Bra­sil. Her­ma­na de Marie­lle Fran­co lamen­ta la cam­pa­ña de odio dos años des­pués de ase­si­na­to

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​14 de mar­zo de 2020

La her­ma­na de la con­ce­jal y acti­vis­ta bra­si­le­ña Marie­lle Fran­co, Anie­lle Fran­co, lamen­tó en entre­vis­ta con Sput­nik que una par­te de la socie­dad siga des­ti­lan­do odio con­tra la ase­si­na­da dos años des­pués del cri­men que sigue impu­ne.

«El país está pasan­do por ese momen­to (…) hay per­so­nas que ponen la ideo­lo­gía polí­ti­ca por enci­ma de los valo­res huma­nos, para la fami­lia sería más intere­san­te si hubie­ra más empa­tía y más sen­si­bi­li­dad inde­pen­dien­te­men­te de a quién vota­ron; hay una par­te de la socie­dad que infla­ma ese odio», dijo Anie­lle Fran­co.

Marie­lle Fran­co era con­ce­ja­la del opo­si­tor Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (PSOL) en la alcal­día de Río de Janei­ro, don­de se des­ta­có por su papel en favor de las muje­res, la pobla­ción negra, los veci­nos de las fave­las, la comu­ni­dad LGBTI y la lucha con­tra la vio­len­cia poli­cial.

El 14 de mar­zo de 2018 fue ase­si­na­da de varios tiros en la cabe­za en el cen­tro de Río de Janei­ro, don­de tam­bién murió Ander­son Gomes, el con­duc­tor del vehícu­lo en el que via­ja­ba; el cri­men pro­vo­có con­mo­ción nacio­nal y una ola de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal.

Sin embar­go, tam­bién hubo bur­las, bro­mas de mal gus­to y ata­ques a la fami­lia, sobre todo de sec­to­res liga­dos a la ultra­de­re­cha y de sim­pa­ti­zan­tes del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro.

El pro­pio man­da­ta­rio apa­re­ció cita­do en la inves­ti­ga­ción del caso, y hay varios indi­cios que conec­tan a los pre­sun­tos auto­res inte­lec­tua­les del cri­men con la fami­lia pre­si­den­cial.

Los sos­pe­cho­sos de per­pe­trar el ase­si­na­to están pre­sos des­de hace un año, pero la inves­ti­ga­ción aún no con­si­guió des­ve­lar quién man­dó matar a Marie­lle y por qué; muchos con­si­de­ran que se debe a que el caso podría impli­car a polí­ti­cos impor­tan­tes.

«Pue­de ser que haya diver­sos polí­ti­cos (impli­ca­dos en el cri­men), sabe­mos que (la fal­ta de avan­ces en la inves­ti­ga­ción) tie­ne que ver con eso, con a quién pue­de afec­tar, pero pre­fie­ro no hablar de eso», dijo Anie­lle, que exi­ge mucha pru­den­cia a la hora de tra­tar del asun­to.

La fami­lia tie­ne «dudas» sobre si con­vie­ne o no lle­var el caso al ámbi­to Fede­ral has­ta aho­ra, es com­pe­ten­cia de la Poli­cía Civil de Río de Janei­ro, pero algu­nas voces piden que la inves­ti­ga­ción la asu­ma la Poli­cía Fede­ral ante la fal­ta de con­clu­sio­nes.

Algu­nas per­so­nas temen que poner el caso en manos de la Poli­cía Fede­ral, que se encuen­tra bajo el man­do del minis­tro de Jus­ti­cia, Sér­gio Moro, podría ser­vir para ente­rrar líneas de inves­ti­ga­ción que apun­tan a la fami­lia Bol­so­na­ro.

Des­de el prin­ci­pio, la inves­ti­ga­ción vin­cu­ló el ase­si­na­to con las mili­cias (gru­pos cri­mi­na­les para­po­li­cia­les) de Río de Janei­ro y en con­cre­to el Escri­to­rio do Cri­me (Ofi­ci­na del Cri­men), uno de los más peli­gro­sos.

Uno de sus miem­bros, Adriano da Nóbre­ga, fue eje­cu­ta­do por la poli­cía el pasa­do mes de febre­ro en extra­ñas cir­cuns­tan­cias.

Cuan­do tra­ba­ja­ba como agen­te de la Poli­cía Mili­tar, Nóbre­ga fue home­na­jea­do en la Asam­blea Legis­la­ti­va de Río de Janei­ro por el enton­ces dipu­tado Flá­vio Bol­so­na­ro (uno de los hijos del pre­si­den­te), que tam­bién con­tra­tó a varios fami­lia­res de Nóbre­ga como ase­so­res par­la­men­ta­rios.

Por estas y otras cone­xio­nes, bue­na par­te de la opi­nión públi­ca bra­si­le­ña vio la muer­te del mili­ciano como una for­ma de evi­tar que salie­ran a la luz infor­ma­cio­nes com­pro­me­te­do­ras.

«No des­car­to esa posi­bi­li­dad, pero quie­ro espe­rar para orien­tar­me mejor», dijo Anie­lle Fran­co.

Ella y el res­to de la fami­lia de la con­ce­ja­la pusie­ron en mar­cha recien­te­men­te el Ins­ti­tu­to Marie­lle Fran­co.

Esa orga­ni­za­ción finan­cia­da con dona­cio­nes se ver­te­bra en cua­tro ejes: lucha por jus­ti­cia, defen­der la memo­ria y evi­tar la pro­pa­ga­ción de noti­cias fal­sas sobre Marie­lle, mul­ti­pli­car el lega­do (para ase­gu­rar que se eje­cu­ta el tra­ba­jo cons­trui­da por ella y su equi­po) y «regar las semi­llas», para apo­yar a muje­res y otras per­so­nas negras y habi­tan­tes de fave­las que quie­ren ocu­par espa­cios polí­ti­cos.

El ins­ti­tu­to abrió hace unos días una sede en una casa en la zona por­tua­ria de Río que per­ma­ne­ce­rá abier­ta en mar­zo, con una expo­si­ción per­ma­nen­te sobre la vida de la acti­vis­ta, así como char­las, deba­tes y otros actos cul­tu­ra­les.

Para este sába­do 14 de mar­zo esta­ba pre­vis­to un acto inter­re­li­gio­so, una cla­se públi­ca, un almuer­zo con madres de hijos víc­ti­mas de la vio­len­cia poli­cial, una con­cen­tra­ción de pro­tes­ta y varios con­cier­tos.

Sin embar­go, toda la agen­da fue can­ce­la­da por la pan­de­mia de COVID-19, pues las auto­ri­da­des reco­mien­dan evi­tar aglo­me­ra­cio­nes de per­so­nas.

Sput­nik*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *