Coro­na­vi­rus. El páni­co mun­dial está entre noso­tros

Por Juan Guahán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mar­zo 2020

El coro­na­vi­rus y el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co se están poten­cian­do en la actual cri­sis que tie­ne en vilo a la huma­ni­dad. La actua­li­dad del coro­na­vi­rus. La fatí­di­ca explo­sión eco­nó­mi­ca del lunes 9. Alber­to y los con­flic­tos que lo rodean.

Esta sema­na se jun­ta­ron el coro­na­vi­rus con el esta­lli­do eco­nó­mi­co del lunes 9 para dejar la ima­gen que el mun­do se venía aba­jo. Ambas cues­tio­nes: El coro­na virus y el des­plo­me de los mer­ca­dos, se ins­ta­lan sobre una situa­ción mun­dial sen­si­bi­li­za­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca jun­to a los ries­gos y efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. De todos modos ten­ga­mos pre­sen­te que las pers­pec­ti­vas ade­lan­tan que esta situa­ción no es el fin del mun­do. Aun­que no sal­dre­mos mejor de lo que hoy esta­mos, apren­da­mos de esta cri­sis para supe­rar otros pro­ble­mas ‑que pue­den ser aún peo­res- que tene­mos por delan­te.
Se desa­rro­lla­rá, aun­que sea bre­ve­men­te, el modo que estos fenó­me­nos afli­gen a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, pero tam­bién vere­mos que ambas situa­cio­nes tie­nen meca­nis­mos de supera­ción, en el mediano pla­zo. De modo tal que estas cues­tio­nes no nos deben hacer olvi­dar la con­ti­nui­dad de los pro­ble­mas de fon­do que tie­nen que ver con las injus­ti­cias, des­igual­da­des y pade­ci­mien­tos coti­dia­nos de millo­nes de argen­ti­nos, aun­que éstos se agra­ven bajo estas cir­cuns­tan­cias. Mien­tras esto acon­te­ce, con este coro­na­vi­rus, se acre­cien­ta el peso de la pre­gun­ta acer­ca de ¿qué hace­mos con los miles y miles de casos de saram­pión y den­gue?

LA ACTUALIDAD DEL CORONAVIRUS
El coro­na­vi­rus (COVID 19) con­ti­núa con su difu­sión, ya ofi­cial­men­te decla­ra­do como una pan­de­mia por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).
Recor­de­mos que se tra­ta de un mal que se con­ta­gia y extien­de muy rápi­da­men­te sien­do de una baja mor­ta­li­dad. Los sec­to­res de mayo­res ries­gos son los ancia­nos y las per­so­nas con serios pro­ble­mas cró­ni­cos (car­día­cos, pul­mo­na­res, dia­bé­ti­cos)
La actua­li­za­ción de datos indi­ca que el mal está cedien­do rápi­da­men­te en Chi­na pero cre­ce con igual velo­ci­dad en Euro­pa, sobre todo Ita­lia y Espa­ña. Mun­dial­men­te los datos de las últi­mas horas indi­can que el total de casos, en 121 paí­ses, supera los 145 mil per­so­nas, 81 mil de las cua­les se han repor­ta­do en Chi­na. La mor­ta­li­dad supera los 5 mil casos a esca­la mun­dial, con 3600 en Chi­na. Los paí­ses don­de el mal cir­cu­la en una mayor can­ti­dad de casos siguen sien­do: Chi­na, Ita­lia, Corea del Sur, Irán y Espa­ña. En Amé­ri­ca se han regis­tra­do la mayor can­ti­dad de enfer­mos en el nor­te, Esta­dos Uni­dos (con poco más de mil casos) y Cana­dá. En Ocea­nía (Aus­tra­lia y Nue­va Zelan­da) y Áfri­ca (Egip­to y Arge­lia) los casos son mucho meno­res, superan­do los 100 sola­men­te en Aus­tra­lia. No hay infor­ma­cio­nes sobre la exis­ten­cia de enfer­mos en el con­ti­nen­te antár­ti­co.
Sus múl­ti­ples efec­tos nega­ti­vos sobre la eco­no­mía se están hacien­do sen­tir, fun­da­men­tal­men­te en dos aspec­tos: La drás­ti­ca caí­da del turis­mo y los pro­ble­mas deri­va­dos de la situa­ción exis­te en Chi­na, la “fábri­ca del mun­do”, que está dejan­do de enviar los insu­mos para man­te­ner fun­cio­nan­do la indus­tria en varios paí­ses. Al res­pec­to, Chi­na anun­ció la reanu­da­ción de embar­ques marí­ti­mos. Hay un peque­ño sec­tor de acti­vi­da­des que se ha vis­to favo­re­ci­do por esta pan­de­mia, se tra­ta de aque­llas vin­cu­la­das a las mas­ca­ri­llas, bar­bi­jos y fun­da­men­tal­men­te labo­ra­to­rios. En este tema hay una fuer­te com­pe­ten­cia entre varios por ace­le­rar la pro­duc­ción de tales medi­ca­men­te y los mul­ti millo­na­rios con­tra­tos a los que pue­den aspi­rar. Hay un bene­fi­cia­rio por este fenó­meno, es el medio ambien­te que pade­ce una menor con­ta­mi­na­ción y efec­to inver­na­de­ro. Natu­ral­men­te que supe­ra­da esta situa­ción vol­ve­re­mos a la irres­pon­sa­ble tarea de seguir dete­rio­ran­do al pla­ne­ta: la úni­ca casa que, por estos tiem­pos, toda­vía tene­mos.

Al coro­na­vi­rus ‑en nues­tro país- no se le pres­tó la aten­ción debi­da, más allá de haber ocu­pa­do la mayor par­te del tiem­po de las pan­ta­llas tele­vi­si­vas y de los espa­cios grá­fi­cos de los medios más pode­ro­sos. Ello hizo nece­sa­rio que pro­pio Pre­si­den­te salie­ra al paso de esas debi­li­da­des exis­ten­tes dan­do seña­les de poner­se al fren­te en la bús­que­da de una mejor aten­ción a este pro­ble­ma. Cabe decir, entre parén­te­sis, que los hechos pare­cen pro­bar la exis­ten­cia de dos tipos de asis­ten­cia sani­ta­ria. Una des­ti­na­da a quie­nes pue­den acce­der a una medi­ci­na pri­va­da y otra, la esta­tal, para los sec­to­res más popu­la­res. Algu­nos hechos pare­cen ava­lar esa per­cep­ción. El pri­mer enfer­mo, una per­so­na que con­ta­ba con el ser­vi­cio de una pre­pa­ga, fue aten­di­do de acuer­do a lo que el pro­to­co­lo res­pec­ti­vo esta­ble­cía. Otro, el pri­mer falle­ci­do, ‑anti­guo mili­tan­te del Movi­mien­to Ville­ro Pero­nis­ta, que venía de Fran­cia de visi­tar a su hija naci­da en el exi­lio fran­cés- no tuvo la mis­ma aten­ción en el Hos­pi­tal Arge­rich don­de –ade­más- fue tar­día­men­te ingre­sa­do des­pués de dos visi­tas pre­vias al Hos­pi­tal y el coro­na virus fue veri­fi­ca­do cuan­do ya había muer­to. Cabe agre­gar que el Jefe de la Uni­dad de Guar­dia del mis­mo Hos­pi­tal Arge­rich, en comu­ni­ca­ción del 9 de mar­zo, infor­mó que el Hos­pi­tal esta­ba en situa­ción de “colap­so ope­ra­ti­vo por lo que no se encuen­tra en con­di­cio­nes para reci­bir nue­vos pacien­tes”. Esto es una prue­ba del aban­dono sani­ta­rio en el que está nues­tro país.

Si bien se tejen todo tipo de pro­nós­ti­cos sobre la evo­lu­ción del coro­na­vi­rus, algu­nos de ellos fran­ca­men­te fan­tás­ti­cos, las pers­pec­ti­vas inme­dia­tas no son hala­güe­ñas. Ange­la Mer­kel, Pri­me­ra Minis­tra de Ale­ma­nia y poco afec­ta a los sen­sa­cio­na­lis­mos, ha dicho ‑ante par­la­men­ta­rios de su país- que “entre el 60 y 70% de los ale­ma­nes se infec­ta­rá con el coro­na­vi­rus”.

No es pro­ba­ble que la enfer­me­dad ten­ga una solu­ción inme­dia­ta pero es posi­ble que, median­te las vacu­nas y los tra­ta­mien­tos anti­vi­ra­les, en algu­nos meses esté con­tro­la­do y que­de ins­ta­la­do en la socie­dad como una espe­cie de gri­pe más. Actual­men­te hay 20 labo­ra­to­rios que tie­nen vacu­nas en desa­rro­llo, en el cur­so de este año se espe­ra que se pue­dan estar apli­can­do a las per­so­nas. En el medio, si no hay duras medi­das esta­ta­les o una fuer­te cola­bo­ra­ción de las per­so­nas, es lógi­co que con­ti­núe el des­plie­gue de esta pan­de­mia. Tenien­do pre­sen­te que este virus tie­ne un desa­rro­llo menor cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra supera los 25°, no es un dato menor la vin­cu­la­ción entre esta enfer­me­dad y la épo­ca del año. Los invier­nos favo­re­cen su difu­sión y los vera­nos lo fre­nan.

Con esta pan­de­mia el fenó­meno de la glo­ba­li­za­ción mos­tró su peor cara y es pre­ma­tu­ro saber sus indu­da­bles efec­tos sobre la cul­tu­ra y la polí­ti­ca de los tiem­pos que vie­nen. Pero no que­dan dudas que ella pue­de con­tri­buir a for­ta­le­cer las ten­den­cias hacia el ais­la­mien­to, indi­vi­dua­lis­mo y las xeno­fo­bias exis­ten­tes.

EL ESTALLIDO ECONÓMICO DEL FATÍDICO LUNES 9
El lunes 9 la eco­no­mía pare­ció enlo­que­cer. Los de arri­ba, los due­ños del mun­do, no ter­mi­na­ban de asi­mi­lar lo que esta­ba pasan­do. En los sec­to­res popu­la­res la pre­gun­ta apun­ta­ba a un temor que es his­tó­ri­co: Cada vez que la eco­no­mía se com­pli­ca, los de aba­jo, los que menos tie­nen, pagan los pla­tos rotos.
Quie­nes ape­la­ban a la his­to­ria habla­ban que los datos eran pare­ci­dos a los de octu­bre de 1929, cuan­do se des­ató la famo­sa cri­sis que fue un quie­bre en la his­to­ria moder­na. Otros, los que tenían su refe­ren­cia en la memo­ria sos­te­nían que esto podía ser peor que la cri­sis del sec­tor finan­cie­ro del 2008. Sea como fue­re, el tema es que el petró­leo caía un 30% sem­bran­do un caos mun­dial; que las Bol­sas de Valo­res per­dían más del 10%; las accio­nes de las gran­des empre­sas se caían al piso y era difí­cil des­ci­frar cómo serían los pró­xi­mos pasos. Al ter­mi­nar la sema­na, los núme­ros –des­pués de una mejo­ra el mar­tes, siguie­ron cayen­do aun­que mejo­ra­ron un poco el viernes‑, están peor que ese lunes. Las accio­nes se han hun­di­do. Varia­das infor­ma­cio­nes hacen saber que Chi­na ha com­pra­do, a pre­cios de rema­te, a mon­to­nes de empre­sas occi­den­ta­les que ope­ran en su terri­to­rio.
El des­ca­la­bro petro­le­ro se pro­du­jo cuan­do los paí­ses petro­le­ros de la OPEP no logra­ron un acuer­do con Rusia para seguir man­te­nien­do topes a la pro­duc­ción, para que el petró­leo no baje. Ante la fal­ta de acuer­do, Ara­bia Sau­di­ta anun­ció que aumen­ta­ría la pro­duc­ción pro­du­cien­do una drás­ti­ca reduc­ción de los pre­cios del cru­do. Entre los efec­tos más impor­tan­tes de la baja del pre­cio está la cri­sis del petró­leo explo­ta­do vía del “frac­king”, por los mayo­res cos­tos que impli­ca ese modo de extrac­ción. Eso per­ju­di­ca a las actua­les expor­ta­cio­nes petro­le­ras de los EEUU y deja con esca­so mar­gen al gobierno argen­tino de sos­te­ner Vaca Muer­ta. Ésa era nues­tra expec­ta­ti­va de “sal­va­ción”. Con estos pre­cios su con­ti­nui­dad depen­de de un nivel de sub­si­dios insos­te­ni­bles para nues­tra eco­no­mía. Las empre­sas piden, al Esta­do, un pre­cio sos­tén de 55 dóla­res el barril que está a 35 dóla­res en el mer­ca­do mun­dial.
De todos modo y por los volu­mi­no­sos intere­ses en jue­go es posi­ble que la actual cri­sis petro­le­ra pue­da encau­zar­se con algu­nas nego­cia­cio­nes entre los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas y eso podría per­mi­tir un nue­vo “orden” en la pro­vi­sión y pre­cios de este vital pro­duc­to.

ALBERTO RODEADO POR ERRORES PROPIOS, HERENCIA Y CRISIS

El Pre­si­den­te Fer­nán­dez tran­si­ta una situa­ción para­do­jal. Está meti­do en una espe­cie de “tor­men­ta per­fec­ta” don­de ¡todo (o casi todo) está mal! Allí están los efec­tos de la terri­ble “heren­cia reci­bi­da” a lo cual hay que sumar algu­nos erro­res pro­pios. Por otro lado está la pan­de­mia y la gigan­tes­ca cri­sis mun­dial que pare­cie­ra venir en ayu­da a un Pre­si­den­te aco­rra­la­do por los pro­ble­mas. La estan­fla­ción sigue gozan­do de bue­na salud. Es cier­to que la infla­ción cedió un poco, la de los ali­men­tos bas­tan­te menos, pero la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca no arran­ca. La idea de tener ende­re­za­do el tema de la deu­da para fines de mar­zo, for­ma par­te del “baúl de los recuer­dos”. El gobierno había adver­ti­do que has­ta el 31 de mar­zo no habría un “plan eco­nó­mi­co”. Los fun­cio­na­rios siem­pre encon­tra­ban una expli­ca­ción al para­te de sus tareas en esa fecha lími­te. Aho­ra la cues­tión ha cam­bia­do. No habrá “arre­glo” para fines de mar­zo y nadie sabe cuán­do eso será posi­ble. Simul­tá­nea­men­te el gobierno tie­ne una jus­ti­fi­ca­ción per­fec­ta: la pan­de­mia y la cri­sis mun­dial. En medio de esta situa­ción a nadie se le ocu­rre posi­ble que los (pre­sun­tos) acree­do­res pue­dan acor­dar algún tipo de arre­glo. Que el gobierno ten­ga una expli­ca­ción creí­ble no cam­bia, ni mejo­ra, la situa­ción.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *