Argen­ti­na. 24 de Mar­zo: «No hay mar­cha, pero hay memo­ria»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 15 mar­zo 2020.-

Las acti­vi­da­des alter­na­ti­vas que pre­pa­ran los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos.

En diá­lo­go con PáginaI12, Gise­lle Tep­per, de Hijos Capi­tal, expli­ca cómo se deci­dió sus­pen­der la tra­di­cio­nal movi­li­za­ción y cuen­ta que, en su lugar, la agru­pa­ción pro­po­ne «un pañue­la­zo barrial, visual, vir­tual en el que el pro­ta­go­nis­ta sea el pañue­lo blan­co como sím­bo­lo: pasa­mos de levan­tar­lo para decir no a los geno­ci­das y al nega­cio­nis­mo en tiem­pos de Macri a poner­lo en alto para demos­trar que no pudie­ron bajar­lo”.

foto: Los mili­tan­tes de Hijos se reu­nie­ron este sába­do para estam­par en pañue­los blan­cos la leyen­da “son 30 mil”. 

Ya está dicho:
el pró­xi­mo 24 de mar­zo la mayo­ría de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos
no se movi­li­za­rán a la Pla­za de Mayo como par­te de las “medi­das
pre­ven­ti­vas que hay que tomar para cui­dar­nos entre todes”, expli­có a
PáginaI12 seña­ló Gise­lle Tep­per, de Hijos Capi­tal
. Sin embar­go, nada
de eso sig­ni­fi­ca que no haya mane­ras de con­me­mo­rar la Memo­ria, la
Ver­dad y la Jus­ti­cia para los 30 mil des­apa­re­ci­dos que dejó la últi­ma
dic­ta­du­ra. “No hay mar­cha, pero hay memo­ria”, ensa­yó Tep­per a modo de
con­sig­na para las acti­vi­da­des que están pen­san­do y que ter­mi­na­rán de
deli­near duran­te los pró­xi­mos días
.

Mien­tras, ella y otres inte­gran­tes de la agru­pa­ción se
reu­nie­ron en la Casa de la Mili­tan­cia-Hijos, que fun­cio­na en lo que fue
la Escue­la de Mecá­ni­ca de la Arma­da, para estam­par en pañue­los blan­cos
la leyen­da “son 30 mil”. “Pro­po­ne­mos un pañue­la­zo barrial, visual, vir­tual en el que el pro­ta­go­nis­ta sea el pañue­lo blan­co como sím­bo­lo:
pasa­mos de levan­tar­lo para decir no a los geno­ci­das y al nega­cio­nis­mo
en tiem­pos de Macri a poner­lo en alto para demos­trar que no pudie­ron
bajar­lo”, resu­mió.

–¿Qué sig­ni­fi­có para los orga­nis­mos deci­dir la sus­pen­sión de la mar­cha del 24?

–Por
supues­to que no lo natu­ra­li­za­mos. Como diji­mos en el comu­ni­ca­do que
emi­ti­mos el vier­nes, tie­ne un impac­to muy fuer­te el no estar en la pla­za
el 24, que es el lugar en el que todes nos encon­tra­mos cada año. Pero
tam­bién enten­di­mos que ésta era una nece­si­dad del pue­blo, de todes. Y
como cada 24 lo cons­trui­mos con el pue­blo, en esto no podía­mos hacer una
excep­ción. Este año el pue­blo está entien­do que hay una emer­gen­cia, que
hay medi­das pre­ven­ti­vas que hay que tomar para cui­dar­nos entre todes.
Es una nece­si­dad del pue­blo cui­dar la salud públi­ca de mane­ra masi­va y
la deci­sión de no estar en la pla­za el 24 tie­ne que ver con eso: con la
soli­da­ri­dad, con com­pren­der que nos cui­da­mos, tam­bién, de esa mane­ra. Y
sobre todo por­que las Madres y las Abue­las son par­te de pobla­ción de
ries­go. Y hay que cui­dar­las a ellas.

–¿De qué se tra­ta el impac­to al que refe­rís?

–Es
que nun­ca nos pasó de tener que sus­pen­der la mar­cha de esta mane­ra. El
ante­ce­den­te que tene­mos es la sus­pen­sión de la Mar­cha de la Resis­ten­cia
por la nube tóxi­ca (en diciem­bre de 2012), pero fue algo que tuvi­mos que
deci­dir en el día. Esto es dife­ren­te. No cayó de gol­pe, sino que a
medi­da que se fue acer­can­do la fecha, más cer­ca­na era la posi­bi­li­dad de
sus­pen­der. Final­men­te, cuan­do exis­tió una medi­da que apun­tó a pro­mo­ver
la con­cien­cia sobre la no con­cen­tra­ción masi­va de per­so­nas, deci­di­mos
sus­pen­der. Enten­di­mos que no se pue­de ir en con­tra de un cui­da­do de la
salud masi­va, aun­que eso no sig­ni­fi­que que no tuvie­ra impac­to. Tie­ne
algo de cho­can­te el no estar en la Pla­za de Mayo un 24. Y enten­de­mos que
para muchas per­so­nas este 24 en par­ti­cu­lar es una espe­cie de vuel­ta a
la Pla­za des­pués de años de nega­cio­nis­mo y de mal­tra­to como pro­di­gó el
macris­mo a todo el arco de dere­chos huma­nos. Pero tam­bién enten­de­mos que
es tan sóli­da la cons­truc­ción de la memo­ria, ver­dad y jus­ti­cia, que se
man­tie­ne a pesar de tomar esta medi­da pre­ven­ti­va.

— Es decir
que no temen que este pri­mer día de no estar sien­te un pre­ce­den­te. ¿No
ven la posi­bi­li­dad de que la Pla­za deje de ser esce­na­rio de la Memo­ria?.

–No.
Ten­ga­mos en cuen­ta que el año que vie­ne, enci­ma, serán los 45 años del
gol­pe de Esta­do. Pero, ade­más, cada 24 nos con­fir­ma que la Pla­za ya es
un pun­to de encuen­tro que exce­de la con­vo­ca­to­ria de los orga­nis­mos. La
gen­te lle­ga y se encuen­tra en la pla­za a dife­ren­tes hora­rios, antes o
des­pués de la lec­tu­ra del docu­men­to. Se sien­te un lugar de memo­ria de
mane­ra espon­tá­nea. Y creo que esto tie­ne que ver con las cosas sobre las
que aún no tene­mos res­pues­ta, como el lugar don­de están los cuer­pos de
los des­apa­re­ci­dos. Estar en la Pla­za cada 24 sig­ni­fi­ca, para muchas
fami­lias, tam­bién estar en un lugar de recuer­do, memo­ria y encuen­tro,
algo que suce­de con diver­sos espa­cios en todo el terri­to­rio. Y que, como
deci­di­mos noso­tros en CABA, tam­bién lo están deci­dien­do a nivel
fede­ral.

–¿Cómo lo toma­ron las Madres y Abue­las, que sue­len par­ti­ci­par con espe­cial ener­gía de cada movi­li­za­ción del 24?

–Bueno,
no son aje­nas a lo que suce­de en rela­ción con el coro­na­vi­rus. Vera
Jarach tran­si­ta una cua­ren­te­na y par­ti­ci­pa de mane­ra remo­ta de las
reunio­nes que man­tu­vi­mos en rela­ción con qué hacer con la mar­cha
(regre­só hace poco de Ita­lia); Taty Almei­da está de via­je en este
momen­to. Están al tan­to y rápi­da­men­te enten­die­ron el pedi­do de
soli­da­ri­dad que emi­tió el Gobierno y que requi­rió el pue­blo. Fue­ron de
las pri­me­ras que asi­mi­la­ron que esto era algo que había que hacer e
hicie­ron hin­ca­pié en que no está­ba­mos deci­dien­do nada, sino res­pon­dien­do
a un reque­ri­mien­to de la socie­dad, que nos pedía que fué­ra­mos
soli­da­rios entre todes.

–Sí. Pen­sa­mos varias y las vamos a ter­mi­nar de lan­zar en la
sema­na. Des­de Hijos Capi­tal pro­pu­si­mos una con­vo­ca­to­ria a poder
visi­bi­li­zar des­de los luga­res en los que poda­mos la par­ti­ci­pa­ción en la
cons­truc­ción de la Memo­ria, la Ver­dad y la Jus­ti­cia con un pañue­lo
blan­co. En el bal­cón, en la ven­ta­na de tu casa, en el bra­zo, en el
cue­llo. La idea es lle­var a cabo el 24 un pañue­la­zo barrial, visual,
vir­tual. La idea es que no hay mar­cha, pero hay memo­ria, que a pesar de
tener que tomar medi­das pre­ven­ti­vas, que en algu­nos casos son de
ais­la­mien­to, siga­mos cons­tru­yen­do colec­ti­va­men­te la fecha de memo­ria y
rei­vin­di­ca­ción. El pro­ta­go­nis­ta es el pañue­lo blan­co como sím­bo­lo:
pasa­mos de levan­tar­lo para decir no a los geno­ci­das y al nega­cio­nis­mo en
tiem­pos de Macri a poner­lo en alto como sím­bo­lo de lucha para demos­trar
que no pudie­ron bajar­lo. Que­re­mos tener el sím­bo­lo de las Madres y las
Abue­las en las calles a pesar de que no haya mar­cha. El dis­cur­so que
todos los años se lee en la Pla­za, en esta oca­sión se lee­rá, pero con
una mecá­ni­ca dis­tin­ta. Se va a gra­bar y se habi­li­ta­rá lue­go esa
gra­ba­ción para quien quie­ra repro­du­cir­lo. Lo que se iba a decir en la
Pla­za, se va a decir igual. Se están alte­ran­do situa­cio­nes de nues­tra
vida coti­dia­na, pero de todos modos hay mane­ras de comu­ni­car lo que los
orga­nis­mos que­re­mos decir el 24. La pala­bra de ellos va a estar. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *