Entre­vis­ta a Jesús San­trich (FARC-EP) para Vene­zue­la­naly­sis – La otra Anda­lu­cía

En esta entre­vis­ta para Vene­zue­la­naly­sis con­ver­sa­mos con el coman­dan­te de las FARC sobre la geo­po­lí­ti­ca de la región, con un énfa­sis sobre Colom­bia y Vene­zue­la.

El pro­ce­so de paz entre la gue­rri­lla de la FARC-EP y el Gobierno colom­biano ha teni­do un impac­to pro­fun­do en la región, espe­cial­men­te sobre Vene­zue­la. Vene­zue­la- vin­cu­la­da a Colom­bia por más de 200 años de his­to­ria, cul­tu­ra y polí­ti­ca – pro­mo­cio­nó y patro­ci­nó el pro­ce­so de paz en sus eta­pas tem­pra­nas. La situa­ción de post-acuer­do, en el cual nume­ro­sos lide­res socia­les han sido ase­si­na­dos y las cau­sas del con­flic­to per­ma­ne­cen no resuel­tas, con­du­jo a un gru­po de disi­den­tes de FARC a rom­per con el Par­ti­do FARC el año pasa­do.

Aquí habla­mos con Seu­xis Pau­sias Her­nán­dez Solar­te, mejor cono­ci­do como Jesús San­trich. San­trich es un coman­dan­te impor­tan­te de las FARC-EP quién, jun­to con Iván Már­quez, es un líder fun­da­men­tal den­tro del gru­po «disi­den­te». Esta entre­vis­ta tie­ne fecha del 4 de Febre­ro de 2020.

Está cla­ro que el gobierno colom­biano no tie­ne inten­ción de res­pe­tar los Acuer­dos: per­si­gue y ase­si­na líde­res socia­les, y ha incum­pli­do los seis pun­tos del acuer­do sus­cri­tos por las par­tes en el 2016. Las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de esto son evi­den­tes para Colom­bia. ¿Cua­les serán las con­se­cuen­cias para la región y sobre todo para Vene­zue­la?

San­trich: A tra­vés de diver­sos medios y des­de antes de la fir­ma de los Acuer­dos, varios de los ple­ni­po­ten­cia­rios insur­gen­tes en la Mesa de Dia­lo­go en La Haba­na, adver­ti­mos de las incon­se­cuen­cias del gobierno res­pec­to al pro­pó­si­to de la recon­ci­lia­ción por­que no se veía la deter­mi­na­ción de resol­ver los pro­ble­mas con­cre­tos en mate­ria eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social. Y ya estan­do en Colom­bia, lla­ma­mos la aten­ción sobre la desidia con que el Esta­do ini­ció la imple­men­ta­ción, comen­zan­do por el incum­pli­mien­to del com­pro­mi­so pri­me­ro que tenía de ade­cuar los luga­res don­de ocu­rri­ría el pre agru­pa­mien­to y lue­go el agru­pa­mien­to de las uni­da­des gue­rri­lle­ras. El per­so­nal nues­tro lle­gó a ini­ciar su rein­cor­po­ra­ción a sitios en los cua­les, para algu­nos casos, no había don­de res­guar­dar­se de la incle­men­cia del cli­ma. Muchas de las nece­sa­rias y urgen­tes ins­ta­la­cio­nes don­de vivi­rían nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras nun­ca se ter­mi­na­ron de cons­truir.

De tal mane­ra, y es algo que hemos reite­ra­do con mayor énfa­sis des­de que se com­ple­tó el pri­mer año de la fir­ma y fue­ron eva­lua­dos como pobres por los orga­nis­mos de veri­fi­ca­ción los avan­ces de la imple­men­ta­ción, que el Acuer­do fue roto por el esta­ble­ci­mien­to a par­tir del momen­to mis­mo en que se debía ini­ciar la eje­cu­ción de lo pac­ta­do. San­tos dio el pri­mer paso hacia lo que se con­vir­tió en cri­men de per­fi­dia y su suce­sor, Iván Duque, pro­fun­di­zó a san­gre y fue­go la trai­ción, mul­ti­pli­can­do la inse­gu­ri­dad jurí­di­ca, per­so­nal y eco­nó­mi­ca de los excom­ba­tien­tes, y dejan­do de lado los cam­bios pro­me­ti­dos a las comu­ni­da­des más empo­bre­ci­das en mate­ria de refor­ma rural inte­gral, de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y de refor­ma polí­ti­ca, por ejem­plo. Como usted dice, están a la vis­ta con una inne­ga­ble res­pon­sa­bi­li­dad del esta­ble­ci­mien­to, sea por acción o sea por omi­sión, tan­to el des­ca­la­bro del pro­ce­so en el plano de los com­pro­mi­sos rei­vin­di­ca­ti­vos con las comu­ni­da­des, como el núme­ro de ase­si­na­tos de los líde­res socia­les, que sobre­pa­sa el medio millar, y el de los excom­ba­tien­tes, que va por el orden de los 200, siem­pre ponién­do­se por delan­te un nega­cio­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal que ofen­de y que es com­ple­men­ta­do por el régi­men con impu­tacio­nes des­ca­ra­das de todo orden lan­za­das con­tra sec­to­res del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, inclu­yén­do­nos a noso­tros.

Al res­pec­to de toda esta situa­ción por demás lamen­ta­ble, hemos expli­ca­do cada vez que pode­mos que, roto el acuer­do por par­te del Esta­do, pese a nues­tros esfuer­zos por man­te­ner­lo vivo, no tuvi­mos otra opción que reto­mar el camino de las armas; por­que, si bien se acep­tó desis­tir del uso de estas par­tien­do de un mutuo com­pro­mi­so de supera­ción de las cau­sas del alza­mien­to, tal paso nun­ca se con­ci­bió como des­mo­vi­li­za­ción; y menos como un com­pro­mi­so uni­la­te­ral de la insur­gen­cia. Así que que­dan­do en evi­den­cia ple­na la trai­ción del Esta­ble­ci­mien­to, cerra­da nue­va­men­te la vía de la lega­li­dad y piso­tea­das con saña nues­tra bue­na fe y dig­ni­dad, no podía­mos caer en el derro­tis­mo y en la clau­di­ca­ción. En medio de la estig­ma­ti­za­ción y las calum­nias, de los mon­ta­jes asque­ro­sos, con per­se­cu­ción judi­cial e inten­tos de extra­di­ción y ase­si­na­tos que indi­ca­ban que la recon­ci­lia­ción era una far­sa y la paz una ban­de­ra de men­ti­ras, el deber nues­tro era el de bus­car una sali­da deco­ro­sa y no de some­ti­mien­to a una cas­ta polí­ti­ca felo­na y mez­qui­na.

Este daño a la paz de Colom­bia es una lesión direc­ta a la paz del con­ti­nen­te, por­que mien­tras hay gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be impul­san­do todo tipo de ini­cia­ti­vas y esfuer­zos para hacer del con­ti­nen­te un terri­to­rio de paz, el Blo­que de Poder Domi­nan­te en Colom­bia se pres­ta para con­ver­tir nues­tro país en un esce­na­rio de con­fron­ta­ción some­ti­do de mane­ra abyec­ta a los capri­chos de los Esta­dos Uni­dos, a su vora­ci­dad res­pec­to al saqueo des­ca­ra­do de los bie­nes del común, al tiem­po que se eri­ge en pla­ta­for­ma de inter­ven­cio­nis­mo y de hos­ti­li­da­des con­tra paí­ses que no comul­gan con los intere­ses impe­ria­lis­tas de Washing­ton, tal como ocu­rre con Vene­zue­la y con Cuba, por ejem­plo.

A mi modo de ver los gobierno de Juan Manuel San­tos y de Iván Duque, pero de la mano del Esta­dos Uni­dos, con su ale­vo­sía han lesio­na­do enor­me­men­te el valor de la pala­bra empe­ña­da, fun­da­men­tos esen­cia­les del diá­lo­go y de los acuer­dos como son la bue­na fe y el pac­ta sunt ser­van­da, dejan­do en muy mala posi­ción el papel de media­ción de impor­tan­tes orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como es el caso de Nacio­nes Uni­das y de los paí­ses que direc­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron como garan­tes y como acom­pa­ñan­tes de los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos por las par­tes, lo cual impli­ca simul­tá­nea­men­te un sabo­ta­je de los prin­ci­pios más ele­men­ta­les y bási­cos del DIH y del Dere­cho Inter­na­cio­nal, comen­zan­do por el de la sobe­ra­nía o por el de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Agre­ga­ría que la trai­ción guber­na­men­tal al Acuer­do de Paz le metió al con­flic­to colom­biano un com­bus­ti­ble de des­con­fian­za difí­cil de apa­gar a cor­to pla­zo, el cual des­es­ta­bi­li­za al con­jun­to de la región, pero en espe­cial a los paí­ses veci­nos y den­tro de ellos, de mane­ra diri­gi­da por deci­sión inocul­ta­ble de Washing­ton y Bogo­tá afec­ta a Vene­zue­la, por­que ade­más del impac­to que nues­tra gue­rra inter­na cau­sa en la exten­sa y permea­ble zona de fron­te­ra con el país her­mano, se toma el men­ta­do con­flic­to como excu­sa para des­atar y man­te­ner actos de hos­ti­li­dad y agre­sión per­ma­nen­tes que ya se han con­ver­ti­do abier­ta­men­te en ban­de­ra prin­ci­pal de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Colom­bia. Pues nóte­se que el gobierno de Iván Duque, por demás medio­cre, se ha dedi­ca­do a la con­ti­nui­dad de la mafia uri­bis­ta y a la cons­pi­ra­ción, des­es­ta­bi­li­za­ción y agre­sio­nes con­tra Vene­zue­la, mien­tras al país pro­pio lo hun­de en las mise­rias de sus polí­ti­ca neo­li­be­ra­les y en una terri­ble cri­sis huma­ni­ta­ria que se expre­sa en las muer­tes dia­rias de diri­gen­tes socia­les y excom­ba­tien­tes que ade­lan­ta­ban pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción.

Cómo afec­ta­ron los dog­mas de la «Marea Rosa­da» (Los pro­ce­sos pro­gre­sis­tas de la déca­da del 2000 en ade­lan­te a Amé­ri­ca lati­na) al pro­ce­so de paz de Colom­bia. Lo pre­gun­to por­que el feti­che elec­to­ral de estos pro­ce­sos a menu­do igno­ró que por ejem­plo en Vene­zue­la el pro­ce­so de cam­bios fue acom­pa­ña­do por un ejér­ci­to patrió­ti­co, y esto no siem­pre se pue­de repro­du­cir en otros luga­res, y por­que el carác­ter popu­lar de otros pro­ce­sos fue achi­cán­do­se pro­gre­si­va­men­te.

San­trich: No creo que se haya pre­sen­ta­do, en el caso de la inne­ga­ble cri­sis estruc­tu­ral en que se sumer­gie­ron las anti­guas FARC-EP como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, una afec­ta­ción direc­ta de lo que usted lla­ma los «dog­mas» de la «Marea Rosa­da» o de los pro­ce­sos pro­gre­sis­tas de las pri­me­ras déca­das del siglo XXI. Nues­tra cri­sis tie­ne de fon­do cau­sas que obe­de­cen al des­gas­te que pro­du­ce la pro­lon­ga­ción de cual­quier gue­rra, por una par­te y por otra a una evi­den­te doble trai­ción tan­to del régi­men al que enfren­ta­mos como de ele­men­tos inter­nos de la alta direc­ción polí­ti­co-mili­tar de nues­tro movi­mien­to.

No soy par­ti­da­rio de des­ca­li­fi­car de nin­gu­na mane­ra las con­quis­tas muchas o pocas, dura­bles o no del pro­gre­sis­mo. Para mi, sobre todo en tiem­pos en que la deca­den­cia del impe­rio y su pér­di­da del con­trol mun­dial son evi­den­tes, resal­tan­do la impo­si­ción del fas­cis­mo como una de sus reac­cio­nes deses­pe­ra­das, cual­quier for­ma de resis­ten­cia a las tira­nías es váli­da para avan­zar. Pero, sin pasar por alto que las metas a alcan­zar por un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio deben ir más allá que las del pro­gre­sis­mo. Y pien­so que nin­gún pro­ce­so de cam­bio pro­fun­do y menos una ver­da­de­ra revo­lu­ción social de reden­ción popu­lar pue­de sobre­vi­vir des­ar­ma­da; como tam­bién, para el caso espe­cí­fi­co de Colom­bia, en un pro­ce­so de lucha que aspi­re a cam­bios radi­ca­les que per­mi­tan supe­rar las des­igual­da­des, la mise­ria y la exclu­sión polí­ti­ca, pres­cin­dir de las armas es una qui­me­ra, es un camino pla­ga­do de mar­ti­ro­lo­gio y de incer­ti­dum­bres, más si el movi­mien­to popu­lar a quien se enfren­ta ‑que es lo que ocu­rre en Colombia‑, es a un Blo­que de Poder tan sór­di­do y san­gui­na­rio con sus com­pa­trio­tas como arro­di­lla­do, ven­di­do y lison­je­ro con sus amos grin­gos, lo cual le da un carác­ter pro­ba­da­men­te cri­mi­nal, terro­ris­ta, ven­ga­ti­vo y trai­cio­ne­ro que no da lugar al jue­go demo­crá­ti­co lim­pio y que obli­ga a lle­nar­se de garan­tías extre­mas para poder pac­tar con él.

Con este mar­co de ideas y con el cri­te­rio de que hoy por hoy tan­to el neo­li­be­ra­lis­mo como el pro­gre­sis­mo están en cri­sis, debo decir que lo que se sigue impo­nien­do como nece­si­dad es plan­tear una alter­na­ti­va de cam­bios estruc­tu­ra­les que apun­ten a la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por­que para mi no es exa­ge­ra­do decir que, en medio de la cri­sis del pro­gre­sis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo ago­ni­za en Amé­ri­ca Lati­na, y que es nece­sa­rio dar­le a este la esto­ca­da final. Reite­ra­ría lo que ya como nue­vas FARC hemos dicho en cuan­to a que las pro­me­sas de leche y miel de los paí­ses del «capi­ta­lis­mo avan­za­do», y de sus ins­ti­tu­cio­nes de gáns­te­res como el FMI y el BM, como sus voce­ros y pro­pa­gan­dis­tas, se derrum­ban sin reme­dio. Y que tal situa­ción se expre­sa en la reali­dad que atra­vie­sa la far­sa del sis­te­ma chi­leno, por ejem­plo, pues­to en evi­den­cia como maqui­na­ria de saqueó. Tal far­sa vie­ne sien­do demo­li­da a gol­pe de mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del país aus­tral y de Nues­tra Amé­ri­ca que han des­en­mas­ca­ra­do no sólo a Sebas­tián Piñe­ra sino todo el con­jun­to del fal­so paraí­so de con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta fin­gi­da­men­te demo­crá­ti­co, pero pro­ba­da­men­te atra­ca­dor, y encu­bier­to con la maqui­na­ria mediá­ti­ca que ayu­dó a crear el enga­ño de la bonan­za que nun­ca exis­tió y que pro­ta­go­ni­za­ban los más avan­za­dos alum­nos del Con­sen­so de Washing­ton.

Como con­tex­to de estas afir­ma­cio­nes exis­te un sin­nú­me­ro de tesis corres­pon­dien­tes al aná­li­sis de lo que ha sido den­tro del «pro­lon­ga­do ciclo his­tó­ri­co de la civi­li­za­ción bur­gue­sa», el Capi­ta­lis­mo del siglo XXI y su cri­sis irre­ver­si­ble. Pero no es del caso traer todo ese uni­ver­so argu­men­tal para insis­tir en que nadie pue­de negar que, con su evi­den­te carac­te­rís­ti­ca de mili­ta­ri­za­ción, ha entra­do en una diná­mi­ca de inexo­ra­ble deca­den­cia. Y la tarea de los revo­lu­cio­na­rios es bata­llar para apre­su­rar su des­mo­ro­na­mien­to, ponien­do énfa­sis en la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción, con ideas que nos per­mi­tan luchar cohe­sio­na­da­men­te con­tra la des­co­mu­nal máqui­na de des­in­for­ma­ción y alie­na­ción que posee el sis­te­ma impe­rial.

Actual­men­te el Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial nor­te­ame­ri­cano (en torno del cual se repro­du­cen los de sus socios de la OTAN) con­tri­bu­ye de mane­ra cre­cien­te al défi­cit fis­cal y por con­si­guien­te al endeu­da­mien­to del Impe­rio (y a la pros­pe­ri­dad de los nego­cios finan­cie­ros bene­fi­cia­rios de dicho défi­cit). De esto se des­pren­de que su efi­ca­cia mili­tar es decli­nan­te, al tiem­po que su buro­cra­cia es cada vez mayor como lo es el ace­le­ra­mien­to de su deca­den­cia gene­ral y la exa­cer­ba­ción de su agre­si­vi­dad gue­rre­ris­ta. Y la admi­nis­tra­ción actual de la cri­sis de deca­den­cia del capi­ta­lis­mo corre a car­go de un poder impe­rial glo­bal, que se aco­mo­da y arti­cu­la de uno u otro modo a las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas del cam­po inter­na­cio­nal, pro­mo­vien­do la más gran­de cam­pa­ña de ena­je­na­ción y des­mo­vi­li­za­ción polí­ti­ca de que se ten­ga noti­cia. Y en ello, des­afor­tu­na­da­men­te no le ha ido mal, por­que si algún éxi­to pudie­ra adju­di­car­se el neo­li­be­ra­lis­mo, es pre­ci­sa­men­te el de haber con­se­gui­do minar la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria con­tra el capi­ta­lis­mo en casi todos los pue­blos y cla­ses socia­les explo­ta­das del mun­do. La casi des­mo­vi­li­za­ción gene­ral de la cla­se obre­ra y la inca­pa­ci­dad de las alter­na­ti­vas comu­nis­tas, socia­lis­tas o de izquier­da por agru­par y movi­li­zar a las gran­des mayo­rías atro­pe­lla­das por el sis­te­ma, son mues­tras de ello. El poder del capi­tal se ha hecho tal que nadie se atre­ve a defi­nir la fór­mu­la para acce­der, siquie­ra a mediano pla­zo, a una socie­dad socia­lis­ta capaz de evi­tar las pre­sio­nes del mer­ca­do mun­dial o su influen­cia. Lo que se obser­vo en los con­ta­dos pro­ce­sos de cam­bio social de cor­te popu­lar en el poder, fue la preo­cu­pa­ción por sobre­vi­vir y avan­zar con sumo tac­to, prio­ri­zan­do las polí­ti­cas demo­crá­ti­cas y socia­les sobre los trau­ma­tis­mos eco­nó­mi­cos que deri­va­rían del cho­que fron­tal con el poder del capi­tal.

Con todo y esto, para mi no cabe duda de que el capi­ta­lis­mo pere­ce­rá bajo el avan­ce de los pue­blos, pero la lucha con­tra él cons­ti­tu­ye un pro­ce­so más lar­go de lo que pare­cía. El tra­ba­jo ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que deman­da de los revo­lu­cio­na­rios, es mucho más gran­de, inten­so y nece­sa­rio de lo que pen­sa­mos o soña­mos. Pero la urgen­cia de este gran reto es evi­den­te y los inten­tos no son des­de­ña­bles por­que por todo el orbe han esta­lla­do y esta­llan luchas rei­vin­di­ca­ti­vas que expre­san la incon­for­mi­dad con las con­se­cuen­cias del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, luchas heroi­cas que logran arran­car peque­ñas con­quis­tas, pero que no se arti­cu­lan con las de otros sec­to­res o paí­ses en don­de tam­bién se da la lucha. Enton­ces, ocu­rre que la dis­per­sión y la fal­ta de pro­pó­si­tos polí­ti­cos cla­ra­men­te revo­lu­cio­na­rios, que es el défi­cit que se le sue­le seña­lar como esen­cia de su géne­sis al pro­gre­sis­mo, cons­ti­tu­yen gran­des obs­tácu­los que tene­mos que ven­cer, con pro­yec­tos uni­ta­rios de carác­ter nacio­nal, regio­nal y mun­dial.

No obs­tan­te, el seña­la­mien­to de tal «défi­cit», par­ti­cu­lar­men­te sobre los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas en la región quie­ro apun­tar otras ideas que pue­den ayu­dar a hacer una más jus­ta valo­ra­ción, y dar res­pues­ta a las inquie­tu­des sobre las vías que debe­mos tomar para enfren­tar a la «Nor­te­amé­ri­ca capi­ta­lis­ta, plu­to­crá­ti­ca, impe­ria­lis­ta» según lo que traes a cola­ción recor­dan­do el ver­bo de Mariá­te­gui; con lo que enton­ces paso al decir­te lo que pien­so sobre tu ter­ce­ra pre­gun­ta.

Mariá­te­gui dijo: «a la Nor­te­amé­ri­ca capi­ta­lis­ta, plu­to­crá­ti­ca, impe­ria­lis­ta, solo es posi­ble opo­ner efi­caz­men­te una Amé­ri­ca Lati­na o ibe­ra socia­lis­ta», vin­cu­lan­do así el pro­yec­to socia­lis­ta a la inte­gra­ción con­ti­nen­tal con la eman­ci­pa­ción de nues­tros paí­ses. ¿Cómo entien­de usted la inte­gra­ción de estos pue­blos, espe­cial­men­te el colom­biano y el vene­zo­lano en estos tiem­pos de borras­ca?, ¿qué papel jue­ga el socia­lis­mo en el pro­yec­to?

San­trich: Comen­ce­mos por decir que por las raí­ces his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les comu­nes, los pue­blo de la Amé­ri­ca Meri­dio­nal, esa que el Após­tol cubano José Mar­tí lla­mó la Amé­ri­ca Nues­tra, han teni­do y segui­rán tenien­do un mis­mo des­tino, el cual no pue­de ser otro que el de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia de la que el héroe anti­llano nos habló tam­bién, sino el de la cons­ti­tu­ción de una sola gran nación de repú­bli­cas her­ma­nas tal como lo soña­ra y pro­yec­ta­ra el Liber­ta­dor Simón Bolí­var como pio­ne­ro y ada­lid de la inte­gra­ción con­ti­nen­tal y cari­be­ña, pre­ci­sa­men­te obser­van­do en que ese tipo de uni­dad era la que nos podía librar de la vora­ci­dad impe­rial de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca.

Por razo­nes geo­es­tra­té­gi­cas el esce­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na es teni­do por Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal y deci­si­vo para ejer­cer su con­trol polí­ti­co y mili­tar (espa­cio vital) y man­te­ner su con­di­ción de poten­cia omní­mo­da. Es la heren­cia trá­gi­ca de la Doc­tri­na Mon­roe. De ahí la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res con pre­sen­cia direc­ta de efec­ti­vos esta­dou­ni­den­ses y con­tra­tis­tas mer­ce­na­rios, así como tam­bién el dise­ño de un esque­ma de con­trol mili­tar basa­da, entre otros ins­tru­men­tos, en los lla­ma­dos FOL (For­ward Ope­ra­tion Loca­tion) que per­mi­ten movi­li­dad estra­té­gi­ca, des­en­ca­de­nar gue­rras relám­pa­go median­te bases y tro­pas aero­trans­por­ta­das de des­plie­gue rápi­do y la pro­li­fe­ra­ción de acuer­dos de segu­ri­dad con diver­sos paí­ses entre los que se cuen­ta Colom­bia, como pun­ta de lan­za para la avan­za­da reco­lo­ni­za­do­ra.

Den­tro de este enfo­que, para la polí­ti­ca inter­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na, Amé­ri­ca Lati­na está con­de­na­da a per­ma­ne­cer ali­nea­da con este impe­rio y a ser el esce­na­rio fun­da­men­tal para la expan­sión de sus trans­na­cio­na­les, lo cual impli­ca que cual­quier pro­ce­so de cons­truc­ción de rum­bos post capi­ta­lis­tas, o de rea­li­za­ción de cam­bios que no coin­ci­dan con la estra­te­gia hege­mó­ni­ca de Washing­ton, esta­rán some­ti­dos a accio­nes de con­ten­ción, des­truc­ción o des­es­ta­bi­li­za­ción.

En con­se­cuen­cia, los pro­ce­sos de cam­bio que se han vivi­do en el siglo XXI y que, en tan­to de nin­gu­na mane­ra son capí­tu­los cerra­dos, siguen lan­zan­do des­te­llos de per­ma­nen­cia e influ­jo en la región, tal como ocu­rre por ejem­plo en Vene­zue­la (sobre todo), Ecua­dor, Boli­via, Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay, Nica­ra­gua y El Sal­va­dor, tie­nen un ori­gen común en la cri­sis gene­ra­li­za­da de los mode­los capi­ta­lis­tas del con­ti­nen­te, con el ago­ta­mien­to de las for­mas repre­sen­ta­ti­vas res­trin­gi­das del «jue­go demo­crá­ti­co» (plu­to­crá­ti­co) y de sus par­ti­dos tra­di­cio­na­les, coin­ci­den­te con el des­cré­di­to del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, que pro­fun­di­zó la mise­ria y la des­igual­dad en la región.

La extra­or­di­na­ria ola con­ti­nen­tal de cam­bios revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, que se des­ató ini­cian­do un ciclo ascen­den­te y espe­ran­za­dor con el triun­fo del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les vene­zo­la­nas de 1998, qui­zás alcan­zó su nivel más alto con la opo­si­ción radi­cal que sen­tó en noviem­bre de 2005 con­tra el ALCA (Área de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas) en Mar del Pla­ta, y sen­tó las bases para la pro­yec­ción y for­ta­le­ci­mien­to del ALBA, que había sido crea­da entre Cuba y Vene­zue­la en diciem­bre de 2004 como orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal de ámbi­to regio­nal, que ten­dría el pro­pó­si­to de luchar con­tra la pobre­za y la exclu­sión social.

Con la cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo, en 2008 se ini­cia el decli­ve de esta fase de ascen­so, sus­ci­tán­do­se hechos que así lo corro­bo­ran, como la deca­den­cia del Foro Social Mun­dial de Por­to Ale­gre, y el cier­to giro hacia la dere­cha que se pro­du­ce en Bra­sil y Argen­ti­na, paí­ses que por muchos ana­lis­tas se con­si­de­ra­ba venían tran­si­tan­do un camino de «cen­troiz­quier­da», y las pre­sio­nes del blo­que oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta sobre los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, se inten­si­fi­can, obser­ván­do­se el des­en­vol­vi­mien­to, enton­ces, de un pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción y repo­si­cio­na­mien­to de los fuer­zas con­ser­va­do­ras en el con­ti­nen­te. En esto inci­de la pro­mo­ción por el capi­ta­lis­mo glo­bal de la fir­ma indi­vi­dual o aso­cia­da de tra­ta­dos de libre comer­cio con muchos paí­ses de la región, que acce­den a ello en con­tra­vía de la opo­si­ción gene­ra­li­za­da al ALCA.

¿Pode­mos echar un vis­ta­zo sobre las par­ti­cu­la­ri­da­des de cada país que par­ti­ci­pa­ron en la lla­ma­da «Marea Rosa», que comen­zó alre­de­dor de 1998?

San­trich: Los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas son muy sin­gu­la­res, todos muy dife­ren­cia­dos y con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, pero tie­nen en común que no sur­gen de un alza­mien­to popu­lar arma­do, ni de la lucha gue­rri­lle­ra, pero han teni­do como chis­pa que pro­vo­ca el incen­dio en cada uno de los paí­ses, la incon­for­mi­dad y la pro­tes­ta de las masas, por la for­ma vio­len­ta como se ha dis­mi­nui­do la par­ti­ci­pa­ción de las mayo­rías en la rique­za nacio­nal y en la con­duc­ción polí­ti­ca.

Tam­bién tie­nen en común que, como pro­ce­sos que se ligan ínti­ma­men­te con la lucha de masas, la movi­li­za­ción popu­lar se ha dado jalo­na­da por movi­mien­tos socia­les y nue­vos suje­tos polí­ti­cos dife­ren­tes a los mode­los clá­si­cos de cla­se obre­ra y par­ti­do de van­guar­dia. Lo cual tam­po­co exclu­ye el pro­ta­go­nis­mo de algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos en paí­ses como Boli­via (MAS), Vene­zue­la (PSUV) y Ecua­dor (Alian­za País). Tam­bién habría que con­si­de­rar que se da un fenó­meno de con­tra­dic­ción no expre­sa­da en cuan­to se pro­du­cen legí­ti­mas expre­sio­nes de incon­for­mi­dad de sec­to­res socia­les popu­la­res y sus orga­ni­za­cio­nes con gobier­nos ami­gos o pro­pios. Caso MST- Bra­sil, Quis­pe y su gen­te-Boli­via, CONAIE-Ecua­dor.

Igual­men­te hay que des­ta­car que se tra­ta de pro­ce­sos que, en la mayo­ría de los casos, han pues­to en pri­mer lugar los lega­dos autóc­to­nos de rebel­des y patrio­tas de Nues­tra Amé­ri­ca (Bolí­var, Mar­tí, Arti­gas, San­dino, etc.) al tiem­po que rei­vin­di­can las tra­di­cio­nes de lucha de los pue­blos ori­gi­na­rios y las comu­ni­da­des de base, ponien­do como pro­ta­go­nis­tas de pri­mer orden, en gran media, a las muje­res y a los jóve­nes.

Den­tro de los mis­mos pudie­ron dife­ren­ciar­se los pro­ce­sos que se ade­lan­ta­ban sim­ple­men­te por el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co, pero bajo el mar­co capi­ta­lis­ta (Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay) de los que se pro­po­nían la cons­truc­ción del socia­lis­mo (Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via). Se tra­ta de una visión del socia­lis­mo dis­tin­ta a la que his­tó­ri­ca­men­te ha defen­di­do el cam­po comu­nis­ta: en prin­ci­pio no con­tem­pla­ron par­ti­dos de van­guar­dia, pros­crip­cio­nes masi­vas de la pro­pie­dad pri­va­da, ni eli­mi­na­ción de la bur­gue­sía. El deba­te sobre el «socia­lis­mo del siglo XXI» y sobre los nue­vos apor­tes de estos pro­ce­sos (el «buen vivir», la «revo­lu­ción ciu­da­da­na») toda­vía está abier­to para los revo­lu­cio­na­rios de Nues­tra Amé­ri­ca y en las FARC-EP se le dio la bien­ve­ni­da y fue telón de fon­do duran­te los diá­lo­gos de paz.

Los cam­bios que empren­die­ron estos gobier­nos para supe­rar las rela­cio­nes injus­tas de pro­pie­dad y de poder, o al menos para supe­rar en lo fun­da­men­tal las falen­cias de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, amplian­do los espa­cios de la demo­cra­cia, e inclu­so algu­nos bus­can­do esta­ble­cer mode­los pos-capi­ta­lis­tas, varios en vía al socia­lis­mo, cons­ti­tu­ye­ron la pie­dra de toque para deter­mi­nar qué tan com­pa­ti­bles eran sus apor­tes ideo­ló­gi­cos y qué tan rea­lis­ta y posi­ble era el lla­ma­do «socia­lis­mo del siglo XXI». De ahí la impor­tan­cia de asu­mir un aná­li­sis serio y pro­fun­do, y con la más amplia visión, sin des­ca­li­fi­car a nin­guno des­de la ópti­ca de las nue­vas FARC-EP, de todos los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas de la región, de sus logros y sus fra­ca­sos, sin per­der de vis­ta nues­tros pro­pios des­ca­la­bros que más que de un influ­jo de cual­quie­ra de estas expe­rien­cias, depen­die­ron de una cre­du­li­dad inge­nua e injus­ti­fi­ca­ble en la pala­bra de un gobierno mise­ra­ble y de una cama­ri­lla inter­na derro­tis­ta que aban­do­nó los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios de ori­gen.

Hay que tener en cuen­ta que de una u otra for­ma en estas expe­rien­cias, y más en las de los paí­ses boli­va­ria­nos, se ade­lan­ta­ron pro­ce­sos suma­men­te impor­tan­tes y valio­sos en cuan­to a ganar auto­no­mía fren­te a las tras­na­cio­na­les y el impe­rio, mar­chan­do por la sen­da de la redis­tri­bu­ción del ingre­so y el com­ba­te a la des­igual­dad y la mise­ria. De hecho, su impac­to ha sido tal que hacia el año 2005, momen­to en que tie­ne un pico noto­rio, la BBC repor­tó que, de los 350 millo­nes de sud­ame­ri­ca­nos, tres cuar­tas par­tes vivían en paí­ses con «pre­si­den­tes que se incli­nan por la izquier­da, ele­gi­dos duran­te los seis años pre­ce­den­tes». Tal repor­te expre­sa­ba que «otro ele­men­to común de la «marea rosa» es la cla­ra rup­tu­ra con el Con­sen­so de Washing­ton de comien­zos de la déca­da de 1990», hacien­do refe­ren­cia a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos per­te­ne­cien­tes a una ten­den­cia que el repor­te­ro del New York Times, Larry Roh­ter, usó para carac­te­ri­zar la elec­ción de Taba­ré Váz­quez como pre­si­den­te de Uru­guay, pre­ten­dien­do ilus­trar que se tra­ta­ba no del asen­so de ideas «rojas» (comu­nis­tas), sino más sua­ves o «rosa», o pro­gre­sis­tas y socia­lis­tas más mode­ra­das, pero en todo caso hacien­do par­te de un fenó­meno de vuel­ta hacia la izquier­da y cen­troiz­quier­da que lue­go sería suce­di­do por una ola con­ser­va­do­ra, que ubi­can en la déca­da de 2010.

Apar­te a la resis­ten­cia al Con­sen­so de Washing­ton, en mate­ria de res­ta­ble­ci­mien­to y defen­sa de la sobe­ra­nía, la opo­si­ción a reci­bir impo­si­cio­nes de Washing­ton fue evi­den­te, como tam­bién lo fue su opo­si­ción a la pre­sen­cia de bases esta­dou­ni­den­ses en el con­ti­nen­te. Y sin duda, quien mar­có la pau­ta en este cam­po fue el pre­si­den­te Hugo Chá­vez con la pro­cla­ma­ción de una revo­lu­ción y una patria boli­va­ria­nas, hacien­do cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les y socia­les en con­se­cuen­cia. La revo­lu­ción boli­va­ria­na fue el deto­nan­te y loco­mo­to­ra de ese pro­ce­so con­ti­nen­tal. Por su par­te, el Pre­si­den­te Correa en su momen­to en Ecua­dor, den­tro de simi­lar pers­pec­ti­va, clau­su­ró la base de Man­ta como esce­na­rio para la pre­sen­cia de per­so­nal mili­tar esta­dou­ni­den­se y tomó otras medi­das como audi­tar la deu­da exter­na y qui­tar apo­yo al Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR). Deter­mi­na­cio­nes pare­ci­das tomó Evo Mora­les en Boli­via, expul­san­do a emba­ja­do­res de Esta­dos Uni­dos por intro­mi­sión en asun­to inter­nos, lo mis­mo que a la Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID) y a la DEA. Evo rene­go­ció los con­tra­tos petro­le­ros des­fa­vo­ra­bles a la nación en fun­ción de recu­pe­rar el patri­mo­nio de los boli­via­nos feria­do a las tras­na­cio­na­les, etc. lo cual nun­ca le per­do­na­ría el impe­rio.

En todos los casos, inclu­yen­do esce­na­rios como Nica­ra­gua y Sal­va­dor, don­de hubo y hay intere­san­tes expe­rien­cias de avan­ce popu­lar, pero par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses boli­va­ria­nos, las accio­nes hos­ti­les e inter­ven­cio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos no se hicie­ron espe­rar, mos­trán­do­se con mayor énfa­sis sobre Vene­zue­la, país en el que se jue­ga en gran dimen­sión el futu­ro de los pro­ce­sos de cam­bio y de inde­pen­den­cia en Nues­tra Amé­ri­ca. Y es por eso que Esta­dos Uni­dos decla­ró al gobierno de Nico­lás Madu­ro como una ame­na­za a su segu­ri­dad nacio­nal, lo cual des­de enton­ces o más que nun­ca ha pues­to a Vene­zue­la bajo la hos­ti­li­dad per­ti­naz de los yan­quis y de los gobier­nos cipa­yos del orbe, gene­ran­do el recha­zo y repu­dio de su pue­blo y de los gobier­nos y orga­ni­za­cio­nes regio­na­les y mun­dia­les dig­nas que exi­gen la cesa­ción de tan­ta agre­sión que ha toma­do como prin­ci­pal pla­ta­for­ma de ata­que a Colom­bia.

Cuba, aún con las enor­mes difi­cul­ta­des que le ha oca­sio­na­do el blo­queo cri­mi­nal nor­te­ame­ri­cano, que aho­ra se ha inten­si­fi­ca­do, se man­tie­ne como la expe­rien­cia de revo­lu­ción y cons­truc­ción socia­lis­ta mas sóli­da en la región, cons­tan­te­men­te eva­luan­do, rec­ti­fi­can­do y avan­zan­do, como faro de dig­ni­dad y ejem­plo de con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria para todo el cam­po nues­tro­ame­ri­cano.

En ese con­tex­to es que se pro­du­cen los prin­ci­pa­les hechos y retos polí­ti­cos del con­ti­nen­te, con fac­to­res de ines­ta­bi­li­dad que es urgen­te eva­luar con miras al futu­ro de la región y para reco­ger las expe­rien­cias en lo que para nues­tro pro­ce­so sea vale­de­ro y útil.

De tal eva­lua­ción, lo pri­me­ro a decir es que hoy, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se ha obser­va­do en el trán­si­to de déca­da una des­ace­le­ra­ción del ciclo de ascen­so del movi­mien­to popu­lar y de los pro­ce­sos men­cio­na­dos, con la cir­cuns­tan­cia espe­cial de la cri­sis eco­nó­mi­ca que el ase­dio impe­ria­lis­ta ha gene­ra­do en Vene­zue­la, país que se había cons­ti­tui­do en uno de los pro­pul­so­res fun­da­men­ta­les de las trans­for­ma­cio­nes que se venían dan­do en favor de los des­po­seí­dos prin­ci­pal­men­te. No obs­tan­te, la lucha de cla­ses se incre­men­ta en muchos paí­ses, expre­sán­do­se en las más diver­sas for­mas de movi­mien­to real de masas, de resis­ten­cias a los exten­di­dos pro­ce­sos de des­po­se­sión y saqueo que ade­lan­tan las trans­na­cio­na­les de todo tipo, las mine­ro-ener­gé­ti­cas, las de «agro-nego­cios», y la depre­da­ción neo­li­be­ral en gene­ral.

En este entorno, bajo la direc­ción de Washing­ton, y en diver­sos momen­tos, enton­ces, se han sus­ci­ta­do inten­tos de gol­pes de Esta­do que han sido frus­tra­dos casi siem­pre por la acción de las masas, o tam­bién se han dado «gol­pes ins­ti­tu­cio­na­les», como los rea­li­za­dos en Hon­du­ras y Para­guay, y más recien­te­men­te en Boli­via, don­de los Esta­do Uni­dos y sus cipa­yos loca­les se han sali­do con la suya. El impe­ria­lis­mo no se resig­na a per­der lo que con­si­de­ra su «reta­guar­dia estra­té­gi­ca»; en ello empe­ña gran par­te de sus esfuer­zos, patro­ci­nan­do y orga­ni­zan­do con los sec­to­res más entre­guis­tas su pro­yec­to de «res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra», ya sea median­te estra­te­gias ins­ti­tu­cio­na­les, impul­san­do par­ti­dos de dere­cha que tra­ten de avan­zar den­tro de las reglas lega­les y elec­to­ra­les, o ya sea con estra­te­gias cons­pi­ra­ti­vas y sedi­cio­sas, tal como ocu­rre actual­men­te con­tra Vene­zue­la, median­te «guarimbas»o dis­tur­bios van­dá­li­cos de la dere­cha en las ciu­da­des o con laca­yos tipo Guai­dó que se pres­tan para el sabo­teo impe­ria­lis­ta.

Esta situa­ción lla­ma la aten­ción de la diri­gen­cia polí­ti­ca de los paí­ses que han empren­di­do el camino de las refor­mas que favo­re­cen a las mayo­rías, y la lla­ma tam­bién a la diri­gen­cia popu­lar, en el sen­ti­do de que la pro­fun­di­za­ción de los pro­ce­sos de trans­for­ma­do­res jamás se dará cedien­do o pac­tan­do con el poder cen­tral hege­mó­ni­co, ni con sus agen­tes loca­les. La derro­ta del cam­po popu­lar se impi­de con­so­li­dan­do las con­quis­tas, pro­fun­di­zán­do­las sin dete­ner la mar­cha, a par­tir de la cua­li­fi­ca­ción de la orga­ni­za­ción de los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos que se iden­ti­fi­quen con los cam­bios; a par­tir tam­bién de la edu­ca­ción, de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, de la con­cien­ti­za­ción de los sec­to­res popu­la­res y afi­nes a la cau­sa plan­tea­da.

En con­se­cuen­cia, debe­re­mos impul­sar un pro­yec­to socia­lis­ta, dota­do de una iden­ti­dad autóc­to­na, que par­tien­do de los apor­tes de los clá­si­cos y las expe­rien­cias de lucha de los pue­blos del mun­do que han tran­si­ta­do for­mu­la­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, ha de bus­car iden­ti­dad en las raí­ces cul­tu­ra­les pro­pias, y es en este cam­po don­de el papel de las gen­tes del común jue­ga su prin­ci­pal pro­ta­go­nis­mo, inclu­yen­do sin lugar a dudas la prác­ti­ca pro­fun­da­men­te ances­tral de la comu­na, de la min­ga y del tra­ba­jo soli­da­rio.

¿Que nos pue­de comen­tar con res­pec­to a la Comu­na Vene­zo­la­na como pro­pues­ta de reor­ga­ni­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la socie­dad?

San­trich: Al res­pec­to, y ya en refe­ren­cia a la últi­ma pre­gun­ta, no conoz­co bien las expe­rien­cias del tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo, polí­ti­co y pro­duc­ti­vo en Vene­zue­la, pero sí he teni­do noti­cia de la for­ta­le­za del teji­do social que for­jó los plan­tea­mien­tos deja­dos por el coman­dan­te Chá­vez, espe­cí­fi­ca­men­te en el plano del tra­ba­jo en comu­nas como semi­lla de lo nue­vo y lo bueno en alter­na­ti­va al caos que se vis­lum­bra con la depre­da­ción ambien­tal del capi­ta­lis­mo. Y en ello, nues­tras par­ti­cu­la­res expe­rien­cias encuen­tran iden­ti­dad por­que son las prác­ti­cas que mejo­res resul­ta­dos nos han mos­tra­do sobre todo en los esce­na­rios rura­les sean cam­pe­si­nos, de pue­blos ori­gi­na­rios o de terri­to­rio comu­ni­ta­rios afro­des­cen­dien­tes.

Tales expe­rien­cias son alter­na­ti­va, sin duda, al carác­ter auto­des­truc­ti­vo de las prác­ti­cas capi­ta­lis­tas cata­li­za­das por la diná­mi­ca tec­no­ló­gi­ca domi­nan­te y la inca­pa­ci­dad de la eco­no­mía mun­dial para seguir cre­cien­do, cir­cuns­tan­cia que ace­le­ra la con­cen­tra­ción de rique­zas en muy pocas manos y la mar­gi­na­ción de miles de millo­nes de seres huma­nos que «están de más» des­de el pun­to de vis­ta de la repro­duc­ción del sis­te­ma.

Aun­que me extien­da un poco quie­ro recor­dar que el Acuer­do de Paz, según uno de sus apar­ta­dos esen­cia­les que figu­ra como «Acuer­do de 7 de noviem­bre de 2016», se fir­mó con el carác­ter de Acuer­do Espe­cial, en los tér­mi­nos del Artícu­lo Común ter­ce­ro de las con­ven­cio­nes de Gine­bra de 1949, y de ello deri­vó una «Decla­ra­ción Uni­la­te­ral ante el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das», como com­pro­mi­so de cum­pli­mien­to del Esta­do colom­biano; y deri­vó la soli­ci­tud, como en efec­to se hizo de la incor­po­ra­ción del con­te­ni­do ínte­gro del Acuer­do de Paz a un Docu­men­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das.

Tal «Decla­ra­ción Uni­la­te­ral de cum­pli­mien­to» se hizo ante el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das median­te comu­ni­ca­ción del 13 de mar­zo de 2017, y esta jun­to con una comu­ni­ca­ción fecha­da en mar­zo 29 de 2017 por el men­cio­na­do Secre­ta­rio Gene­ral, agre­gan­do el tex­to del «Acuer­do Final para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to y la Cons­truc­ción de una Paz Esta­ble y Dura­de­ra», lle­gó a la pre­si­den­cia del Con­se­jo de Segu­ri­dad, atra­ve­san­do un pro­ce­di­mien­to que cul­mi­nó con la incor­po­ra­ción de los tex­tos alu­di­dos, al Docu­men­to S/​2017/​272 de fecha 21 de abril de 2017 del mis­mo Con­se­jo de Segu­ri­dad. Todo lo cual com­por­ta obli­ga­cio­nes adqui­ri­das que debían cum­plir­se en res­pe­to del Pac­ta Sunt Ser­van­da, y del con­jun­to del Dere­cho Inter­na­cio­nal.

Se tra­ta de res­pon­sa­bi­li­da­des de Esta­do, que en teo­ría y según las bue­nas prác­ti­cas de con­vi­ven­cia pací­fi­ca de las nacio­nes no pue­den cesar por efec­to de un cam­bio de Gobierno, por­que de lo que se tra­ta es de garan­ti­zar tan­to la segu­ri­dad jurí­di­ca inter­na, como de ase­gu­rar la esta­bi­li­dad jurí­di­ca inter­na­cio­nal que son inelu­di­bles fac­to­res de con­cor­dia; a no ser que exis­tie­ra la deter­mi­na­ción de actuar como Esta­do fora­ji­do pro­ce­dien­do con­tra el Acuer­do y con­tra el orden inter­na­cio­nal, tal como se vio y se sigue obser­van­do res­pec­to a la Juris­dic­ción Espe­cial Para La Paz, por ejem­plo, o con el des­co­no­ci­mien­to que en su momen­to hizo la Pre­si­den­cia del Sena­do de los Garan­tes Inter­na­cio­na­les Cuba y Norue­ga, o el que hizo el mis­mo gobierno de Duque de los pro­to­co­los que regían las con­ver­sa­cio­nes con el ELN en La Haba­na.

Fuen­te: www​.farc​-ep​.net

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *