El mun­do des­pués de la pan­de­mia

Por Thierry Meys­san, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Red Vol­tai­re, 17 mar­zo 2020

Este artícu­lo ha sido cen­su­ra­do en FB, y no ha sido posi­ble subir­lo a nin­guno de los muros en que se ha inten­ta­do. Defen­der lo públi­co fren­te a los pri­va­do, defen­der que ante una situa­ción de emer­gen­cia pre­va­le­ce el inte­rés públi­co, decir que Chi­na y Cuba han dado ejem­plo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, ante el silen­cio mediático…deben ser temas muy gra­ves para los medios con­tro­la­dos por Washing­ton.

                                  

Las reac­cio­nes polí­ti­cas ante la pan­de­mia de coro­na­vi­rus se han carac­te­ri­za­do por una ‎serie de sor­pren­den­tes caren­cias de las demo­cra­cias occi­den­ta­les, des­de la exis­ten­cia de ‎gra­ves pre­jui­cios has­ta la más fla­gran­te igno­ran­cia. Mien­tras tan­to, Chi­na y Cuba ‎se han vis­to mucho mejor pre­pa­ra­das y capa­ces para enfren­tar el futu­ro. ‎
El brus­co cie­rre de las fron­te­ras y, en muchos paí­ses, el cie­rre tam­bién de las escue­las, las ‎uni­ver­si­da­des, las empre­sas y los ser­vi­cios públi­cos, así como la prohi­bi­ción de fes­ti­vi­da­des, ‎con­me­mo­ra­cio­nes y otras acti­vi­da­des colec­ti­vas, modi­fi­can pro­fun­da­men­te las socie­da­des, que, ‎en unos meses, ya no serán lo que fue­ron antes de la pan­de­mia. ‎
Esta reali­dad modi­fi­ca, en pri­mer lugar, nues­tra con­cep­ción de la Liber­tad, con­cep­to alre­de­dor del ‎cual se cen­tró la fun­da­ción de Esta­dos Uni­dos. Según la visión esta­dou­ni­den­se –visión defen­di­da ‎sólo por Esta­dos Uni­dos– la Liber­tad no pue­de tole­rar lími­tes. Todos los demás Esta­dos admi­ten –‎por el con­tra­rio– que no hay Liber­tad sin Res­pon­sa­bi­li­dad, y esti­man por ende que ‎no es posi­ble ejer­cer las liber­ta­des sin defi­nir sus lími­tes. Hoy en día, la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se ‎ejer­ce una influen­cia deter­mi­nan­te a tra­vés de casi todo el mun­do. Pero la pan­de­mia aca­ba de ‎con­tra­de­cir su visión de la liber­tad. ‎‎El fin de la socie­dad total­men­te abier­ta.

‎Para el filó­so­fo Karl Pop­per (1902−1994), en una socie­dad la liber­tad se mide en tér­mi­nos de ‎aper­tu­ra. SUPUESTAMENTE, LA LIBRE CIRCULACIÓN DE PERSONAS , MERCANCIAS Y CAPITALES ES CARACTERÍSTICA DE LA MODERNIDAD.
Esta mane­ra de ver las cosas pre­va­le­ció duran­te la cri­sis de los migran­tes ‎regis­tra­da en 2015. Por supues­to, ALGUNOS HAN SUBRAYADO DESDE HACE TIEMPO QUE ESE DISCURSO PERMITE A LOS ESPECULADORES COMO GEORGE SOROS EXPLOTAR A LOS TRABAJADORES DE LOS PAÍSES MÁS POBRES. SOROS PREDICA LA DESAPARICIÓN DE LAS FRONTERAS Y POR ENDE DE LOS ESTADOS, ‎DESDE AHORA Y PARA FAVORECER LA INSTAURACIÓN FUTURA DE UN GOBIERNO SUPRANACIONAL. ‎La lucha con­tra la pan­de­mia de coro­na­vi­rus vino a recor­dar­nos abrup­ta­men­te que los Esta­dos ‎están ahí para pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos. EN EL MUNDO POSTCORONAVIRUS LAS <> TENDRÍAN QUE IR DESAPARECIENDO, ‎y los par­ti­da­rios del libe­ra­lis­mo polí­ti­co ten­drían que recor­dar que ‎sin Esta­do «el hom­bre es el lobo del hom­bre», según la fór­mu­la del filó­so­fo bri­tá­ni­co Tho­mas ‎Hob­bes (1588−1679).
Por ejem­plo, la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CJI) aca­ba­ría sien­do algo absur­do ‎a la luz del Dere­cho Inter­na­cio­nal. ‎El giro de 180 gra­dos del pre­si­den­te fran­cés Emma­nuel Macron es una mues­tra de esa toma de ‎con­cien­cia. Has­ta hace poco, el pre­si­den­te Macron denun­cia­ba la «lepra nacio­na­lis­ta» ‎aso­cián­do­la a los «horro­res del popu­lis­mo», pero aho­ra can­ta loas a la Nación, úni­co mar­co ‎legí­ti­mo de movi­li­za­ción colec­ti­va. ‎‎ (MACRÓN HA IDO MÁS LEJOS AL DECLARAR: ESTAMOS EN GUERRA)

EL INTERÉS GENERAL
‎La noción de «inte­rés gene­ral», cues­tio­nad a por la cul­tu­ra anglo­sa­jo­na des­de la trau­ma­ti­zan­te ‎expe­rien­cia de Oli­ver Crom­well, se hace indis­pen­sa­ble cuan­do se tra­ta de pro­te­ger­se de una ‎pan­de­mia. ‎En el Rei­no Uni­do, el pri­mer minis­tro Boris John­son, está tenien­do difi­cul­ta­des para impo­ner las ‎medi­das que se hacen nece­sa­rias ante la situa­ción sani­ta­ria, medi­das de carác­ter “auto­ri­ta­rio” ‎que los bri­tá­ni­cos sólo admi­ten en caso de gue­rra.
En Esta­dos Uni­dos, el pre­si­den­te Donald ‎Trump, no pue­de decre­tar el con­fi­na­mien­to de la pobla­ción para todo el terri­to­rio nacio­nal ‎por ser esta una pre­rro­ga­ti­va exclu­si­va de los dife­ren­tes Esta­dos que con­for­man la Unión. ‎Así que el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca se ve obli­ga­do a “tor­cer” los tex­tos de ‎leyes ante­rio­res, como la famo­sa Staf­ford Disas­ter Relief and Emer­gency Assis­tan­ce Act.

‎‎EL FIN DE LA LIBERTAD SIN LÍMITES PARA EL SECTOR EMPRESARIAL
‎En el plano eco­nó­mi­co, des­pués de haber decre­ta­do el cie­rre de todo tipo de nego­cios, des­de los ‎res­tau­ran­tes has­ta los esta­dios de fút­bol, ya no será posi­ble seguir impo­nien­do la teo­ría de Adam ‎Smith sobre la nece­si­dad supues­ta­men­te impe­rio­sa de dejar que el mer­ca­do sea el rec­tor de la ‎acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Habrá que reco­no­cer por fin lími­tes a la sacro­san­ta libre empre­sa. ‎La lucha con­tra la pan­de­mia ha veni­do a recor­dar­nos que el inte­rés gene­ral pue­de jus­ti­fi­car la ‎impo­si­ción de lími­tes a cual­quier acti­vi­dad huma­na.

‎‎LAS CARENCIAS
‎La cri­sis del coro­na­vi­rus tam­bíen ha pues­to de relie­ve las caren­cias y fallos de nues­tras ‎socie­da­des. Por ejem­plo, el mun­do ente­ro sabe que Chi­na fue la pri­me­ra nación en ‎sufrir los efec­tos de la pan­de­mia… y sabe tam­bién que aca­bó con­tro­lán­do­la y levan­tan­do las ‎medi­das auto­ri­ta­rias que había teni­do que adop­tar para lograr­lo. Pero pocos saben cómo ‎logra­ron los chi­nos derro­tar el coro­na­vi­rus. ‎LA PRENSA INTERNACIONAL HA OPTADO POR IGNORAR LOS AGRADECIMIENTOS QUE EL PRESIDENTE CHINO XI JINPING EXPRESÓ , EL 28 DE FEBRERO, AL PRESIDENTE DE CUBA , MIGUEL DÍAZ-CANET.
LA PRENSA INTERNACIONAL TAMBIÉN HA PREFERIDO NO HABLAR DE LA IMPORTANCIA QUE TUVO PARA CHINA EL USO DEL MEDICAMENTO CUBANO DENOMINADO INTERFERÓN ALFA 2B (IFN­rec). Por supues­to, esa pren­sa sí ‎ha habla­do del uso de la clo­ro­qui­na, que ya se uti­li­za­ba con­tra el palu­dis­mo. Pero ‎ha guar­da­do silen­cio sobre las inves­ti­ga­cio­nes des­ti­na­das a encon­trar una vacu­na con­tra el ‎coro­na­vi­rus: Chi­na ya está en con­di­cio­nes de rea­li­zar los pri­me­ros ensa­yos con huma­nos a fina­les ‎de abril y el labo­ra­to­rio del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción sobre Vacu­nas y Sue­ros de San Peters­bur­go ‎ya tie­ne pre­pa­ra­dos 5 pro­to­ti­pos de vacu­nas con­tra el coro­na­vi­rus. ‎ESOS «OLVIDOS»DENOTAN LA «SELECTIVIDAD INFORMATIVA» QUE PRACTICAN LAS GRANDES AGENCIAS DE LA PRENSA. Nos repi­ten cons­tan­te­men­te que vivi­mos en una «aldea pla­ne­ta­ria» (Marshall ‎McLuhan), pero sólo nos infor­man sobre el micro­cos­mo occi­den­tal. ‎ESA IGNORANCIA RESULTA MUY ÚTIL A LOS GRANDES LABORATORIOS OCCIDENTALES , ENTREGADOS A UNA COMPETENCIA DESENFRENADA EN EL SECTOR DE LAS VACUNAS Y LAS VENTAS DE MEDICAMENTOS.
Suce­de ‎exac­ta­men­te lo mis­mo que en los años 1980. En aque­lla épo­ca, una epi­de­mia de «neu­mo­nía de ‎los gays», iden­ti­fi­ca­da como SIDA en 1983, pro­vo­ca­ba una heca­tom­be entre los homo­se­xua­les ‎de San Fran­cis­co y Nue­va York. Cuan­do la enfer­me­dad lle­gó a Euro­pa, el enton­ces ‎pri­mer minis­tro de Fran­cia, Lau­rent Fabius, retra­só el uso del test de diag­nós­ti­co ela­bo­ra­do en ‎Esta­dos Uni­dos para que el Ins­ti­tu­to Pas­teur tuvie­ra tiem­po de ela­bo­rar y paten­tar un test ‎fran­cés. Esta­ban en jue­go ganan­cias ascen­den­tes a miles de millo­nes de dóla­res… que cos­ta­ron ‎miles de falle­ci­mien­tos inne­ce­sa­rios. ‎‎La geo­po­lí­ti­ca des­pués de la pan­de­mia.

‎La epi­de­mia de his­te­ria que acom­pa­ña la expan­sión del coro­na­vi­rus está des­vian­do la aten­ción de ‎la actua­li­dad polí­ti­ca. CUANDO ESTA TERMINE Y LOS PUEBLOS RECUPEREN EL SOSIEGO, EL MUNDO SERÁ QUIZAS MUY DIFERENTE. La sema­na pasa­da dedi­cá­ba­mos este espa­cio a la ame­na­za que ‎el Pen­tá­gono hace pesar actual­men­te sobre la exis­ten­cia de Ara­bia Sau­di­ta y de Tur­quía, ‎dos paí­ses que se hallan en la mira de Esta­dos Uni­dos [1]. ‎Las res­pues­tas, por sepa­ra­do, de Ara­bia Sau­di­ta y de Tur­quía fue­ron dos apues­tas ‎muy peli­gro­sas: Ara­bia Sau­di­ta ini­ció un ata­que con­tra la indus­tria esta­dou­ni­den­se del petró­leo de ‎esquis­tos mien­tras que Tur­quía ame­na­zó con impli­car a Esta­dos Uni­dos en una gue­rra ‎con­tra Rusia. Son dos ame­na­zas tan gra­ves que habrán de tener res­pues­tas muy rápi­da­men­te, ‎el mun­do no podrá dar­se el lujo de espe­rar tres meses para enfren­tar­las.

Thierry Meys­san
📷Inte­lec­tual fran­cés, pre­si­den­te-fun­da­dor de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Sus aná­li­sis sobre polí­ti­ca exte­rior se publi­can en la pren­sa ára­be, lati­no­ame­ri­ca­na y rusa. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: De la impos­tu­ra del 11 de sep­tiem­bre a Donald Trump. Ante nues­tros ojos la gran far­sa de las «pri­ma­ve­ras ára­bes» (2017).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *