Argen­ti­na. CORONAVIRUS. Juan Gra­bois: Nada vol­ve­rá a ser como antes

Por Juan Gra­bois * /​Resu­men Latinoamericano/​16 de mar­zo de 2020 . — — –

En los últi­mos días tuve algu­nas dis­cu­sio­nes con com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia que sos­te­nían el sobre­di­men­sio­na­mien­to del virus. Esta era, lo con­fie­so, mi posi­ción ini­cial al res­pec­to. En efec­to, pare­cía una de las típi­cas con­tra­dic­cio­nes que los medios pro­mue­ven en la agen­da públi­ca: mien­tras se nos mue­ren los pibes de malnu­tri­ción en el cha­co sal­te­ño, tene­mos gen­te con tubercu­losis y el den­gue hace estra­gos en los barrios popu­la­res, nos preo­cu­pa­mos has­ta la his­te­ria por una enfer­me­dad que por aho­ra no tie­ne alta mor­tan­dad en Argen­ti­na. Lue­go, vien­do el avan­ce de la pan­de­mia y el inci­pien­te temor de muchas per­so­nas de dis­tin­ta con­di­ción social, sen­tí que en ese plan­teo se fil­tra la sober­bia que sue­le infec­tar a los mili­tan­tes cuan­do nos pone­mos por enci­ma de las angus­tias del pue­blo y el sen­ti­do común de nues­tra gen­te.

No sé cuál será el alcan­ce de esta pla­ga, su nivel de mor­tan­dad, su impac­to en tér­mi­nos sani­ta­rios o con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. Es dema­sia­do pron­to para saber­lo con algún rigor. Aun­que lle­ne­mos pági­nas con ríos de tin­ta y pan­ta­llas con bor­bo­to­nes de pala­bras, esta pes­te es el no-saber, la duda, la impo­ten­cia de nues­tra civi­li­za­ción pre­po­ten­te. Ten­go una fuer­te sen­sa­ción de que este momen­to pue­de mar­car un pun­to de infle­xión en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Es, usan­do un con­cep­to de la teo­lo­gía, un signo de los tiem­pos.

El COVID-19 pone de mani­fies­to muchas de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo glo­bal. La nove­do­sa exis­ten­cia de una amplia cla­se media inter­na­cio­nal que cir­cu­la con rela­ti­va liber­tad por todos los paí­ses del glo­bo es un ejem­plo. Se tra­ta de 1.400 millo­nes de per­so­nas, poco menos que un 20% de la pobla­ción mun­dial, que acce­den al turis­mo fue­ra de su país de ori­gen. Este dato expre­sa un gra­do de inter­co­ne­xión físi­ca que no tie­ne corre­la­to con nive­les de gober­nan­za mun­dial. La movi­li­dad huma­na con des­tino de ocio o nego­cios está regi­da fun­da­men­tal­men­te por las leyes de mer­ca­do. La defi­ni­ción de varios paí­ses, como el nues­tro, de limi­tar estos movi­mien­tos es una iné­di­ta res­tric­ción a la liber­tad ambu­la­to­ria de las cla­ses inte­gra­das al mer­ca­do glo­bal que has­ta aho­ra sólo sufrían migran­te, refu­gia­dos y otros parias de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. La con­tra­dic­ción entre los fenó­me­nos emer­gen­tes y las for­mas de orga­ni­za­ción polí­ti­ca de la aldea glo­bal se están amplian­do, tocan­do la vida de otros suje­tos que has­ta aho­ra per­ma­ne­cían iner­mes. La cri­sis ambien­tal y la revo­lu­ción digi­tal son fenó­me­nos que com­par­ten esta carac­te­rís­ti­ca.

Un impor­tan­te fun­cio­na­rio del área de Salud me dijo en una con­ver­sa­ción pre­via al esta­lli­do de la cri­sis que esta indus­tria repre­sen­ta­ba hoy el 10% del PBI mun­dial enfo­ca­do fun­da­men­tal­men­te en esti­rar la vida de los adul­tos mayo­res de alto nivel adqui­si­ti­vo para con­ver­tir­los en con­su­mi­do­res cró­ni­cos de fár­ma­cos: una clien­te­la cau­ti­va, pri­sio­ne­ra tam­bién del deseo luci­fe­rino de juven­tud eter­na. Los esfuer­zos de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, guia­dos por las fuer­zas del capi­tal, no esta­ban orien­ta­dos a curar enfer­me­da­des ni resol­ver los gran­des pro­ble­mas sani­ta­rios de la huma­ni­dad sino a maxi­mi­zar ganan­cias. La inca­pa­ci­dad de la indus­tria para dar res­pues­ta fren­te a una cri­sis de estas carac­te­rís­ti­cas de for­ma equi­ta­ti­va y ade­cua­da pone de mani­fies­to la fra­gi­li­dad del sis­te­ma en su con­jun­to.

Asi­mis­mo, ha sur­gi­do una iné­di­ta dis­cu­sión sobre su ori­gen y con­se­cuen­cias geo­po­lí­ti­cas del COVID-19. Que el gobierno Chino haya acu­sa­do al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano de su pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus no es una pava­da. Las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas usual­men­te son patri­mo­nio de peque­ños gru­pos; esta vez se tra­ta de repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de un ter­cio del pla­ne­ta quien afir­ma algo bas­tan­te pare­ci­do a la exis­ten­cia de una gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca en cier­nes. Sea pro­pa­gan­da maoís­ta, como afir­ma un impor­tan­te dia­rio nor­te­ame­ri­cano, o una agre­sión béli­ca de quie­nes creen que sus enemi­gos son peor que el coro­na­vi­rus, la posi­ción Chi­na plas­ma un gra­do de ten­sión entre super­po­ten­cias que no veía­mos des­de la gue­rra fría.

Con todo, con­si­de­ro que las con­se­cuen­cias más pro­fun­das se regis­tra­rán en la con­cien­cia social de los pue­blos en todo el pla­ne­ta. En un mun­do indi­vi­dua­lis­ta, esta pla­ga nos fuer­za a pen­sar­nos como comu­ni­dad des­de el barrio has­ta la otra pun­ta del mun­do. La fra­ter­ni­dad huma­na, nues­tra inter­de­pen­den­cia, se hace visi­ble. La auto­ri­dad polí­ti­ca y comu­ni­dad orga­ni­za­da vuel­ve a tener pre­pon­de­ran­cia por sobre los mer­ca­dos y la fal­sa auto­su­fi­cien­cia del indi­vi­duo. El sen­ti­do del deber y la res­pon­sa­bi­li­dad por el bien común for­zo­sa­men­te apa­re­cen como cla­ve para enfren­tar la situa­ción. La limi­ta­ción de la liber­tad nega­ti­va y mer­can­til por un bien supe­rior, social y colec­ti­vo pone en jaque la lógi­ca de la demo­cra­cia mera­men­te for­mal y el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Fren­te a una encru­ci­ja­da siem­pre hay dis­tin­tos cami­nos. El peli­gro saca lo mejor y lo peor de las per­so­nas y los pue­blos. Jun­to a las opor­tu­ni­da­des de ser soli­da­rios y dig­nos apa­re­ce la ten­ta­ción de la cruel­dad y des­hu­ma­ni­za­ción. El sál­ve­se quien pue­da o el cui­dé­mo­nos como her­ma­nos. La gue­rra de todos con­tra todos o la unión para el bien común. El aca­pa­ra­mien­to de agua y ali­men­tos o la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de estos bie­nes. El res­pe­to a las nece­si­da­des colec­ti­vas o la defen­sa mez­qui­na de mi peque­ño círcu­lo. El buen gobierno de la auto­ri­dad polí­ti­ca o los abu­sos de poder que habi­li­ta toda cir­cuns­tan­cia excep­cio­nal.

La his­to­ria mues­tra que los even­tos gra­ves e ines­pe­ra­dos nos inter­pe­lan. Nos hace­mos pre­gun­tas tras­cen­den­tes y dejan de vivir en pilo­to auto­má­ti­co, dro­ga­dos por un ruti­na fre­né­ti­ca y alie­nan­te, inme­dia­tis­ta e inma­nen­te. Pien­so en el terre­mo­to de San Juan (1944), que des­per­tó un inmen­so movi­mien­to de soli­da­ri­dad que deri­vó en el pero­nis­mo, o más atrás en el de Lis­boa (1755), que pre­pa­ró las con­di­cio­nes inte­lec­tua­les para la Revo­lu­ción Fran­ce­sa ponien­do en cues­tión la filo­so­fía hege­mó­ni­ca del tout est bien, “vivi­mos en el mejor de los mun­dos posi­bles”. Los sacu­do­nes no mues­tran que todo podría ser peor, pero tam­bién que un mun­do mejor es posi­ble. Bran­co Mila­no­vic, un eco­no­mis­ta que nadie podría til­dar de popu­lis­ta, colo­ca las epi­de­mias entre las fuer­zas “malig­nas” que incre­men­tan la igual­dad y la pre­sión polí­ti­ca de las cla­ses popu­la­res por una vida mejor como una de las fuer­zas “benig­nas”. A ries­go de ser inge­nuo, ten­go la espe­ran­za de que la situa­ción que nos toca vivir des­pier­te las fuer­zas de un reno­va­do huma­nis­mo para que, cuan­do pase el tem­blor, nos encon­tre­mos todos para cons­truir un mun­do mejor.

Los chi­nos usan el mis­mo ideo­gra­ma para peli­gro y opor­tu­ni­dad. Son un pue­blo sabio.

*Fuen­te: Info­Bae /​(Foto: Ronal­do SCHEMIDT /​AFP)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *