Pales­ti­na. El ejér­ci­to israe­lí no tie­ne fran­co­ti­ra­do­res en la fron­te­ra de Gaza. Tie­ne caza­do­res

Resu­men Medio Orien­te, 16 mar­zo 2020

Son nues­tros mejo­res mucha­chos. Uno es un
«músi­co de un buen ins­ti­tu­to», otro un «boy scout» espe­cia­li­za­do en
tea­tro «. Son los fran­co­ti­ra­do­res que han dis­pa­ra­do a miles de
mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos a lo lar­go de la valla fron­te­ri­za de Gaza.

En la Fran­ja de Gaza hay 8,000 jóve­nes con dis­ca­pa­ci­da­des per­ma­nen­tes
como resul­ta­do de las accio­nes de los fran­co­ti­ra­do­res. A algu­nos les han
ampu­tado las pier­nas, y los fran­co­ti­ra­do­res están muy orgu­llo­sos de
eso. Nin­guno de los fran­co­ti­ra­do­res entre­vis­ta­dos por la ate­rra­do­ra
his­to­ria de Hilo Gla­zer en Haa­retz (6 de mar­zo) se
arre­pien­te. Lo úni­co que sien­ten es no haber derra­ma­do más san­gre. En
el bata­llón se bur­la­ron de uno dicién­do­le: «aquí vie­ne el ase­sino».
Todos actúan como ase­si­nos. Sus accio­nes lo demues­tran – más de 200
muer­tos como resul­ta­do de éstas – y sus decla­ra­cio­nes prue­ban que estos
jóve­nes han per­di­do la brú­ju­la moral. Están per­di­dos. Con­ti­nua­rán
estu­dian­do, ten­drán carre­ras y cria­rán fami­lias, y nun­ca se recu­pe­ra­rán
de su cegue­ra. Inha­bi­li­ta­ron físi­ca­men­te a sus víc­ti­mas, pero sus
pro­pias dis­ca­pa­ci­da­des son más gra­ves. Sus almas se han retor­ci­do
com­ple­ta­men­te. Nun­ca más serán indi­vi­duos mora­les. Son un peli­gro para
la socie­dad. Han per­di­do su huma­ni­dad, si algu­na vez la tuvie­ron, en los
cam­pos de tiro fren­te a la Fran­ja de Gaza. Son los hijos de nues­tros
ami­gos y los ami­gos de nues­tros hijos; los jóve­nes del apar­ta­men­to al
otro lado del pasi­llo. Mira cómo hablan.

El dis­cur­so de los sol­da­dos que cono­ci­mos una vez, la reco­pi­la­ción de
tes­ti­mo­nios sobre la Gue­rra de los Seis Días publi­ca­da en inglés como
«El sép­ti­mo día», se ha con­ver­ti­do en el dis­cur­so de los car­ni­ce­ros.
Qui­zás eso sea lo mejor, nos hemos aho­rra­do algo de hipo­cre­sía, pero es
difí­cil no sor­pren­der­se por las pro­fun­di­da­des en las que nos hemos
hun­di­do. Recor­da­ban la can­ti­dad de rodi­llas a las que habían dis­pa­ra­do.
“Con­se­guí sie­te u ocho rodi­llas en un día. En unas pocas horas, casi
bato su récord». «Él con­si­guió alre­de­dor de 28 rodi­llas». Dis­pa­ra­ban
con­tra hom­bres y muje­res jóve­nes des­ar­ma­dos que inten­ta­ban en vano
luchar por su liber­tad, una cau­sa que no podía ser más jus­ta. «Lo que
sue­le pasar es que gol­peas, rom­pes un hue­so, en el mejor de los casos,
rom­pes la rótu­la. En un minu­to lle­ga una ambu­lan­cia para eva­cuar­lo, y
des­pués de una sema­na reci­be una pen­sión por dis­ca­pa­ci­dad».

¿No es sufi­cien­te para ti? «El obje­ti­vo es cau­sar al pro­vo­ca­dor un daño
míni­mo, por lo que deja­rá de hacer lo que está hacien­do. Yo, por lo
menos, tra­ta­ría de apun­tar a un lugar de más gra­sa, en la región
mus­cu­lar «. ¿No es bas­tan­te? «Si alcan­zas por error la arte­ria prin­ci­pal
del mus­lo en lugar del tobi­llo, enton­ces o bien que­rías come­ter el
error o es que no debe­rías ser fran­co­ti­ra­dor. Hay fran­co­ti­ra­do­res, no
muchos, que «eli­gen» come­ter erro­res «.

Sabían a quién se esta­ban enfren­tan­do. Ni siquie­ra se refie­ren a sus
víc­ti­mas como «terro­ris­tas», sino solo como «pro­vo­ca­do­res». Uno de ellos
los com­pa­ró con miem­bros de un movi­mien­to juve­nil.

“Inclu­so si no cono­ces sus «ran­gos» pre­ci­sos, por el caris­ma pue­de saber quién es el líder del gru­po”.

Eli­gie­ron a sus víc­ti­mas por su caris­ma, con la pre­ci­sión de un
fran­co­ti­ra­dor. Su «aura de lide­raz­go» ha des­ti­na­do a estos jóve­nes a una
vida de dis­ca­pa­ci­dad en la jau­la que es Gaza. Pero eso no bas­ta. Se
vuel­ven sedien­tos de san­gre como solo pue­den estar­lo las per­so­nas
jóve­nes a las que se ha inci­ta­do a ello. Que­rían más san­gre, no sólo
san­gre; que­rían la san­gre de un niño. No sólo la san­gre de un niño,
que­rían que fue­se delan­te de su fami­lia.

“Déje­me, sólo una vez, derri­bar a un niño de 16 años, inclu­so de 14,
pero no con una bala en la pier­na, déjen­me abrir­le la cabe­za en fren­te
de toda su fami­lia y toda su aldea. Déje­lo cho­rrear san­gre. Y tal vez
duran­te un mes no ten­ga que dar­le a otras 20 rodi­llas». 

Que­rían san­gre de la cabe­za de un niño solo para evi­tar la nece­si­dad de
dar­le a 20 rodi­llas más. Iden­ti­fi­ca­ron la edad de sus víc­ti­mas por sus
cami­sas: cami­sas de ves­tir para los mayo­res, cami­se­tas para los más
peque­ños. 

Nin­guno de ellos ha sido lle­va­do a una cor­te mar­cial. Correc­ción: A uno
le caye­ron sie­te días en la cár­cel mili­tar por dis­pa­rar­le a una ove­ja.
Los sol­da­dos en el ejér­ci­to más moral del mun­do no dis­pa­ran a las
ove­jas. Con 200 muer­tos y 8.000 heri­dos*, pien­san que «las res­tric­cio­nes
que nos ponen son ver­gon­zo­sas». Esa es su ver­güen­za. Son nues­tra
ver­güen­za. Ellos y sus coman­dan­tes. Ellos y el ejér­ci­to que les orde­na
dis­pa­rar con­tra los mani­fes­tan­tes como si fue­ran «patos que eli­gie­ron
cru­zar la línea». Las per­so­nas que dis­pa­ran a los patos no son
fran­co­ti­ra­do­res. Son caza­do­res. 

*La OMS habla de más de 300 ase­si­na­dos y cer­ca de 30.000 heri­dos.

Fuen­te Ori­gi­nal: The Israe­li Army Doesn’t Have Sni­pers on the Gaza Bor­der. It Has Hun­ters

Fuen­te: Gideon Levy, Haa­retz /​Rum­bo a Gaza

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *