Sepan dis­cul­par: Pri­me­ras con­clu­sio­nes perio­dís­ti­cas sobre el coro­na­vi­rus

Por Gabriel Fer­nán­dez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 mar­zo 2020

El coro­na­vi­rus, una gri­pe, se ha expan­di­do y tie­ne sus ries­gos. Como toda gri­pe, cla­ro. Es de fácil con­ta­gio y aun­que se la pue­de com­ba­tir con la fór­mu­la cuba­na, la dis­ci­pli­na chi­na y las cua­ren­te­nas, care­ce de una pre­ven­ción que vaya más allá de la higie­ne. Hace unos meses hubie­ra sido una noti­cia de pági­na inte­rior, con preo­cu­pa­ción para la ter­ce­ra edad y reco­men­da­cio­nes sani­ta­rias más o menos desoí­das por la opi­nión públi­ca.

De hecho, sus por­ta­do­res son menos que los afec­ta­dos por otras gri­pes. Su nivel de mor­tan­dad es infe­rior al gene­ra­do por la neu­mo­nía el año pasa­do en el orden mun­dial. Pero, por algún moti­vo, los con­tro­la­do­res de la opi­nión públi­ca euro­pea han arma­do un super espec­tácu­lo que hace pen­sar en algo seme­jan­te al fin de la huma­ni­dad. Como era de pre­ver, se lle­va­ron pues­tos a los medios infor­ma­ti­vos del res­to del pla­ne­ta.

“Los con­tro­la­do­res de la opi­nión públi­ca euro­pea han arma­do un super espec­tácu­lo
que hace pen­sar en algo seme­jan­te al fin de la huma­ni­dad.
Como era de pre­ver, se lle­va­ron pues­tos a
los medios infor­ma­ti­vos del res­to del pla­ne­ta”.
Las per­so­nas se eno­jan cuan­do seña­la­mos esto, pero en el inte­rior de varias pro­vin­cias argen­ti­nas hay más afec­ta­dos por enfer­me­da­des de la pobre­za que dam­ni­fi­ca­dos por el coro­na­vi­rus en el orden pla­ne­ta­rio. Los casos de den­gue en la Ciu­dad de Bue­nos Aires se tri­pli­ca­ron entre el año pasa­do y el pre­sen­te. Cono­cer –com­pren­der- esta reali­dad no impli­ca des­de­ñar el cui­da­do ante la nue­va epi­de­mia, sino colo­car en su lugar las preo­cu­pa­cio­nes.

El ami­go Richard Daniel Lus­tem­berg, que quién sabe uno por qué vive en Ams­ter­dam, con buen tino y sin anhe­los de popu­la­ri­dad, ha escri­to: “Un país de 60 millo­nes de habi­tan­tes ha teni­do mil muer­tos de coro­na virus. Sin embar­go la gen­te per­ci­be que son millo­nes las víc­ti­mas. Lo que es cla­ro es que el páni­co se ha apo­de­ra­do de la pobla­ción ita­lia­na. Han teni­do un pro­me­dio de casi 18.000 muer­dos al año por gri­pe. La cau­sa pare­ce ser el sis­te­ma de salud des­trui­do por los gobier­nos tec­nó­cra­tas des­de la cri­sis del 2008”.

Mien­tras, pro­pios y aje­nos se que­jan de las reco­men­da­cio­nes ofi­cia­les argen­ti­nas: lavar­se las manos y el ros­tro, usar jabón blan­co, higie­ni­zar hoga­res y luga­res de tra­ba­jo ade­cua­da­men­te; pero en reali­dad es lo úni­co que se pue­de decir. Es que hay quie­nes espe­ran que sur­jan muchos tipos dis­fra­za­dos de astro­nau­tas con máqui­nas pul­ve­ri­za­do­ras -¡ade­lan­to téc­ni­co del bom­be­ro loco!- per­si­guien­do chi­nos con bar­bi­jo por los aero­puer­tos. Eso, para un amplio sec­tor, sería pre­ven­ción. Por tal moti­vo los serios cana­les de TV han pues­to cáma­ras para aguar­dar los arri­bos.

“La Argen­ti­na sí tie­ne un desa­fío impo­nen­te. Mejo­rar la cali­dad de vida de sus habi­tan­tes a tra­vés del for­ta­le­ci­mien­to de la pro­duc­ción y el mer­ca­do interno, re estruc­tu­rar un esque­ma amplio de aten­ción pri­ma­ria de la salud y poten­ciar el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio”.

La Argen­ti­na sí tie­ne un desa­fío impo­nen­te. Mejo­rar la cali­dad de vida de sus habi­tan­tes a tra­vés del for­ta­le­ci­mien­to de la pro­duc­ción y el mer­ca­do interno, re estruc­tu­rar un esque­ma amplio de aten­ción pri­ma­ria de la salud y poten­ciar el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio. Res­pal­dar a las obras socia­les sin­di­ca­les, pro­mo­ver la fabri­ca­ción local de medi­ca­men­tos y pro­veer los mis­mos a pre­cios razo­na­bles en gene­ral y con entre­ga sub­si­dia­da en los casos gra­ves. Median­te esos pasos, algu­nos pre­vis­tos en su épo­ca por Ramón Carri­llo, se podrán con­tro­lar las gri­pes, pero tam­bién la tubercu­losis.

Así están las cosas. Des­pués de una sema­na de ver­ter infor­ma­ción veraz, es lógi­co que algu­nos nos crean. Es una pena que otros, en lugar de refle­xio­nar, se eno­jen y digan “¡pero no se pue­de negar que esta es una catás­tro­fe sin igual!”. Esto es lo que es. Resul­ta­ría más fácil, perio­dís­ti­ca­men­te, enla­zar con los gri­tos tele­vi­si­vos. Pero nues­tro esti­lo radi­ca que res­pe­tar al lec­tor. Aun­que al lec­tor, a veces, no le gus­te.

Sepan dis­cul­par.

*Direc­tor Area Perio­dís­ti­ca /​Sin­di­cal Fede­ral /​La Señal Medios

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *