Coro­na­vi­rus. Ban­de­ras rojas con­tra el virus del capi­ta­lis­mo

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mar­zo 2020.-

Rapi­dez, efi­cien­cia, soli­da­ri­dad. Este es el men­sa­je que vie­ne de Chi­na y Cuba a una Euro­pa en ple­na cri­sis sani­ta­ria debi­do a la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus. Una pan­de­mia que se ha exten­di­do a más de 110 paí­ses, afec­ta a más de 140.000 per­so­nas y ya ha cau­sa­do más de 5.000 víc­ti­mas. Cifras que, en los paí­ses euro­peos, aumen­tan cada día, en com­pa­ra­ción con los resul­ta­dos obte­ni­dos por Chi­na. Con más de 15.000 infec­ta­dos y más de 1.000 muer­tos, Ita­lia está aho­ra en pri­mer lugar.

Detrás de los 9 médi­cos chi­nos, que ate­rri­za­ron en Roma en estos días para brin­dar apo­yo a sus cole­gas ita­lia­nos, des­ta­ca­ba su gran ban­de­ra roja: la ban­de­ra de un país que ha podi­do guiar a un pue­blo hacia gran­des idea­les, y que, a pesar de las con­di­cio­nes cam­bian­tes, con­ti­núa a orien­tar­lo para que se mue­va con gene­ro­si­dad y dis­ci­pli­na.

Y des­de la Cuba socia­lis­ta, blo­quea­da por medio siglo de medi­das coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les, lle­gó la ofer­ta de un medi­ca­men­to, ya pro­ba­do con éxi­to en los enfer­mos, que en los paí­ses capi­ta­lis­tas cues­ta un mon­tón de dine­ro pero en Cuba es gra­tui­to. Un refle­jo que, en la tie­rra natal de Fidel, se pro­du­ce fren­te a una catás­tro­fe que ocu­rre en cual­quier par­te del mun­do.

Desas­tres que, como en el caso de Hai­tí o el hura­cán Katri­na, o Puer­to Rico, gol­pean a los sec­to­res más débi­les de la pobla­ción y se con­vier­ten en una prue­ba más de esa gigan­tes­ca gue­rra con­tra los pobres en cur­so en la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, y que ya casi no encuen­tra barre­ras des­pués de la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca.

Aho­ri­ta, lle­ga un men­sa­je evi­den­te de lo que se podría hacer en una socie­dad cons­trui­da para el bien común. En una Euro­pa de los pode­ro­sos, que ha impues­to fero­ces recor­tes en las polí­ti­cas públi­cas para engor­dar a las mul­ti­na­cio­na­les, a los ban­cos, al com­ple­jo mili­tar-indus­trial, las per­so­nas mue­ren de tra­ba­jo inclu­so en tiem­pos de coro­na­vi­rus.

Si las medi­das drás­ti­cas para con­te­ner la pan­de­mia se retra­sa­ron, tam­bién se debió a la opo­si­ción de las gran­des aso­cia­cio­nes de empren­de­do­res y comer­cian­tes. El bro­te del virus es, de hecho, pre­ci­sa­men­te en las regio­nes ricas del nor­te, gober­na­das prin­ci­pal­men­te por la dere­cha xenó­fo­ba que en los últi­mos años ha cla­ma­do por polí­ti­cas eco­nó­mi­cas de «apartheid» hacia las regio­nes pobres del sur. Y aho­ra se ven obli­ga­das a bus­car ayu­da del gobierno cen­tral.

«Qué­de­se en casa, nos dicen aho­ra, evi­te el trans­por­te públi­co y man­ten­ga su dis­tan­cia». Lás­ti­ma que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res deben con­ti­nuar ganan­do su pan y, a menu­do, en ausen­cia de garan­tías ade­cua­das para la emer­gen­cia; que las enfer­me­ras son pocas y mal paga­das; que fal­tan camas por­que la salud públi­ca ha sido des­man­te­la­da en bene­fi­cio del sec­tor pri­va­do; que a gra­duar­se en medi­ci­na son en su mayo­ría hijos de fami­lias ricas; que por alqui­le­res dema­sia­do altos los pobres viven amon­to­na­dos en la casa de sus abue­los; que las cár­ce­les son super­po­bla­das …

Fren­te a la anar­quía del capi­ta­lis­mo, la nece­si­dad de una pla­ni­fi­ca­ción basa­da en una dis­tri­bu­ción efec­ti­va de los recur­sos es el pri­mer dato sobre el que debe refle­xio­nar esta izquier­da de Euro­pa, que, con su des­in­ver­sión, ha nutri­do las fau­ces de esas 60 fami­lias que poseen la rique­za del pla­ne­ta y a la que nadie pare­ce que­rer pedir­le cuen­tas.

Las tími­das medi­das de emer­gen­cia, adop­ta­das por el gobierno ita­liano des­pués de la vaci­la­ción y la con­fu­sión, de hecho, mues­tran la direc­ción a seguir para los cam­bios estruc­tu­ra­les nece­sa­rios: con­tra las jau­las impues­tas por Euro­pa, por los impre­sa­rios y por ese com­ple­jo mili­tar-indus­trial lide­ra­do por la OTAN, lis­tos para enviar las armas pero no medi­ci­nas.

Las manio­bras masi­vas de la OTAN en Euro­pa, las más impor­tan­tes duran­te 25 años, no se deten­drán. El virus solo redu­jo un poco el ejer­ci­cio Defen­der Euro­pa 20, que invo­lu­cra a 37.000 mili­ta­res, pero la par­ti­ci­pa­ción de Ita­lia ya no será tan gran­de.

En este sen­ti­do, la explo­sión del coro­na­vi­rus mues­tra la pro­fun­da debi­li­dad que enfren­tan los movi­mien­tos popu­la­res en Euro­pa. Tan­to es así que, para­dó­ji­ca­men­te, es pre­ci­sa­men­te la extre­ma dere­cha, una par­te acti­va en la des­truc­ción de los dere­chos de las cla­ses popu­la­res, la que gri­ta más fuer­te, tra­tan­do de sor­tear la situa­ción, colo­can­do tram­pas y obje­ti­vos fal­sos.

A lo lar­go de la his­to­ria, los mar­xis­tas siem­pre han tra­ta­do de trans­for­mar gue­rras, cri­sis y pan­de­mias en oca­sio­nes revo­lu­cio­na­rias. Lamen­ta­ble­men­te, sin embar­go, hace tiem­po que fal­ta una sub­je­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria orga­ni­za­da en Euro­pa, capaz de guiar a las masas en esta oca­sión. Una reali­dad aún más com­pli­ca­da por la nece­si­dad de con­te­ner el virus ais­lán­do­se de otros seres huma­nos.

Sin embar­go, en una reali­dad cada vez más influen­cia­da por las redes socia­les, ha lle­ga­do el momen­to de dar for­ma a las ener­gías laten­tes, tam­bién pues­tas en mar­cha por esta cri­sis, adap­tán­do­las para nue­vos pla­nes de acción y nue­vos esce­na­rios. Mien­tras tan­to, exis­te un plan de defen­sa inme­dia­to, jun­to con aque­llos pue­blos que, como Vene­zue­la y Cuba, sufren por cau­sa del con­ta­gio y por las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les impues­tas por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

San­cio­nes aún más cri­mi­na­les por las con­se­cuen­cias que pue­den resul­tar aho­ri­ta si al gobierno boli­va­riano se le impi­de com­prar medi­ca­men­tos, ali­men­tos y pro­duc­tos de higie­ne, si el sabo­ta­je y el robo rea­li­za­do en Vene­zue­la por la pan­di­lla de Guai­dó con­ti­núa sien­do fomen­ta­do.

Inclu­so en Ita­lia ya no hay desin­fec­tan­tes y más­ca­ras en los super­mer­ca­dos, o estos pro­duc­tos se ven­den a pre­cios espe­cu­la­ti­vos o en el mer­ca­do negro. Debi­do al pro­ce­so de des­in­dus­tria­li­za­ción cre­cien­te, solo hay una fábri­ca que pro­du­ce la maqui­na­ria nece­sa­ria para cui­da­dos inten­si­vos.

Mien­tras tan­to, esta podría ser una opor­tu­ni­dad para com­pren­der lo que el pue­blo vene­zo­lano está expe­ri­men­tan­do tam­bién debi­do a aque­llos paí­ses de Euro­pa que han dado cuer­da a un esta­fa­dor como el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no», Juan Guai­dó, a quien inclu­so le gus­ta­ría el «blo­queo naval» de su país por los Esta­dos Uni­dos. Una opor­tu­ni­dad para decir No a las san­cio­nes, sí a la lucha con­tra un enemi­go común.

Para expli­car el ori­gen de Covit-19, los cien­tí­fi­cos dicen que algu­nos virus que resi­den en los orga­nis­mos de algu­nas espe­cies de ani­ma­les sal­va­jes, como en este caso los mur­cié­la­gos, sin cau­sar­les nin­gún daño, comien­zan a migrar a los huma­nos más rápi­do. Un fenó­meno que ha exis­ti­do des­de los albo­res del tiem­po, pero que, des­de media­dos del siglo pasa­do, se ha ace­le­ra­do por varias razo­nes: debi­do a la pro­xi­mi­dad exce­si­va entre estos ani­ma­les, cuyo hábi­tat ha sido des­trui­do por los pro­ce­sos de defo­res­ta­ción y cemen­ta­ción, y huma­na; debi­do al aumen­to gigan­tes­co de la pobla­ción, la velo­ci­dad a la cual las masas de per­so­nas se mue­ven de un con­ti­nen­te a otro; debi­do al cam­bio cli­má­ti­co y la agri­cul­tu­ra inten­si­va.

En el caso del coro­na­vi­rus, se habló de una sopa de mur­cié­la­go inge­ri­da en una remo­ta región de Chi­na, Wuhan. A los mur­cié­la­gos tam­bién se atri­bu­ye­ron la infec­ción por el virus del Ébo­la, que esta­lló en Áfri­ca occi­den­tal, y a la cau­sa­da por la Sars, que se trans­mi­tió a la espe­cie huma­na a tra­vés de la cive­ta, que se ven­de en Chi­na en los mer­ca­dos. La ven­ta ile­gal o per­mi­ti­da de ani­ma­les sal­va­jes es, de hecho, otro fac­tor en la pro­pa­ga­ción de estos pató­ge­nos.

Datos cien­tí­fi­cos para leer en tér­mi­nos de crí­ti­ca estruc­tu­ral a un mode­lo de desa­rro­llo, devas­ta­dor y depre­da­dor, que explo­ta todo el equi­li­brio en nom­bre de las ganan­cias y que aho­ra mues­tra toda su ingo­ber­na­ble cri­ti­ci­dad.

Agre­gue a esto la que­ja expre­sa­da en los últi­mos días por el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Chi­na, que invi­tó al gobierno de Trump a reve­lar datos sobre la pro­pa­ga­ción del virus. «¿Dón­de está el pacien­te cero en los Esta­dos Uni­dos?», pre­gun­tó el minis­te­rio, refor­zan­do aún más el argu­men­to de que los Esta­dos Uni­dos e Israel (que anun­ció que esta­ba en un paso por vacu­na) podrían haber pro­du­ci­do Covit-19 en el labo­ra­to­rio, y haber­lo lle­va­do a Wuhan duran­te los ejer­ci­cios mili­ta­res de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas.

Y, por supues­to, no se pue­de espe­rar nada de los hal­co­nes del Pen­tá­gono, tan­to con res­pec­to al cam­bio cli­má­ti­co como con las empre­sas, que tie­nen car­ta blan­ca para explo­tar a los tra­ba­ja­do­res y al medio ambien­te sin con­trol. Trump tam­bién ha deci­di­do redu­cir su con­tri­bu­ción a la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud en más del 50%, pre­fi­rien­do asig­nar los fon­dos de pre­ven­ción cien­tí­fi­ca de USAID a la des­es­ta­bi­li­za­ción de Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua.

Lo que lle­ga aho­ra de Chi­na y Cuba (y tam­bién de Vene­zue­la, que se orga­ni­za con­tra la lle­ga­da del virus, enfo­cán­do­se en sal­va­guar­dar a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, y que podría tam­bién enviar sus médi­cos en Ita­lia) es una nega­ción evi­den­te para aque­llos que quie­ren hacer creer que no hay alter­na­ti­vas al capi­ta­lis­mo.

Esa ban­de­ra roja que apa­re­ció detrás de los médi­cos chi­nos a su lle­ga­da a Fiu­mi­cino, indi­ca que la soli­da­ri­dad no es cari­dad, sino orga­ni­zar­se jun­tos para los mis­mos obje­ti­vos, para los mis­mos idea­les.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *