Las lec­cio­nes que nos deja Boli­via

Pablo Ste­fa­no­ni /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​15 de mar­zo de 2020

La caí­da del gobierno del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) abrió nume­ro­sos deba­tes en las izquier­das y, al mis­mo tiem­po, per­mi­te refle­xio­nar sobre las vías del cam­bio social, la cues­tión de la demo­cra­cia y, no menos impor­tan­te, cómo evi­tar bac­klash reac­cio­na­rios.

Las lecciones que nos deja Bolivia

La renun­cia y sali­da al exi­lio de Evo Mora­les, en noviem­bre pasa­do, no solo aca­bó de mane­ra repen­ti­na con el lla­ma­do «pro­ce­so de cam­bio» ini­cia­do en 2005 sobre la este­la del ciclo de movi­li­za­cio­nes abier­to en 2000 y que tuvo su momen­to de mayor inten­si­dad en la «gue­rra del gas» de 2003. Sig­ni­fi­có tam­bién la caí­da de uno de los gobier­nos del «giro a la izquier­da» que atra­jo más sim­pa­tías a esca­la glo­bal. De ahí que, des­de enton­ces, las dis­cu­sio­nes sobre lo que real­men­te pasó en Boli­via sigan atra­ve­san­do a la izquier­da inter­na­cio­nal. Una par­te sos­tie­ne la tesis del gol­pe como varia­ble expli­ca­ti­va «total» y otra, mino­ri­ta­ria pero con figu­ras rele­van­tes, que no hubo gol­pe sino que Evo Mora­les habría caí­do por su pro­pio peso.

El pro­ble­ma de estas visio­nes es que invi­si­bi­li­zan una serie de cues­tio­nes rele­van­tes y des­pre­cian una socio­lo­gía polí­ti­ca de la cri­sis boli­via­na: ni la tesis del gol­pe de Esta­do tout court ni la del no gol­pe son capa­ces de dar cuen­ta de la deri­va reac­cio­na­ria con­cre­ta en la que ingre­só Boli­via, que com­bi­na un pro­ce­so de dere­chi­za­ción des­de arri­ba y, tam­bién, des­de aba­jo, es decir, des­de la pro­pia socie­dad civil. Tam­po­co infor­ma sobre la for­ma en que se movie­ron los acto­res de ambos blo­ques en esas jor­na­das y des­pués. Ni sobre la com­ple­ja secuen­cia de acon­te­ci­mien­tos.

Hay dos cues­tio­nes que deben enfren­tar­se para hacer cual­quier «ana­to­mía del derro­ca­mien­to» del gobierno del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), sin dejar de lado los «ins­tan­tes hui­di­zos» que en con­tex­tos de cri­sis defi­nen el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos.

La pri­me­ra es que las orga­ni­za­cio­nes socia­les, pese a las pro­me­sas de sus diri­gen­tes en reunio­nes con Evo Mora­les, no salie­ron de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a defen­der al «gobierno de los movi­mien­tos socia­les» en los momen­tos deci­si­vos. La segun­da: que los mili­ta­res juga­ron sus car­tas «en últi­ma ins­tan­cia», es decir des­pués de que el gobierno fue­ra supe­ra­do por la reac­ción en las calles, lo que inclu­yó un amo­ti­na­mien­to poli­cial en coor­di­na­ción con los sec­to­res más dere­chis­tas de la opo­si­ción, espe­cial­men­te con el pre­si­den­te del Comi­té Cívi­co de San­ta Cruz, Luis Fer­nan­do Cama­cho, y una radi­ca­li­za­ción de las movi­li­za­cio­nes. Es esto últi­mo lo que habría hecho fra­ca­sar las nego­cia­cio­nes que, según refe­ren­tes del MAS, habían avan­za­do con Car­los Mesa en favor de una sali­da que incluía la renun­cia de Evo Mora­les y la asun­ción de la pre­si­den­ta del Sena­do, Adria­na Sal­va­tie­rra, en una espe­cie de gobierno tran­si­to­rio de con­sen­so para lla­mar a nue­vas elec­cio­nes.

Todo esto no anu­la la tesis del gol­pe. En efec­to, que los mili­ta­res «sugie­ran» la renun­cia del pre­si­den­te y le colo­quen la ban­da pre­si­den­cial a su suce­so­ra se pare­ce bas­tan­te a un gol­pe. Al igual que la evi­den­cia de que los man­dos, espe­cial­men­te la fuer­za aérea, habrían comen­za­do a actuar por su cuen­ta antes de la renun­cia de Evo Mora­les, es decir cuan­do aún era Coman­dan­te en Jefe. (Hay que decir, tam­bién, que los mili­ta­res fue­ron «poli­ti­za­dos» en estos 14 años, inclu­yen­do cur­sos en la Escue­la Anti­im­pe­ria­lis­ta, etc., legi­ti­man­do cier­ta inje­ren­cia polí­ti­ca, aun­que en el caso de Boli­via nun­ca fue­ron par­te orgá­ni­ca del poder como en Vene­zue­la). No obs­tan­te, es nece­sa­rio colo­car la cues­tión del gol­pe en un mar­co más amplio: la cri­sis de una for­ma de ejer­cer el poder cuyo ori­gen hay que bus­car­lo en el refe­rén­dum del 21 de febre­ro de 2016, cuan­do el gobierno con­sul­tó a la pobla­ción sobre un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal y el «No» a la reelec­ción inde­fi­ni­da se impu­so por 51,3% a 48,7% y, más amplia­men­te, en la impo­si­bi­li­dad de pen­sar la posi­bi­li­dad de una derro­ta elec­to­ral.

El MAS –al igual que par­te de la izquier­da glo­bal– sub­es­ti­mó enton­ces lo que sig­ni­fi­ca pasar por enci­ma del resul­ta­do de una con­sul­ta al pue­blo y se ape­ló a una miría­da de argu­men­tos para rela­ti­vi­zar los resul­ta­dos. A par­tir de ese momen­to, y por pri­me­ra vez des­de 2006, la ban­de­ra demo­crá­ti­ca que­dó en manos de la opo­si­ción, con impor­tan­tes con­se­cuen­cias hacia el futu­ro.

Tras el 21‑F, el gobierno dedi­có todas sus ener­gías a per­ge­ñar vías para la reelec­ción. Casi no hubo otro tema en la agen­da. En ese mar­co es que, a fina­les de 2017, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal habi­li­tó a Evo Mora­les. Eso fue lo que ter­mi­nó de crear el cal­do de cul­ti­vo para la (re)emergencia y legi­ti­ma­ción de figu­ras radi­ca­les, como el pro­pio Cama­cho, quien lle­gó a la cabe­za Comi­té Cívi­co con la ban­de­ra del 21‑F y denun­cian­do un «pac­to» de las eli­tes cru­ce­ñas con el gobierno del MAS.

La cam­pa­ña elec­to­ral, como refle­ja el docu­men­tal de Die­go Gon­zá­lez, «Antes del gol­pe», care­ció de épi­ca, se basó en la movi­li­za­ción de recur­sos esta­ta­les más que en la movi­li­za­ción social y ten­sio­nó enor­me­men­te el cli­ma polí­ti­co. Sobre esa ten­sión es que se mon­ta­ron las denun­cias de «frau­de» el 20 de octu­bre, que tuvie­ron res­pues­tas des­coor­di­na­das, y por momen­tos poco creí­bles, de par­te del gobierno, lo que que ter­mi­nó de minar la legi­ti­mi­dad pre­si­den­cial. Todo ello ayu­da­do por el timing pre­ci­so de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) para ade­lan­tar su infor­me. Con la para­do­ja de que, en el ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral, Luis Alma­gro había sido denun­cia­do de secuaz de Evo por la opo­si­ción y el ex pre­si­den­te Jor­ge Tuto Qui­to­ga lo acu­só inclu­so de «ven­der su alma» al gobierno del MAS.

Es cla­ro que Evo Mora­les no cayó por su pro­pio peso como sos­tu­vo Rita Sega­to. El MAS cayó por la movi­li­za­ción se sec­to­res urba­nos, ayu­da­dos por un motín poli­cial en los 9 depar­ta­men­tos del país y, final­men­te, por las FFAA, en un con­tex­to de extre­ma­da vio­len­cia con­tra cual­quier per­so­na iden­ti­fi­ca­da con el ofi­cia­lis­mo que raya­ba con un cli­ma de fas­cis­ti­za­ción social. Esas movi­li­za­cio­nes denun­cia­ron sobre défi­cits demo­crá­ti­cos reales, pero como ya ocu­rrie­ra con otros levan­ta­mien­tos «anti­po­pu­lis­tas», como el de 1946 que ter­mi­nó con el bru­tal ase­si­na­to y col­ga­mien­to del pre­si­den­te Gual­ber­to Villa­rroel, el resul­ta­do no fue más demo­cra­cia sino a un tipo de revan­chis­mo reac­cio­na­rio y anti­po­pu­lar.

Esa dimen­sión fue un pun­to cie­go para la izquier­da crí­ti­ca, que, pese a las tem­pra­nas evi­den­cias, dilu­yó la face­ta res­tau­ra­do­ra del nue­vo blo­que de poder y solo se enfo­có en la «diso­lu­ción de la domi­na­ción masis­ta». Pese a que las movi­li­za­cio­nes inclu­ye­ron a diver­sos acto­res y sen­si­bi­li­da­des ideo­ló­gi­cas (eco­lo­gis­tas, pro­gre­sis­tas, femi­nis­tas, etc.), la dere­cha con­ser­va­do­ra se impu­so sin difi­cul­ta­des. Un caso excep­cio­nal es el de la femi­nis­ta liber­ta­ria María Galin­do, quien, pese a sus fuer­tes crí­ti­cas al MAS, se posi­cio­nó enér­gi­ca­men­te con­tra el giro con­ser­va­dor y reac­cio­na­rio. Un giro, hay que decir­lo, que inclu­yó diver­sos tipos de gru­pos civi­les que aco­sa­ron emba­ja­das, sobre todo la mexi­ca­na don­de hay asi­la­dos, y vivien­das par­ti­cu­la­res, y adop­ta­ron esté­ti­cas y for­mas de movi­li­za­ción de extre­ma dere­cha.

En el caso del exte­rior, una gran par­te de las izquier­das, sobre todo las nacio­nal-popu­la­res, asu­mie­ron un tipo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que tuvo esca­sos efec­tos en Boli­via, don­de no exis­tió una resis­ten­cia anti­gol­pis­ta en sen­ti­do estric­to. Mien­tras que el núcleo en el exi­lio denun­cia­ba el gol­pe des­de Bue­nos Aires con una radi­ca­li­dad que no daba cuen­ta de las posi­bi­li­da­des de acción en la coyun­tu­ra boli­via­na, el pro­pio blo­que par­la­men­ta­rio del MAS, que con­tro­la dos ter­cios del Con­gre­so, entró en una diná­mi­ca de «paci­fi­ca­ción» y nego­cia­ción con la pre­si­den­ta inte­ri­na Jea­ni­ne Áñez y se ale­jó de las ins­truc­cio­nes del ex pre­si­den­te. Hay varios ele­men­tos para expli­car esta situa­ción. Uno es la fal­ta de orga­ni­ci­dad del MAS y el deci­sio­nis­mo pre­si­den­cial: tras la renun­cia de Evo Mora­les y la sali­da del poder de otras figu­ras «fuer­tes» del ante­rior gobierno, par­la­men­ta­rios que con­si­de­ra­ban que no habían teni­do el lugar que mere­cían se vie­ron en una iné­di­ta situa­ción de poder (como la alte­ña Eva Copa) y comen­za­ron a jugar en la nue­va can­cha con la legi­ti­mi­dad de «haber pues­to el cuer­po». Por otro lado, al per­ma­ne­cer en Boli­via, estos par­la­men­ta­rios tenían una mayor con­cien­cia de las nue­vas rela­cio­nes de fuer­za y de la ampli­tud del recha­zo al MAS, sobre todo en los días pos­te­rio­res a la sali­da del país de Mora­les. (Y posi­ble­men­te, tam­bién, algu­nos solo cui­da­ran sus sala­rios y sus car­gos).

A su turno, las orga­ni­za­cio­nes socia­les com­ba­tie­ron por algu­nas cues­tio­nes sen­si­bles, como la defen­sa de la Wipha­la, pero no pidie­ron el retorno de Evo Mora­les al poder. Esto mos­tró la dis­tan­cia entre el exi­lio y Boli­via, pero tam­bién refle­ja la situa­ción de unos movi­mien­tos socia­les debi­li­ta­dos ¿para­dó­ji­ca­men­te? por años de «gobierno de los movi­mien­tos socia­les»: fal­ta de plu­ra­lis­mo e impo­si­ción de las deci­sio­nes guber­na­men­ta­les, pér­di­da de inten­si­dad de la vida inter­na, capas diri­gen­cia­les dema­sia­do intere­sa­das en ocu­par car­gos en el Esta­do, etc. En muchos sen­ti­dos, y con el alto prag­ma­tis­mo que sue­le carac­te­ri­zar­las, las orga­ni­za­cio­nes se pre­pa­ra­ron para el esce­na­rio post-Evo (lo que no sig­ni­fi­ca que el ex-pre­si­den­te no siga sien­do una figu­ra popu­lar ni que su carre­ra polí­ti­ca haya con­clui­do). Una mues­tra de ello fue el apo­yo a David Cho­quehuan­ca como can­di­da­to pre­si­den­cial –una figu­ra hoy resis­ti­da por Mora­les que final­men­te que­dó como com­pa­ñe­ro de bino­mio del ex minis­tro de Eco­no­mía Luis Arce Cata­co­ra, apo­ya­do des­de Bue­nos Aires– y el entu­sias­mo que gene­ra el joven coca­le­ro Andró­ni­co Rodrí­guez hoy a la cabe­za de hecho de las Seis Fede­ra­cio­nes del Tró­pi­co de Cocha­bam­ba, que siguen sien­do pre­si­di­das por Mora­les.

En efec­to, el núcleo en Bue­nos Aires, la ban­ca­da par­la­men­ta­ria y las orga­ni­za­cio­nes socia­les (espe­cial­men­te las de matriz cam­pe­si­na) son las tres gala­xias que hoy dan cuen­ta de lo que es el MAS, una orga­ni­za­ción que siem­pre care­ció de una ver­da­de­ra orga­ni­ci­dad y cuyo «pega­men­to» fue la expec­ta­ti­va de acce­so al Esta­do para sec­to­res popu­la­res lar­ga­men­te exclui­dos del poder. Si bien Evo Mora­les fue cen­tral para man­te­ner uni­do al MAS, nun­ca fue estric­ta­men­te un líder caris­má­ti­co. De mane­ra pro­gre­si­va, debi­do a las nece­si­da­des reelec­cio­nis­tas, fue asu­mien­do el papel de un «líder irreem­pla­za­ble», pero su legi­ti­mi­dad siem­pre se basó en la idea de auto­rre­pre­sen­ta­ción cam­pe­si­na que es un mito de ori­gen del MAS y en la ima­gen de que «Evo es uno de noso­tros».

Las vías segui­das por el pro­ce­so de cam­bio boli­viano pone sobre la mesa varias cues­tio­nes. Una de ellas es la posi­bi­li­dad de pen­sar de mane­ra no catas­tró­fi­ca la sali­da del poder y las con­se­cuen­cias de for­zar una y otra vez, con­tra vien­to y marea, la reelec­ción pre­si­den­cial; y jun­to con esto visio­nes exce­si­va­men­te ins­tru­men­ta­les de la demo­cra­cia. La otra es cómo com­bi­nar el impul­so hacia cam­bios pro­fun­dos con un ejer­ci­cio plu­ra­lis­ta del gobierno y una mejo­ra de la vida cívi­ca. (Sal­vo que se pien­se, como en efec­to lo hacen algu­nos «boli­va­ria­nos», que la caí­da del MAS fue por­que el gobierno no habría apre­ta­do sufi­cien­te­men­te las tuer­cas –como sí lo hacen Nico­lás Madu­ro y los mili­ta­res vene­zo­la­nos– y que el pro­ble­ma habría sido, enton­ces, el «exce­so de demo­cra­cia»). Y, jun­to con ello, un aspec­to cla­ve es cómo evi­tar que se legi­ti­men los bac­klash reac­cio­na­rios.

Como se pue­de ver revi­san­do la his­to­ria recien­te, Evo Mora­les ganó en 2014 con más del 60% de los votos, y en esa oca­sión triun­fó inclu­so en la reti­cen­te San­ta Cruz gra­cias a la bue­na situa­ción eco­nó­mi­ca. El perio­dis­ta Fer­nan­do Moli­na habló inclu­so, con evi­den­cias, del «fin de la pola­ri­za­ción». Por enton­ces, nadie habla­ba de «tira­nía», como aho­ra lo hacen a dia­rio los colum­nis­tas de cla­se media en unos medios que no cejan en su empe­ño de inyec­tar mís­ti­ca a la «revo­lu­ción de las piti­tas» (por los cor­de­les usa­dos en los blo­queos de calles), leí­da como una «revo­lu­ción liber­ta­do­ra». Has­ta se habló de «14 años de penum­bra»: el sol pare­ce que no salía bajo el evis­mo. Pero, con­tra la creen­cia de algu­nos sec­to­res nacio­nal-popu­la­res, lo que repo­la­ri­zó a Boli­via no fue­ron medi­das radi­ca­les del gobierno (no hubo nin­gu­na des­de 2014) sino la insis­ten­cia en la reelec­ción inde­fi­ni­da, en un país que a lo lar­go de su his­to­ria fue anti-reelec­cio­nis­ta y estu­vo pla­ga­do de amo­ti­na­mien­tos con­tra quie­nes inten­ta­ron seguir en el poder. En este caso, sobre ese movi­mien­to se aupó una reac­ción más amplia con­tra la emer­gen­cia ple­be­ya que en estos años ero­sio­nó como nun­ca antes el poder «seño­rial» en al país.

En este con­tex­to, el MAS entra en una nue­va eta­pa de recom­po­si­ción, tras el gol­pe que sig­ni­fi­có la sali­da del poder, y qui­zás de auto­crí­ti­ca. En cual­quier esce­na­rio, el MAS será cla­ve en la futu­ra gober­na­bi­li­dad. Inclu­so si pier­de la pre­si­den­cia podría tener la mayo­ría par­la­men­ta­ria. Las encues­tas mues­tran que man­tie­ne una base dura de apo­yo popu­lar que ron­da el 30% y hoy es la úni­ca fuer­za de izquier­da con pro­yec­ción polí­ti­ca en el país, y la más impor­tan­te en el mun­do rural boli­viano.

Nue­va Socie­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *