Vene­zue­la. Ante el des­plo­me del petró­leo (y el coronavirus)

Por Mar­co Terug­gi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 mar­zo 2020

El
des­plo­me de los pre­cios petro­le­ros impac­ta de lleno en la economía
vene­zo­la­na. El esce­na­rio suce­de com­bi­na­do con dos varia­bles que agravan
la situa­ción: el blo­queo eco­nó­mi­co y la cri­sis des­ata­da por el
coronavirus.

«El petró­leo vene­zo­lano cayó de 49 a 24 dóla­res el barril,
lo cual gol­pea dura­men­te los ingre­sos del país», afir­mó el presidente
de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, en una rue­da de pren­sa para refe­rir­se a
las difi­cul­ta­des que enfren­ta el país en el esce­na­rio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y el «des­plo­me de los pre­cios petro­le­ros» duran­te el lla­ma­do «lunes negro».

Se tra­ta de «pre­cios simi­la­res a los de 2014», expli­ca a Sputnik
Vla­di­mir Adrian­za Salas, ana­lis­ta inter­na­cio­nal vene­zo­lano. Aquel año
tam­bién tuvo lugar una caí­da abrup­ta de los pre­cios petro­le­ros que
gol­peó de lleno la eco­no­mía vene­zo­la­na y fue cau­san­te, en gran par­te, de
las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que se des­ata­ron en el país.

La situa­ción es aho­ra más difí­cil, debi­do a que «sobre Vene­zue­la actual­men­te pesan sie­te órde­nes eje­cu­ti­vas esta­dou­ni­den­ses y más de 300 san­cio­nes —accio­nes coer­ci­ti­vas— que difi­cul­tan la tra­di­cio­nal ope­ra­ción de la indus­tria petro­le­ra nacio­nal», ana­li­za Adrian­za Salas. 

Madu­ro denun­ció esa situa­ción al seña­lar lo que lla­mó la «bru­tal»
per­se­cu­ción con­tra los bar­cos de expor­ta­ción petro­le­ra por par­te del
gobierno de Esta­dos Uni­dos: «nos per­si­guen los bar­cos, ame­na­zan a los
paí­ses que nos van a comprar».

El mis­mo jue­ves de los anun­cios de Madu­ro tuvo lugar un nue­vo golpe
nor­te­ame­ri­cano a la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na con la san­ción, a
tra­vés del Depar­ta­men­to del Teso­ro, a la empre­sa TNK Tra­ding Inter­na­tio­nal S.A., una sub­si­dia­ria de la empre­sa petro­le­ra rusa Ros­neft Oil.

Ese ata­que se sumó al del 18 de febre­ro con­tra Ros­neft Tra­ding, otra filial de la petro­le­ra rusa. Ambas han sido acu­sa­das de comer­cia­li­zar petró­leo vene­zo­lano, algo que resul­ta ile­gal debi­do a una deci­sión uni­la­te­ral del gobierno norteamericano.

De esta mane­ra, la caí­da abrup­ta de los pre­cios del petró­leo se suma al blo­queo sobre la indus­tria petro­le­ra PDVSA.

Pro­nós­ti­co internacional

El des­en­ca­de­nan­te de la caí­da de los pre­cios del cru­do fue la
deci­sión de Ara­bia Sau­dí de incre­men­tar la pro­duc­ción y reba­jar los
pre­cios de ven­ta del petróleo. 

Petróleo (imagen referencial)

El resul­ta­do inme­dia­to fue que «el pre­cio mar­ca­dor lla­ma­do Brent cayó en un día, cosa que no se veía des­de el año 1991, de 59 a 33 dóla­res el barril», seña­ló Maduro. 

«Una recu­pe­ra­ción es impro­nos­ti­ca­ble en las con­di­cio­nes actuales»,
expli­ca Adrian­za Salas. El des­plo­me ya venía ante­ce­di­do por seña­les: una
de ellas, recien­tes, fue la dis­mi­nu­ción de deman­da petro­le­ra por par­te de Chi­na debi­do al freno impues­to por el coronavirus.

Fue jus­ta­men­te por esa baja de deman­da que se pro­pu­so el acuer­do de
reduc­ción de extrac­ción petro­le­ra. Al no lograr­se, y pro­nos­ti­car­se un
aumen­to de pro­duc­ción con com­pra­do­res estra­té­gi­cos a la baja, los
pre­cios caye­ron de for­ma abrupta.

«Se ha pro­nos­ti­ca­do una caí­da en la
deman­da anual de cru­do para este año, debi­do a la situa­ción económica
mani­fes­ta­da por la cri­sis crea­da por el coro­na­vi­rus y aun­que, a mediados
de año, como han mani­fes­ta­do varios ana­lis­tas chi­nos, la cri­sis del
coro­na­vi­rus pudie­ra lle­gar a un pun­to de equi­li­brio, no se pronostica
para el res­to del año un cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial y, por
con­si­guien­te, el cre­ci­mien­to de la deman­da de cru­do», ana­li­za Adrianza.

Otro fac­tor para com­pren­der el des­plo­me tie­ne que ver con las
com­pe­ten­cias entre paí­ses pro­duc­to­res de petró­leo, den­tro de los cuales,
tres tie­nen un peso deter­mi­nan­te: Esta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­dí y Rusia.

«Exis­ten intere­ses con­tra­pues­tos entre Ara­bia Sau­dí y la Federación
Rusa en mate­ria petro­le­ra, ambos inten­tan no per­der mer­ca­dos, y los
sau­díes inten­tan una vez más recu­pe­rar los mer­ca­dos per­di­dos en los EEUU
debi­do a la explo­ta­ción por com­pa­ñías esta­dou­ni­den­ses de petró­leos de
esquis­to median­te el frac­king en esa nación».

¿Posi­ble acuerdo?

Logo de OPEP

Madu­ro expli­có que des­de el día del des­plo­me petro­le­ro y la situación
gra­ve de las bol­sas y los mer­ca­dos mun­dia­les, el Gobierno se ha puesto
en con­tac­to con los socios de la OPEP y de la OPEP+, un con­jun­to de 11
paí­ses, entre ellos Rusia, que fir­ma­ron en 2016 un acuer­do para reducir
la pro­duc­ción y defen­der el precio.

«Un acuer­do de paí­ses OPEP y no OPEP
(OPEP+) podría equi­li­brar los pre­cios redu­cien­do la ofer­ta de manera
con­cer­ta­da, pero no exis­ten indi­cios en estos momen­tos de que esto
pudie­ra suce­der», seña­la Adrian­za Salas.

Un barril de petróleo

La cues­tión de un acuer­do entre paí­ses pro­duc­to­res resul­ta cen­tral para la esta­bi­li­za­ción del mer­ca­do petro­le­ro. El pre­si­den­te vene­zo­lano recor­dó el impac­to posi­ti­vo del acuer­do de diciem­bre del 2016 que logró «mer­ca­dos petro­le­ros esta­bles, segu­ros y predecibles». 

«Se ha demos­tra­do en estas cir­cuns­tan­cias la impor­tan­cia para la
salud y el equi­li­brio de la eco­no­mía y las finan­zas del mun­do de los
acuer­dos esta­bi­li­za­do­res entre la OPEP, Rusia y demás paí­ses productores
de petró­leo», destacó.

Por el momen­to no exis­ten anun­cios sobre un posi­ble acuer­do, y la
eco­no­mía glo­bal atra­vie­sa un esce­na­rio de incer­ti­dum­bre y cri­sis marcado
por el coro­na­vi­rus arti­cu­la­do al des­plo­me petro­le­ro que afecta
cen­tral­men­te a los paí­ses pro­duc­to­res y expor­ta­do­res de petró­leo, dentro
de los cua­les está Vene­zue­la, pero tam­bién Esta­dos Unidos.

Impli­can­cias

La caí­da de los pre­cios «reper­cu­te par­ti­cu­lar­men­te en los productores
de petró­leo de esquis­to o luti­tas, pues con pre­cios alre­de­dor de 30
dóla­res el barril, no es posi­ble la correc­ta ope­ra­ción de esas fuentes»,
expli­ca Adrian­za Salas.

Eso sig­ni­fi­ca que la pro­duc­ción nor­te­ame­ri­ca­na, incre­men­ta­da fuer­te­men­te con el frac­king
en los últi­mos años, se verá gol­pea­da por el des­plo­me en caso de
man­te­ner­se este esce­na­rio, situa­ción que podría dar­le mayor urgen­cia a
los pla­nes de Washing­ton para inten­tar apo­de­rar­se del petróleo
venezolano.

En cuan­to al esce­na­rio venezolano,
Adrian­za esti­ma que «la situa­ción pudie­ra empeo­rar aún más», debi­do a
que el des­plo­me se suma a «la caí­da de la pro­duc­ción nacio­nal, el
blo­queo eco­nó­mi­co y la fal­ta de recur­sos para inver­tir en el
levan­ta­mien­to de la pro­duc­ción nacional».

EEUU sanciona a una petrolera rusa… por el bien de Venezuela

Este esce­na­rio se agra­va con el cua­dro glo­bal eco­nó­mi­co gol­pea­do por el efec­to del coro­na­vi­rus. De con­jun­to con­for­man «anun­cios catas­tró­fi­cos en el ámbi­to de la eco­no­mía, la finan­za y el petró­leo», anun­ció el pre­si­den­te Madu­ro, seña­lan­do cómo en algu­nos casos se ha para­li­za­do total­men­te la eco­no­mía de regio­nes enteras. 

Por eso el man­da­ta­rio le exi­gió a EEUU que «en medio de esta pandemia
levan­te todas estas san­cio­nes injus­tas e ile­ga­les que tie­ne para per­se­guir las finan­zas, el petró­leo y la eco­no­mía de Vene­zue­la«.

Pero hay algo más, que Adrian­za seña­la: «Según varios analistas,
exis­ten varias bur­bu­jas por esta­llar en el capi­ta­lis­mo mun­dial actual, a
eso se le suma la acu­mu­la­ción de la deu­da exter­na de los países
desa­rro­lla­dos, la cual supera con cre­ces los 100 billo­nes de dólares».

La ines­ta­bi­li­dad es más pro­fun­da de lo que se pue­de supo­ner. Se trata
de «lo deli­ca­do de la situa­ción de la eco­no­mía mun­dial lue­go de la
cri­sis del 2008», des­ta­ca el ana­lis­ta internacional.

Este con­jun­to de varia­bles da lugar a un esce­na­rio iné­di­to, peli­gro­so, com­ple­jo. Los resul­ta­dos y des­en­la­ces no pare­cen estar en el hori­zon­te cer­cano. «El pro­nós­ti­co es reser­va­do, hay que espe­rar», con­clu­ye el ana­lis­ta internacional.

fuen­te: Sputnik

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.