Cuba. Los logros de las muje­res en Revo­lu­ción

Por Ania Terre­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 12 de mar­zo de 20202

Cuba tie­ne muchas bata­llas gana­das si de igual­dad de géne­ro se tra­ta. Con el tra­ba­jo de orga­ni­za­cio­nes como la Fede­ra­ción de Muje­res Cuba­nas (FMC), el gra­do de par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la vida labo­ral, social y polí­ti­ca del país ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te. No por gus­to fue la pri­me­ra nación en fir­mar y la segun­da en rati­fi­car la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer.

La con­cien­ti­za­ción de las muje­res cuba­nas sobre sus dere­chos vino de la mano con polí­ti­cas espe­cí­fi­cas para evi­tar su dis­cri­mi­na­ción. Mien­tras ellas refle­xio­na­ban lo que impli­ca ser mujer en estos tiem­pos y se posi­cio­na­ban en una lucha acti­va por sus dere­chos, la Revo­lu­ción reva­lo­ri­zó sus capa­ci­da­des y les garan­ti­zó igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Por tan­to, en Cuba, los resul­ta­dos de las luchas por la igual­dad se evi­den­cian en logros con­cre­tos:

  • Las muje­res son mayo­ría en la ense­ñan­za supe­rior y la fuer­za téc­ni­ca: son más del 60% de los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, más del 70% de los tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción, salud y del sec­tor jurí­di­co y más del 68% de los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos.
  • Exis­te una par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va en los espa­cios pro­fe­sio­na­les: ellas reci­ben igual sala­rio que los hom­bres por tra­ba­jo de igual valor​.De hecho, según la actual Cons­ti­tu­ción, la vio­la­ción de este prin­ci­pio está pros­cri­ta y es san­cio­na­da por ley.
  • La actual legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar está com­pues­ta por 605 dipu­tados. De ellos, 322 son muje­res, es decir el 53,22%: son mayo­ría tam­bién en el Par­la­men­to.
  • El dere­cho de las muje­res a no ser dis­cri­mi­na­das por su sexo o géne­ro está res­pal­da­do por nor­ma­ti­vas lega­les. El artícu­lo 42 de la actual Cons­ti­tu­ción reza:“Todas las per­so­nas son igua­les ante la ley, reci­ben la mis­ma pro­tec­ción y tra­to de las auto­ri­da­des y gozan de los mis­mos dere­chos, liber­ta­des y opor­tu­ni­da­dessin nin­gu­na dis­cri­mi­na­ción por razo­nes de sexo, géne­ro, orien­ta­ción sexual, iden­ti­dad de géne­ro, edad, ori­gen étni­co, color de la piel, creen­cia reli­gio­sa, dis­ca­pa­ci­dad, ori­gen nacio­nal o terri­to­rial, o cual­quier otra con­di­ción o cir­cuns­tan­cia per­so­nal que impli­que dis­tin­ción lesi­va a la dig­ni­dad huma­na”.
  • Las muje­res cuba­nas tie­nen múl­ti­ples dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos: el acce­so al abor­to legal y segu­ro; la elec­ción libre y res­pon­sa­ble sobre su fecun­di­dad y una licen­cia de mater­ni­dad retri­bui­da que bene­fi­cia a las madres tra­ba­ja­do­ras antes del par­to y duran­te un año des­pués.
  • El sis­te­ma de salud uni­ver­sal y gra­tui­to del país cons­ti­tu­ye otra ven­ta­ja para ellas. Las esta­dís­ti­cas lo con­fir­man: poseen una espe­ran­za de vida al nacer supe­rior a los 80 años y una tasa de mor­ta­li­dad mater­na direc­ta entre las más bajas del mun­do.
  • Ellas tie­nen dere­chos reco­no­ci­dos legal­men­te a una pen­sión por viu­dez, a la tie­rra, a la pro­pie­dad, a la heren­cia y a reci­bir cré­di­tos ban­ca­rios.

No es secre­to para nadie. Jun­to con todos estos logros, Cuba pre­sen­ta aún muchos desa­fíos en asun­tos de equi­dad, en gran medi­da aso­cia­dos a la cul­tu­ra machis­ta here­da­da.

Las muje­res siguen sufrien­do la no remu­ne­ra­ción del tra­ba­jo que se rea­li­za en el hogar o en fun­ción del cui­da­do de la fami­lia; la dis­tri­bu­ción de roles por sexo; el aco­so natu­ra­li­za­do en piro­pos; el sexis­mo en los medios de comu­ni­ca­ción y pro­duc­tos cul­tu­ra­les y la vio­len­cia de géne­ro. Pero, sin dudas, sus bata­llas están en el camino correc­to.

Foto de por­ta­da: La Dema­ja­gua.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *