En Hon­du­ras los niños y niñas des­apa­re­cen

Heidy Dávi­la /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​12 de mar­zo de 2020

Lizeth Coello, de la Coor­di­na­do­ra de Ins­ti­tu­cio­nes Pri­va­das Pro las Niñas, Niños, Jóve­nes, Ado­les­cen­tes y sus Dere­chos, (Coipro­den), expre­só que la des­apa­ri­ción de niños y niñas es algo que ha esta­do ocu­rrien­do en el país des­de hace muchos años pero que es nece­sa­rio man­te­ner el tema en agen­da públi­ca para tra­tar de dar una solu­ción.

Coello expli­ca las cau­sas de la des­apa­ri­cio­nes, entre ellas que están sien­do secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos y las denun­cias son solo un refle­jo de lo que la orga­ni­za­ción había des­ta­ca­do des­de hace tiem­po y aún no hay una res­pues­ta con­tun­den­te, sino que se actúa de for­ma reac­ti­va y dis­fun­cio­nal.

Aña­dió que lamen­ta­ble­men­te se está reac­cio­nan­do de mane­ra emer­gen­te como en el caso de la migra­ción, en la que se vie­ron invo­lu­cra­dos tan­tos miles de niños y niñas.

«Pri­me­ro res­pon­de­mos como emer­gen­cia “a lo ton­to”, las medi­das de emer­gen­cia no resuel­ven ni con­tri­bu­yen sus­tan­cial­men­te y segun­do, que pasan de moda, no se ins­ti­tu­cio­na­li­zan, enton­ces en este momen­to sabe­mos que hay esfuer­zos des­de la Direc­ción de la Niñez, Ado­les­cen­cia y Fami­lia, (DINAF), par­ti­cu­lar­men­te en este tema, pero la ins­ti­tu­ción sola no es posi­ble, nece­si­ta arti­cu­lar­se con el res­to de ins­tan­cias invo­lu­cra­das en el tema», agre­gó.

En abril del 2016 se imple­men­tó el Sis­te­ma de Aler­ta Tem­pra­na, AMBER, en Hon­du­ras, que bus­ca que a tra­vés de Orga­ni­za­cio­nes no Guber­na­men­ta­les, socie­dad civil, medios de comu­ni­ca­ción y otros, aler­ten sobre los casos para impul­sar las bús­que­das con el fin de garan­ti­zar la inte­gri­dad.

En 2019 el Sub­co­mi­sio­na­do Serrano Torres , infor­mó sobre 400 denun­cias de niñas y niños des­apa­re­ci­dos. Mien­tras que en el 2020 se repor­tan al menos cin­co casos y múl­ti­ples denun­cias a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción y redes socia­les sobre inten­tos de secues­tro.

La doc­to­ra Coello dijo que “la edad es, inclu­so niñas de 16 y 17, y un pro­ble­ma que tene­mos es la tra­ta de per­so­nas… don­de las prin­ci­pa­les víc­ti­mas son las muje­res, tam­bién hay niños efec­ti­va­men­te en con­di­ción de bebe­ci­tos”.

«Con­si­de­ran­do que los niños y niñas repre­sen­tan uno de las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles en todas las con­di­cio­nes, deben ser pro­te­gi­dos des­de la fami­lia, la escue­la y el Esta­do, de don­de se deben res­ca­tar los pre­su­pues­tos de este país de mane­ra prio­ri­ta­ria para garan­ti­zar sus dere­chos huma­nos», des­ta­có.

A pesar que las auto­ri­da­des del Esta­do aumen­tan los por­cen­ta­jes de segu­ri­dad, no res­pon­den a las vul­ne­ra­bi­li­da­des de las pobla­cio­nes dejan­do a los ciu­da­da­nos en inde­fen­sión mien­tras otor­ga más opor­tu­ni­da­des de impu­ni­dad en los acto­res delic­ti­vos.

En la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Hon­du­ras en el Art. 126 reza que “Todo niño debe en cual­quier cir­cuns­tan­cia, figu­rar entre los pri­me­ros que reci­ban auxi­lio, pro­tec­ción y soco­rro”.

Pasos de Ani­mal Gran­de*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: