Bra­sil /​Boli­via. Elon Musk se lan­za sobre el litio sud­ame­ri­cano como un nue­vo con­quis­ta­dor

Vijay Prashad /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​14 de mar­zo de 2020

El litio bra­si­le­ño no será sufi­cien­te para las inten­cio­nes de Musk y Tes­la, van a tener que impor­tar­lo de otros luga­res

Elon Musk, el direc­tor de Tes­la, quie­re cons­truir una fábri­ca de auto­mó­vi­les eléc­tri­cos en Bra­sil. Se supo­nía que iba a reu­nir­se con Jair Bol­so­na­ro, el pre­si­den­te de Bra­sil, en Mia­mi a comien­zos de mar­zo, pero esta­ba dema­sia­do ocu­pa­do. En vez de ello, Musk irá a Bra­sil en algún momen­to de este año. Todas las mira­das están sobre el esta­do bra­si­le­ño de San­ta Cata­ri­na, cuyo Secre­ta­rio de Arti­cu­la­ción Inter­na­cio­nal, Derian Cam­pos, está en con­tac­to direc­to con Musk. Dos fabri­can­tes de auto­mó­vi­les, BMW y GM ya tie­nen plan­tas en San­ta Cata­ri­na. Mar­cos Pon­tes, minis­tro de Cien­cia, Tec­no­lo­gía, Inno­va­ción y Comu­ni­ca­cio­nes, man­tu­vo una video con­fe­ren­cia con Ander­son Ricar­do Pache­co, un alto fun­cio­na­rio de Tes­la. Jun­to con ellos estu­vie­ron Daniel Frei­tas, dipu­tado y Clai­ton Pache­co Gal­dino, Direc­tor de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Cri­ciú­ma, una ciu­dad en San­ta Cata­ri­na. Están ansio­sos por que Tes­la abra una ‘giga­fá­bri­ca’ – el nom­bre de Tes­la para una fábri­ca gran­de – en la mayor eco­no­mía de Suda­mé­ri­ca.

Ayu­da el hecho de que Bra­sil ten­ga con­si­de­ra­bles depó­si­tos de litio, sobre todo en los esta­dos sudo­rien­ta­les de Minas Gerais y Para­íba, y en los noro­rien­ta­les de Cea­rá y Rio Gran­de do Nor­te. Su pro­duc­ción de litio es limi­ta­da, uti­li­za­da en gran medi­da para la pro­duc­ción de vidrio y cerá­mi­ca. El gobierno de Bol­so­na­ro está intere­sa­do en aumen­tar esa pro­duc­ción, inclu­so como mate­ria pri­ma cla­ve para las bate­rías de iones de litio que ali­men­tan auto­mó­vi­les eléc­tri­cos como los que fabri­ca Tes­la. Pero el litio de Bra­sil no será sufi­cien­te, Tes­la ten­dría que impor­tar litio de otros luga­res. 

El Trián­gu­lo del Litio

Más del 50% de los depó­si­tos mun­dia­les cono­ci­dos de litio se encuen­tran en el “Trián­gu­lo del Litio”: las fuen­tes de sal­mue­ra con­cen­tra­da de litio en Argen­ti­na, Boli­via y Chi­le. Los desier­tos de alta mon­ta­ña de Boli­via – el Salar de Uyu­ni – tie­nen, con mucho, las mayo­res reser­vas cono­ci­das de litio.

En un tuit muy extra­ño, el empre­sa­rio boli­viano Samuel Doria Medi­na escri­bió que, ya que Elon Musk y Jair Bol­so­na­ro con­ver­sa­rán de la fábri­ca de Tes­la en Bra­sil, debe­rían aña­dir a esa ini­cia­ti­va lo siguien­te: “cons­truir una giga­fá­bri­ca en el Salar de Uyu­ni para sumi­nis­trar bate­rías de litio”. Doria Medi­na no es solo un empre­sa­rio. Es el can­di­da­to a la vice­pre­si­den­cia en bino­mio con la “pre­si­den­ta inte­ri­na” Jea­ni­ne Áñez para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 3 de mayo de 2020 en Boli­via. Áñez lle­gó al poder solo por el gol­pe de esta­do con­tra Evo Mora­les en noviem­bre de 2019. Por lo tan­to, debe­ría con­si­de­rar­se que la alfom­bra de bien­ve­ni­da de Doria Medi­na para Tes­la tie­ne toda la auto­ri­dad del gobierno gol­pis­ta detrás de ella.

El gobierno de Mora­les había sido muy cau­te­lo­so con las reser­vas de litio. Había deja­do cla­ro que estos pre­cio­sos recur­sos no debían ser entre­ga­dos a las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les en acuer­dos favo­ra­bles a ellas. Mora­les había seña­la­do que las ganan­cias del litio debían ser debi­da­men­te com­par­ti­das con el pue­blo boli­viano. Su gobierno indi­có que cual­quier acuer­do debía hacer­se con COMIBOL, la empre­sa mine­ra nacio­nal de Boli­via y con Yaci­mien­tos de Litio Boli­via­nos, la empre­sa nacio­nal de litio. Las ganan­cias mone­ta­rias de esta mine­ría irían al teso­ro públi­co boli­viano y finan­cia­rían los pro­gra­mas socia­les que el país tan­to nece­si­ta. Esta sen­sa­ta polí­ti­ca socia­lis­ta fue dema­sia­do para tres gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les: ERAMET (Fran­cia), FMC (Esta­dos Uni­dos) y POSCO (Corea del Sur), que le die­ron la espal­da y se fue­ron a Argen­ti­na.

Un gol­pe por el litio

La polí­ti­ca socia­lis­ta de Evo hacia los recur­sos natu­ra­les fue lo que con­de­nó a su gobierno. La oli­gar­quía, que esta­ba furio­sa con el gobierno de Mora­les y su socia­lis­mo, uti­li­zó todos los meca­nis­mos para soca­var­lo ante las elec­cio­nes de 2019. Los incen­dios fores­ta­les en las regio­nes del nor­te y el este de Boli­via pro­por­cio­na­ron a los medios de comu­ni­ca­ción de la oli­gar­quía la muni­ción para suge­rir que Mora­les había aban­do­na­do su com­pro­mi­so con el ambien­te y con la Pacha­ma­ma (Madre Tie­rra), y que aho­ra tra­ba­ja­ba en bene­fi­cio de los gana­de­ros. Es impor­tan­te seña­lar que esto no es solo ridícu­lo, sino que tan pron­to el gobierno de Áñez asu­mió el poder, apro­bó legis­la­ción que per­mi­te a los gana­de­ros expan­dir sus tie­rras a zonas fores­ta­les.

El opo­nen­te de Mora­les, Car­los Mesa, y otros altos diri­gen­tes de los par­ti­dos polí­ti­cos de la oli­gar­quía dije­ron abier­ta­men­te mucho antes de las elec­cio­nes que Mora­les solo podría ganar con frau­de. Un auto­pro­cla­ma­do Con­se­jo para la Defen­sa de la Demo­cra­cia dijo que Mora­les era un can­di­da­to ile­gí­ti­mo por­que había per­di­do el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal de 2016. Los medios de comu­ni­ca­ción, apo­ya­dos por estos intere­ses empre­sa­ria­les y neo­fas­cis­tas, habla­ron de frau­de con bom­bos y pla­ti­llos, mien­tras Car­los Mesa, la noche de las elec­cio­nes, dijo que había “un frau­de monu­men­tal”. Estas pro­vo­ca­cio­nes de Mesa, los neo­fas­cis­tas y las éli­tes empre­sa­ria­les resul­ta­ron en vio­len­cia calle­je­ra. En medio de ella, la poli­cía – par­te de la cual esta­ba moles­ta con Mora­les por repri­mir la corrup­ción poli­cial – se amo­ti­nó. Lxs 36 boli­via­nos que murie­ron en el perío­do inme­dia­ta­men­te pos­te­rior a las elec­cio­nes son víc­ti­mas del len­gua­je incen­dia­rio de Mesa. La Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), inci­ta­da por el gobierno esta­dou­ni­den­se, pre­sen­tó un “infor­me pre­li­mi­nar” de frau­de en las elec­cio­nes; las duras con­clu­sio­nes del infor­me no esta­ban corro­bo­ra­das por los datos que con­tie­ne. El infor­me de la OEA desem­pe­ñó un papel tras­cen­den­tal en la legi­ti­ma­ción del gol­pe con­tra Mora­les. 

Es impor­tan­te seña­lar que no hubo con­tro­ver­sias en la elec­ción de Mora­les en 2014; en esas elec­cio­nes, Evo obtu­vo el 61% de los votos y derro­tó al empre­sa­rio Samuel Doria Medi­na (el mis­mo que aho­ra quie­re se can­di­da­tea a vice­pre­si­den­te y da la bien­ve­ni­da a Tes­la al litio boli­viano) que obtu­vo el 24%. El man­da­to de Mora­les, a par­tir de esa elec­ción no había ter­mi­na­do en noviem­bre de 2019; su remo­ción vio­ló enton­ces el man­da­to de 2014, un pun­to que prác­ti­ca­men­te no ha sido dis­cu­ti­do ni den­tro ni fue­ra de Boli­via. 

John Curiel y Jack Williams del Data and Scien­ce Lab [Labo­ra­to­rio de Datos y Cien­cia] del Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT) revi­sa­ron los datos de las elec­cio­nes en Boli­via y no encon­tra­ron nin­gún frau­de: “No hemos podi­do encon­trar nin­gu­na evi­den­cia esta­dís­ti­ca de frau­de”, escri­bie­ron de for­ma con­clu­yen­te en el Washing­ton Post. Curiel y Williams con­tac­ta­ron a la OEA, pero seña­la­ron: “Noso­tros y otros aca­dé­mi­cos del cam­po, nos pusi­mos en con­tac­to con la OEA para pedir comen­ta­rios; la OEA no res­pon­dió”. Según su eva­lua­ción, Mora­les ganó las elec­cio­nes en noviem­bre de 2019 y este año debía haber­se pose­sio­na­do para un nue­vo man­da­to.

La terri­ble pre­sión del gobierno gol­pis­ta con­tra el par­ti­do de Mora­les (Movi­mien­to al Socia­lis­mo – MAS), así como la pre­sen­cia de moni­to­res de la USAID y un pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral res­pal­da­do por los Esta­dos Uni­dos, Sal­va­dor Rome­ro, sugie­re que las elec­cio­nes del 3 de mayo no van a ser del todo jus­tas, segu­ra­men­te favo­re­ce­rán al gobierno gol­pis­ta, inclu­yen­do al empre­sa­rio que quie­re entre­gar el litio de Boli­via a Tes­la de Elon Musk y al Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro.

Un mun­do de litio

En 2019 el infor­me “Energy Sto­ra­ge Outlook 2019” [Pers­pec­ti­vas de alma­ce­na­mien­to de ener­gía 2019, en tra­duc­ción libre] de Bloom­berg New Energy Finan­ce, que es un refe­ren­te en el cam­po, anti­ci­pó que para 2030, el pre­cio de las bate­rías de iones de litio cae­ría drás­ti­ca­men­te, y que, como con­se­cuen­cia, la ener­gía reno­va­ble (solar y eóli­ca), así como el alma­ce­na­mien­to de ener­gía en bate­rías se expan­di­ría expo­nen­cial­men­te. Para 2040, hay la expec­ta­ti­va de que el 40% de la ener­gía con­su­mi­da en el mun­do sea solar y eóli­ca, en lugar del 7% que es hoy. Para ello, la deman­da de alma­ce­na­mien­to de ener­gía aumen­ta­rá. Se pre­vé que la deman­da total de bate­rías para los sec­to­res de alma­ce­na­mien­to esta­cio­na­rio y trans­por­te eléc­tri­co será de 4,584GWh (giga­va­tios hora) en 2040″, escri­ben los ana­lis­tas de Bloom­berg, “pro­por­cio­nan­do una gran opor­tu­ni­dad para los fabri­can­tes de bate­rías y los mine­ros de los meta­les que las com­po­nen como litio, cobal­to y níquel”. El uso actual es sólo 9GWh/​17GWh.

El pun­to cla­ve a enfa­ti­zar aquí es aque­llo de que esto dará “una gran opor­tu­ni­dad” a “mine­ros de los meta­les que las com­po­nen como litio, cobal­to y níquel”. Cuan­do los ana­lis­tas de Bloom­berg uti­li­zan pala­bras como “mine­ros” no se refie­ren a los mine­ros boli­via­nos o con­go­le­ños, sino a empre­sas trans­na­cio­na­les, como Tes­la y su direc­tor, Elon Musk. En lo que con­cier­ne a Bloom­berg y a Áñez, Suda­mé­ri­ca ya no debe seguir el pro­yec­to nacio­na­lis­ta de Evo Mora­les, sino que es la Suda­mé­ri­ca de Elon Musk, un lugar don­de los neo-con­quis­ta­do­res ganan dine­ro y dejan tras de sí una masa­cre social.

Este artícu­lo fue pro­du­ci­do por Glo­be­trot­ter, un pro­yec­to del Inde­pen­dent Media Ins­ti­tu­te.

Vijay Prashad es his­to­ria­dor, edi­tor y perio­dis­ta indio. Es beca­rio de escri­tu­ra y corres­pon­sal jefe de Glo­be­trot­ter, un pro­yec­to del Inde­pen­dent Media Ins­ti­tu­te. Es edi­tor jefe de Left­Word Books y direc­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social. Ha escri­to más de vein­te libros. Escri­be regu­lar­men­te para Frontli­ne, the Hin­du, News­Click, Alter­Net y Bir­Gün.

Ale­jan­dro Beja­rano es boli­viano, músi­co, docu­men­ta­lis­ta y com­mu­nity mana­ger de redes socia­les. En 2016, reci­bió la Meda­lla de Honor al Méri­to Cul­tu­ral de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via.

Edi­ción: Lui­za Mançano

Bra­sil de Fato*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *