Coro­na­vi­rus. En soli­da­ri­dad y des­pren­di­mien­to, Cuba es úni­ca

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 mar­zo 2020

Cuba es úni­ca por miles de razo­nes, pero sobre todo por­que ese pue­blo y esa Revo­lu­ción que ya tie­ne 61 años de dig­na exis­ten­cia, ha hecho de la soli­da­ri­dad una for­ma de vida. Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que está demos­tran­do por estos días en que el famo­so coro­na­vi­rus ha pues­to al mun­do patas para arri­ba y en algu­nas cir­cuns­tan­cias sal­ga a relu­cir lo peor de los seres huma­nos acu­na­dos por el capi­ta­lis­mo. Para aque­llos que pon­de­ran el indi­vi­dua­lis­mo y el «sál­ve­se quien pue­da», Cuba emer­ge como un bas­tión de la cons­truc­ción soli­da­ria colec­ti­va que no solo cui­da a su pue­blo sino que tie­ne res­to para acu­dir en apo­yo de quie­nes se lo recla­men.

Cuba, la de Fidel y Vil­ma, la del Che y Hay­dée, la de Raúl y Díaz Canel, vuel­ve a demos­trar­nos has­ta que pun­to un Esta­do revo­lu­cio­na­rio se cimen­ta con un pue­blo que está dis­pues­to siem­pre a dar lo que no le sobra para ayu­dar al que no tie­ne o se encuen­tra en cir­cuns­tan­cias difí­ci­les.

Ya se había vis­to con lujo de deta­lles cuan­do los terre­mo­tos y catás­tro­fes cli­ma­to­ló­gi­cas (tam­bién pro­duc­to de la des­truc­ción capi­ta­lis­ta del eco­sis­te­ma) gene­ra­ban desas­tres en dis­tin­tos paí­ses. Sin dudar­lo, Fidel deci­día enviar médi­cos y equi­pos de res­ca­tis­tas para paliar el sufri­mien­to de los afec­ta­dos. Méxi­co, Perú, Pakis­tán, Hai­tí son algu­nos de los ejem­plos de esa acti­tud.

Qué se pue­de decir de la acti­tud cuba­na fren­te a la catás­tro­fe de Cher­no­bil, no solo envian­do ayu­da sino, en el pico más alto de una acti­tud soli­da­ria, reci­bien­do a nume­ro­sas víc­ti­mas de ese sinies­tro, afín de curar­las y recu­pe­rar­las para una nue­va vida. Muchos y muchas de esas per­so­nas aún per­ma­ne­cen en la Isla cum­plien­do tra­ta­mien­tos sani­ta­rios y psi­co­ló­gi­cos.

Lue­go vino la fie­bre del Ébo­la y los miles de afri­ca­nos y afri­ca­nas afec­ta­dos que deri­va­ron en un alto gra­do de mor­ta­li­dad. Nin­gún médi­co occi­den­tal que­ría sumar­se a la misión de soco­rrer a esos pue­blos tan cas­ti­ga­dos, pero allí estu­vie­ron, otra vez sin dudar­lo, las y los facul­ta­ti­vos cuba­nos. Arries­gan­do sus vidas pero gene­ran­do lazos de amor con cada pacien­te, has­ta ven­cer a la enfer­me­dad.

Aho­ra son tiem­pos de coro­na­vi­rus. Deses­pe­ra­dos por no poder con­te­ner a la nue­va pes­te, pero ade­más expo­nien­do a la vis­ta de todos una sani­dad públi­ca suma­men­te defi­cien­te y aban­do­na­da de la mano esta­tal, la gran mayo­ría de los paí­ses que se dicen desa­rro­lla­dos o del pri­mer mun­do, deben acu­dir a Cuba bus­can­do dósis de Inter­fe­rón (medi­ca­men­to que ayu­da a repli­car la poten­cia del virus) y obte­ner la ayu­da nece­sa­ria para fre­nar el avan­ce del con­ta­gio masi­vo.

Si fal­ta­ba algo para demos­trar de qué valo­res está muni­do el pue­blo y el gobierno revo­lu­cio­na­rio cubano, allí están los médi­cos y medi­cas de la Isla que ayu­da­ron a sus cole­gas chi­nos en paliar la cri­sis. O el recien­te ejem­plo de reci­bir en la cos­ta cuba­na a un cru­ce­ro inglés con pasa­je­ros enfer­mos, al que la mayo­ría de los paí­ses recha­za­ron enfá­ti­ca­men­te, demos­tran­do el cali­bre de lo que sig­ni­fi­ca la inso­li­da­ri­dad en cual­quier par­te del mun­do menos en Cuba.

En tiem­pos de coro­na­vi­rus la reali­dad mues­tra dos per­fi­les. Por un lado, el de los paí­ses capi­ta­lis­tas, impe­ria­lis­tas y cul­pa­bles del naci­mien­to de este y otros virus, muchos de los cua­les fue­ron arro­ja­dos en su momen­to, en una acción cla­ra­men­te terro­ris­ta sobre Cuba y Chi­na, gene­ran­do una inmen­sa mor­ta­li­dad en la pobla­ción por­ci­na. Por el otro, la acti­tud huma­ni­ta­ria e incon­di­cio­nal de una peque­ña isla del Cari­be que no duda en demos­trar que por los menos allí, hay otro mun­do posi­ble. Gene­ro­so, fra­terno, des­po­ja­do de indi­vi­dua­lis­mo, inter­na­cio­na­lis­ta con mayús­cu­la, her­mano de quie­nes más sufren, pero que no mira a un cos­ta­do cuan­do otros, inclui­dos sus enemi­gos más fero­ces, le piden ayu­da.

Mien­tras que Trump, asus­ta­do por­que el mal que crea­ra se vuel­ve con­tra él mis­mo, tra­ta de pre­sio­nar a labo­ra­to­rios ale­ma­nes para apo­de­rar­se de una pre­sun­ta vacu­na con­tra el virus y tener­la en «exclu­si­vi­dad», el pue­blo de Cuba no duda en exten­der la mano a quien se la pida.

La pre­gun­ta obli­ga­da fren­te a este pano­ra­ma es si cada uno de los paí­ses occi­den­ta­les que hoy están recu­rrien­do a Cuba bus­can­do un sal­va­ta­je para el dra­ma que viven sus pobla­cio­nes, no pien­san que ha lle­ga­do el momen­to de des­obe­de­cer las órde­nes de Esta­dos Uni­dos y ter­mi­nar de una bue­na vez con el blo­queo cri­mi­nal que Trump y ellos mis­mos, como sumi­sos cóm­pli­ces, gene­ran año a año con­tra el pue­blo cubano.

Oja­lá que no pase mucho tiem­po para que esto suce­da y el mun­do ente­ro agra­dez­ca a Cuba tan­to des­pren­di­mien­to y amor desin­te­re­sa­do, naci­do de una éti­ca que solo una Revo­lu­ción socia­lis­ta gene­ra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *