EEUU. COVID-19: el mons­truo lla­ma a la puer­ta

Mike Davis /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de mar­zo de 2020

I.

COVID ‑19 es final­men­te el mons­truo que lla­ma a la puer­ta. En los cen­tros de inves­ti­ga­ción están tra­ba­jan­do día y noche para carac­te­ri­zar el bro­te, pero se enfren­tan a tres enor­mes retos. En pri­mer lugar, la sem­pi­ter­na esca­sez o fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de kits de prue­ba ha frus­tra­do toda espe­ran­za de poder con­te­ner la pan­de­mia. Ade­más, impi­de cali­brar con pre­ci­sión pará­me­tros cru­cia­les como la tasa de repro­duc­ción, el tama­ño de la pobla­ción infec­ta­da y el núme­ro de infec­cio­nes benig­nas. El resul­ta­do es un caos de núme­ros.

Sin embar­go, dis­po­ne­mos de datos más fia­bles sobre el impac­to del virus en deter­mi­na­dos gru­pos en unos pocos paí­ses. Es muy alar­man­te. Ita­lia, por ejem­plo, ele­va a nada menos que un 23 % la tasa de mor­ta­li­dad entre las per­so­nas mayo­res de 65 años; en el Rei­no Uni­do, la cifra es actual­men­te del 18 %. La “coro­na­gri­pe” que Trump menos­pre­cia cons­ti­tu­ye un peli­gro sin pre­ce­den­tes para las pobla­cio­nes geriá­tri­cas, con un núme­ro de muer­tes que se dis­pa­ra a los millo­nes.

En segun­do lugar, al igual que las gri­pes anua­les, este virus muta mien­tras infec­ta a pobla­cio­nes de dis­tin­tas com­po­si­cio­nes de edad y dife­ren­tes inmu­ni­da­des adqui­ri­das. La varie­dad que pro­ba­ble­men­te afec­te a EE UU ya es un poco dife­ren­te de la del bro­te ori­gi­nal en Wuhan. Las muta­cio­nes pos­te­rio­res pue­den ser tri­via­les o alte­rar la corrien­te de dis­tri­bu­ción de la viru­len­cia, que ascien­de con la edad; el ries­go de infec­ción gra­ve en bebés y niños y niñas peque­ñas es redu­ci­do, mien­tras que las per­so­nas octo­ge­na­rias se enfren­tan a un peli­gro mor­tal por neu­mo­nía víri­ca.

En ter­cer lugar, inclu­so si el virus se man­tie­ne esta­ble y ape­nas muta, su impac­to en cohor­tes de menos de 65 años pue­de dife­rir radi­cal­men­te en paí­ses pobres y entre gru­pos de pobre­za ele­va­da. Recor­de­mos la expe­rien­cia glo­bal de la gri­pe espa­ño­la de 1918 – 1919, que se cal­cu­la que mató a un total del 1 al 2 % de la huma­ni­dad. A dife­ren­cia del coro­na­vi­rus, aque­lla gri­pe fue mor­tal sobre todo entre per­so­nas jóve­nes adul­tas, cosa que se ha expli­ca­do a menu­do como resul­ta­do de su sis­te­ma inmu­ni­ta­rio rela­ti­va­men­te más poten­te, que sobre­rreac­cio­nó ante la infec­ción des­atan­do tor­men­tas de cito­ci­nas con­tra las célu­las pul­mo­na­res. El H1N1 ori­gi­nal halló, como es sabi­do, un nicho favo­ra­ble en cam­pa­men­tos mili­ta­res y trin­che­ras de los cam­pos de bata­lla, don­de segó la vida de dece­nas de miles de jóve­nes sol­da­dos. El colap­so de la gran ofen­si­va ale­ma­na de la pri­ma­ve­ra de 1918, y por tan­to el resul­ta­do de la gue­rra, se ha atri­bui­do al hecho de que los alia­dos, a dife­ren­cia de su enemi­go, pudie­ron reem­pla­zar sus ejér­ci­tos enfer­mos con nue­vas tro­pas veni­das de EE UU.

Sin embar­go, rara vez se recuer­da que nada menos que el 60 % de la mor­ta­li­dad mun­dial se pro­du­jo en la par­te occi­den­tal de India, don­de las expor­ta­cio­nes de grano a Gran Bre­ta­ña y las bru­ta­les prác­ti­cas de con­fis­ca­ción coin­ci­die­ron con una gra­ve sequía. La con­si­guien­te esca­sez de ali­men­tos lle­vó a millo­nes de per­so­nas pobres al bor­de de la muer­te por ina­ni­ción. Fue­ron víc­ti­mas de una sinies­tra siner­gia de malnu­tri­ción, que eli­mi­nó su res­pues­ta inmu­ne a la infec­ción, y una neu­mo­nía bac­te­ria­na y víri­ca ram­pan­te. En otro caso, en el Irán ocu­pa­do por los bri­tá­ni­cos, varios años de sequía, cóle­ra y cares­tía de ali­men­tos, segui­dos de un exten­so bro­te de mala­ria, cau­sa­ron la muer­te de una quin­ta par­te de la pobla­ción.

Esta his­to­ria –espe­cial­men­te las con­se­cuen­cias des­co­no­ci­das de las inter­ac­cio­nes con la malnu­tri­ción y las infec­cio­nes exis­ten­tes– debe­ría adver­tir­nos que el COVID-19 pue­de empren­der una tra­yec­to­ria dife­ren­te y más mor­tal en los subur­bios de Áfri­ca y del sudes­te asiá­ti­co. La pren­sa y los gobier­nos occi­den­ta­les han deja­do de lado casi total­men­te el peli­gro para las pobla­cio­nes pobres del mun­do. La úni­ca pie­za publi­ca­da que he vis­to afir­ma que dado que la pobla­ción urba­na de Áfri­ca Occi­den­tal es la más joven del mun­do, la pan­de­mia solo ten­dría allí un efec­to mode­ra­do. A la luz de la expe­rien­cia de 1918, esta es una extra­po­la­ción ridí­cu­la. Nadie sabe qué ocu­rri­rá en las pró­xi­mas sema­nas en Lagos, Nai­ro­bi, Kara­chi o Cal­cu­ta. La úni­ca cer­te­za es que los paí­ses ricos y las cla­ses pudien­tes se cen­tra­rán en sal­var­se a sí mis­mos en detri­men­to de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y la ayu­da médi­ca. Muros y no vacu­nas: ¿pue­de haber una pau­ta peor para el futu­ro?

II.

Den­tro de un año pue­de que admi­re­mos retros­pec­ti­va­men­te el éxi­to de Chi­na en la con­ten­ción de la pan­de­mia, pero que nos horro­ri­ce­mos ante el fra­ca­so de EE UU. (Doy por hecho que la decla­ra­ción de Chi­na sobre la rápi­da dis­mi­nu­ción de la trans­mi­sión es más o menos exac­ta.) La inca­pa­ci­dad de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes para man­te­ner cerra­da la caja de Pan­do­ra, por supues­to, no sor­pren­de. Des­de el año 2000 hemos vis­to repe­ti­da­men­te colap­sos de la aten­ción sani­ta­ria de pri­me­ra línea.

La tem­po­ra­da de gri­pe de 2018, por ejem­plo, superó a los hos­pi­ta­les de todo el país, mos­tran­do la escan­da­lo­sa esca­sez de camas hos­pi­ta­la­rias des­pués de 20 años de recor­tes de la capa­ci­dad de hos­pi­ta­li­za­ción en aras al bene­fi­cio (la ver­sión del sec­tor de la ges­tión just-in-time de las exis­ten­cias). Los cie­rres de clí­ni­cas pri­va­das y de orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas y la esca­sez de per­so­nal, impues­tos igual­men­te por la lógi­ca de mer­ca­do, han devas­ta­do los ser­vi­cios sani­ta­rios en las comu­ni­da­des más pobres y zonas rura­les, tras­la­dan­do la car­ga a hos­pi­ta­les públi­cos infra­do­ta­dos y clí­ni­cas para vete­ra­nos. Los ser­vi­cios de urgen­cias de estos cen­tros ya son inca­pa­ces de afron­tar las infec­cio­nes esta­cio­na­les, de modo que ¿cómo podrán hacer fren­te a una sobre­car­ga inmi­nen­te de casos crí­ti­cos?

Nos halla­mos en las pri­me­ras fases de un Katri­na sani­ta­rio. Pese a las adver­ten­cias duran­te años con res­pec­to a la gri­pe aviar y otras pan­de­mias, las exis­ten­cias de equi­pos de emer­gen­cia bási­cos, como res­pi­ra­do­res, son insu­fi­cien­tes para aten­der la espe­ra­da afluen­cia de casos crí­ti­cos. Los sin­di­ca­tos com­ba­ti­vos del per­so­nal sani­ta­rio en Cali­for­nia y otros Esta­dos se ocu­pan de que todo el mun­do com­pren­da los gra­ves peli­gros crea­dos por el aco­pio insu­fi­cien­te de dis­po­si­ti­vos pro­tec­to­res esen­cia­les como las mas­ca­ri­llas N95. Toda­vía más vul­ne­ra­bles, por ser invi­si­bles, son los cien­tos de miles de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de cui­da­dos domés­ti­cos y de resi­den­cias de ancia­nos, mal paga­dos y con sobre­car­ga de tra­ba­jo.

Las resi­den­cias de ancia­nos y el sec­tor de cui­da­dos, que atien­den a dos millo­nes y medio de esta­dou­ni­den­ses de edad avan­za­da, en su mayo­ría aco­gi­dos a Medi­ca­re, son des­de hace tiem­po un escán­da­lo nacio­nal. Según el New York Times, nada menos que 380.000 pacien­tes de resi­den­cias de ancia­nos mue­ren cada año debi­do al incum­pli­mien­to por par­te de estas enti­da­des de los pro­ce­di­mien­tos bási­cos de con­trol de infec­cio­nes. A muchos cen­tros –espe­cial­men­te en Esta­dos sure­ños– les resul­ta más bara­to pagar mul­tas por negli­gen­cia sani­ta­ria que con­tra­tar a per­so­nal adi­cio­nal e impar­tir la debi­da for­ma­ción. Aho­ra, como advier­te el ejem­plo de Seattle, doce­nas y tal vez cen­te­na­res de resi­den­cias de ancia­nos se con­ver­ti­rán en focos de coro­na­vi­rus y sus emplea­dos, que cobran el sala­rio míni­mo, opta­rán lógi­ca­men­te por pro­te­ger a sus pro­pias fami­lias per­ma­ne­cien­do en sus casas. En este caso, el sis­te­ma podría colap­sar y no pode­mos espe­rar que la Guar­dia Nacio­nal se dedi­que a vaciar cuñas ori­na­les.

El bro­te ha saca­do a la luz de inme­dia­to la pro­fun­da divi­so­ria de cla­se en la aten­ción sani­ta­ria: quie­nes gozan de bue­nos segu­ros médi­cos y tam­bién pue­den tra­ba­jar o ense­ñar des­de su casa están cómo­da­men­te ais­la­dos por poco que cum­plan deter­mi­na­das medi­das de segu­ri­dad pru­den­tes. El per­so­nal de la fun­ción públi­ca y otros gru­pos de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­dos con cober­tu­ra médi­ca dig­na ten­drán que tomar difí­ci­les deci­sio­nes entre ingre­so y pro­tec­ción. Mien­tras, millo­nes de tra­ba­ja­do­res mal paga­dos del sec­tor ser­vi­cios, jor­na­le­ros, tem­po­re­ros sin cober­tu­ra sani­ta­ria, para­dos y per­so­nas sin techo esta­rán total­men­te des­am­pa­ra­dos. Por mucho que Washing­ton resuel­va final­men­te la fal­ta de equi­pos de prue­ba y con­si­ga sumi­nis­trar un núme­ro sufi­cien­te de kits, las per­so­nas no ase­gu­ra­das segui­rán tenien­do que pagar a médi­cos y hos­pi­ta­les para que les hagan la prue­ba. La fac­tu­ra sani­ta­ria de las fami­lias se dis­pa­ra­rá al mis­mo tiem­po que millo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras per­de­rán su empleo y el segu­ro médi­co aso­cia­do al mis­mo. ¿Pue­de haber un argu­men­to más sóli­do y urgen­te a favor de Medi­ca­re uni­ver­sal?

III

Pero la sani­dad uni­ver­sal no es más que un pri­mer paso. Es decep­cio­nan­te, por decir­lo sua­ve­men­te, que en los deba­tes de las pri­ma­rias ni San­ders ni Warren hayan denun­cia­do la abdi­ca­ción de las gran­des empre­sas far­ma­céu­ti­cas de toda acti­vi­dad de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de nue­vos anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les. De las 18 empre­sas más gran­des, 15 han aban­do­na­do total­men­te esta acti­vi­dad. Los medi­ca­men­tos para el cora­zón, los cal­man­tes adic­ti­vos y los tra­ta­mien­tos de la impo­ten­cia mas­cu­li­na enca­be­zan la lis­ta de los más ren­ta­bles, pero no los des­ti­na­dos a com­ba­tir las infec­cio­nes hos­pi­ta­la­rias, las nue­vas enfer­me­da­des y las tra­di­cio­na­les pato­lo­gías tro­pi­ca­les. Una vacu­na uni­ver­sal con­tra la gri­pe –es decir, una vacu­na que actúa sobre las par­tes inmu­ta­bles de las pro­teí­nas super­fi­cia­les de los virus– ha sido duran­te déca­das una posi­bi­li­dad, pero nun­ca una prio­ri­dad ren­ta­ble.

A medi­da que retro­ce­de la revo­lu­ción de los anti­bió­ti­cos reapa­re­ce­rán vie­jas enfer­me­da­des jun­to con nue­vas infec­cio­nes, y los hos­pi­ta­les se con­ver­ti­rán en osa­rios. Has­ta Trump pue­de des­po­tri­car con opor­tu­nis­mo con­tra los absur­dos cos­tos de pres­crip­ción, pero nece­si­ta­mos una visión más valien­te que bus­que rom­per los mono­po­lios far­ma­céu­ti­cos y ase­gu­rar la pro­duc­ción públi­ca de medi­ca­men­tos esen­cia­les. (Esto solía ser habi­tual: duran­te la segun­da gue­rra mun­dial, el ejér­ci­to enro­ló a Jonas Salk y otros inves­ti­ga­do­res para desa­rro­llar la pri­me­ra vacu­na con­tra la gri­pe.) Tal como escri­bí hace quin­ce años en mi libro The Mons­ter at Our Door – The Glo­bal Threat of Avian Flu

El acce­so a medi­ca­men­tos esen­cia­les, inclui­das las vacu­nas, los anti­bió­ti­cos y los anti­vi­ra­les, debe­ría ser un dere­cho humano, dis­po­ni­ble uni­ver­sal­men­te a títu­lo gra­tui­to. Si los mer­ca­dos son inca­pa­ces de ofre­cer incen­ti­vos para pro­du­cir tales medi­ca­men­tos a bajo cos­to, enton­ces los gobier­nos y las orga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lucro debe­rían asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de su fabri­ca­ción y dis­tri­bu­ción. La super­vi­ven­cia de la gen­te pobre debe cons­ti­tuir siem­pre una mayor prio­ri­dad que las ganan­cias de las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas.

La pan­de­mia actual amplía el argu­men­to: la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta demues­tra aho­ra ser bio­ló­gi­ca­men­te insos­te­ni­ble en ausen­cia de una ver­da­de­ra infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria públi­ca inter­na­cio­nal. Esta infra­es­truc­tu­ra no exis­ti­rá jamás has­ta que los movi­mien­tos socia­les aca­ben con el poder de las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas y con el nego­cio de la sani­dad.

Mike Davis. Soció­lo­go, his­to­ria­dor, teó­ri­co urbano y acti­vis­ta polí­ti­co esta­dou­ni­den­se.

https://​www​.hay​mar​ket​books​.org/​b​l​o​g​s​/​1​1​0​-​m​i​k​e​-​d​a​v​i​s​-​o​n​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​t​h​e​-​m​o​n​s​t​e​r​-​i​s​-​a​t​-​t​h​e​-​d​oor

Tra­duc­ción: vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *