Hon­du­ras. El mie­do como arma polí­ti­ca

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​14 de mar­zo de 2020

Es un hecho que el poder mani­pu­la y mien­te a la pobla­ción. Mani­pu­la por sí mis­mo y a tra­vés de los medios de infor­ma­ción a sus órde­nes don­de deja for­tu­nas en pro­pa­gan­da, ¿ha vis­to en estos días cada cuán­tos segun­dos hay noti­cias del coro­na­vi­rus en la pren­sa tra­di­cio­nal?

Detrás de los escán­da­los que levan­ta la pren­sa tra­di­cio­nal se escon­den las ver­da­de­ras noti­cias, ¿no se ha pre­gun­ta­do por qué de repen­te el coro­na­vi­rus se nos pre­sen­ta día y noche como el final del mun­do –que exis­te y daña, es ver­da­de­ro— pero no con la exa­ge­ra­ción que se bom­bar­dea el cere­bro de los hon­du­re­ños, has­ta el páni­co?

¿Sabe qué nego­ció el gobierno en estos días de his­te­ria colec­ti­va? ¿Miró cómo JOH logró que ora­ran por él y su régi­men? ¿Supo que se apro­ba­ron 12,500 millo­nes de lem­pi­ras para tra­tar el virus y esos fon­dos son de las pen­sio­nes del IHSS?, ¿Se ente­ró de la pri­va­ti­za­ción de la Por­tua­ria? ¿Sabe qué ven­drá para la edu­ca­ción y salud públi­ca lue­go que se apro­bó la ley del sec­tor social?

Si lo que qui­ta el sue­ño al gobierno es evi­tar la muer­te de los hon­du­re­ños por el coro­na­vi­rus, que aun invo­cán­do­lo como ritual maca­bro sólo hay supues­tos casos de los que se sabe poco o nada y, ¿por qué no se levan­ta la mis­ma alar­ma por el den­gue que ya mató diez per­so­nas en 2020 y hay más de 9,500 casos con­fir­ma­dos, y ese mis­mo zan­cu­do mató más de 200 hon­du­re­ños en 2019? ¿Por qué creen que no impor­ta?

Para que nadie jue­gue con su volun­tad y se for­me su pro­pia opi­nión acer­ca de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca que en estos días arre­cia en Hon­du­ras, en este artícu­lo inclui­mos un cua­dro ofi­cial de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), actua­li­za­do hace menos de una sema­na sobre las muer­tes dia­rias que pro­vo­can en todo el pla­ne­ta 25 enfer­me­da­des, don­de el Coro­na­vi­rus ocu­pa el lugar 17 con 56 dece­sos, lo supera por mucho la gri­pe con más de mil muer­tes cada día y en pri­mer lugar está la tubercu­losis con más de 3,000 falle­ci­mien­tos todos los días. Por supues­to que las enfer­me­da­des exis­ten, y los huma­nos somos ata­ca­dos por virus y bac­te­rias des­de que nace­mos, ahí nos sal­va el pri­mer súper antí­do­to bio­ló­gi­co que pro­du­ce el cuer­po de la madre y nos lo trans­mi­te a tra­vés de la leche mater­na.

Por eso este aná­li­sis, EL LIBERTADOR se pro­po­ne expli­car­le cómo fun­cio­nan las gue­rras de cuar­ta gene­ra­ción, cómo a tra­vés de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, el poder impo­ne su volun­tad sobre la pobla­ción, la mani­pu­la y la vapu­lea como tra­po al vien­to. Siem­pre ha pasa­do así y siem­pre las ver­da­de­ras noti­cias que dañan a la gen­te están detrás del escán­da­lo que levan­ta la pren­sa tra­di­cio­nal. Esta inven­ción se ha ido per­fec­cio­nan­do por siglos.

Se tra­ta de Psi­co­lo­gía y Socio­lo­gía de la comu­ni­ca­ción, de con­trol de masas y el empleo de téc­ni­cas para domi­nar el sub­cons­cien­te humano para que le sea impo­si­ble adver­tir lo que en ver­dad suce­de en la esfe­ra del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co cuan­do median­te el gobierno esta­fa, enga­ña y asal­ta al angus­tia­do e inge­nuo pue­blo. La mala y baja edu­ca­ción, la des­or­ga­ni­za­ción y la poca capa­ci­dad de razo­na­mien­to de los indi­vi­duos, es el terreno ideal para que las socie­da­des cai­gan como mos­cas en las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas del poder. 

Es un hecho que el poder mani­pu­la y mien­te a la pobla­ción. Mani­pu­la por sí mis­mo y a tra­vés de los cana­les de infor­ma­ción a su dis­po­si­ción. El obje­ti­vo es desa­rro­llar su polí­ti­ca con el menor cos­to posi­ble; con­se­guir mayor con­trol social, des­vian­do la aten­ción públi­ca de los pro­ble­mas impor­tan­tes y evi­tar las pro­tes­tas o crear terror para des­viar la aten­ción públi­ca, por ejem­plo. Pero no es sólo el Gobierno, lo hace todo el sis­te­ma inte­gra­do por los gru­pos de poder a tra­vés del apa­ra­to ideo­ló­gi­co: igle­sias, polí­ti­cos, edu­ca­ción, medios de comu­ni­ca­ción, par­ti­dos, etc.

Todo esto ni es nue­vo ni va a dejar de ocu­rrir. Todo está estu­dia­do y prac­ti­ca­do. Se atri­bu­ye a Noam Chomsky, el libro «Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las». Otras fuen­tes afir­man que es un docu­men­to, fecha­do en mayo de 1979, y que pro­vie­ne, sin citar autor y por segu­ri­dad, supues­ta­men­te del Gru­po Bil­der­gerg. Le pre­sen­ta­mos las «10 Estra­te­gias de Mani­pu­la­ción», usted haga la rela­ción y, en la prác­ti­ca, ubí­que­las en Hon­du­ras.

1.- Estra­te­gia de dis­trac­ción, para man­te­ner a la gen­te igno­ran­te. Con el fin de evi­tar que la ciu­da­da­nía pien­se y se orga­ni­ce, se lan­za una llu­via sos­te­ni­da de infor­ma­ción poco impor­tan­te; dis­tra­yen­do la aten­ción lejos de los pro­ble­mas reales. Mien­tras nos enzar­za­mos en vacías gue­rras de opi­nión sobre dere­chos de gru­pos vul­ne­ra­bles como LGTBI, de muje­res o auto­no­mías de pue­blos, enfer­me­da­des, sexo (mire con sen­ti­do crí­ti­co los foros y la pro­gra­ma­ción de la tele­vi­sión hon­du­re­ña), y así per­de­mos de vis­ta la corrup­ción públi­ca, pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios socia­les, inse­gu­ri­dad social, cri­mi­na­li­dad en el gobierno, recor­tes de pre­su­pues­tos o pési­mos sis­te­mas en sani­dad, edu­ca­ción y pen­sio­nes.

2.- Estra­te­gia de pro­vo­ca­ción, para ofre­cer solu­cio­nes a pro­ble­mas crea­dos. Se crea un pro­ble­ma o situa­ción deter­mi­na­da, para pro­vo­car la reac­ción social, a fin de que se exi­jan medi­das, para apli­car a con­ti­nua­ción, pre­ci­sa­men­te las que el poder tenía pre­vis­to poner en mar­cha. Se pro­vo­can actos vio­len­tos en una mani­fes­ta­ción, y a con­ti­nua­ción la poli­cía actúa con­tun­den­te­men­te. Ade­más, si la opi­nión públi­ca pide más medi­das de segu­ri­dad, el gobierno limi­ta dere­chos y liber­ta­des públi­cas. La cri­sis eco­nó­mi­ca que pade­ce­mos es otro ejem­plo. El gobierno hon­du­re­ño siem­pre ha pre­sen­ta­do medi­das como un mal nece­sa­rio, y orques­ta­do por los medios infor­ma­ti­vos afi­nes, apro­ve­cha la situa­ción para des­man­te­lar el Esta­do social (don­de exis­tió, cla­ro).

3.- Estra­te­gia de eje­cu­ción gra­dual, para evi­tar el con­flic­to social inme­dia­to. Para lle­var a cabo una medi­da, que en prin­ci­pio podría resul­tar inacep­ta­ble social­men­te, bas­ta con apli­car­la de for­ma gra­dual, a cuen­ta­go­tas en el tiem­po; crean­do el ambien­te pro­pi­cio para que lo inacep­ta­ble se con­vier­ta en nece­sa­rio. Hace trein­ta años a los hon­du­re­ños se nos repi­te y expli­ca con­cep­tos y fór­mu­las que las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas son inefi­cien­tes ¿o son los fun­cio­na­rios? Todo para pri­va­ti­zar y redu­cir la orga­ni­za­ción del Esta­do (menos gas­tos socia­les y menos ser­vi­cios públi­cos). Hoy se ven sus fru­tos enve­ne­na­dos. Han ido adop­tan­do medi­das cada vez más res­tric­ti­vas y, sin ape­nas dar­nos cuen­ta, han con­se­gui­do sus obje­ti­vos.

4.- Estra­te­gia de dife­rir resul­ta­dos, supo­nien­do que es más fácil acep­tar un sacri­fi­cio en el futu­ro, que una tor­tu­ra en el pre­sen­te. Es una estra­te­gia que, ade­más de mani­pu­lar intere­ses, pro­mue­ve la inso­li­da­ri­dad gene­ra­cio­nal, la acep­ta­ción sin pro­tes­ta del cre­ci­mien­to de la deu­da exter­na en Hon­du­ras es buen ejem­plo, igual­men­te pasa en dis­tin­tas áreas de la eco­no­mía y la polí­ti­ca, quie­nes acep­ta­ron y aplau­die­ron el gol­pe de Esta­do en 2009, pasa­ron la fac­tu­ra de un gobierno y de un país des­tar­ta­la­do en 2020 a los que hace diez años eran niños. Muchos hon­du­re­ños se ale­gra­ron con el gol­pe por igno­ran­cia, y muchos piden pri­va­ti­zar la edu­ca­ción y la salud. 

5.- Estra­te­gia de minus­va­lo­ra­ción para enga­ñar­nos como a niños. Diri­gién­do­se a la gen­te como si fue­ran niños, inex­per­tos, o fal­tos de enten­di­mien­to, enga­ñan. Cuan­to más se quie­re enga­ñar, más se uti­li­za el tono infan­til. Cuan­to más infan­til sea el tra­to, más pro­ba­bi­li­dad de que la reac­ción carez­ca de sen­ti­do crí­ti­co. Repa­se­mos los pro­gra­mas de la tele­vi­sión, mues­tran bana­li­da­des o hechos mar­gi­na­les de la reali­dad; reco­mien­dan rezar como solu­ción a la cri­sis eco­nó­mi­ca o inep­ti­tud del gobierno o para que haya empleo y todo mejo­re ¿Cuán­tas veces al día dirán los hon­du­re­ños “gra­cias a Dios” o “es la volun­tad de Dios”?; o rela­cio­nan el dere­cho a la pro­tes­ta con el van­da­lis­mo y la liber­tad de expre­sión con el cri­men. Toda una ofen­sa a la inte­li­gen­cia.

6.- Estra­te­gia de la emo­ción, para evi­tar la refle­xión crí­ti­ca. Hacer uso de aspec­tos emo­cio­na­les, es una téc­ni­ca clá­si­ca, para evi­tar el aná­li­sis racio­nal y el sen­ti­do crí­ti­co. Con esta fór­mu­la, se acce­de al incons­cien­te para implan­tar ideas, deseos, mie­dos y temo­res o para indu­cir com­por­ta­mien­tos. Cuan­do un fun­cio­na­rio dice: «el Gobierno tie­ne la obli­ga­ción de gober­nar y si lo hace mal no pue­de renun­ciar», «haré lo que ten­ga que hacer», cues­te lo que cues­te, pues. El gobierno acu­de a lo emo­cio­nal, en lugar de expli­car las razo­nes de la cri­sis y admi­tir las con­se­cuen­cias de la des­truc­ción del Esta­do de Leyes

7.- Estra­te­gia de la igno­ran­cia, para evi­tar el con­trol demo­crá­ti­co. Pre­sen­tan­do los temas como algo com­pli­ca­do y com­ple­jo, lejos del enten­di­mien­to de la pobla­ción, y se deja la ges­tión públi­ca en manos de los téc­ni­cos y exper­tos. Se dise­ña un sis­te­ma edu­ca­ti­vo de cali­dad para la cla­se pudien­te y la edu­ca­ción medio­cre para los lucha­do­res y empo­bre­ci­dos, de esa mane­ra se man­tie­ne la des­igual­dad, el pobre ter­mi­na odian­do las empre­sas y se con­sue­la con ser tra­ba­ja­dor de otros toda la vida, aun­que pase frus­tra­do por la exis­ten­cia ruti­na­ria y fal­ta de nue­vos hori­zon­tes a tra­vés de un empren­di­mien­to per­so­nal.

8.- Estra­te­gia de la medio­cri­dad, para enal­te­cer lo vul­gar. Esti­mu­lan­do la creen­cia de que lo moderno es ser vul­gar, lo incul­to cobra pro­ta­go­nis­mo y el «a pun­ta de ver­ga de Toño» adquie­re seña de iden­ti­dad. Esto se obser­va, cuan­do los medios infor­ma­ti­vos, al ser­vi­cio del poder, car­gan con­tra los valo­res de la socie­dad pro­gre­sis­ta y avan­za­da, o con­tra el sis­te­ma públi­co edu­ca­ti­vo, acu­sán­do­le de impul­sor de valo­res ale­ja­dos de la tra­di­ción, sin pre­sen­tar una alter­na­ti­va de cali­dad a la socie­dad actual. La tele­vi­sión nacio­nal pasa lle­na de gen­te incul­ta y vul­gar, des­ta­can en los foros por las estu­pi­de­ces que hablan todas las maña­nas.

9.- Estra­te­gia de la cul­pa, para que el indi­vi­duo se auto­in­cul­pe de su pro­pia des­gra­cia. El men­sa­je es incul­car la auto­cul­pa­bi­li­dad, ya sea por la insu­fi­cien­te inte­li­gen­cia, por la esca­sa capa­ci­dad, o por los limi­ta­dos esfuer­zos. Así, en lugar de rebe­lar­se con­tra el sis­te­ma eco­nó­mi­co, el indi­vi­duo, cul­pán­do­se, se auto­ex­clu­ye de la solu­ción, y la acción que­da inhi­bi­da; y ya se sabe que sin acción, no hay revo­lu­ción. Se acu­sa a los tra­ba­ja­do­res de que no tra­ba­jan lo sufi­cien­te, a los pro­fe­so­res que son unos vagos, a los enfer­mos que acu­den dema­sia­do a los ser­vi­cios de salud, a las fami­lias que se han endeu­da­do por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des que son cul­pa­bles de las deu­das y de su pre­ca­rie­dad finan­cie­ra.

10.- Estra­te­gia de la sobre­pro­tec­ción, para mos­trar quién es el que cui­da y pro­te­ge. Con los avan­ces de la cien­cia y la «bre­cha» infor­ma­ti­va el «Sis­te­ma» adquie­re un cono­ci­mien­to avan­za­do del ser humano, tan­to físi­ca como psi­co­ló­gi­ca. La cues­tión es cono­cer mejor al indi­vi­duo, que lo que él mis­mo se cono­ce. “Noso­tros sabe­mos lo que Hon­du­ras nece­si­ta”, se escu­cha decir des­de las tri­bu­nas públi­cas aun cuan­do el Esta­do colap­só. “Danos tu voto”, que sabre­mos sacar­te de la pobre­za, y una vez en el car­go se vuel­ven dic­ta­do­res, se creen due­ños de la rique­za, se olvi­dan de los elec­to­res, gobier­nan para el capi­tal y se some­ten a Esta­dos Uni­dos. Y siguen repi­tien­do, noso­tros que tene­mos una visión glo­bal de la reali­dad, pro­po­ne­mos lo mejor. Tú no actúes, noso­tros gober­na­re­mos por vos. Que­da­te tran­qui­lo.

Así está el ambien­te en tie­rra catra­cha, sin embar­go, fren­te a la mani­pu­la­ción y el enga­ño, la razón, la con­cien­cia y la con­vic­ción, para actuar con la mayor con­tun­den­cia con­tra el Poder que mani­pu­la. No olvi­de, de usted depen­de que esto no con­ti­núe en Hon­du­ras.

El Liber­ta­dor*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *