Boli­via. Gol­pe de Esta­do: El régi­men como pan­de­mia

Por Ernes­to Eterno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 14 de mar­zo de 2020

Un cli­ma de estu­por y zozo­bra se cier­ne sobre el país. A pesar de la alga­ra­bía racis­ta, la gen­te no ter­mi­na de expli­car, con la sufi­cien­te cla­ri­dad, qué es lo que ocu­rrió para que se pro­du­je­ra un movi­mien­to tec­tó­ni­co ensam­blan­do esta­lli­do social y gol­pe poli­cial-mili­tar que obli­gó renun­ciar a Evo Mora­les en un país que empe­za­ba a cons­truir un vigo­ro­so Esta­do Plu­ri­na­cio­nal. No es este el espa­cio para dis­cu­tir las cau­sas del gol­pe, sus acto­res o su tra­ma pro­fun­da, pero lo cier­to es que hay como un silen­cio vago que exi­ge res­pues­tas cada vez más hidal­gas en torno a un fenó­meno que pare­cía lejano pero que de pron­to des­bor­dó como un tsu­na­mi.

En solo cua­tro meses de gobierno, Boli­via está vivien­do las horas más des­di­cha­das de quie­bre, incer­ti­dum­bre e ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca de los últi­mos 20 años. Al gol­pe de Esta­do de noviem­bre del 2019 le ha suce­di­do un régi­men que en lugar de ges­tio­nar la tran­si­ción se apro­pió del poder para com­pe­tir ile­gí­ti­ma­men­te en las elec­cio­nes de mayo con resul­ta­dos pre­de­ci­bles. Ine­quí­vo­ca­men­te, los dados elec­to­ra­les están car­ga­dos bajo la som­bra sinies­tra de un por­ten­to­so frau­de tute­la­do por el impe­rio nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos cir­cuns­tan­cia­les como la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, igle­sia cató­li­ca, ONGs (NED-IRI) finan­cia­das por los EE.UU., veci­nos beli­co­sos como Bra­sil y Chi­le, amén de sec­to­res ultra­con­ser­va­do­res de la Unión Euro­pea que tra­ba­jan en Boli­via.

En este esce­na­rio elec­to­ral la auto­nom­bra­da pre­si­den­ta, vio­lan­do su com­pro­mi­so de ges­tio­nar la tran­si­ción pateó el table­ro para con­ver­tir­se en can­di­da­ta por la fuer­za polí­ti­ca JUNTOS, un entra­ma­do par­ti­da­rio difu­so, teji­do sobre la hora, pero obe­dien­te a un plan arte­ra­men­te deli­be­ra­do para con­ti­nuar en el gobierno a expen­sas del resul­ta­do del 3 de mayo. Ven­ta­jas de por medio, dis­po­ni­bi­li­dad de recur­sos públi­cos, ase­so­ría en mer­ca­deo polí­ti­co y apo­yo finan­cie­ro externo, la can­di­da­ta opor­tu­nis­ta y frau­du­len­ta dispu­ta el segun­do lugar de la pre­fe­ren­cia elec­to­ral. Des­de el bal­cón pre­si­den­cial asu­mió un dis­cur­so edul­co­ra­do de orden y paci­fi­ca­ción que en la reali­dad se tra­du­ce en masa­cre, per­se­cu­ción y repre­sión, sín­to­mas de un régi­men de mano dura.

En el cen­tro de esta con­tien­da, Car­los Mesa, can­di­da­to per­de­dor, pro­mo­tor de la vio­len­cia racis­ta e ins­ti­ga­dor de la des­truc­ción de tri­bu­na­les elec­to­ra­les, está de capa caí­da y las encues­tas lo mues­tran en pica­da. Con una cam­pa­ña que mues­tra seña­les de des­mo­ro­na­mien­to en la pre­fe­ren­cia elec­to­ral se mue­ve con­fun­di­do, len­to e inca­paz de res­pon­der a un esce­na­rio difu­so para el que no encuen­tra ni posi­cio­na­mien­to ni un dis­cur­so ade­cua­do. Luis Fer­nan­do Cama­cho, el gol­pis­ta bufón que usó la biblia para ter­mi­nar con un gobierno demo­crá­ti­co, es otro de los can­di­da­tos en cuyo cere­bro ape­nas caben dos ideas pere­gri­nas pero que a cam­bio dis­po­ne de un bol­si­llo lleno, esquil­ma­do a sus pro­mo­to­res. Dispu­ta el espa­cio en el que caben pro­yec­tos neo­fas­cis­tas, de ins­pi­ra­ción reli­gio­sa evan­gé­li­ca y un ins­tin­to gre­ga­rio de saqueo esta­tal.

Otros can­di­da­tos de menor esta­tu­ra polí­ti­ca pero intere­sa­dos en acce­der a una cuo­ta legis­la­ti­va como Chi, de ori­gen koreano, con un fuer­te dis­cur­so reli­gio­so, patriar­cal y misó­gino o Tuto Qui­ro­ga que fun­cio­na a con­trol remo­to des­de Washing­ton, no pasan el umbral del 5% en las últi­mas encues­tas. Su apues­ta en caso de segun­da vuel­ta es apo­yar una can­di­da­tu­ra de dere­cha. Para sus­to de todos, el MAS lide­ra las cre­cien­tes pre­fe­ren­cias ciu­da­da­nas con nota­ble dife­ren­cia sobre el segun­do. Curio­sa­men­te, sin la fuer­za popu­lar en las calles ni una visi­ble cam­pa­ña elec­to­ral en los medios o en las redes los can­di­da­tos, cuyo caris­ma par­si­mo­nio­so está a prue­ba, dis­po­nen el capi­tal polí­ti­co acu­mu­la­do de la lucha popu­lar de los últi­mos 30 años, los bene­fi­cios mate­ria­les y sim­bó­li­cos de los últi­mos 14 y la indig­na­ción con­te­ni­da por las masa­cres, el racis­mo, la vio­la­ción de los incon­fun­di­bles sím­bo­los indí­ge­nas como la polle­ra y la whi­pa­la, así como el abu­so de poder de los usur­pa­do­res.

En gene­ral, el cli­ma polí­ti­co no pare­ce ofre­cer una sali­da cla­ra a la cri­sis de cer­te­zas y esta­bi­li­da­des en las que se mue­ve el país. Por el con­tra­rio, mues­tra el iti­ne­ra­rio errá­ti­co que se podría tran­si­tar con una eco­no­mía que se des­mo­ro­na dia­ria­men­te, aco­sa­da por la cri­sis glo­bal, en medio de una con­flic­ti­vi­dad social cre­cien­te que pare­cie­ra estar espe­ran­do aga­za­pa­da el momen­to opor­tuno para des­atar sus deman­das.

Esta es una elec­ción anó­ma­la en la que la con­tra­ofen­si­va con­ser­va­do­ra, aci­ca­tea­da des­de fue­ra, no tie­ne la menor duda que lle­gó para que­dar­se al pre­cio que sea. Los datos de la reali­dad son elo­cuen­tes: no se tuvo repa­ro alguno para pro­mo­ver masa­cres san­grien­tas con inter­ven­ción mili­tar y poli­cial inmu­ni­za­dos por nor­mas del gobierno, recha­zo a todo cues­tio­na­mien­to inter­na­cio­nal a la vio­la­ción de DDHH, ais­la­mien­to inter­na­cio­nal y fuer­te apo­yo de EEUU, pre­su­pues­tos adi­cio­na­les para la adqui­si­ción de armas y mate­rial anti­mon­ti­nes, nor­mas que eli­mi­nan la trans­pa­ren­cia en el gas­to mili­tar y poli­cial, ges­tio­nes sos­pe­cho­sas del órgano elec­to­ral, cam­bio de pie­zas cla­ves en las FFAA y dis­cur­sos desa­fian­tes del gobierno con­tra los movi­mien­tos socia­les a quie­nes se les decla­ró la gue­rra.

Los vati­ci­nios sobre el futu­ro demo­crá­ti­co del país sir­ven de poco con­si­de­ran­do las incon­fun­di­bles seña­les del actor hege­mó­ni­co que ya asu­mió la deci­sión de reocu­par la colo­nia para des­ocu­par la nación. Sin la capa­ci­dad para enten­der las dispu­tas geo­po­lí­ti­cas regio­na­les el esce­na­rio de esta elec­ción no tie­ne el bri­llo de las ideas que exi­ge este tiem­po, el caris­ma de com­pe­ti­do­res elec­to­ra­les ni el entu­sias­mo febril de las masas. Se dice que al silen­cio pre­ce­de algo casi inevi­ta­ble y por su lado, el rumor que se advier­te en las ciu­da­des taci­tur­nas del país no pre­sa­gian días mejo­res.

Asis­ti­mos a un esce­na­rio sobre­co­gi­do por el dra­ma colec­ti­vo com­pa­ra­ble con aque­llos años de gol­pe y plo­mo de fines de los 70 y prin­ci­pios de los 80, cuyo resul­ta­do pro­du­jo nue­ve perío­dos pre­si­den­cia­les con más de 15 pre­si­den­tes, inclui­dos dos triun­vi­ra­tos mili­ta­res. Pare­cie­ra que en las calles se hubie­ra ins­ta­la­do un aire enra­re­ci­do, seme­jan­te al de octu­bre del 2003, en el que una ener­va­da cri­sis polí­ti­ca pro­du­jo una bru­tal repre­sión poli­cial-mili­tar que dejó sepul­ta­dos casi 70 muer­tos y más de 500 heri­dos en las calles mal empe­dra­das de la ciu­dad de El Alto. Como un sino trá­gi­co, El Alto nue­va­men­te ha engen­dra­do el esce­na­rio de otra bru­tal repre­sión en la que poli­cías y mili­ta­res vol­vie­ron a escu­pir sus armas de odio y bru­ta­li­dad con­tra un pue­blo acos­tum­bra­do a sopor­tar estoi­ca­men­te su pobre­za y dig­ni­dad con los dien­tes apre­ta­dos. Los per­so­na­jes son los mis­mos, éli­tes ser­vi­les al poder extran­je­ro y mili­ta­res y poli­cías colo­ni­za­dos has­ta la médu­la, cui­dan­do intere­ses aje­nos a la Nación com­por­tán­do­se como una feroz escua­dri­lla de ván­da­los des­al­ma­dos.

Las masa­cres san­grien­tas del mes de noviem­bre del 2019 supe­ran los 35 muer­tos y más de 600 heri­dos, dete­ni­dos y des­apa­re­ci­dos y dece­nas de fami­lias con­de­na­das a vivir sin sus padres o her­ma­nos por el res­to de sus días. Sen­ka­ta y Saca­ba se ofre­cen como ante­sa­la de una bru­tal per­se­cu­ción polí­ti­ca y judi­cial del régi­men gol­pis­ta con­tra fun­cio­na­rios del gobierno derro­ta­do y ciu­da­da­nos ino­cen­tes. Dece­nas de hom­bres y muje­res sin dere­cho alguno son dete­ni­dos, gol­pea­dos, tor­tu­ra­dos y encar­ce­la­dos sin el debi­do pro­ce­so. El odio que reco­rre las entra­ñas de los repre­so­res y sus mal­sa­nas ame­na­zas de per­se­cu­ción que inclu­ye a jue­ces y fis­ca­les que no fallen a favor del régi­men, no cesa. Hay como un afán obse­si­vo de jus­ti­fi­car las masa­cres tras­la­dan­do la cul­pa a los per­se­gui­dos a quie­nes se pre­ten­de endil­gar la auto­ría mate­rial, el finan­cia­mien­to y la con­duc­ción polí­ti­ca de supues­tos pla­nes de sedi­ción y terro­ris­mo. El poder judi­cial se mue­ve bajo el ale­ro de ese gro­tes­co reper­to­rio en el que el mie­do jue­ga a dos ban­dos, como par­te­ra del odio que se ino­cu­la en los medios de comu­ni­ca­ción pero al mis­mo tiem­po como aci­ca­te para mover reser­vas fas­cis­tas en las calles.

Por la for­ma cómo ocu­rren las cosas dia­ria­men­te pare­cie­ra que el país estu­vie­ra vivien­do bajo un cli­ma de mie­dos difu­sos que se pro­yec­tan como una epi­de­mia invi­si­ble que ame­na­za con des­truir todo a su paso. Los medios de comu­ni­ca­ción con­tri­bu­yen con su cuo­ta de estri­den­cia mal­sa­na ins­ta­lan­do matri­ces de opi­nión deli­ran­tes que no tie­ne paran­gón en su vas­ta his­to­ria polí­ti­ca. Cum­plen el san­to ofi­cio de infla­mar el áni­mo de la gen­te en pro­cu­ra de lograr su con­de­na al pasa­do. Las radios ofi­cia­lis­tas –Pan­ame­ri­ca­na, Erbol, Fides– que cobran por segun­do o los cana­les de tele­vi­sión pri­va­dos –PAT, Uni­tel, Boli­vi­sión, Red Uno, ATB– que fac­tu­ran por tres lo que vale uno, hacen lo mis­mo. Repi­ten has­ta la sacie­dad como un coro de idio­tas ador­me­ci­dos el libre­to dic­ta­do des­de Pala­cio de Gobierno. Solo emi­ten con­sig­nas enve­ne­na­das que mar­ti­llea con­tra los 14 años de ges­tión del gobierno derro­ta­do, bus­can­do cul­pa­bles a cada paso y en cada esqui­na. Ence­gue­ci­dos por el nego­cio de la men­ti­ra escu­pen cas­ca­das de odio sobre el ros­tro del pue­blo al que sub­es­ti­man y des­pre­cian.

Los sesu­dos perio­dis­tas de la pren­sa escri­ta, tele­vi­si­va u oral tra­tan de con­ven­cer de que nada bueno hizo Evo Mora­les que no sea robar­se la pla­ta, pro­mo­ver el nar­co­trá­fi­co, cons­truir can­chas inser­vi­bles de fút­bol, derro­char la rique­za o abu­sar del poder. A pesar de que las prue­bas más evi­den­tes de la trans­for­ma­ción del país, que son ellos mis­mos que se movie­ron social­men­te hacia con­di­cio­nes mate­ria­les favo­ra­bles, pre­fie­ren el envi­le­ci­mien­to bara­to a cam­bio de una pre­ca­ria esta­bi­li­dad labo­ral que les ofre­cen los empre­sa­rios mediá­ti­cos que tie­nen el toro por las astas. Cuan­do no encuen­tran argu­men­tos con­vin­cen­tes para sus audien­cias com­pra­das con­vo­can a los bufo­nes de turno para sen­ten­ciar su medio­cri­dad. El perio­dis­mo boli­viano está vivien­do las horas de su roman­ce más tórri­do con el poder a cos­ta de mani­pu­lar arte­ra y mor­bo­sa­men­te la opi­nión públi­ca. Su medio­cri­dad es tan pavo­ro­sa como su pere­za. Nin­gún tiem­po es com­pa­ra­ble con la felo­nía del nego­cio mediá­ti­co que ofi­cia de par­te­ra de un fas­cis­mo lar­va­rio que empie­za a levan­tar cabe­za en medio de la penum­bra.

Cada día que el régi­men cele­bra se con­su­ma una tra­ge­dia. Los datos son incon­tras­ta­bles en la eco­no­mía como en la socie­dad. La ola de femi­ni­ci­dios reco­rre el país como una epi­de­mia som­bría, cada uno de los casos con una his­to­ria de dolor y espan­to. Sobran las cam­pa­ñas don­de hace fal­ta una pro­fun­da con­vic­ción y cono­ci­mien­to para cam­biar los patro­nes cul­tu­ra­les don­de ha cam­bia­do el mun­do sin que nos cer­cio­re­mos de su nue­va piel. Los dis­cur­sos mani­queos ofen­den la reali­dad don­de el tama­ño y la fuer­za del mons­truo que habi­ta la inti­mi­dad des­tru­ye fami­lias y comu­ni­da­des ente­ras. Nada pare­ce saciar el ape­ti­to de la vio­len­cia des­bo­ca­da ali­men­ta­da por un régi­men que no ofre­ce más que un dis­cur­so de paci­fi­ca­ción allí don­de hun­de el puñal.

El cam­po pare­ce haber retro­ce­di­do nue­va­men­te siglos. Entre la inmo­vi­li­dad de las mon­ta­ñas y la ausen­cia de la voz reso­nan­te de su líder se pre­ci­pi­ta la bron­ca con­te­ni­da. Hay como un silen­cio tor­vo de zam­po­ñas y el extra­vío de whipha­las indias que regían la fies­ta de la ple­be. No hay obras públi­cas que los con­vo­que a reír en sus idio­mas ances­tra­les. El color de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad esta­tal está retor­nan­do al ocre de la des­es­pe­ran­za y al aba­ti­mien­to al que los tenían acos­tum­bra­dos en el pasa­do cer­cano. Pero los lin­de­ros del dolor así como acer­can a hom­bres y muje­res, des­pier­tan sus con­cien­cias. Si de algo sir­ve ese dolor colec­ti­vo es pre­ci­sa­men­te para res­ti­tuir su comu­nión rebel­de para enfren­tar un futu­ro que no pare­ce aca­bar­se nun­ca.

Las ciu­da­des empie­zan a sen­tir los gol­pe­ci­tos de la cri­sis. Mien­tras el 30% de los cons­truc­to­res del país se decla­ran en quie­bra, las ven­de­do­ras de pes­ca­do de la ciu­dad de El Alto sobre­vi­ven a su peno­sa huel­ga de ham­bre. Des­de hace sema­nas que nadie les ofre­ce una solu­ción peren­to­ria debi­do a su pre­sun­ta filia­ción masis­ta que cons­ti­tu­ye un agra­vio para la alcal­de­sa de la ciu­dad. En el extre­mo sudes­te del país, los muni­ci­pios del Cha­co, pro­duc­to­res de maíz, sor­go y soya, sufren una devas­ta­do­ra pla­ga de lan­gos­tas que ame­na­za con exter­mi­nar su pro­duc­ción agrí­co­la, sos­te­ni­da en cré­di­tos ban­ca­rios des­pó­ti­cos. El den­gue azo­ta el orien­te y la ama­zo­nia boli­via­na. La capi­tal orien­tal de San­ta Cruz ofre­ce un cua­dro dra­má­ti­co con más de 40 000 afec­ta­dos. Las víc­ti­mas des­aten­di­das por la inep­ti­tud de la gober­na­ción que no logra resol­ver el dra­ma humano vuel­ven a resig­nar­se ante la capi­tu­la­ción ver­gon­zo­sa del minis­te­rio de salud que ha deja­do que el invierno solu­cio­ne el pro­ble­ma. Entre­tan­to, el 60% de las muer­tes corres­pon­den a niños y ancia­nos mien­tras las muje­res emba­ra­za­das rezan para que la muer­te pre­ma­tu­ra no les lle­gue.

El des­em­pleo esca­la sin cle­men­cia y tam­bién aso­ma como una epi­de­mia de mie­do en las ciu­da­des. Miles de obre­ros des­pe­di­dos en el sec­tor de la cons­truc­ción y en los ser­vi­cios, miles de emplea­dos públi­cos des­pe­di­dos por su filia­ción masis­ta y otros miles que sin filia­ción polí­ti­ca están sien­do des­pe­di­dos por fal­ta de recur­sos eco­nó­mi­cos en el sec­tor públi­co y pri­va­do. Cien­tos de alcal­des que sos­tie­nen la estruc­tu­ra muni­ci­pal del país están obli­ga­dos a des­pe­dir a sus tra­ba­ja­do­res por la dis­mi­nu­ción dra­má­ti­ca de su pre­su­pues­to. La cri­sis finan­cie­ra glo­bal, la caí­da de pre­cios de las mate­rias pri­mas, las cri­sis eco­nó­mi­cas de los veci­nos pode­ro­sos como Bra­sil y Argen­ti­na, com­pra­do­res pro­vi­den­cia­les de gas, esta gol­pean­do la eco­no­mía boli­via­na. En un tiem­po muy bre­ve el régi­men abre grie­tas pro­fun­das en la eco­no­mía que ame­na­za con des­truir la esta­bi­li­dad, el cre­ci­mien­to y la redis­tri­bu­ción, patri­mo­nios de una socie­dad acos­tum­bra­da a vivir en la infla­ción, el défi­cit y la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad. El con­ge­la­mien­to de trans­fe­ren­cias públi­cas, la fal­ta de pagos a los pro­yec­tos de indus­tria­li­za­ción, la caí­da de la pro­duc­ción y las seña­les que emi­te el sis­te­ma finan­cie­ro con­fa­bu­la con­tra el mer­ca­do interno que cada segun­do pare­ce des­plo­mar­se como un gigan­te heri­do.

Los indi­ca­do­res de la eco­no­mía y la ili­ci­tud no pue­den ser más malos en esta hora som­bría. La tasa de cre­ci­mien­to del PIB se ha redu­ci­do a menos de la mitad, las reser­vas inter­na­cio­na­les se han pre­ci­pi­ta­do a nive­les insos­te­ni­bles y las cali­fi­ca­do­ras de ries­go colo­can a Boli­via en nive­les de alar­ma. Por cier­to, los ingre­sos por recau­da­cio­nes mues­tran cifras de espan­to. El con­tra­ban­do vuel­ve a tomar pose­sión de las fron­te­ras mien­tras poli­cías y mili­ta­res se hacen de la vis­ta gor­da. Las acti­vi­da­des ilí­ci­tas ofre­cen su ros­tro más per­ver­so y prue­ba de ello es el lla­ma­do “caso del nar­co­jet”. Una ope­ra­ción aérea entre Méxi­co, Argen­ti­na y Boli­via mues­tra una tra­ma aun indes­ci­fra­ble pero que cons­ter­na por la auda­cia de sus acto­res, la com­ple­ji­dad ope­ra­ti­va así como la mag­ni­tud corro­si­va que logró alcan­zar este caso: pilo­tos boli­via­nos en una nave extran­je­ra, avión con matrí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na, iti­ne­ra­rios y esca­las sos­pe­cho­sas, gigan­tes­co aco­pio de dro­ga y enti­da­des esta­ta­les –YPFB, ASSANA, DGAC– al ser­vi­cio de la ope­ra­ción trans­na­cio­nal. Curio­sa­men­te, los medios de comu­ni­ca­ción, nacio­na­les han logra­do sumer­gir el escán­da­lo mini­mi­zan­do sus efec­tos polí­ti­cos para la pre­si­den­ta can­di­da­ta. En otras cir­cuns­tan­cias el “nar­co­jet” se habría con­ver­ti­do en el mayor escán­da­lo de la his­to­ria del país con efec­tos catas­tró­fi­co para el gobierno. No obs­tan­te, el plan arte­ro del minis­te­rio de gobierno falló en su pre­ten­sión de ins­ta­lar la fala­cia de que la dro­ga se había car­ga­do en el Cha­pa­re, cri­mi­na­li­zan­do de esta mane­ra a la región y su infra­es­truc­tu­ra aero­por­tua­ria cons­trui­da por el ante­rior gobierno para impul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co e indus­trial.

A con­tra­pe­lo de una eco­no­mía que se hun­de como el Tita­nic, en Boli­via se está con­su­man­do una fie­bre des­ver­gon­za­da de corrup­ción, per­pe­tra­da por las nue­vas geren­cias de las empre­sas estra­té­gi­cas más impor­tan­tes del país: comu­ni­ca­cio­nes (ENTEL), avia­ción comer­cial (BOA), ener­gía (ENDE) e hidro­car­bu­ros (YPFB). Como si se tra­ta­ra de una cofra­día mafio­sa, las empre­sas esta­ta­les fue­ron dis­tri­bui­das entre los gol­pis­tas con arre­glo a su gra­do de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y a la mag­ni­tud del botín finan­cie­ro. Fue como una ele­gan­te for­ma de pago a quie­nes pro­pi­cia­ron la mayor aven­tu­ra anti­de­mo­crá­ti­ca que vive el país.

El geren­te de ENTEL huyó del país, a los EE.UU., bajo la com­pli­ci­dad del gobierno des­pués de asal­tar fas­tuo­sas sumas de dine­ro en tiem­po récord, fir­mar con­tra­tos millo­na­rios y dis­tri­buir­se el botín ver­ti­cal­men­te entre 14 socios y com­pa­dres de una com­par­sa cru­ce­ña. En cam­bio, BOA, la línea ban­de­ra del país, ha sido entre­ga­da a los exge­ren­tes de AMASZONAS, la com­pe­ten­cia comer­cial, para con­su­mar la des­truc­ción pla­ni­fi­ca­da del mayor pro­yec­to exi­to­so de la aero­náu­ti­ca civil del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal que le cos­tó al país miles de millo­nes de dóla­res. ENDE, la empre­sa de la ener­gía que cre­ció cua­tro veces en su capa­ci­dad de pro­duc­ción nacio­nal en una déca­da, está sien­do ofre­ci­da en ban­de­ja de pla­ta a vora­ces empre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos que ya se sien­ten due­ños del mayor nego­cio ener­gé­ti­co a pre­cio de galli­na muer­ta. Los man­da­ma­ses de YPFB no ter­mi­nan de anun­ciar la defun­ción de la prin­ci­pal empre­sa del gas y petró­leo en favor de empre­sa­rios tam­bién nor­te­ame­ri­ca­nos, con la coope­ra­ción del encar­ga­do de nego­cios de los EE.UU. La ruta crí­ti­ca de su pri­va­ti­za­ción ya ha sido tra­za­da, las empre­sas petro­le­ras extran­je­ras ele­gi­das y las reser­vas pro­ba­das en pro­ce­so de ser mani­pu­la­das para adqui­rir­se en con­di­ción de rui­na. En todos los casos, las razo­nes para la ven­ta, subas­ta o pri­va­ti­za­ción de las empre­sas esta­ta­les expe­ri­men­tan la mis­ma estra­te­gia. Se desa­rro­llan ofen­si­vas mediá­ti­cas y cam­pa­ñas pre­vias de des­pres­ti­gio para mos­trar­las insol­ven­tes, insos­te­ni­bles y pre­sas de una bru­tal corrup­ción.

Sin gran­des anun­cios publi­ci­ta­rios y sin bom­bos ni pla­ti­llos la pri­va­ti­za­ción de las empre­sas está en mar­cha como lo ha anun­cia­do sin el menor des­par­pa­jo el vice­pre­si­den­te de la can­di­da­ta pre­si­den­cial, Samuel Doria Medi­na, el mayor pri­va­ti­za­dor de la his­to­ria del país. Hay un paso cor­to entre la ena­je­na­ción del patri­mo­nio nacio­nal, el encu­bri­mien­to mediá­ti­co y los jugo­sos nego­cios del régi­men en torno a esta nue­va aven­tu­ra anti­na­cio­nal. El litio sin duda cons­ti­tu­ye la pie­za estra­té­gi­ca en el table­ro de la subas­ta. No hace fal­ta mucha inte­li­gen­cia para saber que detrás del gol­pe de Esta­do se encuen­tran las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, sedien­tas de devo­rar­se la ter­ce­ra reser­va más gran­de del metal no metá­li­co más pre­cio­so del mun­do. Este siglo que requie­re ener­gía lim­pia exi­ge la pro­vi­sión del oro blan­co des­de sus colo­nias.

Con­vie­ne recor­dar que en la lar­ga his­to­ria del vacia­mien­to mate­rial del país en favor del capi­ta­lis­mo extran­je­ro, figu­ran pri­me­ro la pla­ta y el sali­tre, siguió el esta­ño y el petró­leo y con­ti­núa hoy esta zaga secu­lar con el litio, el gas, la ener­gía, la side­rur­gia, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Está en mar­cha la des­truc­ción de otra cua­li­dad: la ver­te­bra­ción con­ti­nen­tal libe­ra­do­ra. Boli­via debe su ancla­je geo­po­lí­ti­co glo­bal a su con­di­ción de terri­to­rio ama­zó­ni­co-pla­ten­se-andino y su cua­li­dad ver­te­bra­do­ra sud­ame­ri­ca­na para el siglo XXI la hacen mere­cer el des­tino de lo que fue el Canal de Pana­má en el siglo XX. Este sue­ño geo­grá­fi­co liber­ta­rio de Jai­me Men­do­za, Pru­den­cio Bus­ti­llo, Gral. Fede­ri­co Román o de los pala­di­nes de la geo­gra­fía, derro­ta­dos por la polí­ti­ca crio­lla mez­qui­na, nue­va­men­te verán des­trui­da su qui­me­ra des­de la ata­la­ya del tiem­po.

A la devas­ta­do­ra cri­sis eco­nó­mi­ca le sigue una cri­sis sani­ta­ria sin pre­ce­den­tes. El régi­men hoy tam­ba­lea entre una epi­de­mia nacio­nal como es el den­gue y una pan­de­mia mun­dial que aca­ba de lle­gar como el nue­vo coro­na­vi­rus. El den­gue está hacien­do su tra­ba­jo en medio de la inep­ti­tud del minis­te­rio de salud que levan­tó sus bra­zos fren­te a miles de fami­lias que reco­rren los hos­pi­ta­les en bus­ca de una esté­ril asis­ten­cia médi­ca. Médi­cos que no alcan­zan para curar enfer­mos, hos­pi­ta­les satu­ra­dos, inexis­ten­cia de medi­ca­men­tos y enfer­me­ras poseí­das por el páni­co de no saber si enfren­tan los sín­to­mas del den­gue o el fan­tas­ma de la COVID-19. El mie­do reco­rre las espal­das de la gen­te en las calles ante el ase­dio de la epi­de­mia chi­na que ame­na­za irra­diar­se en el país. Se ha con­fir­ma­do el con­ta­gio de varias per­so­nas en Oru­ro, Cocha­bam­ba y San­ta Cruz, pero lo esca­bro­so de este asun­to es que un gru­po de per­so­nas, entre ellas per­so­nal médi­co de sie­te hos­pi­ta­les, cuya mal­dad huma­na es inve­ro­sí­mil, le negó el ingre­so a una pacien­te enfer­ma en la ciu­dad de San­ta Cruz ante la indi­fe­ren­cia de las auto­ri­da­des loca­les, depar­ta­men­ta­les y nacio­na­les.

En medio de este pano­ra­ma deso­la­dor debe recor­dar­se el cri­men de odio que come­tió el régi­men al expul­sar a toda una bri­ga­da médi­ca cuba­na, cer­ca de un millar de pro­fe­sio­na­les de salud, para com­pla­cer las bas­tar­das órde­nes de sus patro­nes extran­je­ros. EE.UU. deci­dió que millo­nes de boli­via­nos deja­ran de ser aten­di­dos en sus nece­si­da­des bási­cas y hoy más que nun­ca ese vacío no ha podi­do ser lle­na­do por un minis­te­rio de salud empe­ña­do en per­se­guir fan­tas­mas ideo­ló­gi­cos en lugar de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad hipo­crá­ti­ca. El coro­na­vi­rus está des­nu­dan­do la inca­pa­ci­dad cró­ni­ca del régi­men que ha pues­to a la pobla­ción en con­di­cio­nes de inde­fen­sión y sozo­bra. El páni­co empie­za a mor­der el pol­vo de las calles y no será extra­ño que en medio de la con­fu­sión y el mie­do pre­ten­dan pos­ter­gar las elec­cio­nes para encu­brir su fal­ta de com­pe­ten­cia.

Otra epi­de­mia, de natu­ra­le­za arma­da aso­la el país: el uso polí­ti­co de la Poli­cía Nacio­nal y las FFAA. Ambos cuer­pos arma­dos gozan del impe­rio de impu­ni­dad. Lo que en un Esta­do moderno y demo­crá­ti­co cons­ti­tu­ye el mono­po­lio legí­ti­mo de la fuer­za públi­ca, suje­ta a leyes, con­tro­les par­la­men­ta­rios y ren­di­ción de cuen­tas, en el régi­men gol­pis­ta este mono­po­lio se ha con­ver­ti­do en una maqui­na­ria pri­va­ti­za­da de vio­len­cia, cuyas vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a los DDHH denun­cia­das nacio­nal e inter­na­cio­nal­men­te por la Defen­so­ría del Pue­blo, la CIDH o tras ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, seña­lan que esta­mos ante un Esta­do poli­cial o que adquie­re la for­ma de terro­ris­mo de Esta­do. Mili­ta­res y poli­cías for­man par­te del fac­tor de ajus­te de la polí­ti­ca inter­na que los ha con­ver­ti­do en una mura­lla de con­ten­ción repre­si­va. Ope­ran como exten­sión del inte­rés polí­ti­co del régi­men en abier­ta vio­la­ción con las leyes, nor­mas inter­nas y con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les. Median­te argu­men­tos insos­te­ni­bles elu­den con­tro­les par­la­men­ta­rios e inclu­so se bur­lan de inter­pe­la­cio­nes rea­li­za­das al minis­tro de defen­sa mos­tran­do el papel deco­ra­ti­vo que ten­dría la Asam­blea Legis­la­ti­va.

Ambos cuer­pos han deja­ron de ser gober­na­das por la auto­ri­dad nacio­nal para some­ter­se de lleno a los impe­ra­ti­vos de segu­ri­dad y orden públi­co que les exi­ge el Gru­po Mili­tar de los EE.UU. o el depar­ta­men­to de Defen­sa. Sin embar­go, la nor­te­ame­ri­ca­ni­za­ción de la fuer­za públi­ca con­tras­ta con una anó­ma­la reali­dad que da cuen­ta que las cosas no están per­di­das para la polí­ti­ca de la eman­ci­pa­ción. Las calles nue­va­men­te están sir­vien­do como el mejor esce­na­rio para la pro­tes­ta social pues­to que per­mi­te hacer fluir el repro­che de la gen­te que no teme abu­chear a la poli­cía lla­mán­do­la moti­nes. La inter­pe­la­ción social al tene­bro­so papel gol­pis­ta de la Poli­cía per­mi­te adver­tir el vacia­mien­to crí­ti­co de la auto­ri­dad cuyo pres­ti­gio está por los sue­los a pesar de la bro­ma maca­bra de su minis­tro de gobierno que seña­la sin ambi­güe­dad que la “poli­cía está en su mejor momen­to”. Sin duda, no exis­te en su lar­ga his­to­ria otro momen­to más crí­ti­co para la pro­pia sub­sis­ten­cia poli­cial que el que se vive actual­men­te.

La pér­di­da de res­pe­to a la auto­ri­dad poli­cial es un sín­to­ma del pro­fun­do males­tar social que está colo­can­do a la ins­ti­tu­ción del orden en el difí­cil dile­ma de some­ter­se a la ley o a las direc­tri­ces polí­ti­cas del régi­men que has­ta aho­ra ha incum­pli­do sus com­pro­mi­sos gol­pis­tas: incre­men­to sala­rial al nivel de las FFAA y jubi­la­ción con el 100% del sala­rio.

Pese a los blin­da­jes jurí­di­cos que los man­tie­ne impu­nes por sus crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, las FFAA están empe­zan­do a mos­trar sig­nos de dis­con­for­mi­dad con un gobierno que ope­ra inter­na­men­te bajo la con­sig­na de suma cero: “a los ami­gos todo, a los enemi­gos la ley”. El peso injus­to de la per­se­cu­ción polí­ti­ca con­tra aque­llos ofi­cia­les sos­pe­cho­sos de su cer­ca­nía a Evo Mora­les o al MAS ame­na­za con trans­for­mar­se en expre­sio­nes deli­be­ra­ti­vas alta­men­te peli­gro­sas para su pro­pia uni­dad cor­po­ra­ti­va. Las FFAA gozan de un fue­ro de fac­to que las con­vier­te en un poder into­ca­ble ampa­ra­dos en escu­dos nor­ma­ti­vos pro­tec­to­res para come­ter cual­quier arbi­tra­rie­dad o vio­lar los DDHH. Ade­más de los decre­tos que los exi­me de toda res­pon­sa­bi­li­dad penal en situa­cio­nes de con­flic­to social el régi­men apro­bó otros que auto­ri­zan com­pras direc­tas e ili­mi­ta­das de mate­rial béli­co, armas y muni­cio­nes anti­mo­ti­nes, gases y otros arte­fac­tos de uso mili­tar y poli­cial libe­ra­dos de todo meca­nis­mo de con­trol legis­la­ti­vo o social.

En con­clu­sión, esta­mos a mer­ced de un régi­men atí­pi­co cuya con­fi­gu­ra­ción y deci­sio­nes polí­ti­cas con efec­to nega­ti­vo en el Esta­do y socie­dad nos per­mi­te cali­fi­car­la por ana­lo­gía como una epi­de­mia polí­ti­ca y cuya suma anó­ma­la retra­ta a un gobierno que encar­na sín­to­mas de una ver­da­de­ra pan­de­mia, que ade­más de ero­sio­nar la demo­cra­cia, ame­na­za con des­truir­la.

El régi­men como pan­de­mia, que ha con­ver­ti­do la tran­si­ción ins­ti­tu­cio­nal en una sola­pa­da can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y que lle­va con­si­go el quie­bre de su neu­tra­li­dad polí­ti­ca, está con­du­cien­do al país a esce­na­rios de alto ries­go con­flic­ti­vo con con­se­cuen­cias impre­vi­si­bles. Las deci­sio­nes que asu­me coti­dia­na­men­te entra­ñan ine­quí­vo­ca­men­te una estra­te­gia de con­ti­nui­dad en el mediano y lar­go pla­zo, inde­pen­dien­te­men­te de los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 3 de mayo. El silen­cio del gobierno de los EE.UU. ante el cua­dro abe­rran­te de vio­la­cio­nes a los DDHH es una reafir­ma­ción de su apo­yo cóm­pli­ce y aus­pi­cio gol­pis­ta.

No cabe la menor duda que la vio­la­ción a la liber­tad de pren­sa, el aplas­tan­te domi­nio sobre los pode­res judi­cial y fis­ca­lía, el con­trol pre­ben­dal que ejer­ce sobre los medios de comu­ni­ca­ción, los fas­tuo­sos gas­tos en redes socia­les con pro­pa­gan­da ofi­cial, ade­más de los ajus­tes inter­nos en las FFAA jun­to a la dis­ci­pli­na­da con­duc­ta del TSE, entra­ñan un inmi­nen­te segun­do gol­pe de Esta­do.

El dis­cur­so pre­si­den­cial o “len­gua­je de odio” está mar­ca­do fuer­te­men­te por una lógi­ca de gue­rra a tra­vés de la cual se iden­ti­fi­ca cla­ra­men­te al “enemi­go interno”. Sin mayor trá­mi­te, el dis­cur­so beli­ge­ran­te invo­ca cer­car al enemi­go, per­se­guir­lo y des­truir­lo. Este cli­ma de into­le­ran­cia polí­ti­ca bar­ni­za­do de “paci­fi­ca­ción” nos acer­ca peli­gro­sa­men­te al pasa­do auto­ri­ta­rio en el que la diso­nan­cia, la crí­ti­ca o la inter­pe­la­ción cons­ti­tu­ye el mejor pre­tex­to para eli­mi­nar al otro, al “sal­va­je”, al suje­to que cons­ti­tu­ye un las­tre que invia­bi­li­za los caros anhe­los civi­li­za­to­rios de pro­gre­so, demo­cra­cia y moder­ni­dad glo­ba­li­zan­tes.

Esta­mos pues en las puer­tas de una ver­da­de­ra pan­de­mia polí­ti­ca que ame­na­za con­ver­tir­se en un régi­men auto­ri­ta­rio o un gobierno de fac­to con maqui­lla­je demo­crá­ti­co. En Boli­via se res­pi­ra un aire extra­ño que evo­ca mie­do, pero al mis­mo tiem­po opor­tu­ni­dad. De esta oscu­ri­dad tene­bro­sa y casi cor­pó­rea pue­de nacer, como su antí­te­sis, una pode­ro­sa fuer­za radian­te capaz de ven­cer aque­llo que pro­cu­ra matar. Los movi­mien­tos socia­les toda­vía se encuen­tran con­mo­vi­dos e inmo­vi­li­za­dos por los efec­tos del gol­pe de Esta­do. No obs­tan­te, empie­zan len­ta­men­te a recu­pe­rar su vita­li­dad para poner­se en pie de lucha fren­te a las ame­na­zas de sus­pen­sión de sus bene­fi­cios socia­les, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les logra­dos en déca­das de lucha y rebe­lión.

Per­sis­ten­te en la bús­que­da de liber­tad y eman­ci­pa­ción con­tra los enemi­gos colo­nia­les de la Patria, Boli­via con­ti­nua­rá sien­do el pro­ver­bial terri­to­rio de enco­na­das luchas socia­les anti­ca­pi­ta­lis­tas y antim­pe­ria­lis­tas que per­mi­tan for­jar su ple­na nacio­na­li­dad y el de la Patria Gran­de.

Toma­do de Cuba­de­ba­te

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *