Entre­vis­ta a Jesús San­trich (FARC-EP) para Vene­zue­la­naly­sis – La otra Anda­lu­cía

En esta entre­vis­ta para Vene­zue­la­naly­sis con­ver­sa­mos con el coman­dan­te de las FARC sobre la geo­po­lí­ti­ca de la región, con un énfa­sis sobre Colom­bia y Vene­zue­la.

El pro­ce­so de paz entre la gue­rri­lla de la FARC-EP y el Gobierno colom­biano ha teni­do un impac­to pro­fun­do en la región, espe­cial­men­te sobre Vene­zue­la. Vene­zue­la- vin­cu­la­da a Colom­bia por más de 200 años de his­to­ria, cul­tu­ra y polí­ti­ca – pro­mo­cio­nó y patro­ci­nó el pro­ce­so de paz en sus eta­pas tem­pra­nas. La situa­ción de post-acuer­do, en el cual nume­ro­sos lide­res socia­les han sido ase­si­na­dos y las cau­sas del con­flic­to per­ma­ne­cen no resuel­tas, con­du­jo a un gru­po de disi­den­tes de FARC a rom­per con el Par­ti­do FARC el año pasa­do.

Aquí habla­mos con Seu­xis Pau­sias Her­nán­dez Solar­te, mejor cono­ci­do como Jesús San­trich. San­trich es un coman­dan­te impor­tan­te de las FARC-EP quién, jun­to con Iván Már­quez, es un líder fun­da­men­tal den­tro del gru­po «disi­den­te». Esta entre­vis­ta tie­ne fecha del 4 de Febre­ro de 2020.

Está cla­ro que el gobierno colom­biano no tie­ne inten­ción de res­pe­tar los Acuer­dos: per­si­gue y ase­si­na líde­res socia­les, y ha incum­pli­do los seis pun­tos del acuer­do sus­cri­tos por las par­tes en el 2016. Las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de esto son evi­den­tes para Colom­bia. ¿Cua­les serán las con­se­cuen­cias para la región y sobre todo para Vene­zue­la?

San­trich: A tra­vés de diver­sos medios y des­de antes de la fir­ma de los Acuer­dos, varios de los ple­ni­po­ten­cia­rios insur­gen­tes en la Mesa de Dia­lo­go en La Haba­na, adver­ti­mos de las incon­se­cuen­cias del gobierno res­pec­to al pro­pó­si­to de la recon­ci­lia­ción por­que no se veía la deter­mi­na­ción de resol­ver los pro­ble­mas con­cre­tos en mate­ria eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social. Y ya estan­do en Colom­bia, lla­ma­mos la aten­ción sobre la desidia con que el Esta­do ini­ció la imple­men­ta­ción, comen­zan­do por el incum­pli­mien­to del com­pro­mi­so pri­me­ro que tenía de ade­cuar los luga­res don­de ocu­rri­ría el pre agru­pa­mien­to y lue­go el agru­pa­mien­to de las uni­da­des gue­rri­lle­ras. El per­so­nal nues­tro lle­gó a ini­ciar su rein­cor­po­ra­ción a sitios en los cua­les, para algu­nos casos, no había don­de res­guar­dar­se de la incle­men­cia del cli­ma. Muchas de las nece­sa­rias y urgen­tes ins­ta­la­cio­nes don­de vivi­rían nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras nun­ca se ter­mi­na­ron de cons­truir.

De tal mane­ra, y es algo que hemos reite­ra­do con mayor énfa­sis des­de que se com­ple­tó el pri­mer año de la fir­ma y fue­ron eva­lua­dos como pobres por los orga­nis­mos de veri­fi­ca­ción los avan­ces de la imple­men­ta­ción, que el Acuer­do fue roto por el esta­ble­ci­mien­to a par­tir del momen­to mis­mo en que se debía ini­ciar la eje­cu­ción de lo pac­ta­do. San­tos dio el pri­mer paso hacia lo que se con­vir­tió en cri­men de per­fi­dia y su suce­sor, Iván Duque, pro­fun­di­zó a san­gre y fue­go la trai­ción, mul­ti­pli­can­do la inse­gu­ri­dad jurí­di­ca, per­so­nal y eco­nó­mi­ca de los excom­ba­tien­tes, y dejan­do de lado los cam­bios pro­me­ti­dos a las comu­ni­da­des más empo­bre­ci­das en mate­ria de refor­ma rural inte­gral, de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y de refor­ma polí­ti­ca, por ejem­plo. Como usted dice, están a la vis­ta con una inne­ga­ble res­pon­sa­bi­li­dad del esta­ble­ci­mien­to, sea por acción o sea por omi­sión, tan­to el des­ca­la­bro del pro­ce­so en el plano de los com­pro­mi­sos reivin­di­ca­ti­vos con las comu­ni­da­des, como el núme­ro de ase­si­na­tos de los líde­res socia­les, que sobre­pa­sa el medio millar, y el de los excom­ba­tien­tes, que va por el orden de los 200, siem­pre ponién­do­se por delan­te un nega­cio­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal que ofen­de y que es com­ple­men­ta­do por el régi­men con impu­tacio­nes des­ca­ra­das de todo orden lan­za­das con­tra sec­to­res del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, inclu­yén­do­nos a noso­tros.

Al res­pec­to de toda esta situa­ción por demás lamen­ta­ble, hemos expli­ca­do cada vez que pode­mos que, roto el acuer­do por par­te del Esta­do, pese a nues­tros esfuer­zos por man­te­ner­lo vivo, no tuvi­mos otra opción que reto­mar el camino de las armas; por­que, si bien se acep­tó desis­tir del uso de estas par­tien­do de un mutuo com­pro­mi­so de supera­ción de las cau­sas del alza­mien­to, tal paso nun­ca se con­ci­bió como des­mo­vi­li­za­ción; y menos como un com­pro­mi­so uni­la­te­ral de la insur­gen­cia. Así que que­dan­do en evi­den­cia ple­na la trai­ción del Esta­ble­ci­mien­to, cerra­da nue­va­men­te la vía de la lega­li­dad y piso­tea­das con saña nues­tra bue­na fe y dig­ni­dad, no podía­mos caer en el derro­tis­mo y en la clau­di­ca­ción. En medio de la estig­ma­ti­za­ción y las calum­nias, de los mon­ta­jes asque­ro­sos, con per­se­cu­ción judi­cial e inten­tos de extra­di­ción y ase­si­na­tos que indi­ca­ban que la recon­ci­lia­ción era una far­sa y la paz una ban­de­ra de men­ti­ras, el deber nues­tro era el de bus­car una sali­da deco­ro­sa y no de some­ti­mien­to a una cas­ta polí­ti­ca felo­na y mez­qui­na.

Este daño a la paz de Colom­bia es una lesión direc­ta a la paz del con­ti­nen­te, por­que mien­tras hay gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be impul­san­do todo tipo de ini­cia­ti­vas y esfuer­zos para hacer del con­ti­nen­te un terri­to­rio de paz, el Blo­que de Poder Domi­nan­te en Colom­bia se pres­ta para con­ver­tir nues­tro país en un esce­na­rio de con­fron­ta­ción some­ti­do de mane­ra abyec­ta a los capri­chos de los Esta­dos Uni­dos, a su vora­ci­dad res­pec­to al saqueo des­ca­ra­do de los bie­nes del común, al tiem­po que se eri­ge en pla­ta­for­ma de inter­ven­cio­nis­mo y de hos­ti­li­da­des con­tra paí­ses que no comul­gan con los intere­ses impe­ria­lis­tas de Washing­ton, tal como ocu­rre con Vene­zue­la y con Cuba, por ejem­plo.

A mi modo de ver los gobierno de Juan Manuel San­tos y de Iván Duque, pero de la mano del Esta­dos Uni­dos, con su ale­vo­sía han lesio­na­do enor­me­men­te el valor de la pala­bra empe­ña­da, fun­da­men­tos esen­cia­les del diá­lo­go y de los acuer­dos como son la bue­na fe y el pac­ta sunt ser­van­da, dejan­do en muy mala posi­ción el papel de media­ción de impor­tan­tes orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como es el caso de Nacio­nes Uni­das y de los paí­ses que direc­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron como garan­tes y como acom­pa­ñan­tes de los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos por las par­tes, lo cual impli­ca simul­tá­nea­men­te un sabo­ta­je de los prin­ci­pios más ele­men­ta­les y bási­cos del DIH y del Dere­cho Inter­na­cio­nal, comen­zan­do por el de la sobe­ra­nía o por el de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Agre­ga­ría que la trai­ción guber­na­men­tal al Acuer­do de Paz le metió al con­flic­to colom­biano un com­bus­ti­ble de des­con­fian­za difí­cil de apa­gar a cor­to pla­zo, el cual des­es­ta­bi­li­za al con­jun­to de la región, pero en espe­cial a los paí­ses veci­nos y den­tro de ellos, de mane­ra diri­gi­da por deci­sión inocul­ta­ble de Washing­ton y Bogo­tá afec­ta a Vene­zue­la, por­que ade­más del impac­to que nues­tra gue­rra inter­na cau­sa en la exten­sa y permea­ble zona de fron­te­ra con el país her­mano, se toma el men­ta­do con­flic­to como excu­sa para desatar y man­te­ner actos de hos­ti­li­dad y agre­sión per­ma­nen­tes que ya se han con­ver­ti­do abier­ta­men­te en ban­de­ra prin­ci­pal de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Colom­bia. Pues nóte­se que el gobierno de Iván Duque, por demás medio­cre, se ha dedi­ca­do a la con­ti­nui­dad de la mafia uri­bis­ta y a la cons­pi­ra­ción, des­es­ta­bi­li­za­ción y agre­sio­nes con­tra Vene­zue­la, mien­tras al país pro­pio lo hun­de en las mise­rias de sus polí­ti­ca neo­li­be­ra­les y en una terri­ble cri­sis huma­ni­ta­ria que se expre­sa en las muer­tes dia­rias de diri­gen­tes socia­les y excom­ba­tien­tes que ade­lan­ta­ban pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción.

Cómo afec­ta­ron los dog­mas de la «Marea Rosa­da» (Los pro­ce­sos pro­gre­sis­tas de la déca­da del 2000 en ade­lan­te a Amé­ri­ca lati­na) al pro­ce­so de paz de Colom­bia. Lo pre­gun­to por­que el feti­che elec­to­ral de estos pro­ce­sos a menu­do igno­ró que por ejem­plo en Vene­zue­la el pro­ce­so de cam­bios fue acom­pa­ña­do por un ejér­ci­to patrió­ti­co, y esto no siem­pre se pue­de repro­du­cir en otros luga­res, y por­que el carác­ter popu­lar de otros pro­ce­sos fue achi­cán­do­se pro­gre­si­va­men­te.

San­trich: No creo que se haya pre­sen­ta­do, en el caso de la inne­ga­ble cri­sis estruc­tu­ral en que se sumer­gie­ron las anti­guas FARC-EP como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, una afec­ta­ción direc­ta de lo que usted lla­ma los «dog­mas» de la «Marea Rosa­da» o de los pro­ce­sos pro­gre­sis­tas de las pri­me­ras déca­das del siglo XXI. Nues­tra cri­sis tie­ne de fon­do cau­sas que obe­de­cen al des­gas­te que pro­du­ce la pro­lon­ga­ción de cual­quier gue­rra, por una par­te y por otra a una evi­den­te doble trai­ción tan­to del régi­men al que enfren­ta­mos como de ele­men­tos inter­nos de la alta direc­ción polí­ti­co-mili­tar de nues­tro movi­mien­to.

No soy par­ti­da­rio de des­ca­li­fi­car de nin­gu­na mane­ra las con­quis­tas muchas o pocas, dura­bles o no del pro­gre­sis­mo. Para mi, sobre todo en tiem­pos en que la deca­den­cia del impe­rio y su pér­di­da del con­trol mun­dial son evi­den­tes, resal­tan­do la impo­si­ción del fas­cis­mo como una de sus reac­cio­nes deses­pe­ra­das, cual­quier for­ma de resis­ten­cia a las tira­nías es váli­da para avan­zar. Pero, sin pasar por alto que las metas a alcan­zar por un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio deben ir más allá que las del pro­gre­sis­mo. Y pien­so que nin­gún pro­ce­so de cam­bio pro­fun­do y menos una ver­da­de­ra revo­lu­ción social de reden­ción popu­lar pue­de sobre­vi­vir des­ar­ma­da; como tam­bién, para el caso espe­cí­fi­co de Colom­bia, en un pro­ce­so de lucha que aspi­re a cam­bios radi­ca­les que per­mi­tan supe­rar las desigual­da­des, la mise­ria y la exclu­sión polí­ti­ca, pres­cin­dir de las armas es una qui­me­ra, es un camino pla­ga­do de mar­ti­ro­lo­gio y de incer­ti­dum­bres, más si el movi­mien­to popu­lar a quien se enfren­ta ‑que es lo que ocu­rre en Colombia‑, es a un Blo­que de Poder tan sór­di­do y san­gui­na­rio con sus com­pa­trio­tas como arro­di­lla­do, ven­di­do y lison­je­ro con sus amos grin­gos, lo cual le da un carác­ter pro­ba­da­men­te cri­mi­nal, terro­ris­ta, ven­ga­ti­vo y trai­cio­ne­ro que no da lugar al jue­go demo­crá­ti­co lim­pio y que obli­ga a lle­nar­se de garan­tías extre­mas para poder pac­tar con él.

Con este mar­co de ideas y con el cri­te­rio de que hoy por hoy tan­to el neo­li­be­ra­lis­mo como el pro­gre­sis­mo están en cri­sis, debo decir que lo que se sigue impo­nien­do como nece­si­dad es plan­tear una alter­na­ti­va de cam­bios estruc­tu­ra­les que apun­ten a la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por­que para mi no es exa­ge­ra­do decir que, en medio de la cri­sis del pro­gre­sis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo ago­ni­za en Amé­ri­ca Lati­na, y que es nece­sa­rio dar­le a este la esto­ca­da final. Reite­ra­ría lo que ya como nue­vas FARC hemos dicho en cuan­to a que las pro­me­sas de leche y miel de los paí­ses del «capi­ta­lis­mo avan­za­do», y de sus ins­ti­tu­cio­nes de gáns­te­res como el FMI y el BM, como sus voce­ros y pro­pa­gan­dis­tas, se derrum­ban sin reme­dio. Y que tal situa­ción se expre­sa en la reali­dad que atra­vie­sa la far­sa del sis­te­ma chi­leno, por ejem­plo, pues­to en evi­den­cia como maqui­na­ria de saqueó. Tal far­sa vie­ne sien­do demo­li­da a gol­pe de mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del país aus­tral y de Nues­tra Amé­ri­ca que han des­en­mas­ca­ra­do no sólo a Sebas­tián Piñe­ra sino todo el con­jun­to del fal­so paraí­so de con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta fin­gi­da­men­te demo­crá­ti­co, pero pro­ba­da­men­te atra­ca­dor, y encu­bier­to con la maqui­na­ria mediá­ti­ca que ayu­dó a crear el enga­ño de la bonan­za que nun­ca exis­tió y que pro­ta­go­ni­za­ban los más avan­za­dos alum­nos del Con­sen­so de Washing­ton.

Como con­tex­to de estas afir­ma­cio­nes exis­te un sin­nú­me­ro de tesis corres­pon­dien­tes al aná­li­sis de lo que ha sido den­tro del «pro­lon­ga­do ciclo his­tó­ri­co de la civi­li­za­ción bur­gue­sa», el Capi­ta­lis­mo del siglo XXI y su cri­sis irre­ver­si­ble. Pero no es del caso traer todo ese uni­ver­so argu­men­tal para insis­tir en que nadie pue­de negar que, con su evi­den­te carac­te­rís­ti­ca de mili­ta­ri­za­ción, ha entra­do en una diná­mi­ca de inexo­ra­ble deca­den­cia. Y la tarea de los revo­lu­cio­na­rios es bata­llar para apre­su­rar su des­mo­ro­na­mien­to, ponien­do énfa­sis en la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción, con ideas que nos per­mi­tan luchar cohe­sio­na­da­men­te con­tra la des­co­mu­nal máqui­na de des­in­for­ma­ción y alie­na­ción que posee el sis­te­ma impe­rial.

Actual­men­te el Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial nor­te­ame­ri­cano (en torno del cual se repro­du­cen los de sus socios de la OTAN) con­tri­bu­ye de mane­ra cre­cien­te al défi­cit fis­cal y por con­si­guien­te al endeu­da­mien­to del Impe­rio (y a la pros­pe­ri­dad de los nego­cios finan­cie­ros bene­fi­cia­rios de dicho défi­cit). De esto se des­pren­de que su efi­ca­cia mili­tar es decli­nan­te, al tiem­po que su buro­cra­cia es cada vez mayor como lo es el ace­le­ra­mien­to de su deca­den­cia gene­ral y la exa­cer­ba­ción de su agre­si­vi­dad gue­rre­ris­ta. Y la admi­nis­tra­ción actual de la cri­sis de deca­den­cia del capi­ta­lis­mo corre a car­go de un poder impe­rial glo­bal, que se aco­mo­da y arti­cu­la de uno u otro modo a las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas del cam­po inter­na­cio­nal, pro­mo­vien­do la más gran­de cam­pa­ña de enaje­na­ción y des­mo­vi­li­za­ción polí­ti­ca de que se ten­ga noti­cia. Y en ello, des­afor­tu­na­da­men­te no le ha ido mal, por­que si algún éxi­to pudie­ra adju­di­car­se el neo­li­be­ra­lis­mo, es pre­ci­sa­men­te el de haber con­se­gui­do minar la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria con­tra el capi­ta­lis­mo en casi todos los pue­blos y cla­ses socia­les explo­ta­das del mun­do. La casi des­mo­vi­li­za­ción gene­ral de la cla­se obre­ra y la inca­pa­ci­dad de las alter­na­ti­vas comu­nis­tas, socia­lis­tas o de izquier­da por agru­par y movi­li­zar a las gran­des mayo­rías atro­pe­lla­das por el sis­te­ma, son mues­tras de ello. El poder del capi­tal se ha hecho tal que nadie se atre­ve a defi­nir la fór­mu­la para acce­der, siquie­ra a mediano pla­zo, a una socie­dad socia­lis­ta capaz de evi­tar las pre­sio­nes del mer­ca­do mun­dial o su influen­cia. Lo que se obser­vo en los con­ta­dos pro­ce­sos de cam­bio social de cor­te popu­lar en el poder, fue la preo­cu­pa­ción por sobre­vi­vir y avan­zar con sumo tac­to, prio­ri­zan­do las polí­ti­cas demo­crá­ti­cas y socia­les sobre los trau­ma­tis­mos eco­nó­mi­cos que deri­va­rían del cho­que fron­tal con el poder del capi­tal.

Con todo y esto, para mi no cabe duda de que el capi­ta­lis­mo pere­ce­rá bajo el avan­ce de los pue­blos, pero la lucha con­tra él cons­ti­tu­ye un pro­ce­so más lar­go de lo que pare­cía. El tra­ba­jo ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que deman­da de los revo­lu­cio­na­rios, es mucho más gran­de, inten­so y nece­sa­rio de lo que pen­sa­mos o soña­mos. Pero la urgen­cia de este gran reto es evi­den­te y los inten­tos no son des­de­ña­bles por­que por todo el orbe han esta­lla­do y esta­llan luchas reivin­di­ca­ti­vas que expre­san la incon­for­mi­dad con las con­se­cuen­cias del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, luchas heroi­cas que logran arran­car peque­ñas con­quis­tas, pero que no se arti­cu­lan con las de otros sec­to­res o paí­ses en don­de tam­bién se da la lucha. Enton­ces, ocu­rre que la dis­per­sión y la fal­ta de pro­pó­si­tos polí­ti­cos cla­ra­men­te revo­lu­cio­na­rios, que es el défi­cit que se le sue­le seña­lar como esen­cia de su géne­sis al pro­gre­sis­mo, cons­ti­tu­yen gran­des obs­tácu­los que tene­mos que ven­cer, con pro­yec­tos uni­ta­rios de carác­ter nacio­nal, regio­nal y mun­dial.

No obs­tan­te, el seña­la­mien­to de tal «défi­cit», par­ti­cu­lar­men­te sobre los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas en la región quie­ro apun­tar otras ideas que pue­den ayu­dar a hacer una más jus­ta valo­ra­ción, y dar res­pues­ta a las inquie­tu­des sobre las vías que debe­mos tomar para enfren­tar a la «Nor­te­amé­ri­ca capi­ta­lis­ta, plu­to­crá­ti­ca, impe­ria­lis­ta» según lo que traes a cola­ción recor­dan­do el ver­bo de Mariá­te­gui; con lo que enton­ces paso al decir­te lo que pien­so sobre tu ter­ce­ra pre­gun­ta.

Mariá­te­gui dijo: «a la Nor­te­amé­ri­ca capi­ta­lis­ta, plu­to­crá­ti­ca, impe­ria­lis­ta, solo es posi­ble opo­ner efi­caz­men­te una Amé­ri­ca Lati­na o ibe­ra socia­lis­ta», vin­cu­lan­do así el pro­yec­to socia­lis­ta a la inte­gra­ción con­ti­nen­tal con la eman­ci­pa­ción de nues­tros paí­ses. ¿Cómo entien­de usted la inte­gra­ción de estos pue­blos, espe­cial­men­te el colom­biano y el vene­zo­lano en estos tiem­pos de borras­ca?, ¿qué papel jue­ga el socia­lis­mo en el pro­yec­to?

San­trich: Comen­ce­mos por decir que por las raí­ces his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les comu­nes, los pue­blo de la Amé­ri­ca Meri­dio­nal, esa que el Após­tol cubano José Mar­tí lla­mó la Amé­ri­ca Nues­tra, han teni­do y segui­rán tenien­do un mis­mo des­tino, el cual no pue­de ser otro que el de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia de la que el héroe anti­llano nos habló tam­bién, sino el de la cons­ti­tu­ción de una sola gran nación de repú­bli­cas her­ma­nas tal como lo soña­ra y pro­yec­ta­ra el Liber­ta­dor Simón Bolí­var como pio­ne­ro y ada­lid de la inte­gra­ción con­ti­nen­tal y cari­be­ña, pre­ci­sa­men­te obser­van­do en que ese tipo de uni­dad era la que nos podía librar de la vora­ci­dad impe­rial de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca.

Por razo­nes geo­es­tra­té­gi­cas el esce­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na es teni­do por Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal y deci­si­vo para ejer­cer su con­trol polí­ti­co y mili­tar (espa­cio vital) y man­te­ner su con­di­ción de poten­cia omní­mo­da. Es la heren­cia trá­gi­ca de la Doc­tri­na Mon­roe. De ahí la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res con pre­sen­cia direc­ta de efec­ti­vos esta­dou­ni­den­ses y con­tra­tis­tas mer­ce­na­rios, así como tam­bién el dise­ño de un esque­ma de con­trol mili­tar basa­da, entre otros ins­tru­men­tos, en los lla­ma­dos FOL (For­ward Ope­ra­tion Loca­tion) que per­mi­ten movi­li­dad estra­té­gi­ca, des­en­ca­de­nar gue­rras relám­pa­go median­te bases y tro­pas aero­trans­por­ta­das de des­plie­gue rápi­do y la pro­li­fe­ra­ción de acuer­dos de segu­ri­dad con diver­sos paí­ses entre los que se cuen­ta Colom­bia, como pun­ta de lan­za para la avan­za­da reco­lo­ni­za­do­ra.

Den­tro de este enfo­que, para la polí­ti­ca inter­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na, Amé­ri­ca Lati­na está con­de­na­da a per­ma­ne­cer ali­nea­da con este impe­rio y a ser el esce­na­rio fun­da­men­tal para la expan­sión de sus trans­na­cio­na­les, lo cual impli­ca que cual­quier pro­ce­so de cons­truc­ción de rum­bos post capi­ta­lis­tas, o de rea­li­za­ción de cam­bios que no coin­ci­dan con la estra­te­gia hege­mó­ni­ca de Washing­ton, esta­rán some­ti­dos a accio­nes de con­ten­ción, des­truc­ción o des­es­ta­bi­li­za­ción.

En con­se­cuen­cia, los pro­ce­sos de cam­bio que se han vivi­do en el siglo XXI y que, en tan­to de nin­gu­na mane­ra son capí­tu­los cerra­dos, siguen lan­zan­do des­te­llos de per­ma­nen­cia e influ­jo en la región, tal como ocu­rre por ejem­plo en Vene­zue­la (sobre todo), Ecua­dor, Boli­via, Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay, Nica­ra­gua y El Sal­va­dor, tie­nen un ori­gen común en la cri­sis gene­ra­li­za­da de los mode­los capi­ta­lis­tas del con­ti­nen­te, con el ago­ta­mien­to de las for­mas repre­sen­ta­ti­vas res­trin­gi­das del «jue­go demo­crá­ti­co» (plu­to­crá­ti­co) y de sus par­ti­dos tra­di­cio­na­les, coin­ci­den­te con el des­cré­di­to del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, que pro­fun­di­zó la mise­ria y la desigual­dad en la región.

La extra­or­di­na­ria ola con­ti­nen­tal de cam­bios revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, que se desató ini­cian­do un ciclo ascen­den­te y espe­ran­za­dor con el triun­fo del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les vene­zo­la­nas de 1998, qui­zás alcan­zó su nivel más alto con la opo­si­ción radi­cal que sen­tó en noviem­bre de 2005 con­tra el ALCA (Área de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas) en Mar del Pla­ta, y sen­tó las bases para la pro­yec­ción y for­ta­le­ci­mien­to del ALBA, que había sido crea­da entre Cuba y Vene­zue­la en diciem­bre de 2004 como orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal de ámbi­to regio­nal, que ten­dría el pro­pó­si­to de luchar con­tra la pobre­za y la exclu­sión social.

Con la cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo, en 2008 se ini­cia el decli­ve de esta fase de ascen­so, sus­ci­tán­do­se hechos que así lo corro­bo­ran, como la deca­den­cia del Foro Social Mun­dial de Por­to Ale­gre, y el cier­to giro hacia la dere­cha que se pro­du­ce en Bra­sil y Argen­ti­na, paí­ses que por muchos ana­lis­tas se con­si­de­ra­ba venían tran­si­tan­do un camino de «cen­troiz­quier­da», y las pre­sio­nes del blo­que oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta sobre los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, se inten­si­fi­can, obser­ván­do­se el desen­vol­vi­mien­to, enton­ces, de un pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción y repo­si­cio­na­mien­to de los fuer­zas con­ser­va­do­ras en el con­ti­nen­te. En esto inci­de la pro­mo­ción por el capi­ta­lis­mo glo­bal de la fir­ma indi­vi­dual o aso­cia­da de tra­ta­dos de libre comer­cio con muchos paí­ses de la región, que acce­den a ello en con­tra­vía de la opo­si­ción gene­ra­li­za­da al ALCA.

¿Pode­mos echar un vis­ta­zo sobre las par­ti­cu­la­ri­da­des de cada país que par­ti­ci­pa­ron en la lla­ma­da «Marea Rosa», que comen­zó alre­de­dor de 1998?

San­trich: Los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas son muy sin­gu­la­res, todos muy dife­ren­cia­dos y con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, pero tie­nen en común que no sur­gen de un alza­mien­to popu­lar arma­do, ni de la lucha gue­rri­lle­ra, pero han teni­do como chis­pa que pro­vo­ca el incen­dio en cada uno de los paí­ses, la incon­for­mi­dad y la pro­tes­ta de las masas, por la for­ma vio­len­ta como se ha dis­mi­nui­do la par­ti­ci­pa­ción de las mayo­rías en la rique­za nacio­nal y en la con­duc­ción polí­ti­ca.

Tam­bién tie­nen en común que, como pro­ce­sos que se ligan ínti­ma­men­te con la lucha de masas, la movi­li­za­ción popu­lar se ha dado jalo­na­da por movi­mien­tos socia­les y nue­vos suje­tos polí­ti­cos dife­ren­tes a los mode­los clá­si­cos de cla­se obre­ra y par­ti­do de van­guar­dia. Lo cual tam­po­co exclu­ye el pro­ta­go­nis­mo de algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos en paí­ses como Boli­via (MAS), Vene­zue­la (PSUV) y Ecua­dor (Alian­za País). Tam­bién habría que con­si­de­rar que se da un fenó­meno de con­tra­dic­ción no expre­sa­da en cuan­to se pro­du­cen legí­ti­mas expre­sio­nes de incon­for­mi­dad de sec­to­res socia­les popu­la­res y sus orga­ni­za­cio­nes con gobier­nos ami­gos o pro­pios. Caso MST- Bra­sil, Quis­pe y su gen­te-Boli­via, CONAIE-Ecua­dor.

Igual­men­te hay que des­ta­car que se tra­ta de pro­ce­sos que, en la mayo­ría de los casos, han pues­to en pri­mer lugar los lega­dos autóc­to­nos de rebel­des y patrio­tas de Nues­tra Amé­ri­ca (Bolí­var, Mar­tí, Arti­gas, San­dino, etc.) al tiem­po que reivin­di­can las tra­di­cio­nes de lucha de los pue­blos ori­gi­na­rios y las comu­ni­da­des de base, ponien­do como pro­ta­go­nis­tas de pri­mer orden, en gran media, a las muje­res y a los jóve­nes.

Den­tro de los mis­mos pudie­ron dife­ren­ciar­se los pro­ce­sos que se ade­lan­ta­ban sim­ple­men­te por el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co, pero bajo el mar­co capi­ta­lis­ta (Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay) de los que se pro­po­nían la cons­truc­ción del socia­lis­mo (Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via). Se tra­ta de una visión del socia­lis­mo dis­tin­ta a la que his­tó­ri­ca­men­te ha defen­di­do el cam­po comu­nis­ta: en prin­ci­pio no con­tem­pla­ron par­ti­dos de van­guar­dia, pros­crip­cio­nes masi­vas de la pro­pie­dad pri­va­da, ni eli­mi­na­ción de la bur­gue­sía. El deba­te sobre el «socia­lis­mo del siglo XXI» y sobre los nue­vos apor­tes de estos pro­ce­sos (el «buen vivir», la «revo­lu­ción ciu­da­da­na») toda­vía está abier­to para los revo­lu­cio­na­rios de Nues­tra Amé­ri­ca y en las FARC-EP se le dio la bien­ve­ni­da y fue telón de fon­do duran­te los diá­lo­gos de paz.

Los cam­bios que empren­die­ron estos gobier­nos para supe­rar las rela­cio­nes injus­tas de pro­pie­dad y de poder, o al menos para supe­rar en lo fun­da­men­tal las falen­cias de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, amplian­do los espa­cios de la demo­cra­cia, e inclu­so algu­nos bus­can­do esta­ble­cer mode­los pos-capi­ta­lis­tas, varios en vía al socia­lis­mo, cons­ti­tu­ye­ron la pie­dra de toque para deter­mi­nar qué tan com­pa­ti­bles eran sus apor­tes ideo­ló­gi­cos y qué tan rea­lis­ta y posi­ble era el lla­ma­do «socia­lis­mo del siglo XXI». De ahí la impor­tan­cia de asu­mir un aná­li­sis serio y pro­fun­do, y con la más amplia visión, sin des­ca­li­fi­car a nin­guno des­de la ópti­ca de las nue­vas FARC-EP, de todos los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas de la región, de sus logros y sus fra­ca­sos, sin per­der de vis­ta nues­tros pro­pios des­ca­la­bros que más que de un influ­jo de cual­quie­ra de estas expe­rien­cias, depen­die­ron de una cre­du­li­dad inge­nua e injus­ti­fi­ca­ble en la pala­bra de un gobierno mise­ra­ble y de una cama­ri­lla inter­na derro­tis­ta que aban­do­nó los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios de ori­gen.

Hay que tener en cuen­ta que de una u otra for­ma en estas expe­rien­cias, y más en las de los paí­ses boli­va­ria­nos, se ade­lan­ta­ron pro­ce­sos suma­men­te impor­tan­tes y valio­sos en cuan­to a ganar auto­no­mía fren­te a las tras­na­cio­na­les y el impe­rio, mar­chan­do por la sen­da de la redis­tri­bu­ción del ingre­so y el com­ba­te a la desigual­dad y la mise­ria. De hecho, su impac­to ha sido tal que hacia el año 2005, momen­to en que tie­ne un pico noto­rio, la BBC repor­tó que, de los 350 millo­nes de sud­ame­ri­ca­nos, tres cuar­tas par­tes vivían en paí­ses con «pre­si­den­tes que se incli­nan por la izquier­da, ele­gi­dos duran­te los seis años pre­ce­den­tes». Tal repor­te expre­sa­ba que «otro ele­men­to común de la «marea rosa» es la cla­ra rup­tu­ra con el Con­sen­so de Washing­ton de comien­zos de la déca­da de 1990», hacien­do refe­ren­cia a los paí­ses lati­noa­me­ri­ca­nos per­te­ne­cien­tes a una ten­den­cia que el repor­te­ro del New York Times, Larry Roh­ter, usó para carac­te­ri­zar la elec­ción de Taba­ré Váz­quez como pre­si­den­te de Uru­guay, pre­ten­dien­do ilus­trar que se tra­ta­ba no del asen­so de ideas «rojas» (comu­nis­tas), sino más sua­ves o «rosa», o pro­gre­sis­tas y socia­lis­tas más mode­ra­das, pero en todo caso hacien­do par­te de un fenó­meno de vuel­ta hacia la izquier­da y cen­troiz­quier­da que lue­go sería suce­di­do por una ola con­ser­va­do­ra, que ubi­can en la déca­da de 2010.

Apar­te a la resis­ten­cia al Con­sen­so de Washing­ton, en mate­ria de res­ta­ble­ci­mien­to y defen­sa de la sobe­ra­nía, la opo­si­ción a reci­bir impo­si­cio­nes de Washing­ton fue evi­den­te, como tam­bién lo fue su opo­si­ción a la pre­sen­cia de bases esta­dou­ni­den­ses en el con­ti­nen­te. Y sin duda, quien mar­có la pau­ta en este cam­po fue el pre­si­den­te Hugo Chá­vez con la pro­cla­ma­ción de una revo­lu­ción y una patria boli­va­ria­nas, hacien­do cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les y socia­les en con­se­cuen­cia. La revo­lu­ción boli­va­ria­na fue el deto­nan­te y loco­mo­to­ra de ese pro­ce­so con­ti­nen­tal. Por su par­te, el Pre­si­den­te Correa en su momen­to en Ecua­dor, den­tro de simi­lar pers­pec­ti­va, clau­su­ró la base de Man­ta como esce­na­rio para la pre­sen­cia de per­so­nal mili­tar esta­dou­ni­den­se y tomó otras medi­das como audi­tar la deu­da exter­na y qui­tar apo­yo al Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR). Deter­mi­na­cio­nes pare­ci­das tomó Evo Mora­les en Boli­via, expul­san­do a emba­ja­do­res de Esta­dos Uni­dos por intro­mi­sión en asun­to inter­nos, lo mis­mo que a la Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID) y a la DEA. Evo rene­go­ció los con­tra­tos petro­le­ros des­fa­vo­ra­bles a la nación en fun­ción de recu­pe­rar el patri­mo­nio de los boli­via­nos feria­do a las tras­na­cio­na­les, etc. lo cual nun­ca le per­do­na­ría el impe­rio.

En todos los casos, inclu­yen­do esce­na­rios como Nica­ra­gua y Sal­va­dor, don­de hubo y hay intere­san­tes expe­rien­cias de avan­ce popu­lar, pero par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses boli­va­ria­nos, las accio­nes hos­ti­les e inter­ven­cio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos no se hicie­ron espe­rar, mos­trán­do­se con mayor énfa­sis sobre Vene­zue­la, país en el que se jue­ga en gran dimen­sión el futu­ro de los pro­ce­sos de cam­bio y de inde­pen­den­cia en Nues­tra Amé­ri­ca. Y es por eso que Esta­dos Uni­dos decla­ró al gobierno de Nico­lás Madu­ro como una ame­na­za a su segu­ri­dad nacio­nal, lo cual des­de enton­ces o más que nun­ca ha pues­to a Vene­zue­la bajo la hos­ti­li­dad per­ti­naz de los yan­quis y de los gobier­nos cipa­yos del orbe, gene­ran­do el recha­zo y repu­dio de su pue­blo y de los gobier­nos y orga­ni­za­cio­nes regio­na­les y mun­dia­les dig­nas que exi­gen la cesa­ción de tan­ta agre­sión que ha toma­do como prin­ci­pal pla­ta­for­ma de ata­que a Colom­bia.

Cuba, aún con las enor­mes difi­cul­ta­des que le ha oca­sio­na­do el blo­queo cri­mi­nal nor­te­ame­ri­cano, que aho­ra se ha inten­si­fi­ca­do, se man­tie­ne como la expe­rien­cia de revo­lu­ción y cons­truc­ción socia­lis­ta mas sóli­da en la región, cons­tan­te­men­te eva­luan­do, rec­ti­fi­can­do y avan­zan­do, como faro de dig­ni­dad y ejem­plo de con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria para todo el cam­po nues­troa­me­ri­cano.

En ese con­tex­to es que se pro­du­cen los prin­ci­pa­les hechos y retos polí­ti­cos del con­ti­nen­te, con fac­to­res de ines­ta­bi­li­dad que es urgen­te eva­luar con miras al futu­ro de la región y para reco­ger las expe­rien­cias en lo que para nues­tro pro­ce­so sea vale­de­ro y útil.

De tal eva­lua­ción, lo pri­me­ro a decir es que hoy, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se ha obser­va­do en el trán­si­to de déca­da una des­ace­le­ra­ción del ciclo de ascen­so del movi­mien­to popu­lar y de los pro­ce­sos men­cio­na­dos, con la cir­cuns­tan­cia espe­cial de la cri­sis eco­nó­mi­ca que el ase­dio impe­ria­lis­ta ha gene­ra­do en Vene­zue­la, país que se había cons­ti­tui­do en uno de los pro­pul­so­res fun­da­men­ta­les de las trans­for­ma­cio­nes que se venían dan­do en favor de los des­po­seí­dos prin­ci­pal­men­te. No obs­tan­te, la lucha de cla­ses se incre­men­ta en muchos paí­ses, expre­sán­do­se en las más diver­sas for­mas de movi­mien­to real de masas, de resis­ten­cias a los exten­di­dos pro­ce­sos de des­po­se­sión y saqueo que ade­lan­tan las trans­na­cio­na­les de todo tipo, las mine­ro-ener­gé­ti­cas, las de «agro-nego­cios», y la depre­da­ción neo­li­be­ral en gene­ral.

En este entorno, bajo la direc­ción de Washing­ton, y en diver­sos momen­tos, enton­ces, se han sus­ci­ta­do inten­tos de gol­pes de Esta­do que han sido frus­tra­dos casi siem­pre por la acción de las masas, o tam­bién se han dado «gol­pes ins­ti­tu­cio­na­les», como los rea­li­za­dos en Hon­du­ras y Para­guay, y más recien­te­men­te en Boli­via, don­de los Esta­do Uni­dos y sus cipa­yos loca­les se han sali­do con la suya. El impe­ria­lis­mo no se resig­na a per­der lo que con­si­de­ra su «reta­guar­dia estra­té­gi­ca»; en ello empe­ña gran par­te de sus esfuer­zos, patro­ci­nan­do y orga­ni­zan­do con los sec­to­res más entre­guis­tas su pro­yec­to de «res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra», ya sea median­te estra­te­gias ins­ti­tu­cio­na­les, impul­san­do par­ti­dos de dere­cha que tra­ten de avan­zar den­tro de las reglas lega­les y elec­to­ra­les, o ya sea con estra­te­gias cons­pi­ra­ti­vas y sedi­cio­sas, tal como ocu­rre actual­men­te con­tra Vene­zue­la, median­te «guarimbas»o dis­tur­bios van­dá­li­cos de la dere­cha en las ciu­da­des o con laca­yos tipo Guai­dó que se pres­tan para el sabo­teo impe­ria­lis­ta.

Esta situa­ción lla­ma la aten­ción de la diri­gen­cia polí­ti­ca de los paí­ses que han empren­di­do el camino de las refor­mas que favo­re­cen a las mayo­rías, y la lla­ma tam­bién a la diri­gen­cia popu­lar, en el sen­ti­do de que la pro­fun­di­za­ción de los pro­ce­sos de trans­for­ma­do­res jamás se dará cedien­do o pac­tan­do con el poder cen­tral hege­mó­ni­co, ni con sus agen­tes loca­les. La derro­ta del cam­po popu­lar se impi­de con­so­li­dan­do las con­quis­tas, pro­fun­di­zán­do­las sin dete­ner la mar­cha, a par­tir de la cua­li­fi­ca­ción de la orga­ni­za­ción de los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos que se iden­ti­fi­quen con los cam­bios; a par­tir tam­bién de la edu­ca­ción, de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, de la con­cien­ti­za­ción de los sec­to­res popu­la­res y afi­nes a la cau­sa plan­tea­da.

En con­se­cuen­cia, debe­re­mos impul­sar un pro­yec­to socia­lis­ta, dota­do de una iden­ti­dad autóc­to­na, que par­tien­do de los apor­tes de los clá­si­cos y las expe­rien­cias de lucha de los pue­blos del mun­do que han tran­si­ta­do for­mu­la­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, ha de bus­car iden­ti­dad en las raí­ces cul­tu­ra­les pro­pias, y es en este cam­po don­de el papel de las gen­tes del común jue­ga su prin­ci­pal pro­ta­go­nis­mo, inclu­yen­do sin lugar a dudas la prác­ti­ca pro­fun­da­men­te ances­tral de la comu­na, de la min­ga y del tra­ba­jo soli­da­rio.

¿Que nos pue­de comen­tar con res­pec­to a la Comu­na Vene­zo­la­na como pro­pues­ta de reor­ga­ni­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la socie­dad?

San­trich: Al res­pec­to, y ya en refe­ren­cia a la últi­ma pre­gun­ta, no conoz­co bien las expe­rien­cias del tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo, polí­ti­co y pro­duc­ti­vo en Vene­zue­la, pero sí he teni­do noti­cia de la for­ta­le­za del teji­do social que for­jó los plan­tea­mien­tos deja­dos por el coman­dan­te Chá­vez, espe­cí­fi­ca­men­te en el plano del tra­ba­jo en comu­nas como semi­lla de lo nue­vo y lo bueno en alter­na­ti­va al caos que se vis­lum­bra con la depre­da­ción ambien­tal del capi­ta­lis­mo. Y en ello, nues­tras par­ti­cu­la­res expe­rien­cias encuen­tran iden­ti­dad por­que son las prác­ti­cas que mejo­res resul­ta­dos nos han mos­tra­do sobre todo en los esce­na­rios rura­les sean cam­pe­si­nos, de pue­blos ori­gi­na­rios o de terri­to­rio comu­ni­ta­rios afro­des­cen­dien­tes.

Tales expe­rien­cias son alter­na­ti­va, sin duda, al carác­ter auto­des­truc­ti­vo de las prác­ti­cas capi­ta­lis­tas cata­li­za­das por la diná­mi­ca tec­no­ló­gi­ca domi­nan­te y la inca­pa­ci­dad de la eco­no­mía mun­dial para seguir cre­cien­do, cir­cuns­tan­cia que ace­le­ra la con­cen­tra­ción de rique­zas en muy pocas manos y la mar­gi­na­ción de miles de millo­nes de seres huma­nos que «están de más» des­de el pun­to de vis­ta de la repro­duc­ción del sis­te­ma.

Aun­que me extien­da un poco quie­ro recor­dar que el Acuer­do de Paz, según uno de sus apar­ta­dos esen­cia­les que figu­ra como «Acuer­do de 7 de noviem­bre de 2016», se fir­mó con el carác­ter de Acuer­do Espe­cial, en los tér­mi­nos del Artícu­lo Común ter­ce­ro de las con­ven­cio­nes de Gine­bra de 1949, y de ello deri­vó una «Decla­ra­ción Uni­la­te­ral ante el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das», como com­pro­mi­so de cum­pli­mien­to del Esta­do colom­biano; y deri­vó la soli­ci­tud, como en efec­to se hizo de la incor­po­ra­ción del con­te­ni­do ínte­gro del Acuer­do de Paz a un Docu­men­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das.

Tal «Decla­ra­ción Uni­la­te­ral de cum­pli­mien­to» se hizo ante el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das median­te comu­ni­ca­ción del 13 de mar­zo de 2017, y esta jun­to con una comu­ni­ca­ción fecha­da en mar­zo 29 de 2017 por el men­cio­na­do Secre­ta­rio Gene­ral, agre­gan­do el tex­to del «Acuer­do Final para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to y la Cons­truc­ción de una Paz Esta­ble y Dura­de­ra», lle­gó a la pre­si­den­cia del Con­se­jo de Segu­ri­dad, atra­ve­san­do un pro­ce­di­mien­to que cul­mi­nó con la incor­po­ra­ción de los tex­tos alu­di­dos, al Docu­men­to S/​2017/​272 de fecha 21 de abril de 2017 del mis­mo Con­se­jo de Segu­ri­dad. Todo lo cual com­por­ta obli­ga­cio­nes adqui­ri­das que debían cum­plir­se en res­pe­to del Pac­ta Sunt Ser­van­da, y del con­jun­to del Dere­cho Inter­na­cio­nal.

Se tra­ta de res­pon­sa­bi­li­da­des de Esta­do, que en teo­ría y según las bue­nas prác­ti­cas de con­vi­ven­cia pací­fi­ca de las nacio­nes no pue­den cesar por efec­to de un cam­bio de Gobierno, por­que de lo que se tra­ta es de garan­ti­zar tan­to la segu­ri­dad jurí­di­ca inter­na, como de ase­gu­rar la esta­bi­li­dad jurí­di­ca inter­na­cio­nal que son inelu­di­bles fac­to­res de con­cor­dia; a no ser que exis­tie­ra la deter­mi­na­ción de actuar como Esta­do fora­ji­do pro­ce­dien­do con­tra el Acuer­do y con­tra el orden inter­na­cio­nal, tal como se vio y se sigue obser­van­do res­pec­to a la Juris­dic­ción Espe­cial Para La Paz, por ejem­plo, o con el des­co­no­ci­mien­to que en su momen­to hizo la Pre­si­den­cia del Sena­do de los Garan­tes Inter­na­cio­na­les Cuba y Norue­ga, o el que hizo el mis­mo gobierno de Duque de los pro­to­co­los que regían las con­ver­sa­cio­nes con el ELN en La Haba­na.

Fuen­te: www​.farc​-ep​.net

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: