Méxi­co. Las muje­res indí­ge­nas tam­bién cons­tru­ye­ron el mun­do

Foto: La poe­ti­sa mexi­ca­na Cele­ri­na Patri­cia

Susa­na Bau­tis­ta Cruz/​Resu­men Latinoamericano/​15 de mar­zo de 2020

Yo’o inká­yu… nchéé
Nchii kuú nuú kua’an kue nivi yatá
Yo’ó náá ‘ín yuaa kani ñaa kunu­yi
Ra kuta­ñuu nuu xan­dú tsa­naá…
Aquí estoy… bus­can­do el camino

de mis ances­tros
trai­go con­mi­go un hilo lar­go para tejer
mi ombli­go anti­guo…

Yo´ó inká­yu
Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez

Uno

“¿Y las muje­res indí­ge­nas no cons­tru­ye­ron el mun­do?” Escu­ché esta inter­pe­la­ción hace algún tiem­po, de la voz de Lore­na Cab­nal, defen­so­ra comu­ni­ta­ria del pue­blo maya-xin­ca, en una con­fe­ren­cia titu­la­da “Epis­te­mo­lo­gía femi­nis­ta comu­ni­ta­ria, para inter­pre­tar el con­ti­nuum his­tó­ri­co de las vio­len­cias con­tra las muje­res, en Abya Yala”, en la Uni­ver­si­dad Ibe­ro­ame­ri­ca­na. Mi refle­xión inme­dia­ta fue reu­nir los apor­tes que cada mujer indí­ge­na ha lega­do al mun­do. Pen­sé en las muje­res for­ja­do­ras de can­tos como María Sabi­na; en las Muje­res Zapa­tis­tas; en la Coman­dan­ta Ramo­na; en María de Jesús Pre­cia­do, Mari­chuy. Pen­sé en las Muje­res-poe­tas en len­guas ori­gi­na­rias que están cons­tru­yen­do nue­vas for­mas de ver y expre­sar la reali­dad. Pen­sé en el lar­go camino que las ha lle­va­do a visi­bi­li­zar­se social­men­te a tra­vés de sus obras y su acti­vis­mo en la defen­sa de sus comu­ni­da­des y sus pue­blos indí­ge­nas.

La poe­sía ha sido liber­tad, resis­ten­cia, espe­ran­za, fuer­za. Ha sido mi voz para afir­mar: ¡Aquí estoy!, expre­sa Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez, escri­to­ra en len­gua tu’un savi/​mixteco, una de las len­guas más habla­das en los terri­to­rios de Oaxa­ca, Gue­rre­ro y Pue­bla. Una de len­guas ori­gi­na­rias de cien­tos de migran­tes que han cru­za­do fron­te­ras para tras­la­dar­se a los cam­pos de cul­ti­vo de fre­sa en San Quin­tín, Baja Cali­for­nia, o emplear­se en los cen­tros urba­nos como la Ciu­dad de Méxi­co o Nue­va York. El tu’un savi es “la len­gua de la llu­via” y tie­ne más de 80 varian­tes, una enor­me y com­ple­ja rique­za lin­güís­ti­ca.

La resis­ten­cia de los pue­blos indí­ge­nas fren­te a la homo­ge­nei­za­ción de las polí­ti­cas del capi­ta­lis­mo, se pre­sen­ta como un movi­mien­to social que defien­de sus dife­ren­cias, sus sin­gu­la­ri­da­des loca­les y regio­na­les y sus par­ti­cu­la­ri­da­des étni­cas. Y han sido las muje­res indí­ge­nas orga­ni­za­das quie­nes han des­ta­ca­do plan­tean­do sus pro­pios foros de dis­cu­sión en torno a las deman­das de sus dere­chos. El dere­cho a la len­gua y su ejer­ci­cio como tal ha esta­do pre­sen­te des­de hace varias déca­das en la bús­que­da de su reco­no­ci­mien­to jurí­di­co en todas las esfe­ras socia­les, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les. Si bien la len­gua ori­gi­na­ria es uno de los ele­men­tos iden­ti­ta­rios de las comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas, su uso no se res­trin­ge a lo comu­ni­ta­rio ni a una ora­li­dad intra­du­ci­ble. La ora­li­dad y la escri­tu­ra no se con­tra­po­nen, coexis­ten y se enri­que­cen mutua­men­te. La bús­que­da por recu­pe­rar narra­ti­vas en sus pro­pios tér­mi­nos, ha sido una cons­tan­te en la poe­sía escri­ta por muje­res indí­ge­nas. Pala­bras nue­vas que han resig­ni­fi­ca­do su his­to­ria, su ori­gen y su des­tino.

Ná nda­kee tu’ún
ñaa ingá nuu koo nda’aví yutu
¡tu’úngo kuí!
ñaa chí­ká va’áná
nuú soló ñu’ún…
ra nikitsa’á yoo tsi kuía nuú tavía
tono tiu aa tono ita
naaá nda­kií tsí ta ‘ín ta ‘ín too savi
ri kuía tsi yoo naa tava­go ñáa
ra kótó ñaa tono sá’á kue naá tsana’á
Que sal­ga la pala­bra

cobi­ja­da por la som­bra
¡nues­tra pala­bra!
guar­da­da bajo el vien­tre
de la tie­rra…
es tiem­po de hacer que bro­te
como la mil­pa o la flor
que des­pier­tan en cada gota de llu­via
es tiem­po de des­en­te­rrar­la y dar­le
vida como hicie­ron los ances­tros

Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez (Inní Ichí, p. 43)

Dos

Las muje­res indí­ge­nas son el pilar en la trans­mi­sión de la len­gua: abue­las y madres que ento­nan arru­llos de pro­tec­ción a sus hijos; que rela­tan la his­to­ria de las comu­ni­da­des; que tras­mi­ten los cono­ci­mien­tos de las plan­tas medi­ci­na­les o del arte culi­na­rio. Son tam­bién ellas quie­nes se encar­gan de los rezos ―des­de el naci­mien­to has­ta la muer­te y aún en la cele­bra­ción de la fies­ta de muer­tos. De los ritua­les agrí­co­las ―des­de la siem­bra y la cose­cha de maíz. El uso de su len­gua es refle­jo de una fuer­te resis­ten­cia cul­tu­ral. La vida coti­dia­na, al igual que la memo­ria ances­tral, repre­sen­tan no sólo la tra­di­ción oral, sino que son fuen­te de la crea­ción lite­ra­ria actual.

Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez (Mesón de Gua­da­lu­pe, San Juan Mix­te­pec, Juxtlahua­ca, Oax., 1967) en su pri­mer poe­ma­rio Inní Ichí /​Esen­cia del camino (Plu­ra­lia, 2013), explo­ra el reco­rri­do cícli­co de la vida de las muje­res ñuu savi. El “camino”, como es tra­du­ci­da la pala­bra “Ichí” al espa­ñol, sig­ni­fi­ca para la cul­tu­ra ñuu savi la esen­cia del cuer­po mate­rial que no se pue­de sepa­rar del espi­ri­tual, de ahí el extra­or­di­na­rio poe­ma “Káku ta’an” /​“naci­mien­to dual”:

Káku ta’an

Ta niká­ku
nika­ku ndií
nchaa saán tsi­ká tsián
yee kii ñaa ntsi­niy

aa kuú mee
 aa kuú mií
ka’án ñaa kuú míí
 ra vaa­sa…
 ri mee kuú
nda­ka­ni­ni­yu aa nda­ka­ni­ni mií
kue ndaa xini
tsi­ká tsián saán­so
nchii nikú­so kua’ányu
nuú yavi
nuú yuku
nuú kaa kue ita
 iká inkaí tsi mee…
yee kíí ñaa ndakatu’un nuí
nchii­ki ku’úngo… ra mitu’un kacha
man­chia naa ndi’í ichi­go…
 

Naci­mien­to dual

Cuan­do nací
nació mi muer­te
des­de enton­ces camino con ella
hay días que no sé
¿Quién soy?
 ¿Soy yo o ella?
pien­so que es ella
 pero no…
 soy yo
mi pen­sa­mien­to es mío o de ella es mi pen­sa­mien­to
mi men­te está con­fu­sa
mi andar con ella es siem­pre
don­de quie­ra que vaya
en el mer­ca­do
en el mon­te
en flo­res
 ella está ahí…
 con­mi­go
hay días que le pre­gun­to
cuán­do par­ti­re­mos… ella sólo con­tes­ta
cuan­do se ter­mi­ne nues­tro camino…

Cele­ri­na Patri­cia emi­gró des­de muy joven­ci­ta a la ciu­dad de Méxi­co, para tra­ba­jar en el ser­vi­cio domés­ti­co y ayu­dar­se a pagar sus estu­dios. Se for­mó en lin­güís­ti­ca en la Escue­la Nacio­nal de Antro­po­lo­gía e His­to­ria (ENAH). Incur­sio­nó como narra­do­ra oral en 1993 y como poe­ta en 1997. Ha teni­do una per­ma­nen­te par­ti­ci­pa­ción en foros, encuen­tros, talle­res lite­ra­rios, así como en radios comu­ni­ta­rias. Ha sido beca­ria y tuto­ra para jóve­nes crea­do­res en len­guas indí­ge­nas del Fon­do Nacio­nal para la Cul­tu­ra y las Artes (FONCA). Tam­bién des­ta­ca su labor como acti­vis­ta en dere­chos huma­nos a tra­vés de NOTIMIA, agen­cia de noti­cias de muje­res indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes que pro­mue­ve los pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos des­de las comu­ni­da­des y pue­blos y en diver­sas len­guas ori­gi­na­rias.

Sus poe­mas se han publi­ca­do en diver­sas anto­lo­gías, como Flor de sie­te péta­los (2019), publi­ca­da por una edi­to­rial inde­pen­dien­te que orga­ni­zó un poe­tón en la expla­na­da de Bellas Artes, en apo­yo al Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno en 2018. Edi­cio­nes del espe­jo somosreu­nió en esta anto­lo­gía sie­te len­guas: mix­te­co, toto­na­co, náhuatl, zapo­te­co, zoque, tsel­tal y tso­til, en las voces de la ya men­cio­na­da Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez, Cruz Ale­jan­dra Lucas Juá­rez, Ara­ce­li Teco­la­pa, Irma Pine­da, Ruper­ta Bau­tis­ta y Adria­na López.

Su más recien­te mate­rial es Natsi­ká (Edi­cio­nes Lirio /​CIESAS, 2019), un audio­li­bro don­de la acom­pa­ña el músi­co Víc­tor Gally. Se tra­ta de una pro­pues­ta nove­do­sa de fusión poé­ti­ca (tu’un savi/​español) y blues. La ilus­tra­ción está ins­pi­ra­da en el Códi­ce Nut­tal, uno de los más repre­sen­ta­ti­vos de la cul­tu­ra mix­te­ca. Esta poe­ta ha logra­do repo­si­cio­nar su len­gua en el con­tex­to de las lite­ra­tu­ras mexi­ca­nas escri­tas por muje­res indí­ge­nas.

Tres

Las muje­res indí­ge­nas tam­bién cons­tru­ye­ron el mun­do. Han logra­do arti­cu­lar sus voces y hacer de la pala­bra, de su poe­sía una herra­mien­ta para visi­bi­li­zar­se social­men­te y ser las pro­ta­go­nis­tas de su pro­pia his­to­ria, como escri­to­ras en sus len­guas ori­gi­na­rias. Son doble­men­te crea­do­ras, al pro­du­cir obras para­le­las en dos idio­mas, en dos estruc­tu­ras de pen­sa­mien­tos; al tra­du­cir su mun­do y enta­blar un diá­lo­go inter­cul­tu­ral entre sus len­guas y el espa­ñol. Han ido tran­si­tan­do sus pro­pios pro­ce­sos iden­ti­ta­rios en diná­mi­cas de migra­ción y trans­cul­tu­ra­ción que se ven refle­ja­dos en sus obras.

La poe­sía escri­ta por muje­res, como Cele­ri­na Patri­cia Sán­chez, apor­ta una esté­ti­ca par­ti­cu­lar al mun­do de las letras. Si bien en la lite­ra­tu­ra indí­ge­na está pre­sen­te la cos­mo­vi­sión de sus comu­ni­da­des, para el caso ñuu savi, es una voz feme­ni­na la que enun­cia con sin­gu­la­ri­dad este mun­do. Y resig­ni­fi­ca el papel de las muje­res-rezan­de­ras, muje­res-curan­de­ras y muje­res-teje­do­ras, colo­cán­do­las en la jus­ta dimen­sión que tie­ne su fun­ción espi­ri­tual den­tro de su comu­ni­dad.

La nómi­na de muje­res poe­tas en len­guas ori­gi­na­rias va en aumen­to, así como la fuer­za de su pala­bra y el alto com­pro­mi­so social con sus comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas, par­ti­cu­lar­men­te en el caso de las muje­res poe­tas del sur­es­te mexi­cano, cuya poe­sía es beli­ge­ran­te fren­te a la vio­len­cia que ejer­ce el Esta­do en con­tra de sus comu­ni­da­des. Fren­te al des­po­jo de sus terri­to­rios y sus recur­sos natu­ra­les, la pala­bra, su pala­bra, se con­vier­te en un acto de resis­ten­cia.

Fuen­te: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *