Vene­zue­la. Ante el des­plo­me del petró­leo (y el coro­na­vi­rus)

Por Mar­co Terug­gi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 mar­zo 2020

El
des­plo­me de los pre­cios petro­le­ros impac­ta de lleno en la eco­no­mía
vene­zo­la­na. El esce­na­rio suce­de com­bi­na­do con dos varia­bles que agra­van
la situa­ción: el blo­queo eco­nó­mi­co y la cri­sis des­ata­da por el
coro­na­vi­rus.

«El petró­leo vene­zo­lano cayó de 49 a 24 dóla­res el barril,
lo cual gol­pea dura­men­te los ingre­sos del país», afir­mó el pre­si­den­te
de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, en una rue­da de pren­sa para refe­rir­se a
las difi­cul­ta­des que enfren­ta el país en el esce­na­rio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y el «des­plo­me de los pre­cios petro­le­ros» duran­te el lla­ma­do «lunes negro».

Se tra­ta de «pre­cios simi­la­res a los de 2014», expli­ca a Sput­nik
Vla­di­mir Adrian­za Salas, ana­lis­ta inter­na­cio­nal vene­zo­lano. Aquel año
tam­bién tuvo lugar una caí­da abrup­ta de los pre­cios petro­le­ros que
gol­peó de lleno la eco­no­mía vene­zo­la­na y fue cau­san­te, en gran par­te, de
las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que se des­ata­ron en el país.

La situa­ción es aho­ra más difí­cil, debi­do a que «sobre Vene­zue­la actual­men­te pesan sie­te órde­nes eje­cu­ti­vas esta­dou­ni­den­ses y más de 300 san­cio­nes —accio­nes coer­ci­ti­vas— que difi­cul­tan la tra­di­cio­nal ope­ra­ción de la indus­tria petro­le­ra nacio­nal», ana­li­za Adrian­za Salas.

Madu­ro denun­ció esa situa­ción al seña­lar lo que lla­mó la «bru­tal»
per­se­cu­ción con­tra los bar­cos de expor­ta­ción petro­le­ra por par­te del
gobierno de Esta­dos Uni­dos: «nos per­si­guen los bar­cos, ame­na­zan a los
paí­ses que nos van a com­prar».

El mis­mo jue­ves de los anun­cios de Madu­ro tuvo lugar un nue­vo gol­pe
nor­te­ame­ri­cano a la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na con la san­ción, a
tra­vés del Depar­ta­men­to del Teso­ro, a la empre­sa TNK Tra­ding Inter­na­tio­nal S.A., una sub­si­dia­ria de la empre­sa petro­le­ra rusa Ros­neft Oil.

Ese ata­que se sumó al del 18 de febre­ro con­tra Ros­neft Tra­ding, otra filial de la petro­le­ra rusa. Ambas han sido acu­sa­das de comer­cia­li­zar petró­leo vene­zo­lano, algo que resul­ta ile­gal debi­do a una deci­sión uni­la­te­ral del gobierno nor­te­ame­ri­cano.

De esta mane­ra, la caí­da abrup­ta de los pre­cios del petró­leo se suma al blo­queo sobre la indus­tria petro­le­ra PDVSA.

Pro­nós­ti­co inter­na­cio­nal

El des­en­ca­de­nan­te de la caí­da de los pre­cios del cru­do fue la
deci­sión de Ara­bia Sau­dí de incre­men­tar la pro­duc­ción y reba­jar los
pre­cios de ven­ta del petró­leo. 

Petróleo (imagen referencial)

El resul­ta­do inme­dia­to fue que «el pre­cio mar­ca­dor lla­ma­do Brent cayó en un día, cosa que no se veía des­de el año 1991, de 59 a 33 dóla­res el barril», seña­ló Madu­ro.

«Una recu­pe­ra­ción es impro­nos­ti­ca­ble en las con­di­cio­nes actua­les»,
expli­ca Adrian­za Salas. El des­plo­me ya venía ante­ce­di­do por seña­les: una
de ellas, recien­tes, fue la dis­mi­nu­ción de deman­da petro­le­ra por par­te de Chi­na debi­do al freno impues­to por el coro­na­vi­rus.

Fue jus­ta­men­te por esa baja de deman­da que se pro­pu­so el acuer­do de
reduc­ción de extrac­ción petro­le­ra. Al no lograr­se, y pro­nos­ti­car­se un
aumen­to de pro­duc­ción con com­pra­do­res estra­té­gi­cos a la baja, los
pre­cios caye­ron de for­ma abrup­ta.

«Se ha pro­nos­ti­ca­do una caí­da en la
deman­da anual de cru­do para este año, debi­do a la situa­ción eco­nó­mi­ca
mani­fes­ta­da por la cri­sis crea­da por el coro­na­vi­rus y aun­que, a media­dos
de año, como han mani­fes­ta­do varios ana­lis­tas chi­nos, la cri­sis del
coro­na­vi­rus pudie­ra lle­gar a un pun­to de equi­li­brio, no se pro­nos­ti­ca
para el res­to del año un cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial y, por
con­si­guien­te, el cre­ci­mien­to de la deman­da de cru­do», ana­li­za Adrian­za.

Otro fac­tor para com­pren­der el des­plo­me tie­ne que ver con las
com­pe­ten­cias entre paí­ses pro­duc­to­res de petró­leo, den­tro de los cua­les,
tres tie­nen un peso deter­mi­nan­te: Esta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­dí y Rusia.

«Exis­ten intere­ses con­tra­pues­tos entre Ara­bia Sau­dí y la Fede­ra­ción
Rusa en mate­ria petro­le­ra, ambos inten­tan no per­der mer­ca­dos, y los
sau­díes inten­tan una vez más recu­pe­rar los mer­ca­dos per­di­dos en los EEUU
debi­do a la explo­ta­ción por com­pa­ñías esta­dou­ni­den­ses de petró­leos de
esquis­to median­te el frac­king en esa nación».

¿Posi­ble acuer­do?

Logo de OPEP

Madu­ro expli­có que des­de el día del des­plo­me petro­le­ro y la situa­ción
gra­ve de las bol­sas y los mer­ca­dos mun­dia­les, el Gobierno se ha pues­to
en con­tac­to con los socios de la OPEP y de la OPEP+, un con­jun­to de 11
paí­ses, entre ellos Rusia, que fir­ma­ron en 2016 un acuer­do para redu­cir
la pro­duc­ción y defen­der el pre­cio.

«Un acuer­do de paí­ses OPEP y no OPEP
(OPEP+) podría equi­li­brar los pre­cios redu­cien­do la ofer­ta de mane­ra
con­cer­ta­da, pero no exis­ten indi­cios en estos momen­tos de que esto
pudie­ra suce­der», seña­la Adrian­za Salas.

Un barril de petróleo

La cues­tión de un acuer­do entre paí­ses pro­duc­to­res resul­ta cen­tral para la esta­bi­li­za­ción del mer­ca­do petro­le­ro. El pre­si­den­te vene­zo­lano recor­dó el impac­to posi­ti­vo del acuer­do de diciem­bre del 2016 que logró «mer­ca­dos petro­le­ros esta­bles, segu­ros y pre­de­ci­bles».

«Se ha demos­tra­do en estas cir­cuns­tan­cias la impor­tan­cia para la
salud y el equi­li­brio de la eco­no­mía y las finan­zas del mun­do de los
acuer­dos esta­bi­li­za­do­res entre la OPEP, Rusia y demás paí­ses pro­duc­to­res
de petró­leo», des­ta­có.

Por el momen­to no exis­ten anun­cios sobre un posi­ble acuer­do, y la
eco­no­mía glo­bal atra­vie­sa un esce­na­rio de incer­ti­dum­bre y cri­sis mar­ca­do
por el coro­na­vi­rus arti­cu­la­do al des­plo­me petro­le­ro que afec­ta
cen­tral­men­te a los paí­ses pro­duc­to­res y expor­ta­do­res de petró­leo, den­tro
de los cua­les está Vene­zue­la, pero tam­bién Esta­dos Uni­dos.

Impli­can­cias

La caí­da de los pre­cios «reper­cu­te par­ti­cu­lar­men­te en los pro­duc­to­res
de petró­leo de esquis­to o luti­tas, pues con pre­cios alre­de­dor de 30
dóla­res el barril, no es posi­ble la correc­ta ope­ra­ción de esas fuen­tes»,
expli­ca Adrian­za Salas.

Eso sig­ni­fi­ca que la pro­duc­ción nor­te­ame­ri­ca­na, incre­men­ta­da fuer­te­men­te con el frac­king
en los últi­mos años, se verá gol­pea­da por el des­plo­me en caso de
man­te­ner­se este esce­na­rio, situa­ción que podría dar­le mayor urgen­cia a
los pla­nes de Washing­ton para inten­tar apo­de­rar­se del petró­leo
vene­zo­lano.

En cuan­to al esce­na­rio vene­zo­lano,
Adrian­za esti­ma que «la situa­ción pudie­ra empeo­rar aún más», debi­do a
que el des­plo­me se suma a «la caí­da de la pro­duc­ción nacio­nal, el
blo­queo eco­nó­mi­co y la fal­ta de recur­sos para inver­tir en el
levan­ta­mien­to de la pro­duc­ción nacio­nal».

EEUU sanciona a una petrolera rusa… por el bien de Venezuela

Este esce­na­rio se agra­va con el cua­dro glo­bal eco­nó­mi­co gol­pea­do por el efec­to del coro­na­vi­rus. De con­jun­to con­for­man «anun­cios catas­tró­fi­cos en el ámbi­to de la eco­no­mía, la finan­za y el petró­leo», anun­ció el pre­si­den­te Madu­ro, seña­lan­do cómo en algu­nos casos se ha para­li­za­do total­men­te la eco­no­mía de regio­nes ente­ras.

Por eso el man­da­ta­rio le exi­gió a EEUU que «en medio de esta pan­de­mia
levan­te todas estas san­cio­nes injus­tas e ile­ga­les que tie­ne para per­se­guir las finan­zas, el petró­leo y la eco­no­mía de Vene­zue­la«.

Pero hay algo más, que Adrian­za seña­la: «Según varios ana­lis­tas,
exis­ten varias bur­bu­jas por esta­llar en el capi­ta­lis­mo mun­dial actual, a
eso se le suma la acu­mu­la­ción de la deu­da exter­na de los paí­ses
desa­rro­lla­dos, la cual supera con cre­ces los 100 billo­nes de dóla­res».

La ines­ta­bi­li­dad es más pro­fun­da de lo que se pue­de supo­ner. Se tra­ta
de «lo deli­ca­do de la situa­ción de la eco­no­mía mun­dial lue­go de la
cri­sis del 2008», des­ta­ca el ana­lis­ta inter­na­cio­nal.

Este con­jun­to de varia­bles da lugar a un esce­na­rio iné­di­to, peli­gro­so, com­ple­jo. Los resul­ta­dos y des­en­la­ces no pare­cen estar en el hori­zon­te cer­cano. «El pro­nós­ti­co es reser­va­do, hay que espe­rar», con­clu­ye el ana­lis­ta inter­na­cio­nal.

fuen­te: Sput­nik

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *