Argen­ti­na. Una pan­de­mia no es una gri­pe

Por NICOLÁS LANTOS/​Resu­men Latinoamericano/​14 de mar­zo de 2020 . — –

El peli­gro que trae el coro­na­vi­rus no es per­so­nal, sino social y glo­bal. La ame­na­za es inmi­nen­te y pue­de cam­biar la his­to­ria y nues­tra vida coti­dia­na.

COVID-19 es la cepa de la fami­lia coro­na­vi­rus que cau­só la pan­de­mia. Sus sín­to­mas son simi­la­res a los de una gri­pe, aun­que con­cen­tra­dos en el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, pero es un error com­pa­rar­los como si fue­ran pro­ble­mas pare­ci­dos. Su tasa de con­ta­gio y de mor­ta­li­dad aún no están deter­mi­na­das con pre­ci­sión, pero en ambos casos es varias veces más alta que res­pec­to a la gri­pe común. Ade­más, con­tra la gri­pe común exis­ten vacu­nas y retro­vi­ra­les, mien­tras que la nue­va enfer­me­dad no tie­ne aún tra­ta­mien­to ni se ha desa­rro­lla­do un méto­do de inmu­ni­za­ción.

Sin embar­go, la dife­ren­cia más impor­tan­te entre una gri­pe habi­tual y una pan­de­mia es que el mun­do está pre­pa­ra­do para lidiar con las pri­me­ras, y de hecho lo hace de mane­ra con­ti­nua y efi­caz, cada año, en ambos hemis­fe­rios. No hay, en cam­bio, una fór­mu­la efec­ti­va para res­pon­der a una pan­de­mia. Es un error pen­sar el coro­na­vi­rus como una ame­na­za a nivel indi­vi­dual, como otras enfer­me­da­des seve­ras. El peli­gro en este caso es que se ter­mi­ne afec­tan­do a todo el teji­do social y eco­nó­mi­co, cau­san­do con­se­cuen­cias no a nivel indi­vi­dual o local sino glo­bal.

Por un lado, una explo­sión en la can­ti­dad de pacien­tes que requie­ren tra­ta­mien­to médi­co con inter­na­ción (un 20% del total de infec­ta­dos, según las esti­ma­cio­nes de la OMS) ponen en cri­sis a los sis­te­mas de salud de todo el mun­do. En Chi­na cons­tru­ye­ron hos­pi­ta­les para evi­tar la fal­ta de camas. En Ita­lia, colap­sa­ron las clí­ni­cas. Lite­ral­men­te, según el tes­ti­mo­nio de un médi­co, cada día deben «ele­gir quién mue­re y quién no». Ade­más de camas, pue­de haber fal­tan­te de res­pi­ra­do­res y otros insu­mos nece­sa­rios para tra­tar a los enfer­mos. Euro­pa y Esta­dos Uni­dos siguen ese camino.

Ade­más, hay esca­sez de recur­sos huma­nos. Los médi­cos y otros tra­ba­ja­do­res de la salud tra­ba­jan bajo con­di­cio­nes de estrés, sin des­can­so ni fran­cos. Muchos de ellos, tar­de o tem­prano, se con­ta­gian y deben dejar su pues­to labo­ral duran­te al menos dos sema­nas, car­gan­do aún más el esfuer­zo sobre los que que­dan. Todo esto com­pro­me­te no sólo el tra­ta­mien­to de los infec­ta­dos con coro­na­vi­rus sino del res­to de los pacien­tes que requie­ren, cada día, el auxi­lio de la medi­ci­na. Todas las enfer­me­da­des se vuel­ven más peli­gro­sas duran­te una pan­de­mia.

Pero el colap­so del sis­te­ma de salud es sólo una par­te del pro­ble­ma. Las for­mas en las que nos pue­de afec­tar una pan­de­mia son muchí­si­mas. A nivel glo­bal, la eco­no­mía va a hun­dir­se. La xeno­fo­bia se vol­ve­rá mone­da corrien­te. En occi­den­te, la demo­cra­cia será pues­ta a prue­ba. A nivel local, cerra­rán comer­cios, se per­de­rán empleos, las chan­ces para la Argen­ti­na de salir rápi­do de la rece­sión pasa­rán de pocas a exiguas. Nues­tra vida coti­dia­na va a ser dife­ren­te en tan­tas dimen­sio­nes que nadie alcan­za a dimen­sio­nar­lo toda­vía. En el mejor de los casos, sólo por algu­nas sema­nas.

No habrá vue­los inter­na­cio­na­les. No habrá espec­tácu­los masi­vos. No habrá cines ni tea­tros. No habrá trans­por­te públi­co, o fun­cio­na­rá con un esque­ma de emer­gen­cias. Va a haber res­tric­cio­nes para tras­la­dar­se, para reu­nir­se, para tra­ba­jar. Habrá ciu­da­des, pue­blos, barrios ais­la­dos. Con­tro­les sani­ta­rios en la calle. El mun­do entre parén­te­sis, por tiem­po inde­ter­mi­na­do. Y sin la cer­te­za de que lo que vaya­mos a encon­trar una vez que ter­mi­ne la ame­na­za, cuan­do poda­mos vol­ver a reco­rrer nues­tras calles, a nues­tras ruti­nas, a prac­ti­car nues­tras acti­vi­da­des favo­ri­tas, sea lo mis­mo que deja­mos atrás.

No es futu­ro­lo­gía ni alar­mis­mo. Ya está pasan­do en otras par­tes del mun­do. En Chi­na el gobierno des­ple­gó el ope­ra­ti­vo de con­trol social más impor­tan­te de la his­to­ria. Ita­lia está en cua­ren­te­na abso­lu­ta. En los pró­xi­mos días, cada vez más paí­ses toma­rán más medi­das más extre­mas. Todos apun­tan en la mis­ma direc­ción: el ais­la­mien­to. Has­ta que la cien­cia nos pro­vea de otra solu­ción, es la úni­ca medi­da que sir­ve para fre­nar la cur­va de con­ta­gio. Es cues­tión de ganar tiem­po y usar ese tiem­po para pre­pa­rar­se y estar lis­to para lo que va a venir.

La Argen­ti­na, por carac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res, corre ries­gos que en el pri­mer mun­do no cuen­tan. Un ter­cio de la pobla­ción resi­de en villas y asen­ta­mien­tos, don­de las con­di­cio­nes para el ais­la­mien­to son pre­ca­rias. La situa­ción es aún más peli­gro­sa en el sis­te­ma peni­ten­cia­rio, don­de la super­po­bla­ción, en algu­nos casos, alcan­za el cien por cien­to. Si el virus ingre­sa en las cár­ce­les, esta­re­mos ante un poten­cial esce­na­rio de cri­sis huma­ni­ta­ria. En Ita­lia ya se regis­tra­ron moti­nes y fugas en casi trein­ta esta­ble­ci­mien­tos pena­les.

La eco­no­mía del país tam­po­co está en las mejo­res con­di­cio­nes para afron­tar las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia. La caí­da del comer­cio glo­bal vuel­ve más impe­rio­sa una urgen­te reac­ti­va­ción del mer­ca­do interno como úni­ca sali­da posi­ble de la rece­sión. La nego­cia­ción de la deu­da tuvo que bara­jar­se y dar de nue­vo. El sal­to a la cali­dad de los inver­so­res glo­ba­les com­pli­ca el pano­ra­ma. La posi­bi­li­dad de un cis­ne negro den­tro del cis­ne negro: ima­gi­ne­mos, por ejem­plo, qué pasa­ría si el Pre­si­den­te tuvie­ra que guar­dar ais­la­mien­to y el tra­mo final del pro­ce­so de ofer­ta a los bonis­tas tuvie­ra que lle­var­lo ade­lan­te CFK.

Por otra par­te, la tem­pe­ra­tu­ra está de nues­tro lado. Que­dó demos­tra­do que el calor y el verano retra­san el con­ta­gio. Esto pue­de dar­nos una ven­ta­na de algu­nas sema­nas en las que la evo­lu­ción será más len­ta que en otras zonas del mun­do. Pero lue­go lle­ga­rá el invierno. Es nece­sa­rio apro­ve­char la ven­ta­ja del cli­ma mien­tras dure para poner la epi­de­mia bajo con­trol den­tro de las fron­te­ras del país y orga­ni­zar un plan que uti­li­ce de la for­ma más efi­cien­te posi­ble los recur­sos con los que con­ta­mos cuan­do sean nece­sa­rios y no haya tiem­po para pla­near nada.

Por aho­ra, el Gobierno vie­ne siguien­do estric­ta­men­te el pro­to­co­lo suge­ri­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. En los pró­xi­mos días vere­mos un aumen­to fuer­te del núme­ro de casos y tam­bién se incre­men­ta­rán las medi­das para miti­gar el alcan­ce y los efec­tos del bro­te. Exis­ten casos de paí­ses que logra­ron fre­nar la tasa de con­ta­gio: se tra­ta, en gene­ral, de luga­res don­de el SARS y el H1N1 tuvie­ron un mayor impac­to, por lo que la pobla­ción y los gobier­nos ya están pre­ve­ni­dos de los efec­tos desas­tro­sos de una epi­de­mia viral de alcan­ce gene­ral.

Debe­ría­mos mirar los ejem­plos de Japón, Tai­wan, Tai­lan­dia o Hong Kong, estu­diar­los y tra­tar de imi­tar sus mejo­res prác­ti­cas. Con una efi­cien­te cam­pa­ña de comu­ni­ca­ción y medi­das de ais­la­mien­to efec­ti­vas se pue­de ralen­ti­zar la trans­mi­sión del virus de for­ma tal que poda­mos lidiar con él sin que de vuel­ta nues­tras vidas ni deje secue­las per­so­na­les, socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que lue­go cues­te déca­das, for­tu­nas y mucho sudor y lágri­mas sub­sa­nar. Esta­mos ante un even­to que cam­bia la his­to­ria y cuan­to antes cai­ga­mos en la cuen­ta, más sen­ci­llo será estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

A lo mejor exa­ge­ro: estos párra­fos son pesi­mis­tas por natu­ra­le­za, estoy jugan­do al abo­ga­do del dia­blo con­tra el sen­ti­do común. El esce­na­rio pue­de ser mejor. Pue­de apa­re­cer un tra­ta­mien­to efec­ti­vo o pue­de decli­nar el con­ta­gio gra­cias a las medi­das acer­ta­das que se tomen. Has­ta aho­ra, todas las pan­de­mias en la era moder­na se pudie­ron con­tro­lar antes de que cau­sa­ran estra­gos. No siem­pre fue así. Hace 100 años, la gri­pe espa­ño­la lle­gó a un ter­cio de la pobla­ción mun­dial, des­de el Árti­co a la Poli­ne­sia, matan­do a dece­nas de millo­nes. Y en esa épo­ca no exis­tía la avia­ción comer­cial.

Es nece­sa­rio un com­pro­mi­so pleno del sec­tor públi­co, el sec­tor pri­va­do y la ciu­da­da­nía en cola­bo­ra­ción ple­na para la pre­ven­ción de esta pan­de­mia. El gobierno debe comu­ni­car más y mejor y no tener mie­do de tomar las medi­das nece­sa­rias, por impo­pu­la­res que resul­ten. Las empre­sas deben cui­dar a sus emplea­dos, pro­vee­do­res y clien­tes, aún si eso lesio­na los már­ge­nes de ganan­cia y cum­plir las dis­po­si­cio­nes ofi­cia­les. Los ciu­da­da­nos deben aca­tar las suge­ren­cias e indi­ca­cio­nes del gobierno y enten­der que no se tra­ta de cui­dar­se «uno» de la enfer­me­dad sino que debe­mos cui­dar­nos todos entre todos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *