El femi­nis­mo pales­tino como una lucha anti­co­lo­nial – La otra Anda­lu­cía

Las muje­res pales­ti­nas sos­tie­nen dos luchas esen­cia­les para su pue­blo: rei­vin­di­can igual­dad en sus dere­chos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les y, ade­más, defien­den sus liber­ta­des fun­da­men­ta­les en un con­tex­to colo­nial de apartheid.

Las muje­res pales­ti­nas son fun­da­men­ta­les en la his­to­ria de la lucha del pue­blo pales­tino por su libe­ra­ción fren­te a una lar­ga y pro­lon­ga­da ocu­pa­ción mili­tar por par­te del Esta­do de Israel, que roba impu­ne­men­te sus tie­rras, sus aguas, sus ali­men­tos, sus for­mas de vida y sus cul­tu­ras, ins­tau­ran­do un con­tex­to colo­nial de apartheid cri­mi­nal y geno­ci­da. Ellas son invi­si­bles a pesar de ser las que sos­tie­nen dos luchas esen­cia­les, igual­dad en sus dere­chos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les y, ade­más, sus dere­chos de auto­de­ter­mi­na­ción y liber­ta­des fun­da­men­ta­les en el con­tex­to colo­nial de apartheid. Es por ello que la rela­ción entre la libe­ra­ción nacio­nal y la libe­ra­ción de las muje­res es impul­sa­da por el Movi­mien­to de Muje­res Pales­ti­nas actual­men­te, no sin arduas y pací­fi­cas pro­tes­tas, uti­li­zan­do una varie­dad de méto­dos para denun­ciar las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, exi­gien­do res­pon­sa­bi­li­da­des median­te pro­tes­tas pací­fi­cas sema­na­les, inves­ti­gan­do y denun­cian­do, ade­más de ser for­ta­le­ce­do­ras comu­ni­ta­rias y cla­ves en la per­vi­ven­cia de la memo­ria viva que sos­tie­ne al pue­blo pales­tino.

Al igual que los hom­bres, ellas son some­ti­das a deten­cio­nes, tor­tu­ras, encar­ce­la­mien­tos sin jui­cios ni car­gos y son ase­si­na­das en fla­gran­te vio­la­ción al dere­cho inter­na­cio­nal por el sólo hecho de ser pales­ti­nas, crí­me­nes que Israel bus­ca ocul­tar muchas veces bajo cam­pa­ñas como el pink­wa­shing, o la ima­gen de que es una demo­cra­cia que tam­bién da espa­cio para que las muje­res dis­fru­ten de las mis­mas liber­ta­des que los hom­bres.

Los sis­te­mas de opre­sión que sufren las muje­res pales­ti­nas están entre­la­za­dos con la vio­len­cia que ejer­ce el Esta­do de Israel y sus con­se­cuen­cias en el patriar­ca­do pales­tino. Son cons­cien­tes de que no podrán con­se­guir igual­dad de dere­chos socia­les y polí­ti­cos res­pec­to de los hom­bres si no se libe­ran ade­más de la opre­sión que ejer­ce el Esta­do de Israel con­tra toda la pobla­ción pales­ti­na. El pro­yec­to sio­nis­ta que se ori­gi­nó en el siglo 19, pri­me­ro con los misio­ne­ros cris­tia­nos y lue­go con la ideo­lo­gía de la supre­ma­cía judía desa­rro­lla­da por Herzl, se basa en la mis­ma narra­ti­va de supe­rio­ri­dad racial que se uti­li­zó por las poten­cias euro­peas para jus­ti­fi­car la colo­ni­za­ción en todo el mun­do. Bajo el sis­te­ma de colo­ni­za­ción y de apartheid israe­lí, los terri­to­rios pales­ti­nos están com­ple­ta­men­te sepa­ra­dos unos de otros, segre­gan­do las comu­ni­da­des y en muchos casos tam­bién sepa­ran­do fami­lias, lo que pro­du­ce una socie­dad frag­men­ta­da en dis­tin­tos terri­to­rios y dife­ren­tes estra­tos socia­les. Esta par­ce­la­ción tie­ne un efec­to espe­cí­fi­co sobre la vida de las muje­res por­que al estar igual­men­te vul­ne­ra­das con la vio­len­cia mili­tar y segre­ga­ción racial de Israel, se refuer­zan los com­por­ta­mien­tos patriar­ca­les de su socie­dad, refle­ja­dos en el con­trol que ejer­cen los hom­bres sobre la vida de las muje­res, muchas veces expli­ca­do como for­ma de pro­tec­ción.

El Esta­do de Israel, a su vez, explo­ta este mode­lo patriar­cal a su favor, ya sea en inte­rro­ga­cio­nes con ame­na­zas y tor­tu­ras para obte­ner infor­ma­ción de los dete­ni­dos, o bien ejer­cien­do una vio­len­cia con­tra las muje­res espe­cí­fi­ca­men­te en base a su géne­ro. Según la orga­ni­za­ción para los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos pales­ti­nos, Adda­meer, en los últi­mos 50 años se han arres­ta­do o dete­ni­do alre­de­dor de 10.000 muje­res. Al igual que sus com­pa­ñe­ros, las muje­res son encar­ce­la­das prohi­bién­do­les reci­bir visi­tas de sus fami­lias, en vio­la­ción a la Cuar­ta Con­ven­ción de Gine­bra, y la mayo­ría son some­ti­das a agre­sio­nes espe­cí­fi­cas en base a la vio­len­cia de géne­ro, como tor­tu­ras, gol­pes, insul­tos, ame­na­zas, regis­tros cor­po­ra­les veja­to­rios y aco­so sexual. Y al igual que sus com­pa­ñe­ros, en su mayo­ría son dete­ni­das bajo lo que Israel deno­mi­na “deten­ción admi­nis­tra­ti­va”, es decir, un sis­te­ma de encar­ce­la­mien­to don­de no se impu­tan car­gos ni se lle­van a cabo jui­cios, y por perío­dos de seis meses que pue­den reno­var­se por un tiem­po inde­ter­mi­na­do de veces.

Al igual que los hom­bres, las muje­res pales­ti­nas son per­se­gui­das por Israel por el sim­ple hecho de expre­sar sus opi­nio­nes en las redes socia­les, como el caso famo­so de Dareen Tatour. Esta poe­ta pales­ti­na fue sen­ten­cia­da a casi tres años de arres­to domi­ci­lia­rio y lue­go 5 meses en la cár­cel por escri­bir un poe­ma lla­man­do a su pue­blo a resis­tir­se al régi­men de Israel. En este caso, Tatour uti­li­zó las pala­bras como par­te de un movi­mien­to nacio­nal de resis­ten­cia no-vio­len­ta que desa­fía las injus­ti­cias que se nie­gan a acep­tar. Ejem­plos de muje­res como ella hay muchí­si­mos, como las muje­res de la fami­lia Tami­mi en Nabi Saleh, que salen a las afue­ras de la aldea a mani­fes­tar­se de mane­ra no-vio­len­ta con­tra el robo de sus tie­rras para una colo­nia que le ha roba­do el manan­tial que les pro­veía de agua a la comu­ni­dad. Ahed Tami­mi, con sólo 17 años, fue encar­ce­la­da por 8 meses bajo car­gos fal­sos des­pués de bofe­tear a un sol­da­do en una de las mani­fes­ta­cio­nes, un sol­da­do del ejér­ci­to israe­lí que había ase­si­na­do a varios parien­tes de su fami­lia y deja­do a su pri­mo con una defor­ma­ción cra­neal seve­ra. Otro caso de las muje­res en pri­sión es la legis­la­do­ra Kha­le­da Jarrar, que ha sido encar­ce­la­da por lar­gos perío­dos sin car­gos ni jui­cios al menos tres veces des­de el año 2015. La per­se­cu­ción sis­te­má­ti­ca de Israel es una tác­ti­ca que bus­ca aplas­tar toda for­ma de resis­ten­cia no-vio­len­ta de muje­res y hom­bres pales­ti­nos que se man­tie­nen deter­mi­na­dos a luchar has­ta que se res­pe­ten sus dere­chos huma­nos bási­cos.

Es nece­sa­rio com­pren­der que la bru­tal vio­len­cia del Esta­do de Israel tie­ne con­se­cuen­cias nefas­tas al inte­rior de la socie­dad pales­ti­na. La nece­si­dad impe­ran­te de tra­ba­jar en la resis­ten­cia, ha cau­sa­do muchas veces que den­tro de la socie­dad pales­ti­na se igno­ren los femi­ni­ci­dios de muje­res y niñas, con­si­de­rán­do­los como casos inde­pen­dien­tes de vio­len­cia fami­liar y no como par­te de un entra­ma­do social de estruc­tu­ra patriar­cal. Esta com­pli­ci­dad es apo­ya­da por ins­ti­tu­cio­nes corrup­tas o espa­cios polí­ti­cos típi­ca­men­te domi­na­dos por hom­bres que no con­si­de­ran que la lucha de las muje­res sea tan impor­tan­te como la libe­ra­ción nacio­nal fren­te a la colo­ni­za­ción de Israel. Sin embar­go, a pesar de que las muje­res han sido par­te cru­cial de la lucha por la libe­ra­ción de su pue­blo des­de comien­zos de la colo­ni­za­ción sio­nis­ta, se les da poco o nin­gún reco­no­ci­mien­to a los esfuer­zos que han hecho y cómo han adap­ta­do su lucha duran­te dis­tin­tos perío­dos, no sólo por su libe­ra­ción a nivel nacio­nal sino tam­bién en base a sus nece­si­da­des espe­cí­fi­cas como muje­res.

El femi­nis­mo que se va desa­rro­llan­do en Pales­ti­na, tie­ne las carac­te­rís­ti­cas pro­pias de una lucha anti­co­lo­nial que bus­ca poner fin a la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra las muje­res al mis­mo tiem­po que aca­bar con la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia israe­lí ejer­ci­da con­tra muje­res y hom­bres pales­ti­nos por el solo hecho de ser pales­ti­nos. No se pue­den seguir igno­ran­do los casos de vio­len­cia y femi­ni­ci­dio en nom­bre de una libe­ra­ción nacio­nal. Las muje­res pales­ti­nas some­ti­das a la vio­len­cia domés­ti­ca por sus fami­lia­res sufren el mis­mo dolor que las muje­res pales­ti­nas tor­tu­ra­das por la poli­cía mili­ta­ri­za­da de Israel. Los femi­ni­ci­dios como el caso de Israa Ghra­yeb son tan repu­dia­bles como los ase­si­na­tos de muje­res como Raz­zan Annaj­jar, ase­si­na­da por el ejér­ci­to israe­lí en la Gran Mar­cha del Retorno a Gaza mien­tras sal­va­ba las vidas de los mani­fes­tan­tes.

Como ocu­rre bajo todo régi­men colo­nial, la des­truc­ción que pro­vo­ca la vio­len­cia de Israel den­tro de la comu­ni­dad pales­ti­na muchas veces es la cau­sa de que se repli­quen las mis­mas for­mas de vio­len­cia, en este caso de hom­bres hacia muje­res, y por esta razón es un deber de toda la socie­dad pales­ti­na tra­ba­jar para ter­mi­nar en su con­jun­to con su pro­pio sis­te­ma patriar­cal al mis­mo tiem­po que exi­gir a Israel que res­pe­te sus dere­chos huma­nos. Como las acti­vis­tas de Tali’at lo defi­nen, la úni­ca for­ma de poner fin a la devas­ta­do­ra reali­dad sufri­da por el pue­blo pales­tino es tra­ba­jar des­de un femi­nis­mo soli­da­rio para ter­mi­nar con la frag­men­ta­ción social y cons­truir un movi­mien­to de libe­ra­ción igua­li­ta­rio.

Es por todo ello que des­de el movi­mien­to BDS de Gra­na­da segui­re­mos defen­dien­do el boi­cot al Esta­do sio­nis­ta de Israel, y rei­vin­di­ca­mos que res­pe­te el Dere­cho Inter­na­cio­nal, res­pe­te el dere­cho de retorno de las y los refu­gia­dos pales­ti­nos, pon­ga fin a la colo­ni­za­ción de tie­rras pales­ti­nas, des­man­te­le el muro del Apartheid, y res­pe­te los dere­chos de las y los pales­ti­nos con igual­dad a los israe­líes. De esta for­ma, tra­ba­jan­do jun­tas para poner fin a esta injus­ti­cia racis­ta e his­tó­ri­ca con­tra todo el pue­blo pales­tino, per­mi­ti­re­mos que el tra­ba­jo de las muje­res pales­ti­nas por sus pro­pios dere­chos den­tro de su socie­dad sea más via­ble.

Por: CLAUDIA YARUR THYS, PLATAFORMA BDS GRANADA

Refe­ren­tes:

Infor­me sobre muje­res pales­ti­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos: https://​www​.voces​de​fen​so​ras​.org/​t​e​r​r​i​t​o​r​i​o​s​/​e​l​-​c​u​e​r​p​o​-​y​-​l​a​-​v​oz/

Ramzy Baroud, artícu­lo sobre Israa Ghra­yeb https://​www​.ramzy​ba​roud​.net/​i​s​r​a​a​-​g​h​r​a​y​e​b​s​-​h​o​n​o​r​-​k​i​l​l​i​n​g​-​s​h​o​u​l​d​-​b​e​-​o​u​r​-​w​a​k​e​-​u​p​-​c​a​ll/

Adda­meer — muje­res pri­sio­ne­ras polí­ti­cas: http://​www​.adda​meer​.org/​t​h​e​_​p​r​i​s​o​n​e​r​s​/​w​o​men

Movi­mien­to femi­nis­ta Tali’at: https://​mada​masr​.com/​e​n​/​2​0​1​9​/​1​0​/​2​6​/​o​p​i​n​i​o​n​/​p​o​l​i​t​i​c​s​/​t​a​l​i​a​t​-​p​u​t​t​i​n​g​-​f​e​m​i​n​i​s​m​-​a​t​-​t​h​e​-​c​e​n​t​e​r​-​o​f​-​p​a​l​e​s​t​i​n​i​a​n​-​l​i​b​e​r​a​t​i​on/

Dareen Tatour: https://​www​.alja​zee​ra​.com/​n​e​w​s​/​2​0​1​8​/​0​7​/​d​a​r​e​e​n​-​t​a​t​o​u​r​-​s​e​n​t​e​n​c​e​d​-​m​o​n​t​h​s​-​p​r​i​s​o​n​-​p​o​e​m​-​1​8​0​7​3​1​0​8​4​2​1​5​8​9​3​.​h​tml

Fuen­te: www​.elsal​to​dia​rio​.com

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *