Argen­ti­na. ¿A dón­de fue­ron a parar 109 mil millo­nes de dóla­res de la deu­da?

Aram Aha­ro­nian y Hora­cio Rove­lli /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de mar­zo de 2020

Duran­te los cua­tro años de ges­tión del gobierno neo­li­be­ral de Mau­ri­cio Macri, Argen­ti­na se endeu­dó por 129.000 millo­nes de dóla­res: 85.000 millo­nes fue­ron en bonos y 44.000 millo­nes con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI).

El 10 de diciem­bre de 2015, cuan­do asu­mió el gobierno, las reser­vas inter­na­cio­na­les del Ban­co Cen­tral (BCRA) alcan­za­ban los 25.092 millo­nes de dóla­res y el 9 de diciem­bre de 2019, cuan­do dejó el gobierno, las reser­vas inter­na­cio­na­les suma­ban ape­nas 45.190 millo­nes. O sea, fal­tan 108.902 millo­nes de dóla­res.

La pre­gun­ta es obvia: ¿A dón­de fue­ron a parar los casi 109 mil millo­nes de dóla­res de la deu­da argen­ti­na? ¿En qué se gas­tó, quié­nes com­pra­ron los bonos al BCRA?

Segu­ra­men­te, una par­te se invir­tió en obras y otra par­te cubrió el défi­cit fis­cal de la admi­nis­tra­ción nacio­nal, pero no menos de 88.371 millo­nes de dóla­res que el BCRA con­ta­bi­li­za como FAE (For­ma­ción de Acti­vos Exter­nos de resi­den­tes en la Argen­ti­na) fue­ron saca­dos del cir­cui­to legal del país.

La aho­ra direc­to­ra del Ban­co Cen­tral, Beti­na Stein, recor­da­ba que no hubo un acto admi­nis­tra­ti­vo (decre­to del Eje­cu­ti­vo) que auto­ri­za­ra a algún fun­cio­na­rio a la fir­ma del acuer­do con el FMI, pre­vio aná­li­sis de la lega­li­dad e impac­to que ten­dría en la balan­za de pagos.

Y apun­ta­ba al ante­ce­den­te del geno­ci­da Emi­lio Mas­se­ra (almi­ran­te miem­bro de la Jun­ta Mili­tar de la dic­ta­du­ra de 1976 – 1983), quien tuvo que res­pon­der con su patri­mo­nio por las atro­ci­da­des come­ti­das en oca­sión y en ejer­ci­cio de su car­go públi­co.

Stein insis­te en que el Esta­do debe inves­ti­gar las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron a la toma de la deu­da en dóla­res de mayor enver­ga­du­ra en la his­to­ria del país. Y si de haber exis­ti­do irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so de deci­sión, el Esta­do, víc­ti­ma de los per­jui­cios patri­mo­nia­les oca­sio­na­dos por tales irre­gu­la­ri­da­des debe­ría deman­dar judi­cial­men­te a los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de haber gene­ra­do ile­gí­ti­ma­men­te esa deu­da, para que se los con­de­ne a repa­rar esos per­jui­cios con su pro­pio patri­mo­nio.

Bene­fi­cia­rios

Obvia­men­te, quie­nes pue­den com­prar esas divi­sas son los sec­to­res más ricos de la socie­dad y, entre ellos, las 50 fami­lias resi­den­tes en la Argen­ti­na que apa­re­cen en la Revis­ta For­bes de EEUU entre las 2.000 per­so­nas más ricas del mun­do.

Entre ellas, las 211 fami­lias y socie­da­des due­ñas de 2.516 esta­ble­ci­mien­tos agro­pe­cua­rios que poseen 11.158.368,9 hec­tá­reas (sobre un total de 25.788.669 hec­tá­reas cul­ti­va­bles) en la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires; o los Benet­ton; los Joseph Lewis; los Hiriart; los Wal­brook; los Soros; entre otros gran­des lati­fun­dis­tas extran­je­ros pero con resi­den­cia en este país.

Joe Lewis y Geor­ges Soros

Tam­bién, los due­ños de los ban­cos, petro­le­ras, mine­ras y gran­des comer­cios que ope­ran en el país.

Hoy, la Argen­ti­na se encuen­tra en ple­na (y lar­ga) nego­cia­ción con sus acree­do­res de una deu­da que cre­ció en for­ma side­ral duran­te la ges­tión neo­li­be­ral y que empo­de­ró a gran­des fon­dos de cober­tu­ra o inver­sión finan­cie­ra como Black Rock, Fide­lity, Pim­co, Fran­klin Tem­ple­ton, que cre­cie­ron tras la cri­sis inter­na­cio­nal del año 2008 de los bonos de secu­ri­ti­za­ción, reem­pla­zan­do a gran­des ban­cos por un lado y admi­nis­tran­do apor­tes de capi­ta­li­za­ción de jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes pri­va­das, por otra par­te.

Como admi­nis­tra­do­res de esos cuan­tio­sos acti­vos, los fon­dos de inver­sión vie­ron el nego­cio de pres­tar­le a tasas de usu­ra a paí­ses como Argen­ti­na, que finan­cia­ron su défi­cit fis­cal que es en mone­da local con prés­ta­mos en divi­sas. Cuan­do al situa­ción cam­bia y en medio de deva­lua­cio­nes, es difí­cil deter­mi­nar su pre­cio y, por ende, no se pue­de pagar.

Por ejem­plo, Black Rock admi­nis­tra acti­vos finan­cie­ros por varias veces el PIB argen­tino (de 352.300 millo­nes de dóla­res) tenien­do accio­nes de Mon­san­to-Bayer, BASF, Coca Cola, Apple, Micro­soft, Exxon Mobil, Gene­ral Elec­tric ‑entre otras trans­na­cio­na­les-. y, es uno de los prin­ci­pa­les tene­do­res de títu­los de deu­da del Teso­ro de EEUU, país que es el prin­ci­pal deu­dor del mun­do con un pasi­vo de 22 billo­nes de dóla­res (62,5 veces el PIB argen­tino).

Estos gran­des fon­dos repre­sen­tan al capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal y tie­ne cla­ra influen­cia sobre los Esta­dos y sus gobier­nos, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo entre otros orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, como sobre impor­tan­tes palan­cas de pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de la eco­no­mía mun­dial.

El fren­te externo

La cri­sis mun­dial cau­sa­da por el mor­tal coro­na­vi­rus con­lle­vó el derra­pe de los pre­cios del petró­leo y de los como­di­ties por la menor deman­da de Chi­na, que cas­ti­gó de doble mane­ra a la Argen­ti­na. En pri­mer lugar, por­que expor­ta bási­ca­men­te ali­men­tos y, en segun­do tér­mino, por­que se tie­nen fun­da­das expec­ta­ti­vas en la extrac­ción de petró­leo y gas no con­ven­cio­nal en el yaci­mien­to de Vaca Muer­ta en sus 30.000 kiló­me­tros cua­dra­dos abar­can­do las pro­vin­cias de Neu­quén, Río Negro, La Pam­pa y Men­do­za.

Par­te de la deu­da exter­na total, de 324.300 millo­nes de dóla­res, está en mone­da y en juris­dic­ción extran­je­ra, razón por la cual el 10 de mar­zo últi­mo, el gobierno publi­có el Decre­to para rees­truc­tu­rar la deu­da de los bonos emi­ti­dos bajo ley extran­je­ra exis­ten­tes al 12 de febre­ro de 2020, que suman 68.842 millo­nes de dóla­res.

Asi­mis­mo, se le con­fi­rió al minis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, la auto­ri­dad para efec­tuar la rene­go­cia­ción con los acree­do­res y rees­truc­tu­rar la deu­da, e inclu­so pro­rro­gar la juris­dic­ción en favor de los tri­bu­na­les esta­dua­les y fede­ra­les ubi­ca­dos en las ciu­da­des de Nue­va York, Lon­dres, y Tokio como fue en su emi­sión ori­gi­nal.

La exi­gen­cia de par­te impor­tan­te de los tene­do­res de esos 35 bonos era que la Argen­ti­na pre­sen­te jun­to a su rees­truc­tu­ra­ción un plan de pago, que nace de los supues­tos de supe­rá­vit comer­cial y del supe­rá­vit fis­cal. Guz­mán, ante el Con­gre­so, se refi­rió a algu­nos esce­na­rios que en el mejor de los casos iba poder per­mi­tir pagar el 1% o 1,2% del PIB (unos 4.000 millo­nes de dóla­res) en el 2023, con lo cual esta­ba infi­rien­do que se sus­pen­de­rían los pagos por los años 2020, 2021 y 2022.

Difí­cil­men­te, los gran­des fon­dos de inver­sión finan­cie­ra o de cober­tu­ra, tene­do­res de par­te impor­tan­te de los títu­los de deu­da del Decre­to 25020, estén dis­pues­tos a espe­rar tres años para poder cobrar par­te de los intere­ses, ni a espe­rar para cobrar la amor­ti­za­ción del capi­tal e inclu­so acep­tar qui­tas en el capi­tal adeu­da­do, que son las tres varian­tes de la rees­truc­tu­ra­ción.

Esos fon­dos tuvie­ron reunio­nes con Guz­mán y la prue­ba de que no se ha arri­ba­do a un acuer­do, es la baja sis­te­má­ti­ca del pre­cio de esos títu­los en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. A ello hay que sumar­le el mar­co inter­na­cio­nal des­fa­vo­ra­ble y el con­flic­to interno con los pri­vi­le­gia­dos de siem­pre (terra­te­nien­tes y agro­ne­go­cio), que tor­nan la situa­ción en suma­men­te difí­cil.

No sería extra­ño que ante ello, en varios títu­los y en for­ma uni­la­te­ral, la Argen­ti­na rees­truc­tu­re el capi­tal adeu­da­do, los pla­zos y la tasa de inte­rés, que en el caso de los títu­los com­pren­di­do en el Decre­to 25020 impli­ca­rá para sus tene­do­res la pre­sen­ta­ción judi­cial y, con ello, otra vez se agi­gan­ta la som­bra del juez Tho­mas Grie­sa y su fallo a favor de los “bui­tres” acree­do­res del país.

El decre­to del pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez no dice nada sobre la deu­da emi­ti­da en mone­da extran­je­ra bajo ley local, ins­tan­cia que con­si­de­ra abrir sólo una vez con­clui­da la que aho­ra comien­za. El país está semi­pa­ra­li­za­do, con­di­cio­na­do a la rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da exter­na, en espe­ra de un plan de gobierno inte­gral y solu­cio­nes para la gene­ra­ción de fon­dos que pue­dan impul­sar, entre otros, pla­nes pro­duc­ti­vos y socia­les.

Audi­to­ría y no pago

Orga­ni­za­cio­nes con lar­ga tra­yec­to­ria en la temá­ti­ca de la Deu­da Públi­ca como CADTM y ATTAC aler­ta­ron sobre la pre­sen­ta­ción de pro­pues­tas a “libro cerra­do” al Con­gre­so, nego­cia­das pre­via­men­te en for­ma con­fi­den­cial como hecho con­su­ma­do y seña­la­ron que éstas deben par­tir del acce­so a infor­ma­ción com­ple­ta de los acto­res y poten­cia­les dam­ni­fi­ca­dos (el pue­blo), y el recha­zo a la exis­ten­cia de una evi­den­te des­pro­por­ción en la capa­ci­dad y/​o los tiem­pos de nego­cia­ción de una de las con­tra­par­tes.

Seña­la­ron que debe haber una indis­pen­sa­ble iden­ti­fi­ca­ción pre­via, median­te una audi­to­ria públi­ca con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na acti­va, de los tene­do­res de títu­los, inclu­yen­do la infor­ma­ción com­ple­ta de titu­la­ri­dad, fecha y pre­cio de la secuen­cias de compra/​venta de cada títu­lo y agen­tes de inter­me­dia­ción, para des­cu­brir manio­bras de agio­tis­mo, ocul­ta­mien­to de acti­vos, insi­de tra­ding y otras prác­ti­cas.

La audi­to­ría sir­ve tam­bién para deter­mi­nar si el uso que se hizo de la deu­da con­tra­ta­da era legí­ti­mo u odio­so.

Estas orga­ni­za­cio­nes, pro­pu­sie­ron públi­ca­men­te la con­si­de­ra­ción jurí­di­ca como Deu­da Odio­sa, con­traí­da –inclu­so en gobierno regu­lar- con­tra los intere­ses de la Nación, a sabien­das de los acree­do­res; des­es­ti­mar una nego­cia­ción con­tra reloj: no acep­tar en el ini­cio de las nego­cia­cio­nes un “tolling agree­ment” (acuer­do de con­ti­nui­dad) que inhi­ba la pre­vi­sión de un ele­men­tal “plan B” de fra­ca­sar las mis­mas en un tiem­po tan aco­ta­do.

Asi­mis­mo pro­pu­sie­ron la adop­ción de una ley con­tra los “Fon­dos Bui­tre” y que con­sis­te en plan­tear que estos no pue­de pre­ten­der una suma de dine­ro supe­rior a la suma de dine­ro que efec­ti­va­men­te pagó para adqui­rir un títu­lo de deu­da públi­ca y, más impor­tan­te, la sus­pen­sión uni­la­te­ral del pago de la deu­da y recha­zar duran­te la emi­sión de títu­los de Deu­da Públi­ca, la dele­ga­ción en una juris­dic­ción extran­je­ra el poder de solu­cio­nar un liti­gio entre el país deu­dor y los tene­do­res de los títu­los.

Argen­ti­na, como en 2001, no debe­ría dudar en decla­rar una sus­pen­sión de pagos por un lap­so míni­mo, con una pro­lon­ga­ción si fue­ra nece­sa­ria, para per­mi­tir la posi­bi­li­dad de uti­li­zar las sumas aho­rra­das para reac­ti­var el con­su­mo y la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en bene­fi­cio de la pobla­ción.

Mien­tras los terra­te­nien­tes y due­ños del agro­ne­go­cio decla­ra­ban un lock out con­tra la medi­da del gobierno de gra­var en un 3% más las expor­ta­cio­nes, des­de los sec­to­res popu­la­res se recla­ma al gobierno infor­mar el esta­do real de situa­ción a todo el pue­blo y para ello harán oír su voz en las calles.

* Aha­ro­nian es perio­dis­ta y comu­ni­có­lo­go uru­gua­yo, magis­ter en Inte­gra­ción, fun­da­dor de Tele­sur y pre­si­den­te de la Fun­da­ción para la Inte­gra­ción Lati­no­ame­ri­ca­na (FILA). Rove­lli es licen­cia­do en Eco­no­mía, pro­fe­sor de Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y de Ins­ti­tu­cio­nes Mone­ta­rias e Inte­gra­ción Finan­cie­ra Regio­nal en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Ana­lis­tas senior del Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co (CLAE).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *