Colom­bia. Dele­ga­ción astu­ria­na de veri­fi­ca­ción de Dere­chos Huma­nos visi­ta a Casa­na­re

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​15 de mar­zo de 2020

Esta visi­ta rea­li­za­da por la dele­ga­ción de la comu­ni­dad autó­no­ma de Astu­rias para la veri­fi­ca­ción de la situa­ción de Dere­chos Huma­nos se rea­li­za debi­do a la cri­sis huma­ni­ta­ria en el país. Es la segun­da oca­sión que los dele­ga­dos de Astu­rias visi­tan el depar­ta­men­to de Casa­na­re.

Esta dele­ga­ción hace par­te de una de las 16 misio­nes que con­for­man el acu­mu­la­do de la rela­ción astu­ria­na con Colom­bia en temas de Dere­chos Huma­nos; y que se com­ple­men­ta con un pro­gra­ma de Dere­chos Huma­nos de aten­ción tem­po­ral a per­so­nas a víc­ti­mas y ame­na­za­das, las cua­les se asi­lan por un tiem­po en Astu­rias y para lue­go regre­sar al tra­ba­jo social y polí­ti­co en las comu­ni­da­des.

«En el desa­rro­llo de la misión astu­ria­na per­mi­te visi­bi­li­zar el ase­si­na­to del líder social, ambien­tal y defen­sor de Dere­chos Huma­nos Daniel Abril Fuen­tes y es un espa­cio de denun­cia a nivel inter­na­cio­nal» así lo indi­ca Arjo­na, voce­ro de la misión.

La misión tam­bién evi­den­ció que las empre­sas petro­le­ras son pro­ta­go­nis­tas de los mon­ta­jes judi­cia­les, liga­do a los recur­sos inver­ti­dos ‑cin­co mil millo­nes de pesos – que estas empre­sas han des­ti­na­do para ser­vi­cios de segu­ri­dad y que con­vier­te lo publi­co en pri­va­do como lo es la segu­ri­dad y la jus­ti­cia.

A con­ti­nua­ción refe­ren­cia­mos algu­nos casos que la misión logró evi­den­ciar

El caso de Daniel Abril Fuen­tes y la misión de veri­fi­ca­ción

Para los par­ti­ci­pan­tes de la misión “el caso de Daniel lo hemos segui­do con mucha aten­ción, ya que se había com­par­ti­do con la fami­lia de Daniel a los pocos meses del ase­si­na­to y lue­go con las últi­mas noti­cias de la sen­ten­cia con­de­na­to­ria a un mili­tar, y con la preo­cu­pa­ción que de que eso solo que­de en una per­so­na, como chi­vo expia­to­rio mien­tras, quie­nes die­ron la orden, quie­nes die­ron el dine­ro, quie­nes pro­pi­cia­ran ese cri­men, que es mucho más gran­de de lo que se pue­de supo­ner por ser un líder del medio ambien­te simi­lar a otros que son más cono­ci­dos a nivel mun­dial eso nos hace tener un acer­ca­mien­to a la fami­lia y a las orga­ni­za­cio­nes acom­pa­ñan­tes”.

El ase­si­na­to de Daniel Abril no es un hecho ais­la­do

Lo que pasa en el Casa­na­re y en toda Colom­bia no son hechos ais­la­dos en abso­lu­to y cuan­do hay una pre­sen­cia tan fuer­te y una deter­mi­na­ción polí­ti­ca y un pro­duc­to inte­rior bru­to que depen­de tan­to de empre­sas extran­je­ras como es el caso de este depar­ta­men­to, se ha demos­tra­do en otros casos nun­ca son casos ais­la­dos, el lide­raz­go de Daniel Abril en la lucha ambien­tal y en los pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos y popu­la­res da enten­der que una sola per­so­na no fue o dos en este caso seña­lan­do a otro no son los úni­cos auto­res sino que detrás hay enti­da­des mucho más pode­ro­sas y eso está por lle­gar a jui­cio”.

Estra­te­gias para des­vir­tuar el lide­raz­go de los líde­res en Colom­bia

Las empre­sas petro­le­ras en Casa­na­re se han entre­ga­do 5 mil millo­nes según lo dicho en públi­co ‘Para ele­var el talen­to de los órga­nos mili­ta­res o poli­cia­les’, segu­ra­men­te que ese talen­to no se ha ele­va­do a esos nive­les sino que la inte­li­gen­cia mili­tar fra­gua la cober­tu­ra para que los líde­res socia­les ase­si­na­dos ade­más apa­rez­can como enre­da­dos en otras cosas. En otros luga­res las auto­ri­da­des nos dicen ese líder sin­di­cal asun­to de fal­das, asun­to de otro tipo o la seño­ra minis­tra ha dicho: ‘Bueno, si mue­ren más por robo de celu­la­res’, siem­pre hay una ver­sión que tra­ta de enre­dar, tor­pe­dear y tapar el hecho de un exter­mi­nio social que la pro­pia ONU en sus dos infor­mes a cons­ta­ta­do’”.

El infor­me de la ONU

Este infor­me es un refe­ren­te en Dere­chos Huma­nos, mien­tras no se demues­tre lo con­tra­rio, la situa­ción de dere­chos huma­nos en toda Colom­bia ha empeo­ra­do, el dato con­cre­to de Casa­na­re se eva­lua­rá una vez que se ten­ga todos los datos para con­tras­tar con la infor­ma­ción de las auto­ri­da­des y de las orga­ni­za­cio­nes de lo que sal­drá el infor­me.

El Caso de San Luis de Palen­que y la empre­sa petro­le­ra Fron­te­ra Energy

El caso de Fer­ney es un caso fami­liar, por­que todos son fami­lia menos uno, pare­ce un mon­ta­je muy bien pre­pa­ra­do y pare­ce que tie­ne mucha rela­ción con esos 5 mil millo­nes que las empre­sas petro­le­ras, con una rela­ción públi­co pri­va­da están apor­tan­do para la lla­ma­da ‘segu­ri­dad’. Hay gen­te del mun­do jurí­di­co que inter­pre­ta que hay una pri­va­ti­za­ción de la jus­ti­cia en este país y eso preo­cu­pa «.

Los mon­ta­jes judi­cia­les en Colom­bia

…Pare­ce que los mon­ta­jes judi­cia­les es un lugar común, muy repe­ti­do en el res­to de los depar­ta­men­tos, jun­to al ase­si­na­to de líde­res, jun­to a enre­dar su vida per­so­nal, colec­ti­va y fami­liar entor­pe­cer el pres­ti­gio y la dig­ni­dad de estas per­so­nas, están los mon­ta­jes judi­cia­les y muchos de ellos se lle­van toda la ener­gía de los abo­ga­dos y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les que debe­rían estar hacien­do otra acti­vi­dad más pro­duc­ti­va que sacar la gen­te de la cár­cel o des­mon­tar los mon­ta­jes, lamen­ta­ble­men­te eso es bas­tan­te fre­cuen­te”.

Inter­ven­ción de la misión astu­ria­na en estos casos

Ante los casos refe­ren­cia­dos por la Misión Astu­ria­na se pro­pu­so docu­men­tar y acom­pa­ñar a las comu­ni­da­des y líde­res socia­les que se jue­gan la vida defen­dien­do sus dere­chos y su terri­to­rio. Ade­más de la rea­li­za­ción de un tri­bu­nal, que enjui­cie, que con­de­ne a las empre­sas petro­le­ras, su rela­ción con las Fuer­zas Mili­ta­res y La Fis­ca­lía.

¿Cómo agu­di­za el ser un depar­ta­men­to petro­le­ro la situa­ción social y el ries­go de los líde­res socia­les?

Como en el Casa­na­re hay una rique­za social, que ha per­mi­ti­do que haya pro­pues­tas, que haya inter­lo­cu­ción y que se pro­pon­ga esa inter­lo­cu­ción con las empre­sas, para que no todo se vaya al extran­je­ro cuan­do lle­gan esas empre­sas y que ni siquie­ra te piden per­mi­so para entrar en tu casa, no hay con­sul­ta pre­via, no hay las con­di­cio­nes del Dere­cho Inter­na­cio­nal, pero sí ha habi­do acuer­dos, han habi­do acer­ca­mien­tos, ha habi­do diá­lo­go que a veces se cum­ple y a veces no se cum­plen. En el caso de San Luis de Palen­que, toda­vía hay un deu­da his­tó­ri­ca la cual esta­ban tra­tan­do de nego­ciar y que tie­ne que ver con el hecho con­cre­to de que esa deu­da no se hubie­ra cum­pli­do, pero las comu­ni­da­des están ahí hacien­do sus pro­pues­tas, pri­me­ro para que no des­tru­yan el terri­to­rio com­ple­ta­men­te y segun­do para que algo que­de de esa explo­ta­ción en el terri­to­rio del Casa­na­re y no todo se vaya para afue­ra”.

La cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social

Los líde­res lle­van 15 meses en la cár­cel, y lle­van 15 meses sin que haya pro­tes­ta por es situa­ción, es decir han con­se­gui­do una par­te del obje­ti­vo de la cri­mi­na­li­za­ción y garan­tías a la vida de defen­so­res y defen­so­ras no exis­te en Colom­bia lo dice la ONU, no fal­ta que lo diga­mos noso­tros como tes­ti­gos pre­sen­cia­les, es uno de nues­tros obje­ti­vos seguir exi­gién­do­le al Gobierno colom­biano que su obli­ga­ción es pro­te­ger la vida de su gen­te como ocu­rre en cual­quier país del mun­do y no mirar para otro lado o tra­tar de bus­car excu­sas para elu­dir esa res­pon­sa­bi­li­dad pri­me­ra del Gobierno colom­biano.

El acom­pa­ña­mien­to de la misión astu­ria­na en los terri­to­rios

Noso­tros teme­mos la ver­sión de las orga­ni­za­cio­nes más que la nues­tra y las orga­ni­za­cio­nes colom­bia­nas nos están sugi­rien­do, nos están pro­po­nien­do este­mos en los terri­to­rios que reco­ja­mos sus tes­ti­mo­nios fun­da­men­tal­men­te y eso es impor­tan­te en los terri­to­rios más ale­ja­dos don­de nadie mira, don­de nadie es res­pon­sa­ble de trans­mi­tir lo que ocu­rre, por­que ahí no pue­de lle­gar nadie en algu­nas oca­sio­nes. Lle­ga­mos como misión astu­ria­na a luga­res don­de la ONU tam­po­co lle­ga, se ha demos­tra­do en estos 16 años un com­par­tir infor­ma­ción.

Tro­chan­do Sin Fron­te­ras*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *