Esta­do espa­ñol /​Eus­kal Herria y Coro­na­vi­rus: Tra­ba­ja­do­ras de hogar y cui­da­dos: pre­gun­tas y res­pues­tas

Isa­bel Otxoa /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​14 de mar­zo de 2020

El 50% de quie­nes tra­ba­jan en régi­men externo y el 98% de las inter­nas se dedi­can al cui­da­do de per­so­nas mayo­res en situa­ción de depen­den­cia. Es un tra­ba­jo que deman­da una gran cer­ca­nía físi­ca con la per­so­na aten­di­da. Levan­tar­las, ayu­dar­las a cami­nar, a lavar­se, a comer… Otras tra­ba­ja­do­ras cui­dan cria­tu­ras que, al pare­cer, aun­que nor­mal­men­te son asin­to­má­ti­cas, pro­pa­gan el virus.

A día 14 de mar­zo, las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas y las espa­ño­las no han rea­li­za­do un solo movi­mien­to para diri­gir­se direc­ta­men­te a las tra­ba­ja­do­ras de hogar y cui­da­dos, indi­cán­do­les cómo les afec­tan con­cre­ta­men­te las medi­das que se están implan­tan­do para fre­nar y redu­cir los daños deri­va­dos de la epi­de­mia del coro­na­vi­rus. No hay ni un solo pro­to­co­lo que men­cio­ne a esas miles de muje­res que en épo­cas nor­ma­les pasan las gri­pes pro­pias de pie, sopor­tan sin aten­ción y sin baja médi­ca lesio­nes mus­cu­la­res deri­va­das de fal­ta de for­ma­ción y de medios para aten­der per­so­nas, y lle­van en silen­cio las secue­las síqui­cas de la fal­ta de des­can­so y vida social.

El cui­da­do en casa median­te el con­tra­to de tra­ba­jo domés­ti­co está exclui­do de la Ley de Pre­ven­ción de Ries­gos Labo­ra­les (LPRL) y por tan­to de sus ins­tru­men­tos: las tareas del pues­to de tra­ba­jo y su for­ma de eje­cu­ción segu­ra no han sido des­cri­tas ni ana­li­za­das des­de el pun­to de vis­ta de la salud labo­ral antes de la epi­de­mia, y aho­ra las par­tes no cuen­tan con ser­vi­cios de pre­ven­ción que actúen com­ple­men­tan­do y ayu­dan­do a imple­men­tar las nor­mas de las auto­ri­da­des sani­ta­rias. No está habien­do ni acción públi­ca ni pri­va­da diri­gi­da al úni­co sec­tor que que­da fue­ra de la LPRL.

El pano­ra­ma fre­cuen­te de la par­te emplea­do­ra no ayu­da en una coyun­tu­ra como esta. A veces es plu­ral, con varios fami­lia­res que dan órde­nes con­tra­dic­to­rias; otras veces, pue­de no haber emplea­dor por­que quie­nes con­tra­ta­ron sean fami­lia­res que no con­vi­ven (en un 86% de los casos, cui­da­do­ra y per­so­na cui­da­da viven solas) o por­que quie­nes en su día apa­re­cían con­tra­tan­do carez­can hoy del esta­do men­tal nece­sa­rio para dar nin­gu­na cla­se de orden de tra­ba­jo, razo­na­ble o no. En el caso de tra­ba­ja­do­ras colo­ca­das por agen­cias pri­va­das de colo­ca­ción, lega­les o ile­ga­les, que cobran a veces una can­ti­dad men­sual por “ase­so­rar” a la emplea­do­ra y en reali­dad cobran por ase­gu­rar una rápi­da sus­ti­tu­ción de la tra­ba­ja­do­ra, es de temer que en esta situa­ción des­apa­rez­can del pano­ra­ma. Teó­ri­ca­men­te no son las emplea­do­ras y por tan­to no tie­nen obli­ga­cio­nes de nin­gu­na cla­se.

Sobre cómo pro­te­ger la salud en el empleo de hogar, ni sabe­mos ni pode­mos dar las indi­ca­cio­nes nece­sa­rias; eso es res­pon­sa­bi­li­dad de Osa­ki­detza (Ser­vi­cio Vas­co de Salud) y de Osa­lan (Ins­ti­tu­to Vas­co de Segu­ri­dad y Salud Labo­ra­les) y los corres­pon­dien­tes ser­vi­cios de otras comu­ni­da­des autó­no­mas. Esta­mos toda­vía espe­ran­do un pro­to­co­lo que no exis­te y hace tiem­po que tenía que haber­se publi­ca­do, por­que se tra­ta­ba de dar pau­tas con­cre­tas a quie­nes están actuan­do sin otra ayu­da que reco­men­da­cio­nes gene­ra­les que no les sir­ven, tales como man­te­ner la dis­tan­cia social de más de un metro; usar en caso con­tra­rio el EPI (equi­po de pro­tec­ción indi­vi­dual) que no les han pro­por­cio­na­do y ade­más no les ser­vi­ría sin ins­truc­cio­nes de cómo usar­lo; lim­pie­za fre­cuen­te de las manos (¿cuán­tas veces, en qué momen­tos cuan­do la expo­si­ción al con­tac­to con la per­so­na aten­di­da es de todo el día?).

Hay un docu­men­to de reco­men­da­cio­nes del Depar­ta­men­to de Salud y Osa­ki­detza para el ser­vi­cio de ayu­da a domi­ci­lio, que pue­de tener apli­ca­ción en algu­nos aspec­tos y ser­vir de ayu­da a las tra­ba­ja­do­ras de hogar. Pero la situa­ción es dis­tin­ta, sobre todo, por­que las reco­men­da­cio­nes con­tie­nen obli­ga­cio­nes para las empre­sas del SAD y los emplea­do­res domés­ti­cos no han reci­bi­do orien­ta­ción ni ins­truc­ción algu­na. El pro­to­co­lo his­tó­ri­co sobre actua­ción res­pec­to al sec­tor se está cum­plien­do a raja­ta­bla: hacer como si no exis­tie­se, ni aún con el coro­na­vi­rus, ni aún cuan­do el tra­ba­jo de la mayo­ría con­sis­te en estar en con­tac­to físi­co estre­cho con el prin­ci­pal gru­po de ries­go.

La apa­ri­ción rápi­da y masi­va de nece­si­da­des extra­or­di­na­rias de cui­da­do ha hecho que en muchos vecin­da­rios la gen­te joven se vuel­va hacia la mayor y que se creen gru­pos para aten­der a quien lo requie­ra, total­men­te aje­nos a los lazos fami­lia­res o de amis­tad pre­via, que son los que en épo­cas ordi­na­rias fun­cio­nan. Esta cri­sis ha pues­to de mani­fies­to la pre­ca­rie­dad de esta arqui­tec­tu­ra social en la que la nece­si­dad de reci­bir la aten­ción aje­na no está pre­vis­ta ni orga­ni­za­da y que tam­po­co tie­ne esta­ble­ci­dos los cau­ces para ofre­cer­la. En épo­cas nor­ma­les, la entre­ga vital de las muje­res de la fami­lia, y en segun­do lugar el empleo de hogar, con y sin auto­ri­za­ción para tra­ba­jar, aho­rran esta refle­xión. Los esca­sos ser­vi­cios colec­ti­vos de cui­da­do cuen­tan con ese col­chón de horas de tra­ba­jo, que falla en un momen­to como este.

La par­te más dura de la epi­de­mia no ha hecho más que empe­zar, y ya esta­mos reci­bien­do con­sul­tas que deno­tan el esta­tus de subor­di­na­ción en el empleo de hogar. Tra­ba­ja­do­ras inter­nas, pero tam­bién exter­nas a 40 horas, están reci­bien­do ya des­de hace días la orden de sus emplea­do­res de no salir de la casa en hora­rios fue­ra de su jor­na­da labo­ral, so pena de des­pi­do. Cons­ti­tu­yén­do­se en auto­ri­dad, les pri­van de la libre movi­li­dad, deci­sión que solo podría tomar la auto­ri­dad guber­na­ti­va por moti­vos de salud públi­ca. La cri­sis del coro­na­vi­rus pone tam­bién en evi­den­cia que el con­tra­to pri­va­do de tra­ba­jo de hogar y cui­da­dos no es capaz garan­ti­zar dere­chos socia­les ni huma­nos ele­men­ta­les: estas cosas ocu­rren cuan­do se está bajo la auto­ri­dad de cien­tos de miles de par­ti­cu­la­res con capa­ci­dad de impo­ner su volun­tad como en el tiem­po de la ser­vi­dum­bre medie­val, y esto no es una exa­ge­ra­ción. La dife­ren­cia entre la ser­vi­dum­bre y el con­tra­to de tra­ba­jo es pre­ci­sa­men­te que en este últi­mo hay lími­tes al poder de quien te paga, lími­tes que se lla­man dere­chos labo­ra­les y que un Esta­do Social tie­ne que ampa­rar con pres­ta­cio­nes públi­cas de des­em­pleo que hacen que no depen­das de las arbi­tra­rie­da­des de cada señor o seño­ra. El actual empleo de hogar tie­ne que des­apa­re­cer sus­ti­tui­do por ser­vi­cios, pero el obje­ti­vo va para muy lar­go y, mien­tras exis­ta, debe dis­fru­tar de igual­dad de dere­chos con el res­to.

En la pági­na de www​.ath​-ele​.com, hay una guía de pre­gun­tas y res­pues­tas que se refie­re a los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras de hogar y cui­da­do en la cri­sis del coro­na­vi­rus.

Antes de con­sul­tar­la, dos cues­tio­nes a seña­lar. La pri­me­ra es que, digan lo que digan las leyes labo­ra­les apli­ca­bles a este caso, la pri­va­ción de la pres­ta­ción de des­em­pleo en el Sis­te­ma espe­cial de Hogar es un arma pode­ro­sí­si­ma que per­mi­te impo­ner con­di­cio­nes ile­ga­les con la ame­na­za del des­pi­do. La segun­da, que el coro­na­vi­rus com­bi­na­do con la Ley de Extran­je­ría aña­de excep­cio­na­li­dad y pre­ca­rie­dad a la situa­ción pre­exis­ten­te. Pero esta vez no se va a poder mirar para otro lado si la tra­ba­ja­do­ra inter­na sin pape­les afec­ta­da por la enfer­me­dad es des­pe­di­da y no tie­ne una vivien­da a la que acu­dir o si es ella quien deja el empleo en un acto de defen­sa pro­pia por­que no cuen­ta con medi­das de pro­tec­ción fren­te al con­ta­gio.

Las res­pues­tas de la guía son pro­vi­sio­na­les, has­ta que la situa­ción o indi­ca­cio­nes de las auto­ri­da­des cam­bien. Tam­bién podrían apa­re­cer nue­vas medi­das para pro­te­ger a la ciu­da­da­nía del que­bran­to eco­nó­mi­co que trae la epi­de­mia. Si inclu­ye­sen a las tra­ba­ja­do­ras de hogar, infor­ma­ría­mos.

Si fal­tan pre­gun­tas, avi­sad­nos a [email protected]​gmail.​com y las res­pon­de­re­mos públi­ca­men­te.

Final: a pun­to de enviar el tex­to a la revis­ta, se ha emi­ti­do el dis­cur­so de Sán­chez por tele­vi­sión, con las medi­das del Con­se­jo de Minis­tros del sába­do.

Dos obser­va­cio­nes: la prohi­bi­ción de cir­cu­lar por la calle sal­vo para ir y vol­ver de casa al cen­tro de tra­ba­jo, resul­ta­rá durí­si­ma para quie­nes tra­ba­jan inter­nas y tie­nen uni­da vivien­da y cen­tro de tra­ba­jo. La posi­bi­li­dad de salir a la calle para hacer la com­pra, pue­de con­ver­tir­se en una oca­sión que uti­li­ce cual­quier otro miem­bro de la fami­lia para, de paso, res­pi­rar algo de aire. Como ya se ha indi­ca­do, antes de que se impu­sie­sen limi­ta­cio­nes a la libre cir­cu­la­ción, ya se les esta­ba impi­dien­do salir de casa para evi­tar el con­ta­gio.

Por otra par­te, en el lis­ta­do de sec­to­res pro­fe­sio­na­les a los que el Pre­si­den­te agra­de­ció con­mo­vi­do su cola­bo­ra­ción en esta cri­sis, fal­ta­ron las dece­nas o cen­te­nas de milla­res (¿cuán­tas son?) de tra­ba­ja­do­ras de hogar que des­pués de las muje­res de la fami­lia son el segun­do recur­so de esa par­te del sis­te­ma de cui­da­dos que no se quie­re men­cio­nar. Seña­ló por su nom­bre muchas pro­fe­sio­nes y sec­to­res: salud, infor­ma­ción, cul­tu­ra, ejér­ci­to, poli­cía, tra­ba­jo autó­no­mo… pare­ció que iba por fin a citar­les, pero se que­dó en una men­ción a “quie­nes” cui­dan. Pues­ta a sub­sa­nar, habrá más gen­te que lo merez­ca, pero quie­ro man­dar des­de aquí un abra­zo a las caje­ras de super­mer­ca­do y a las lim­pia­do­ras de super­fi­cies pro­ba­ble­men­te infec­ta­das de virus, de las que no pare­ció acor­dar­se.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

GUÍA INFORMATIVA HASTA EL DÍA 14 DE MARZO

PRESTACIÓN DE BAJA POR ACCIDENTE DE TRABAJO – CORONAVIRUS

Situa­ción: la tra­ba­ja­do­ra no pue­de tra­ba­jar; por­que 1) está enfer­ma por el virus, o 2) en ais­la­mien­to por indi­ca­ción médi­ca has­ta deter­mi­nar cuál es su esta­do.

1 ¿Tie­ne dere­cho a la pres­ta­ción espe­cial por acci­den­te de tra­ba­jo?

Sí tie­ne dere­cho, exac­ta­men­te igual que todas las demás per­so­nas tra­ba­ja­do­ras. La con­di­ción es que esté de alta en la Segu­ri­dad Social, da igual cuán­to tiem­po ten­ga de coti­za­ción pre­via.

2 ¿Cuán­to le paga­rán?

El 75% de la base de coti­za­ción duran­te toda la baja. Estan­do a tiem­po com­ple­to, la pres­ta­ción no pue­de ser infe­rior a 27,425€ al día. Para otras bases, con­sul­ta coti­za­ción a la Segu­ri­dad Social 2019 – 2020 que está en nues­tra pági­na web.

3 ¿Cómo hará para con­se­guir­la?

Ten­drá que con­se­guir el par­te de baja de su médi­ca de cabe­ce­ra. Le debe­rá lla­mar por telé­fono expli­can­do su situa­ción. Si la médi­ca con­si­de­ra que está en uno de los casos pre­vis­tos, le pre­pa­ra­rá el papel de baja y se lo entre­ga­rá a la per­so­na que vaya de su par­te.

4 ¿Quién tie­ne que pagar la baja?

La par­te emplea­do­ra no tie­ne que pagar­la, son el INSS o si no la Mutua, en el caso de que la emplea­do­ra ten­ga con­cer­ta­do con ella el ries­go de acci­den­te.

5 ¿Qué hay que hacer para cobrar­la?

Hay que soli­ci­tar la pres­ta­ción al INSS o a la Mutua. Este es el impre­so de soli­ci­tud del INSS, el de todas las Mutuas es pare­ci­do, por­que tie­ne la mis­ma infor­ma­ción. Si no se sabe relle­nar, hay que pedir al orga­nis­mo que ayu­de a hacer­lo. Se pre­sen­tan, ade­más, el par­te de baja y los de con­fir­ma­ción.

Tan­to INSS como Mutuas, tam­bién exi­gen apor­tar un cer­ti­fi­ca­do del emplea­dor sobre las bases de coti­za­ción ante­rio­res a la baja.

Final­men­te:

– La tra­ba­ja­do­ra deber cono­cer al menos su núme­ro de segu­ri­dad social, para faci­li­tar su iden­ti­fi­ca­ción al pedir la pres­ta­ción.

– Tam­bién debe ente­rar­se de si sus emplea­do­res con­tra­ta­ron los acci­den­tes con el INSS o con qué Mutua, para no dar vuel­tas inne­ce­sa­rias al soli­ci­tar la pres­ta­ción.

– Si el emplea­dor no sabe o no quie­re relle­nar el cer­ti­fi­ca­do sobre bases, hay que pre­sen­tar la soli­ci­tud de todas for­mas, indi­can­do tal cir­cuns­tan­cia. Ade­más, muchos emplea­do­res no saben las bases por las que están coti­zan­do, y no os podréis ente­rar por inter­net por­que la infor­ma­ción de bases de coti­za­ción de hogar está cerra­da al públi­co des­de el 24/​2/​2020.

– Las tra­ba­ja­do­ras a las que se les está coti­zan­do por deba­jo del sala­rio míni­mo en rela­ción a las horas tra­ba­ja­das, cobra­rán una pres­ta­ción infe­rior a la que ten­drían dere­cho. En ese caso, pue­den recla­mar con el mode­lo que col­ga­re­mos en la pági­na web.

– Para poder cobrar la baja hace fal­ta estar dada de alta en la Segu­ri­dad Social.

– Las tra­ba­ja­do­ras en situa­ción admi­nis­tra­ti­va irre­gu­lar no tie­nen acce­so a pres­ta­ción, por­que está plan­tea­da en el mar­co de la pro­tec­ción de la segu­ri­dad social.

PROBLEMAS LABORALES POSIBLES DURANTE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Situa­ción: Cuan­do es la tra­ba­ja­do­ra exter­na quien enfer­ma, y no pue­de ir a tra­ba­jar.

6. ¿Le pue­den des­pe­dir?

Sí, como antes de la epi­de­mia, en hogar, el des­pi­do al enfer­mar es muy fre­cuen­te. No ten­drá pres­ta­ción de des­em­pleo; esto es igual para todos los casos de des­pi­do, sea por el moti­vo que sea, a no ser que cam­bien la ley.

Situa­ción: cuan­do es su fami­lia quien enfer­ma o nece­si­ta cui­da­dos.

7. ¿Tie­ne dere­cho a fal­tar sin que sea una fal­ta labo­ral?, ¿Es una ausen­cia paga­da?

La situa­ción está rela­ti­va­men­te pro­te­gi­da. Se pue­de fal­tar con dere­cho a cobrar el sala­rio duran­te dos días por enfer­me­dad de un parien­te cer­cano (el Esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res dice que la enfer­me­dad debe ser gra­ve, pero dada la situa­ción actual, eso no sería pro­ble­ma). Tam­bién podría fal­tar en su hora­rio habi­tual y pro­po­ner otro, siem­pre que nece­si­te aten­der a una per­so­na menor de 12 años. Por fin, podría pedir una exce­den­cia para cui­dar, que no es paga­da, y tie­ne que soli­ci­tar­la y la emplea­do­ra ten­dría que acep­tar­la. El gobierno espa­ñol ha anun­cia­do que habrá medi­das labo­ra­les espe­cí­fi­cas, que atien­den a esta situa­ción de emer­gen­cia en con­cre­to y ya comu­ni­ca­ría­mos.

Situa­ción: cuan­do la tra­ba­ja­do­ra tie­ne que que­dar­se en casa aten­dien­do sus hijos e hijas, que están en casa al menos por 15 días por haber­se cerra­do todos los cen­tros esco­la­res.

8. Si sus emplea­do­res no están con­for­mes con que fal­te, ¿qué pue­de hacer? ¿Se le paga­ría la ausen­cia?

Si está rea­li­zan­do úni­ca­men­te tareas domés­ti­cas, podría pedir una adap­ta­ción de su jor­na­da para aten­der a sus cria­tu­ras y ten­drían que dár­se­la. El pro­ble­ma es que ese cam­bio tie­ne unos pla­zos de nego­cia­ción lar­gos, así que no sir­ve para este caso. Si está cui­dan­do, las carac­te­rís­ti­cas de ese tra­ba­jo no per­mi­ten gran­des varia­cio­nes de jor­na­da, por lo que pue­de ser des­pe­di­da. Y no ten­dría dere­cho a la pres­ta­ción de des­em­pleo.

Si lle­ga a un acuer­do con sus emplea­do­res para no ir a tra­ba­jar, la ausen­cia no sería paga­da, a no ser que se tome algu­na medi­da espe­cial por la cri­sis del coro­na­vi­rus.

Situa­ción: cuan­do se prohí­be a la tra­ba­ja­do­ra, exter­na o inter­na, salir de la vivien­da en la que pres­ta sus ser­vi­cios para evi­tar que se con­ta­gie en el exte­rior de la vivien­da.

9. ¿Tie­nen dere­cho los emplea­do­res a impe­dir salir de la vivien­da a la tra­ba­ja­do­ra en sus horas libres? ¿Qué ocu­rre si la tra­ba­ja­do­ra se nie­ga?

No pue­den impe­dir­le salir a la calle, es una orden que sola­men­te pue­den dar las auto­ri­da­des guber­na­ti­vas. Si hay un des­pi­do, sería nulo por ir con­tra dere­chos fun­da­men­ta­les, pero en hogar no hay read­mi­sión obli­ga­to­ria en estos casos. La indem­ni­za­ción sería algo más alta que en el des­pi­do ordi­na­rio. Hay 20 días para deman­dar, sin con­tar sába­dos ni domin­gos, ni fes­ti­vos.

Situa­ción: se pide a la tra­ba­ja­do­ra que meta más horas debi­do a algu­na cir­cuns­tan­cia, como por ejem­plo que han cerra­do los cen­tros de día.

10. ¿Está obli­ga­da a que­dar­se más horas que las pac­ta­das como jor­na­da ordi­na­ria?

A nadie se le pue­de obli­gar a hacer horas extras, así que podría negar­se. La reali­dad más fre­cuen­te es que, sal­vo por moti­vos per­so­na­les de peso, las tra­ba­ja­do­ras sue­len acep­tar peti­cio­nes razo­na­bles de exten­sión de la jor­na­da, y más en esta situa­ción. Pero otra cues­tión es que hay que acla­rar cómo se van a cobrar las horas, y cuán­do. No es raro que se le de lar­gas al asun­to y a la hora de la ver­dad no se paguen. En el tra­ba­jo interno, la pro­lon­ga­ción de la jor­na­da tie­ne que res­pe­tar los des­can­sos míni­mos lega­les, que son 10 horas entre jor­na­das y 36 horas segui­das a la sema­na.

Situa­ción: la tra­ba­ja­do­ra se encuen­tra a car­go de per­so­nas con­ta­gia­das.

11. ¿Está obli­ga­da a aten­der­las? ¿Qué pue­de hacer?

Esta es una pre­gun­ta que hay que diri­gir al Depar­ta­men­to de Salud del Gobierno Vas­co y a Osa­lan, por­que inclu­ye la cues­tión de las medi­das de segu­ri­dad, que en prin­ci­pio com­pren­den un EPI (equi­po de pro­tec­ción indi­vi­dual) que casi en nin­gún caso se ten­drá a dis­po­si­ción. La Ley de Pre­ven­ción de Ries­gos Labo­ra­les reco­no­ce a las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras el dere­cho a inte­rrum­pir su acti­vi­dad cuan­do corren un ries­go gra­ve e inmi­nen­te para su salud. El con­se­jo prác­ti­co es que se ten­ga a mano el telé­fono para la infor­ma­ción del coro­na­vi­rus (en Eus­ka­di, el 900 20 30 50) así como el del cen­tro de salud, que no se aban­do­ne a la per­so­na aten­di­da, pero se avi­se de la situa­ción a las per­so­nas pró­xi­mas y/​o a los ser­vi­cios de salud, mani­fes­tan­do la no dis­po­si­ción a expo­ner­se sin pro­tec­ción (aun­que este con­se­jo lo debe dar Osa­lan, ¿qué hacer en un caso así?).

Situa­ción: la tra­ba­ja­do­ra se sien­te ago­bia­da por los acon­te­ci­mien­tos y quie­re dejar pro­vi­sio­nal­men­te o defi­ni­ti­va­men­te el empleo.

12. ¿Es obli­ga­to­rio dar un pre­avi­so de cese cuan­do, por el moti­vo que sea, inclui­da la situa­ción crea­da por el coro­na­vi­rus, la tra­ba­ja­do­ra quie­re aban­do­nar el empleo?

A no ser que un con­tra­to escri­to de tra­ba­jo diga otra cosa, en hogar se sue­le enten­der que el pre­avi­so es de 7 días. Pero esto no es total­men­te cla­ro, por­que es una inter­pre­ta­ción de la ley, que dice que será “como máxi­mo” de 7 días. En todo caso no es apli­ca­ble a situa­cio­nes en las que la tra­ba­ja­do­ra deja el empleo por­que no se le tra­ta correc­ta­men­te o no se le están reco­no­cien­do sus dere­chos.

Situa­ción: la tra­ba­ja­do­ra es des­pe­di­da por moti­vos rela­cio­na­dos con la enfer­me­dad, hos­pi­ta­li­za­ción o muer­te de la per­so­na aten­di­da.

13. ¿Qué dere­chos hay ante un des­pi­do por esas razo­nes?

Depen­de de la mane­ra en la que se le haya cesa­do. Pue­den ser 20 días por año si es des­pi­do, o 7 o 12 días por año si es desis­ti­mien­to. Es algo a con­sul­tar. Y si hay falle­ci­mien­to, la indem­ni­za­ción será de un mes de sala­rio, inde­pen­dien­te­men­te de la anti­güe­dad. No ten­drá des­em­pleo en nin­gún caso.

14. ¿Y si no le des­pi­den por la hos­pi­ta­li­za­ción pero le dicen que ya le lla­ma­rán depen­dien­do de cómo aca­be todo?

No cobra­rá el sala­rio de ese tiem­po, y tam­po­co ten­drá la pres­ta­ción de des­em­pleo, que ten­dría en esa situa­ción alguien del Régi­men Gene­ral de la Segu­ri­dad Social (SS). Ade­más, y por si no le lla­man al regre­so del hos­pi­tal, lo que sería un des­pi­do, es acon­se­ja­ble que la con­ver­sa­ción que­de refle­ja­da en WhatsApp.

Situa­ción: la tra­ba­ja­do­ra no pue­de acu­dir a tra­ba­jar por­que está some­ti­da a una orden de con­fi­na­mien­to.

15. ¿Tie­ne algu­na pres­ta­ción por ese moti­vo?

No, se que­da­rá sin el sala­rio de esos días, y no cobra­rá nin­gu­na pres­ta­ción del sis­te­ma, que está sola­men­te pre­vis­ta para el ais­la­mien­to y el con­ta­gio. En el Régi­men Gene­ral de la SS cobra­ría el des­em­pleo.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *