En Hon­du­ras los niños y niñas des­apa­re­cen

Heidy Dávi­la /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de mar­zo de 2020

Lizeth Coello, de la Coor­di­na­do­ra de Ins­ti­tu­cio­nes Pri­va­das Pro las Niñas, Niños, Jóve­nes, Ado­les­cen­tes y sus Dere­chos, (Coipro­den), expre­só que la des­apa­ri­ción de niños y niñas es algo que ha esta­do ocu­rrien­do en el país des­de hace muchos años pero que es nece­sa­rio man­te­ner el tema en agen­da públi­ca para tra­tar de dar una solu­ción.

Coello expli­ca las cau­sas de la des­apa­ri­cio­nes, entre ellas que están sien­do secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos y las denun­cias son solo un refle­jo de lo que la orga­ni­za­ción había des­ta­ca­do des­de hace tiem­po y aún no hay una res­pues­ta con­tun­den­te, sino que se actúa de for­ma reac­ti­va y dis­fun­cio­nal.

Aña­dió que lamen­ta­ble­men­te se está reac­cio­nan­do de mane­ra emer­gen­te como en el caso de la migra­ción, en la que se vie­ron invo­lu­cra­dos tan­tos miles de niños y niñas.

«Pri­me­ro res­pon­de­mos como emer­gen­cia “a lo ton­to”, las medi­das de emer­gen­cia no resuel­ven ni con­tri­bu­yen sus­tan­cial­men­te y segun­do, que pasan de moda, no se ins­ti­tu­cio­na­li­zan, enton­ces en este momen­to sabe­mos que hay esfuer­zos des­de la Direc­ción de la Niñez, Ado­les­cen­cia y Fami­lia, (DINAF), par­ti­cu­lar­men­te en este tema, pero la ins­ti­tu­ción sola no es posi­ble, nece­si­ta arti­cu­lar­se con el res­to de ins­tan­cias invo­lu­cra­das en el tema», agre­gó.

En abril del 2016 se imple­men­tó el Sis­te­ma de Aler­ta Tem­pra­na, AMBER, en Hon­du­ras, que bus­ca que a tra­vés de Orga­ni­za­cio­nes no Guber­na­men­ta­les, socie­dad civil, medios de comu­ni­ca­ción y otros, aler­ten sobre los casos para impul­sar las bús­que­das con el fin de garan­ti­zar la inte­gri­dad.

En 2019 el Sub­co­mi­sio­na­do Serrano Torres , infor­mó sobre 400 denun­cias de niñas y niños des­apa­re­ci­dos. Mien­tras que en el 2020 se repor­tan al menos cin­co casos y múl­ti­ples denun­cias a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción y redes socia­les sobre inten­tos de secues­tro.

La doc­to­ra Coello dijo que “la edad es, inclu­so niñas de 16 y 17, y un pro­ble­ma que tene­mos es la tra­ta de per­so­nas… don­de las prin­ci­pa­les víc­ti­mas son las muje­res, tam­bién hay niños efec­ti­va­men­te en con­di­ción de bebe­ci­tos”.

«Con­si­de­ran­do que los niños y niñas repre­sen­tan uno de las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles en todas las con­di­cio­nes, deben ser pro­te­gi­dos des­de la fami­lia, la escue­la y el Esta­do, de don­de se deben res­ca­tar los pre­su­pues­tos de este país de mane­ra prio­ri­ta­ria para garan­ti­zar sus dere­chos huma­nos», des­ta­có.

A pesar que las auto­ri­da­des del Esta­do aumen­tan los por­cen­ta­jes de segu­ri­dad, no res­pon­den a las vul­ne­ra­bi­li­da­des de las pobla­cio­nes dejan­do a los ciu­da­da­nos en inde­fen­sión mien­tras otor­ga más opor­tu­ni­da­des de impu­ni­dad en los acto­res delic­ti­vos.

En la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Hon­du­ras en el Art. 126 reza que “Todo niño debe en cual­quier cir­cuns­tan­cia, figu­rar entre los pri­me­ros que reci­ban auxi­lio, pro­tec­ción y soco­rro”.

Pasos de Ani­mal Gran­de*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *