Bra­sil. Tania Farias: «El sis­te­ma impo­ne un pro­yec­to de no feli­ci­dad, de no cuer­po»

Fabia­na Reinholz e Katia Mar­ko /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de mar­zo de 2020

La actriz tra­tó de la impor­tan­cia del arte en la des­co­lo­ni­za­ción de cuer­pos y men­tes con­tra el con­ser­va­du­ris­mo

Una artis­ta en decons­truc­ción, esa es una defi­ni­ción bien apli­ca­da cuan­do se tra­ta de la actriz/​actuadora Tania Farias, 45 años, que hace más de dos déca­das inte­gra la Tri­bo de Atua­do­res Ói Nóis Aqui Tra­veiz [Tri­bu de Actua­do­res Hola Noso­tros Aquí Otra Vez], prin­ci­pal gru­po de tea­tro de Por­to Ale­gre y de toda la región Sur de Bra­sil. Sea dan­do vida a Casan­dra, Medea, Sofía, Ofe­lia, Sas­por­tas o Vio­le­ta Parra, ella des­mon­ta, se entre­ga, en un cuer­po que dan­za, can­ta.

Naci­da en la peri­fe­ria de Por­to Ale­gre, de una fami­lia pobre, aún niña ense­ña­ba a otros niños, y en la hora del cuen­to, incons­cien­te­men­te actua­ba. Su sino ya esta­ba allí mar­ca­do, ser actua­do­ra y pro­fe­so­ra. Abra­zan­do la actua­ción y el acti­vis­mo, la hija menor entre once her­ma­nos, lle­va a los esce­na­rios, calles, his­to­rias que mez­clan sus expe­rien­cias, y las de todas las muje­res, de las vio­la­cio­nes y agre­sio­nes sufri­das.

“¿Por qué esa cosa per­mi­si­va con rela­ción al cuer­po de la mujer todo el tiem­po? Eso está en nues­tra exis­ten­cia, en todo momen­to ten­go que decir: Mira no soy una víc­ti­ma espe­cial, no soy la mayor víc­ti­ma de la parro­quia, no, soy sólo una más, por­que mien­tras esta­mos aquí con­ver­san­do, hay muje­res sien­do vio­len­ta­das, no es jue­go, no es de boca para fue­ra… Esto suce­de todo el tiem­po con las muje­res, y nos matan, es algo común en nues­tro país”, se des­aho­ga.

Duran­te una hora, Tania con­ver­só con las perio­dis­tas de Bra­sil de Fato Rio Gran­de do Sul, sobre el pro­ce­so de cons­truc­ción, la impor­tan­cia de la exis­ten­cia de la Terrei­ra da Tri­bo, un espa­cio como ella des­cri­be de arte, des­co­lo­ni­za­ción cor­po­ral y men­tal, y que invi­ta a la cons­truc­ción de otro pen­sa­mien­to, libre y libe­ra­dor, y que en el actual momen­to corre el ries­go de cese de sus acti­vi­da­des. Para gam­be­tear y man­te­ner sus acti­vi­da­des invi­tan a la comu­ni­dad a sumar­se a la lucha por su exis­ten­cia.

En este espe­cial sobre el Dia Inter­na­cio­nal de la Mujer, entre son­ri­sas, sus­pi­ros y lágri­mas, Tania hace una aná­li­sis del actual momen­to. “Es un pro­yec­to de no feli­ci­dad, por eso un pro­yec­to de no cuer­po. La úni­ca for­ma de domi­nar ese cuer­po es decir no, no es suyo, no es bueno, es peca­do, no es fies­ta. Yo digo que es un pro­yec­to de no cuer­po, un pro­yec­to de eli­mi­na­ción del cuer­po, un pro­yec­to de ausen­cia de liber­tad para ese cuer­po. Así nos domi­nan, y noso­tros esta­mos tan obe­dien­tes, con todo que ya suce­dió, con todos los avan­ces”.

Bra­sil de Fato RS: Esta­mos hacien­do una serie de entre­vis­tas con muje­res de diver­sas áreas, y pen­sa­mos en abor­dar con­ti­go la cues­tión de la decons­truc­ción de la artis­ta…

Tania Farias: Ten­go un tra­ba­jo en soli­ta­rio lla­ma­do Des­mon­ta­gem [Des­mon­ta­je], don­de tomo cua­tro per­so­na­jes de mi tra­yec­to­ria en la Tri­bo de Atua­do­res Ói Nóis Aqui Tra­veiz, el hilo entre ellos es la cues­tión de géne­ro, que acom­pa­ña la his­to­ria de la Tri­bo. Hay algu­nos per­so­na­jes bien emble­má­ti­cos del Ói Nóis que voy des­mon­tan­do. No es un espec­tácu­lo de tea­tro, pero voy mos­tran­do frag­men­tos de los per­so­na­jes, des­mem­bran­do y con­tan­do de don­de vie­ne ese deta­lle de crea­ción, esa posi­ción del cuer­po. De aquí a poco estoy rela­cio­nan­do con la his­to­ria del gru­po, del país, de la ciu­dad, de mi vida per­so­nal. El hilo con­duc­tor de los per­so­na­jes que hizo que fue­ran esco­gi­dos para el des­mon­ta­je es, en ver­dad, el foco cen­tral de esa dis­cu­sión, de una mujer artis­ta que va a des­pe­dir­se ante las per­so­nas para tra­tar las cues­tio­nes que tie­nen que ver con el uni­ver­so de ser mujer.

Tania en Des­mon­ta­je /​Foto: Ói Nóis Aqui Tra­veiz

Los per­so­na­jes son: Sofía, de un tex­to del escri­tor chi­leno Ariel Dorf­man, espec­tácu­lo que hici­mos en la isla del pre­si­dio. Sofía es una mujer lati­no­ame­ri­ca­na a la que la dic­ta­du­ra le des­apa­re­ció sus dos hijos, su padre, y su mari­do.

Casan­dra, per­so­na­je basa­da en la nove­la de Chris­ta Wolf. En reali­dad, es la Casan­dra míti­ca, que sabía lo que iba acon­te­cer en el futu­ro. Chris­ta hizo un gran estu­dio sobre Casan­dra y des­pués sobre Medea, que va a dar ori­gen a otro espec­tácu­lo del Ói Nois. Ella toma esa cues­tión de ver lo que va a acon­te­cer y que está vin­cu­la­do a una sabi­du­ría que la mujer tam­bién tie­ne, y que, duran­te mucho tiem­po fue algo del tipo: no, lo que la mujer tie­ne por decir no intere­sa, de des­au­to­ri­zar sis­te­má­ti­ca­men­te lo que la mujer tie­ne por decir. Ahí vie­ne un hom­bre y dice la mis­ma cosa que la mujer, y el tie­ne razón. Ella trae un poco eso, y el hecho de que Casan­dra haya denun­cia­do la gue­rra de Tro­ya todo el tiem­po. Ella sabía que la estra­te­gia era men­ti­ro­sa, que la belle­za no era el moti­vo de la gue­rra de Tro­ya.

Sas­por­tas, que en ver­dad sería un negro, de la Misión, tex­to Hei­ner Müller, que es la idea de que revo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses van a fomen­tar una revuel­ta de escla­vos en Jamai­ca. Noso­tros, en la Tri­bo, a la hora de hacer­la, no tenía­mos acto­res negros, ni actri­ces negras, y resol­vi­mos poner a las muje­res a hacer ese cuer­po y ese per­so­na­je. Fun­di­mos las dos cues­tio­nes. Yo hacia Sas­por­tas. Par­ti­mos de la cues­tión de la mujer como el negro del mun­do.

La últi­ma, Ofe­lia, tam­bién basa­da en el tex­to de Hei­ner Müller. Para Hei­ner, Ofe­lia es la voz del mar­gen, de las islas de des­or­den, de que si toda­vía es posi­ble que acon­tez­ca algu­na revo­lu­ción es cuan­do las már­ge­nes entien­dan que ellas no tie­nen nada que per­der, y que no ven­dría del inte­lec­tual y del artis­ta de cla­se media, que tie­ne tan­tos apar­ta­men­tos, empleos que per­der, siem­pre ten­drá algu­na for­ma pro­te­ger­se. Pero que cuan­do la peri­fe­ria entien­da que no hay nada más que per­der, por­que ya per­dió todas las cosas, noso­tros haría­mos de ver­dad la revo­lu­ción. Esta­ría en la voz de la mujer esa idea, mujer como peri­fe­ria del mun­do que es el per­so­na­je que ter­mi­na el des­mon­ta­je y que está com­ple­ta­men­te rela­cio­na­da con mi expe­rien­cia de vio­len­cia sexual, ter­mi­na con ese per­so­na­je, con ese rela­to de una vio­la­ción colec­ti­va que un poco antes de hacer ese per­so­na­je yo había viven­cia­do.

El Des­mon­ta­je aca­ba sien­do mi pri­mer tra­ba­jo en soli­ta­rio en la Tri­bo, que es de una mujer, y que es de algu­na mane­ra hablar de las cues­tio­nes que nos afec­tan coti­dia­na­men­te. Lo hago des­de 2013, y lo he hecho cada vez más, he via­ja­do con la pie­za y ha sido impor­tan­te hacer­la.

BdFRS: Den­tro de esa cues­tión de entre­mez­clar tu vida per­so­nal, ¿quién es Tania Farias? ¿De dón­de vie­ne? ¿Cómo se dio la rela­ción con el tea­tro, con el Ói Nóis?

Tania: Soy de una fami­lia pobre, de la peri­fe­ria de aquí de Por­to Ale­gre, mi madre tuvo 11 hijos, yo soy la déci­ma pri­me­ra, la más joven. Somos seis hom­bres y cin­co muje­res. Por el momen­to soy la úni­ca que se fue a las artes, al tea­tro. Muy tem­prano yo me di cuen­ta de que me gus­ta­ba mucho ese jue­go de repre­sen­tar, de tener que lidiar con las tareas domés­ti­cas que que­da­ban para las niñas y no para los niños. Yo aca­ba­ba inven­tan­do jue­gos, des­pués des­cu­brí que eran ejer­ci­cios tea­tra­les aque­llo que yo hacía con las per­so­nas.

Y me enten­dí pro­fe­so­ra muy pron­to, una cosa que siem­pre me dio pla­cer. Con­for­me iba apren­dien­do, yo que­ría ense­ñar, ayu­dar al otro a com­pren­der aque­llo que yo había com­pren­di­do. Cuan­do esta­ba en quin­to gra­do de pri­ma­ria comen­cé a dar cla­ses. Mi pro­fe­so­ra de 4to gra­do, que era una mujer increí­ble, me esti­mu­ló mucho a dar cla­ses en la escue­la, cla­ses de cuen­to como ella las lla­ma­ba. Esco­gía el libro que que­ría en la biblio­te­ca y con­ta­ba las his­to­rias a los niños, yo que tam­bién era una niña, con­tan­do a otros niños como yo. Hacía esa acti­vi­dad para los gru­pos de repe­ti­do­res, había gru­pos en los que había per­so­nas mayo­res que yo. Era una escue­la al pie del Morro da Cruz, una escue­la bien pobre. Fui al Morro cuan­do tenía un año y medio.

Cuan­do yo encuen­tro el tea­tro, al final del pri­mer cur­so, comien­zos del segun­do, per­ci­bí que esas cosas tenían mucho que ver con­mi­go, eso de com­par­tir aque­llo que des­cu­bría, que tenía que ver con la acti­vi­dad de pro­fe­so­ra y el ejer­ci­cio del tea­tro, por­que des­de que hice los pri­me­ros talle­res, ya no con­se­guí parar de hacer. Mi acti­tud era toda cami­nar para esa direc­ción, sin pen­sar en lo que esta­ba dejan­do atrás, fui yen­do atrás de esa for­ma­ción, y por ser tam­bién una per­so­na pobre yo sólo hice tea­tro por­que encon­tré el Ói Nóis, que siem­pre desa­rro­lló talle­res abier­tos y gra­tui­tos. Aún era en la calle José do Patro­cí­nio.

Mucho de mi poli­ti­za­ción vino de la rela­ción con el Ói Nóis, de la rela­ción con ese lugar, que es un espa­cio de tea­tro de for­ma­ción muy fuer­te, pero tam­bién de una for­ma­ción ciu­da­da­na. Esa idea que el Ói Nóis trae al actua­dor, a la actua­do­ra, es mi lugar de for­ma­ción, esa idea del artis­ta y acti­vis­ta polí­ti­co abra­za­dos, por­que eso seria la sín­te­sis del actua­dor, de la actua­do­ra. Me fui poli­ti­zan­do en ese con­tac­to y tam­bién fui com­pren­dien­do que había cues­tio­nes espe­cí­fi­cas que yo podía tra­tar en el tea­tro. Y el Ói Nóis es un gru­po siem­pre muy aten­to, tan­to que si toma­mos la cues­tión de géne­ro, innu­me­ra­bles veces la mujer estu­vo en pri­mer plano.

Ói Nóis Aqui Tra­veiz hace tea­tro de resis­ten­cia en las calles /​Foto: Pedro Isaias Lucas

Me gus­ta de decir que soy una per­so­na que tuvo mucha suer­te, por­que inclu­so, fue­ra mis expe­rien­cias, esas expe­rien­cias que muchas de noso­tros tuvi­mos, de vio­len­cia sexual, de rela­cio­nes abu­si­vas, yo con­vi­ví y con­vi­vo con per­so­nas que están del lado correc­to de la his­to­ria. Fui com­pa­ñe­ra de Pau­lo Flo­res duran­te 20 años, es el hom­bre más femi­nis­ta que conoz­co, un gran revo­lu­cio­na­rio, una per­so­na ins­pi­ra­do­ra. No sólo no cer­ce­nó la liber­tad para las muje­res aquí, sino al con­tra­rio, esti­mu­ló que des­cu­brié­se­mos, haga lo que usted quie­ra, diga lo que usted nece­si­ta. Y nos sen­ti­mos, por lo tan­to, muy libres para hacer todo, ya que es un tra­ba­jo auto­ges­tio­na­rio. Eso es una invi­ta­ción a la auto­no­mía. “Si yo quie­ro decir eso nece­si­to cons­truir los medios”. Enton­ces siem­pre tuvi­mos liber­tad para eso. Por eso digo que soy muy pri­vi­le­gia­da en ese aspec­to, inclu­so que yo haya teni­do una tra­yec­to­ria con obs­tácu­los por supe­rar, tuve con­tac­to con per­so­nas valio­sas.

BdFRS: Me gus­ta­ría que nos con­ta­ras más de tu invo­lu­cra­mien­to con el tra­ba­jo de la Terrei­ra da Tri­bo...

Tania: Per­so­nal­men­te me pude desa­rro­llar en varias áreas liga­das al tea­tro. Tania es actriz, pro­duc­to­ra, esce­nó­gra­fa, ves­tua­ris­ta. For­ma par­te del con­se­jo edi­to­rial de Cava­lo Lou­co, una de las revis­tas de tea­tro más impor­tan­tes del país, con una publi­ca­ción semes­tral que, cla­ro, como todo en este país, está abso­lu­ta­men­te ame­na­za­da. No sabe­mos cuan­tos núme­ros más será posi­ble hacer, así como no sabe­mos más si con­se­gui­mos man­te­ner la Terrei­ra da Tri­bo abier­ta, y eso es una cosa gra­ve, seria. Que no es gra­ve y seria sólo para el Ói Nóis, una vez que enten­de­mos que un espa­cio como la Terrei­ra es fun­da­men­tal para una ciu­dad, aún más en un momen­to como aho­ra. Son como pul­mo­nes mis­mo, un lugar para res­pi­rar, para ima­gi­nar.

Me gus­ta decir que si con­se­gui­mos no dejar de ima­gi­nar, ellos no ven­cen, por­que mien­tras poda­mos ima­gi­nar otro mun­do posi­ble, ellos no ven­ce­rán. Nece­si­ta­mos de esos luga­res que nos invi­tan a hacer el ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción social. Decir no, lle­ga­mos aquí, que mier­da que lle­ga­mos aquí, que dimos tan­tos pasos atrás, pero la rue­da gira y con­ti­nua­mos ima­gi­nan­do como cons­truir otro mun­do posi­ble, soli­da­rio, más jus­to e igua­li­ta­rio como que­re­mos.

«Si con­se­gui­mos no dejar de ima­gi­nar, ellos no ven­cen» /​Foto: Fabia­na Reinholz

Por eso digo que es fun­da­men­tal que espa­cios como el Terrei­ra estén abier­tos. Es un com­pro­mi­so de la ciu­dad, por­que la ciu­dad son las per­so­nas, enton­ces es un com­pro­mi­so nues­tro como ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de la ciu­dad, man­te­ner un espa­cio como este abier­to, un espa­cio de arte, de des­co­lo­ni­za­ción cor­po­ral y men­tal, un espa­cio que nos invi­ta a la cons­truc­ción de otro pen­sa­mien­to, fue­ra de ese pen­sa­mien­to hege­mó­ni­co y úni­co, que es un pen­sa­mien­to libre y liber­ta­rio.

Tene­mos algu­nos pro­yec­tos fun­da­men­ta­les que suce­den aquí, que yo tam­bién estoy invo­lu­cra­da. Ade­más de la Cava­lo Lou­co, está la Escue­la de Tea­tro Popu­lar de la Terrei­ra da Tri­bo, una ins­tan­cia de for­ma­ción, que ofre­ce diver­sos talle­res abier­tos gra­tui­tos en la ciu­dad hace varios años, hace por lo menos 15 años en ese lugar. La Terrei­ra cum­ple 35 años, hace 25 que estoy en el Ói Nóis. Ella cum­ple 35 años como una escue­la de tea­tro, que ofre­ce talle­res para for­ma­ción de acto­res, cada taller de un año y medio de dura­ción.

Está el taller de tea­tro libre, que comien­za y ter­mi­na en cada encuen­tro, para per­so­nas de más de 15 años. El taller de tea­tro de calle que aho­ra está comen­zan­do una pro­mo­ción nue­va en mar­zo, que ten­drá una dura­ción de seis meses y que va a gene­rar una serie de expe­rien­cias de tea­tro de calle has­ta el tra­ba­jo final, que es una peque­ña pues­ta en esce­na con esas per­so­nas para que ellas expe­ri­men­ten ese lugar de la calle, ade­más de hacer un estu­dio sobre tea­tro de calle en Bra­sil a lo lar­go de seis meses. En este momen­to y has­ta el final de abril está fun­cio­nan­do el taller de tea­tro ritual. Todos estos talle­res se ofre­cen abier­ta y gra­tui­ta­men­te.

Ade­más de ser el vien­tre gene­ra­dor de todos los espec­tácu­los de la Tri­bo, tene­mos un acer­vo de la memo­ria del tea­tro gau­cho [de Rio Gran­de do Sul] que man­te­ne­mos con mucha difi­cul­tad. Y una biblio­te­ca, un espa­cio abier­to acce­si­ble para todas las per­so­nas con una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de libros sobre tea­tro y otros asun­tos.

Desa­rro­lla­mos un pro­yec­to peda­gó­gi­co, del que tam­bién for­mo par­te y orien­to que es el tea­tro como ins­tru­men­to de dis­cu­sión social. Un pro­yec­to que ofre­ce talle­res abier­tos y gra­tui­tos en las peri­fe­rias, y que pro­cu­ra fomen­tar la crea­ción de gru­pos cul­tu­ra­les en esos luga­res. Fun­cio­na des­de 1988, y for­mó varios gru­pos de tea­tro, así como hom­bres y muje­res que enten­die­ron que son ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos y que tie­nen, ade­más de debe­res, muchos dere­chos que les son nega­dos. Esas per­so­nas pudie­ron empo­de­rar­se como ciu­da­da­nas y hacer tra­ba­jos fun­da­men­ta­les en sus pro­pias comu­ni­da­des. Ade­más de salir de allí y des­cu­brir un camino suyo, que tal vez no fue­ra el mis­mo si este tea­tro, como ins­tru­men­to de dis­cu­sión, no hubie­ra atra­ve­sa­do sus tra­yec­to­rias, así como atra­ve­só la mía, y trans­for­mó com­ple­ta­men­te mi visión de mun­do y mi pers­pec­ti­va de ser y de poder ser jun­to con los otros, esa idea de colec­ti­vo que creo que es tan revo­lu­cio­na­ria.

Está sien­do desa­rro­lla­do en Res­tin­ga, en Humai­tá, en Canoas, en Saran­di y aquí en São Geral­do. Son talle­res per­ma­nen­tes que se ofre­cen una o dos veces por sema­na, en esas comu­ni­da­des jun­to a cen­tros comu­ni­ta­rios, o espa­cios admi­nis­tra­dos por la comu­ni­dad.

BdFRS: ¿Cómo están finan­cian­do todo eso?

Tania: Vivi­mos un momen­to muy difí­cil y de incer­ti­dum­bres absur­das. Exis­tien­do con los recur­sos que el gru­po con­si­guió jun­tar a lo lar­go de los últi­mos años, hacien­do todas aque­llas estra­te­gias, aprue­ba un pro­yec­to, colo­ca una par­te de la pla­ta allí. El tra­ba­jo en el Ói Nóis tam­bién es bas­tan­te mili­tan­te. Tene­mos momen­tos con recur­sos para las per­so­nas, hay momen­tos que no. Las per­so­nas tie­nen otras acti­vi­da­des para sobre­vi­vir y para hacer el tea­tro que quie­ren. Hay momen­tos que con­se­gui­mos tener sala­rios, otros no. En los últi­mos años con­se­gui­mos guar­dar una peque­ña pro­vi­sión, con la ausen­cia de con­cur­sos públi­cos y posi­bi­li­da­des de levan­tar fuen­tes de sus­ten­to para desa­rro­llar los pro­yec­tos del gru­po, vimos esos recur­sos aca­ban­do y corre­mos el ries­go de cerrar la Terrei­ra. Es ver­da­de­ro decir que la Terrei­ra está con los días con­ta­dos si no con­se­gui­mos rever­tir esta situa­ción.

Comen­za­mos una cam­pa­ña de finan­cia­mien­to recu­rren­te por la benfeitoria.con. Quien quie­ra apo­yar la Terrei­ra men­sual­men­te, pue­de ser con cual­quier valor. Aho­ra vamos a lan­zar la cam­pa­ña de los R$ 10, tipo usted pue­de donar una cer­ve­za por mes. Y si muchas per­so­nas dona­ran R$ 10 tal vez con­se­gui­ría­mos man­te­ner­nos, por­que actual­men­te paga­mos dos espa­cios, la Terrei­ra y un gal­pón que guar­da una par­te del acer­vo de la Tri­bo, que es una par­te del tea­tro bra­si­le­ño.

Veni­mos resis­tien­do para guar­dar esos 42 años de esce­na­rios, de ves­tua­rio, de ele­men­tos. Es un cos­to muy gran­de para noso­tros, hemos hecho esa cam­pa­ña para ayu­dar con el pago del alqui­ler. La recau­da­ción aún es muy peque­ña, nece­si­ta­mos dar una empu­ja­da, se nece­si­ta que más per­so­nas sepan, quie­ran estar jun­tas, quie­ran ser actua­do­ras aso­cia­das, que tam­bién pue­dan divul­gar la cam­pa­ña y ayu­dar a con­se­guir más per­so­nas que nos apo­yen. En ese momen­to esta­mos así, sin pers­pec­ti­vas de recur­sos y se nos están aca­ban­do nues­tros pocos fon­dos finan­cie­ros.

El Ói Nóis es uno más de esos que están corrien­do el ries­go de aca­bar en este Bra­sil bol­so­na­ris­ta, de per­se­cu­ción a todas las minorías/​mayorías, y a noso­tros artis­tas que vol­vi­mos a años atrás, que, aho­ra, somos tra­ta­dos como antes eran tra­ta­dos los que no debe­rían ser tra­ta­dos, con pre­jui­cios, como era tra­ta­da la pros­ti­tu­ción. Duran­te mucho tiem­po los artis­tas tuvie­ron el mis­mo esta­tus del/​a trabajador/​a sexual. Y aho­ra vol­vi­mos para esa con­di­ción, vol­vi­mos al lugar de pros­cri­tos, que lo que noso­tros hace­mos no es bien­ve­ni­do, somos meros “mama­do­res de teta”, no sé de don­de sale esa locu­ra.

«El Ói Nóis es otro más de los que están corrien­do el ries­go de aca­bar­se en este Bra­sil bol­so­na­ris­ta» /​Foto: Fabia­na Reinholz

Si hay una cosa a la que la mayor par­te de los artis­tas de ese país no acce­dió fue a la Ley Roua­net, que siem­pre fue una ley que alcan­zó mucho más a las gran­des pro­duc­cio­nes, los artis­tas vin­cu­la­dos a la TV y otras cosas. Pocas veces noso­tros tuvi­mos acce­so, como, por ejem­plo, con­cur­sos públi­cos de la Petro­bras que por ser una empre­sa con gran por­cen­tual esta­tal, tenía una acción polí­ti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad ante de la pro­duc­ción de los artis­tas, era una de las pocas que man­te­nían con­cur­sos públi­cos abier­tos, admi­nis­tra­dos de for­ma repu­bli­ca­na y que cual­quier artis­ta podría, inclu­so sin afán comer­cial, ser con­tem­pla­do. El Ói Nóis duran­te un cur­to tiem­po apro­bó algu­nos pro­yec­tos, y que fue­ron fun­da­men­ta­les para la exis­ten­cia y para la pro­fun­di­za­ción de su tra­ba­jo. Vemos que hoy no vamos a tener más nada de eso, por­que ser artis­ta no es una cosa bien vis­ta por los pode­res. Y esta­mos hace mucho tiem­po en ese lugar, del esta­do y muni­ci­pio que no tie­ne acción pro­po­si­ti­va nin­gu­na en nues­tra área, y tan­tas otras fun­da­men­ta­les. Hay un des­man­te­la­mien­to total y los artis­tas están den­tro como varios otros seg­men­tos.

BdFRS: Y curio­so que el Ói Nóis nace cuan­do está­ba­mos aún en dic­ta­du­ra (1978), y vemos actual­men­te una vez más la ame­na­za a la demo­cra­cia, con un pre­si­den­te con­vo­can­do a un acto con­tra el Con­gre­so, un gobierno anti sis­té­mi­co al revés…

Tania: Quien die­ra que fue­ra uno anti sis­té­mi­co que cues­tio­na­se el sis­te­ma tal cual el es, el sta­tu quo, esa cosa que nos vie­ne asfi­xian­do hace tan­tos años, siglos. Sólo que no se tra­ta de eso. Está a favor de un sis­te­ma auto­ri­ta­rio y con­ser­va­dor.

En este momen­to tene­mos que defen­der la demo­cra­cia ante este gobierno, por­que es anti-demo­crá­ti­co. Y eso inde­pen­dien­te­men­te de nues­tros pro­yec­tos per­so­na­les de socie­dad, tene­mos aho­ra que defen­der el Esta­do, defen­der la demo­cra­cia, por­que eso es lo que tuvi­mos y es lo que se está aca­ban­do aho­ra. No lle­ga­re­mos a nin­gún otro lugar si no man­te­ne­mos eso.

Esta­mos vivien­do un pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to, de cer­ce­na­mien­to de la liber­tad, de auto­ri­za­ción de la vio­len­cia. Está auto­ri­za­da la vio­len­cia con­tra la mujer, con­tra las pobla­cio­nes negras, con­tra los LGBT, con­tra los des­cen­dien­tes ori­gi­na­rios. Hay una auto­ri­za­ción con­tra todas las mino­rías que son la mayo­ría de este país. Vivi­mos un pro­ce­so de cri­mi­na­li­za­ción de los movi­mien­tos socia­les, ser movi­mien­to social es deli­to, ser artis­ta es cri­mi­nal, ser pobre es ser cri­mi­nal. Es gra­ve lo que esta­mos vivien­do. No da para exis­tir aje­nos a eso, enton­ces nues­tra acción es estar en lucha todos los días. Cada dos horas per­de­mos una mujer.

«Inde­pen­dien­te­men­te de nues­tros pro­yec­tos per­so­na­les de socie­dad, tene­mos aho­ra que defen­der el Esta­do, defen­der la demo­cra­cia» /​Foto: Fabia­na Reinholz

BdFRS: Jus­ta­men­te eso que íba­mos pre­gun­tar­te, y noso­tros muje­res en eso. Tene­mos el minis­te­rio de la Dama­res con una visión basa­da en las “bue­nas cos­tum­bres”, y que las encues­tas seña­lan como la minis­tra más popu­lar del gobierno Bol­so­na­ro.

Tania: ¿Qué decir? Tene­mos un retro­ce­so de dere­chos y de con­quis­tas, un avan­ce de la vio­len­cia, nues­tra liber­tad de ir y venir es cada día menor. Nece­si­ta­mos hacer algu­na cosa con rela­ción a eso. Nues­tra gene­ra­ción siem­pre vivió con esa cosa, no debías estar allá, era tar­de, ahí con esa ropa, que no sé qué, ¿no fue siem­pre así? Pues aho­ra está todo mun­do auto­ri­za­do a decir­nos esa mier­da: “pero ¿dón­de esta­bas?”. Esa ami­ga que fue ase­si­na­da en Para­ná, Maria Glo­ria (Magó), bai­la­ri­na, la pri­me­ra cosa que dije­ron, “pero tam­bién esta­ba sola en la cas­ca­da”, ella esta­ba sola, sí. ¿Por qué noso­tras no pode­mos ir a las cas­ca­das? ¿No pode­mos salir de noche? Pero tam­bién si somos vio­len­ta­das a la una de la tar­de es por­que dimos algún moti­vo, por­que siem­pre la cul­pa va a ser nues­tra. ¡Por­que si ya era terri­ble, aho­ra es 10 veces más terri­ble!

Lo que más me sacu­de es nues­tra quie­tud, esta­mos muy quie­tos, calla­dos, sumi­sos. Aho­ra, más que nun­ca no podría­mos ser sumi­sos, más que nun­ca nece­si­tá­ba­mos de la poten­cia que tene­mos. Somos muy poten­tes, y si yo no cre­ye­ra en eso no haría tea­tro. Lo que más me emo­cio­na, y me gus­ta de decir eso, cuan­do estoy en una sala de tra­ba­jo, y esta­mos allá movien­do ese cuer­po poten­te, des­co­lo­ni­zan­do ese cuer­po, hacién­do­lo sen­tir­se libre, libe­ra­do, fuer­te, si tuvié­ra­mos cons­cien­cia de esa fuer­za ellos no ven­ce­rían nun­ca. Cuan­do pien­so en ese lugar, veo que pri­vi­le­gio es estar allí. Me emo­ciono, doy cla­se y me emo­ciono, lle­go a las lágri­mas, es dema­sia­do lin­do, es una poten­cia, una fuer­za, eso no es nada, eso es mucho, si tuvié­ra­mos esa con­cien­cia y esa liber­tad que no tene­mos, es un cuer­po cer­ce­na­do, un cuer­po enca­de­na­do, es una sexua­li­dad masa­cra­da, todas esas cosas for­man par­te de un úni­co pro­yec­to, que sea­mos cor­de­ros, que nun­ca nos sin­ta­mos feli­ces.

Es en ver­dad un pro­yec­to de no feli­ci­dad, por eso un pro­yec­to de no cuer­po. La úni­ca for­ma de domi­nar ese cuer­po es decir no, no es suyo, no es bueno, es peca­do, no es fies­ta. Cuan­do yo digo que es un pro­yec­to de no cuer­po, es un pro­yec­to de eli­mi­na­ción del cuer­po, un pro­yec­to de ausen­cia de liber­tad para ese cuer­po. Así noso­tros somos domi­na­dos, y esta­mos tan cal­ma­dos, con todo lo que ya suce­dió, con todos los avan­ces. Tene­mos que enten­der y decir, ¡no! Noso­tros avan­za­mos dema­sia­do, no vamos a vol­ver al arma­rio, no vamos a vol­ver a la coci­na, a la sen­za­la, no vamos a vol­ver a nin­gún lugar. Pero nece­si­ta­mos enten­der de ver­dad eso, enten­der con todo que somos. Con­se­gui­mos enten­der inte­lec­tual­men­te, pero nues­tra acti­tud toda­vía es estar sen­ta­dos fren­te al compu­tador cre­yen­do que vamos a hacer la revo­lu­ción por las redes socia­les.

Nues­tro cuer­po no está para jugar, y tie­ne que estar, tie­ne que estar libre. No es por nada que una Dama­res es popu­lar, por­que ella está dicien­do así, está bueno, ¿cuán­tas per­so­nas están en esa con­di­ción? Muchas. Enton­ces se nece­si­ta decir que está todo bien con ellas, es un dis­cur­so con­for­ma­dor, enton­ces está todo bien con­mi­go, es así que tie­ne que ser, yo nun­ca soy mucho. Por eso asus­ta­mos, pero asus­ta por­que es feliz, por­que es libre, por­que dice no, no. Siem­pre vamos a ser tacha­das como locas, noso­tros muje­res somos siem­pre las locas, des­equi­li­bra­das, des­orien­ta­das, las bru­jas que tie­nen que ser que­ma­das. Nece­si­ta­mos dejar de cerrar boca, nece­si­ta­mos dan­zar. La metá­fo­ra para mí es la dan­za, no parar de dan­zar sig­ni­fi­ca no, mi cuer­po no va a meter­se en una caja de nue­vo, yo ya enten­dí que yo pue­do sen­tir pla­cer, que yo pue­do ser libre, dan­zar, ir y venir.

Pien­so que el aumen­to de la vio­len­cia es estra­té­gi­co, cuan­to más mie­do una sien­te más para­da se que­da. Es una locu­ra, nece­si­ta­mos sen­tir­nos aco­gi­dos, estar siem­pre jun­tos para enten­der que no esta­mos más solos, por­que ellos nos quie­ren depri­mi­dos.

«Yo pien­so que el aumen­to de la vio­len­cia es estra­té­gi­co, cuan­to más mie­do una sien­te más para­da se que­da» /​Foto: Fabia­na Reinholz

BdFRS: Y ese pro­ce­so de tomar estas temá­ti­cas, de la vio­len­cia con­tra las muje­res, tu pro­pia expe­rien­cia que men­cio­nas­te, ¿cómo se da ese tra­ba­jo de lle­var­las a los esce­na­rios e inten­tar abrir las men­tes, se pue­de expli­car?

Tania: No sé si expli­ca, pero la sen­sa­ción que yo ten­go es cla­ra. Por ejem­plo, cuan­do yo hago Des­mon­ta­je, cuan­do yo cuen­to mis secre­tos, no sé cuán­tas muje­res asis­tie­ron, pero se cuan­tas pre­sen­ta­cio­nes, des­de 2013, tal vez haya hecho más de 200 y sola­men­te en seis las muje­res no me con­ta­ron sus secre­tos de vio­la­ción. Ellas se sin­tie­ron auto­ri­za­das y cómo­das para con­tar­me sus secre­tos. Exis­te algo que suce­de ahí que es una cosa medio inex­pli­ca­ble, de hacer enten­der la fuer­za que eso tie­ne sobre mi exis­ten­cia, no estoy más sola, no esta­mos. Cuan­do con­se­gui­mos mirar­nos, mirar a la otra y decir, hay muchas cosas que tu vives y que yo vivo todos los días, reco­no­cién­do­se una en la otra, en vez de estar matán­do­nos, com­pi­tien­do, agre­dién­do­nos. Tene­mos que saber que exis­te un lugar que es nues­tro, que es dife­ren­te.

Cuan­do hago Des­mon­ta­je siem­pre digo, no sé si ya lo con­té aquí, pero ser mujer no es igual a ser hom­bre, por­que es impor­tan­te que se entien­da, no es lo mis­mo. Esta­mos dicien­do cosas cohe­ren­tes, lógi­cas, obvias a veces, y usual­men­te somos des­au­to­ri­za­das, vie­ne un hom­bre y se para a tu lado y dice la mis­ma cosa que tu dijis­te, y aquel tipo que no que­ría oír­te, sale dicien­do cla­ro, es eso ahí, voy a hacer­lo. Eso suce­de con noso­tras todo el tiem­po, tene­mos que oír bro­mas sobre nues­tro cuer­po, como si las per­so­nas estu­vie­ran auto­ri­za­das a decir lo que tie­nen ganas, a hacer lo que quie­ran con nues­tras nal­gas, pecho, como si eso fue­ra una cosa agra­da­ble para noso­tros, como si aumen­ta­se nues­tra auto­es­ti­ma, cuan­do en ver­dad nos qui­ta la sen­sa­ción de liber­tad. ¿Por que esa cosa per­mi­si­va con rela­ción al cuer­po de la mujer todo el tiem­po? Eso está en nues­tra exis­ten­cia, todo el tiem­po ten­go que decir: Mira yo no soy una víc­ti­ma espe­cial, no soy la mayor víc­ti­ma de la parro­quia, no, sólo soy una más, por­que mien­tras esta­mos aquí con­ver­san­do, hay una mujer sien­do vio­len­ta­da, no es bro­ma, no es de boca para afue­ra, no son hom­bres los que están sien­do, no estoy dicien­do que hom­bres no sean, suce­de, pero eso pasa todo el tiem­po con las muje­res, y nos matan, eso algo común en nues­tro país.

Enton­ces cuan­do nos encon­tra­mos, cuan­do nos damos cuen­ta, cuan­do nos poli­ti­za­mos en rela­ción con eso, exis­te si una fuer­za aquí de la que tu eres imbui­da. Yo ando dife­ren­te en la calle des­de que comen­cé a enten­der eso, des­de que comen­cé a hacer Des­mon­ta­je soy otra per­so­na, cada vez que cuen­to ese secre­to no soy la mis­ma.

Y el pro­ce­so de Des­mon­ta­je fue un pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to de mi, de muchas cosas que yo traía. Aun­que diga­mos, no, yo no soy cul­pa­ble, no, tar­da­mos mucho tiem­po en enten­der eso. Y no es men­ti­ra, no es fala­cia que sen­ti­mos una cul­pa enor­me. Y que la cul­pa tam­bién es estra­té­gi­ca y es un ins­tru­men­to de domi­na­ción, y que gene­ra mie­do, por lo tan­to, pará­li­sis. Deja­mos de estar bien con noso­tras, nos sen­ti­mos res­pon­sa­bles por todo, las víc­ti­mas son las res­pon­sa­bles y pasan car­gan­do esa cul­pa. Y esa cul­pa es una bola de hie­rro ata­da al pie, nos tor­na pri­sio­ne­ras, la cul­pa, el mie­do.

Y no es fácil dejar de sen­tir eso, no es fácil aso­ciar­se con otras muje­res, no es fácil com­pren­der que nues­tro lugar es otro. Es un pro­ce­so de cons­truc­ción bien dolo­ro­so y com­ple­jo, difí­cil de expli­car en pala­bras, pero tú comien­zas a cono­cer muchas otras voces, comien­za a leer a otras muje­res, comien­zas a enten­der que es impor­tan­te que tú hables. Des­mon­ta­je tie­ne que ver con ese enten­di­mien­to, tie­ne una his­to­ria que es mía, que yo mis­ma nece­si­to con­tar, por­que al con­tar­la yo esti­mu­lo a otras com­pa­ñe­ras a con­tar su his­to­ria, cada una nece­si­ta con­tar a su his­to­ria, por­que ese recon­tar por otras, por otras voces aca­ba sien­do un modi­fi­car, un colo­car el foco don­de no es, quien sabe don­de aprie­ta el callo es quien tie­ne el callo.

Es un pro­ce­so difí­cil, pero trae tan­tas cosas fun­da­men­ta­les que des­pués de la can­te­ra que fue, yo voy a hacer­lo, cons­truir eso, sin hora­rio para ensa­yar, hacer­lo de madru­ga­da por­que hay muchas otras cosas que son prio­ri­dad, y cuan­do estoy hacien­do eso con­si­go per­ci­bir que está dia­lo­gan­do, es un pro­ce­so de des­ve­la­mien­to y aná­li­sis de la reali­dad que tu mis­ma vives, es un pro­ce­so libe­ra­dor, es otro lugar don­de vas a poner­te.

Es un pro­ce­so tera­péu­ti­co, pero no sólo en ese sen­ti­do de cura, es de cura con cer­te­za, del cuer­po, de lo feme­nino, pero es de poli­ti­za­ción, no voy a sol­tar más ese lugar que ten­go para ocu­par el mun­do. Ten­go que decir, yo pien­so, yo pro­duz­co pen­sa­mien­to todo el tiem­po, enton­ces pue­do hablar.

E inclu­so la his­to­ria del tea­tro, que es una his­to­ria con­ta­da por los hom­bres, por los direc­to­res, por los dra­ma­tur­gos, y las actri­ces que for­man par­te de la his­to­ria del tea­tro, sabe­mos que fue­ron muje­res mara­vi­llo­sas, que fue­ron actri­ces increí­bles, pero no sabe­mos lo que pen­sa­ban, y ellas pen­sa­ban, y yo pien­so. Y enten­dí que nece­si­ta­ba hablar, y nece­si­ta­ba hablar en pri­me­ra per­so­na, con­tar mis his­to­rias. Y hablan­do en pri­me­ra per­so­na yo tam­bién habla­ba del Ói Nóis, habla­ba sobre mi colec­ti­vo, de don­de yo vine y tam­bién de las otras muje­res.

Des­mon­ta­je es lo que yo qui­se decir sobre mis pro­ce­sos con esos frag­men­tos de per­so­na­jes, que son de las pie­zas que tie­nen auto­res y auto­ras, con con­cep­ción y actua­ción mías. Per­ci­bo que es des­ha­cer el papel que nos impu­sie­ron, pro­ta­go­ni­zar mi vida en la socie­dad, pode­mos ser pro­ta­gó­ni­cas. Eso tie­ne un peso muy posi­ti­vo en nues­tras exis­ten­cias, por­que quie­ren que enten­da­mos y haga­mos, no nece­si­ta ser som­bra de nadie.

BdFRS: Y de cier­ta for­ma lo que estás dicien­do es medio como, tu des­mon­tas­te tu des­tino que era el des­tino de la niña que nació en la peri­fe­ria y que cons­tru­yó otra vida…

Tania: Esa idea de la decons­truc­ción es bien impor­tan­te para noso­tros muje­res, por­que nace­mos con un papel esta­ble­ci­do para cum­plir en el mun­do, en la socie­dad, ya tene­mos un papel que es ser madre, res­pon­sa­ble por la armo­nía del hogar, del lugar don­de viven las per­so­nas de su fami­lia y pun­to. Y si usted con­si­gue hacer algu­na cosa ade­más de eso, que bueno, pero si no lo con­si­gue, usted ya cum­plió su papel, nadie espe­ra más que eso. A lo lar­go de años y años se oyó y vio eso, nues­tras madres, cuá­les fue­ron las rea­li­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les de ellas, ellas pue­den no que­rer tener­las, yo con­cuer­do, cada una tie­ne que que­rer, y ser lo que quie­ra. Pero no ser lo que quie­res por­que no te es per­mi­ti­do creo que es una gran cagada, que nos empie­zan a defi­nir el rum­bo de las cosas. Somos muchas, somos la mitad del mun­do, cómo es que noso­tras no vamos a deci­dir las cosas, tene­mos que deci­dir las cosas.

Me fui for­jan­do femi­nis­ta, pero fui enten­dien­do que hay un femi­nis­mo que no me intere­sa, y hay un femi­nis­mo que me repre­sen­ta. No creo que vivo en una bur­bu­ja, y que voy a vivir sin hom­bres. En mi bur­bu­ja sólo ten­go muje­res y va a ser todo ópti­mo, noso­tras no somos machis­tas, noso­tras pode­mos ser bien machis­tas y sabe­mos bien de eso. Está en cómo nos crían y cómo fun­cio­nan las cosas todo el tiem­po. Pode­mos resig­nar­nos a ese lugar y repro­du­cir sim­ple­men­te el machis­mo que reci­bi­mos. Pero yo no creo en eso, yo quie­ro que trans­for­me­mos, que cam­bie­mos esa reali­dad, esos valo­res, esa cul­tu­ra. Quie­ro que cam­bie­mos, no quie­ro eli­mi­nar al com­pa­ñe­ro, yo quie­ro traer­lo al lugar correc­to.

Yo hago tra­ba­jo en un colec­ti­vo mix­to, hay hom­bres, muje­res, muje­res trans. La socie­dad que ejer­ci­ta­mos inter­na­men­te, liber­ta­ria, hori­zon­tal, auto­ges­tio­na­ria, hay todas las per­so­nas, y la idea de que la socie­dad suce­de así. No quie­ro sen­tir­me en una bur­bu­ja que­rien­do eli­mi­nar a los hom­bres, yo quie­ro trans­for­mar a esos hom­bres. Pien­so que, con todo lo que suce­dió con­mi­go, ese pro­ce­so de des­mon­tar para cons­truir de nue­vo, soy la mujer de tea­tro que que­ría ser, yo sufrí vio­len­cia, tuve una rela­ción abu­si­va con una mujer, por increí­ble que parez­ca, y nada de esas cosas me impi­die­ron ser la mujer que yo que­ría ser.

Por­que tuve suer­te, por­que tuve fuer­za, por­que con­se­guí no acos­tum­brar­me a la cul­pa, no acos­tum­brar­me a la pará­li­sis, al mie­do. Qué pena, tal vez sea un lugar de pri­vi­le­gio mío, por eso es que yo ten­go obli­ga­ción de hacer este tra­ba­jo, por­que hay tan­tas muje­res que no con­si­guen hacer eso, dar esa vuel­ta y gus­tar de si mis­mas y de lo que hacen. Yo pue­do decir que me gus­ta mucho, me gus­ta mucho en lo que me con­ver­tí, no es que yo creo que sea lo sufi­cien­te­men­te bue­na, como seres huma­nos tene­mos que estar siem­pre como apren­di­ces, en mi pro­fe­sión, en mi ser ami­ga, mi ser aman­te, mi ser pro­fe­so­ra, mi ser. Ten­go que que­rer evo­lu­cio­nar todos los días. No es que yo sea ópti­ma, soy una locu­ra, soy explo­si­va, dema­sia­do ener­gé­ti­ca, dema­sia­do apa­sio­na­da. Pero cuan­do yo digo que soy la mujer que que­ría ser es en el sen­ti­do de yo hago cosas que me con­cier­nen, no hago cosas que no me intere­san, todo que hago me intere­sa mucho. Que pena que la mayo­ría de las per­so­nas no pue­dan hacer cosas que les intere­san para vivir, eso me hace sen­tir todo el tiem­po en un lugar de pri­vi­le­gio y que­rer cons­truir cosas mejo­res para todas las per­so­nas.

BdFRS: Hay un tra­ba­jo tam­bién con músi­ca jun­to con Mario Fal­cão en que inter­pre­ta a Vio­le­ta Parra. Que­ría­mos que nos con­ta­ras un poco de eso tam­bién y de otras muje­res que son refe­ren­cias en tu vida.

Tania: En ver­dad hay la iden­ti­fi­ca­ción, por­que somos lati­no­ame­ri­ca­nos, ese enten­di­mien­to de que nece­si­ta­mos estar más y más cer­ca de esa sabi­du­ría, de esa ances­tra­li­dad que está en Amé­ri­ca Lati­na, y que Bra­sil por­tu­gués a veces se sien­te dis­tan­te de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. Siem­pre desee y amé a los can­tan­tes lati­no­ame­ri­ca­nos, y Vio­le­ta Parra, así como Víc­tor Jara, Mer­ce­des Sosa, Atahual­pa, en fin, hicie­ron par­te de mi ima­gi­na­rio.

Y hubo un momen­to en que que­ría tener un bebé, y yo sabía que hacía pie­zas que exi­gían una inten­si­dad físi­ca y espi­ri­tual inclu­so, hacer esos gran­des per­so­na­jes trá­gi­cos, tres horas y media en una pie­za, que cuan­do aca­ba pare­ce que te mue­res y ahí resu­ci­tas muy viva, por­que el tea­tro te hace tocar la muer­te y vol­ver con fuer­za para cons­truir el mun­do. Yo que­ría hacer una cosa más tran­qui­la. Pero ima­gi­na, ¿no?, Vio­le­ta Parra, esa mujer tan mara­vi­llo­sa, con una his­to­ria trá­gi­ca de caram­ba. Sólo que yo creía que cer­ca de las cosas locas que yo hacía en el tea­tro, Casan­dra, Medea, Sofía, Pau­li­na, todas muje­res gue­rre­ras que fue­ron vili­pen­dia­das, vio­len­ta­das, que tuvie­ron que luchar horro­res, yo pen­sa­ba que era una mane­ra de des­can­sar, tener el bebé.

Des­pués des­cu­brí que no era fácil para mí tener un bebé, que mi cuer­po no me lo per­mi­tía así con esa faci­li­dad. Me que­dé con esa cosa de Vio­le­ta Parra; Luciano Ala­bar­se me pres­tó 11 dis­cos de Vio­le­ta y los gra­bé todos, y fomen­té esa idea de hacer el tra­ba­jo sobre ella. Y enton­ces yo con­quis­té a ese com­pa­ñe­ro, por­que esta­ba en ese pun­to, nece­si­to un músi­co y ahí apa­re­ció Mario y hablé del pro­yec­to con él, y él dijo vamos a hacer­lo.

La Vio­le­ta es de esos per­so­na­jes que for­man par­te de mi ima­gi­na­rio. Y siem­pre me gus­tó mucho can­tar y en el tea­tro fui desa­rro­llan­do más eso por­que can­to en varios espec­tácu­los, toco ins­tru­men­tos. Pude expe­ri­men­tar con Vio­le­ta eso de can­tar. Mario hizo arre­glos lin­dos, algu­nos bien bra­si­le­ños, es intere­san­te jugar tam­bién un poco con ese mate­rial. Comen­cé a poblar nues­tro tra­ba­jo con algu­nos poe­mas. Por aho­ra son can­cio­nes y poe­mas. Ten­go con­cien­cia de que es un tra­ba­jo de músi­ca de una actriz. Sien­to que tie­ne una tea­tra­li­dad que aca­ba sien­do una pre­sen­cia escé­ni­ca que trae eso en el tra­ba­jo. Pero toda­vía no sé si ese es el for­ma­to. Me gus­ta­ría mucho expe­ri­men­tar más con tea­tro de Vio­le­ta, con­tar más cosas sobre su vida. Ten­go pro­yec­to de una muñe­ca geme­la que que­ría mucho hacer, una con­ver­sa­ción entre Vio­le­ta niña, antes de vol­ver a San­tia­go, y la Vio­le­ta que fue a San­tia­go, la Vio­le­ta mujer, que está en la pelea, con con­cien­cia. Que­ría que ellas con­ver­sa­ran. Ese es un plan.

Bus­qué algu­nos poe­mas, de Nica­nor Parra, Pablo Neru­da y a Gio­con­da Belli, una poe­ti­sa nica­ra­güen­se. Comen­cé a leer muchas poe­ti­sas pen­san­do que yo podía enton­ces, si yo no iba a hacer tea­tro, traer muje­res. A fin de cuen­tas tomé dos poe­mas que hablan sobre Vio­le­ta, uno de ese gran poe­ta que es Pablo Neru­da que es el pri­me­ro que apa­re­ce, hablan­do sobre ella e invi­tan­do a can­tar, y el últi­mo poe­ma es de Nica­nor que escri­bió para ella, y tie­ne el Los por­ta­do­res de sue­ños, de Gio­con­da Belli que hace una acción en el medio, que para mí es un poe­ma que dice tan­to, aque­lla cosa de Paco Uron­do “es que la poe­sía les due­le a esos cana­llas”. Hablar de sue­ños, de amor, de hacer el amor, de lan­zar semi­llas, creo que eso hoy es tan fun­da­men­tal hablar­lo por­que el pro­yec­to es tan vio­len­to y bru­tal, que cuan­do lo ata­ca­mos con poe­sía, con arte, con cuer­pos libe­ra­dos, gol­pea en un lugar que ellos no tie­ne noción. Nues­tra revo­lu­ción nece­si­ta ser por ahí. Fue muy bacán traer a Gio­con­da, y ese poe­ma espe­cí­fi­ca­men­te. Hay un poe­ma en el que ella habla que tie­ne orgu­llo de ser mujer y de haber deja­do atrás a su abue­la, a su madre, todo lo que ellas espe­ra­ban de ella, no por­que deja­ba a esas muje­res que ella ama, sino que dejó atrás ese papel que ellas desem­pe­ña­ron y que ella enton­ces aho­ra con­si­gue sol­tar­lo, mi papel es el que yo quie­ra, voy a hacer la revo­lu­ción, voy a escri­bir, ser una mujer libre, amar tan­to a los hom­bres cuan­to quie­ra. Y creo que Vio­le­ta vie­ne de ese deseo de can­tar y ahí aca­ba que per­so­nal­men­te es un momen­to de liber­tad mío, da la sen­sa­ción de que pue­des todo.

BdFRS: En ese 8 de mar­zo, ¿a qué muje­res que­rías refe­rir­te?

Tania: (lágri­mas bro­tan) Hay tan­tas muje­res que mere­cen ser refe­ren­cia­das. Creo que la pri­me­ra mujer que cono­cí, mi madre, Tere­zinha, mi her­ma­na Nelia. Y creo, que hay tan­tas muje­res que mue­ren todos los días, tan­tas y tan­tas que yo no que­ría hablar, Judith Butler, una femi­nis­ta… que­ría hablar de muje­res, que a veces en su infi­ni­ta belle­za y fuer­za nos ins­pi­ran.

(Res­pi­ra pro­fun­do) Pero mi madre tuvo 11 hijos, una mujer muy fuer­te. Creo que muchas de las cosas que hago y digo hoy tie­nen que ver con la difi­cul­tad que ella tuvo y has­ta don­de ella con­si­guió ir, y esa sen­sa­ción de que yo podía dar algu­nos pasos más de los que ella dio, pero sólo podía por­que ella bata­lló mucho para dar aque­llos has­ta don­de ella fue. Por­que no somos nada, no sur­gi­mos de nada. Esta­mos aquí hoy pudien­do hablar por­que hubo muchas muje­res que se raja­ron para poder votar, para que no ten­ga­mos una car­ga exce­si­va de tra­ba­jo, que lucha­ron por la abo­li­ción de la escla­vi­tud, hay muchas muje­res que están en noso­tras hoy. Noso­tras somos mucho más vie­jas de lo que este cuer­po apa­ren­ta y ellas están con noso­tras. Cuan­do hablo invo­can­do a los muer­tos tie­ne que ver con eso, no soy esto que está aquí, hay una mul­ti­tud que garan­ti­za mi exis­ten­cia aho­ra. Hay toda la bata­lla del día a día, pero cuan­tas muje­res hicie­ron cosas para que pudié­ra­mos estar aquí hoy.

Por eso tam­bién hay ese com­pro­mi­so de hacer cosas para que las muje­res que ven­gan des­pués de noso­tras tam­bién pue­dan dar pasos ade­lan­te como los esta­mos dan­do por las com­pa­ñe­ras que vinie­ron antes.

«Noso­tros somos mucho más vie­jas de lo que ese cuer­po apa­ren­ta y ellas están con noso­tras» /​Foto: Fabia­na Reinholz

En ese momen­to está esa joven, Magó, yo ayu­dé a orga­ni­zar el acto en Por­to Ale­gre con­tra el femi­ni­ci­dio ense­gui­da de su ase­si­na­to bru­tal. Se que ella no es úni­ca, cada dos horas una Magó es ase­si­na­da, una mujer negra más fácil­men­te aún. Hoy yo que­ría home­na­jear­la, por­que tal vez su muer­te haya con­se­gui­do una cosa. Cuan­do hago los espec­tácu­los que me toman muy pro­fun­da­men­te y expe­ri­men­to, a veces un sufri­mien­to tan pro­fun­do, toco la muer­te, por­que des­pués de que la toco vuel­vo mucho más viva, con fuer­za. Cuan­do aca­ba un espec­tácu­lo de esos da la sen­sa­ción de que podía cons­truir un mun­do todo de nue­vo y no toma­ría ni sie­te días. Magó fue un poco eso, ella ha movi­li­za­do a muchas muje­res en todo el país para hablar, no sólo de ella, sino para hablar de la vio­len­cia nues­tra de cada día, y para hacer­nos pen­sar, que cada dos horas mue­re una com­pa­ñe­ra, una her­ma­na, una igual, podía ser yo, podías ser tu. Vi muchas per­so­nas que no se para­ban a pen­sar en eso, aho­ra lo están pen­san­do por que suce­dió esa tra­ge­dia horri­ble y por­que algu­nas per­so­nas dije­ron no, vamos decir ni una menos, paren de matar­nos. Enton­ces es para ella, este 8 de Mar­zo será el pri­me­ro que ella, en 25 años, no esta­rá.

Fon­te: BdF Rio Gran­de do Sul

Edi­ción: Rodri­go Cha­gas e Katia Mar­ko

Bra­sil de Fato*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *