, que con­si­de­ra que la tasa de ren­ta­bi­li­dad que obtie­ne de la pro­duc­ción no es sufi­cien­te, desa­rro­lla sus acti­vi­da­des finan­cie­ras inde­pen­dien­te­men­te de la pro­duc­ción. Pero eso no quie­re decir que aban­do­na la pro­duc­ción, sino que desa­rro­lla en mayor medi­da sus inver­sio­nes en la esfe­ra finan­cie­ra que en la esfe­ra pro­duc­ti­va. Y eso es lo que lla­ma­mos tam­bién finan­cia­ri­za­ción o mun­dia­li­za­ción finan­cia­ri­za­da. El capi­tal «hace bene­fi­cios» a par­tir del capi­tal fic­ti­cio median­te sus acti­vi­da­des enor­me­men­te espe­cu­la­ti­vas. Ese desa­rro­llo de la esfe­ra finan­cie­ra aumen­ta el recur­so al endeu­da­mien­to masi­vo de las gran­des empre­sas, inclui­das com­pa­ñías como Apple. Escri­bí un artícu­lo sobre ese tema: La mon­ta­ña de deu­das pri­va­das de las empre­sas esta­rá en el cora­zón de la pró­xi­ma cri­sis finan­cie­ra

El gran capi­tal (el 1%) redu­jo la par­te que invier­te en pro­duc­ción y aumen­tó la par­te que pone en cir­cu­la­ción en la esfe­ra finan­cie­ra. Pero vol­va­mos a lo que está pasan­do repe­ti­das veces des­de hace un poco más de 30 años, es decir, des­pués de la pro­fun­di­za­ción de la ofen­si­va neo­li­be­ral y de la gran des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros: [1] el gran capi­tal (el 1%) redu­jo la par­te que invier­te en pro­duc­ción y aumen­tó la par­te que pone en cir­cu­la­ción en la esfe­ra finan­cie­ra (inclu­so es el caso de una fir­ma «indus­trial» emble­má­ti­ca como Apple). Hizo esto duran­te los años 1980 y pro­du­jo la cri­sis del mer­ca­do obli­ga­to­rio de 1987. Vol­vió a hacer­lo en 1990 y eso pro­du­jo la cri­sis de .com y de Enron en 2001. Dicha situa­ción se repi­tió entre 2003 y 2006 y pro­du­jo la cri­sis de las sub­pri­mes, de los pro­duc­tos estruc­tu­ra­dos y una serie de quie­bras reso­nan­tes como la de Leh­man Brothers en 2008. Esta vez, el gran capi­tal espe­cu­ló prin­ci­pal­men­te al alza sobre el pre­cio de las accio­nes en la bol­sa y sobre el pre­cio de los títu­los de la deu­da en el mer­ca­do obli­ga­to­rio (es decir, el mer­ca­do don­de se ven­den las accio­nes de las empre­sas pri­va­das y los títu­los de las deu­das emi­ti­dos por los Esta­dos y otros pode­res públi­cos). Entre los fac­to­res que lle­va­ron a la extra­va­gan­te subi­da de los pre­cios de los acti­vos finan­cie­ros (accio­nes en bol­sa y títu­los de deu­das pri­va­das y públi­cas), hay que tener en cuen­ta la nefas­ta actua­ción de los gran­des ban­cos cen­tra­les des­de la cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca de 2007 – 2008. Ana­li­cé espe­cial­men­te ese tema en La cri­sis eco­nó­mi­ca y los ban­cos cen­tra­les.

Sin embar­go, este fenó­meno no data de los días siguien­tes a la cri­sis de 2008 – 2009, ya que es recu­rren­te en el mar­co de la finan­cia­ri­za­ción capi­ta­lis­ta. Y antes de eso, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta había cono­ci­do fases impor­tan­tes de finan­cia­ri­za­ción tan­to en el siglo XIX como en los años 1920, lo que lle­vó en la gran cri­sis bur­sá­til de 1929 y el lar­go perío­do de rece­sión de los años 1930. Lue­go, el fenó­meno de finan­cia­ri­za­ción y de des­re­gu­la­ción fue en par­te silen­cia­do duran­te 40 años como con­se­cuen­cia de la gran depre­sión de los años 1930, de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y de la radi­ca­li­za­ción que se pro­du­jo de las luchas de cla­ses. Los gobier­nos impu­sie­ron una dis­ci­pli­na finan­cie­ra fuer­te al gran capi­tal por ejem­plo con la sepa­ra­ción entre ban­cos de aho­rro y ban­cos de inver­sio­nes. Has­ta fines de los años 1970 ya no hubo gran­des cri­sis ban­ca­rias ni bur­sá­ti­les. Aun­que hicie­ron su reapa­ri­ción cuan­do los gobier­nos con­ce­die­ron abso­lu­ta liber­tad al gran capi­tal para hacer lo que qui­sie­ra en el sec­tor finan­cie­ro.

Pero vol­va­mos a la situa­ción de los últi­mos años. El gran capi­tal, que con­si­de­ra que la tasa de ren­ta­bi­li­dad que obtie­ne de la pro­duc­ción no es sufi­cien­te, desa­rro­lla sus acti­vi­da­des finan­cie­ras inde­pen­dien­te­men­te de la pro­duc­ción. Pero eso no quie­re decir que aban­do­na la pro­duc­ción, sino que desa­rro­lla en mayor medi­da sus inver­sio­nes en la esfe­ra finan­cie­ra que en la esfe­ra pro­duc­ti­va. Y eso es lo que lla­ma­mos tam­bién finan­cia­ri­za­ción o mun­dia­li­za­ción finan­cia­ri­za­da. El capi­tal «hace bene­fi­cios» a par­tir del capi­tal fic­ti­cio median­te sus acti­vi­da­des enor­me­men­te espe­cu­la­ti­vas. Ese desa­rro­llo de la esfe­ra finan­cie­ra aumen­ta el recur­so al endeu­da­mien­to masi­vo de las gran­des empre­sas, inclui­das com­pa­ñías como Apple. Escri­bí un artícu­lo sobre ese tema: La mon­ta­ña de deu­das pri­va­das de las empre­sas esta­rá en el cora­zón de la pró­xi­ma cri­sis finan­cie­ra.

El capi­tal fic­ti­cio es una for­ma de capi­tal que se desa­rro­lla exclu­si­va­men­te en la esfe­ra finan­cie­ra sin una ver­da­de­ra rela­ción con la pro­duc­ción (Véa­se el recua­dro: ¿Qué es el capi­tal fic­ti­cio?). Es fic­ti­cio en el sen­ti­do en que no se basa direc­ta­men­te en la pro­duc­ción mate­rial y sobre la explo­ta­ción direc­ta del tra­ba­jo humano y de la natu­ra­le­za. Y remar­co explo­ta­ción direc­ta ya que evi­den­te­men­te el capi­tal fic­ti­cio espe­cu­la con el tra­ba­jo humano y con la natu­ra­le­za, lo que gene­ral­men­te degra­da las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras y a la pro­pia natu­ra­le­za.

¿Qué es el capi­tal fic­ti­cio?

«El capi­tal fic­ti­cio es una for­ma de capi­tal (títu­los de la deu­da públi­ca, accio­nes, acreen­cias) que cir­cu­la mien­tras que los ingre­sos de la pro­duc­ción a los que da dere­cho solo son pro­me­sas, y por lo tan­to el des­en­la­ce es por defi­ni­ción incier­to» Entre­vis­ta rea­li­za­da por Flo­rian Gulli a Cédric Durand: «El capi­tal fic­tif, Cédric Durand», La Revue du pro­jet

Según Michel Hus­son, «el mar­co teó­ri­co de Marx le per­mi­te el aná­li­sis del “capi­tal fic­ti­cio”, que pue­de ser defi­ni­do como el con­jun­to de los acti­vos finan­cie­ros cuyo valor se basa en la capi­ta­li­za­ción de un flu­jo de futu­ros ingre­sos: “La for­ma­ción de capi­tal fic­ti­cio se lla­ma capi­ta­li­za­ción”. […]; por ejem­plo, si el ingre­so anual es de 100 libras ester­li­nas y el tipo de inte­rés del 5%, las 100 libras ester­li­nas repre­sen­ta­rían el inte­rés anual de 2.000 libras ester­li­nas, figu­ran­do aho­ra estas 2.000 libras como el valor de capi­tal del títu­lo jurí­di­co de pro­pie­dad sobre las 100 libras anua­les. Para quien com­pra este títu­lo de pro­pie­dad, las 100 libras de ingre­so anual repre­sen­ta­rían en reali­dad los intere­ses de su capi­tal inver­ti­do al 5%. De este modo des­apa­re­ce el últi­mo ras­tro de cual­quier cone­xión con el pro­ce­so real de valo­ri­za­ción del capi­tal…» [Karl Marx: El Capi­tal, libro III, tomo II (Akal edi­cio­nes, edi­ción 1977, reim­pre­sión 2016)]. Michel Hus­son: Marx et la finan­ce: une appro­che actue­lle, À l’Encontre, diciem­bre de 2001.

Para Jean – Marie Harri­bey: «Las bur­bu­jas esta­llan cuan­do la dife­ren­cia entre el valor rea­li­za­do y el valor pro­me­ti­do se vuel­ve dema­sia­do gran­de y cuan­do algu­nos espe­cu­la­do­res com­pren­den que las pro­me­sas de liqui­da­ción lucra­ti­va no podrán ser cum­pli­das por todos, en otras pala­bras, cuan­do las plus­va­lías finan­cie­ras no podrán nun­ca ser satis­fe­chas si no hay una plus­va­lía sufi­cien­te en la pro­duc­ción.» Jean-Marie Harri­bey, «La bau­dru­che du capi­tal fic­tif, lec­tu­re du Capi­tal fic­tif de Cédric Durand», Les Pos­si­bles, n° 6 – Prin­temps 2015. Tam­bién se pue­de leer a Fra­nçois Ches­nais, «Capi­tal fic­tif, dic­ta­tu­re des action­nai­res et des créan­ciers: enjeux du moment pré­sent» Les Pos­si­bles, n° 6 – Prin­temps 2015.

Estoy de acuer­do con Cédric Durand cuan­do afir­ma: «Una de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas prin­ci­pa­les de este aná­li­sis es que la izquier­da social y polí­ti­ca debe con­cien­ciar­se del con­te­ni­do de cla­se de la noción de esta­bi­li­dad finan­cie­ra. Pre­ser­var la esta­bi­li­dad finan­cie­ra, es algo así como hacer que las pre­ten­sio­nes del capi­tal fic­ti­cio se reali­cen. Para libe­rar nues­tras eco­no­mías de la influen­cia del capi­tal fic­ti­cio, es nece­sa­rio comen­zar una des­acu­mu­la­ción finan­cie­ra. Con­cre­ta­men­te, eso nos remi­te, por supues­to, a la cues­tión de la anu­la­ción de las deu­das públi­cas y de la deu­da pri­va­da de las fami­lias humil­des, y tam­bién la dis­mi­nu­ción de los ren­di­mien­tos de los accio­nis­tas, lo que se tra­du­ce mecá­ni­ca­men­te en una dis­mi­nu­ción del mer­ca­do bur­sá­til. Pero no nos equi­vo­que­mos, tales obje­ti­vos son muy ambi­cio­sos: impli­can ineluc­ta­ble­men­te socia­li­zar el sis­te­ma finan­cie­ro y rom­per con la liber­tad de cir­cu­la­ción del capi­tal. Pero per­mi­ten apo­de­rar­se de algu­nas con­di­cio­nes indis­pen­sa­bles para dar vuel­ta la pági­na al neo­li­be­ra­lis­mo» Cédric Durand, «Sur le capi­tal fic­tif, Répon­se à Jean-Marie Harri­bey», Les Pos­si­bles, n° 6 – Prin­temps 2015.

El capi­tal fic­ti­cio desea cap­tar una par­te de la rique­za gene­ra­da en la pro­duc­ción (los mar­xis­tas dicen una par­te de la plus­va­lía pro­du­ci­da por los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en la esfe­ra de la pro­duc­ción), sin ensu­ciar­se las manos, es decir sin inver­tir direc­ta­men­te en la pro­duc­ción, por ejem­plo, para la com­pra de máqui­nas, mate­rias pri­mas, pago de la fuer­za de tra­ba­jo en for­ma de sala­rios, etc. El capi­tal fic­ti­cio, es una acción cuyo posee­dor espe­ra obte­ner de ella un divi­den­do. Una per­so­na com­pra­rá una acción de Renault si esta empre­sa pro­me­te un buen divi­den­do pero tam­bién podría ven­der esta acción y com­prar una de Gene­ral Elec­tric o Gla­xo Smith Kli­ne, Nestlé, o Goo­gle, si cual­quie­ra de estas le pro­me­te un mejor divi­den­do. El capi­tal fic­ti­cio es tam­bién una obli­ga­ción de deu­da emi­ti­da por una empre­sa o un títu­lo de deu­da públi­ca. Es tam­bién un deri­va­do, un pro­duc­to estruc­tu­ra­do… El capi­tal fic­ti­cio pue­de dar la ilu­sión de que gene­ra, por sí mis­mo, bene­fi­cios a pesar de haber­se des­vin­cu­la­do de la pro­duc­ción. Los corre­do­res y agen­tes de bol­sa, los diri­gen­tes de gran­des empre­sas están con­ven­ci­dos de que ellos tam­bién «pro­du­cen». Pero, en un momen­to dado, una cri­sis bru­tal esta­lla y una masa de capi­ta­les fic­ti­cios se eva­po­ra con la con­se­cuen­te caí­da de las coti­za­cio­nes en las bol­sas, caí­da de los pre­cios en el mer­ca­do obli­ga­to­rio, caí­da de los pre­cios en el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio…

El Gran Capi­tal, repe­ti­da­men­te, quie­re creer o hacer creer que es capaz de trans­for­mar plo­mo en oro en la esfe­ra finan­cie­ra, pero de mane­ra perió­di­ca la reali­dad lo lla­ma al orden y la cri­sis esta­lla.

Duran­te los dos últi­mos años, hubo una ralen­ti­za­ción muy impor­tan­te de la pro­duc­ción indus­trial. En varias gran­des eco­no­mías como la de Ale­ma­nia, Japón (últi­mo tri­mes­tre de 2019), de Fran­cia (últi­mo tri­mes­tre 2019) y de Ita­lia, la pro­duc­ción indus­trial retro­ce­dió o se ralen­ti­zó fuer­te­men­te (Chi­na y Esta­dos Uni­dos). Algu­nos sec­to­res indus­tria­les que habían teni­do una reac­ti­va­ción des­pués de la cri­sis 2007 – 2008, como la indus­tria del auto­mó­vil, entra­ron en una gran cri­sis duran­te los años 2018 – 2019, con una impor­tan­te caí­da en las ven­tas y en la pro­duc­ción. La de Ale­ma­nia, la prin­ci­pal cons­truc­to­ra de auto­mó­vi­les euro­pea, bajó un 14% entre octu­bre de 2018 y octu­bre de 20192. La pro­duc­ción auto­mo­vi­lís­ti­ca tam­bién cayó en Esta­dos Uni­dos y en Chi­na en 2019, así como en la India. Tam­bién se redu­jo fuer­te­men­te en Fran­cia. La pro­duc­ción de otras ense­ñas ale­ma­nas como las máqui­nas y equi­pa­mien­tos se redu­jo en un 4,4% solo en el mes de octu­bre de 2019. Es el mis­mo caso del sec­tor de la pro­duc­ción de máqui­nas-herra­mien­tas y de otros equi­pa­mien­tos indus­tria­les. El comer­cio inter­na­cio­nal está para­do. Si con­si­de­ra­mos un perío­do más lar­go, las tasas de bene­fi­cio por la pro­duc­ción mate­rial se redu­je­ron o se estan­ca­ron y las ganan­cias de pro­duc­ti­vi­dad tam­bién baja­ron.

En 2018 – 2019, estos dife­ren­tes fenó­me­nos de cri­sis eco­nó­mi­cas en la pro­duc­ción se mani­fes­ta­ron cla­ra­men­te, pero como la esfe­ra finan­cie­ra seguía fun­cio­nan­do a tope, los gran­des medios y los gobier­nos se esfor­za­ban para poder afir­mar que la situa­ción era glo­bal­men­te posi­ti­va y que aque­llas y aque­llos que anun­cia­ban una pró­xi­ma cri­sis finan­cie­ra, agre­gán­do­la a la ralen­ti­za­ción de la pro­duc­ción, eran solo pája­ros de mal agüe­ro.

Con­si­de­rar las cla­ses socia­les es tam­bién muy impor­tan­te: para el gran capi­tal, mien­tras la rue­da de la for­tu­na con­ti­núe giran­do, los juga­do­res con­ti­nua­rán en la pis­ta, feli­ci­tán­do­se de la situa­ción. Tam­bién pasa lo mis­mo con los gober­nan­tes ya que están liga­dos al gran capi­tal, tan­to en las vie­jas eco­no­mías indus­tria­li­za­das como Amé­ri­ca del Nor­te, Euro­pa occi­den­tal o Japón, así como en Chi­na y Rusia, o en los otros gran­des paí­ses emer­gen­tes.

A pesar del hecho de que la pro­duc­ción real dejó de cre­cer en 2019 de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va o comen­zó a estan­car­se o a bajar, la esfe­ra finan­cie­ra con­ti­nuó su expan­sión. A pesar del hecho de que la pro­duc­ción real dejó de cre­cer en 2019 de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va o comen­zó a estan­car­se o a bajar, la esfe­ra finan­cie­ra con­ti­nuó su expan­sión: Las coti­za­cio­nes en las bol­sas con­ti­nua­ron en aumen­to, e inclu­so alcan­za­ron valo­res máxi­mos, el pre­cio de los títu­los de deu­das pri­va­das y públi­cas con­ti­nuó su pro­gre­sión hacia arri­ba, el pre­cio de los bie­nes inmo­bi­lia­rios reco­men­zó su cre­ci­mien­to en algu­nas eco­no­mías, etc.

En 2019, la pro­duc­ción se ralen­ti­zó (Chi­na e India), se estan­có (en una bue­na par­te de Euro­pa) o comen­zó a bajar en la segun­da mitad del año: la mayor par­te de gobier­nos y la patro­nal inter­vie­nen para hacer redu­cir los sala­rios, las pen­sio­nes, y por con­si­guien­te se redu­ce el con­su­mo, ya que el endeu­da­mien­to de las fami­lias, que va en aumen­to, no es sufi­cien­te para com­pen­sar el des­cen­so en los ingre­sos. Así mis­mo, los gobier­nos pro­lon­gan una polí­ti­ca de aus­te­ri­dad que con­lle­va una reduc­ción de los gas­tos públi­cos y de las inver­sio­nes públi­cas. La con­jun­ción de la caí­da de poder adqui­si­ti­vo de la mayo­ría de la pobla­ción y el des­cen­so de los gas­tos públi­cos gene­ran una caí­da de la deman­da glo­bal y a su vez una par­te de la pro­duc­ción no encuen­tra sufi­cien­tes sali­das, lo que lle­va a un des­cen­so de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca3.

Es impor­tan­te pre­ci­sar qué pun­to de vis­ta se eli­ge: hablo de la cri­sis de la pro­duc­ción no por­que sea un adep­to al cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción, estoy por la orga­ni­za­ción (pla­ni­fi­ca­ción) del decre­ci­mien­to con el fin de res­pon­der espe­cial­men­te a la cri­sis eco­ló­gi­ca en cur­so. Por lo tan­to, per­so­nal­men­te, la caí­da o el estan­ca­mien­to de la pro­duc­ción mun­dial no me preo­cu­pa sino al con­tra­rio. Está muy bien si se pro­du­cen menos coches indi­vi­dua­les y su ven­ta cae. Por el con­tra­rio, para el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no es lo mis­mo: el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne nece­si­dad de desa­rro­llar con­ti­nua­men­te la pro­duc­ción y de con­quis­tar con­ti­nua­men­te nue­vos mer­ca­dos. Cuan­do no lo logra o cuan­do comien­za a blo­quear­se, res­pon­de a la situa­ción desa­rro­llan­do la esfe­ra de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y emi­tien­do cada vez más capi­tal fic­ti­cio no liga­do direc­ta­men­te a la esfe­ra pro­duc­ti­va. Eso pare­ce fun­cio­nar duran­te años, y, de pron­to, esta­llan bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas. En varios momen­tos de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, la lógi­ca de la expan­sión per­ma­nen­te del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y de la pro­duc­ción se expre­só median­te gue­rras comer­cia­les, y es nue­va­men­te el caso entre Esta­dos Uni­dos y sus prin­ci­pa­les alia­dos o bien por ver­da­de­ras gue­rras, y esa sali­da, en la actua­li­dad, no está total­men­te exclui­da.

La fabri­ca­ción de algu­nos pro­duc­tos vita­les para el bien­es­tar de la pobla­ción debe cre­cer como ser: cons­truc­ción y reha­bi­li­ta­cio­nes de vivien­das decen­tes, cen­tros de salud y hos­pi­ta­les, dis­tri­bu­ción de agua pota­ble y depu­ra­ción de aguas resi­dua­les y cloa­ca­les, escue­las, etc. y otras pro­duc­cio­nes, por el con­tra­rio, deben bajar radi­cal­men­te como los coches indi­vi­dua­les o des­apa­re­cer como la de las armas. Hay que redu­cir radi­cal­men­te y bru­tal­men­te las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro. Hay que recon­ver­tir indus­trias y acti­vi­da­des agrí­co­las. Hay que anu­lar una gran par­te de las deu­das públi­cas y, en algu­nos casos, la deu­da com­ple­ta. Hay que expro­piar sin indem­ni­za­ción y trans­fe­rir al ser­vi­cio públi­co ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, el sec­tor de la ener­gía y otros sec­to­res estra­té­gi­cos. Es nece­sa­rio otor­gar­les otras misio­nes y otras estruc­tu­ras a los ban­cos cen­tra­les. Exis­ten otras medi­das como la pues­ta en mar­cha de una refor­ma fis­cal glo­bal con una fuer­te impo­si­ción al capi­tal, una reduc­ción glo­bal del tiem­po de tra­ba­jo con con­tra­tos com­pen­sa­to­rios y el man­te­ni­mien­to del nivel de los sala­rios, la gra­tui­dad de los ser­vi­cios de salud públi­ca, de edu­ca­ción, de trans­por­tes públi­cos, medi­das efec­ti­vas para garan­ti­zar la igual­dad entre los sexos. Es nece­sa­rio repar­tir las rique­zas res­pe­tan­do la jus­ti­cia social y pri­vi­le­gian­do los dere­chos huma­nos y el res­pe­to a los frá­gi­les equi­li­brios eco­ló­gi­cos.

La gran mayo­ría de la pobla­ción que ve como sus ingre­sos reales dis­mi­nu­yen o se estan­can (o sea, su poder adqui­si­ti­vo real) com­pen­sa este des­cen­so o estan­ca­mien­to con el recur­so al endeu­da­mien­to para man­te­ner su nivel de con­su­mo, com­pren­di­das cues­tio­nes vita­les: cómo lle­nar la neve­ra, ase­gu­rar la esco­la­ri­dad de sus hijos, cómo des­pla­zar­se para ir al tra­ba­jo, la nece­sa­ria com­pra de un coche si no hubie­ra trans­por­te públi­co, cómo pagar los gas­tos gene­ra­dos por visi­tas médi­cas etc. Es nece­sa­rio apor­tar solu­cio­nes radi­ca­les a este endeu­da­mien­to cre­cien­te de una mayo­ría de la pobla­ción en todo el mun­do, y recu­rrir a la anu­la­ción de las deu­das. Por lo tan­to, hay que anu­lar una gran par­te de las deu­das pri­va­das de las fami­lias (espe­cial­men­te las deu­das estu­dian­ti­les, las deu­das hipo­te­ca­rias abu­si­vas, las deu­das abu­si­vas de con­su­mo, las deu­das liga­das al micro­cré­di­to abu­si­vo…). Hay que aumen­tar los ingre­sos de la mayo­ría de la pobla­ción y mejo­rar fuer­te­men­te la cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos, de salud, edu­ca­ción, trans­por­tes colec­ti­vos, debien­do ser todos ellos gra­tui­tos.

Esta­mos fren­te a una cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial: cri­sis eco­nó­mi­ca, comer­cial, eco­ló­gi­ca, de varias orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que for­man par­te del sis­te­ma de domi­na­ción capi­ta­lis­ta del pla­ne­ta (OMC, OTAN, cri­sis en la FED —el Ban­co Cen­tral de Esta­dos Uni­dos — , cri­sis en el Ban­co Cen­tral Euro­peo), cri­sis polí­ti­cas en los paí­ses más impor­tan­tes (espe­cial­men­te Esta­dos Uni­dos entre los dos gran­des par­ti­dos del gran capi­tal), cri­sis de la salud públi­ca, gue­rras… En el espí­ri­tu de un gran núme­ro de per­so­nas en nume­ro­sos paí­ses, el recha­zo al sis­te­ma capi­ta­lis­ta es el más gran­de que hubo duran­te estas cin­co déca­das, des­de la ofen­si­va neo­li­be­ral de Pino­chet (1973), That­cher (1979) y Reagan (1980).

La abo­li­ción de las deu­das ile­gí­ti­mas, esa for­ma de capi­tal fic­ti­cio, debe enmar­car­se en un pro­gra­ma mucho más amplio de medi­das suple­men­ta­rias. El eco­so­cia­lis­mo debe estar en el cen­tro de las solu­cio­nes y no hay que dejar­lo de lado. Debe­mos lle­var la lucha con­tra la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y com­pro­me­ter­nos resuel­ta­men­te en la vía de una sali­da eco­lo­gis­ta-femi­nis­ta-socia­lis­ta. Se tra­ta de una nece­si­dad abso­lu­ta e inme­dia­ta.

ëric Tous­saint

5 de mar­zo de 2020

Tra­du­ci­do por Gri­sel­da Pine­ro.

Fuen­te: http://​www​.cadtm​.org/​N​o​-​e​l​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​n​o​-​e​s​-​r​e​s​p​o​n​s​a​b​l​e​-​d​e​-​l​a​s​-​c​a​i​d​a​s​-​e​n​-​l​a​s​-​b​o​l​sas

  1. Véa­se Éric Tous­saint: Ban­co­cra­cia, Ica­ria edi­to­rial, Bar­ce­lo­na 2014, capí­tu­lo 3: «De la financiarización/​desregulación de los años 1980 a la cri­sis de 2007−2008».
  2. La indus­tria ale­ma­na del auto­mó­vil emplea 830.000 tra­ba­ja­do­res y 2.000.000 de empleos liga­dos, que depen­den direc­ta­men­te de las gran­des fábri­cas (Fuen­te: Finan­cial Times, «Ger­man indus­trial out­put hit by down­turn», 7 – 8 de diciem­bre de 2019).
  3. En lo con­cer­nien­te a la expli­ca­ción de las cri­sis, entre los eco­no­mis­tas mar­xis­tas, hay «dos gran­des “escue­las” cara a cara: la que expli­ca las cri­sis por el sub­con­su­mo de masas (o la super­pro­duc­ción de bie­nes de con­su­mo) y la que las expli­ca por la sobre acu­mu­la­ción (o la insu­fi­cien­cia del bene­fi­cio para pro­se­guir la expan­sión de los bie­nes de equi­pa­mien­to). Esta que­re­lla no es más que una varian­te del vie­jo deba­te entre los par­ti­da­rios de la expli­ca­ción de las cri­sis por “la insu­fi­cien­cia de la deman­da glo­bal” y los que la expli­can por la “des­pro­por­cio­na­li­dad”. Ernest Man­del: La cri­se 1974 – 1982. Les faits. Leur inter­pré­ta­tion mar­xis­te, 1982, Paris, Flam­ma­rion, 302 p, y en cas­te­llano: La teo­ría mar­xis­ta de las cri­sis y la actual depre­sión eco­nó­mi­ca. Con­fe­ren­cia en Ate­nas en 1983 (https://​www​.ernest​man​del​.org/​e​s​/​e​s​c​r​i​t​o​s​/​t​x​t​/​l​a​_​t​e​o​r​i​a​_​m​a​r​x​i​s​t​a​_​d​e​_​l​a​s​_​c​r​i​s​i​s​.​htm. Siguien­do a Ernest Man­del, con­si­de­ro que la expli­ca­ción de la cri­sis actual debe tener en cuen­ta varios fac­to­res y no pode­mos redu­cir­la a una cri­sis pro­du­ci­da por una super­pro­duc­ción de los bie­nes de con­su­mo (y por lo tan­to una insu­fi­cien­cia en la deman­da) o bien por la sobre­acu­mu­la­ción de capi­ta­les (y por lo tan­to insu­fi­cien­cia de bene­fi­cio).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *