Argen­ti­na. Alber­to Fer­nán­dez y las diez pla­gas de Oli­vos

Por Ale­jan­dro Ber­co­vich */​Resu­men Latinoamericano/​14 de mar­zo 2020 .-

Pri­me­ro fue­ron las exi­gen­cias del Fon­do Mone­ta­rio. La gira pre­si­den­cial por Euro­pa y el lobby que des­ple­ga­ron Jor­ge Argüe­lloGus­ta­vo Béliz y Mar­tín Guz­mán ante la Casa Blan­ca con­si­guie­ron pos­ter­gar­las. Des­pués lle­ga­ron el den­gue y el saram­pión, cuyos rebro­tes pudie­ron adju­di­car­se sin exa­ge­rar dema­sia­do al evi­den­te des­cui­do de la salud públi­ca por par­te de Mau­ri­cio Macri. Más tar­de arre­ció la pre­sión de los acree­do­res pri­va­dos, que al prin­ci­pio se entu­sias­ma­ron con la «sali­da uru­gua­ya» ‑sin qui­ta nomi­nal- pero que aho­ra ame­na­zan con patear el table­ro. En el medio hubo que nave­gar el ajus­te a los jubi­la­dos que ganan más que la míni­ma y esta­lla­ron la pelea con los jue­ces y la inter­na por los «pre­sos polí­ti­cos», que toda­vía san­gra. Lue­go el ala más ideo­lo­gi­za­da del agro­ne­go­cio le impu­so al res­to de los pro­duc­to­res un loc­kout sin gran impac­to eco­nó­mi­co pero con un des­gas­te polí­ti­co inne­ce­sa­rio. Final­men­te lle­ga­ron la coro­na-cri­sis y el des­plo­me del pre­cio del petró­leo, dos ven­da­va­les total­men­te ines­pe­ra­dos y de con­se­cuen­cias toda­vía impre­vi­si­bles.

Antes de cum­plir los pri­me­ros 100 días, el Gobierno ya pare­ce tran­si­tar las últi­mas de sus diez pla­gas bíbli­cas. Lo que se pre­gun­ta el esta­blish­ment es si Alber­to Fer­nán­dez ten­drá bajo la man­ga algún tru­co tan hábil como el de Moi­sés en el Mar Muer­to. Lo de atra­ve­sar un desier­to, des­pués de dos años de rece­sión fie­ra con infla­ción récord en 30 años, ya no asus­ta a nadie.

La ofer­ta de Guz­mán a los acree­do­res se cono­ce­rá en las pró­xi­mas horas. No lo verá en vivo y en direc­to su men­tor, el pre­mio Nobel Joe Sti­glitz, quien debió pos­ter­gar sin fecha una con­fe­ren­cia que tenía pre­vis­ta para el pró­xi­mo vier­nes en el CCK. La CEPAL, que orga­ni­za­ba el semi­na­rio, deci­dió extre­mar las pre­cau­cio­nes antes de que la obli­ga­ción de guar­dar cua­ren­te­na para todos frus­tra­ra defi­ni­ti­va­men­te el even­to.

Es una ausen­cia que el minis­tro lamen­tó en la inti­mi­dad, por­que entre­vé por delan­te sema­nas de mucha pre­sión, con pocas voces ami­gas en el esce­na­rio inter­na­cio­nal. La ofer­ta, según dije­ron a BAE Nego­cios tres fuen­tes del equi­po eco­nó­mi­co, va a ser bas­tan­te más agre­si­va de lo que espe­ra­ba el mer­ca­do en un prin­ci­pio. Y aun­que el des­plo­me de los bonos de las últi­mas dos sema­nas haga apa­re­cer la qui­ta como algo menos dolo­ro­so, la deba­cle glo­bal no ayu­da a embe­lle­cer los núme­ros. Al fin y al cabo, los títu­los de deu­da de otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos tam­bién pasa­ron a ren­dir más que antes del virus. Y esos paí­ses no se balan­cean hacia una cesa­ción de pagos.

Con­ta­gio

Aun­que no ten­gan ejér­ci­tos, los fon­dos de inver­sión que tie­nen que subir o bajar­le el pul­gar a lo que ofrez­ca Guz­mán son más pode­ro­sos que los gobier­nos del G‑7 a los que el Pre­si­den­te con­ven­ció de apo­yar a la Argen­ti­na en el direc­to­rio del FMI. «Son los mis­mos tipos a los que lla­man para man­guear­les gui­ta los minis­tros y secre­ta­rios de Finan­zas con los que nos reuni­mos has­ta aho­ra», gra­fi­có una de las fuen­tes. Con los puen­tes aéreos cor­ta­dos, el minis­tro pre­vé man­te­ner video­con­fe­ren­cias con los jefes de todos esos fon­dos des­de hoy has­ta entra­da la sema­na que vie­ne. «Vamos a gas­tar el Sky­pe», bro­meó el infor­man­te.

Una vez pre­sen­ta­da la ofer­ta, Fer­nán­dez sien­te que podría decla­rar la cesa­ción de pagos sin el cos­to polí­ti­co que habría teni­do hacer­lo el 10 de diciem­bre. Y en su mesa chi­ca, el crack glo­bal ampli­fi­có la voz de los defol­tea­do­res fren­te a los nego­cia­do­res. «Cada dólar que paga­mos de deu­da es un dólar que no vamos a cre­cer. Esto no se pue­de esti­rar más, pero no por­que no que­ra­mos sino por­que se aca­ban los dóla­res», opi­nó la segun­da fuen­te, más iden­ti­fi­ca­da con el pri­mer ban­do.

Es una opi­nión cada vez más con­ta­gio­sa, por­que la pro­me­sa de encen­der la eco­no­mía fue una de las cen­tra­les de la cam­pa­ña del Fren­te de Todos y sigue lejos de cum­plir­se. Es lo que obse­sio­na por ejem­plo al pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Miguel Pes­ce, cuyo direc­to­rio inte­rrum­pió ayer la sos­te­ni­da reba­ja de tasas de inte­rés que venía impul­san­do, del 63% al 38% en ape­nas dos meses. Pero que pre­vé reto­mar la sen­da bajis­ta ape­nas pue­da. En prin­ci­pio, la sema­na que vie­ne.

En el Cen­tral cele­bra­ron que la infla­ción de febre­ro haya sido del 2% y ase­gu­ran que deja espa­cio para reba­jas adi­cio­na­les en la tasa de refe­ren­cia. En un esce­na­rio de rece­sión glo­bal como el que se ave­ci­na, dicen, es lo acon­se­ja­ble para que los ban­cos ofrez­can más cré­di­to y refi­nan­cien los que vie­nen aho­gan­do a las empre­sas des­de el macris­mo. Algu­nos ban­cos res­pon­die­ron bien al estí­mu­lo, como el Macro. Otros, como el San­tan­der y el HSBC, están en la mira de los téc­ni­cos de la calle Recon­quis­ta por no haber tras­la­da­do la reba­ja a sus clien­tes, en espe­cial Pymes.

La con­tra­ca­ra de la reba­ja de tasas, que es haber vuel­to a encen­der la «maqui­ni­ta», no gene­ró la infla­ción que vati­ci­na­ban los eco­no­mis­tas de la City. En el Cen­tral lo adju­di­can a que el cir­cu­lan­te se había redu­ci­do a un míni­mo his­tó­ri­co. Y a que la expan­sión no fue a finan­ciar gas­to públi­co con con­tra­par­ti­da de mayor con­su­mo sino pagos de deu­da en pesos.

¿Pue­de haber fogo­nea­do esa emi­sión de pesos la suba de los dóla­res para­le­los, como el blue o el con­ta­do con liqui? No es algo que preo­cu­pe a Pes­ce. «Están salien­do capi­ta­les de todos los paí­ses, y acá como hay con­trol de cam­bios salen vía con­ta­do con liqui. Nada sor­pren­den­te», dicen cer­ca suyo.

Epi­de­mia

En el mun­do de la ener­gía, el crack de la OPEP dejó todo patas para arri­ba. La rup­tu­ra entre Rusia y Ara­bia Sau­di­ta y el derre­ti­mien­to del pre­cio del barril lle­gó en pleno con­ge­la­mien­to de tari­fas y com­bus­ti­ble pero gati­lló recla­mos inme­dia­tos en todo el sec­tor. A todos les cam­bió todo: des­de los petro­le­ros de Gui­ller­mo Perey­ra has­ta el due­ño de Pan­ame­ri­can Energy, Ale­jan­dro Bulghe­ro­ni, quien com­par­tió mesa la sema­na pasa­da con Alber­to en el Con­se­jo Inter­ame­ri­cano del Comer­cio y la Pro­duc­ción (CICyP).

El Gobierno ya defi­nió una sali­da, aun cuan­do no se for­ma­li­za­rá has­ta la sema­na del 23 de mar­zo. Es el vie­jo barril crio­llo, un pre­cio sos­tén para los petro­le­ros que pro­cu­ra­rá man­te­ner la acti­vi­dad en los pozos al cos­to de sacri­fi­car una poten­cial reba­ja del pre­cio de los com­bus­ti­bles que podría ayu­dar a cum­plir con aque­lla pro­me­sa de encen­der la eco­no­mía. Esta­rá entre 42 y 52 dóla­res, bien por arri­ba de los 33 don­de ter­mi­nó ayer el Brent.

El pro­ble­ma no es que se que­den sin tra­ba­jo los 8 o 10 mil petro­le­ros que pue­den pren­der fue­go la Pata­go­nia. Para los con­su­mi­do­res sería inclu­so más bara­to pagar­les el suel­do y man­dar­los a la casa que sos­te­ner un pre­cio arti­fi­cial­men­te alto para el barril extraí­do del sue­lo local. La razón es otra, según la ter­ce­ra de las fuen­tes con­sul­ta­das en el equi­po eco­nó­mi­co. «Lo que pasa es que sin barril crio­llo, YPF se fun­de», gra­fi­có.

En rigor, a nadie en el sec­tor le con­vie­ne abrir la impor­ta­ción y apa­gar los pozos. A las petro­le­ras inte­gra­das (PAE e YPF), por­que pro­du­cen acá. A las refi­na­do­ras puras (Tra­fi­gu­ra y Rai­zen), por­que tie­nen más ren­ta­bi­li­dad en sus refi­ne­rías loca­les que en las del exte­rior. Por eso pre­fie­ren tra­ba­jar a full. Mucho menos a los gober­na­do­res, que nece­si­tan cobrar rega­lías. Son ellos los que le pidie­ron a Matías Kul­fas un barril crio­llo más caro, del orden de los 52 dóla­res.

Aun­que pue­da ser­vir para hacer equi­li­brio entre man­te­ner plan­cha­do el pre­cio de los com­bus­ti­bles y sos­te­ner la acti­vi­dad en los pozos tra­di­cio­na­les, el barril crio­llo es solo un par­che. El crack petro­le­ro tra­jo otro pro­ble­ma: ente­rró a Vaca Muer­ta en la invia­bi­li­dad total y abso­lu­ta. Y de ahí pen­sa­ba Alber­to sacar par­te de los dóla­res que les va a pro­me­ter a los bonis­tas. Otra razón para el endu­re­ci­mien­to de Guz­mán.

¿Y las tari­fas de gas y luz? En el Minis­te­rio de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo dicen que alcan­za con subir­las un 25% en junio. Bas­tan­te menos que la infla­ción espe­ra­da para este año, pero bas­tan­te más que cero. Al fin y al cabo, la com­pa­ñía mayo­ris­ta eléc­tri­ca CAMMESA paga 62 dola­res por mega­watt de gene­ra­ción y los con­su­mi­do­res le pagan 46 dóla­res a las dis­tri­bui­do­ras. Lo que hay en el medio es la cuen­ta de sub­si­dios, que lle­gó a USD3.000 millo­nes en 2019 y que alcan­za­ría USD4.700 millo­nes este año de no mediar aumen­tos.

En tér­mi­nos reales, si se die­ra ese esce­na­rio, las tari­fas se aba­ra­ta­rían. Pero en pesos subirían otra vez, con la eco­no­mía toda­vía sin encen­der­se. Todo un desa­fío para quien pue­de haber sobre­vi­vi­do a las diez pla­gas pero toda­vía no atis­ba la marea baja del Mar Muer­to.

*Fuente:InfoBae

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *