Colom­bia. “Si matan a un líder social, se están metien­do con noso­tros”: comu­ni­dad inter­na­cio­nal

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano* /​13 de mar­zo de 2020

En una sola voz, los emba­ja­do­res de la Unión Euro­pea en Colom­bia res­pal­da­ron los infor­mes sobre defen­so­res de dere­chos huma­nos de las Nacio­nes Uni­das y sem­bra­ron tres árbo­les, jun­to con ellos, para rati­fi­car que hay que con­ti­nuar defen­dien­do la vida y la hon­ra de esta pobla­ción.

La cita, que se dio este jue­ves en el Cen­tro de Memo­ria, Paz y Recon­ci­lia­ción de Bogo­tá, tuvo como pro­ta­go­nis­tas a líde­res socia­les de varias regio­nes del país, quie­nes están ame­na­za­dos por defen­der los dere­chos huma­nos en sus terri­to­rios. Varios de ellos, apa­dri­na­dos por dife­ren­tes emba­ja­das de la Unión Euro­pea, para visi­bi­li­zar sus labo­res, sem­bra­ron jun­to a los diplo­má­ti­cos tres árbo­les para sig­ni­fi­car tres dere­chos uni­ver­sa­les: la vida, la liber­tad y la segu­ri­dad.

“La impor­tan­cia de estas per­so­nas, nos la recor­da­ron recien­te­men­te los infor­mes de las Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos huma­nos en este país, nos lo recuer­dan las comu­ni­da­des todos los días, y, aun­que, reco­no­ce­mos los esfuer­zos de las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do para enfren­tar este desafío, nos preo­cu­pa la situa­ción en este momen­to. Tan­to por las cifras como por los fenó­me­nos detrás del fenó­meno. El nar­co­trá­fi­co, la mine­ría ile­gal, los temas de tie­rras y hay que ir por los auto­res inte­lec­tua­les de los crí­me­nes”, refi­rió Gau­tier Mig­not, emba­ja­dor de Fran­cia en Colom­bia. 

A su turno, el emba­ja­dor de Ale­ma­nia, Peter Ptas­sek, expli­có que la idea de sem­brar estos árbo­les es para gene­rar con­cien­cia sobre la espe­ran­za: “una per­so­na que siem­bra un árbol está expre­san­do la espe­ran­za de que habrá un maña­na, está sem­bran­do un com­pro­mi­so de lar­go pla­zo. Es una inmer­sión al futu­ro de este país, que, con nues­tro apo­yo, está cen­tra­do en los dere­chos huma­nos”.

El pri­mer árbol fue sem­bra­do por el emba­ja­dor del Reino Uni­do de los Paí­ses Bajos, Jeroen Roo­dem­burg; la emba­ja­do­ra de Aus­tria, Marian­ne Feld­mann; la de Bél­gi­ca, Jana Zik­mun­do­va; de Fin­lan­dia, Jar­mo Kuut­ti­la; y los defen­so­res: Ehi­mi Duque, de Afro­des; Joha­na Sáenz, de la Red de Muje­res Defen­so­ras; e Isle­na Rey, del comi­té cívi­co por los Dere­chos Huma­nos del Meta.

“No quie­ro dar un dis­cur­so polí­ti­co, sino hacer una sem­blan­za de lo que sig­ni­fi­can los defen­so­res de dere­chos huma­nos”, dijo, pre­vio a la siem­bra del segun­do árbol, Dia­na Sán­chez, defen­so­ra y direc­to­ra de la Aso­cia­ción Min­ga: “son esas per­so­nas que todos los días, de ama­ne­cer en ama­ne­cer levan­tan su voz en cada terri­to­rio, en cada vere­da, en cada corre­gi­mien­to, barrio, cabil­do, comu­na, en cada res­guar­do, en cada con­se­jo comu­ni­ta­rio. Levan­tan la voz con­tra la injus­ti­cia, con­tra la indo­len­cia del poder y la arbi­tra­rie­dad de quie­nes bus­can cegar los sue­ños de sus comu­ni­da­des”, advir­tió.

Jus­ta­men­te, el segun­do árbol que se sem­bró lo hicie­ron los emba­ja­do­res Gabrie­la Soa­res, de Por­tu­gal; Yvon­ne Bau­mann, de Sui­za; Ali­son Mil­ton, de Irlan­da; y Ewa Wer­ner, de Sue­cia. Quie­nes estu­vie­ron acom­pa­ña­dos de los líde­res Dia­na Sán­chez, de Min­ga; Arno­bis Zapa­ta, de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Zonas de Reser­va Cam­pe­si­na (Anzorc) y Anar­ley Hoyos, líder de la Cor­po­ra­ción Cla­re­tia­na. Este gru­po tam­bién estu­vo acom­pa­ña­do del secre­ta­rio de cul­tu­ra del Dis­tri­to, Nico­lás Mon­te­ro.

Por su par­te, el dele­ga­do de la socie­dad civil en la Comi­sión Nacio­nal de Garan­tías de Segu­ri­dad, Fran­klin Cas­ta­ñe­da, afir­mó que dicha ins­tan­cia (que nació con el Acuer­do de Paz de La Haba­na) no fun­cio­na y que es fun­da­men­tal para pro­te­ger la vida de los líde­res socia­les y excom­ba­tien­tes: “es una comi­sión que sir­ve para pro­te­ger a esta pobla­ción y, sobre todo, para aca­bar con el fla­ge­lo de las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les en Colom­bia. Las­ti­mo­sa­men­te esa comi­sión, y lo plan­teo como tes­ti­mo­nio, no fun­cio­na, y bue­na par­te de las medi­das del acuer­do en mate­ria de segu­ri­dad huma­na tam­po­co. Espe­ra­mos que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal nos pue­da acom­pa­ñar para avan­zar en ese gran reto que tene­mos hoy: que no nos maten, que no nos estig­ma­ti­cen, que no nos cri­mi­na­li­cen”, pun­tua­li­zó el defen­sor.

La siem­bra del ter­cer árbol estu­vo a car­go de la minis­tra con­se­je­ra de Espa­ña, Lour­des San­gio­niz; el emba­ja­dor adjun­to de la dele­ga­ción de la Unión Euro­pea, Lors Bre­dal; y los defen­so­res de dere­chos huma­nos: Arge­mi­ro Bai­la­rín, Ludir­le­na Pérez y Yanet­te Bau­tis­ta. 

Final­men­te, el nue­vo direc­tor del cen­tro de memo­ria, Paz y Recon­ci­lia­ción, José Ante­que­ra (tam­bién víc­ti­ma del con­flic­to arma­do), ofre­ció este lugar para seguir enal­te­cien­do la labor de los líde­res socia­les: “vamos a inten­tar impul­sar des­de el Cen­tro de Memo­ria para que se com­pro­me­tan con la vida, des­de esa infan­cia, de la juven­tud que sabe­mos que en Colom­bia están com­pro­me­ti­dos con la paz. Final­men­te, este lugar, siem­pre será para los colom­bia­nos un espa­cio don­de pue­dan expre­sar su com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos”.

El Espec­ta­dor*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: