Mace­do­nia del Nor­te, en bus­ca de su iden­ti­dad nacio­nal – La otra Anda­lu­cía

¿Quie­nes son los mace­do­nios? Los búl­ga­ros dirán que son una esci­sión de su comu­ni­dad, una crea­ción arti­fi­cial de Tito, el falle­ci­do líder yugos­la­vo. La mayo­ría de mace­do­nios, en cam­bio, apun­ta­rá a una divi­sión iden­ti­ta­ria ante­rior, de las últi­mas déca­das del siglo XIX, naci­da en la región geo­grá­fi­ca de Mace­do­nia. Algu­nos irán más lejos, a dife­ren­cias en tri­bus que lle­gan a los perío­dos de Ciri­lo y Meto­dio, crea­do­res del alfa­be­to esla­vo, o de Ale­jan­dro Magno. Unos pocos, los más exa­ge­ra­dos, ase­gu­ra­rán que todos los euro­peos son en reali­dad esla­vos. En Mace­do­nia del Nor­te, de vez for­zar la reali­dad, de tan­to bus­car refe­ren­cias para odi­seas polí­ti­cas, los habi­tan­tes des­co­no­cen lo que son, o al menos no tie­nen un dis­cur­so uni­fi­ca­do sobre la géne­sis de su iden­ti­dad.

El ejem­plo más cer­cano y noto­rio de este lío es el pro­yec­to Skop­je 2014. El 2010, dos años des­pués de que Gre­cia veta­ra la entra­da de Mace­do­nia en la OTAN, el gobierno popu­lis­ta mace­do­nio Niko­la Gruevs­ki comen­zó una cam­pa­ña públi­ca para insis­tir en los lazos con la anti­gua Mace­do­nia. Su apues­ta lle­vó a trans­for­mar el cen­tro de la capi­tal con edi­fi­cios neo­clá­si­cos y miles de esta­tuas de per­so­na­jes his­tó­ri­cos entre ellas unas inmen­sas de Ale­jan­dro Magno ‑lla­ma­da aho­ra gue­rre­ro a caba­llo- y de Fili­po II de Mace­do­nia. Tras la apro­ba­ción del polé­mi­co acuer­do con Gre­cia para cam­biar el nom­bre de país y recha­zar los lazos con la Anti­güe­dad, ade­más de rati­fi­car la inte­gra­ción en la OTAN y la UE, se pue­de decir que Skop­je hon­ra líde­res que no per­te­ne­cen ofi­cial­men­te a su nación.

Par­te de la socie­dad, ancla­da en una pro­pa­gan­da inclu­so ante­rior a Gruevs­ki, aho­ra cree que hay un com­plot inter­na­cio­nal para humi­llar Mace­do­nia. “El pro­ble­ma es que mucha gen­te cre­yó en Gruevs­ki, y esto per­ju­di­ca a una nación que tra­ta de bus­car su iden­ti­dad. Mire Eslo­ve­nia, con la que con­vi­vi­mos den­tro de Yugos­la­via: nadie inten­ta bus­car en ella lazos mile­na­rios; dicen que pro­vie­nen de un líder esla­vo medie­val. Muchos impe­rios han inva­di­do esta región. Si usted mira mi ADN, tal vez encon­tra­rá lazos con la comu­ni­dad arme­nia. Lo que quie­ro decir es que, en Mace­do­nia, que está en el cen­tro de todas estas influen­cias, no tie­ne sen­ti­do bus­car lazos de hace 2.000 años “, con­si­de­ra Zoran Dimi­trovs­ki, ex direc­tor de la cono­ci­da revis­ta Fokus .

La esta­tua de Fili­po II de Mace­do­nia en Skop­je, de 29 metros de altu­ra. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

Aho­ra, de nue­vo, en un esce­na­rio polí­ti­co sin Gruevs­ki, pare­ce que se vuel­ve a impo­ner la tesis de Kiro Gli­go­rov, pri­mer líder tras la inde­pen­den­cia (1991), quien dijo que los mace­do­nios son esla­vos que lle­ga­ron a los Bal­ca­nes en el siglo VI . Es lo que ense­ña­ban los libros de tex­to esco­la­res, que ape­nas tenían refe­ren­cias a Ale­jan­dro Magno y que esta­ban con­di­cio­na­dos por la ideo­lo­gía de Bel­gra­do. “No debe­mos recla­mar una iden­ti­dad mace­do­nia pura: Gruevs­ki inten­tó fal­si­fi­car nues­tro pasa­do. El mace­do­nio es una len­gua esla­va. Nos enten­de­mos con rusos y ucra­nia­nos. Hemos cre­ci­do con libros que nos ense­ña­ban que somos esla­vos de sur, que es lo que sig­ni­fi­ca ‘Yugos­la­via””, dice Kate­ri­na Kolo­zo­va, direc­to­ra del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Socia­les y Huma­ni­da­des de Skop­je.

“Hay gen­te que se pien­sa que tene­mos cone­xión con la anti­gua Mace­do­nia, pero creo que los más edu­ca­dos reco­no­cen que somos esla­vos. Y no es malo ser par­te de la cul­tu­ra esla­va. De la rusa. Es un orgu­llo. Pero el daño ya se ha hecho, y nos harán fal­ta déca­das para alte­rar esta per­cep­ción “, me expli­ca­ba al final de 2018 dra­ga Gjor­giev, direc­tor del Ins­ti­tu­to de His­to­ria de Mace­do­nia.

Los mace­do­nios son esla­vos, pero a dife­ren­cias de eslo­ve­nos o ser­bios, no tie­nen zares ni épi­cas medie­va­les reco­no­ci­das a los libros de his­to­ria. Tam­po­co en la Wiki­pe­dia. Sus figu­ras son las mis­mas, en muchos casos, que las de los búl­ga­ros, de quie­nes empe­za­ron a sepa­rar­se a fina­les del siglo XIX. La bre­cha se amplió en el siglo XX. Y hoy, a pesar de las simi­li­tu­des, son dos nacio­nes dife­ren­tes que se dispu­tan en Ciri­lo y Meto­dio, crea­do­res del alfa­be­to esla­vo, al zar Samuel (Samoil), quien esta­ble­ció un impe­rio medie­val que luchar con­tra Bizan­cio y que tuvo su capi­tal en Ohrid, y en las figu­ras revo­lu­cio­na­rias que luchar con­tra los oto­ma­nos des­de el final del siglo XIX.

“Los dos paí­ses tene­mos una his­to­ria en común. En el caso de Ciri­lo y Meto­dio, esta­mos con­ten­tos de seña­lar que fue­ron par­te fun­da­cio­nal de la cul­tu­ra cris­tia­na de los pue­blos esla­vos y que sus haza­ñas fue­ron pre­ser­va­das y desa­rro­lla­das gra­cias a los cen­tros cul­tu­ra­les del Esta­do medie­val búl­ga­ro, que enton­ces incluía a la actual Mace­do­nia del Nor­te. En la mayo­ría de casos ‑aña­dien­do los ejem­plos del zar Samuel y de San Cle­men­te de Ohrid- nues­tra his­to­ria en común depen­de del Esta­do búl­ga­ro o de gen­te búl­ga­ra que en diver­sos perío­dos de la his­to­ria inclu­yó tam­bién la tie­rra de Mace­do­nia del nor­te “, seña­la Naoum Kayt­chev, repre­sen­tan­te por Bul­ga­ria en la comi­sión con­jun­ta de hechos his­tó­ri­cos y edu­ca­cio­na­les.

Por rela­to de estos y otros acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, hay un con­flic­to con Bul­ga­ria que inclu­so es más pelu­do que el con­ten­cio­so con Gre­cia. Y afec­ta, ade­más, a la cons­truc­ción de la iden­ti­dad mace­do­nia, un pro­ce­so que comen­zó a fina­les del siglo XIX con el auge de inte­lec­tua­les que rene­ga­ron de las inten­cio­nes ane­xio­nis­tas de Gre­cia, Ser­bia y Bul­ga­ria sobre esta región. Es la ver­sión acep­ta­da por los aca­dé­mi­cos mace­do­nios, cuya géne­sis la últi­ma nación que desa­rro­lló su iden­ti­dad en avis­pe­ro bal­cá­ni­co de los siglos XIX y XX.

La géne­sis moder­na

Duran­te más de cin­co siglos, el Impe­rio oto­mano rigió los Bal­ca­nes. La divi­sión social gira­ba alre­de­dor del cre­do, y los esla­vos, mayo­ri­ta­ria­men­te, eran cris­tia­nos. Has­ta el siglo XIX, reco­no­cien­do el hele­nis­mo de Ale­jan­dro el Gran­de, la reli­gión sir­vió de man­to para cubrir las nacio­nes. En aque­llos tiem­pos, inclu­so duran­te la ante­rior Impe­rio medie­val búl­ga­ro, el con­cep­to de nación no se pare­cía a lo que siglos más tar­de se iba a impo­ner como base los esta­dos-nación moder­nos. “No se pue­de redu­cir la iden­ti­dad medie­val a la iden­ti­dad búl­ga­ra con­tem­po­rá­nea. Era una iden­ti­dad esla­va medie­val, una masa cris­tia­ni­za­da. Eran esla­vos bajo el nom­bre de un rei­no: no creo que hubie­ra el sen­ti­mien­to de nación actual “, con­si­de­ra Kolo­zo­va, filó­so­fa de for­ma­ción.

“Las nacio­nes son cons­truc­cio­nes socia­les desa­rro­lla­das por moti­vos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. No apo­yo el con­cep­to etno­na­cio­na­lis­ta de nación … El desa­rro­llo socio­po­lí­ti­co de la Edad Media debe enten­der­se en su con­tex­to, y el actual es dife­ren­te. En el siglo XIX, los que que­rían crear un esta­do-nación bus­ca­ron lazos ante­rio­res a la inva­sión del Impe­rio oto­mano “, insis­te Petar Todo­rov, repre­sen­tan­te por Mace­do­nia en la comi­sión con­jun­ta de hechos his­tó­ri­cos y edu­ca­cio­na­les. “Luchar por Ciri­lo y Meto­dio es estú­pi­do: eran de Bizan­cio, pero fue­ron impor­tan­tes para todo el mun­do esla­vo por­que desa­rro­lla­ron su alfa­be­to. Noso­tros no deci­mos que son mace­do­nios, deci­mos que son ses­lo­vens­ki pros­ve­ti­te­li (líde­res de los esla­vos)”, aña­de.

Estos y otros líde­res y even­tos medie­va­les son impor­tan­tes para Skop­je, que des­de 2017 se reúne con Sofía para acor­dar cómo deben mos­trar al mun­do su his­to­ria en Común. Será com­pli­ca­do, sobre todo cuan­do toque adje­ti­var las figu­ras que diri­gie­ron las revuel­tas con­tra los oto­ma­nos ini­cia­das al final del siglo XIX cuan­do Mace­do­nia aún esta­ba bajo con­trol oto­mano pero Bul­ga­ria ya era inde­pen­dien­te de fac­to ¿Eran búl­ga­ros o mace­do­nios o ambas cosas? Sin duda, había un com­po­nen­te búl­ga­ro, pero fue aquí, des­de una región con­cre­ta, don­de radi­ca la géne­sis de la nación mace­do­nia. O al menos es la per­cep­ción que quie­re impo­ner Skop­je.

“La mayor par­te de la éli­te polí­ti­ca tenía una iden­ti­dad búl­ga­ra, pero a la vez se apo­ya­ba la idea regio­nal de Mace­do­nia. Se des­cri­bían como búl­ga­ros, ensal­za­ban sus estu­dios en Bul­ga­ria y muchas veces lle­ga­ban huyen­do de la repre­sión oto­ma­na, pero ellos luchar por la auto­no­mía y, más tar­de, por la inde­pen­den­cia (con la Repú­bli­ca de Kruše­vo, de diez días, duran­te las revuel­tas de Ilin­den de 1903). Por lo tan­to, eran búl­ga­ros y mace­do­nios “, expli­ca Gjor­giev.

El monu­men­to de Ilin­den, a Kruše­vo, con­me­mo­ra la revuel­ta de 1903. Dise­ña­do por Jor­dan y Iskra Gra­bul, es un ejem­plo de arqui­tec­tu­ra bru­ta­lis­ta yugos­la­va. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

A fina­les del siglo XIX, Mace­do­nia se con­vir­tió en el her­vi­de­ro de los Bal­ca­nes. Los intere­ses grie­gos, ser­bios y búl­ga­ros sobre la región no deja­ron de cre­cer con cada paso atrás de los oto­ma­nos, debi­li­da­des ya pun­to de des­apa­re­cer como impe­rio. Todo este pro­ce­so, ade­más, estu­vo domi­na­do entre bas­ti­do­res para las poten­cias occi­den­ta­les y Rusia. Den­tro de esta ecua­ción rebo­san­te de influen­cias, la Igle­sia ser­bia y la reanu­da­ción de la acti­vi­dad de la Igle­sia búl­ga­ra en 1870 juga­ron un papel deter­mi­nan­te para con­tra­rres­tar la influen­cia grie­ga y exten­der pro­pa­gan­da nacio­na­lis­ta a tra­vés de los pues­tos de tra­ba­jo y de la edu­ca­ción. Los mace­do­nios, sin igle­sia ni cen­tros edu­ca­ti­vos, se iden­ti­fi­ca­ban, mayo­ri­ta­ria­men­te, como búl­ga­ros: héroes como Goce Del­ce­vo lo rati­fi­ca­ron dece­nas de veces. “Del­ce­vo o Misir­kov cre­cie­ron como búl­ga­ros, en su casa y en el cole­gio.

En 1893 Bul­ga­ria fun­dó la Orga­ni­za­ción Inter­na Revo­lu­cio­na­ria de Mace­do­nia (VMRO), des­ti­na­da a libe­rar la región del yugo oto­mano. El obje­ti­vo de Sofía era que Mace­do­nia fue­ra una auto­no­mía den­tro de Bul­ga­ria. El de los líde­res de la VMRO, entre los que des­ta­ca­ba Del­ce­vo, no está cla­ro: se duda de si bus­ca­ban una auto­no­mía den­tro de una Gran Bul­ga­ria o la inde­pen­den­cia.

Con el paso de los años, se evi­den­cia­ron los con­flic­tos entre la VMRO y otros gru­pos mace­do­nios. Fue esci­sio­nes y voces dis­cor­dan­tes, sobre todo tras las revuel­tas fra­ca­sa­das de 1903. En San Peters­bur­go, don­de nació la corrien­te alre­de­dor de la Socie­dad Lite­ra­ria Mace­do­nia, orga­ni­za­ción que ensal­zó las dife­ren­cias entre mace­do­nios y búl­ga­ros, figu­ras como Dimi­trij Čupovs­ki habla­ban ya de inde­pen­den­cia, el mis­mo que hizo Krs­te Pet­kov Misir­kov. Ambos fue­ron esen­cia­les para el desa­rro­llo de la iden­ti­dad mace­do­nia.

El mis­mo Misir­kov, en su libro de 1903 Sobre las cues­tio­nes mace­do­nias, Apun­ta que los mace­do­nios debe­rían haber bus­ca­do un acuer­do auto­nó­mi­co con el Impe­rio oto­mano que les per­mi­tie­ra des­pe­gar cul­tu­ral­men­te. Des­con­fia­ba de los intere­ses inter­na­cio­na­les que más tar­de, en 1913, des­me­nu­zar Mace­do­nia en tres par­tes. Sin embar­go, reco­no­ce que el movi­mien­to nacio­nal mace­do­nio y su inci­pien­te esta­tus iden­ti­ta­rio fue ayu­da­do por la com­pe­ti­ción entre Gre­cia, Bul­ga­ria y Ser­bia. “Estoy de acuer­do”, dice un siglo des­pués Dimi­trovs­ki, quien ade­más de ex direc­tor de Fokus es repre­sen­tan­te de la peque­ña for­ma­ción polí­ti­ca Unión Demo­crá­ti­ca.

El Puen­te de Pie­dra, en Skop­je, un lega­do de la épo­ca oto­ma­na. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

En 1913, tras la derro­ta búl­ga­ra en las gue­rras de los Bal­ca­nes, se acep­tó la par­ti­ción de Mace­do­nia: Gre­cia ocu­pó 34.600 km2 del Sur que le per­mi­tie­ron asen­tar­se hay grie­gos pro­ce­den­tes de Ana­to­lia; Ser­bia obtu­vo 26.776 km2 de la par­te sep­ten­trio­nal, y Bul­ga­ria, como per­de­do­ra, con­tro­ló una par­te míni­ma del este, la región del Pirin, de 6.789 km 2 . Son casi las fron­te­ras actua­les, con la excep­ción de que la enton­ces par­te ser­bia es hoy la Repú­bli­ca de Mace­do­nia del Nor­te.

Mace­do­nia duran­te la Yugos­la­via de Tito

El perio­do de entre­gue­rras fue un momen­to de ismos: Los anar­quis­mos y los comu­nis­mos enfren­ta­ban a los fas­cis­mos, y el movi­mien­to nacio­nal mace­do­nio, como toda Euro­pa, se divi­dió más. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, ayu­dó a la cau­sa nacio­nal el triun­fo a los Bal­ca­nes del comu­nis­mo, el cual, siguien­do el con­cep­to de nación de Sta­lin, ante­rior­men­te había reco­no­ci­do la iden­ti­dad de pue­blo mace­do­nio. Bul­ga­ria, que había apo­ya­do a los nazis, no se opu­so a esta reali­dad: en los cen­sos de 1946 y 1956 la mayo­ría de la pobla­ción del Pirin se decla­ró mace­do­nia.

Kayt­chev defien­de el gobierno búl­ga­ro: “Sería como si el Par­ti­do Comu­nis­ta fran­cés hubie­ra deci­di­do para sus pro­pios intere­ses que los vas­cos de nor­te o vas­co­fran­ce­ses eran otra etnia”, y aña­de que “des­pués de 1944 los par­ti­dos comu­nis­tas obtu­vie­ron el poder en ambos paí­ses, Bul­ga­ria y Yugos­la­via, y comen­za­ron a imple­men­tar por la fuer­za una polí­ti­ca de mace­do­nitza­ció “.

Más entra­da la segun­da mitad de siglo XX, sin embar­go, los mace­do­nios fue­ron repri­mi­dos y /​o asi­mi­la­dos por Gre­cia y Bul­ga­ria. Esta últi­ma cam­bió su polí­ti­ca con la lle­ga­da al poder de Todor Jiv­kov: ya no se reco­no­ce­ría los mace­do­nios. En Yugos­la­via, entre otras razo­nes por la his­tó­ri­ca ene­mis­tad con Sofía, se pro­mo­vió el arran­que cul­tu­ral de Mace­do­nia, que en 1946 se con­vir­tió en repú­bli­ca y el 1991, sin gue­rra, obtu­vo la inde­pen­den­cia.

Duran­te este casi medio siglo, Bel­gra­do pro­mo­vió la iden­ti­dad mace­do­nia. En 1967 esta­ble­ció la Igle­sia auto­cé­fa­la de Mace­do­nia. Y antes, el 1944 – 1945, había codi­fi­ca­do la len­gua mace­do­nia sobre la base de los dia­lec­tos de las regio­nes de Bito­la-Ohrid y Velas-Pri­lep del que habla­ba Misir­kov. Des­de la pers­pec­ti­va de Bul­ga­ria, el obje­ti­vo de Tito era des­bul­ga­ritzar los mace­do­nios: enro­ca­da, Sofía aun­que ase­gu­ra que el mace­do­nio es un dia­lec­to del búl­ga­ro.

“Es una humi­lla­ción abso­lu­ta que nues­tra len­gua, rica en tra­di­ción escri­ta, se con­si­de­re infe­rior o un dia­lec­to: el pro­ble­ma es mayor con Bul­ga­ria, pero estas ten­den­cias tam­bién exis­ten en menor medi­da a Ser­bia”, reco­no­ce Kris­ti­na Velevs­ka, filó­lo­ga en len­guas sur ‑esla­ves y mace­do­nio y edi­to­ra en anto­lo­gía Publishing Hou­se, quien, en cla­ve lin­güís­ti­ca, recha­za que su pue­blo sea una crea­ción arti­fi­cial de Tito: “La influen­cia del ser­bio no debe extra­ñar. Pri­me­ro, las dos len­guas tie­nen el mis­mo ori­gen, por lo que las simi­li­tu­des son inevi­ta­bles. Segun­do, las len­guas que están en con­tac­to cer­cano, de mane­ra inevi­ta­ble, desa­rro­llan y toman pres­ta­do par­te del léxi­co”.

La filó­lo­ga, men­cio­nan­do los tra­ba­jos de Misir­kov, recuer­da que estas len­guas com­par­ten una mis­ma géne­sis: son sur-esla­vas. “El ser­bio es sin­té­ti­co, y el mace­do­nio y el búl­ga­ro son ana­lí­ti­cos”, aña­de. Ade­más, es impor­tan­te tener en cuen­ta que estas pala­bras de supues­to ori­gen o uso común ser­bio bien podrían ser com­par­ti­das por los pue­blos esla­vos: la apro­pia­ción de la his­to­ria y la len­gua tie­nen rela­ción con el poder. Sin embar­go, Dimi­trovs­ki sí cree que hubo un pro­ce­so de des­bul­ga­ritza­ció: “Se recha­za­ban pala­bras que eran nues­tras sólo por ser de uso común en Bul­ga­ria». Este pro­ce­so, sin embar­go, no ha impe­di­do la influen­cia his­tó­ri­ca se refle­je en los dife­ren­tes dia­lec­tos: el del este es más cer­cano al búl­ga­ro, el de nor­te usa más pala­bras ser­bias, y el del sur­oes­te, la región de Bito­la y Ohrid, usa pala­bras tur­cas comoç akmak (meche­ro ‘). Esto es Mace­do­nia, país envuel­to en su dina­mis­mo his­tó­ri­co.

La inde­pen­den­cia

“En algu­nos casos, por la nece­si­dad puris­ta de huir de la influen­cia ser­bia, muchas pala­bras son tra­ta­das como ser­bias y no son acep­ta­das en mace­do­nio. Le pon­go un ejem­plo: la pala­bra ланец (pato, que sig­ni­fi­ca ‘cade­na’) es común en mace­do­nio, pero no es acep­ta­da; en cam­bio, la pala­bra синџир (Sind­jar), que es de ori­gen tur­co, sí lo es “. Los ejem­plos de Velevs­ka sir­ven para mos­trar uno de los cam­bios de rum­bo que lle­vó la inde­pen­den­cia de 1991: el rece­lo cre­cien­te hacia Ser­bia y el coque­teo con Bul­ga­ria.

Curio­sa­men­te, Bul­ga­ria fue el pri­mer país en reco­no­cer la Mace­do­nia inde­pen­dien­te, aun­que toda­vía con­si­de­ra el mace­do­nio como un dia­lec­to del búl­ga­ro. En este cuar­to de siglo, Sofía ha sido el alia­do prin­ci­pal de Skop­je: los años 90, cuan­do Gre­cia impu­so un embar­go por la dispu­ta del nom­bre que se resol­vió el 2018 – 19, fue su úni­ca sali­da comer­cial. Influi­do por el jue­go polí­ti­co, este embar­go no hizo sino ener­var un pue­blo que comen­zó a escu­char­se más esta rela­ción con Ale­jan­dro Magno. For­ma, el “somos esla­vos” de Gli­go­rov comen­za­ba a diluir­se en un mar de con­fu­sio­nes, de dis­cur­sos polí­ti­cos anta­gó­ni­cos que, depen­dien­do de momen­to, se acer­ca­ban o se ale­ja­ban de Ser­bia e Bul­ga­ria: Ljub­co Geor­gievs­ki, exlí­der del par­ti­do nacio­na­lis­ta mace­do­nio VMRO-DPMNE y pri­mer minis­tro mace­do­nio entre 1998 y 2002.,

Has­ta 1995, el embar­go grie­go fue la cau­sa prin­ci­pal a Mace­do­nia. “Todo fue pla­nea­do por ser­vi­cios de inte­li­gen­cia extran­je­ros: Milo­se­vic no que­ría que Mace­do­nia se sepa­ra­ra de Yugos­la­via. Hablan­do del pro­ble­ma: la ban­de­ra mace­do­nia con el sím­bo­lo (grie­go) del Sol de Ver­gi­na no era cono­ci­da aquí. Enton­ces la gen­te no para­ba mucha aten­ción a la his­to­ria, pero como Gre­cia nos blo­quea­ba, los par­ti­dos polí­ti­cos se pusie­ron de acuer­do para adop­tar la ban­de­ra con el Sol de Ver­gi­na. Fue una estu­pi­dez. No digo que Gre­cia no nos hubie­ra blo­quea­do sin esta cau­sa, pero ayu­dó a que dije­ran que tenía­mos aspi­ra­cio­nes terri­to­ria­les “, recuer­da Dimi­trovs­ki, cuyas pala­bras siguen la línea de Geor­gievs­ki.

En 1993, para acce­der a la ONU y esqui­var la opo­si­ción grie­ga, Mace­do­nia aña­dió la des­crip­ción “Anti­gua Repú­bli­ca Yugos­la­va de” a su nom­bre ofi­cial den­tro de la orga­ni­za­ción. En 1995, para levan­tar el embar­go, va modi­fi­car su ban­de­ra: reti­ró su Sol de Ver­gi­na y renun­ció a cual­quier aspi­ra­ción terri­to­rial sobre la región grie­ga homó­ni­ma. A pesar de ello, Gre­cia en con­ti­nuó blo­quean­do la inte­gra­ción en la OTAN y la UE inclu­so el 2019, cuan­do le dio luz ver­de a la OTAN. Así, el con­flic­to más impor­tan­te de Mace­do­nia des­de su inde­pen­den­cia pare­ce que se está aca­ban­do. Que­dan unos fle­cos que solu­cio­nar los acto­res inter­na­cio­na­les que han pro­mo­vi­do este cam­bio (la UE y Esta­dos Uni­dos). Des­pués, en una cau­sa más com­pro­me­ti­da, toca­rá resol­ver el con­flic­to iden­ti­ta­rio con Bul­ga­ria. enton­ces,

La segre­ga­ción alba­nés-mace­do­nio

Como mues­tra de la com­ple­ji­dad de este país, en Mace­do­nia no hay una iden­ti­dad que englo­ba todos los pue­blos: hay alba­ne­ses, mace­do­nios y varias mino­rías. La divi­sión se refle­ja en una segre­ga­ción extre­ma. A Skop­je, en un ejem­plo reco­rrien­do el país, mace­do­nios y alba­ne­ses rara vez se aven­tu­ran en los barrios de mayo­ría opues­ta. Este pro­ce­so de divi­sión comien­za en las aulas esco­la­res, con padres que no quie­ren la inte­gra­ción para los hijos, y con­ti­núa en tele­vi­sio­nes, perió­di­cos, char­cu­te­rías, res­tau­ran­tes y par­ti­dos polí­ti­cos.

“La gen­te empe­zó a hablar de la iden­ti­dad mace­do­nia como for­ma de leal­tad al Esta­do, no como algo étni­co, pero no fun­cio­nó. Y soy escép­ti­co: los alba­ne­ses no sen­ti­rán esta leal­tad, siem­pre des­ta­can que son alba­ne­ses. En el depor­te vemos este nacio­na­lis­mo: en nues­tro equi­po nacio­nal [los alba­ne­ses] no can­tan el himno por­que no son lla­ma­dos “, recuer­da Dimi­trovs­ki. “Geor­gievs­ki inten­tó intro­du­cir esta idea de iden­ti­dad mace­do­nia, lo pro­pu­so a los alba­ne­ses, pero se veía como una idea nacio­na­lis­ta que ten­día a la asi­mi­la­ción. No fun­cio­nó: los alba­ne­ses quie­ren que se reco­noz­can las dife­ren­cias, su iden­ti­dad “, reco­no­ce Kolo­zo­va.

Mace­do­nia no tie­ne una iden­ti­dad común, no se ha con­ver­ti­do en el nexo entre el mun­do esla­vo y el alba­nés, y cada día aumen­ta la segre­ga­ción. Como con­tex­to, en los años 90, den­tro de una vorá­gi­ne nacio­na­lis­ta, los esla­vos opri­mie­ron los alba­ne­ses. Des­pués, la gue­rri­lla alba­ne­sa del UÇK, con el apo­yo de la OTAN, pro­ta­go­ni­zó un con­flic­to de baja inten­si­dad a Mace­do­nia. Duró un año. En 2001, acuer­dos de Ohrid aca­ba­ron con los enfren­ta­mien­tos y entre­ga­ron los alba­ne­ses dere­chos edu­ca­ti­vos y cuo­tas de repre­sen­ta­ción en la Admi­nis­tra­ción. Una des­cen­tra­li­za­ción que está en línea con sus intere­ses. Des­de enton­ces, por ren­cor, y por la influen­cia de polí­ti­cos esla­vos y alba­ne­ses que se nutren de la sepa­ra­ción, los alba­ne­ses han uti­li­za­do esta des­cen­tra­li­za­ción para ale­jar­se de los mace­do­nios, que tam­po­co hacen nada para atraer a los alba­ne­ses.

Ven­ce­do­res de las gue­rras de los 90 a los Bal­ca­nes, los alba­ne­ses suman el 25% de la pobla­ción de Mace­do­nia, aun­que el últi­mo cen­so es de 2002. Se esti­ma que en el futu­ro podrían equi­pa­rar­se en volu­men pobla­cio­nal los mace­do­nios. En un país que sufre una cri­sis pobla­cio­nal, una tasa de nata­li­dad baja y una emi­gra­ción ele­va­da, los alba­ne­ses cuen­tan con el apo­yo de una diás­po­ra fuer­te y de dos esta­dos veci­nos: Alba­nia y Koso­vo. Ante tal situa­ción, no son pocos los que temen el pro­yec­to de la Gran Alba­nia, que agru­pa­ría Koso­vo e la par­te alba­ne­sa de Mace­do­nia. Pero de momen­to, no es rea­lis­ta: los polí­ti­cos tie­nen en el sis­te­ma actual un engra­na­je per­fec­to para su estruc­tu­ra clien­te­lar. La socie­dad, sin opor­tu­ni­da­des, se ha acos­tum­bra­do a este jue­go. Aun­que, en el pla­zo de medio siglo, los Bal­ca­nes, y más en Mace­do­nia, todo pue­de cam­biar. Ante esta coyun­tu­ra, Dimi­trovs­ki sólo ve una solu­ción: “Mace­do­nia es un esta­do bièt­ni­co, con otras mino­rías. No digo que los alba­ne­ses nun­ca acep­ta­rán una iden­ti­dad mace­do­nia, pero depen­de­rá de que sea­mos un Esta­do fun­cio­nal: si Mace­do­nia da mucho, ellos que­rrán que­dar­se “.

Miguel Fer­nán­dez Iba­ñez.

Fuen­te: www​.natio​na​lia​.info

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *