Vene­zue­la. Dios­da­do

Por Ramón Cen­teno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mar­zo 2020

9 de mar­zo. Son las mis­mas botas con las que cami­nó en la tie­rra de Alí Pri­me­ra: en la goma está el refle­jo del uso que les ha dado en las mar­chas: «¡Bue­nas noches mucha­chos!», pau­sa el ambien­te Dios­da­do.

Iba pres­tán­do­le aten­ción a cada paso: sereno, dicha­ra­che­ro y ani­ma­do. Vol­tea el reloj que lle­va en la muñe­ca y mira hacia el cie­lo como dicién­do­le a alguien, «aquí estoy de nue­vo» y como un maes­tro de la Aca­de­mia Mili­tar vuel­ve a reme­mo­rar: Esta trin­che­ra per­te­ne­ce al coman­dan­te Chá­vez. Esto es el Pan­teón natu­ral, dijo a los inte­gran­tes de la Direc­ción Nacio­nal de la JPSUV, mien­tras la lla­ma del fue­go sagra­do deja­ba ver el ros­tro que­ma­do por un sol abra­san­te pro­pio del esta­do Fal­cón. 

El vien­to era tan fuer­te que tum­ba­ba las hojas ver­des del cedro. Ese día la luna esta­ba más cer­ca de la tie­rra. Eran las 7:30 de la noche y del cie­lo bro­ta­ba una nube roji­za que se pasea­ba de un lado a otro enga­la­nan­do un fir­ma­men­to con pocas estre­llas. Allí están: un cañón, una fla­mean­te lla­ma que no des­can­sa y una car­ga his­tó­ri­ca que res­guar­da al hom­bre que dio todo por la patria.

Sean capa­ces de estar a la altu­ra del momen­to his­tó­ri­co que vive Vene­zue­la. La Patria boli­va­ria­na está sien­do ata­ca­da por mer­ce­na­rios y no pode­mos que­dar­nos de bra­zos cru­za­dos. Es así, dijo Rod­be­xa.

El Cuar­tel

8:20 de la noche. Afue­ra hay varios asien­tos entre la gra­ma y las ace­ras. Todo está impe­ca­ble. En la ante­sa­la te reci­be un gran por­tón de made­ra y colum­nas de con­cre­to que dan solem­ni­dad y recuer­da a cual­quier pasi­llo de Mira­flo­res; es el Cuar­tel 4F. Al fon­do y en medio de una flor está el refe­ren­te de la juven­tud: Hugo Rafael Chá­vez Frías. 

«¿Saben quién venía todos los días para acá?, Elié­cer Otai­za. Él, des­pués de cada jor­na­da de tra­ba­jo lle­ga­ba y le pedía fuer­za a Chá­vez. Eso lo sabía la dere­cha».

«Otra com­pa­ñe­ra que lle­ga­ba cada sema­na era María León, ella dejó de subir por­que no podía más. Nues­tra María decía que sufría mucho al saber que el Coman­dan­te ya no esta­ba físi­ca­men­te». 

De pie, dos horas y sin inte­rrup­ción Dios­da­do rati­fi­ca: «Uste­des… (y miró hacia el fren­te) tie­nen que desa­rro­llar el ins­tin­to de pre­ver. No per­mi­tir que uno se rin­da y deben man­te­ner la lla­ma de lucha encen­di­da».

Mue­ve las manos con la mis­ma emo­ción de un cha­mo que jue­ga pelo­ti­ca de goma. Rela­ta, narra y des­cri­be en plu­ral: noso­tros.

Recor­dó a Fabri­cio Oje­da, a exmi­nis­tros lea­les a Hugo Chá­vez y exal­tó el ímpe­tu de Fidel, Evo y Nes­tor. Evo­có algu­nos epi­so­dios del gol­pe de abril 2002 y puso dos rosas sobre el sepul­cro.

Vir­gi­nia

¡Chap, chap!, cha­po­tea en silen­cio una rosa sobre el agua que cir­cun­da ‘La flor de los cua­tro ele­men­tos’. Es Rosa Vir­gi­nia quien sen­ta­da a un cos­ta­do deja lle­var­se por las ideas. Allí esta­ba: igua­li­ta con su mele­na ensor­ti­ja­da y una media son­ri­sa que te indi­ca que la tris­te­za se aco­mo­da en el alma cuan­do las ausen­cias son tan gran­des. 

Por cier­to, refie­re Dios­da­do: «pocas veces el Coman­dan­te com­par­tió en un cum­plea­ños de sus hijos. Él ‑en refe­ren­cia a Hugo- siem­pre estu­vo entre­ga­do al deber revo­lu­cio­na­rio. Pero, recal­có: los amo­res de su vida fue­ron ellos».

10:20 PM. La com­ba­ti­va parro­quia 23 de enero vigi­la con leal­tad. Las luces encen­di­das son el refle­jo de que allí nadie duer­me. Apro­ve­cha enton­ces para hablar de humil­dad entre com­pa­ñe­ros: comen­ta, com­pa­ra, mati­za y refle­xio­na.

Tres máxi­mas que nun­ca fallan en el andar: «Humil­dad para apren­der, cre­cer y avan­zar». Enton­ces echa la mira­da a un lado para recor­dar: en cam­pa­ña aga­rrá­ba­mos carre­te­ra sin nada en el estó­ma­go solo lle­vá­ba­mos pan y cam­búr. Chá­vez comía lo mis­mo.

No hay cáma­ras de tele­vi­sión ni micró­fo­nos.

– «¿Me escu­chan todos?», pre­gun­ta el hom­bre que más ha sido ame­na­za­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

-«Sí», afir­man los que están más lejos.

Era como el tiem­po para­li­za­do. Nadie inte­rrum­pía: «No trai­cio­ne­mos al pue­blo y el que quie­ra trai­cio­nar que se ale­je, por­que noso­tros no lle­ga­mos aquí para men­tir», sen­ten­ció Cabe­llo mien­tras pedía que no se le acep­te favo­res a nadie: «Chá­vez no acep­tó nin­gún rega­lo. Por eso lo ata­ca­ron».

Corrup­ción cero

Repi­tió la pala­bra revo­lu­ción con la mis­ma inten­si­dad para decir: Olví­den­se de los ami­gos fáci­les. La gen­te se corrom­pe una vez y de allí en ade­lan­te ven­den has­ta el alma.

En este pun­to hace un alto como recor­dan­do algún momen­to de su tie­rra natal EL Furrial. Orga­ni­za algu­nas anéc­do­tas y como una for­ma de acer­car­se más a las inquie­tu­des de los jóve­nes les recuer­da que en cada res­pon­sa­bi­li­dad que les otor­gue la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na «tie­nen que dejar una hue­lla de efi­cien­cia imbo­rra­ble» .

En El Cuar­tel, las flo­res que deja­ron al Coman­dan­te ‑por los sie­te años de su siem­bra- per­ma­ne­cen intac­tas. Solo las rosas blan­cas rega­ron sus péta­los sobre el piso del sepul­cro hacien­do una cami­ne­ría.

El vien­to entra con más fuer­za. Rosa Vir­gi­nia ya no está aba­jo, otea des­de un muro como si su padre fija­ra su mira­da en cada uno los diri­gen­tes juve­ni­les.

Tene­mos que amar al PSUV «por­que es la crea­ción del Gigan­te Hugo», siguió dicien­do – ante la mira­da expec­tan­te de los cha­mos- «y todo lo que hace­mos a dia­rio es crea­ción heroi­ca de la polí­ti­ca que nos ense­ñó este com­pa­ñe­ro» y apre­ta el puño y lo deja caer sobre el már­mol que sos­tie­ne la ins­crip­ción: Coman­dan­te Supre­mo de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Tres horas de diá­lo­go y el Capi­tán seguía con­vir­tien­do las pala­bras en cla­se. Una ora­to­ria para un afo­ro fami­liar. Un ver­bo encen­di­do pero baji­to para que que­da­ra solo ahí por­que «hay que apren­der a guar­dar secre­tos».

Jura­men­to

Se acer­ca­ron más a Chá­vez. Uno, dos y tres pasos evi­tan­do inte­rrum­pir el des­can­so de El Ara­ñe­ro de Saba­ne­ta: «aun­que no creo que esté des­can­sa­do. El Coman­dan­te vive pen­dien­te de su pue­blo».

Tres niños se acer­can para escu­char a Dios­da­do:
«Es el mis­mo jura­men­to que hicie­ra Bolí­var en 1815 a su anti­guo maes­tro Simón Rodrí­guez».
Alcen la mano izquier­da, invi­tó.

Juran uste­des:
Por la Patria, la vida, Chá­vez… Por Nico­lás. 

Pau­sa

Por luchar has­ta ven­cer.

Otra pau­sa

¡Patria o muer­te!

Se escu­chó en eco:

«¡Sí, lo jura­mos!»

«Este es el acto polí­ti­co de mayor serie­dad por­que aquí está este hom­bre (Chá­vez), quien nos ense­ñó de moral y com­pro­mi­so», resal­tó Dios­da­do Cabe­llo quien tenía a un lado a Rod­be­xa Poleo y del otro a Viel­ma Mora. 

Y pro­si­guió: «Esto que ter­mi­nan de hacer es un com­pro­mi­so de vida y créan­me que son uste­des (juven­tud vene­zo­la­na) los úni­cos capa­ces de seguir for­ta­le­cien­do la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na».

Cada mano ‑una más joven que la otra- se detu­vo sobre la tapa que cubre el cuer­po de Chá­vez como si qui­sie­ran sacar­lo de allí y abra­zar­lo. El ambien­te se puso más difí­cil: opa­co y silen­cio­so.

La Guar­dia de Honor incó­lu­me. Una cara dibu­ja­da por la dis­ci­pli­na se man­tie­ne cus­to­dian­do al jefe como a la espe­ra de una orien­ta­ción. Chá­vez está ahí, dijo uno.

11:05 de la noche. Dios­da­do: «En uste­des veo las caras del 4F. Jóve­nes que no son oli­gar­cas. Son pue­blo, cha­mos del barrio y de los cerros».

«Me voy tran­qui­lo y con la espe­ran­za multiplicada»…y cami­nó con la mis­ma segu­ri­dad de que Vene­zue­la sal­drá vic­to­rio­sa del cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co.

Al ins­tan­te car­gó con­tra la apa­tía: Tie­nen que andar para arri­ba y para aba­jo con una son­ri­sa.

Enton­ces sue­nan las cuer­das de una gui­ta­rra y lo acom­pa­ña un cua­tro: todo lo hace recor­dar. El can­to, el sil­bi­do, el poe­ma y la letra. Todo es Hugo, el hom­bre de las difi­cul­ta­des.

Casi es la media­no­che. Lle­va la mira­da hacia un pun­to fijo. Se hume­de­cen los ojos pero las lágri­mas se resis­ten. Aprie­ta el ros­tro. Ese es Dios­da­do, el humano, quien sigue de pie fren­te a su maes­tro. 

Se des­pi­de una y otra vez. Sigue con­ver­san­do. En la sali­da y sin refle­jo de ago­ta­mien­to orde­na: «¡Vayan a des­can­sar mucha­chos! Segui­ré tra­ba­jan­do».

Vol­teó y vol­vió a pasar revis­ta por don­de lle­gó. Hizo algu­nos pasos. Lle­va­ba la mis­ma cami­sa que usa para las con­fe­ren­cias de pren­sa. Lo veía­mos a lo lejos mien­tras se per­día entre sus ayu­dan­tes.

Un paso, otro paso y ahí iba el hom­bre que qui­sie­ra el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano ase­si­nar como hicie­ron con Qasem Solei­ma­ni.

Uno de los mucha­chos mur­mu­ró al aire: «¡Écha­le bolas Dios­da­do!, noso­tros esta­mos con­ti­go».

Cró­ni­ca de un encuen­tro entre el Capi­tán Dios­da­do Cabe­llo y la Juven­tud del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la como recor­da­to­rio de aquel Jura­men­to fren­te a Hugo Chá­vez
Mar­zo, 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *