Mace­do­nia del Nor­te, en bus­ca de su iden­ti­dad nacio­nal – La otra Anda­lu­cía

¿Quie­nes son los mace­do­nios? Los búl­ga­ros dirán que son una esci­sión de su comu­ni­dad, una crea­ción arti­fi­cial de Tito, el falle­ci­do líder yugos­la­vo. La mayo­ría de mace­do­nios, en cam­bio, apun­ta­rá a una divi­sión iden­ti­ta­ria ante­rior, de las últi­mas déca­das del siglo XIX, naci­da en la región geo­grá­fi­ca de Mace­do­nia. Algu­nos irán más lejos, a dife­ren­cias en tri­bus que lle­gan a los perío­dos de Ciri­lo y Meto­dio, crea­do­res del alfa­be­to esla­vo, o de Ale­jan­dro Magno. Unos pocos, los más exa­ge­ra­dos, ase­gu­ra­rán que todos los euro­peos son en reali­dad esla­vos. En Mace­do­nia del Nor­te, de vez for­zar la reali­dad, de tan­to bus­car refe­ren­cias para odi­seas polí­ti­cas, los habi­tan­tes des­co­no­cen lo que son, o al menos no tie­nen un dis­cur­so uni­fi­ca­do sobre la géne­sis de su iden­ti­dad.

El ejem­plo más cer­cano y noto­rio de este lío es el pro­yec­to Skop­je 2014. El 2010, dos años des­pués de que Gre­cia veta­ra la entra­da de Mace­do­nia en la OTAN, el gobierno popu­lis­ta mace­do­nio Niko­la Gruevs­ki comen­zó una cam­pa­ña públi­ca para insis­tir en los lazos con la anti­gua Mace­do­nia. Su apues­ta lle­vó a trans­for­mar el cen­tro de la capi­tal con edi­fi­cios neo­clá­si­cos y miles de esta­tuas de per­so­na­jes his­tó­ri­cos entre ellas unas inmen­sas de Ale­jan­dro Magno ‑lla­ma­da aho­ra gue­rre­ro a caba­llo- y de Fili­po II de Mace­do­nia. Tras la apro­ba­ción del polé­mi­co acuer­do con Gre­cia para cam­biar el nom­bre de país y recha­zar los lazos con la Anti­güe­dad, ade­más de rati­fi­car la inte­gra­ción en la OTAN y la UE, se pue­de decir que Skop­je hon­ra líde­res que no per­te­ne­cen ofi­cial­men­te a su nación.

Par­te de la socie­dad, ancla­da en una pro­pa­gan­da inclu­so ante­rior a Gruevs­ki, aho­ra cree que hay un com­plot inter­na­cio­nal para humi­llar Mace­do­nia. “El pro­ble­ma es que mucha gen­te cre­yó en Gruevs­ki, y esto per­ju­di­ca a una nación que tra­ta de bus­car su iden­ti­dad. Mire Eslo­ve­nia, con la que con­vi­vi­mos den­tro de Yugos­la­via: nadie inten­ta bus­car en ella lazos mile­na­rios; dicen que pro­vie­nen de un líder esla­vo medie­val. Muchos impe­rios han inva­di­do esta región. Si usted mira mi ADN, tal vez encon­tra­rá lazos con la comu­ni­dad arme­nia. Lo que quie­ro decir es que, en Mace­do­nia, que está en el cen­tro de todas estas influen­cias, no tie­ne sen­ti­do bus­car lazos de hace 2.000 años “, con­si­de­ra Zoran Dimi­trovs­ki, ex direc­tor de la cono­ci­da revis­ta Fokus .

La esta­tua de Fili­po II de Mace­do­nia en Skop­je, de 29 metros de altu­ra. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

Aho­ra, de nue­vo, en un esce­na­rio polí­ti­co sin Gruevs­ki, pare­ce que se vuel­ve a impo­ner la tesis de Kiro Gli­go­rov, pri­mer líder tras la inde­pen­den­cia (1991), quien dijo que los mace­do­nios son esla­vos que lle­ga­ron a los Bal­ca­nes en el siglo VI . Es lo que ense­ña­ban los libros de tex­to esco­la­res, que ape­nas tenían refe­ren­cias a Ale­jan­dro Magno y que esta­ban con­di­cio­na­dos por la ideo­lo­gía de Bel­gra­do. “No debe­mos recla­mar una iden­ti­dad mace­do­nia pura: Gruevs­ki inten­tó fal­si­fi­car nues­tro pasa­do. El mace­do­nio es una len­gua esla­va. Nos enten­de­mos con rusos y ucra­nia­nos. Hemos cre­ci­do con libros que nos ense­ña­ban que somos esla­vos de sur, que es lo que sig­ni­fi­ca ‘Yugos­la­via””, dice Kate­ri­na Kolo­zo­va, direc­to­ra del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Socia­les y Huma­ni­da­des de Skop­je.

“Hay gen­te que se pien­sa que tene­mos cone­xión con la anti­gua Mace­do­nia, pero creo que los más edu­ca­dos reco­no­cen que somos esla­vos. Y no es malo ser par­te de la cul­tu­ra esla­va. De la rusa. Es un orgu­llo. Pero el daño ya se ha hecho, y nos harán fal­ta déca­das para alte­rar esta per­cep­ción “, me expli­ca­ba al final de 2018 dra­ga Gjor­giev, direc­tor del Ins­ti­tu­to de His­to­ria de Mace­do­nia.

Los mace­do­nios son esla­vos, pero a dife­ren­cias de eslo­ve­nos o ser­bios, no tie­nen zares ni épi­cas medie­va­les reco­no­ci­das a los libros de his­to­ria. Tam­po­co en la Wiki­pe­dia. Sus figu­ras son las mis­mas, en muchos casos, que las de los búl­ga­ros, de quie­nes empe­za­ron a sepa­rar­se a fina­les del siglo XIX. La bre­cha se amplió en el siglo XX. Y hoy, a pesar de las simi­li­tu­des, son dos nacio­nes dife­ren­tes que se dispu­tan en Ciri­lo y Meto­dio, crea­do­res del alfa­be­to esla­vo, al zar Samuel (Samoil), quien esta­ble­ció un impe­rio medie­val que luchar con­tra Bizan­cio y que tuvo su capi­tal en Ohrid, y en las figu­ras revo­lu­cio­na­rias que luchar con­tra los oto­ma­nos des­de el final del siglo XIX.

“Los dos paí­ses tene­mos una his­to­ria en común. En el caso de Ciri­lo y Meto­dio, esta­mos con­ten­tos de seña­lar que fue­ron par­te fun­da­cio­nal de la cul­tu­ra cris­tia­na de los pue­blos esla­vos y que sus haza­ñas fue­ron pre­ser­va­das y desa­rro­lla­das gra­cias a los cen­tros cul­tu­ra­les del Esta­do medie­val búl­ga­ro, que enton­ces incluía a la actual Mace­do­nia del Nor­te. En la mayo­ría de casos ‑aña­dien­do los ejem­plos del zar Samuel y de San Cle­men­te de Ohrid- nues­tra his­to­ria en común depen­de del Esta­do búl­ga­ro o de gen­te búl­ga­ra que en diver­sos perío­dos de la his­to­ria inclu­yó tam­bién la tie­rra de Mace­do­nia del nor­te “, seña­la Naoum Kayt­chev, repre­sen­tan­te por Bul­ga­ria en la comi­sión con­jun­ta de hechos his­tó­ri­cos y edu­ca­cio­na­les.

Por rela­to de estos y otros acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, hay un con­flic­to con Bul­ga­ria que inclu­so es más pelu­do que el con­ten­cio­so con Gre­cia. Y afec­ta, ade­más, a la cons­truc­ción de la iden­ti­dad mace­do­nia, un pro­ce­so que comen­zó a fina­les del siglo XIX con el auge de inte­lec­tua­les que rene­ga­ron de las inten­cio­nes ane­xio­nis­tas de Gre­cia, Ser­bia y Bul­ga­ria sobre esta región. Es la ver­sión acep­ta­da por los aca­dé­mi­cos mace­do­nios, cuya géne­sis la últi­ma nación que desa­rro­lló su iden­ti­dad en avis­pe­ro bal­cá­ni­co de los siglos XIX y XX.

La géne­sis moder­na

Duran­te más de cin­co siglos, el Impe­rio oto­mano rigió los Bal­ca­nes. La divi­sión social gira­ba alre­de­dor del cre­do, y los esla­vos, mayo­ri­ta­ria­men­te, eran cris­tia­nos. Has­ta el siglo XIX, reco­no­cien­do el hele­nis­mo de Ale­jan­dro el Gran­de, la reli­gión sir­vió de man­to para cubrir las nacio­nes. En aque­llos tiem­pos, inclu­so duran­te la ante­rior Impe­rio medie­val búl­ga­ro, el con­cep­to de nación no se pare­cía a lo que siglos más tar­de se iba a impo­ner como base los esta­dos-nación moder­nos. “No se pue­de redu­cir la iden­ti­dad medie­val a la iden­ti­dad búl­ga­ra con­tem­po­rá­nea. Era una iden­ti­dad esla­va medie­val, una masa cris­tia­ni­za­da. Eran esla­vos bajo el nom­bre de un reino: no creo que hubie­ra el sen­ti­mien­to de nación actual “, con­si­de­ra Kolo­zo­va, filó­so­fa de for­ma­ción.

“Las nacio­nes son cons­truc­cio­nes socia­les desa­rro­lla­das por moti­vos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. No apo­yo el con­cep­to etno­na­cio­na­lis­ta de nación … El desa­rro­llo socio­po­lí­ti­co de la Edad Media debe enten­der­se en su con­tex­to, y el actual es dife­ren­te. En el siglo XIX, los que que­rían crear un esta­do-nación bus­ca­ron lazos ante­rio­res a la inva­sión del Impe­rio oto­mano “, insis­te Petar Todo­rov, repre­sen­tan­te por Mace­do­nia en la comi­sión con­jun­ta de hechos his­tó­ri­cos y edu­ca­cio­na­les. “Luchar por Ciri­lo y Meto­dio es estú­pi­do: eran de Bizan­cio, pero fue­ron impor­tan­tes para todo el mun­do esla­vo por­que desa­rro­lla­ron su alfa­be­to. Noso­tros no deci­mos que son mace­do­nios, deci­mos que son ses­lo­vens­ki pros­ve­ti­te­li (líde­res de los esla­vos)”, aña­de.

Estos y otros líde­res y even­tos medie­va­les son impor­tan­tes para Skop­je, que des­de 2017 se reúne con Sofía para acor­dar cómo deben mos­trar al mun­do su his­to­ria en Común. Será com­pli­ca­do, sobre todo cuan­do toque adje­ti­var las figu­ras que diri­gie­ron las revuel­tas con­tra los oto­ma­nos ini­cia­das al final del siglo XIX cuan­do Mace­do­nia aún esta­ba bajo con­trol oto­mano pero Bul­ga­ria ya era inde­pen­dien­te de fac­to ¿Eran búl­ga­ros o mace­do­nios o ambas cosas? Sin duda, había un com­po­nen­te búl­ga­ro, pero fue aquí, des­de una región con­cre­ta, don­de radi­ca la géne­sis de la nación mace­do­nia. O al menos es la per­cep­ción que quie­re impo­ner Skop­je.

“La mayor par­te de la éli­te polí­ti­ca tenía una iden­ti­dad búl­ga­ra, pero a la vez se apo­ya­ba la idea regio­nal de Mace­do­nia. Se des­cri­bían como búl­ga­ros, ensal­za­ban sus estu­dios en Bul­ga­ria y muchas veces lle­ga­ban huyen­do de la repre­sión oto­ma­na, pero ellos luchar por la auto­no­mía y, más tar­de, por la inde­pen­den­cia (con la Repú­bli­ca de Kruše­vo, de diez días, duran­te las revuel­tas de Ilin­den de 1903). Por lo tan­to, eran búl­ga­ros y mace­do­nios “, expli­ca Gjor­giev.

El monu­men­to de Ilin­den, a Kruše­vo, con­me­mo­ra la revuel­ta de 1903. Dise­ña­do por Jor­dan y Iskra Gra­bul, es un ejem­plo de arqui­tec­tu­ra bru­ta­lis­ta yugos­la­va. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

A fina­les del siglo XIX, Mace­do­nia se con­vir­tió en el her­vi­de­ro de los Bal­ca­nes. Los intere­ses grie­gos, ser­bios y búl­ga­ros sobre la región no deja­ron de cre­cer con cada paso atrás de los oto­ma­nos, debi­li­da­des ya pun­to de des­apa­re­cer como impe­rio. Todo este pro­ce­so, ade­más, estu­vo domi­na­do entre bas­ti­do­res para las poten­cias occi­den­ta­les y Rusia. Den­tro de esta ecua­ción rebo­san­te de influen­cias, la Igle­sia ser­bia y la reanu­da­ción de la acti­vi­dad de la Igle­sia búl­ga­ra en 1870 juga­ron un papel deter­mi­nan­te para con­tra­rres­tar la influen­cia grie­ga y exten­der pro­pa­gan­da nacio­na­lis­ta a tra­vés de los pues­tos de tra­ba­jo y de la edu­ca­ción. Los mace­do­nios, sin igle­sia ni cen­tros edu­ca­ti­vos, se iden­ti­fi­ca­ban, mayo­ri­ta­ria­men­te, como búl­ga­ros: héroes como Goce Del­ce­vo lo rati­fi­ca­ron dece­nas de veces. “Del­ce­vo o Misir­kov cre­cie­ron como búl­ga­ros, en su casa y en el cole­gio.

En 1893 Bul­ga­ria fun­dó la Orga­ni­za­ción Inter­na Revo­lu­cio­na­ria de Mace­do­nia (VMRO), des­ti­na­da a libe­rar la región del yugo oto­mano. El obje­ti­vo de Sofía era que Mace­do­nia fue­ra una auto­no­mía den­tro de Bul­ga­ria. El de los líde­res de la VMRO, entre los que des­ta­ca­ba Del­ce­vo, no está cla­ro: se duda de si bus­ca­ban una auto­no­mía den­tro de una Gran Bul­ga­ria o la inde­pen­den­cia.

Con el paso de los años, se evi­den­cia­ron los con­flic­tos entre la VMRO y otros gru­pos mace­do­nios. Fue esci­sio­nes y voces dis­cor­dan­tes, sobre todo tras las revuel­tas fra­ca­sa­das de 1903. En San Peters­bur­go, don­de nació la corrien­te alre­de­dor de la Socie­dad Lite­ra­ria Mace­do­nia, orga­ni­za­ción que ensal­zó las dife­ren­cias entre mace­do­nios y búl­ga­ros, figu­ras como Dimi­trij Čupovs­ki habla­ban ya de inde­pen­den­cia, el mis­mo que hizo Krs­te Pet­kov Misir­kov. Ambos fue­ron esen­cia­les para el desa­rro­llo de la iden­ti­dad mace­do­nia.

El mis­mo Misir­kov, en su libro de 1903 Sobre las cues­tio­nes mace­do­nias, Apun­ta que los mace­do­nios debe­rían haber bus­ca­do un acuer­do auto­nó­mi­co con el Impe­rio oto­mano que les per­mi­tie­ra des­pe­gar cul­tu­ral­men­te. Des­con­fia­ba de los intere­ses inter­na­cio­na­les que más tar­de, en 1913, des­me­nu­zar Mace­do­nia en tres par­tes. Sin embar­go, reco­no­ce que el movi­mien­to nacio­nal mace­do­nio y su inci­pien­te esta­tus iden­ti­ta­rio fue ayu­da­do por la com­pe­ti­ción entre Gre­cia, Bul­ga­ria y Ser­bia. “Estoy de acuer­do”, dice un siglo des­pués Dimi­trovs­ki, quien ade­más de ex direc­tor de Fokus es repre­sen­tan­te de la peque­ña for­ma­ción polí­ti­ca Unión Demo­crá­ti­ca.

El Puen­te de Pie­dra, en Skop­je, un lega­do de la épo­ca oto­ma­na. /​Ima­gen: Miguel Fer­nán­dez Ibá­ñez

En 1913, tras la derro­ta búl­ga­ra en las gue­rras de los Bal­ca­nes, se acep­tó la par­ti­ción de Mace­do­nia: Gre­cia ocu­pó 34.600 km2 del Sur que le per­mi­tie­ron asen­tar­se hay grie­gos pro­ce­den­tes de Anato­lia; Ser­bia obtu­vo 26.776 km2 de la par­te sep­ten­trio­nal, y Bul­ga­ria, como per­de­do­ra, con­tro­ló una par­te míni­ma del este, la región del Pirin, de 6.789 km 2 . Son casi las fron­te­ras actua­les, con la excep­ción de que la enton­ces par­te ser­bia es hoy la Repú­bli­ca de Mace­do­nia del Nor­te.

Mace­do­nia duran­te la Yugos­la­via de Tito

El perio­do de entre­gue­rras fue un momen­to de ismos: Los anar­quis­mos y los comu­nis­mos enfren­ta­ban a los fas­cis­mos, y el movi­mien­to nacio­nal mace­do­nio, como toda Euro­pa, se divi­dió más. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, ayu­dó a la cau­sa nacio­nal el triun­fo a los Bal­ca­nes del comu­nis­mo, el cual, siguien­do el con­cep­to de nación de Sta­lin, ante­rior­men­te había reco­no­ci­do la iden­ti­dad de pue­blo mace­do­nio. Bul­ga­ria, que había apo­ya­do a los nazis, no se opu­so a esta reali­dad: en los cen­sos de 1946 y 1956 la mayo­ría de la pobla­ción del Pirin se decla­ró mace­do­nia.

Kayt­chev defien­de el gobierno búl­ga­ro: “Sería como si el Par­ti­do Comu­nis­ta fran­cés hubie­ra deci­di­do para sus pro­pios intere­ses que los vas­cos de nor­te o vas­co­fran­ce­ses eran otra etnia”, y aña­de que “des­pués de 1944 los par­ti­dos comu­nis­tas obtu­vie­ron el poder en ambos paí­ses, Bul­ga­ria y Yugos­la­via, y comen­za­ron a imple­men­tar por la fuer­za una polí­ti­ca de mace­do­nitza­ció “.

Más entra­da la segun­da mitad de siglo XX, sin embar­go, los mace­do­nios fue­ron repri­mi­dos y /​o asi­mi­la­dos por Gre­cia y Bul­ga­ria. Esta últi­ma cam­bió su polí­ti­ca con la lle­ga­da al poder de Todor Jiv­kov: ya no se reco­no­ce­ría los mace­do­nios. En Yugos­la­via, entre otras razo­nes por la his­tó­ri­ca ene­mis­tad con Sofía, se pro­mo­vió el arran­que cul­tu­ral de Mace­do­nia, que en 1946 se con­vir­tió en repú­bli­ca y el 1991, sin gue­rra, obtu­vo la inde­pen­den­cia.

Duran­te este casi medio siglo, Bel­gra­do pro­mo­vió la iden­ti­dad mace­do­nia. En 1967 esta­ble­ció la Igle­sia auto­cé­fa­la de Mace­do­nia. Y antes, el 1944 – 1945, había codi­fi­ca­do la len­gua mace­do­nia sobre la base de los dia­lec­tos de las regio­nes de Bito­la-Ohrid y Velas-Pri­lep del que habla­ba Misir­kov. Des­de la pers­pec­ti­va de Bul­ga­ria, el obje­ti­vo de Tito era des­bul­ga­ritzar los mace­do­nios: enro­ca­da, Sofía aun­que ase­gu­ra que el mace­do­nio es un dia­lec­to del búl­ga­ro.

“Es una humi­lla­ción abso­lu­ta que nues­tra len­gua, rica en tra­di­ción escri­ta, se con­si­de­re infe­rior o un dia­lec­to: el pro­ble­ma es mayor con Bul­ga­ria, pero estas ten­den­cias tam­bién exis­ten en menor medi­da a Ser­bia”, reco­no­ce Kris­ti­na Velevs­ka, filó­lo­ga en len­guas sur ‑esla­ves y mace­do­nio y edi­to­ra en anto­lo­gía Publis­hing Hou­se, quien, en cla­ve lin­güís­ti­ca, recha­za que su pue­blo sea una crea­ción arti­fi­cial de Tito: “La influen­cia del ser­bio no debe extra­ñar. Pri­me­ro, las dos len­guas tie­nen el mis­mo ori­gen, por lo que las simi­li­tu­des son inevi­ta­bles. Segun­do, las len­guas que están en con­tac­to cer­cano, de mane­ra inevi­ta­ble, desa­rro­llan y toman pres­ta­do par­te del léxi­co”.

La filó­lo­ga, men­cio­nan­do los tra­ba­jos de Misir­kov, recuer­da que estas len­guas com­par­ten una mis­ma géne­sis: son sur-esla­vas. “El ser­bio es sin­té­ti­co, y el mace­do­nio y el búl­ga­ro son ana­lí­ti­cos”, aña­de. Ade­más, es impor­tan­te tener en cuen­ta que estas pala­bras de supues­to ori­gen o uso común ser­bio bien podrían ser com­par­ti­das por los pue­blos esla­vos: la apro­pia­ción de la his­to­ria y la len­gua tie­nen rela­ción con el poder. Sin embar­go, Dimi­trovs­ki sí cree que hubo un pro­ce­so de des­bul­ga­ritza­ció: “Se recha­za­ban pala­bras que eran nues­tras sólo por ser de uso común en Bul­ga­ria». Este pro­ce­so, sin embar­go, no ha impe­di­do la influen­cia his­tó­ri­ca se refle­je en los dife­ren­tes dia­lec­tos: el del este es más cer­cano al búl­ga­ro, el de nor­te usa más pala­bras ser­bias, y el del sur­oes­te, la región de Bito­la y Ohrid, usa pala­bras tur­cas comoç akmak (meche­ro ‘). Esto es Mace­do­nia, país envuel­to en su dina­mis­mo his­tó­ri­co.

La inde­pen­den­cia

“En algu­nos casos, por la nece­si­dad puris­ta de huir de la influen­cia ser­bia, muchas pala­bras son tra­ta­das como ser­bias y no son acep­ta­das en mace­do­nio. Le pon­go un ejem­plo: la pala­bra ланец (pato, que sig­ni­fi­ca ‘cade­na’) es común en mace­do­nio, pero no es acep­ta­da; en cam­bio, la pala­bra синџир (Sind­jar), que es de ori­gen tur­co, sí lo es “. Los ejem­plos de Velevs­ka sir­ven para mos­trar uno de los cam­bios de rum­bo que lle­vó la inde­pen­den­cia de 1991: el rece­lo cre­cien­te hacia Ser­bia y el coque­teo con Bul­ga­ria.

Curio­sa­men­te, Bul­ga­ria fue el pri­mer país en reco­no­cer la Mace­do­nia inde­pen­dien­te, aun­que toda­vía con­si­de­ra el mace­do­nio como un dia­lec­to del búl­ga­ro. En este cuar­to de siglo, Sofía ha sido el alia­do prin­ci­pal de Skop­je: los años 90, cuan­do Gre­cia impu­so un embar­go por la dispu­ta del nom­bre que se resol­vió el 2018 – 19, fue su úni­ca sali­da comer­cial. Influi­do por el jue­go polí­ti­co, este embar­go no hizo sino ener­var un pue­blo que comen­zó a escu­char­se más esta rela­ción con Ale­jan­dro Magno. For­ma, el “somos esla­vos” de Gli­go­rov comen­za­ba a diluir­se en un mar de con­fu­sio­nes, de dis­cur­sos polí­ti­cos anta­gó­ni­cos que, depen­dien­do de momen­to, se acer­ca­ban o se ale­ja­ban de Ser­bia e Bul­ga­ria: Ljub­co Geor­gievs­ki, exlí­der del par­ti­do nacio­na­lis­ta mace­do­nio VMRO-DPMNE y pri­mer minis­tro mace­do­nio entre 1998 y 2002.,

Has­ta 1995, el embar­go grie­go fue la cau­sa prin­ci­pal a Mace­do­nia. “Todo fue pla­nea­do por ser­vi­cios de inte­li­gen­cia extran­je­ros: Milo­se­vic no que­ría que Mace­do­nia se sepa­ra­ra de Yugos­la­via. Hablan­do del pro­ble­ma: la ban­de­ra mace­do­nia con el sím­bo­lo (grie­go) del Sol de Ver­gi­na no era cono­ci­da aquí. Enton­ces la gen­te no para­ba mucha aten­ción a la his­to­ria, pero como Gre­cia nos blo­quea­ba, los par­ti­dos polí­ti­cos se pusie­ron de acuer­do para adop­tar la ban­de­ra con el Sol de Ver­gi­na. Fue una estu­pi­dez. No digo que Gre­cia no nos hubie­ra blo­quea­do sin esta cau­sa, pero ayu­dó a que dije­ran que tenía­mos aspi­ra­cio­nes terri­to­ria­les “, recuer­da Dimi­trovs­ki, cuyas pala­bras siguen la línea de Geor­gievs­ki.

En 1993, para acce­der a la ONU y esqui­var la opo­si­ción grie­ga, Mace­do­nia aña­dió la des­crip­ción “Anti­gua Repú­bli­ca Yugos­la­va de” a su nom­bre ofi­cial den­tro de la orga­ni­za­ción. En 1995, para levan­tar el embar­go, va modi­fi­car su ban­de­ra: reti­ró su Sol de Ver­gi­na y renun­ció a cual­quier aspi­ra­ción terri­to­rial sobre la región grie­ga homó­ni­ma. A pesar de ello, Gre­cia en con­ti­nuó blo­quean­do la inte­gra­ción en la OTAN y la UE inclu­so el 2019, cuan­do le dio luz ver­de a la OTAN. Así, el con­flic­to más impor­tan­te de Mace­do­nia des­de su inde­pen­den­cia pare­ce que se está aca­ban­do. Que­dan unos fle­cos que solu­cio­nar los acto­res inter­na­cio­na­les que han pro­mo­vi­do este cam­bio (la UE y Esta­dos Uni­dos). Des­pués, en una cau­sa más com­pro­me­ti­da, toca­rá resol­ver el con­flic­to iden­ti­ta­rio con Bul­ga­ria. enton­ces,

La segre­ga­ción alba­nés-mace­do­nio

Como mues­tra de la com­ple­ji­dad de este país, en Mace­do­nia no hay una iden­ti­dad que englo­ba todos los pue­blos: hay alba­ne­ses, mace­do­nios y varias mino­rías. La divi­sión se refle­ja en una segre­ga­ción extre­ma. A Skop­je, en un ejem­plo reco­rrien­do el país, mace­do­nios y alba­ne­ses rara vez se aven­tu­ran en los barrios de mayo­ría opues­ta. Este pro­ce­so de divi­sión comien­za en las aulas esco­la­res, con padres que no quie­ren la inte­gra­ción para los hijos, y con­ti­núa en tele­vi­sio­nes, perió­di­cos, char­cu­te­rías, res­tau­ran­tes y par­ti­dos polí­ti­cos.

“La gen­te empe­zó a hablar de la iden­ti­dad mace­do­nia como for­ma de leal­tad al Esta­do, no como algo étni­co, pero no fun­cio­nó. Y soy escép­ti­co: los alba­ne­ses no sen­ti­rán esta leal­tad, siem­pre des­ta­can que son alba­ne­ses. En el depor­te vemos este nacio­na­lis­mo: en nues­tro equi­po nacio­nal [los alba­ne­ses] no can­tan el himno por­que no son lla­ma­dos “, recuer­da Dimi­trovs­ki. “Geor­gievs­ki inten­tó intro­du­cir esta idea de iden­ti­dad mace­do­nia, lo pro­pu­so a los alba­ne­ses, pero se veía como una idea nacio­na­lis­ta que ten­día a la asi­mi­la­ción. No fun­cio­nó: los alba­ne­ses quie­ren que se reco­noz­can las dife­ren­cias, su iden­ti­dad “, reco­no­ce Kolo­zo­va.

Mace­do­nia no tie­ne una iden­ti­dad común, no se ha con­ver­ti­do en el nexo entre el mun­do esla­vo y el alba­nés, y cada día aumen­ta la segre­ga­ción. Como con­tex­to, en los años 90, den­tro de una vorá­gi­ne nacio­na­lis­ta, los esla­vos opri­mie­ron los alba­ne­ses. Des­pués, la gue­rri­lla alba­ne­sa del UÇK, con el apo­yo de la OTAN, pro­ta­go­ni­zó un con­flic­to de baja inten­si­dad a Mace­do­nia. Duró un año. En 2001, acuer­dos de Ohrid aca­ba­ron con los enfren­ta­mien­tos y entre­ga­ron los alba­ne­ses dere­chos edu­ca­ti­vos y cuo­tas de repre­sen­ta­ción en la Admi­nis­tra­ción. Una des­cen­tra­li­za­ción que está en línea con sus intere­ses. Des­de enton­ces, por ren­cor, y por la influen­cia de polí­ti­cos esla­vos y alba­ne­ses que se nutren de la sepa­ra­ción, los alba­ne­ses han uti­li­za­do esta des­cen­tra­li­za­ción para ale­jar­se de los mace­do­nios, que tam­po­co hacen nada para atraer a los alba­ne­ses.

Ven­ce­do­res de las gue­rras de los 90 a los Bal­ca­nes, los alba­ne­ses suman el 25% de la pobla­ción de Mace­do­nia, aun­que el últi­mo cen­so es de 2002. Se esti­ma que en el futu­ro podrían equi­pa­rar­se en volu­men pobla­cio­nal los mace­do­nios. En un país que sufre una cri­sis pobla­cio­nal, una tasa de nata­li­dad baja y una emi­gra­ción ele­va­da, los alba­ne­ses cuen­tan con el apo­yo de una diás­po­ra fuer­te y de dos esta­dos veci­nos: Alba­nia y Koso­vo. Ante tal situa­ción, no son pocos los que temen el pro­yec­to de la Gran Alba­nia, que agru­pa­ría Koso­vo e la par­te alba­ne­sa de Mace­do­nia. Pero de momen­to, no es rea­lis­ta: los polí­ti­cos tie­nen en el sis­te­ma actual un engra­na­je per­fec­to para su estruc­tu­ra clien­te­lar. La socie­dad, sin opor­tu­ni­da­des, se ha acos­tum­bra­do a este jue­go. Aun­que, en el pla­zo de medio siglo, los Bal­ca­nes, y más en Mace­do­nia, todo pue­de cam­biar. Ante esta coyun­tu­ra, Dimi­trovs­ki sólo ve una solu­ción: “Mace­do­nia es un esta­do bièt­ni­co, con otras mino­rías. No digo que los alba­ne­ses nun­ca acep­ta­rán una iden­ti­dad mace­do­nia, pero depen­de­rá de que sea­mos un Esta­do fun­cio­nal: si Mace­do­nia da mucho, ellos que­rrán que­dar­se “.

Miguel Fer­nán­dez Iba­ñez.

Fuen­te: www​.natio​na​lia​.info

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: