Argen­ti­na. Belen Rozas: «Tene­mos un Minis­te­rio por­que tene­mos un movi­mien­to femi­nis­ta fuer­te, diná­mi­co y masi­vo»

Maria­na Di Mau­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 12 de mar­zo de 2020

En el mar­co del 4to Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta y el recien­te lan­za­mien­to de la Secre­ta­ría de Muje­res y Diver­si­dad de la UTEP, entre­vis­ta­mos a Belén Rozas. Mili­tan­te popu­lar de la OLP y miem­bro del Sin­di­ca­to de la Eco­no­mía Popu­lar, nos com­par­te su pers­pec­ti­va res­pec­to a la crea­ción del Minis­te­rio de Géne­ros, los espa­cios en los que mili­ta, el femi­nis­mo en la región, sus lími­tes y apues­tas.

Lo popu­lar del femi­nis­mo es algo tan sim­ple y pode­ro­so como el des­per­tar de les más pos­ter­ga­des e invi­si­bi­li­za­des de la his­to­ria como suje­tos polí­ti­cos trans­for­ma­do­res.

Tan­to el femi­nis­mo como los movi­mien­tos popu­la­res vie­nen toman­do cada vez más pro­ta­go­nis­mo, ¿Cómo se da esa arti­cu­la­ción y, en ese sen­ti­do, cuál es el rol de la Secre­ta­ría de géne­ro en la UTEP?

No creo que se tra­te de una arti­cu­la­ción entre dos cosas sino el resul­ta­do con­cre­to de la con­sig­na más vie­ja del femi­nis­mo: lo per­so­nal es polí­ti­co. En un país don­de la femi­ni­za­ción de la pobre­za es par­te de una mise­ria pla­ni­fi­ca­da que data des­de la últi­ma dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar, no sor­pren­de que el sec­tor de la eco­no­mía popu­lar esté fuer­te­men­te pro­ta­go­ni­za­do por muje­res, les­bia­nas, trans, tra­ves­tis y no bina­ries, que a su vez par­ti­ci­pan acti­va­men­te de un movi­mien­to femi­nis­ta que vie­ne en auge. Lo popu­lar del femi­nis­mo es algo tan sim­ple y pode­ro­so como el des­per­tar de les más pos­ter­ga­des e invi­si­bi­li­za­des de la his­to­ria como suje­tos polí­ti­cos trans­for­ma­do­res.

En este sen­ti­do, la con­for­ma­ción de la Secre­ta­ría de Muje­res y Diver­si­dad de la UTEP tie­ne un doble sig­ni­fi­ca­do. Por el lado gre­mial, nos per­mi­te orga­ni­zar­nos den­tro del sec­tor para desa­rro­llar herra­mien­tas con­cre­tas en tan­to tra­ba­ja­do­ras que bus­can con­quis­tar más dere­chos, y apor­tar a la cons­truc­ción de un sin­di­ca­lis­mo con pers­pec­ti­va de géne­ro jun­to a com­pa­ñe­ras de otras cen­tra­les. Por el lado polí­ti­co, es suma­men­te intere­san­te lo que se pue­de sumar des­de esta iden­ti­dad al movi­mien­to femi­nis­ta en gene­ral. Hay quie­nes dicen que la eco­no­mía popu­lar es eco­no­mía femi­nis­ta. Yo no estoy de acuer­do, por más valo­ra­ción que ten­ga sobre la eco­no­mía popu­lar, por­que la ausen­cia de bre­cha sala­rial entre géne­ros, el acce­so a pro­gra­mas como la AUH y un acer­ca­mien­to a la remu­ne­ra­ción de tareas de cui­da­dos median­te un plan social pre­ca­ri­za­do no impli­ca una eli­mi­na­ción de la divi­sión sexual del tra­ba­jo. Pero, ¿qué es nece­sa­rio para que exis­tan expe­rien­cias que explo­ren esta aris­ta? sin lugar a dudas, esta Secre­ta­ría y mesas de deba­te y tra­ba­jo con otros sec­to­res míni­ma­men­te para empe­zar.

En el mar­co del nue­vo gobierno, ¿cómo ves que se haya crea­do el Minis­te­rio de Muje­res, Géne­ro y Diver­si­dad?

Hace poco escu­ché al pre­si­den­te decir que la crea­ción de un Minis­te­rio de Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad había sido una deci­sión polí­ti­ca basa­da sola­men­te en escu­char una deman­da masi­va. Estoy muy de acuer­do con él, creo que tene­mos Minis­te­rio por­que tene­mos un movi­mien­to femi­nis­ta fuer­te, diná­mi­co, masi­vo que está des­de hace años en las calles exi­gien­do res­pues­tas al Esta­do en para­le­lo al tra­ma­do de redes por todos lados para sos­te­ner­nos en una coyun­tu­ra hos­til y extre­ma­da­men­te vio­len­ta con los cuer­pos femi­ni­za­dos.

Las com­pa­ñe­ras a car­go del Minis­te­rio a nivel nacio­nal y pro­vin­cial son per­fec­ta­men­te capa­ces de lle­var ade­lan­te las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des. Sabe­mos de su mili­tan­cia femi­nis­ta y com­par­ti­mos con ellas preo­cu­pa­cio­nes y expec­ta­ti­vas. Se abren nue­vas posi­bi­li­da­des que creo es impor­tan­te apro­ve­char, enten­dien­do al Esta­do como una trin­che­ra más de esta lar­ga lucha colec­ti­va que tie­ne como prin­ci­pal obje­ti­vo en el día a día levan­tar el techo de lo posi­ble, para poder hege­mo­ni­zar un femi­nis­mo de libe­ra­ción con­tra los dis­cur­sos libe­ra­les. No creo que sean cosas con­tra­pues­tas, y oja­lá sea mayo­ri­ta­ria esta lec­tu­ra para poder hacer cre­cer el femi­nis­mo popu­lar y aten­der rápi­da­men­te las emer­gen­cias que esta­mos pagan­do con nues­tras vidas.

Demás está decir que lo que pue­da lograr este Minis­te­rio vie­ne de la mano del pre­su­pues­to que se le asig­ne. Sé de los mala­ba­res que están hacien­do en este momen­to las com­pa­ñe­ras que son fun­cio­na­rias por­que no cuen­tan con lo indis­pen­sa­ble para hacer lo que nece­si­ta­mos que hagan. Cuan­do des­de los femi­nis­mos deci­mos que la deu­da es con noso­tres tam­bién esta­mos dicien­do que para empe­zar a sal­dar­la no hay más opcio­nes para el Esta­do que poner pla­ta. Es así de sim­ple. El FMI no sufrió más de 70 femi­ci­dios y tra­ves­ti­ci­dios en lo que va del año. Tam­po­co el cam­po soje­ro, ni los bonis­tas que andan como pio­jos bus­can­do aumen­tar ganan­cias aún en las peo­res cri­sis. Ni hablar de las igle­sias. No tene­mos mie­do a las repre­sa­lias de estos pará­si­tos, espe­ra­mos que el gobierno tam­po­co y que haga lo que tie­ne que hacer.

Hoy se tra­ta de poner al femi­nis­mo popu­lar como ejem­plo de éti­ca polí­ti­ca, de jus­ti­cia social y de pro­yec­to de eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad.

En los últi­mos años Argen­ti­na tuvo un impor­tan­te cre­ci­mien­to en lo que es el femi­nis­mo y tie­ne una lucha muy fuer­te y bas­tan­te con­so­li­da­da, ¿cómo lo ves en otros paí­ses de la región?

Lo veo emo­cio­na­da, al pun­to que el femi­nis­mo popu­lar se trans­for­mó en el úni­co pro­yec­to polí­ti­co que sien­to que me repre­sen­ta, por­que se sos­tie­ne con una prác­ti­ca que se per­fi­la trans­for­ma­do­ra y fiel­men­te enfren­ta­da a toda opre­sión. Este femi­nis­mo es inter­na­cio­na­lis­ta, anti­bio­lo­gi­cis­ta, anti­ra­cis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta, y anti toda opre­sión que aten­ta con­tra los pue­blos y las tie­rras que habi­ta­mos y tra­ba­ja­mos. La cohe­ren­cia es una vir­tud de la que no todo mili­tan­te se pue­de jac­tar, pero veo ejem­plos de cohe­ren­cia en les com­pa­ñe­res de Chi­le que com­ba­ten al neo­li­be­ra­lis­mo en pri­me­ra línea, en las muje­res de polle­ra que se enfren­tan a la dic­ta­du­ra en Boli­via, en les que man­tie­nen en su lucha a Marie­lle Fran­co con­tra misó­gi­nos retró­gra­das como Bol­so­na­ro en Bra­sil, y en quie­nes a lo lar­go de toda la región siguen el lega­do de enor­mes lucha­do­ras como Ber­ta Cáce­res que fue ase­si­na­da por pelear con­tra el extrac­ti­vis­mo atroz.

La poten­cia de un nivel de inte­gra­li­dad y rebel­día como éste debe­ría acer­car­nos a los obje­ti­vos revo­lu­cio­na­rios que nun­ca deja­mos de tener. Sólo el tiem­po y la his­to­ria de los pue­blos dirá si lo logra­mos, lo que no me cabe dudas es que mori­re­mos inten­tán­do­lo por­que ya no tene­mos nada que per­der.

Tenien­do en cuen­ta que venís de la mili­tan­cia en orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, des­de esa mira­da, ¿cómo ves los femi­nis­mos hoy en día?

Creo que es peli­gro­so igno­rar el cre­ci­mien­to de gru­pos que se deno­mi­nan femi­nis­tas pero des­de con­cep­cio­nes libe­ra­les, o de la lle­ga­da que tie­nen los espa­cios de par­ti­ci­pa­ción para muje­res, les­bia­nas, trans, tra­vas, no bina­ries des­de ONG, o igle­sias inclu­so, que lo que bus­can no es empo­de­rar a nadie sino más bien adoc­tri­nar para sos­te­ner sus pri­vi­le­gios como hom­bres cis y su poder como ins­ti­tu­cio­nes. La exis­ten­cia de esta línea, que no es más que el con­tac­to con los femi­nis­mos de una línea pos­mo­der­na gene­ra­li­za­da, sus­ti­tu­ye el tér­mino opre­sión por el tér­mino vio­len­cia, vuel­ve la pelea hacia algo indi­vi­dual divi­dién­do­nos entre (bue­nas) víc­ti­mas y (malos) vic­ti­ma­rios, y nos con­ven­ce len­ta­men­te del uso del len­gua­je penal para hablar de lo que nos pasa y de lo que enten­de­mos por jus­ti­cia. Así es como ter­mi­na­mos escra­chan­do en redes socia­les a un pibe de 13 años que no tie­ne ni idea de cómo vin­cu­lar­se sexoa­fec­ti­va­men­te de mane­ra res­pon­sa­ble y salu­da­ble, y tam­bién así es como nos sen­ti­mos dolo­ro­sa­men­te cómo­des en nues­tro lugar de víc­ti­ma en detri­men­to de una posi­ción más fuer­te como suje­tos polí­ti­cos que pue­den trans­for­mar la reali­dad. Resul­ta todo muy con­ve­nien­te para los pocos machos que domi­nan el pla­ne­ta y para los muchos con los que con­vi­vi­mos coti­dia­na­men­te. Como femi­nis­tas popu­la­res me pare­ce impor­tan­te dar­nos estos deba­tes de mane­ra fra­ter­nal para rom­per con los abso­lu­tis­mos que muchas veces nos tra­ban, pro­fun­di­zar nues­tra inter­ven­ción polí­ti­ca en todos lados y que ésta sea efi­caz para las mayo­rías. La reali­dad no se cam­bia con hash­tags sino ponien­do el cuer­po. Si cree­mos en el femi­nis­mo dedi­que­mos nues­tra vida a mili­tar y vere­mos los cam­bios que aho­ra deci­mos bus­car por medio de las pan­ta­llas.

Por otro lado, estoy con­ven­ci­da que nues­tro prin­ci­pal défi­cit es la fal­ta de voca­ción de poder. Dis­cu­ti­mos sobre cómo hace­mos polí­ti­ca les femi­nis­tas pero no sobre cómo uti­li­za­mos esas prác­ti­cas para la cons­truc­ción de un nue­vo poder. No le creo a nin­gu­ne femi­nis­ta que me diga que está con­for­me con que la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria esté en manos hom­bres cis, y no me refie­ro sólo a la estruc­tu­ra guber­na­men­tal sino a todos los espa­cios. Esto no sig­ni­fi­ca exclu­si­va­men­te que migre­mos de nues­tras orga­ni­za­cio­nes mix­tas o que nos mude­mos a un pla­ne­ta sepa­ra­tis­ta por­que no con­si­de­ro que eso sea cohe­ren­te con la inte­gra­li­dad de nues­tras luchas, pero sí es nece­sa­rio que como femi­nis­tas cam­bie­mos una corre­la­ción de fuer­zas que en este momen­to es des­fa­vo­ra­ble y nos sigue hacien­do pagar cos­tos con nues­tros cuer­pos y nues­tras vidas. Ya no espe­ro el momen­to en el que las mas­cu­li­ni­da­des hege­mó­ni­cas comien­cen a orga­ni­zar­se, aho­ra creo que hay que con­di­cio­nar­los para que lo hagan. Y no se tra­ta de quién ten­ga razón. Hoy se tra­ta de poner al femi­nis­mo popu­lar como ejem­plo de éti­ca polí­ti­ca, de jus­ti­cia social y de pro­yec­to de eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *