Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»

Des­kar­gak /​Des­car­gas (272 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»Des­car­gar 
[PDF] [A5] Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»Des­car­gar 
[EPUB] Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»Des­car­gar 
[mobi] Colom­bia: Jesús San­trich: «Si mue­ro lo haré com­ba­tien­do, no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te por la gue­rra sucia»Des­car­gar 

Tex­to y fotos: Ibai Tre­bi­ño. Argia /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mar­zo 2020

Jesús San­trich, miem­bro de la direc­ción de las FARC-EP – Segun­da Mar­que­ta­lia.

Tras 5 años como dele­ga­do de la gue­rri­lla colom­bia­na en las nego­cia­cio­nes de paz de La Haba­na, el coman­dan­te de las nue­vas FARC-EP «Jesus San­trich» (Tolu­vie­jo, 1966) es hoy el refle­jo de la falli­da imple­men­ta­ción del pro­ce­so de paz en el pais andino.

Tras la fir­ma del acuer­do, San­trich pasó más de un año encar­ce­la­do bajo la acu­sa­ción de nar­co­trá­fi­co ‑un pro­ce­so judi­cial que dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les colom­bia­nas tacha­ron de «escan­da­lo­so mon­ta­je»- y cuyo obje­ti­vo final era la extra­di­ción a EEUU del ex-gue­rri­lle­ro y miem­bro de la cáma­ra. Tras su libe­ra­ción, las «esca­sas garan­tias» para ejer­cer la vida poli­ti­ca ‑expli­ca Santrich‑, le empu­ja­ron a refu­giar­se en las mon­ta­ñas del Orien­te del país para reor­ga­ni­zar, jun­tos a otros impor­tan­tes coman­dan­tes faria­nos como Iván Már­quez o «El Pai­sa», una nue­va fase de lucha insur­gen­te gue­rri­lle­ra en el pais cafe­te­ro.

Has­ta la ubi­ca­ción de Jesús San­trich ha acce­di­do Argia​.eus para con­ver­sar con el miem­bro de la direc­ción de la nue­va gue­rri­lla colom­bia­na.

FARC-EP vuel­ve a las armas ¿se trun­có el sue­ño de la paz en Colom­bia?

Per­so­nal­men­te sigo cre­yen­do en la posi­bi­li­dad de la paz para Colom­bia, tan­to como el colec­ti­vo fariano cree en ese pro­pó­si­to mayor y lucha por su con­cre­ción.

En las FARC-EP – Segun­da Mar­que­ta­lia, y esta es una con­cep­ción con raí­ces his­tó­ri­cas, se con­fía en la pers­pec­ti­va de alcan­zar la recon­ci­lia­ción nacio­nal den­tro de mar­cos de jus­ti­cia social. Tene­mos el con­ven­ci­mien­to de la nece­si­dad y posi­bi­li­dad real de la con­quis­ta de la paz como dere­cho cum­bre sin el cual no es posi­ble la rea­li­za­ción ple­na de los demás dere­chos fun­da­men­ta­les del ser humano.

El Acuer­do de La Haba­na pare­cía intere­san­te, inclu­so era del agra­do de la pro­pia gue­rri­lla. ¿Qué pasó con el acuer­do?

Debe­mos pre­ci­sar que el Acuer­do de La Haba­na, el ori­gi­nal, fue nego­cia­do por dos dele­ga­cio­nes y no por una sola. Me expli­co: una cosa fue lo que abor­dó la dele­ga­ción de paz enca­be­za por Iván Már­quez, la cual se cen­tró en los pun­tos refe­ri­dos a trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les para alcan­zar el buen vivir de los colom­bia­nos, la Refor­ma Rural Inte­gral por ejem­plo, y otra cosa fue la nego­cia­ción del pun­to ter­ce­ro sobre el fin del con­flic­to, que incluía el «acuer­do sobre cese al fue­go y de hos­ti­li­da­des bila­te­ral y defi­ni­ti­vo», o sea, la deja­ción de armas entre el Gobierno Nacio­nal y las FARC-EP por un lado, y la rein­cor­po­ra­ción de las FARC-EP a la vida civil de acuer­do con sus intere­ses, por otro lado.

Estos aspec­tos debían ser resuel­tos de mane­ra inte­gral y simul­ta­nea, pero en el pun­to ter­ce­ro hizo irrup­ción la lla­ma­da Comi­sión Tec­ni­ca, repre­sen­ta­da por mili­ta­res de alto ran­go del ejér­ci­to colom­biano y por Car­los Anto­nio Loza­da como repre­sen­tan­te de las FARC-EP. Lo que ocu­rrió fue que el pun­to de la deja­ción de armas fue saca­do del con­tex­to gene­ral de las con­ver­sa­cio­nes y mane­ja­do de for­ma com­par­ti­men­ta­da, con un secre­tis­mo abso­lu­to que impi­dió inter­cam­bios, opi­nio­nes y posi­bi­li­dad de víncu­lo con el res­to de lo que se esta­ba acor­dan­do. Quie­nes está­ba­mos en la dele­ga­ción ori­gi­na­ria de nin­gu­na mane­ra tuvi­mos posi­bi­li­dad de ana­li­zar lo que se esta­ba dan­do entre los mili­ta­res y la dele­ga­ción del Gobierno y el equi­po del señor Loza­da; Fir­ma­ron lo que les vino en gana y enton­ces el tema de la rein­cor­po­ra­ción que­dó des­guar­ne­ci­do de cual­quier posi­bi­li­dad de manio­bra de nego­cia­ción, fren­te un gobierno que ya con el com­pro­mi­so de la entre­ga de las armas, que fue en lo que se con­vir­tió la deja­ción, se mos­tró arro­gan­te e intran­si­gen­te.

En lo espe­cí­fi­co, ¿a que cam­bios fue some­ti­do el acuer­do de La Haba­na en rela­ción al acuer­do final de Bogo­tá?

Sería muy dis­pen­dio­so entrar a deta­llar los cam­bios y vio­la­cio­nes que hubo en un acuer­do, que todos los días y como nin­guno otro en el mun­do, estu­vo y sigue estan­do some­ti­do a trans­for­ma­cio­nes e incum­pli­mien­tos uni­la­te­ra­les de par­te del Esta­do. Te pon­go dos o tres casos; Por ejem­plo, lo más fun­da­men­tal e impor­tan­te, que es el dere­cho a la vida no se garan­ti­zó, o el des­co­no­ci­mien­to que se hizo de las curu­les (asien­tos) adi­cio­na­les en Cáma­ra para que fue­ran asig­na­das a las víc­ti­mas del con­flic­to y las dis­tor­sio­nes que sufrió la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz.

Res­pec­to al pri­mer asun­to, son inocul­ta­bles los ase­si­na­tos de cen­te­na­res de los rein­cor­po­ra­dos y la diri­gen­cia popu­lar o lide­res socia­les que han ocu­rri­do en tres años de implementación.También pode­mos men­cio­nar las varia­cio­nes que se le hicie­ron a lo acor­da­do en mate­ria de Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz, que des­de el prin­ci­pio impri­mie­ron al sis­te­ma el dere­cho penal del enemi­go.

Pode­mos decir que, des­afor­tu­na­da­men­te y en lineas gene­ra­les, en lo que res­pec­ta a la imple­men­ta­ción, la nota pre­do­mi­nan­te ha sido el incum­pli­mien­to guber­na­men­tal. Ello ha pro­du­ci­do un esta­do gene­ra­li­za­do de inse­gu­ri­dad jurí­di­ca, inse­gu­ri­dad per­so­nal, inse­gu­ri­dad socio-eco­nó­mi­ca y ha con­fi­gu­ra­do una cri­sis pro­fun­da que por la vía de la trai­ción, lan­zó el Acuer­do de Paz al pan­tano de lo que son los acuer­dos falli­dos. El Gobierno ha piso­tea­do prin­ci­pios uni­ver­sa­les como el «Pac­ta Sunt Ser­van­da» y el prin­ci­pio de bue­na fe.

Al mar­gen del incum­pli­mien­to guber­na­men­tal, la fir­ma de los acuer­dos y la imple­men­ta­ción ha deja­do una impor­tan­te frac­tu­ra entre algu­nos de los prin­ci­pa­les coman­dan­tes de las anti­guas FARC-EP, por ejem­plo Ivan Már­quez o Timo­chen­ko.

El papel más tras­cen­den­tal en la cons­truc­ción del acuer­do lo logra­ron la gen­te del común que anhe­la un esta­dio de con­cor­dia para sus hijos y las bases gue­rri­lle­ras.

En lo que no par­ti­ci­pa­ron los com­ba­tien­tes de la gue­rri­lla fue en la deter­mi­na­ción de la entre­ga de las armas, la cual no se le con­sul­tó nun­ca, ni siquie­ra en la Déci­ma Con­fe­ren­cia de las FARC-EP, la que ter­mi­nó atro­pe­lla­da­men­te sin dis­cu­tir los pro­ble­mas de fon­do del acuer­do.

En esto hay una gran res­pon­sa­bi­li­dad de Timo­chen­ko, y con con­ta­das excep­cio­nes, del Secre­ta­ria­do y par­te de lo que era el Esta­do Mayor Cen­tral, quie­nes des­afor­tu­na­da­men­te no tuvie­ron la capa­ci­dad de con­du­cir a las FARC, ni para las cir­cuns­tan­cias de gue­rra ni para las cir­cuns­tan­cias de paz.

Des­de fuen­tes poli­cia­les colom­bia­nas o inclu­so des­de fuen­tes ofi­cia­les del par­ti­do FARC se les seña­la como res­pon­sa­bles del supues­to inten­to de ase­si­na­to de Rodri­go Lon­do­ño «Timo­chen­ko» el pasa­do enero. ¿Que tie­ne que decir al res­pec­to?

A veces pien­so que algu­nas decla­ra­cio­nes se rea­li­zan de mane­ra apre­su­ra­da y son pre­sio­na­das por el áni­mo de no con­tra­riar al esta­ble­ci­mien­to. En par­te son pro­duc­to de la igno­ran­cia. Ese es el cri­te­rio que ten­go res­pec­to a la espe­cie trá­gi­ca echa­da a andar sobre el supues­to aten­ta­do; Des­de las FARC-EP – Segun­da Mar­que­ta­lia no hay inten­ción algu­na de aten­tar físi­ca ni moral­men­te con­tra nin­gún diri­gen­te ni mili­tan­te de La Rosa ni de nin­gún par­ti­do polí­ti­co. Eso es con­clu­yen­te. Si hay dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas debe­mos tra­tar­las en ese plano y no en otro.

Por otro lado, cabe des­ta­car que exis­te una serie de incon­sis­ten­cias en las impu­tacio­nes por las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron la muer­te de los com­pa­ñe­ros a los que invo­lu­cran en los hechos. Lo que está cla­ro es que no murie­ron en nin­gu­na con­fron­ta­ción como apun­ta la ver­sión ofi­cial, sino que fue­ron tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos, en tiem­pos y luga­res dife­ren­tes. Estas cir­cuns­tan­cias mere­ce­rían la inves­ti­ga­ción pro­fun­da del caso.

Háble­nos de su deten­ción en abril de 2018. ¿Como vivió todo aquel pro­ce­so?

Era un capí­tu­lo pre­vi­si­ble cuan­do lo que se está dan­do es un pro­ce­so con una con­tra­par­te some­ti­da a los intere­ses y capri­chos de Washing­ton, y ade­más his­tó­ri­ca­men­te carac­te­ri­za­da en la men­ti­ra, en el enga­ño y en la mez­quin­dad. Lo cier­to es que no me sor­pren­die­ron las acu­sa­cio­nes ni la inten­ción de extra­di­tar­me y des­truir­me polí­ti­ca y moral­men­te. Es más, yo lo había adver­ti­do y denun­cia­do inter­na­men­te en las FARC y públi­ca­men­te, des­de los tiem­pos en que está­ba­mos nego­cian­do en La Haba­na y lue­go en Colom­bia, cuan­do ya se ini­cia­ba la imple­men­ta­ción.

Pese a toda la des­con­fian­za yo per­sis­tí en la lucha legal por sacar ade­lan­te lo pac­ta­do, has­ta cuan­do se pro­du­ce la cap­tu­ra con base en fal­sos tes­ti­mo­nios acom­pa­ña­dos de una gue­rra mediá­ti­ca con­tra mi ima­gen usan­do un video alte­ra­do que por su cha­pu­ce­ría jamás se lle­vó como prue­ba a los estra­dos judi­cia­les. Nun­ca hubo ni podría haber prue­bas sobre hechos en los que jamás par­ti­ci­pé por­que nun­ca tuvie­ron rea­li­za­ción.

¿Como fue su situa­ción en pri­sión?

Mi situa­ción car­ce­la­ria fue de ais­la­mien­to y hos­ti­li­dad guber­na­men­tal, fren­te a mi acti­tud, que fue siem­pre de resis­ten­cia, de deco­ro y de ir has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias para evi­tar que los nor­te­ame­ri­ca­nos y los laca­yos gober­nan­tes colom­bia­nos se salie­ran con la suya. En todo ello, el papel fun­da­men­tal de lo logra­do en cuan­to a mi liber­tad lo jugó la soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal de com­pa­ñe­ros y ami­gos.

Una vez excar­ce­la­do, deci­de huir. ¿No cree que exis­tie­ran garan­tías para que usted, como miem­bro de la Cáma­ra del Con­gre­so, par­ti­ci­pa­se en la vida polí­ti­ca con pleno dere­cho?

Garan­tías no las había y por eso tomo la deter­mi­na­ción, no de huir, sino de dar un sal­to hacia esce­na­rios de resis­ten­cia en la clan­des­ti­ni­dad, don­de pue­do luchar por el futu­ro de mi país sin la zozo­bra de la per­se­cu­ción judi­cial y de las ame­na­zas de muer­te coti­dia­nas. Aquí hay ries­gos, pero si mue­ro lo haré com­ba­tien­do y no acri­bi­lla­do mise­ra­ble­men­te, des­ar­ma­do, por la gue­rra sucia que alien­tan las cas­tas pode­ro­sos de Colom­bia.

En agos­to del 2019, usted y otros ex-coman­dan­tes faria­nos anun­cian el «regre­so a la armas». ¿El fra­ca­so del pro­ce­so de paz se con­fir­ma?

El fra­ca­so del pro­ce­so de paz es pro­duc­to de la per­fi­dia esta­tal. Lo con­fir­ma la cri­sis en su imple­men­ta­ción, evi­den­cia­da en hechos noto­rios de la coti­dia­ni­dad del país como son el ase­si­na­to de diri­gen­tes comu­ni­ta­rios y excom­ba­tien­tes; No fir­ma­mos la paz para que a más de tres años de ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co se hayan ase­si­na­do más de 700 líde­res y lide­re­sas socia­les; tam­po­co para que los ase­si­na­tos de nues­tros gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras ya estén por el orden de los 200 .

El Esta­do no ha cum­pli­do con la más impor­tan­te de sus obli­ga­cio­nes, que es garan­ti­zar la vida de sus ciu­da­da­nos.

En el comu­ni­ca­do fun­da­cio­nal de las FARC-EP – Segun­da Mar­que­ta­lia lla­ma la aten­ción su lla­ma­do a la «gue­rra con­tra la oli­gar­quía», des­prio­ri­zan­do la gue­rra con­tra obje­ti­vos mili­ta­res. ¿A que res­pon­de este cri­te­rio?

Hemos dicho que nues­tra deter­mi­na­ción de reto­mar las armas es en res­pues­ta a la trai­ción del Esta­do al Acuer­do de Paz de La Haba­na, y en ello está con­te­ni­da la denun­cia del la per­sis­ten­cia de las cau­sas his­tó­ri­cas del con­flic­to, que son las que hay que supe­rar en pro­cu­ra de la paz cier­ta, ponien­do de pre­sen­te que la rebe­lión no es una ban­de­ra derro­ta­da ni ven­ci­da y que tie­ne el vigor para con­ti­nuar con el lega­do de Manuel ‑Maru­lan­da- y de Bolí­var, tra­ba­jan­do des­de aba­jo y con los de aba­jo por el cam­bio polí­ti­co y social que se mere­cen las mayo­rías. Así que el plan estra­té­gi­co en esen­cia es la mis­ma Cam­pa­ña Boli­va­ria­na por la Nue­va Colom­bia, pero exis­ten varian­tes en cuan­to a ser más selec­ti­vos y direc­tos en la defi­ni­ción de a don­de gol­pear a la con­tra par­te que impo­ne la gue­rra. Y es ahí don­de pre­ci­sa­mos que obje­ti­vo no es el sol­da­do, ni el poli­cía, el ofi­cial ni el sub­ofi­cial. Pero fíja­te que se agre­ga el cri­te­rio de que sean «res­pe­tuo­sos de los intere­ses popu­la­res». No es que con­si­de­re­mos que los apa­ra­tos arma­dos del Esta­do aho­ra les damos vía libre para hacer y des­ha­cer como órga­nos de repre­sión. Cual­quier acción en reac­ción defen­si­va es legí­ti­ma.

Y cuan­do deci­mos que el obje­ti­vo es la oli­gar­quía, la con­cen­tra­mos en aque­lla oli­gar­quía exclu­yen­te y corrup­ta, mafio­sa y vio­len­ta que cree que pue­de seguir­le atran­can­do las puer­tas del futu­ro al país.

Cla­ra­men­te enton­ces, vamos a imple­men­tar una nue­va moda­li­dad ope­ra­ti­va que sobre todo res­pon­de­rá a la ofen­si­va, y eso se deri­va de una deter­mi­na­ción muy medi­ta­da en cuan­to a que no vamos a seguir matán­do­nos entre her­ma­nos de cla­se. La oli­gar­quía nun­ca man­da a sus hijos a poner el pecho en la gue­rra, es decir, las víc­ti­mas fun­da­men­tal­men­te se que­dan entre los pobres. De ahí nues­tro lla­ma­do tam­bién a los inte­gran­tes de la Fuer­zas Públi­ca que ten­gan dolor de pue­blo, a que cami­ne­mos jun­tos por sus rei­vin­di­ca­cio­nes y su feli­ci­dad.

¿Pode­mos hablar enton­ces de una moda­li­dad de insu­rrec­ción arma­da del esti­lo a la que prac­ti­có la gue­rri­lla del M‑19 en los años 70 y 80?

Me pare­ce que nues­tro plan­tea­mien­to insu­rrec­cio­nal no ha varia­do; su razón de ser sigue sien­do la movi­li­za­ción popu­lar y sus poten­cia­li­da­des de cam­bio. Hemos dicho con pre­ci­sión que lo que va ocu­rrien­do no obe­de­ce a un capri­cho nues­tro; que el régi­men impe­ran­te, de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, de corrup­ción y gue­rra, nos ha colo­ca­do fren­te a dos cami­nos: o se abre una recom­po­si­ción como resul­ta­do de un diá­lo­go polí­ti­co y de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los cam­bios resul­ta­do de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to, o esos cam­bios, tar­de o tem­prano, serán con­quis­ta­dos median­te el esta­lli­do de la incon­for­mi­dad en rebe­lión.

Expli­que­nos en qué con­sis­ti­rá el actuar polí­ti­co y polí­ti­co-mili­tar de la nue­va orga­ni­za­ción.

La per­sis­ten­cia en el alza­mien­to arma­do sale de la carac­te­ri­za­ción del régi­men como régi­men feroz y vio­len­to, que nos obli­ga a asu­mir la legi­ti­ma defen­sa y el ejer­ci­cio del dere­cho tam­bién legí­ti­mo a la rebe­lión arma­da. Por ello, el pro­ce­so de recons­truc­ción de nues­tras estruc­tu­ras mili­ta­res, mili­cia­nas y par­ti­da­rias en la clan­des­ti­ni­dad impli­ca la defi­ni­ción de una estra­te­gia; un des­plie­gue de fuer­za, defi­ni­cio­nes ope­ra­cio­na­les y tác­ti­cas, cuya esen­cia es la tác­ti­ca de la com­bi­na­ción de las for­mas de lucha, la gue­rra de gue­rri­llas móvi­les y la con­cep­ción insu­rrec­cio­nal del alza­mien­to popu­lar para lograr el obje­ti­vo mayor de impo­ner o con­cer­tar la paz con jus­ti­cia social.

Jun­to a ello, exis­te el con­ven­ci­mien­to de que tene­mos las herra­mien­tas para seguir inten­tan­do una sali­da con­cer­ta­da; impul­sar un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to hacia la supera­ción de la exclu­sión, la mise­ria y las inmen­sas des­igual­da­des, hacia la demo­cra­ti­za­ción del Esta­do.

Entre otra de las cosas lla­ma­ti­vas estan sus inten­tos por acer­car­se al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal, ELN, el gru­po beli­ge­ran­te más anti­guo del país y del con­ti­nen­te. ¿Que tipo de alian­zas plan­tean con el ELN?

Se tra­ta de nues­tra visión de uni­dad, que no es tác­ti­ca sino estra­té­gi­ca, de fon­do, sus­tan­cial. Sin ello no vemos posi­ble avan­zar en la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va de poder. Y no se tra­ta sola­men­te de un asun­to de orden mili­tar sino tam­bién y fun­da­men­tal­men­te polí­ti­co, en esta eta­pa que hemos carac­te­ri­za­do como «eta­pa de lucha para el des­per­tar de las con­cien­cias». Nues­tra visión es que la estra­te­gia debe tener por obje­ti­vo la uni­dad del movi­mien­to popu­lar para la con­quis­ta de la paz con jus­ti­cia social, demo­cra­cia y sobe­ra­nía, median­te la moti­va­ción e inci­den­cia en el accio­nar de masas, que por vías insur­gen­tes de todo tipo a que obli­ga el carác­ter y la natu­ra­le­za vio­len­ta del orden social vigen­te, dis­pu­te el mono­po­lio de las armas y el poder del Esta­do.

¿Qué opi­nión tie­ne de los últi­mos acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos, espe­cial­men­te las gran­des movi­li­za­cio­nes del Paro Nacio­nal que se han dado en Colom­bia?

En lo de las movi­li­za­cio­nes, hubo un ante­ce­den­te con las masi­vas pro­tes­tas de los indí­ge­nas ecua­to­ria­nos. En Chi­le ocu­rrió algo simi­lar, ini­cián­do­se un alza­mien­to popu­lar mul­ti­tu­di­na­rio con­tra las medias neo­li­be­ra­les.

En el caso de Colom­bia, la gen­te alza­da en las calles pide el cum­pli­mien­to del Acuer­do de La Haba­na, que cesen las matan­zas con­tra el movi­mien­to popu­lar, que cum­plan con los acuer­dos de sus­ti­tu­ción ‑de cul­ti­vos ilícitos‑, que se le cum­plan los com­pro­mi­sos con indí­ge­nas y estu­dian­tes, que son acuer­dos anti­guos que se han hecho como pro­me­sas que jamás se con­cre­tan.

Lo que es evi­den­te es que el arma de las cace­ro­la­das y de las redes socia­les esta jugan­do un papel en estas pro­tes­tas y tene­mos que poner­nos en sin­to­nía con ello.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *