Chi­le. Entre­vis­ta con el voce­ro del Colec­ti­vo Anti­fas­cis­ta del Colo Colo: «Esta revuel­ta está desa­fian­do al patrón cul­tu­ral neo­li­be­ral de Lati­noa­mé­ri­ca»

Por Car­los Azná­rez y María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mar­zo 2020

Se lla­ma Alfre­do Viel­ma, es el joven voce­ro del Colec­ti­vo Anti­fas­cis­ta de la Garra Blan­ca (la poten­te hin­cha­da del Colo Colo, el emble­má­ti­co club de fút­bol chi­leno) y por sobre todas las cosas es un lucha­dor des­de aba­jo y a la izquier­da. Acti­vo par­tí­ci­pe, como tan­tos de los de su edad (Alfre­do tie­ne 25 años) de esta impor­tan­te revuel­ta con­tra el capi­ta­lis­mo, que exi­ge la renun­cia de Sebas­tián Piñe­ra y algo más, la caí­da del sis­te­ma opre­sor y repre­si­vo.

Habla­mos con Viel­ma en la Pla­za de la Dig­ni­dad, mien­tras los cara­bi­ne­ros se apres­ta­ban, como siem­pre, a repri­mir, el Gru­po Illa­pu afi­na­ba sus gui­ta­rras para can­tar y aren­gar des­de los bal­co­nes de la Radio de la Pla­za, y miles de mani­fes­tan­tes reían, can­ta­ban y se alis­ta­ban para la pelea.

-¿Cómo nace esta idea de que la gen­te del colectivo..sumarse a esta revuel­ta que empe­zó el 18 de octu­bre?

-Noso­tros siem­pre estu­vi­mos pro­pi­cian­do que pudie­se ocu­rrir aquí una situa­ción de ingo­ber­na­bi­li­dad. Des­de que noso­tros nos for­ma­mos, hace apro­xi­ma­da­men­te cin­co años, nues­tra misión siem­pre fue par­ti­ci­par acti­va­men­te en el movi­mien­to popu­lar y en cier­ta for­ma poder cons­truir situa­cio­nes de ingo­ber­na­bi­li­dad que abrie­ran un espa­cio de trans­for­ma­ción para la socie­dad chi­le­na.
Por eso, más que sumar­nos nos con­si­de­ra­mos tam­bién como par­te de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res que ges­ta­ron esta revuel­ta. Alre­de­dor de un mes antes del 18 de octu­bre, noso­tros ya está­ba­mos apo­yan­do a los estu­dian­tes secun­da­rios cuan­do ellos esta­ban ya lla­man­do a sal­tar los tor­ni­que­tes del Metro, a las eva­sio­nes masi­vas. Está­ba­mos sien­do par­te tam­bién de ese movi­mien­to. Enton­ces, cuan­do ya acon­te­ce lo que hace­mos es poner nues­tra dis­po­si­ción prác­ti­ca com­ple­ta al ser­vi­cio del movi­mien­to, lo que sig­ni­fi­ca que bási­ca­men­te nos hemos esta­do movi­li­zan­do y par­ti­ci­pan­do en todas las ins­tan­cias colec­ti­vas que han habi­do des­de el prin­ci­pio.

-¿Cómo ves que haya evo­lu­cio­na­do este movi­mien­to? ¿Lo ves cre­cien­do o esta­bi­li­za­do en lo que hace a que no se lo ha podi­do vol­tear a Piñe­ra?

-Creo que es muy difí­cil poder hacer una esti­ma­ción res­pec­to al esta­do de la movi­li­za­ción por­que, pri­me­ro, es una movi­li­za­ción super inor­gá­ni­ca, enton­ces tene­mos los com­po­nen­tes terri­to­ria­les. Hablan­do con un com­pa­ñe­ro fran­cés, me comen­tó que la lucha de cla­ses en Fran­cia se para en vaca­cio­nes, acá no pasó exac­ta­men­te lo mis­mo. Sin embar­go, la lucha popu­lar bajó bas­tan­te, por decir­lo de algu­na for­ma, en la épo­ca de las vaca­cio­nes, pero aho­ra está vol­vien­do a cre­cer. Lo que sí pue­do decir es que efec­ti­va­men­te a nivel de con­cien­cia la movi­li­za­ción ha traí­do un cam­bio impor­tan­te cua­li­ta­ti­vo como no se veía hace mucho tiem­po en Chi­le. Hoy, la movi­li­za­ción es más peque­ña que antes, pero hay mucha orga­ni­za­ción popu­lar, se den­si­fi­có.

Des­de tu juven­tud, ¿crees que com­pli­ca o ayu­da esta inor­ga­ni­ci­dad de la que hablas, esta hori­zon­ta­li­dad en el movi­mien­to, esta fal­ta de líde­res?

-Creo que hay que dis­tin­guir entre los ele­men­tos que esta­mos nom­bran­do. Lo pri­me­ro, la inor­ga­ni­ci­dad. Efec­ti­va­men­te es un pro­ble­ma que haya poca orga­ni­ci­dad, nive­les de coor­di­na­ción bajos entre todas las per­so­nas que esta­mos movi­li­zan­do es evi­den­te­men­te un pro­ble­ma.
Pero, por ejem­plo la fal­ta de lide­raz­go es un diag­nós­ti­co polí­ti­co de la movi­li­za­ción, eso tie­ne que ver con una izquier­da que duran­te mucho tiem­po no dio el ancho para for­mar lide­raz­gos cla­sis­tas y popu­la­res, por lo tan­to aho­ra la gen­te no está dis­pues­ta a tener cual­quier lide­raz­go emer­gi­do de una posi­ción polí­ti­ca que en reali­dad no tie­ne sen­ti­do, no tie­ne inser­ción.
La hori­zon­ta­li­dad creo que es más bien una vir­tud. Los últi­mos pro­ce­sos lati­no­ame­ri­ca­nos dan cuen­ta de que la izquier­da y los movi­mien­tos popu­la­res nece­si­ta­mos recu­rren­te­men­te un recam­bio de lide­raz­go o, más bien, for­mar figu­ras de lide­raz­gos colec­ti­vos. Así que, reco­noz­co esa supues­ta fal­ta de lide­raz­go y esa hori­zon­ta­li­dad como una vir­tud.

title=
Ban­de­ra blsn­ca y negra del Colo Colo ondean­do en lo alto de Pla­za de la Dig­ni­dad

-¿Estos jóve­nes de la Pri­me­ra Línea que pelean en las calles, se can­sa­ron de los par­ti­dos y la poli­ti­que­ría bur­gue­sa?

-No solo de la poli­ti­que­ría bur­gue­sa. Soy una per­so­na lisa y lla­na­men­te de izquier­da, pero hago una crí­ti­ca a mi sec­tor polí­ti­co sobre que noso­tros, inclu­so los que hemos esta­do inten­tan­do hacer orga­ni­za­cio­nes des­de la cla­se, tam­bién fra­ca­sa­mos ahí. Creo que la gen­te, efec­ti­va­men­te no está can­sa­da de ser de izquier­da, sabe que es de izquier­da, sabe que exis­te esa dico­to­mía clá­si­ca, his­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca entre la dere­cha y la izquier­da. Pero, está can­sa­da de una orga­ni­ci­dad que no trae cam­bios y que no es efec­ti­va al momen­to de trans­for­mar. Tam­bién les pasa lo mis­mo con la dema­go­gía, los dis­cur­sos vacíos, las decla­ra­cio­nes de 20 pun­tos que no van a nin­gún lado. Esta­mos sí por una nue­va polí­ti­ca, por una nue­va for­ma de ser de izquier­das.

-¿Qué repre­sen­ta la Pri­me­ra Línea para uste­des?

-Es una expre­sión polí­ti­ca que nace jus­ta­men­te aquí en Chi­le, que no tie­ne refe­ren­tes des­de hace mucho tiem­po, prác­ti­ca­men­te des­de las luchas que se die­ron con­tra la Dic­ta­du­ra. Des­de el 2011, se fue­ron refle­jan­do expe­rien­cias pare­ci­das en ese mis­mo sen­ti­do. Tie­ne que ver con jóve­nes del pue­blo que no tie­nen nada que per­der por­que están en situa­ción de la mar­gi­na­ción neo­li­be­ral, son todos los jóve­nes que el neo­li­be­ra­lis­mo final­men­te exi­me de la vida públi­ca y que les da las peo­res vidas pri­va­das. Son eso jóve­nes los que le están ponien­do el pecho a las balas, son los Mau­ri­cio Fre­des (muer­to al ser per­se­gui­do por los cara­bi­ne­ros), es la gen­te que ha caí­do en las pobla­cio­nes y que sigue sien­do anó­ni­ma, es la gen­te que murió cal­ci­na­da por los mili­ta­res en los super­mer­ca­dos. Esa es la Pri­me­ra Línea, una expre­sión polí­ti­ca riquí­si­ma, un fenó­meno digno de par­ti­ci­par y de ser estu­dia­do por­que repre­sen­ta la úni­ca for­ma en la que los jóve­nes que no fue­ron repre­sen­ta­dos se auto­re­pre­sen­ta­ron.

-Y es inter­cla­sis­ta, por­que vemos gen­te muy humil­de y tam­bién de cla­se media meti­da en esta movi­da.

-Es inter­cla­sis­ta como todo este movi­mien­to, pero creo que la gran vir­tud a reco­no­cer­le a este movi­mien­to es jus­ta­men­te ser de las cla­ses popu­la­res, tene­mos notas de mul­ti­cla­sis­mo en dife­ren­tes expre­sio­nes, las asam­bleas terri­to­ria­les y la mani­fes­ta­ción en la Pla­za de la Dig­ni­dad, dan cuen­ta de ello. Pero, final­men­te diría que ahí un 80% de los jóve­nes son de cla­ses popu­la­res, entre los que nos hemos encon­tra­do tam­bién con jóve­nes popu­la­res boli­via­nos, perua­nos, migran­tes hai­tia­nos aten­dien­do a gen­te de la Pri­me­ra Línea. Enton­ces, creo que es una de las expre­sio­nes más popu­la­res de este movi­mien­to.

En la Pri­me­ra Línea, hay tan­tos chi­cos como chi­cas, o para decir­lo en la jer­ga chi­le­na: «cabras y cabros».

-Hay un mon­tón de mucha­chas por­que creo que este movi­mien­to tam­bién tie­ne que ver con movi­mien­tos sin­cró­ni­cos que están ocu­rrien­do en Chi­le. Antes de que ocu­rrie­ra el 18 de octu­bre, el movi­mien­to pro­ta­go­nis­ta de la polí­ti­ca era el femi­nis­mo. Por eso, vemos que las muje­res hoy en día están incor­po­ra­das abso­lu­ta­men­te: están las com­pa­ñe­ras de la Pri­me­ra Línea, las de las asam­bleas terri­to­ria­les, y en todas las expre­sio­nes de lucha, por­que ellas están sien­do las pro­ta­go­nis­tas de la polí­ti­ca. De hecho, el 8M fue un desa­fío para el movi­mien­to de muje­res en vir­tud del movi­mien­to popu­lar tam­bién. En los días pre­vios se agi­tó una situa­ción que con el 8M explo­tó con todo y fue­ron las com­pa­ñe­ras las que lo hicie­ron explo­tar.

-¿Tal cual se da este pro­ce­so, alcan­za con que cai­ga Piñe­ra?

-Creo que este movi­mien­to final­men­te lo que está seña­lan­do es que las refor­mas en el mar­co neo­li­be­ral, los cam­bios de líde­res, no dan el ancho (la talla). Si hay una vir­tud y un defec­to que poda­mos reco­no­cer para­le­la­men­te a este movi­mien­to es que real­men­te nadie sabe cuan­do va a ter­mi­nar, todos sabe­mos que esta­mos deman­dan­do con­cre­ta­men­te el fin de la pre­ca­ri­za­ción de la vida, que­re­mos una vida más dig­na, pero evi­den­te­men­te eso no se aca­ba con Piñe­ra, por lo tan­to no es sufi­cien­te su caí­da, pero tam­po­co sabe­mos has­ta dón­de se va a lle­gar. Qui­zás este movi­mien­to abre una bre­cha de trans­for­ma­ción enor­me en este país, como nun­ca antes había suce­di­do des­de la Uni­dad Popu­lar en los años 70.

¿Hay una posi­bi­li­dad de que este nue­vo movi­mien­to ten­ga un nexo de unión con el ante­rior, con el que vie­ne de la Dic­ta­du­ra, que ha deja­do muer­tos, des­apa­re­ci­dos, pre­sos y ex-pre­sos? ¿Ves que hay un hilo con­duc­tor que pue­da unir esas dos expe­rien­cias?

-Hay un hilo con­duc­tor en cuan­to a que esas diri­gen­cias polí­ti­cas asu­man de for­ma crí­ti­ca que ya no pue­den inten­tar con­du­cir lo que nun­ca con­du­je­ron. Noso­tros somos cul­pa­bles hoy en día del esta­do de des­com­po­si­ción de polí­ti­cas de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, de los movi­mien­tos popu­la­res, lamen­ta­ble­men­te por esa gene­ra­ción, lo digo con un dolor tre­men­do por­que fui for­ma­do polí­ti­ca­men­te por esa gene­ra­ción, me hice de izquier­da revo­lu­cio­na­ria con esas per­so­nas. Pero este movi­mien­to es una mues­tra de has­tío tam­bién hacia sus for­mas de hacer polí­ti­ca, por­que si bien acá esta­mos can­sa­dos de la polí­ti­ca neo­li­be­ral, tam­bién nos can­sa­mos de una ver­bo­rrea y una dema­go­gia vacía que, lamen­ta­ble­men­te, eran com­pa­ñe­ros los que nos la trans­mi­tían. Son com­pa­ñe­ros que hoy en día están y creo que hay una muy bue­na dis­po­si­ción de ellos para estar incor­po­ra­dos en estos movi­mien­tos, algu­nos lo están hacien­do con la humil­dad de reco­no­cer el recam­bio, sabien­do que noso­tros reco­no­ce­mos que la expe­rien­cia es vir­tuo­sa, que las luchas anti­dic­ta­to­ria­les fue­ron la lucha de libe­ra­ción nacio­nal del pue­blo de Chi­le, pero tam­bién a sabien­das de que ellos nos lega­ron cos­tum­bres que para noso­tros fue­ron nefas­tas, y este movi­mien­to impli­ca tam­bién esa trans­for­ma­ción.

-¿Qué opi­nas del pró­xi­mo ple­bis­ci­to? Hay muchos, des­de la izquier­da y des­de la calle, que dicen que el pro­ce­so ha sido coop­ta­do por quie­nes for­ma­ron par­te con el Gobierno de esa mesa para lan­zar esa con­vo­ca­to­ria y hay otros que dicen que más allá del ple­bis­ci­to la lucha debe con­ti­nuar en la calle.

-Voy a hablar como sim­pa­ti­zan­te del Colo Colo, en par­te por­que los colo­co­li­nos somos un movi­mien­to com­pues­to por varios espa­cios: esta­mos los colec­ti­vos polí­ti­cos, mi colec­ti­vo anti­fas­cis­ta de la Garra Blan­ca, está el Club Social y Depor­ti­vo la Garra Blan­ca, la hin­cha­da en gene­ral. Noso­tros en este momen­to esta­mos todos los cuer­pos del Club por el APRUEBO en el ple­bis­ci­to. Des­de los anti­fas­cis­tas de la Garra Blan­ca lo hemos inten­ta­do carac­te­ri­zar como un APRUEBO com­ba­ti­vo, que sabe­mos tam­bién que den­tro del mar­co de las refor­mas neo­li­be­ra­les todas las trans­for­ma­cio­nes de la vida que noso­tros pre­ci­sa­mos no son posi­bles, pero sí sabe­mos que abre una ven­ta­na de sobe­ra­nía popu­lar impor­tan­te.
Creo que hay que com­pren­der que, como les gus­ta decir mucho a los inte­lec­tua­les, con una ciu­da­da­nía vigi­lan­te, como la que noso­tros tene­mos hoy en día en Chi­le, es posi­ble abrir nue­vas bre­chas trans­for­ma­do­ras. Noso­tros más que una ciu­da­da­nía tene­mos un pue­blo vigi­lan­te que está obser­van­do que pasa en la polí­ti­ca. En Chi­le hace mucho tiem­po, me atre­ve­ría a decir que hace 40 años, que no tene­mos un pue­blo que haya esta­do intere­sa­do en la polí­ti­ca y hoy día la polí­ti­ca se reins­ta­ló al cen­tro de la vida.
Si me pre­gun­ta­ran qué me gus­ta­ría dejar plas­ma­do en esa Cons­ti­tu­ción, en esa posi­bi­li­dad cons­ti­tu­yen­te, sería evi­den­te­men­te la sobe­ra­nía nacio­nal popu­lar y, por otro lado, el cen­tro de la vida en la polí­ti­ca, la polí­ti­ca como una herra­mien­ta para resol­ver pro­ble­mas, diá­lo­gos, para que noso­tros poda­mos poner tam­bién posi­cio­nes popu­la­res en la pales­tra, por­que eso no lo tene­mos hoy en día, tene­mos una clau­su­ra cons­ti­tu­cio­nal muy gran­de, y lo que esta­mos bus­can­do es jus­ta­men­te rom­per esa clau­su­ra. No vamos a tener qui­zás la socie­dad que que­re­mos, no vamos a con­quis­tar la igual­dad, la soli­da­ri­dad, las expre­sio­nes de sobe­ra­nía popu­lar que que­re­mos, pero sí vamos a lograr reins­ta­lar deba­tes que son muy impor­tan­tes.
Por eso, el Ple­bis­ci­to y la Cons­ti­tu­ción mis­ma no deben ser vis­tos como un fin por sí mis­mo, sino como herra­mien­tas polí­ti­cas, como lo que son. Las cons­ti­tu­cio­nes son herra­mien­tas polí­ti­cas suje­tas a inter­pre­ta­cio­nes, y hoy día tene­mos una que favo­re­ce a inter­pre­ta­cio­nes bur­gue­sas, oli­gár­qui­cas. Nece­si­ta­mos rom­per con ese para­dig­ma para tener una nue­va herra­mien­ta cons­ti­tu­cio­nal que nos favo­rez­ca en la cons­truc­ción popu­lar.

-¿Quién era Neko Mora, ase­si­na­do por los cara­bi­ne­ros días atrás?

-Era un hin­cha colo­co­lino muy impor­tan­te, no era par­te de nues­tro colec­ti­vo, pero sí era un anti­fas­cis­ta. Lo cono­cí, pue­do decir que fue un suje­to y un com­pa­ñe­ro muy uni­ta­rio, un mili­tan­te comu­nis­ta y un colo­co­lino que siem­pre estu­vo dedi­ca­do a cons­truir un pue­blo colo­co­lino orga­ni­za­do y cons­cien­te, por lo menos así lo recor­da­mos noso­tros. Tam­bién, hay que recor­dar que Neko es un joven que murió en una ins­tan­cia de movi­li­za­ción, no murió afue­ra del esta­dio, él murió por­que ese día había orga­ni­za­da afue­ra del esta­dio una ins­tan­cia de movi­li­za­ción, murió en una barri­ca­da, un camión enor­me, de miles de tone­la­das, pasó sobre él por­que atro­pe­lló una barri­ca­da que él esta­ba defen­dien­do.

-¿Sigue fir­me la uni­dad de las barras de las hin­cha­das de fút­bol chi­le­nas? Nos lla­mó mucho la aten­ción eso por­que no es fácil unir a gen­te que se sepa­ra por el fút­bol.

-Creo que hay que cons­ta­tar algo sobre el movi­mien­to de las barras chi­le­nas. O sea, las barras chi­le­nas tie­nen una uni­dad que hoy día se cons­ti­tu­ye como una uni­dad de cla­se, las dife­ren­cias que se han abier­to en base al fút­bol son muy fuer­tes por­que son dife­ren­cias que están basa­das en la ideo­lo­gía neo­li­be­ral. El neo­li­be­ra­lis­mo ins­ta­ló la divi­sión en el pue­blo y lo hizo tam­bién, lamen­ta­ble­men­te, median­te el fút­bol.
Hoy noso­tros tene­mos que reco­no­cer que recons­truir ese pro­ce­so orgá­ni­co de vol­ver a ser pue­blo es algo impor­tan­te en lo que esta­mos tra­ba­jan­do. Pero, por lo menos para la calle tene­mos una neu­tra­li­dad, esta­mos uni­dos como pue­blo y esta­mos tam­bién a favor de este movi­mien­to de revuel­ta del que el barris­mo sin lugar a duda ha sido par­te pro­ta­gó­ni­ca.

Muchí­si­mas gra­cias.

-Muchas gra­cias a uste­des por visi­bi­li­zar lo que que­re­mos decir, muy poca gen­te escu­cha lo que está pasan­do con el fút­bol y me gus­ta­ría cons­ta­tar que este movi­mien­to está desa­fian­do hoy día el patrón cul­tu­ral neo­li­be­ral de Lati­noa­mé­ri­ca. Noso­tros siem­pre hemos sido nega­dos, los garris­tas, los flai­tes, los cho­rros, los cumas… se nos ha dicho que somos todo lo malo de la socie­dad, pero este movi­mien­to aca­ba de rever­tir eso y ame­na­za la hege­mo­nía cul­tu­ral de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na de la mar­gi­na­ción, de cons­truir­nos nega­ti­va­men­te.

-Otra cosa que creo que aca­ba de rever­tir este movi­mien­to es ver tan­tas ban­de­ras mapu­ches en San­tia­go de Chi­le, no solo el 12 de octu­bre, sino todos los días.

-Tie­ne que ver con derro­tar una hege­mo­nía de qué es lo nega­ti­vo, por­que lo nega­ti­vo en Chi­le siem­pre fue ser indio, ser hin­cha de fút­bol, escu­char regue­tón, ser cum­bie­ro, eso siem­pre fue lo malo. Noso­tros le dimos una sig­ni­fi­can­cia polí­ti­ca, nues­tro movi­mien­to dijo que ser cuma, ser pobre, ser negro, ser mapu­che, es algo polí­ti­co y se debe a la mar­gi­na­ción. Nos uni­mos en esa mar­gi­na­ción. Por eso, creo que actual­men­te se fun­da­men­ta el mie­do cul­tu­ral que la bur­gue­sía tie­ne hacia noso­tros, por eso el mie­do a la ban­de­ra mapu­che, por eso el ase­si­na­to de Cami­lo Catri­llan­ca como si hubie­se sido una pro­fe­cía que esto venía, como si hubie­se sido una ven­gan­za de ante­mano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *