Perú. El reto de ser mujer indí­ge­na

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mar­zo de 2020

Perú, uno de los paí­ses más diver­sos del mun­do, está lleno aún de dis­cri­mi­na­ción y racis­mo; sien­do sus muje­res indí­ge­nas las que más sufren por el machis­mo a pesar de ser quie­nes pre­ser­van los cono­ci­mien­tos ances­tra­les y cul­tu­ra­les. 

Mela­nia Cana­les Poma, pre­si­den­ta de Ona­miap y lide­re­sa del pue­blo Que­chua, res­pon­dió al dia­rio El País sobre cómo hacen las muje­res indí­ge­nas para defen­der sus dere­chos colec­ti­vos e indi­vi­dua­les en el Perú.

Como se sabe, a pesar de con­tar con el 10% de muje­res iden­ti­fi­ca­das como indí­ge­nas ‑andi­nas o ama­zó­ni­cas- en la pobla­ción perua­na, éstas son invi­si­bi­li­za­das por las mis­mas polí­ti­cas que no faci­li­tan ni fomen­tan su par­ti­ci­pa­ción.

“A nivel pro­vin­cial, se eli­gie­ron 191 auto­ri­da­des indí­ge­nas de las cua­les solo 15.18% fue­ron muje­res (29). Pero más escan­da­lo­so aún es que en el ante­rior con­gre­so con 130 repre­sen­tan­tes, 36 fue­ron muje­res y solo una indí­ge­na”, expre­só la lide­re­sa indí­ge­na.

«Ni la pari­dad ni la inclu­sión han logra­do que la mujer indí­ge­na des­ta­que en la polí­ti­ca perua­na, la cual no recom­pen­sa la impor­tan­cia de su papel de mujer defen­so­ra y guar­dia­na de sus terri­to­rios”, aña­dió.

Asi­mis­mo, Mela­nia Cana­les cri­ti­có el tema labo­ral y la des­igual­dad a la que se enfren­tan en este ámbi­to todas las muje­res del Perú, pero sobre todo la mujer indí­ge­na.

“La mujer indí­ge­na tra­ba­ja duro: está labo­ran­do en la cha­cra, atien­de a los hijos, se levan­ta más tem­prano y duer­me más tar­de. Tra­ba­ja mucho, pero no es reco­no­ci­da. Mien­tras que los hom­bres tra­ba­jan 8 horas y tie­nen un sala­rio”, denun­ció.

Mela­nia, quien cre­ció en Luca­nas, en la región andi­na de Aya­cu­cho, y vivió en car­ne pro­pia todo lo que tie­ne que pasar una mujer indí­ge­na para ser escu­cha­da mani­fes­tó al dia­rio El País que en las comu­ni­da­des las muje­res están rele­ga­das.

“En las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas se aso­cia auto­má­ti­ca­men­te como “jefe de fami­lia” a los hom­bres. Por ese moti­vo son siem­pre ellos los que par­ti­ci­pan en la toma de deci­sio­nes y no las muje­res”, expli­có Cana­les.

Duran­te la entre­vis­ta, la lide­re­sa tam­bién con­ver­só sobre su tra­ba­jo en Ona­miap, y cómo éste ha logra­do que las muje­res tra­ba­jen uni­das duran­te 25 años por la igual­dad de géne­ro.

“Ona­miap bus­ca rei­vin­di­car la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res ori­gi­na­rias en las deci­sio­nes polí­ti­cas, como la gober­nan­za terri­to­rial; la con­sul­ta pre­via; el con­sen­ti­mien­to, libre, pre­vio e infor­ma­do y la pre­ser­va­ción de los bos­ques”, dijo la pre­si­den­ta de Ona­miap.

“Incor­po­rar la igual­dad de géne­ro en la agen­da polí­ti­ca es impor­tan­te para erra­di­car las des­igual­da­des entre hom­bres y muje­res. Por jus­ti­cia, por­que no que­re­mos que otros deci­dan por noso­tras”, men­cio­nó Cana­les Poma.

«Incor­po­rar la igual­dad de géne­ro en la agen­da polí­ti­ca es impor­tan­te para erra­di­car las des­igual­da­des entre hom­bres y muje­res. Por jus­ti­cia, por­que no que­re­mos que otros deci­dan por noso­tras» 

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *