Amé­ri­ca Lati­na. Infor­me de situa­ción: Dispu­tas elec­to­ra­les e inter­ven­cio­nis­mo impe­ria­lis­ta: entre la cri­sis de legi­ti­mi­dad del neo­li­be­ra­lis­mo y su refor­za­mien­to auto­ri­ta­rio

Por Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mar­zo 2020

Obser­va­to­rio de la Coyun­tu­ra en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be

Infor­me N°5 – Enero/​febrero 2020

Índi­ce

Intro­duc­ción

  1. La dispu­ta en el plano elec­to­ral y sobre sus con­di­cio­nes
    1. Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de enero en Perú
    2. Se angos­ta el camino hacia las elec­cio­nes de mayo en Boli­via
    3. Elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Cos­ta Rica
    4. Peleas en las filas opo­si­to­ras hacia las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en Vene­zue­la
    5. Sus­pen­sión y nue­va fecha para elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na
    6. Chi­le hacia una nue­va Cons­ti­tu­ción
  2. Luchas socia­les y res­pues­tas auto­ri­ta­rias
    1. El gol­pe de Buke­le al Par­la­men­to en El Sal­va­dor
    2. La lucha de las cara­va­nas de migran­tes en Meso­amé­ri­ca
    3. Entre los ecos del Paro Nacio­nal y el récord de ase­si­na­tos de líde­res y lide­re­sas socia­les en Colom­bia
    4. Per­se­cu­ción y resis­ten­cias de la opo­si­ción social y polí­ti­ca en el Ecua­dor
    5. Movi­li­za­ción y repre­sión en Chi­le
    6. Entre el fin del Par­la­men­to y las nue­vas pro­tes­tas en Hai­tí
    7. Puer­to Rico: sis­mos y movi­li­za­cio­nes ante fal­ta de asis­ten­cia a dam­ni­fi­ca­dos
    8. Limi­tan el dere­cho a huel­ga en Cos­ta Rica
    9. «Se aca­bó el recreo» en Uru­guay: Mano dura y más poder mili­tar
  3. Bra­sil bajo Bol­so­na­ro: infor­me espe­cial
  4. Inter­ven­ción impe­ria­lis­ta e inte­gra­ción regio­nal
    1. Vene­zue­la, entre la ame­na­za mili­tar y el cer­co eco­nó­mi­co
    2. Trump aprie­ta el blo­queo sobre Cuba
    3. Ecua­dor como «Puer­ta a los Andes» para Esta­dos Uni­dos.
    4. Pro­yec­to de segu­ri­dad en Pana­má orien­ta­do por Esta­dos Uni­dos
    5. Deba­tes en los orga­nis­mos supra­na­cio­na­les
  5. En pers­pec­ti­va
    1. Argen­ti­na y la rene­go­cia­ción de la deu­da
    2. Cam­bio polí­ti­co en Uru­guay
    3. Para­guay: Itai­pú, cau­sa nacio­nal
    4. Hacia las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en EE.UU.

Intro­duc­ción

El
pre­sen­te infor­me abor­da el examen de los prin­ci­pa­les hechos acon­te­ci­dos
en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be duran­te estos pri­me­ros meses de enero y
febre­ro de 2020. Para ello, recu­pe­ra los ejes de aná­li­sis que orien­ta­ron
los infor­mes duran­te el pasa­do año, par­ti­cu­lar­men­te el corres­pon­dien­te
al mes de diciem­bre don­de pro­pu­si­mos, en cier­ta medi­da, un balan­ce del
2019. En este sen­ti­do, a con­ti­nua­ción nos refe­ri­mos a los siguien­tes
temas: a) las carac­te­rís­ti­cas que adop­ta la ofen­si­va neo­li­be­ral y su
paque­te de con­tra­rre­for­mas en estos meses; b) rese­ña­mos algu­nas de las
accio­nes de los movi­mien­tos popu­la­res y las expre­sio­nes de la cri­sis de
legi­ti­mi­dad que cues­tio­nan hoy a estas polí­ti­cas; c) ana­li­za­mos las
for­mas en las que se des­plie­ga la res­pues­ta auto­ri­ta­ria fren­te a esta
pér­di­da de legi­ti­mi­dad; así como final­men­te, d) exa­mi­na­mos las
prin­ci­pa­les inter­ven­cio­nes del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se en dife­ren­tes
paí­ses y a nivel regio­nal en el perio­do estu­dia­do. El aná­li­sis de estas
ten­den­cias orde­na la estruc­tu­ra del infor­me1.

Por
otra par­te, en este perio­do se des­ta­ca la impor­tan­cia regio­nal que
adquie­ren las con­tien­das elec­to­ra­les que, por dife­ren­tes razo­nes y
cier­ta­men­te a dis­gus­to de la razón neo­li­be­ral, apa­re­cen aún como el
ins­tru­men­to más legí­ti­mo para pro­ce­sar los con­flic­tos y ten­sio­nes
rese­ña­dos ante­rior­men­te. De tal mane­ra, tan­to el gobierno de Piñe­ra en
Chi­le como el gol­pe en Boli­via se ven obli­ga­dos a con­vo­car a elec­cio­nes
aun­que simul­tá­nea­men­te se con­cul­can o se bus­ca res­trin­gir las liber­ta­des
y dere­chos demo­crá­ti­cos. Estos pro­ce­sos son jus­ta­men­te exa­mi­na­dos en el
pri­mer pun­to de este infor­me.

Final­men­te,
en esta oca­sión, tene­mos el gus­to de sumar una sec­ción dedi­ca­da a
exa­mi­nar lo que está suce­dien­do en Bra­sil que fue pre­pa­ra­da por la
Ofi­ci­na del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal en ese país a quien agra­de­ce­mos.
Como siem­pre, más allá de dis­cul­par­nos por la exten­sión, espe­ra­mos que
estas pági­nas sean úti­les a quie­nes están com­pro­me­ti­dos con la
eman­ci­pa­ción social, así como damos la bien­ve­ni­da a todo comen­ta­rio,
suge­ren­cia o crí­ti­ca que des­pier­ten.

Foto: CELAG

La dispu­ta en el plano elec­to­ral y sobre sus con­di­cio­nes

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de enero en Perú

Pro­duc­to
del cie­rre del Con­gre­so en sep­tiem­bre de 2019, que ana­li­za­mos en
infor­mes ante­rio­res, final­men­te este 26 de enero se desa­rro­lla­ron las
elec­cio­nes par­la­men­ta­rias como una vía para sol­ven­tar la ten­sión que se
pre­sen­tó entre el Eje­cu­ti­vo y el Legis­la­ti­vo clau­su­ra­do. La elec­ción,
con 130 nue­vos con­gre­sis­tas recon­fi­gu­ró la corre­la­ción de fuer­zas
sur­gi­da de las vota­cio­nes pre­ce­den­tes del 2016.

Con una par­ti­ci­pa­ción menor que en 2016, el
74,7% de los votan­tes habi­li­ta­dos acu­dió a las urnas, cam­bian­do el mapa
polí­ti­co al inte­rior del Con­gre­so. Las mayo­rías con­so­li­da­das de los
par­ti­dos tra­di­cio­na­les, des­cen­die­ron en su repre­sen­ta­ti­vi­dad, y
emer­gie­ron nue­vos par­ti­dos con repre­sen­ta­ción con­gre­sal. Así, de los
seis par­ti­dos con pre­sen­cia des­de 2016, se pasó a nue­ve.

Más
que hablar de gran­des gana­do­res pro­duc­to de la elec­ción, es posi­ble
refe­rir­se a aque­llos par­ti­dos que per­die­ron de mane­ra impor­tan­te su
repre­sen­ta­ción. Res­pec­to al mapa par­la­men­ta­rio, Fuer­za Popu­lar, par­ti­do
del fuji­mo­ris­mo, pasó de ser la pri­me­ra fuer­za del Con­gre­so en 2016 a
ser actual­men­te la cuar­ta, con un 7% de los votos, que impli­ca pasar de
73 esca­ños a 15, des­cen­so atri­bui­do espe­cial­men­te a los escán­da­los de
corrup­ción que pro­ta­go­ni­zó y que oca­sio­nó las movi­li­za­cio­nes popu­la­res
por el cie­rre del Con­gre­so.

El
ter­cer pues­to fue para el FREPAP, par­ti­do sor­pre­sa de estas elec­cio­nes
con el 8% y que logra igual­men­te 15 ban­cas. Res­pec­to del FREPAP es
impor­tan­te men­cio­nar que es la expre­sión polí­ti­co elec­to­ral de la
Aso­cia­ción Evan­gé­li­ca de la Misión Israe­li­ta del Nue­vo Pac­to Uni­ver­sal,
una comu­ni­dad israe­li­ta evan­gé­li­ca de cor­te pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor y
nacio­na­lis­ta que tenía como obje­ti­vo lle­gar al Con­gre­so para con­so­li­dar
un espa­cio más para la difu­sión de su doc­tri­na. En su pri­me­ra elec­ción
logra ser la ter­ce­ra fuer­za polí­ti­ca del Con­gre­so y pro­yec­tar una
posi­ble par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2021 con su
líder espi­ri­tual y can­di­da­to natu­ral Jonás Ata­cu­si —hijo del fun­da­dor
Eze­quiel Ata­cu­si, falle­ci­do en el 2000 — , quien en tér­mi­nos de cam­pa­ña
uti­li­za la carac­te­rís­ti­ca reli­gio­sa y ori­gi­na­ria como garan­tía de
anti­co­rrup­ción.

Las
repre­sen­ta­cio­nes mayo­ri­ta­rias se adju­di­ca­ron a Alian­za Popu­lar (25) y
Alian­za para el Pro­gre­so (22), par­ti­dos con gran pre­sen­cia terri­to­rial.
Sin embar­go, ni aun­que las vota­cio­nes de ambas ban­ca­das se suma­ran para
la apro­ba­ción o recha­zo de algu­na ley serían mayo­ría, ya que no podrían
lle­gar a los 66 votos. Esto abre la posi­bi­li­dad de que para ade­lan­tar
cual­quier pro­yec­to de ley sea nece­sa­ria la alian­za de estas con otras
fuer­zas, por lo que pue­den ser impor­tan­tes los votos que suma­rían los
con­gre­sis­tas del FREPAP, espe­cial­men­te ante la refor­ma polí­ti­ca que
bus­ca votar­se antes del domin­go 11 de abril, que podría modi­fi­car los
regla­men­tos para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2021, y que va a
tener poco tiem­po de pre­pa­ra­ción, ya que la fecha don­de asu­me el nue­vo
con­gre­so es la pri­me­ra quin­ce­na de mar­zo.

Final­men­te,
dos datos que nos pare­cen impor­tan­tes. El pri­me­ro, la des­apa­ri­ción de
la repre­sen­ta­ción con­gre­sal del par­ti­do APRA, del ex pre­si­den­te Alan
Gar­cía, que obtu­vo sola­men­te un 2% de los votos. Y el segun­do, el
insu­fi­cien­te desem­pe­ño de las fuer­zas de cen­tro, popu­la­res o de
izquier­da en los comi­cios, que, aun­que se suma­ran los votos de los
sec­to­res pro­pia­men­te de izquier­da como el Fren­te Amplio (9), con los
votos de las fuer­zas del cen­tro libe­ral de Somos Perú o el Par­ti­do
Mora­do no alcan­za­rían el núme­ro sufi­cien­te para lograr cual­quier
mayo­ría. Jun­tos por el Perú, alian­za pro­ta­go­ni­za­da por el Nue­vo Perú de
Veró­ni­ka Men­do­za, no logró ingre­sar al Con­gre­so al obte­ner un 4,8% de
los votos.

Se angos­ta el camino hacia las elec­cio­nes de mayo en Boli­via

Lue­go
del gol­pe de Esta­do con­cre­ta­do en noviem­bre de 2019, los prin­ci­pa­les
acon­te­ci­mien­tos de enero y febre­ro de 2020 tuvie­ron que ver con los
pre­pa­ra­ti­vos hacia las elec­cio­nes gene­ra­les del 3 de mayo.

Sin
mar­gen para man­te­ner­se en el poder sin votos, la estra­te­gia del blo­que
dere­chis­ta se orien­tó a legi­ti­mar el gol­pe a tra­vés de unas elec­cio­nes
don­de el MAS-IPSP con­cu­rra en las peo­res con­di­cio­nes posi­bles. En este
sen­ti­do hay que des­ta­car en el perío­do que va de diciem­bre a febre­ro la
con­for­ma­ción de un nue­vo Tri­bu­nal Elec­to­ral, el cie­rre de más de 50
radios comu­ni­ta­rias — que se suma a la
sali­da del aire de los cana­les de tele­vi­sión tele­SUR y RT— y el aco­so
judi­cial a mili­tan­tes y diri­gen­tes del par­ti­do de Evo Mora­les.
Suma­do a los cono­ci­dos epi­so­dios de repre­sión —don­de des­ta­can las
masa­cres de Saca­ba y Sen­ka­ta — , la per­se­cu­ción es de tal mag­ni­tud que
lle­vó al envia­do espe­cial de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das
(ONU) en Boli­via y más tar­de a la pro­pia Comi­sio­na­da para los Dere­chos Huma­nos del orga­nis­mo, la expre­si­den­te chi­le­na Miche­lle Bache­let,
a expre­sar su preo­cu­pa­ción. Pese a todo, la dic­ta­du­ra no solo avan­za en
el encar­ce­la­mien­to y el aco­so judi­cial a diri­gen­tes masis­tas, sino que
ade­más con­cre­tó la anun­cia­da pros­crip­ción elec­to­ral del derro­ca­do
pre­si­den­te Evo Mora­les, inclu­so impug­nan­do su can­di­da­tu­ra a sena­dor.

En
este mar­co, el MAS-IPSP ofi­cia­li­zó las can­di­da­tu­ras a pre­si­den­te y
vice­pre­si­den­te del exmi­nis­tro de Eco­no­mía Luis Arce y del excan­ci­ller
David Cho­quehuan­ca, res­pec­ti­va­men­te. Ini­cial­men­te, esta pos­tu­la­ción fue
resis­ti­da por los movi­mien­tos popu­la­res que con­for­man el Pac­to de
Uni­dad, quie­nes pro­mo­vían a Cho­quehuan­ca como can­di­da­to a pre­si­den­te.
Sin embar­go, final­men­te las orga­ni­za­cio­nes del MAS cerra­ron filas en
torno a la can­di­da­tu­ra de Arce. En el mar­co de la cam­pa­ña elec­to­ral, y
en medio de ame­na­zas con­tra su pro­pia liber­tad, el can­di­da­to a
pre­si­den­te insis­tió en apun­tar al mode­lo eco­nó­mi­co del gobierno de fac­to
como el prin­ci­pal ele­men­to de dife­ren­cia­ción y seña­ló que el nego­cio
por la explo­ta­ción del litio está detrás del gol­pe.

Mien­tras
tan­to, los sec­to­res dere­chis­tas, uni­dos estra­té­gi­ca­men­te en el gol­pe
con­tra Evo, no logra­ron arti­cu­lar una can­di­da­tu­ra de uni­dad y al cie­rre
de lis­tas pre­sen­ta­ron un pano­ra­ma de sor­pren­den­te frag­men­ta­ción. A las
espe­ra­bles can­di­da­tu­ras de Car­los Mesa, del cívi­co cru­ce­ño Luis Fer­nan­do
Cama­cho y del pas­tor evan­ge­lis­ta de ori­gen coreano Chi Hyun Chung
(ter­ce­ro en la elec­ción de octu­bre) se suma­ron las del expre­si­den­te
Jor­ge «Tuto» Qui­ro­ga y de la auto­ju­ra­men­ta­da pre­si­den­ta Jea­ni­ne Añez,
que repre­sen­tó una sor­pre­sa para quie­nes has­ta enton­ces eran sus
alia­dos.

De
acuer­do a las pri­me­ras encues­tas cono­ci­das poco des­pués de la
ofi­cia­li­za­ción de las can­di­da­tu­ras, has­ta el momen­to la fór­mu­la del
MAS-IPSP apa­re­ce en posi­ción de lide­raz­go, rete­nien­do un apo­yo
impor­tan­te. Según los son­deos, detrás de Arce apa­re­cen Mesa y Añez
dis­pu­tán­do­se el segun­do lugar.
Cama­cho pare­ce haber per­di­do fuer­za en las últi­mas sema­nas, inclu­so
entre sec­to­res his­tó­ri­ca­men­te alia­dos, que han pasa­do a res­pal­dar a Añez.
El pano­ra­ma, de con­jun­to, ha pues­to en aler­ta a todos los sec­to­res que
adver­san al masis­mo y se ali­nean con el gol­pe, por lo que no se des­car­ta
que algún o algu­nos de los can­di­da­tos decli­ne su pos­tu­la­ción.

A
dos meses de las elec­cio­nes, la situa­ción es incier­ta. En un aná­li­sis
más gene­ral, resul­ta difí­cil creer que el gobierno nor­te­ame­ri­cano
per­mi­ta el triun­fo elec­to­ral del MAS, tras un cruen­to gol­pe que expu­so
con cru­de­za has­ta dón­de están dis­pues­tos a lle­gar los sec­to­res
con­ser­va­do­res, en un con­tex­to de dispu­ta abier­ta a nivel con­ti­nen­tal.
Sin embar­go, las dife­ren­cias polí­ti­cas que exhi­be el blo­que dere­chis­ta y
el apo­yo popu­lar al par­ti­do que lide­ra Evo Mora­les man­tie­nen el
esce­na­rio abier­to.

Para
sumar más com­ple­ji­dad al blo­que gol­pis­ta, se acu­mu­lan los aná­li­sis que
sos­tie­nen la inexis­ten­cia de frau­de en las elec­cio­nes del 20 de octu­bre
de 2019. La acu­sa­ción de frau­de, sos­te­ni­da por la OEA y prin­ci­pal
jus­ti­fi­ca­do­ra del gol­pe de Esta­do, ha sido impug­na­da por dife­ren­tes
estu­dios, el más recien­te sur­gi­do de una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el
Labo­ra­to­rio de Datos Elec­to­ra­les y Cien­cias del MIT (Mas­sa­chu­setts
Ins­ti­tu­te of Tech­no­lo­gies). En un deta­lla­do artícu­lo publi­ca­do en el
Washing­ton Post, los inves­ti­ga­do­res prin­ci­pa­les sos­tu­vie­ron que «el
aná­li­sis esta­dís­ti­co y las con­clu­sio­nes de la OEA pare­ce­rían
pro­fun­da­men­te defec­tuo­sos», seña­lan­do ade­más que con­tac­ta­ron al
orga­nis­mo coman­da­do por Luis Alma­gro «para que nos haga algún
comen­ta­rio; (pero) la OEA no res­pon­dió». Sin dudas, esto con­tri­bu­ye a gol­pear la legi­ti­mi­dad de la dic­ta­du­ra, al menos en el fren­te inter­na­cio­nal.

Elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Cos­ta Rica

Cos­ta Rica eli­gió el pasa­do 2 de febre­ro
car­gos de alcal­des, vice­al­cal­des, regi­do­res, sín­di­cos, con­ce­ja­les de
dis­tri­to, inten­den­tes, vice­in­ten­den­te y con­ce­ja­les muni­ci­pa­les de
dis­tri­to. Estas elec­cio­nes muni­ci­pa­les expre­sa­ron, con un abs­ten­cio­nis­mo
del 74%, las opcio­nes polí­ti­cas que repre­sen­tan al pue­blo del país
cen­tro­ame­ri­cano.

Como era de espe­rar­se, según dife­ren­tes
aná­li­sis que men­cio­na­mos en infor­mes pre­vios, la polí­ti­ca elec­to­ral en
Cos­ta Rica se encuen­tra limi­ta­da por la con­ti­nua­ción de la tra­di­ción
bipar­ti­dis­ta: nue­va­men­te el Par­ti­do Libe­ra­ción Nacio­nal (PLN) y el
Par­ti­do Uni­dad Social Cris­tia­na (PUSC) se posi­cio­na­ron como las fuer­zas
polí­ti­cas que con­si­guie­ron mayor repre­sen­ta­ción muni­ci­pal. Lo ante­rior
no sig­ni­fi­ca que en la con­tien­da elec­to­ral no hubie­ran par­ti­ci­pa­do una
diver­si­dad de par­ti­dos polí­ti­cos que se plan­tean como alter­na­ti­va al
bipar­ti­dis­mo: de hecho, aumen­tó la can­ti­dad de fuer­zas polí­ti­cas entre
las que se repar­tie­ron los gobier­nos loca­les, de 12 par­ti­dos a 19, que
se per­fi­lan hacia ade­lan­te como poten­cia­les com­pe­ti­do­res loca­les del
bipar­ti­dis­mo. Dos de ellos, los Par­ti­dos Res­tau­ra­ción Nacio­nal (PRN) y
Nue­va Repú­bli­ca (PNR), vin­cu­la­dos a la tra­di­ción neo­pen­te­cos­tal,
sor­pre­si­va­men­te no logra­ron nin­gu­na repre­sen­ta­ción. El Par­ti­do de Acción
Ciu­da­da­na (PAC), del pre­si­den­te Car­los Alva­ra­do, demos­tró una vez más
la debi­li­dad terri­to­rial que ya lo había carac­te­ri­za­do.

Los par­ti­dos que tie­nen mayor pre­sen­cia
terri­to­rial son aque­llos que con­ti­núan for­ta­le­cien­do las expre­sio­nes de
poder local. PLN pasó de 50 a 41 alcal­días, pero con­ti­núa sien­do una
fuer­za con­so­li­da­da a nivel nacio­nal. El PUSC aumen­tó su
repre­sen­ta­ti­vi­dad de 14 a 16 alcal­días. El par­ti­do de gobierno (PAC)
bajó su repre­sen­ta­ción de 6 a 4 alcal­días. Es impor­tan­te men­cio­nar que
este par­ti­do es el que ha impul­sa­do el pro­yec­to de ley para res­trin­gir
el dere­cho a huel­ga y ade­más ha lle­va­do ade­lan­te una refor­ma fis­cal que
aten­ta con­tra los y las tra­ba­ja­do­ras. A esto se suma el anun­cio de la
Fis­ca­lía de Cos­ta Rica, a fines de febre­ro, res­pec­to al ini­cio de una
inves­ti­ga­ción judi­cial con orden de alla­na­mien­to con­tra el pre­si­den­te
Alva­ra­do, por pre­sun­ta vio­la­ción a la pri­va­ci­dad de ciu­da­da­nos y
ciu­da­da­nas.

Peleas en las filas opo­si­to­ras hacia las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en Vene­zue­la

Como men­cio­na­mos en el infor­me ante­rior,
duran­te los pri­me­ros días del 2020 ya se vis­lum­bra­ba la pro­fun­di­za­ción
de la divi­sión de la opo­si­ción vene­zo­la­na, ten­sa entre la repre­sen­ta­ción
que tie­nen estas fuer­zas hacia el inte­rior del país y la que pare­cen
tener en el exte­rior. Esto se vio con la divi­sión de los par­ti­dos de
opo­si­ción y la con­so­li­da­ción y avan­ce de acuer­dos de la Mesa de
Nego­cia­ción, un esce­na­rio a tener pre­sen­te al ana­li­zar las elec­cio­nes
que se pro­yec­tan este año en Vene­zue­la.

La pri­me­ra será la elec­ción de los nue­vos
miem­bros del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE). Para ello se con­for­mó una
Comi­sión com­pues­ta por las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­cas: el cha­vis­mo, el
sec­tor de opo­si­ción que res­pon­de a Luis Parra —quien hoy pre­si­de
ofi­cial­men­te la AN — , los dipu­tados aglu­ti­na­dos alre­de­dor de Guai­dó y la
socie­dad civil. Esta comi­sión debe­rá selec­cio­nar los nue­vos cin­co
inte­gran­tes de la CNE, que serán quie­nes hagan la vee­du­ría de los
comi­cios par­la­men­ta­rios.

Según anun­cios ofi­cia­les, las elec­cio­nes a la
Asam­blea Nacio­nal deben cele­brar­se entre noviem­bre y diciem­bre del
2020, con el obje­ti­vo de lograr la «reins­ti­tu­cio­na­li­za­ción» en 2021.
Estas elec­cio­nes son otro ele­men­to de ten­sión den­tro del esce­na­rio
opo­si­tor, ya que como se logró evi­den­ciar en los pri­me­ros días de enero,
las dife­ren­tes estra­te­gias para hacer­se del poder lle­gan tam­bién al
esce­na­rio elec­to­ral. El sec­tor que reco­no­ce a Luis Parra y que se
encuen­tra sen­ta­do en la Mesa de Diá­lo­go con el gobierno de Nico­lás
Madu­ro bus­ca con­so­li­dar el camino para las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y
for­ta­le­cer su pre­sen­cia en la pró­xi­ma AN. El sec­tor de Juan Guai­dó, por
su par­te, recha­za un esce­na­rio de elec­cio­nes par­la­men­ta­rias si no
inclu­ye tam­bién las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y ha anun­cia­do en diver­sas
oca­sio­nes que no se pre­sen­ta­ría a los comi­cios de ser sola­men­te sobre
la nue­va com­po­si­ción de la AN. Estas accio­nes dan con­ti­nui­dad al man­da­to
de los Esta­dos Uni­dos que cir­cu­ló meses atrás en una nota diplo­má­ti­ca
que se titu­la: «Los Esta­dos Uni­dos requie­re el apo­yo para las elec­cio­nes
de la Asam­blea Nacio­nal del año 2020 en Vene­zue­la», como denun­ció el
can­ci­ller Jor­ge Arrea­za.

Sus­pen­sión y nue­va fecha para elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na

Para el 16 de febre­ro esta­ban pre­vis­tas las
elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Domi­ni­ca­na. Sin embar­go, cuan­do habían
trans­cu­rri­do cua­tro horas de la aper­tu­ra, la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral
deci­dió sus­pen­der la jor­na­da elec­to­ral ante un fallo gene­ra­li­za­do en el
sis­te­ma elec­tró­ni­co de vota­ción. De inme­dia­to apa­re­cie­ron las
acu­sa­cio­nes cru­za­das entre par­ti­dos polí­ti­cos y el mis­mo día comen­za­ron
las pro­tes­tas en la calle, que abrie­ron un ciclo de con­vul­sión social
que lle­vó a varios días de masi­vas movi­li­za­cio­nes. En el medio, el Poder
Elec­to­ral defi­nió la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes para el domin­go 15 de
mar­zo, bajo el sis­te­ma manual.

La cri­sis polí­ti­ca y elec­to­ral suce­de cuan­do
fal­tan menos de tres meses para las elec­cio­nes gene­ra­les del 17 de mayo,
don­de se ele­gi­rán pre­si­den­te e inte­gran­tes del Con­gre­so. Las
muni­ci­pa­les del 15 de mar­zo, en este con­tex­to, pue­den ser­vir para
tes­tear la adhe­sión o recha­zo res­pec­to al gobierno y la posi­bi­li­dad de
capi­ta­li­zar la situa­ción de des­con­ten­to por par­te de otros par­ti­dos. Una
de las con­tien­das cla­ves será la de San­to Domin­go, la capi­tal, don­de la
can­di­da­ta que apa­re­ce con mayo­res chan­ces es Caro­li­na Mejía, inte­gran­te
del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Moderno (PRM) e hija del expre­si­den­te
Hipó­li­to Mejía.

Para las pre­si­den­cia­les, las nove­da­des más
impor­tan­tes res­pec­to a otros momen­tos polí­ti­cos son la divi­sión del
gober­nan­te Par­ti­do de la Libe­ra­ción Domi­ni­ca­na (PLD) —que enfren­ta al
actual man­da­ta­rio Dani­lo Medi­na, y a su can­di­da­to Gon­za­lo Cas­ti­llo con
el expre­si­den­te Leo­nel Fer­nán­dez, quien se pre­sen­ta con su pro­pio
par­ti­do, Fuer­za del Pue­blo— y la pre­sen­ta­ción como can­di­da­to de Ram­fis
Domín­guez-Tru­ji­llo, nie­to del dic­ta­dor Rafael Leó­ni­das Tru­ji­llo, por el
Par­ti­do Nacio­nal Volun­tad Ciu­da­da­na, un peque­ño par­ti­do de dere­cha. La
divi­sión del PLD pue­de favo­re­cer al can­di­da­to del PRM, Luis Abi­da­ner,
quien por aho­ra mar­cha al fren­te en los son­deos.

Chi­le hacia una nue­va Cons­ti­tu­ción

A cua­tro meses y medio del ini­cio de las
pro­tes­tas, la situa­ción en Chi­le pare­ce lejos de cal­mar­se. En el ini­cio
de 2020, la apro­ba­ción del pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra sigue cayen­do,
alcan­zan­do un nue­vo míni­mo del 9%, según la con­sul­to­ra CADEM, cer­ca­na al
gobierno. Como con­tra­par­ti­da, el 84% des­aprue­ba la ges­tión
pre­si­den­cial.

De cara al ple­bis­ci­to del 26 de abril,
con­vo­ca­do por pre­sión de la movi­li­za­ción popu­lar, la con­sul­to­ra esti­ma
en 67% el apo­yo a una nue­va Cons­ti­tu­ción y en un 27% el recha­zo. En
rela­ción a la cam­pa­ña, lan­za­da a fines de febre­ro, la opo­si­ción a
modi­fi­car el orden pino­che­tis­ta pro­vie­ne bási­ca­men­te de los par­ti­dos a
la dere­cha del arco polí­ti­co, here­de­ros de la dic­ta­du­ra 1973 – 1990 en sus
dife­ren­tes varian­tes. La posi­ción más radi­cal la lle­va ade­lan­te el
Par­ti­do Repu­bli­cano de José Anto­nio Kast, una fuer­za de extre­ma dere­cha
fun­da­da a media­dos de 2019 y lega­li­za­da en enero de 2020. Esta for­ma­ción
aspi­ra a cre­cer sobre las con­tra­dic­cio­nes de la coa­li­ción de gobierno,
lla­ma­da Chi­le Vamos, que agru­pa a la UDI (Unión Demo­crá­ti­ca
Inde­pen­dien­te) y a Reno­va­ción Nacio­nal como fuer­zas prin­ci­pa­les y a
Evó­po­li y al Par­ti­do Regio­na­lis­ta Inde­pen­dien­te como socios meno­res. Si
bien la mayo­ría de esta coa­li­ción se ha mos­tra­do reti­cen­te a los cam­bios
y va a impul­sar la pape­le­ta del No, exis­te un con­jun­to de sec­to­res que
cor­ta trans­ver­sal­men­te a la alian­za y plan­tea su apo­yo a la refor­ma
cons­ti­tu­cio­nal, bajo el nom­bre de «Eli­jo apro­bar».

En el blo­que que pug­na por refor­mar la Car­ta
Mag­na se ano­ta la opo­si­ción des­de el cen­tro a la izquier­da. Esto inclu­ye
al Par­ti­do Socia­lis­ta, el Par­ti­do por la Demo­cra­cia, el Par­ti­do Radi­cal
(los tres con­for­man un espa­cio lla­ma­do Con­ver­gen­cia Pro­gre­sis­ta, post
rup­tu­ra de la Nue­va Mayo­ría), Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca, Con­ver­gen­cia
Social, Comu­nes y el Par­ti­do Libe­ral (que for­man el Fren­te Amplio, en un
pro­ce­so de cri­sis y recom­po­si­ción), la Demo­cra­cia Cris­tia­na y las
fuer­zas polí­ti­cas que for­ma­ron recien­te­men­te el Coman­do Aprue­bo Chi­le
Digno, que reúne al espa­cio Uni­dad para el Cam­bio (Par­ti­do Comu­nis­ta,
Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, Fede­ra­ción Regio­na­lis­ta Ver­de Social) con fuer­zas
que salie­ron recien­te­men­te del Fren­te Amplio, como el Par­ti­do Igual­dad e
Izquier­da Liber­ta­ria, ade­más de Wall­ma­pu­wen, movi­mien­to que bus­ca el
reco­no­ci­mien­to de la nación mapu­che.

Sin embar­go, este pano­ra­ma gene­ral adquie­re
aún mayor com­ple­ji­dad y dina­mis­mo cuan­do se lo mira un poco más de
cer­ca. A la frag­men­ta­ción en los par­ti­dos que ya venían actuan­do en el
esce­na­rio pre­vio al ini­cio de las movi­li­za­cio­nes, hay que sumar­le la
apa­ri­ción de varias fuer­zas polí­ti­cas nove­do­sas. Entre ellas se
encuen­tran Fuer­za Cul­tu­ral, el Movi­mien­to por una Cons­ti­tu­yen­te
Demo­crá­ti­ca, el Par­ti­do de la Dig­ni­dad, Fuer­za Común y has­ta un Par­ti­do
Alter­na­ti­vo Femi­nis­ta, que aspi­ran a expre­sar a inde­pen­dien­tes, en un
con­tex­to de alta movi­li­za­ción y tam­bién de cier­ta dis­per­sión, al menos
en esta eta­pa de la cam­pa­ña.

El posi­ble triun­fo del Sí, en este mar­co
polí­ti­co, no per­mi­te hacer pre­vi­sio­nes fir­mes sobre el futu­ro inme­dia­to,
aun­que es un hecho que el esce­na­rio gene­ral de Chi­le se ha vis­to
con­mo­vi­do como pocas veces en su his­to­ria y es difí­cil una vuel­ta atrás
en los tér­mi­nos del «oasis» neo­li­be­ral rei­vin­di­ca­do por Piñe­ra ape­nas
unos días antes del esta­lli­do.

Foto: El Tiem­po

Luchas socia­les y res­pues­tas auto­ri­ta­rias

El gol­pe de Buke­le al Par­la­men­to en El Sal­va­dor

Antes de com­ple­tar siquie­ra un año en el
gobierno, Nayib Buke­le, pre­si­den­te de El Sal­va­dor, pasó de su fuer­te
ima­gen de cam­pa­ña como un hom­bre joven y moderno, hijo de la
«anti­po­lí­ti­ca» y lejano a las tra­di­cio­nes par­ti­dis­tas en el país, a
orde­nar al Ejér­ci­to del país cen­tro­ame­ri­cano ocu­par las ins­ta­la­cio­nes de
la Asam­blea Legis­la­ti­va si los y las dipu­tadas no apro­ba­ban la ter­ce­ra
fase de prés­ta­mo que había soli­ci­ta­do al Ban­co Cen­tro­ame­ri­cano de
Inte­gra­ción Eco­nó­mi­ca (BCIE) por $109 millo­nes de dóla­res y que había
sido apro­ba­do en sus pri­me­ras dos fases por la Asam­blea Legis­la­ti­va.

Un finan­cia­mien­to que corres­pon­de a la
ter­ce­ra fase del Plan de Con­trol Terri­to­rial, con el que el pre­si­den­te
ha bus­ca­do, a tra­vés de cré­di­tos exter­nos, for­ta­le­cer los meca­nis­mos de
segu­ri­dad y con­trol con un aumen­to de inver­sión en el sec­tor, y sobre
todo, con una cua­li­fi­ca­ción y com­pra de nume­ro­sos equi­pos, patru­llas,
heli­cóp­te­ros, buques y entre­na­mien­to para garan­ti­zar la segu­ri­dad
públi­ca. Sin embar­go, la infor­ma­ción de que una empre­sa mexi­ca­na
dedi­ca­da a la pro­duc­ción de tec­no­lo­gía mili­tar de estas carac­te­rís­ti­cas
pagó un via­je del direc­tor de Cen­tros Pena­les de El Sal­va­dor lla­mó la
aten­ción de los y las dipu­tadas, por lo que varios habían mani­fes­ta­do
que vota­rían en con­tra de la apro­ba­ción de este ter­cer prés­ta­mo.

Buke­le lla­mó a sesio­nes extra­or­di­na­rias para
el domin­go 3 de febre­ro invo­can­do su dere­cho cons­ti­tu­cio­nal. En los días
pre­vios, dipu­tados y dipu­tadas hicie­ron decla­ra­cio­nes mani­fes­tan­do la
irre­gu­la­ri­dad de esta con­vo­ca­to­ria extra­or­di­na­ria y su posi­ble
inasis­ten­cia. De inme­dia­to el pre­si­den­te orde­nó reti­rar­les sus esque­mas
de segu­ri­dad poli­cial y mili­ta­ri­zó las adya­cen­cias y el inte­rior del
recin­to de la Asam­blea Legis­la­ti­va. Según dipu­tados de la opo­si­ción, la
mili­ta­ri­za­ción de la Asam­blea no suce­dió ni siquie­ra en los gobier­nos de
la dic­ta­du­ra mili­tar.

El sec­tor pri­va­do y la comu­ni­dad
inter­na­cio­nal mani­fes­ta­ron su recha­zo a este pro­ce­di­mien­to ile­gal e
incons­ti­tu­cio­nal y al día siguien­te la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia y la
Asam­blea Legis­la­ti­va, ade­más de ins­ti­tu­cio­nes de la socie­dad civil,
con­de­na­ron de for­ma uná­ni­me los meca­nis­mos ame­na­zan­tes ele­gi­dos por
Buke­le para garan­ti­zar la apro­ba­ción del prés­ta­mo. La mis­ma Fis­ca­lía se
com­pro­me­tió, por pedi­do del FMLN, a ini­ciar una inves­ti­ga­ción sobre los
hechos.

A pesar de ello, sim­pa­ti­zan­tes y segui­do­res
de Buke­le y su par­ti­do Nue­vas Ideas se con­cen­tra­ron fren­te a la Asam­blea
apo­yan­do al pre­si­den­te y mani­fes­tán­do­se en con­tra de los par­ti­dos FMLN y
ARENA.

La lucha de las cara­va­nas de migran­tes en Meso­amé­ri­ca

El 15 de Enero de 2020 ini­ció la segun­da
cara­va­na migran­te pro­ve­nien­te des­de Hon­du­ras con el obje­ti­vo de lle­gar a
los Esta­dos Uni­dos atra­ve­san­do Méxi­co. Esta cara­va­na es here­de­ra de la
pri­me­ra, en 2018, cuan­do miles de per­so­nas pro­ve­nien­tes de Hon­du­ras, El
Sal­va­dor y Gua­te­ma­la migra­ron masi­va­men­te hacia Méxi­co con el obje­ti­vo
de lle­gar a la fron­te­ra con EE. UU. Sin embar­go, es la pri­me­ra cara­va­na
de estas pro­por­cio­nes que se orga­ni­za des­pués del acuer­do fir­ma­do entre
Méxi­co y EE. UU. en mate­ria migra­to­ria.

Un acuer­do simi­lar tam­bién fue fir­ma­do por
EE. UU. con Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras, que ha pues­to una serie
de tra­bas e impe­di­men­tos a los migran­tes para con­se­guir su obje­ti­vo de
lle­gar a terri­to­rio esta­dou­ni­den­se. La nue­va orien­ta­ción que sub­ya­ce a
los dife­ren­tes acuer­dos fir­ma­dos con los paí­ses es dete­ner la migra­ción
ya no sola­men­te en la fron­te­ra Méxi­co – EE. UU., sino en la fron­te­ra sur
de Méxi­co, que limi­ta con Gua­te­ma­la, acuer­do sos­te­ni­do sobre argu­men­tos
xenó­fo­bos y estig­ma­ti­za­do­res hacia la pobla­ción que deci­de inte­grar las
cara­va­nas a cau­sa de la pro­fun­da cri­sis social y eco­nó­mi­ca que
atra­vie­san sus paí­ses de ori­gen.

A dife­ren­cia de la cara­va­na de 2018, y
pro­duc­to del Acuer­do Migra­to­rio, duran­te enero la poli­cía de las
dis­tin­tas fron­te­ras recru­de­ció su com­por­ta­mien­to hos­til fren­te a los y
las migran­tes: gol­pes, deten­cio­nes, dis­pa­ros de gases lacri­mó­ge­nos y en
el caso de Gua­te­ma­la, tra­ba­ja­do­res de la agen­cia esta­dou­ni­den­se que
con­tro­la la migra­ción, ase­so­ran a la poli­cía y tie­nen cono­ci­mien­to sobre
todos sus pro­ce­di­mien­tos y son mucho más estric­tos con los con­tro­les de
docu­men­tos.

La segun­da cara­va­na migran­te salió el 15 de
enero des­de San Pedro Sula, en Hon­du­ras, con más de cin­co mil per­so­nas.
Ade­más de la difi­cul­tad con las auto­ri­da­des, tam­bién se encon­tra­ron con
que la fron­te­ra Gua­te­ma­la – Méxi­co es aho­ra una nue­va fron­te­ra que bus­ca
ser impe­ne­tra­ble, ya que par­te del acuer­do fir­ma­do por AMLO con­tem­pla la
mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra sur para evi­tar el paso de los y las
migran­tes, como suce­dió de for­ma con­se­cu­ti­va cuan­do migran­tes inten­ta­ron
cru­zar a tra­vés del Río Suchia­te y fue­ron repri­mi­dos por la Guar­dia
Nacio­nal de Méxi­co.

Lue­go de la repre­sión, el pre­si­den­te Trump
publi­có en su cuen­ta de Twit­ter una feli­ci­ta­ción al ope­ra­ti­vo mexi­cano:
«Apre­cia­mos que Méxi­co haya hecho más de lo que hicie­ron el año pasa­do
para inter­cep­tar a las cara­va­nas que inten­tan mover­se ile­gal­men­te hacia
el nor­te hacia nues­tra fron­te­ra sur».

Entre los ecos del Paro Nacio­nal y el récord de ase­si­na­tos de líde­res y lide­re­sas socia­les en Colom­bia

Duran­te enero y febre­ro se cono­cie­ron varios
casos don­de altos man­dos mili­ta­res del Ejér­ci­to Colom­biano estu­vie­ron
impli­ca­dos en vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos. Lue­go de una
inves­ti­ga­ción por el ase­si­na­to de un ex com­ba­tien­te de las FARC en
pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción —cuyo cuer­po fue encon­tra­do con sig­nos de
tor­tu­ra en abril de 2019 — , la Fis­ca­lía orde­nó la cap­tu­ra de los
mili­ta­res invo­lu­cra­dos. En la inves­ti­ga­ción se demos­tró ade­más que el
ase­si­na­to de Dimar Torres fue una orden que dio el coro­nel Pérez
Améz­qui­ta vía Whatsapp al cabo que come­tió el homi­ci­dio.

A ello se suman las gra­ves decla­ra­cio­nes del
coro­nel acti­vo Álva­ro Amor­te­gui Galle­go, quien seña­ló que el gene­ral
Mario Mon­to­ya le orde­nó ase­si­nar a 17 civi­les que habían sido
cap­tu­ra­dos, con el obje­ti­vo de hacer­los pasar como gue­rri­lle­ros dados de
baja en com­ba­te, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les cono­ci­das en Colom­bia como
«Fal­sos Posi­ti­vos» con más de diez mil casos de esa natu­ra­le­za. El
gene­ral Mon­to­ya ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te denun­cia­do por las mis­mas
razo­nes por otros sol­da­dos que estu­vie­ron bajo su man­do y por las
víc­ti­mas de dichas eje­cu­cio­nes.

Adi­cio­nal­men­te, el nue­vo Coman­dan­te del
Ejér­ci­to, gene­ral Eduar­do Zapa­tei­ro, mani­fes­tó que el Acuer­do de Paz
fir­ma­do entre el gobierno colom­biano y las FARC-EP ador­me­ció a las
tro­pas y que su desem­pe­ño en el nue­vo car­go será for­mar un «ejér­ci­to
jui­cio­so, con un cri­te­rio tác­ti­co que mire las cosas con obje­ti­vi­dad y
con cari­ño». Esta acti­tud del Ejér­ci­to Colom­biano y el pro­fun­do
desin­te­rés que ha demos­tra­do con­ti­nua­men­te el gobierno de Iván Duque se
cons­ti­tu­yen como un eco­sis­te­ma aún más hos­til para la lucha social en el
país: según cifras de INDEPAZ, des­de el ini­cio del 2020 a la fecha se
regis­tra el ase­si­na­to de 64 líde­res, lide­re­sas socia­les y
excom­ba­tien­tes. Esto se suma a los más de 800 líde­res y lide­re­sas y a
los más de 180 excom­ba­tien­tes en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción ase­si­na­dos
entre 2016 y 2019.

A esta situa­ción hay que agre­gar­le el
tra­ta­mien­to que la alcal­de­sa de Bogo­tá, Clau­dia López, está dan­do a la
pro­tes­ta social. A pesar de haber cons­trui­do pre­via­men­te su ima­gen des­de
el pro­gre­sis­mo, duran­te los pri­me­ros meses de su man­da­to López orde­nó
que el Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (ESMAD), cono­ci­do por nume­ro­sos
casos de vio­la­ción de Dere­chos Huma­nos y ase­si­na­tos a mani­fes­tan­tes,
inter­ven­ga en la dis­per­sión de las mani­fes­ta­cio­nes con­tra los
«ván­da­los», lle­gan­do a jus­ti­fi­car agre­sio­nes de este orga­nis­mo con­tra
estu­dian­tes den­tro de la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Nacio­nal.

En mate­ria de luchas socia­les, des­pués de las
gran­des movi­li­za­cio­nes que hubo en el mar­co del Paro Nacio­nal del
pasa­do 25 de noviem­bre duran­te diciem­bre, enero y febre­ro se con­vo­ca­ron
algu­nas movi­li­za­cio­nes de menor esca­la pero que le die­ron con­ti­nui­dad a
las pro­tes­tas. A fines de enero, el Comi­té Nacio­nal del Paro se reu­nió
para con­cre­tar una agen­da de movi­li­za­ción en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, a
la que, en deter­mi­na­das fechas, se suma­rán tam­bién orga­ni­za­cio­nes
cam­pe­si­nas con un Paro que difi­cul­te el acce­so a vías y trans­por­te de
ali­men­tos hacia la capi­tal del país. Las jor­na­das de movi­li­za­cio­nes a
gran esca­la darán ini­ció el 25 de mar­zo con un nue­vo lla­ma­do a
movi­li­za­ción de los dife­ren­tes sec­to­res que com­po­nen el Comi­té Nacio­nal
del Paro, den­tro del que se encuen­tran sin­di­ca­lis­tas, docen­tes,
estu­dian­tes, orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, ambien­ta­lis­tas,
defen­so­res y defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos, artis­tas, entre otros.

En otra dimen­sión de la esce­na polí­ti­ca
nacio­nal, el 28 de enero fue cap­tu­ra­da en Vene­zue­la la excon­gre­sis­ta
colom­bia­na Aída Mer­lano, impli­ca­da en escán­da­los de corrup­ción y com­pra
de votos para lle­gar al par­la­men­to. Mer­lano, vin­cu­la­da polí­ti­ca­men­te al
actual par­ti­do Cen­tro Demo­crá­ti­co, lide­ra­do por Álva­ro Uri­be Vélez, es
tam­bién una per­so­na cer­ca­na a las fami­lias más pode­ro­sas de la cos­ta
Cari­be colom­bia­na, como las fami­lias Char y Ger­lein. La excon­gre­sis­ta,
en decla­ra­cio­nes brin­da­das en Vene­zue­la, acu­só públi­ca­men­te a estas
fami­lias, al Cen­tro Demo­crá­ti­co y per­so­nal­men­te al ex pre­si­den­te Uri­be y
al actual pre­si­den­te Iván Duque de ser cóm­pli­ces de sus deli­tos y de
que­rer ase­si­nar­la lue­go de su fuga de pri­sión, ocu­rri­da el 1º de octu­bre
de 2019. Ade­más, afir­mó poseer infor­ma­ción que pro­ba­ría la vin­cu­la­ción
de Ode­brecht y de otros gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos del país en la com­pra
de votos para garan­ti­zar la elec­ción de Iván Duque como pre­si­den­te.
Pro­duc­to de la inac­ción de la jus­ti­cia colom­bia­na en esta mate­ria, el
repre­sen­tan­te a la Cáma­ra David Roce­ro inter­pu­so una denun­cia con­tra el
pre­si­den­te ante la Comi­sión de Inves­ti­ga­ción de la Cáma­ra de
Repre­sen­tan­tes.

Per­se­cu­ción y resis­ten­cias de la opo­si­ción social y polí­ti­ca en el Ecua­dor

Des­pués de la fuer­te repre­sión de octu­bre de
2019, dife­ren­tes orga­nis­mos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les denun­cia­ron
nume­ro­sos casos de repre­sión y per­se­cu­ción polí­ti­ca.

Res­pec­to de las denun­cias de vio­la­cio­nes de
dere­chos huma­nos en el mar­co de esas movi­li­za­cio­nes de octu­bre, la
Aso­cia­ción de Víc­ti­mas del Paro «Ino­cen­cio Tucum­bi», ins­tan­cia crea­da
alre­de­dor de la CONAIE, anun­ció la pre­sen­ta­ción de un recur­so ante la
Fis­ca­lía por los deli­tos come­ti­dos por la fuer­za públi­ca, ya que ésta no
ha ini­cia­do nin­gún pro­ce­so de inves­ti­ga­ción en rela­ción a las per­so­nas
que falle­cie­ron pro­duc­to de las accio­nes de los uni­for­ma­dos. Esto se
refuer­za con el infor­me de la CIDH sobre las pro­tes­tas, que seña­la
«deten­cio­nes arbi­tra­rias y uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za». La
vio­la­ción de dere­chos huma­nos en Ecua­dor se pre­sen­ta tam­bién en el plano
de la liber­tad de pren­sa, ya que la Agen­cia de Regu­la­ción y Con­trol de
las Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (Arco­tel), bajo el argu­men­to de «la pres­ta­ción de
ser­vi­cios en con­tra de la segu­ri­dad nacio­nal», dis­pu­so la extin­ción del
títu­lo habi­li­tan­te de Radio Pichin­cha Uni­ver­sal.

Por otra par­te, res­pec­to la per­se­cu­ción a la
opo­si­ción, tan­to la CONAIE como los sec­to­res del correís­mo con­ti­núan
sien­do per­se­gui­dos por el Esta­do e inclu­si­ve, el ex pre­si­den­te Rafael
Correa denun­ció la per­se­cu­ción judi­cial de la que es víc­ti­ma por un
supues­to caso de sobor­nos por el que bus­can lla­mar­lo a jui­cio jun­to con
20 exfun­cio­na­rios de su gobierno.

Movi­li­za­ción y repre­sión en Chi­le

Al mis­mo tiem­po que con­ti­núan las masi­vas
pro­tes­tas, la repre­sión orde­na­da por el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra no
cesa. Más de 30 per­so­nas han sido ase­si­na­das y cien­tos han per­di­do la
visión, en una de las face­tas más par­ti­cu­la­res del enfren­ta­mien­to del
gobierno con­tra la pobla­ción en pie de lucha. Has­ta media­dos de febre­ro,
el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos cifra­ba en 10.000 las
per­so­nas dete­ni­das des­de el 18 de octu­bre del año pasa­do.

En los últi­mos días de febre­ro lle­ga­ron al
país vehícu­los lan­za­ga­ses blin­da­dos de ori­gen israe­lí, par­te del
equi­pa­mien­to que adqui­rió Cara­bi­ne­ros a fines de 2019, que inclu­ye
tam­bién carros lan­za agua, equi­pos para rete­nes móvi­les y fur­go­nes de
trans­por­te de efec­ti­vos. Esta ope­ra­ción es con­sis­ten­te con las últi­mas
decla­ra­cio­nes de Piñe­ra, quien no des­car­tó la posi­bi­li­dad de decla­rar un
nue­vo esta­do de emer­gen­cia. «Tene­mos más cara­bi­ne­ros, mejor pre­pa­ra­dos,
mejor inte­li­gen­cia, mejor tec­no­lo­gía, más carros lan­za aguas», seña­ló
en una entre­vis­ta duran­te los últi­mos días de febre­ro.

Las decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te se die­ron en
el con­tex­to del Fes­ti­val de Viña del Mar, que estu­vo atra­ve­sa­do por
inten­sas pro­tes­tas fue­ra y den­tro del recin­to, inclu­so des­de el
esce­na­rio. De acuer­do a CADEM, la tras­cen­den­cia de los hechos en torno
al fes­ti­val aumen­tó la iden­ti­fi­ca­ción con las movi­li­za­cio­nes, has­ta
alcan­zar el 66% de adhe­sión. La mis­ma con­sul­to­ra, en un infor­me
ante­rior, difun­dió que Cara­bi­ne­ros alcan­zó una apro­ba­ción del 34%, su
regis­tro his­tó­ri­co más bajo, núme­ro que inclu­so pue­de haber des­cen­di­do
tras los epi­so­dios de repre­sión ocu­rri­dos en torno al Fes­ti­val.

Por si algo fal­ta­ba, al cli­ma con­vul­sio­na­do
que se vive des­de hace meses se le agre­gó en febre­ro un aten­ta­do con­tra
un acto lide­ra­do por el alcal­de de Reco­le­ta, Daniel Jadue (Par­ti­do
Comu­nis­ta). Por el ata­que con bom­ba molo­tov fue­ron dete­ni­dos dos
acti­vis­tas de extre­ma dere­cha, uno de las cua­les es her­mano de un
con­ce­jal de Reno­va­ción Nacio­nal, uno de los par­ti­dos de gobierno. El
hecho se suma a un con­fu­so epi­so­dio don­de otros sim­pa­ti­zan­tes
dere­chis­tas —cua­tro de los cua­les fue­ron dete­ni­dos— apa­re­cen
invo­lu­cra­dos en la com­pra de un fusil de asal­to AK47 y con un
lan­za­cohe­tes en su poder. De acuer­do a las escu­chas que die­ron ori­gen a
las deten­cio­nes, cuya trans­crip­ción es repro­du­ci­da por medios chi­le­nos,
una de las per­so­nas «da cuen­ta que bus­ca obte­ner más armas con el
obje­to, supues­ta­men­te, de abas­te­cer a ter­ce­ros para el mes de mar­zo por
el esta­lli­do social»7. Esto
coin­ci­de, por otra par­te, con la apa­ri­ción de movi­li­za­cio­nes en recha­zo a
la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal pro­ta­go­ni­za­das por gru­pos de ultra­de­re­cha que
rei­vin­di­can explí­ci­ta­men­te a la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet, lo cual
abre espe­cu­la­cio­nes res­pec­to a la posi­bi­li­dad de uti­li­zar gru­pos de
cho­que de carac­te­rís­ti­cas para­mi­li­ta­res con­tra las movi­li­za­cio­nes.

Entre el fin del Par­la­men­to y las nue­vas pro­tes­tas en Hai­tí

Lue­go de un bre­ve impas­se que abar­có
diciem­bre del año pasa­do y enero de este año, en febre­ro se reac­ti­vó el
esce­na­rio de con­flic­to social en el país cari­be­ño. En un con­tex­to de
ile­gi­ti­mi­dad cre­cien­te —agra­va­do por el cese de fun­cio­nes del par­la­men­to
des­de enero al ter­mi­nar su man­da­to y sin elec­cio­nes a la vis­ta— y con
una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca como telón de fon­do, a fines de febre­ro se
pro­du­je­ron enfren­ta­mien­tos arma­dos entre sec­to­res de la poli­cía, que
pro­tes­ta­ban por mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo, y el ejér­ci­to, que
res­pal­da al gobierno de Jove­nel Moi­se.

El sal­do de los cho­ques, que se desa­rro­lla­ron
en la capi­tal, fue de un sol­da­do muer­to y varios heri­dos de ambos
ban­dos, tras lo cual se abrió un pro­ce­so de nego­cia­ción que tran­qui­li­zó
al menos pro­vi­so­ria­men­te la situa­ción, de todos modos muy ines­ta­ble.

A prin­ci­pios de mar­zo el pre­si­den­te Moi­se
anun­ció la desig­na­ción de Joseph Jouthe como nue­vo Pri­mer Minis­tro —el
cuar­to en dos años — , lo que fue recha­za­do por par­ti­dos polí­ti­cos de
opo­si­ción. Lue­go de varios inten­tos fra­ca­sa­dos duran­te enero y febre­ro,
se espe­ra que en las pró­xi­mas sema­nas se reto­men nego­cia­cio­nes entre
dife­ren­tes fuer­zas polí­ti­cas. La situa­ción social es explo­si­va y las
pers­pec­ti­vas de reso­lu­ción de la cri­sis son incier­tas. Las prin­ci­pa­les
deman­das socia­les apun­tan a polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que ali­vien la extre­ma
pobre­za, cam­bios en la Cons­ti­tu­ción para garan­ti­zar meca­nis­mos
demo­crá­ti­cos y el fin de la inter­ven­ción extran­je­ra.

Puer­to Rico: sis­mos y movi­li­za­cio­nes ante fal­ta de asis­ten­cia a dam­ni­fi­ca­dos

En Puer­to Rico, bajo domi­nio
colo­nial nor­te­ame­ri­cano des­de hace más de un siglo, por segun­da vez en
menos de un año se gene­ra una cri­sis polí­ti­ca de pro­por­cio­nes
impor­tan­tes. En agos­to de 2019 las movi­li­za­cio­nes popu­la­res lle­va­ron a
la renun­cia del enton­ces gober­na­dor Ricar­do Rose­lló. En su lugar asu­mió
la actual gober­na­do­ra, Wan­da Váz­quez.

A fines de enero, la pobla­ción salió a la
calle y exi­gió la renun­cia de la man­da­ta­ria, ante la insu­fi­cien­te ayu­da
del Esta­do a las víc­ti­mas de la secuen­cia de terre­mo­tos que sacu­die­ron a
la isla hacia fines de 2019 y prin­ci­pios de 2020. Si bien la pri­me­ra
res­pues­ta fue la repre­sión poli­cial, a los pocos días Váz­quez anun­ció
asis­ten­cia para las fami­lias dam­ni­fi­ca­das. Para cal­mar los áni­mos, al
menos por el momen­to, en la pri­me­ra sema­na de febre­ro la Cáma­ra de
Repre­sen­tan­tes de EE. UU deci­dió —con la apro­ba­ción del blo­que demó­cra­ta
y la opo­si­ción de la mayo­ría de la ban­ca­da repu­bli­ca­na y del pre­si­den­te
Donald Trump— deci­dió ampliar el pre­su­pues­to de emer­gen­cia des­ti­na­do a
la colo­nia.

Limi­tan el dere­cho a huel­ga en Cos­ta Rica

Duran­te enero, el pre­si­den­te de Cos­ta Rica,
Car­los Alva­ra­do, pro­mul­gó una polé­mi­ca ley —apro­ba­da por el Con­gre­so en
medio de nume­ro­sas mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res de recha­zo— que fija
lími­tes al dere­cho a huel­ga y direc­ta­men­te lo prohí­be en los ser­vi­cios
públi­cos con­si­de­ra­dos esen­cia­les.

Pro­duc­to de una impor­tan­te huel­ga en con­tra
de los ajus­tes pro­pues­tos por el FMI que hubo en 2018, y que para­li­zó el
país, se pre­sen­tó este pro­yec­to, que fue final­men­te apro­ba­do. El tex­to
decla­ra las huel­gas como ile­ga­les y adi­cio­nal­men­te sus­pen­de el pago del
sala­rio a quie­nes par­ti­ci­pen en estos movi­mien­tos. Pese a ello,
nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y sin­di­ca­tos han sali­do a mani­fes­tar­se en
con­tra de la apro­ba­ción de esta ley regre­si­va para los dere­chos de los y
las tra­ba­ja­do­ras cos­ta­rri­cen­ses.

«Se aca­bó el recreo» en Uru­guay: Mano dura y más poder mili­tar

De la mano del gobierno enca­be­za­do por Luis
Laca­lle Pou, que asu­mió el 1º de mar­zo, avan­za un ciclo de puni­ti­vis­mo
en la Repú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay. Ya en la tran­si­ción, el nue­vo
minis­tro del Inte­rior, Jor­ge Larra­ña­ga, plan­teó que se vie­ne una épo­ca
de mano dura «con­tra la delin­cuen­cia». Duran­te 2019 Larra­ña­ga había
impul­sa­do un con­jun­to de medi­das de endu­re­ci­mien­to de penas, que se
ple­bis­ci­tó sin éxi­to en las pasa­das elec­cio­nes.

Sin embar­go, es un hecho que la «coa­li­ción
mul­ti­co­lor» que reúne a la dere­cha uru­gua­ya toma­rá a la segu­ri­dad como
un eje cen­tral, al menos dis­cur­si­vo, en los pri­me­ros meses de su
gobierno. Toman­do pala­bras de Gui­do Mani­ni Ríos —exje­fe del Ejér­ci­to y
líder del par­ti­do sor­pre­sa en las elec­cio­nes, Cabil­do Abier­to — , «se
aca­bó el recreo», una expre­sión que sin­te­ti­za la aspi­ra­ción de los
sec­to­res más con­ser­va­do­res del país res­pec­to a poner «orden». En este
con­tex­to hay que seña­lar tam­bién el ascen­so a car­gos cla­ves de mili­ta­res
cer­ca­nos a este sec­tor, como es el caso del gene­ral Gerar­do Fre­gos­si,
nue­vo coman­dan­te en jefe del Ejér­ci­to; y de Mar­ce­lo Mon­ta­ner, jefe del
Esta­do Mayor de la Defen­sa.

A esto se suma la con­cep­ción desa­rro­lla­da por
el fla­man­te minis­tro de Defen­sa, Javier Gar­cía, quien anti­ci­pó pocos
días antes de asu­mir que el gobierno ana­li­za el posi­ble retorno de
Uru­guay a las manio­bras Uni­tas, ejer­ci­cios mili­ta­res coor­di­na­das por el
Coman­do Sur. De igual modo, el minis­tro tam­bién seña­ló que se refor­za­rá
la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Arma­das en asun­tos de segu­ri­dad. «El
con­cep­to de que las Fuer­zas Arma­das son la fron­te­ra y nada más que la
fron­te­ra es un con­cep­to vie­jo, que hace mucho tiem­po se dejó atrás,
por­que defen­sa y segu­ri­dad son con­cep­tos que van ata­dos de la mano, cada
uno den­tro de su fun­ción y de la misión cons­ti­tu­cio­nal y legal que
tie­ne cada cuer­po», expre­só. En esa línea, tam­bién plan­teó la nece­si­dad
de «una estre­cha coope­ra­ción» entre el Minis­te­rio del Inte­rior y el
Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal, «para el desa­rro­llo de tareas de
inte­li­gen­cia, con­trol de las fron­te­ras, con­trol del espa­cio aéreo y
marí­ti­mo, anti­te­rro­ris­mo y ciber­se­gu­ri­dad».

Foto: Reuters

Bra­sil bajo Bol­so­na­ro: Infor­me espe­cial

El país ingre­só al 2020 sumi­do en una cri­sis
eco­nó­mi­ca y social. Hoy los des­em­plea­dos suman 12,5 millo­nes (la tasa
pro­me­dio fue del 11,9% en 2019) y se cuen­tan 35 millo­nes de tra­ba­ja­do­res
en el sec­tor infor­mal (41,1% del total sien­do que en 11 esta­dos de
Bra­sil ese por­cen­ta­je supera el 50%). Ade­más de la pér­di­da de refe­ren­cia
orga­ni­za­ti­va, par­te de esta pobla­ción inclu­so ha per­di­do su iden­ti­dad
como cla­se tra­ba­ja­do­ra, reem­pla­za­da por la de empre­sa­rio, empren­de­dor u
otros tér­mi­nos que se uti­li­zan hoy para refe­rir­se a los tra­ba­jos
pre­ca­rios o sub­con­tra­ta­dos, una reali­dad pro­mo­vi­da por los
admi­nis­tra­do­res de apli­ca­cio­nes como IFood, Ube­rEats, Rap­pi, entre
otras.

Por otra par­te, el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro
pare­ce haber­se con­so­li­da­do, ya sea al inte­rior de su pro­pio espa­cio o
como ocu­pan­te de la silla pre­si­den­cial. En ese sen­ti­do, algu­nas
eva­lua­cio­nes rea­li­za­das al comien­zo del gobierno en 2019 demos­tra­ron ser
erró­neas; tales como las que seña­la­ban: «no dura un año», «no tie­ne
pro­yec­to», «es solo anti­pe­tis­mo», «el enemi­go de Bol­so­na­ro es el pro­pio
Bol­so­na­ro». Y el gobierno tie­ne su pro­pia agen­da inten­sa y exten­sa.
Obtu­vo vic­to­rias en sec­to­res impor­tan­tes, con la apro­ba­ción de las
refor­mas labo­ra­les y de la segu­ri­dad social; y pro­fun­di­zó sus «alian­zas»
inter­na­cio­na­les (alian­zas en tér­mi­nos más o menos asi­mé­tri­cos o
subor­di­na­dos según el país) y cris­tia­nas. Algu­nos minis­tros del gobierno
tie­nen su pro­pio capi­tal polí­ti­co, como el ex juez Ser­gio Moro y el
pas­tor Dama­res. Qui­zás la mayor demos­tra­ción de su fuer­za polí­ti­ca y de
la con­fian­za del pre­si­den­te fue la eli­mi­na­ción del mili­ciano Adriano
Nóbre­ga, con­si­de­ra­do un ele­men­to cla­ve para acla­rar los víncu­los que la
fami­lia Bol­so­na­ro tie­ne con las mili­cias de Río de Janei­ro e inclu­so con
el ase­si­na­to de la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co y su con­duc­tor Ander­son.
La rela­ción con las mili­cias es la prin­ci­pal debi­li­dad polí­ti­ca de la
fami­lia.

El blo­que domi­nan­te hoy en el gobierno está
com­pues­to por sec­to­res neo­li­be­ra­les, de la Ope­ra­ción Lava Jato,
mili­ta­res y seg­men­tos neo-pen­te­cos­ta­les. No hay dife­ren­cias sus­tan­cia­les
entre ellos en torno a la agen­da eco­nó­mi­ca­men­te pri­va­ti­za­do­ra,
con­ser­va­do­ra en tér­mi­nos de las cos­tum­bres y auto­ri­ta­ria en el cam­po
polí­ti­co. Las des­ave­nien­cias están en la for­ma en la que cada una de
estas frac­cio­nes pro­po­ne inter­ve­nir en estos ámbi­tos y no en el
con­te­ni­do.

En este con­tex­to, para man­te­ner­se fuer­te como
repre­sen­tan­te de la cla­se domi­nan­te bra­si­le­ña, el gobierno adop­ta la
tác­ti­ca de la gue­rra per­ma­nen­te, con­vo­can­do demos­tra­cio­nes públi­cas y
con­ser­van­do a su base social movi­li­za­da a par­tir del seña­la­mien­to de
enemi­gos reales o ima­gi­na­rios —ello en par­ti­cu­lar los seg­men­tos
neo­pen­te­cos­ta­les— repi­tien­do las tác­ti­cas tra­di­cio­na­les del fas­cis­mo de
con­ser­var o expan­dir su pro­pia fuer­za mili­tan­te sin preo­cu­par­se por las
alian­zas.

Entre los ata­ques per­ma­nen­tes, el gobierno
fede­ral ha esta­do ali­men­tan­do la dispu­ta con­tra los gober­na­do­res de
dis­tin­tos Esta­dos bra­si­le­ños, en una cla­ra rup­tu­ra del pac­to fede­ral; y
más recien­te­men­te con­tra el Poder Legis­la­ti­vo, que tra­ta de ser
pro­ta­go­nis­ta en el impul­so de las prin­ci­pa­les agen­das de refor­ma
bus­can­do un mayor con­trol sobre el Pre­su­pues­to. En el pri­mer caso, el
gobierno ha apo­ya­do, aun­que indi­rec­ta­men­te, el motín de la poli­cía
mili­tar esta­tal que exi­ge sala­rios más altos, habien­do infil­tra­do las
bases poli­cia­les con el obje­ti­vo de desa­rro­llar su pro­yec­to de
nacio­na­li­zar las mili­cias urba­nas. El caso más emble­má­ti­co fue el
enfren­ta­mien­to en el nores­te del país, don­de el sena­dor Cid Gomes
reci­bió un dis­pa­ro en una de las mani­fes­ta­cio­nes de estos poli­cías. En
rela­ción con el Legis­la­ti­vo, ha alen­ta­do a su base social para
par­ti­ci­par de una gran movi­li­za­ción que ten­drá lugar el pró­xi­mo 15 de
mar­zo con­tra lo que se lla­man los «enemi­gos del pue­blo».

En este sen­ti­do, el gobierno tie­ne algu­nas
con­tra­dic­cio­nes y dispu­tas de poder con la cla­se domi­nan­te tra­di­cio­nal
bra­si­le­ña que tie­ne jus­ta­men­te la hege­mo­nía en los pode­res Legis­la­ti­vo y
Judi­cial, así como en los medios de comu­ni­ca­ción bur­gue­ses; pero éstas
son pun­tua­les y peri­fé­ri­cas. Exis­te, por otra par­te, una uni­dad en la
ofen­si­va neo­li­be­ral con­tra los acti­vos públi­cos, y el gobierno con­ti­núa
pri­va­ti­zan­do empre­sas nacio­na­les, inclu­so en sec­to­res estra­té­gi­cos; por
ejem­plo, la Ofi­ci­na de Correos, la Casa de la Mone­da, par­tes de
Petro­bras, Ser­pro y Data­prev (las dos últi­mas empre­sas de infor­ma­ción).

Los tra­ba­ja­do­res de algu­nas de estas empre­sas
esta­ta­les han resis­ti­do y resis­ten a estas polí­ti­cas con paros,
ocu­pa­cio­nes de sus luga­res de tra­ba­jo e inclu­so huel­gas pro­lon­ga­das,
como la his­tó­ri­ca huel­ga de petro­le­ros de 20 días que con­tó con la
adhe­sión de 21.000 petro­le­ros en 121 uni­da­des de Petro­bras en 13 Esta­dos
tan­to en tie­rra como en el mar, y logró vic­to­rias como la sus­pen­sión de
los des­pi­dos y la revi­sión de los tur­nos de tra­ba­jo.

No es nue­vo que el mode­lo eco­nó­mi­co bra­si­le­ño
se base en la explo­ta­ción desen­fre­na­da y la expor­ta­ción de nues­tros
recur­sos natu­ra­les, espe­cial­men­te mine­ra­les e hidro­car­bu­ros. Pero, cada
año, la natu­ra­le­za ha demos­tra­do los lími­tes de este mode­lo de
desa­rro­llo inclu­so en tan­to ame­na­za para la pro­pia super­vi­ven­cia huma­na.
En febre­ro de 2019, la repre­sa de Bru­ma­dinho en Minas Gerais esta­lló
dejan­do 272 per­so­nas muer­tas y once des­apa­re­ci­das, y no hay nadie
con­de­na­do por ello has­ta la fecha; inclu­so a pesar de la tra­ge­dia, la
com­pa­ñía Vale do Rio Doce man­tu­vo sus ganan­cias. El ani­ver­sa­rio de estos
hechos en 2020 estu­vo mar­ca­do por las luchas lide­ra­das por el
Movi­mien­to de Afec­ta­dos por las Repre­sas (MAB, por sus siglas en
por­tu­gués), el Movi­mien­to por la Sobe­ra­nía en la Mine­ría y el Movi­mien­to
de Tra­ba­ja­do­res Sin Tie­rra (MST). Se dis­tri­bu­ye­ron car­tas con men­sa­jes
al pue­blo bra­si­le­ño, exi­gien­do el cas­ti­go a los res­pon­sa­bles y la
garan­tía para los dere­chos de las fami­lias, así como la revi­sión del
mode­lo de explo­ta­ción del nego­cio bra­si­le­ño de agro-mine­ra­les. Casi al
mis­mo tiem­po, tuvie­ron lugar gran­des inun­da­cio­nes en las regio­nes
metro­po­li­ta­nas de Belo Hori­zon­te y São Pau­lo, afec­tan­do gran núme­ro de
fami­lias y mos­tran­do la invia­bi­li­dad de este mode­lo tam­bién para las
gran­des ciu­da­des. Por otra par­te, tam­bién en rela­ción con la agen­da
ambien­tal, la pre­sión inter­na­cio­nal hizo que el gobierno cam­bia­ra el
tra­ta­mien­to del pro­ble­ma ama­zó­ni­co, pero no en tér­mi­nos de redu­cir su
explo­ta­ción, sino en el sen­ti­do de mili­ta­ri­zar el pro­ble­ma.

En el con­tex­to eco­nó­mi­co, los resul­ta­dos de
cre­ci­mien­to pro­me­ti­dos a par­tir de todas las medi­das de libe­ra­li­za­ción
adop­ta­das no han teni­do efec­to alguno. Si a prin­ci­pios de 2020 el
mer­ca­do cele­bró la pers­pec­ti­va de un magro cre­ci­mien­to anual del 2.3%
del PIB; todas las sema­nas las prin­ci­pa­les con­sul­to­ras del mer­ca­do, e
inclu­so el gobierno, han esta­do revi­san­do a la baja esas pro­yec­cio­nes, y
aho­ra se esti­ma un 2% como techo para el cre­ci­mien­to del año en cur­so.
Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad solo han bene­fi­cia­do a los gran­des
capi­ta­les, ya que los sec­to­res de la indus­tria, los ser­vi­cios y el
comer­cio mues­tran en reali­dad un enfria­mien­to o retrac­ción de sus
acti­vi­da­des, sien­do los casos de cre­ci­mien­to sólo pun­tua­les. Sobre esta
reali­dad, ade­más, el recien­te acuer­do entre EE. UU. y Chi­na y el impac­to
de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus en este últi­mo país son las nue­vas
varia­bles que han impac­ta­do inclu­so en las pro­yec­cio­nes del sec­tor
agro­ex­por­ta­dor, con caí­das en las expor­ta­cio­nes de soja y otros
mine­ra­les.

Por otra par­te, el blo­que domi­nan­te con­ti­núa,
a toda velo­ci­dad, con la mili­ta­ri­za­ción del Esta­do para garan­ti­zar la
imple­men­ta­ción de su pro­gra­ma. El per­so­nal mili­tar ya con­for­ma la
mayo­ría de los Minis­tros y ocu­pan la tota­li­dad de la Casa de Gobierno
(el Pala­cio del Pla­nal­to), sin men­cio­nar la legión de coro­ne­les y
capi­ta­nes dis­tri­bui­dos por los minis­te­rios. Pre­fie­ren enfren­tar­se a un
enemi­go comu­nis­ta ima­gi­na­rio en lugar de con­fron­tar con las mili­cias,
que si son reales y que ponen fin a la segu­ri­dad públi­ca, vin­cu­la­das a
los escua­dro­nes de la muer­te de opo­si­to­res y que ate­rro­ri­zan a los
gobier­nos esta­ta­les.

Como hemos ya seña­la­do, exis­te una
resis­ten­cia popu­lar acti­va, pero es aún menos de lo que se nece­si­ta­ría
para con­quis­tar vic­to­rias sig­ni­fi­ca­ti­vas sobre el blo­que de poder.
Cier­ta­men­te, a veces se logra un éxi­to, como lo fue la libe­ra­ción del ex
pre­si­den­te Lula, para lo que se apro­ve­chó correc­ta­men­te las fisu­ras
exis­ten­tes en el poder judi­cial. Pero en gene­ral, el blo­que domi­nan­te
den­tro y fue­ra del gobierno ha teni­do la capa­ci­dad, ayu­da­do por la
pren­sa, de hacer avan­zar su agen­da y cri­mi­na­li­zar a la izquier­da, que
per­dió par­te de su refe­ren­cia para los tra­ba­ja­do­res.

Por otra par­te, las fuer­zas de izquier­da
siguen sien­do, en gran medi­da, rehe­nes de la estra­te­gia elec­to­ral hacia
2020 y 2022; e inclu­so ante estos esce­na­rios pró­xi­mos la cons­truc­ción de
un blo­que de izquier­da uni­fi­ca­do ha teni­do difi­cul­ta­des para
arti­cu­lar­se. Con­fron­ta­mos con lo que está suce­dien­do, pero toda­vía no
tene­mos un hori­zon­te de futu­ro capaz de movi­li­zar masi­va­men­te a los
tra­ba­ja­do­res. En este sen­ti­do, las luchas prio­ri­ta­rias para el pró­xi­mo
perío­do se ins­cri­ben en la defen­sa de la demo­cra­cia, los dere­chos
socia­les y la sobe­ra­nía nacio­nal.

Foto: Can­ci­lle­ría de la Nación Argen­ti­na

Inter­ven­ción impe­ria­lis­ta e inte­gra­ción

Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be con­ti­núa
sien­do una región cla­ve en la dispu­ta impe­ria­lis­ta por el poder glo­bal.
Mues­tra de ello es la ini­cia­ti­va desa­rro­lla­da por Esta­dos Uni­dos
deno­mi­na­da «Ini­cia­ti­va Amé­ri­ca Cre­ce» que pro­me­te recur­sos eco­nó­mi­cos de
las nume­ro­sas agen­cias de coope­ra­ción y los depar­ta­men­tos de Esta­do,
Teso­ro, Comer­cio y Ener­gía del país nor­te­ame­ri­cano, para finan­ciar
pro­yec­tos ener­gé­ti­cos y extrac­ti­vos en los dis­tin­tos paí­ses de la
región.

Entre aque­llos anun­cia­dos, en el Cari­be se
prio­ri­za­ría la acti­vi­dad mine­ro ener­gé­ti­ca, para lo que bus­can crear la
Ter­mi­nal de Gas Natu­ral Licua­do (GNL) y de la Plan­ta de Ener­gía en
Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. En Cen­troa­mé­ri­ca, las acti­vi­da­des finan­cia­das
tam­bién esta­rían rela­cio­na­das con la infra­es­truc­tu­ra de ener­gía, ade­más
de comu­ni­ca­cio­nes y trans­por­tes.

Vale la pena men­cio­nar que aun­que la
ini­cia­ti­va está diri­gi­da a la mayo­ría de los paí­ses de la región, fue­ron
excluí­dos Cuba, Nica­ra­gua y Vene­zue­la.

Vene­zue­la, entre la ame­na­za mili­tar y el cer­co eco­nó­mi­co

Como men­cio­na­mos ante­rior­men­te, la defi­ni­ción
de la for­ta­le­za de la opo­si­ción en Vene­zue­la está cada vez más difu­sa,
espe­cial­men­te en el caso del sec­tor de Juan Guai­dó, quien cuen­ta con una
gran ven­ta­ja en su ima­gen inter­na­cio­nal, sien­do reco­no­ci­do aún con su
títu­lo de pre­si­den­te auto­pro­cla­ma­do, pero una gran debi­li­dad en su
ima­gen al inte­rior del país, don­de inclu­si­ve las mis­mas per­so­nas de la
opo­si­ción y dipu­tados que antes se encon­tra­ban apo­yán­do­lo han deci­di­do
optar por otros cami­nos en la dispu­ta de poder en Vene­zue­la, como es el
caso ya men­cio­na­do de la Mesa de Diá­lo­go.

Duran­te enero y febre­ro, Juan Guai­dó reali­zó
una gira inter­na­cio­nal por Euro­pa y EE. UU. para reci­bir apo­yo en su
ince­san­te inten­to de gol­pe de Esta­do por todas las vías, legi­ti­man­do,
inclu­si­ve, el blo­queo eco­nó­mi­co del que es víc­ti­ma el país cari­be­ño y
cele­brán­do­lo como un meca­nis­mo de pre­sión has­ta que «cese la
usur­pa­ción», como se refie­re al gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Nico­lás
Madu­ro. En su gira, Guai­dó se reu­nió con Donald Trump, quien hizo una
men­ción espe­cial sobre su visi­ta y fue ova­cio­na­do en el Con­gre­so
nor­te­ame­ri­cano. De la mis­ma for­ma, Josep Borrell, jefe de la diplo­ma­cia
de la Unión Euro­pea, expre­só su «fir­me apo­yo» a Guai­dó en bús­que­da de
«elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y legis­la­ti­vas creí­bles y trans­pa­ren­tes».

En Bogo­tá, Guai­dó se reu­nió con el secre­ta­rio
de Esta­do de EE. UU, Mike Pom­peo, quien se com­pro­me­tió a «tomar medi­das
adi­cio­na­les de apo­yo» al opo­si­tor. El encuen­tro se dio en el mar­co de
la Cum­bre Anti­te­rro­ris­ta que se desa­rro­lló en Colom­bia, don­de ade­más
Iván Duque se com­pro­me­tió con Pom­peo a «con­ti­nuar tra­ba­jan­do para
res­tau­rar la demo­cra­cia» en Vene­zue­la. Sema­nas des­pués de esta reu­nión,
en la ciu­dad de Car­ta­ge­na, Uni­da­des de las Arma­das de Colom­bia y EE. UU.
hicie­ron ejer­ci­cios mili­ta­res coor­di­na­dos con los pro­to­co­los de la OTAN
para «inter­cam­biar cono­ci­mien­tos y for­ta­le­cer las accio­nes de
coope­ra­ción». Al res­pec­to, el expre­si­den­te de Colom­bia, Juan Manuel
San­tos, decla­ró su recha­zo a una posi­ble inva­sión mili­tar en Vene­zue­la y
ase­gu­ró que podría con­ver­tir­se en un segun­do Viet­nam, dada la for­ta­le­za
del gobierno de Nico­lás Madu­ro y la exis­ten­cia de las mili­cias
boli­va­ria­nas, ade­más de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na.

Por su par­te, el pre­si­den­te de Vene­zue­la
Nico­lás Madu­ro denun­ció la pre­pa­ra­ción de fuer­zas irre­gu­la­res en la
fron­te­ra con Bra­sil, vin­cu­la­das a las Fuer­zas Arma­das Bra­si­le­ñas, para
ata­car al pue­blo vene­zo­lano. A par­tir de ello, deci­dió el ini­cio de los
Ejer­ci­cios Mili­ta­res Escu­do Boli­va­riano 2020 en todo el terri­to­rio
nacio­nal, y espe­cial­men­te en las fron­te­ras, con el obje­ti­vo de pre­pa­rar
la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal.

Ade­más de las cons­tan­tes ame­na­zas
gue­rre­ris­tas, la avan­za­da impe­ria­lis­ta con­ti­núa asfi­xian­do a la eco­no­mía
vene­zo­la­na con san­cio­nes que afec­tan su comer­cio exte­rior. Duran­te los
pri­me­ros meses del 2020, nue­va­men­te EE. UU. impu­so san­cio­nes
uni­la­te­ra­les, esta vez no solo a empre­sas nacio­na­les como la aero­lí­nea
esta­tal CONVIASA, sino tam­bién a la petro­le­ra rusa Ros­neft Tra­ding S.A,
por el solo hecho de tener víncu­los comer­cia­les con Vene­zue­la.

El cer­co diplo­má­ti­co con­tra el país aumen­tó
duran­te enero y febre­ro, don­de Ale­jan­dro Giam­mat­tei, nue­vo pre­si­den­te de
Gua­te­ma­la, anun­ció el cie­rre de la emba­ja­da de Vene­zue­la y lla­mó a los
demás paí­ses de la región a seguir su ejem­plo y deci­dir la rup­tu­ra de
las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el gobierno de Nico­lás Madu­ro. Sin
embar­go, nue­va­men­te la soli­da­ri­dad de la región cari­be­ña mos­tró su
enfá­ti­co recha­zo a la inje­ren­cia en Vene­zue­la y con­ti­núa apo­yan­do el
meca­nis­mo del diá­lo­go, como mani­fes­tó Timothy Harris, Pri­mer Minis­tro de
San Cris­tó­bal y Nie­ves en la inau­gu­ra­ción de la reu­nión de la Comu­ni­dad
del Cari­be (CARICOM).

Trump aprie­ta el blo­queo sobre Cuba

En el comien­zo de 2020 la eco­no­mía de la isla
pre­sen­ta serias difi­cul­ta­des a cau­sa del endu­re­ci­mien­to del blo­queo
deci­di­do por el gobierno de Donald Trump. Des­de prin­ci­pios de 2019 EE.
UU ha imple­men­ta­do san­cio­nes cada vez más duras sobre Cuba, que afec­tan
en par­ti­cu­lar las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, la com­pra de com­bus­ti­ble y
el turis­mo, prin­ci­pal fuen­te de divi­sas. Por este moti­vo el gobierno
comen­zó a imple­men­tar pla­nes de emer­gen­cia para racio­nar el sumi­nis­tro
de ener­gía.

A tono con el recha­zo de la mayo­ría de la
comu­ni­dad inter­na­cio­nal, las medi­das uni­la­te­ra­les del gobierno
nor­te­ame­ri­cano fue­ron repu­dia­das en febre­ro por dife­ren­tes blo­ques de
paí­ses, entre ellos la Unión Afri­ca­na y la CARICOM. El gobierno cubano,
en tan­to, lle­vó la denun­cia al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU. En
Gine­bra, el can­ci­ller Bruno Rodrí­guez seña­ló que «sus gue­rras no
con­ven­cio­na­les y sus vio­la­cio­nes al Dere­cho Inter­na­cio­nal trans­gre­den de
modo sis­te­má­ti­co los dere­chos a la paz y la libre deter­mi­na­ción».

Ecua­dor como «Puer­ta a los Andes» para Esta­dos Uni­dos

En el caso de Ecua­dor, a par­tir de la visi­ta
de Lenin Moreno a EE. UU. y su reu­nión con Donald Trump, se creó el
Cen­tro de Inves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, un cen­tro de inves­ti­ga­ción fuer­te­men­te
recha­za­do por la ciu­da­da­nía, que ten­drá finan­cia­mien­to y entre­na­mien­to
del país nor­te­ame­ri­cano en mate­ria de segu­ri­dad.

Según el acuer­do, el obje­ti­vo será
«inves­ti­gar, iden­ti­fi­car y des­ar­ti­cu­lar orga­ni­za­cio­nes de nar­co­trá­fi­co y
sub­ver­si­vas». Donald Trump se refi­rió a Ecua­dor como la «Puer­ta a los
Andes» para EE. UU..

En la mis­ma línea, Lenin Moreno dia­lo­gó con
la direc­to­ra del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal para lograr el
for­ta­le­ci­mien­to del acuer­do vigen­te des­de mar­zo de 2019, por US$ 4189
millo­nes, que como con­di­ción impli­ca­ba una modi­fi­ca­ción en mate­ria
eco­nó­mi­ca y dere­chos socia­les que gene­ró las movi­li­za­cio­nes del año
pasa­do.

Pro­yec­to de segu­ri­dad en Pana­má orien­ta­do por Esta­dos Uni­dos

Por otro lado, y con el obje­ti­vo de
desa­rro­llar sus pro­yec­tos de segu­ri­dad y lograr un acce­so abier­to del
Canal, la Emba­ja­da de EE. UU. en Pana­má entre­gó el 21 de febre­ro un
paque­te de segu­ri­dad de US$ 6,4 millo­nes, que con­tie­ne equi­pos con­tra
«armas de des­truc­ción masi­va, equi­pos anti­nar­có­ti­cos, y tec­no­lo­gía
con­tra el terro­ris­mo y la delin­cuen­cia orga­ni­za­da trans­na­cio­nal».

Deba­tes en los orga­nis­mos supra­na­cio­na­les

El año polí­ti­co para la inte­gra­ción
lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña comen­zó los pri­me­ros días de enero con el
relan­za­mien­to de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños
(CELAC), impul­sa­do por Méxi­co. El 10 de enero se lle­vó a cabo en la
capi­tal mexi­ca­na la sesión minis­te­rial, con par­ti­ci­pa­ción de 29 paí­ses.
Allí, el secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res del país anfi­trión, Mar­ce­lo
Ebrard, pre­sen­tó un plan de acción diri­gi­do a un obje­ti­vo cen­tral:
«Crear el ins­tru­men­to de coope­ra­ción más pode­ro­so de Amé­ri­ca Lati­na y el
Cari­be». Entre las reso­lu­cio­nes des­ta­ca la deci­sión de impul­sar duran­te
2020 un Foro Minis­te­rial Celac con Chi­na.

La reac­ti­va­ción del orga­nis­mo con­ti­nen­tal,
para­li­za­do des­de hace al menos dos años, se da en el con­tex­to de fuer­tes
ten­sio­nes en la OEA, uti­li­za­da en los últi­mos meses por el Gru­po de
Lima —for­ma­do por los paí­ses ali­nea­dos con la polí­ti­ca exte­rior de EE.
UU— como la prin­ci­pal pla­ta­for­ma con­tra Vene­zue­la.

La OEA, por su par­te, se encuen­tra en medio
de un pro­ce­so de reno­va­ción de auto­ri­da­des. La elec­ción será en una
asam­blea gene­ral que se rea­li­za­rá el 20 de mar­zo y hay tres can­di­da­tos:
el actual secre­ta­rio gene­ral, Luis Alma­gro, res­pal­da­do por EE. UU., la
can­ci­ller de Ecua­dor, María Fer­nan­da Espi­no­sa y el diplo­má­ti­co peruano
Hugo de Zela. A prio­ri, los dos pri­me­ros apa­re­cen con mayo­res chan­ces,
en una defi­ni­ción que se pre­sen­ta como la rati­fi­ca­ción de la línea dura
del blo­que de la dere­cha con­ti­nen­tal, expre­sa­do por Alma­gro, o un cam­bio
hacia un esce­na­rio de mayor diá­lo­go, que pro­po­ne explí­ci­ta­men­te
Espi­no­sa.

Foto: Pren­sa Sena­do de la Nación Argen­ti­na

En pers­pec­ti­va

Ade­más del nutri­do calen­da­rio elec­to­ral por
delan­te, la evo­lu­ción de las luchas socia­les y el desa­rro­llo de las
con­tra­dic­cio­nes entre pro­yec­tos impe­ria­les y eman­ci­pa­do­res con sus
expre­sio­nes en orga­nis­mos supra­na­cio­na­les que desa­rro­lla­mos pre­via­men­te,
otros temas pre­sen­tan impor­tan­cia de cara al futu­ro inme­dia­to.

Argen­ti­na y la rene­go­cia­ción de la deu­da

Un asun­to cla­ve para la región es la
rene­go­cia­ción de la abul­ta­da deu­da exter­na argen­ti­na, prin­ci­pal lega­do
del gobierno de Mau­ri­cio Macri y que invo­lu­cra al Fon­do Mone­ta­rio
Inter­na­cio­nal y a fon­dos de inver­sión que tie­nen bonos en sus car­te­ras.
El resul­ta­do de estas dis­cu­sio­nes ten­drá efec­tos con­cre­tos en las
posi­bi­li­da­des de rever­tir la crí­ti­ca situa­ción eco­nó­mi­ca y social en que
se encuen­tra el país, un obje­ti­vo cen­tral para el gobierno enca­be­za­do
por Alber­to Fer­nán­dez.

A casi tres meses de su asun­ción, el
pre­si­den­te reite­ró en su men­sa­je al Con­gre­so el 1ª de mar­zo que «no
vamos a pagar la deu­da a cos­ta del ham­bre y la des­truc­ción de los sue­ños
de los argen­ti­nos y las argen­ti­nas». Ade­más, anun­ció que el Ban­co
Cen­tral está inves­ti­gan­do el pro­ce­so de deu­da y fuga de divi­sas. Todo
esto suce­de pocos días des­pués que una masi­va con­cen­tra­ción con­vo­ca­da
por movi­mien­tos popu­la­res plan­tea­ra que «la deu­da es con el pue­blo»,
mien­tras lle­ga­ba al país una misión del FMI2.
Por la mag­ni­tud de la deu­da y los acto­res invo­lu­cra­dos, el des­en­la­ce
tam­bién pue­de con­fi­gu­rar un ante­ce­den­te impor­tan­te para otros paí­ses en
el futu­ro.

Cam­bio polí­ti­co en Uru­guay

Otro tema en desa­rro­llo tie­ne que ver con los
cam­bios en las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les en Uru­guay. El nue­vo
gobierno, enca­be­za­do por Luis Laca­lle Pou, ya pre­sen­tó un mega­pro­yec­to
de ley de «urgen­te con­si­de­ra­ción» que con­tie­ne 457 artícu­los sobre un
amplio aba­ni­cos de temas, en gene­ral prio­ri­zan­do polí­ti­cas diri­gi­das a
bene­fi­ciar a sec­to­res del poder eco­nó­mi­co más con­cen­tra­do, así como a
limi­tar el ejer­ci­cio del dere­cho a la pro­tes­ta social y labo­ral.

Para­guay: Itai­pú, cau­sa nacio­nal

En Para­guay, un con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes
gre­mia­les, cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les y socia­les lan­zó en febre­ro la
cam­pa­ña «Itai­pú 2023, Cau­sa Nacio­nal», que plan­tea la nece­si­dad de una
amplia dis­cu­sión del Tra­ta­do de la mayor hidro­eléc­tri­ca del mun­do, que
com­par­ten este país y su vecino Bra­sil.

El deba­te es cru­cial para la eco­no­mía de
Para­guay y pue­de ser rele­van­te tam­bién para Bra­sil, pues­to que la
repre­sa abas­te­ce alre­de­dor del 20% de la ener­gía que con­su­me este país.

Hacia las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en EE.UU.

Por últi­mo, es evi­den­te que las
pre­si­den­cia­les en EE. UU. tie­nen gran impor­tan­cia para toda la región.
Si bien es pron­to para aven­tu­rar un esce­na­rio pre­ci­so para los comi­cios
que se rea­li­za­rán en noviem­bre de 2020, en los pri­me­ros meses del año ya
se han desa­rro­lla­do acon­te­ci­mien­tos intere­san­tes, a medi­da que avan­zan
las pri­ma­rias en los par­ti­dos Repu­bli­cano y Demó­cra­ta.

En el caso del par­ti­do en el gobierno, es un
hecho que el can­di­da­to será Donald Trump, que es apo­ya­do por el Comi­té
Nacio­nal Repu­bli­cano y tie­ne una enor­me ven­ta­ja sobre sus con­ten­dien­tes.
La inter­na opo­si­to­ra, en cam­bio, con­cen­tra toda la aten­ción por el
gra­do de dispu­ta y en par­ti­cu­lar por la per­for­man­ce de Ber­nie San­ders,
un fenó­meno polí­ti­co sin­gu­lar en la medi­da en que sos­tie­ne un dis­cur­so
pro­gre­sis­ta, raro para el bipar­ti­dis­mo nor­te­ame­ri­cano. Al cie­rre de este
infor­me se encuen­tran con­tán­do­se los votos del lla­ma­do Super­Mar­tes, que
pare­cen dejar en carre­ra solo a San­ders y al exvi­ce­pre­si­den­te Joe
Biden, que repre­sen­ta un ala mode­ra­da, afín al esta­blish­ment del
par­ti­do.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *