Perú. El reto de ser mujer indí­ge­na

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 11 de mar­zo de 2020

Perú, uno de los paí­ses más diver­sos del mun­do, está lleno aún de dis­cri­mi­na­ción y racis­mo; sien­do sus muje­res indí­ge­nas las que más sufren por el machis­mo a pesar de ser quie­nes pre­ser­van los cono­ci­mien­tos ances­tra­les y cul­tu­ra­les. 

Mela­nia Cana­les Poma, pre­si­den­ta de Ona­miap y lide­re­sa del pue­blo Que­chua, res­pon­dió al dia­rio El País sobre cómo hacen las muje­res indí­ge­nas para defen­der sus dere­chos colec­ti­vos e indi­vi­dua­les en el Perú.

Como se sabe, a pesar de con­tar con el 10% de muje­res iden­ti­fi­ca­das como indí­ge­nas ‑andi­nas o ama­zó­ni­cas- en la pobla­ción perua­na, éstas son invi­si­bi­li­za­das por las mis­mas polí­ti­cas que no faci­li­tan ni fomen­tan su par­ti­ci­pa­ción.

“A nivel pro­vin­cial, se eli­gie­ron 191 auto­ri­da­des indí­ge­nas de las cua­les solo 15.18% fue­ron muje­res (29). Pero más escan­da­lo­so aún es que en el ante­rior con­gre­so con 130 repre­sen­tan­tes, 36 fue­ron muje­res y solo una indí­ge­na”, expre­só la lide­re­sa indí­ge­na.

«Ni la pari­dad ni la inclu­sión han logra­do que la mujer indí­ge­na des­ta­que en la polí­ti­ca perua­na, la cual no recom­pen­sa la impor­tan­cia de su papel de mujer defen­so­ra y guar­dia­na de sus terri­to­rios”, aña­dió.

Asi­mis­mo, Mela­nia Cana­les cri­ti­có el tema labo­ral y la desigual­dad a la que se enfren­tan en este ámbi­to todas las muje­res del Perú, pero sobre todo la mujer indí­ge­na.

“La mujer indí­ge­na tra­ba­ja duro: está labo­ran­do en la cha­cra, atien­de a los hijos, se levan­ta más tem­prano y duer­me más tar­de. Tra­ba­ja mucho, pero no es reco­no­ci­da. Mien­tras que los hom­bres tra­ba­jan 8 horas y tie­nen un sala­rio”, denun­ció.

Mela­nia, quien cre­ció en Luca­nas, en la región andi­na de Aya­cu­cho, y vivió en car­ne pro­pia todo lo que tie­ne que pasar una mujer indí­ge­na para ser escu­cha­da mani­fes­tó al dia­rio El País que en las comu­ni­da­des las muje­res están rele­ga­das.

“En las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas se aso­cia auto­má­ti­ca­men­te como “jefe de fami­lia” a los hom­bres. Por ese moti­vo son siem­pre ellos los que par­ti­ci­pan en la toma de deci­sio­nes y no las muje­res”, expli­có Cana­les.

Duran­te la entre­vis­ta, la lide­re­sa tam­bién con­ver­só sobre su tra­ba­jo en Ona­miap, y cómo éste ha logra­do que las muje­res tra­ba­jen uni­das duran­te 25 años por la igual­dad de géne­ro.

“Ona­miap bus­ca reivin­di­car la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res ori­gi­na­rias en las deci­sio­nes polí­ti­cas, como la gober­nan­za terri­to­rial; la con­sul­ta pre­via; el con­sen­ti­mien­to, libre, pre­vio e infor­ma­do y la pre­ser­va­ción de los bos­ques”, dijo la pre­si­den­ta de Ona­miap.

“Incor­po­rar la igual­dad de géne­ro en la agen­da polí­ti­ca es impor­tan­te para erra­di­car las desigual­da­des entre hom­bres y muje­res. Por jus­ti­cia, por­que no que­re­mos que otros deci­dan por noso­tras”, men­cio­nó Cana­les Poma.

«Incor­po­rar la igual­dad de géne­ro en la agen­da polí­ti­ca es impor­tan­te para erra­di­car las desigual­da­des entre hom­bres y muje­res. Por jus­ti­cia, por­que no que­re­mos que otros deci­dan por noso­tras» 

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: