Colom­bia. “Si matan a un líder social, se están metien­do con noso­tros”: comu­ni­dad inter­na­cio­nal

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​13 de mar­zo de 2020

En una sola voz, los emba­ja­do­res de la Unión Euro­pea en Colom­bia res­pal­da­ron los infor­mes sobre defen­so­res de dere­chos huma­nos de las Nacio­nes Uni­das y sem­bra­ron tres árbo­les, jun­to con ellos, para rati­fi­car que hay que con­ti­nuar defen­dien­do la vida y la hon­ra de esta pobla­ción.

La cita, que se dio este jue­ves en el Cen­tro de Memo­ria, Paz y Recon­ci­lia­ción de Bogo­tá, tuvo como pro­ta­go­nis­tas a líde­res socia­les de varias regio­nes del país, quie­nes están ame­na­za­dos por defen­der los dere­chos huma­nos en sus terri­to­rios. Varios de ellos, apa­dri­na­dos por dife­ren­tes emba­ja­das de la Unión Euro­pea, para visi­bi­li­zar sus labo­res, sem­bra­ron jun­to a los diplo­má­ti­cos tres árbo­les para sig­ni­fi­car tres dere­chos uni­ver­sa­les: la vida, la liber­tad y la segu­ri­dad.

“La impor­tan­cia de estas per­so­nas, nos la recor­da­ron recien­te­men­te los infor­mes de las Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos huma­nos en este país, nos lo recuer­dan las comu­ni­da­des todos los días, y, aun­que, reco­no­ce­mos los esfuer­zos de las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do para enfren­tar este desa­fío, nos preo­cu­pa la situa­ción en este momen­to. Tan­to por las cifras como por los fenó­me­nos detrás del fenó­meno. El nar­co­trá­fi­co, la mine­ría ile­gal, los temas de tie­rras y hay que ir por los auto­res inte­lec­tua­les de los crí­me­nes”, refi­rió Gau­tier Mig­not, emba­ja­dor de Fran­cia en Colom­bia. 

A su turno, el emba­ja­dor de Ale­ma­nia, Peter Ptas­sek, expli­có que la idea de sem­brar estos árbo­les es para gene­rar con­cien­cia sobre la espe­ran­za: “una per­so­na que siem­bra un árbol está expre­san­do la espe­ran­za de que habrá un maña­na, está sem­bran­do un com­pro­mi­so de lar­go pla­zo. Es una inmer­sión al futu­ro de este país, que, con nues­tro apo­yo, está cen­tra­do en los dere­chos huma­nos”.

El pri­mer árbol fue sem­bra­do por el emba­ja­dor del Rei­no Uni­do de los Paí­ses Bajos, Jeroen Roo­dem­burg; la emba­ja­do­ra de Aus­tria, Marian­ne Feld­mann; la de Bél­gi­ca, Jana Zik­mun­do­va; de Fin­lan­dia, Jar­mo Kuut­ti­la; y los defen­so­res: Ehi­mi Duque, de Afro­des; Joha­na Sáenz, de la Red de Muje­res Defen­so­ras; e Isle­na Rey, del comi­té cívi­co por los Dere­chos Huma­nos del Meta.

“No quie­ro dar un dis­cur­so polí­ti­co, sino hacer una sem­blan­za de lo que sig­ni­fi­can los defen­so­res de dere­chos huma­nos”, dijo, pre­vio a la siem­bra del segun­do árbol, Dia­na Sán­chez, defen­so­ra y direc­to­ra de la Aso­cia­ción Min­ga: “son esas per­so­nas que todos los días, de ama­ne­cer en ama­ne­cer levan­tan su voz en cada terri­to­rio, en cada vere­da, en cada corre­gi­mien­to, barrio, cabil­do, comu­na, en cada res­guar­do, en cada con­se­jo comu­ni­ta­rio. Levan­tan la voz con­tra la injus­ti­cia, con­tra la indo­len­cia del poder y la arbi­tra­rie­dad de quie­nes bus­can cegar los sue­ños de sus comu­ni­da­des”, advir­tió.

Jus­ta­men­te, el segun­do árbol que se sem­bró lo hicie­ron los emba­ja­do­res Gabrie­la Soa­res, de Por­tu­gal; Yvon­ne Bau­mann, de Sui­za; Ali­son Mil­ton, de Irlan­da; y Ewa Wer­ner, de Sue­cia. Quie­nes estu­vie­ron acom­pa­ña­dos de los líde­res Dia­na Sán­chez, de Min­ga; Arno­bis Zapa­ta, de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Zonas de Reser­va Cam­pe­si­na (Anzorc) y Anar­ley Hoyos, líder de la Cor­po­ra­ción Cla­re­tia­na. Este gru­po tam­bién estu­vo acom­pa­ña­do del secre­ta­rio de cul­tu­ra del Dis­tri­to, Nico­lás Mon­te­ro.

Por su par­te, el dele­ga­do de la socie­dad civil en la Comi­sión Nacio­nal de Garan­tías de Segu­ri­dad, Fran­klin Cas­ta­ñe­da, afir­mó que dicha ins­tan­cia (que nació con el Acuer­do de Paz de La Haba­na) no fun­cio­na y que es fun­da­men­tal para pro­te­ger la vida de los líde­res socia­les y excom­ba­tien­tes: “es una comi­sión que sir­ve para pro­te­ger a esta pobla­ción y, sobre todo, para aca­bar con el fla­ge­lo de las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les en Colom­bia. Las­ti­mo­sa­men­te esa comi­sión, y lo plan­teo como tes­ti­mo­nio, no fun­cio­na, y bue­na par­te de las medi­das del acuer­do en mate­ria de segu­ri­dad huma­na tam­po­co. Espe­ra­mos que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal nos pue­da acom­pa­ñar para avan­zar en ese gran reto que tene­mos hoy: que no nos maten, que no nos estig­ma­ti­cen, que no nos cri­mi­na­li­cen”, pun­tua­li­zó el defen­sor.

La siem­bra del ter­cer árbol estu­vo a car­go de la minis­tra con­se­je­ra de Espa­ña, Lour­des San­gio­niz; el emba­ja­dor adjun­to de la dele­ga­ción de la Unión Euro­pea, Lors Bre­dal; y los defen­so­res de dere­chos huma­nos: Arge­mi­ro Bai­la­rín, Ludir­le­na Pérez y Yanet­te Bau­tis­ta. 

Final­men­te, el nue­vo direc­tor del cen­tro de memo­ria, Paz y Recon­ci­lia­ción, José Ante­que­ra (tam­bién víc­ti­ma del con­flic­to arma­do), ofre­ció este lugar para seguir enal­te­cien­do la labor de los líde­res socia­les: “vamos a inten­tar impul­sar des­de el Cen­tro de Memo­ria para que se com­pro­me­tan con la vida, des­de esa infan­cia, de la juven­tud que sabe­mos que en Colom­bia están com­pro­me­ti­dos con la paz. Final­men­te, este lugar, siem­pre será para los colom­bia­nos un espa­cio don­de pue­dan expre­sar su com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos”.

El Espec­ta­dor*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *