Chi­le. Como en dic­ta­du­ra: Repre­sión poli­cial en las pobla­cio­nes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​15 de mar­zo de 2020

Debi­do a los acon­te­ci­mien­tos de repre­sión y vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos ocu­rri­dos en el sec­tor de La Pin­co­ya (Hue­chu­ra­ba), San­tia­go, com­par­ti­mos con uste­des la siguien­te decla­ra­ción rea­li­za­da por pobla­do­res, pobla­do­ras y orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias que hacen vida en el terri­to­rio.

Denun­cia­mos la bru­tal repre­sión en La Pin­co­ya

Antes los gra­ves hechos de repre­sión ocu­rri­dos en las últi­mas sema­nas, los pobla­do­res y pobla­do­ras de La Pin­co­ya (comu­na de Hue­chu­ra­ba) decla­ra­mos lo siguien­te:

1 – Des­de el 18 de octu­bre del 2019 los pobla­do­res y pobla­do­ras de La Pin­co­ya hemos debi­do afron­tar gra­ves y sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes a nues­tros Dere­chos Huma­nos por par­te de agen­tes del Esta­do (Ejér­ci­to, Cara­bi­ne­ros y la PDI) solo por el hecho de mani­fes­tar­nos y luchar por un futu­ro mejor para nues­tra comu­ni­dad y nues­tras fami­lias.

2 – La vio­len­cia injus­ti­fi­ca­da de los orga­nis­mos repre­si­vos se ha mani­fes­ta­do en:

– los ata­ques con bom­bas lacri­mó­ge­nas, per­di­go­nes de ace­ro, bali­nes (dis­pa­ra­dos por pis­to­las de aire com­pri­mi­do), postones, pie­dras y frag­men­tos de boli­tas (cani­cas) lan­za­das con hon­das des­de el inte­rior de la 54 Comi­sa­ría fue­ra de todo pro­to­co­lo, afec­tan­do a mani­fes­tan­tes, tran­seún­tes y niños y niñas;
– los ata­ques al SAPU del sec­tor (el que ha sido gasea­do más de tres veces con pacien­tes en su inte­rior) y a las bri­ga­das de pri­me­ros auxi­lios cons­ti­tui­das por veci­nos y veci­nas para pres­tar ayu­da a heri­dos y afec­ta­dos por la repre­sión;
– las bom­bas lacri­mó­ge­nas lan­za­das inten­cio­nal­men­te a los techos de nues­tras casas, con el obje­to de pro­vo­car incen­dios, los cua­les han esta­do a pun­to de con­su­mir por com­ple­to algu­nas de las vivien­das afec­ta­das;
– los con­tro­les de iden­ti­dad basa­dos en la mera sos­pe­cha dis­cri­mi­na­to­ria, las deten­cio­nes injus­ti­fi­ca­das en con­tra de per­so­nas que nada tenían que ver con las mani­fes­ta­cio­nes, los ingre­sos ile­ga­les a vivien­das en bus­ca de mani­fes­tan­tes y las gol­pi­zas a dete­ni­dos; como el caso de un vecino que tras ser dete­ni­do fue aban­do­na­do en Ciu­dad Empre­sa­rial, u otros casos simi­la­res don­de se les dejó aban­do­na­dos en luga­res ale­ja­dos;
– los ata­ques a meno­res de edad, inclu­yen­do a los estu­dian­tes secun­da­rios y a niños y niñas, que han debi­do sopor­tar bom­bas lacri­mó­ge­nas en sus escue­las, la per­se­cu­ción de vehícu­los de Cara­bi­ne­ros al gri­to de “corre más rápi­do o te atro­pe­lla­mos”, o las ame­na­zas de ser inter­na­dos en el Sena­me para no ver más a sus padres;
– los inten­tos de atro­pe­llos a mani­fes­tan­tes, el uso de vehícu­los poli­cia­les con lacri­mó­ge­nas ama­rra­das para gasear pasa­jes con y sin mani­fes­ta­cio­nes y la pre­sen­cia per­ma­nen­te de dro­nes y heli­cóp­te­ros que aten­tan con­tra nues­tra salud físi­ca y men­tal y nues­tro dere­cho a la pri­va­ci­dad;

– la miso­gi­nia en con­tra de las muje­res de La Pin­co­ya, a las cua­les Cara­bi­ne­ros de mane­ra per­ma­nen­te tra­tan de pros­ti­tu­tas u otros ape­la­ti­vos simi­la­res, car­ga­dos de sexis­mo dis­cri­mi­na­to­rio (por decir­lo de mane­ra sua­ve) y rea­li­zan comen­ta­rios deni­gran­tes refi­rién­do­se a su aspec­to físi­co, como su peso, edad, apa­rien­cia;
– el robo y/​o des­truc­ción de cédu­las de iden­ti­dad y pases esco­la­res, la apli­ca­ción de gas pimien­ta en los espa­cios públi­cos para evi­tar que se reúna la comu­ni­dad, el uso de agen­tes y vehícu­los de civil para vigi­lar y dete­ner a veci­nos y veci­nas, entre otros ejem­plos del accio­nar repre­si­vo.

Lo ante­rior es una mues­tra de una reali­dad coti­dia­na en los últi­mos 4 meses y medio y que demues­tran que exis­te una polí­ti­ca pla­ni­fi­ca­da para aca­bar con las mani­fes­ta­cio­nes en La Pin­co­ya a tra­vés de la repre­sión y el mie­do, es decir, a tra­vés de la apli­ca­ción del “Terro­ris­mo de Esta­do”.

3 – En estos meses, los gran­des medios solo se han refe­ri­do a nues­tra pobla­ción para tachar­nos de delin­cuen­tes e inten­tar vin­cu­lar­nos al nar­co­trá­fi­co, des­co­no­cien­do las reales cau­sas del des­con­ten­to social. Por otra par­te, nin­gún orga­nis­mo esta­tal ni inter­na­cio­nal de Dere­chos Huma­nos se ha hecho pre­sen­te para escu­char nues­tra voz, por lo que los pobla­do­res y pobla­do­ras hemos debi­do cons­ti­tuir nues­tras pro­pias bri­ga­das de Dere­chos Huma­nos, esta­ble­cien­do víncu­los y rela­cio­nes con gru­pos de abo­ga­dos para bus­car la orien­ta­ción nece­sa­ria en estos momen­tos de tan­ta vio­len­cia poli­cial. A lo ante­rior debe­mos sumar la exis­ten­cia de un muni­ci­pio y un alcal­de ausen­te que ha pre­fe­ri­do ence­rrar­se en los sec­to­res aco­mo­da­dos de la comu­na, dejan­do a los y las pobla­do­ras a su suer­te. Ni el alcal­de, ni la OPD, ni nadie ha hecho nada por res­guar­dar nues­tros Dere­chos Huma­nos, al con­tra­rio, han tra­ba­ja­do de la mano con Cara­bi­ne­ros para for­ta­le­cer la vigi­lan­cia sobre los mani­fes­tan­tes (con las cáma­ras, por ejem­plo), impe­dir las pro­tes­tas estu­dian­ti­les y fomen­tar la impu­ni­dad repre­si­va (con un SAPU que se ha rehu­sa­do en varias oca­sio­nes a com­ple­tar en los datos el deta­lle espe­cí­fi­co de “lesio­nes pro­vo­ca­das por cara­bi­ne­ros” aun cuan­do las heri­das o con­tu­sio­nes son obser­va­bles a sim­ple vis­ta).

Aban­do­na­dos por el Esta­do, el muni­ci­pio y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad en gene­ral, los pobla­do­res y pobla­do­ras de La Pin­co­ya resis­ti­re­mos y segui­re­mos en las calles pelean­do por nues­tros dere­chos y hace­mos direc­ta­men­te res­pon­sa­bles al Pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, al Minis­tro del Inte­rior Gon­za­lo Blu­mel, al Gene­ral Direc­tor de Cara­bi­ne­ros Mario Rozas, al alcal­de de Hue­chu­ra­ba Car­los Cua­dra­do Prats y a los miem­bros del Con­se­jo Muni­ci­pal, por todos los abu­sos, atro­pe­llos, mal­tra­tos y vio­la­cio­nes a nues­tros dere­chos polí­ti­cos, socia­les y huma­nos.

¡Ni sus balas ni su repre­sión podrán aca­llar la voz del pue­blo!
¡Segui­re­mos resis­tien­do!

Asam­blea Movi­li­za­da de La Pin­co­ya
Asam­blea de Estu­dian­tes y Jóve­nes de La Pin­co­ya
Bri­ga­da de Pri­me­ros Auxi­lios Luchan­do Por la Dig­ni­dad

Pren­sa OPAL*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *